Scielo RSS <![CDATA[Revista argentina de neurocirugía]]> http://www.scielo.org.ar/rss.php?pid=1850-153220090004&lang=es vol. 23 num. 4 lang. es <![CDATA[SciELO Logo]]> http://www.scielo.org.ar/img/en/fbpelogp.gif http://www.scielo.org.ar <![CDATA[…Y el poncho regresó a casa]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400001&lng=es&nrm=iso&tlng=es <![CDATA[La circulación cerebral en condiciones normales y patológicas VI: el caso del vasoespasmo]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400002&lng=es&nrm=iso&tlng=es En la base del cerebro tenemos un sistema arterial de alta velocidad y de gran disipación de energía de la masa circulante por rozamiento (flujo alterado), con vasos colaterales que se benefician de estos fenómenos, con una baja presión, que podría tener importancia en la patología isquémica a este nivel; y una zona distal, a la que la corriente sanguínea llega con menor velocidad y presión, comparativamente con los vasos extracraneanos del mismo calibre. Es posible que el aumento de velocidad en las arterias de la base después de HSA se deba a una disminución de la resistencia periférica, por Suna abolición de la autorregulación. El aumento de velocidad disminuye la presión lateral en las arterias por el principio de la conservación de la energía, lo que a su vez produce disminución pasiva del diámetro de la arteria. Esto hace que el espesor de la pared aumente, aumentando el tono vascular, que disminuye el calibre del vaso, por lo que aumenta la velocidad, generándose un círculo vicioso. Otro factor que puede influir es la presión extravascular (PIC) y los coágulos en el espacio subaracnoideo.Con la autorregulación abolida la isquemia es inminente, favorecida por el aumento de resistencia debido a la disminución del calibre vascular. La hipertensión endocraneana se explica por la hiperemia en los territorios vasodilatados, espontánea o provocada en forma iatrogénica.El trastorno de la microcirculación puede ser estudiado por el tiempo de circulación cerebral, el test de hiperemia transitoria, la prueba de la acetazolamida y la reactividad al aumento de pCO2. La autorregulación abolida precede a la manifestación del vasoespasmo en varios días. Este proceso fisiopatológico mecánico es presentado en forma hipotética, con sus implicancias para el tratamiento.<hr/>The basal brain arteries are a system of high flow velocity and high shear stress and energy dissipation, with collateral vessels that get profit from those facts, with a low pressure, that could have some influence in the ischemic pathology at this level, and a distal zone where the flow arrives with lower energy, comparatively with extracranial vessels of the same calibre. It is possible that the increase of flow velocity at the basal arteries after SAH be a consequence of a diminished peripheral resistance due to autoregulation abolition. Because of the principle of energy preservation, the increase in velocity diminishes the lateral pressure producing a passive diameter decrease of the artery, increasing the width of the wall, that increases the vascular tone, and tends to decrease the diameter, closing a noid hemorrhage using a transient hyperemic response test of vicious circle. Other factors are the extraluminal pressure and the presence of clots outside the vessel wall. With abolished autorregulation, ischemia is impending, facilitated by the increased resistance opposed by the diminished diameter of the vessels. The intracranial hypertension can be explained by the spotaneous or iatrogenic hyperemia. The microcirculatory trouble proposed can be assessed by the cerebral circulatory time, the transient hyperemia test, the test of acetazolamide and the reactivity to the increase in pCO2. The abolition of autorregulation so displayed, precedes vasospasm for days. This mechanical physiopathological process is presented hypothetically, with its eventual therapeutic consequences. <![CDATA[Técnicas microquirúrgicas usadas en la reparación de los nervios periférico: revisión de la literatura]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400003&lng=es&nrm=iso&tlng=es Los autores hacen una revisión de la literatura y de las bases de datos PubMed y Lilacs acerca de las principales técnicas microquirúgicas usadas en las operaciones de los nervios periféricos. Concluyen que este tipo de intervención quirúrgica depende del uso correcto de la técnica y también de otros factores.<hr/>The authors present a literature and database PubMed and Lilacsreview of the usual microsurgical techniques in peripheral nerves operation. The authors conclude that this type of operation depends on the correct use this technique and also on other factors. <![CDATA[Abordaje endoscópico de los quistes gliales pineales sintomaticos]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400004&lng=es&nrm=iso&tlng=es Objetivo. Los quistes gliales pineales (QGP) son infrecuentes. El manejo quirúrgico de estos quistes no está consensuado. En la literatura se recogen 18 casos tratados por vía endoscópica. El objetivo de este trabajo es contribuir con nuestra experiencia en el tratamiento endoscópico de los QGP. Material y método. Entre 1999 y 2004, cinco pacientes con QGP sintomáticos, con o sin hidrocefalia, se trataron mediante vintriculostomía premamilar endoscópica (VPE) y fenestración del quiste. Se utilizó un endoscopio rígido, con sistema de neuronavegación en los casos sin hidrocefalia. Resultados. En el período de seguimiento (de 6 meses a 4 años) se recoge una resolución clínica en 4 casos y una disminución del tamaño del quiste en todos los casos. Todas las VPE fueron permeables en el seguimiento. No hubo déficits clínicos permanentes en ningún caso. Discusión. No existe en la literatura un acuerdo en el mejor tratamiento quirúrgico de los QGP. A pesar de la gran aceptación de la vía endoscópica, un gran número de autores abogan por una cirugía abierta o por una cirugía extereotáxica como la mejor opción. Además, existen algunas diferencias en el manejo quirúrgico endoscópico según ofrece la literatura. Conclusión. La VPE con la fenestración del quiste es un tratamiento eficiente debido a la baja morbilidad y a la eficacia en la resolución clínica y radiológica de los QGP con o sin hidrocefalia. La cirugía abierta, especialmente con la ayuda endoscópica, podría ser un tratamietno de segunda elección, y la cirugía estereotáxica debería abandonarse en estos casos.<hr/>Objetive. Sympotomatic glial pineal cyst (GPC) are unfrequent. Surgical management of these cysts is not consensed. In the literature there are 18 cases reported treated by endoscopic approach. The purpose of this study is to contribute with our experience to the endoscopic treatment of the GPC. Materials and Methods. Between 1999 and 2004, five patients with GPC underwent an endoscopic third ventriculostomy (ETV) and cyst fenestration. We have used a rigid endoscope, with neuronavegation system in the cases without hydrocephalus. Results. In the follow-up period ranged from 6 months to 4 tears we have reported: clinical resolution in four cases and cyst size decrease in all cases. All the ETV have been patent. There was not perman ent morbility and not surgery related death. Discussion. An agreement doesn't exist in the literature about the better treatment of the surgery or by stereotaxy as the best treatment. There are great differences in the surgical management between the 18 endoscopic cases reported in the literature, and also in relation with our cases. Conclusion. The ETV with endoscopic cyst fenestration is an efficient treatment due to the low morbidity and the effectiveness in the treatment of the GPC with or without hydrocephalus. The open surgery (specially with the endoscope assisting microneurosurgery) wolud be a second choice technique, and the stereotactic surgery must be abandoned. <![CDATA[Vasculitis cerebral primaria seudotumoral: reporte de un caso y revisión de la literatura]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400005&lng=es&nrm=iso&tlng=es Objetivo. Presentar un caso de vasculitis primaria del SNC. Descripción. Paciente de 28 años que presentaba crisis de afasia y hemihipoestesia derecha, con imágenes presuntivas de tumor cerebral fronto-temporal izquierdo. Nuevos estudios llevaron a cuestionar el diagnóstico (IRM funcional, espectroscopía y arteriografía). Se descartó vasculitis sistémica e infecciosa. Intervención. Se realizó biopsia a cielo abierto con resultado inespecífico. Se adoptó conducta expectante. A los cinco meses presentó clínica de hipertensión endocraneana. Se objetivó lesión quística fronto-temporal izquierda y se realizó nueva cirugía. El diagnóstico anatomopatológico fue de vasculitis cerebral. Se inició tratamiento con corticoides y ciclofosfamida con buena respuesta y sin recaída luego de 8 meses de seguimiento. Conclusión. La vasculitis cerebral primaria es una entidad infrecuente, de presentación clínica variable y poco orientativa, con estudios diagnósticos poco específicos, que debería tenerse presente a la hora de plantear diagnósticos diferenciales de pacientes con síntomas neurológicos y etiología no esclarecida.<hr/>Objective. To pesente a Primary Angiitis of the CNS is an uncommon entity of truly varied presentation. Description. We present a 28 year old patient with a history of episodes of aphasia and right hemiparesis with images suspicious of brain tumor. Intervention. New studies made us question the diagnosis (fIRM, spectroscopy and angiography). Systemic angiitis and infectious disease was rejected. Open biopsy was done with an unclear result. We assume a conservative treatment. At five months patient present intracranial hypertension symptoms and images showed a frontotemporal quistic lesion. A new surgery was necessary. Histopathology diagnosis was cerebral vasculitis. He started treatment with corticoids and ciclofosfamida showing a good response without relapses at 8 months of follow-up. Then we make a review of the literature. <![CDATA[Resúmenes de trabajos libres: trabajos de presentación oral]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400006&lng=es&nrm=iso&tlng=es Objetivo. Presentar un caso de vasculitis primaria del SNC. Descripción. Paciente de 28 años que presentaba crisis de afasia y hemihipoestesia derecha, con imágenes presuntivas de tumor cerebral fronto-temporal izquierdo. Nuevos estudios llevaron a cuestionar el diagnóstico (IRM funcional, espectroscopía y arteriografía). Se descartó vasculitis sistémica e infecciosa. Intervención. Se realizó biopsia a cielo abierto con resultado inespecífico. Se adoptó conducta expectante. A los cinco meses presentó clínica de hipertensión endocraneana. Se objetivó lesión quística fronto-temporal izquierda y se realizó nueva cirugía. El diagnóstico anatomopatológico fue de vasculitis cerebral. Se inició tratamiento con corticoides y ciclofosfamida con buena respuesta y sin recaída luego de 8 meses de seguimiento. Conclusión. La vasculitis cerebral primaria es una entidad infrecuente, de presentación clínica variable y poco orientativa, con estudios diagnósticos poco específicos, que debería tenerse presente a la hora de plantear diagnósticos diferenciales de pacientes con síntomas neurológicos y etiología no esclarecida.<hr/>Objective. To pesente a Primary Angiitis of the CNS is an uncommon entity of truly varied presentation. Description. We present a 28 year old patient with a history of episodes of aphasia and right hemiparesis with images suspicious of brain tumor. Intervention. New studies made us question the diagnosis (fIRM, spectroscopy and angiography). Systemic angiitis and infectious disease was rejected. Open biopsy was done with an unclear result. We assume a conservative treatment. At five months patient present intracranial hypertension symptoms and images showed a frontotemporal quistic lesion. A new surgery was necessary. Histopathology diagnosis was cerebral vasculitis. He started treatment with corticoids and ciclofosfamida showing a good response without relapses at 8 months of follow-up. Then we make a review of the literature. <![CDATA[Resúmenes de trabajos libres: trabajos de presentación en panel]]> http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1850-15322009000400007&lng=es&nrm=iso&tlng=es Objetivo. Presentar un caso de vasculitis primaria del SNC. Descripción. Paciente de 28 años que presentaba crisis de afasia y hemihipoestesia derecha, con imágenes presuntivas de tumor cerebral fronto-temporal izquierdo. Nuevos estudios llevaron a cuestionar el diagnóstico (IRM funcional, espectroscopía y arteriografía). Se descartó vasculitis sistémica e infecciosa. Intervención. Se realizó biopsia a cielo abierto con resultado inespecífico. Se adoptó conducta expectante. A los cinco meses presentó clínica de hipertensión endocraneana. Se objetivó lesión quística fronto-temporal izquierda y se realizó nueva cirugía. El diagnóstico anatomopatológico fue de vasculitis cerebral. Se inició tratamiento con corticoides y ciclofosfamida con buena respuesta y sin recaída luego de 8 meses de seguimiento. Conclusión. La vasculitis cerebral primaria es una entidad infrecuente, de presentación clínica variable y poco orientativa, con estudios diagnósticos poco específicos, que debería tenerse presente a la hora de plantear diagnósticos diferenciales de pacientes con síntomas neurológicos y etiología no esclarecida.<hr/>Objective. To pesente a Primary Angiitis of the CNS is an uncommon entity of truly varied presentation. Description. We present a 28 year old patient with a history of episodes of aphasia and right hemiparesis with images suspicious of brain tumor. Intervention. New studies made us question the diagnosis (fIRM, spectroscopy and angiography). Systemic angiitis and infectious disease was rejected. Open biopsy was done with an unclear result. We assume a conservative treatment. At five months patient present intracranial hypertension symptoms and images showed a frontotemporal quistic lesion. A new surgery was necessary. Histopathology diagnosis was cerebral vasculitis. He started treatment with corticoids and ciclofosfamida showing a good response without relapses at 8 months of follow-up. Then we make a review of the literature.