SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 número1Turismo cultural: Evaluación del potencial turístico de sitios arqueológicosPatrimonio del horror: Gestión turístico de los sitios donde hubo tragedias humanas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Estudios y perspectivas en turismo

versión On-line ISSN 1851-1732

Estud. perspect. tur. v.16 n.1 Ciudad Autónoma de Buenos Aires ene./mar. 2007

 

Modelos teóricos aplicados al turismo

Glauber Eduardo de Oliveira Santos*

*Licenciado y Magíster en Turismo por la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de San Pablo. Coordinador del curso de Tecnología en Turismo Receptivo del Centro Federal de Educación Tecnológica de São Paulo (CEFET-SP). Consultor Junior de la Fundación Instituto de Investigaciones Económicas (FIPE). E-mail: glaubereduardo@hotmail.com

Resumen: Este artículo intenta reunir, presentar y discutir los principales modelos teóricos aplicados al turismo disponibles en la literatura especializada. Se trabajó con once modelos teóricos que de alguna manera buscan representar y sistematizar elementos y relaciones características del fenómeno turístico. Los modelos fueron divididos en dos grupos: modelos de enfoque espacial y modelos de enfoque sistémico. Entre los modelos espaciales se destaca el modelo de Leiper (1979). Mientras que entre los modelos sistémicos se destaca el modelo de Beni (1998).

Palabras clave: Turismo; Teoría del turismo; Modelos aplicados al turismo; SISTUR.

Abstract: Theoretical Models Applied to Tourism. This paper aims to gather, present and discuss the most important tourism theoretical models described in the specialized literature. Eleven theoretical models were analyzed which aim to represent and systematize the characteristics elements and relations of tourism. The models were divided into two groups: spatial models and systemic models. Among the spatial models, Leiper’s was considered the most import while Beni’s is the one that represents best the systemic model.

Key words: Tourism; Tourism theory; Tourism models.

INTRODUCCIÓN

En su tarea diaria de comprensión de la realidad el hombre decompone al mundo real en una serie de estructuras lógicas. Haggett y Chorley (1975:3) describen este proceso destacando el poder de simplificación de tales estructuras, como la reacción tradicional del hombre ante la complejidad aparente del mundo a su alrededor ha sido la de hacer un cuadro simplificado e inteligible de ese mundo.

Entre las entidades lógicas utilizadas en las ciencias para expresar la realidad se destaca el modelo. Frechtling (1996:19) define el término modelo como representación simplificada de la realidad. Otros autores (Caiero 2001:48; Mankiw 2001:22; Tribe 2003:11) también utilizan el término modelo en el mismo sentido. Caiero (2001:48) afirma que un modelo puede ser constituido por un diagrama, un gráfico o una ecuación. Un gráfico de oferta y demanda, por ejemplo, puede ser considerado un modelo de la teoría económica. Haggett y Chorley (1975:4) se refieren a la utilidad de los modelos afirmando que son necesarios porque constituyen un puente entre la observación de la realidad y la teoría. Deben ser capaces de representar el mundo real con precisión, al punto de hacer previsiones comprobando su validez.

Los modelos tienen una importante relación con las previsiones. Sendov (1984) sostiene que toda acción racional se basa en la previsión. En todo momento se hacen suposiciones buscando conocer anticipadamente el resultado de las acciones. Los modelos son las estructuras racionales que permiten realizar tales previsiones. En este sentido el autor afirma que toda previsión está basada en algún tipo de modelo (Sendov 1984:65). Vogt (2002), destacando la utilidad de los modelos como instrumentos que fundamentan las acciones de gestión señala que los modelos deben permitir:

[...] no sólo una comprensión adecuada de un determinado fenómeno y de su proyección en el tiempo, sino también la elaboración de programas de intervención que permitan ordenar, organizar, cambiar, prever y  prevenir los acontecimientos, sean estos fenómenos físicos, naturales, sociales o culturales.

Haddad y Andrade (1989) señalan que los modelos, además de ser útiles, tienen la capacidad de simplificar situaciones o fenómenos complejos. Para los autores, un modelo es una abstracción de la realidad que debe:

[...] contener elementos y relaciones en una escala suficientemente simple, que sea adecuada para el análisis sistemático de los problemas involucrados y suficientemente fructífera, a fin de que tenga relevancia para comprender las circunstancias complejas del fenómeno o situación (Haddad y Andrade 1989:208).

En comparación con las ciencias exactas, en las ciencias sociales las dificultades encontradas en la construcción de los modelos son aún mayores. Para Beni (1998:54), la exactitud de los modelos depende de la estabilidad del comportamiento de los individuos, y por lo tanto, de un comportamiento inexplicable.

Frechtling (1996) propone algunos criterios para la evaluación de la calidad de un modelo. En primer lugar el modelo debe presentar una estructura viable y bien definida, capaz de soportar las más variadas pruebas y cuestionamientos. También debe hacer previsiones precisas en relación con el objeto modelado y ser operacionalmente satisfactorio.

Finalmente el modelo debe adecuarse al Principio de la Parcimonia, también conocido como Navaja de Ockham. Este principio creado por el filósofo franciscano Willian de Ockham (1285-1349) señala las teorías y modelos que para mostrar algo no deben extenderse más allá de lo estrictamente necesario. En otras palabras, al crear un modelo se debe procurar la simplicidad sin perder calidad en la explicación.

Este artículo aborda algunos modelos teóricos que contribuyen a comprender la dinámica y organización estructural del fenómeno del turismo. Entre tantos modelos teóricos que hacen referencia al fenómeno turístico se seleccionaron sólo aquellos que hacen la descripción por medio de diagramas. Los modelos de descripción esencialmente escrita fueron excluidos del presente estudio porque a pesar de ser más profundos en el uso presentan ofrecen por lo general una menor sistematización de sus proposiciones en relación a los modelos que cuentan con diagramas dificultando así la realización de análisis comparativos. Además, los modelos que cuentan con descripciones por medio de diagramas parecen ser más frecuentes en la literatura especializada. También se dejaron de lado los modelos estadísticos, los que merecen un análisis aparte en función de la variedad de formas y de sus especificidades. Tampoco se consideraron los modelos que sólo hacen una relectura de los conceptos presentes en los modelos mostrados.

El objetivo de este estudio fue reunir, presentar y discutir los principales modelos teóricos disponibles en la literatura especializada aplicados al turismo. Así se pretende contribuir al desarrollo de un conocimiento académico del fenómeno turístico, ampliando el alcance de las teorías a fin de propiciar una mayor comprensión y una mejor gestión de la actividad.

MODELOS DE ENFOQUE ESPACIAL

El turismo es un fenómeno cuya esencia está relacionada con el concepto de espacio. Mas allá de  expresar aspectos fundamentales del fenómeno turístico, los modelos teóricos con enfoque espacial son bastante difundidos. Se puede definir esa categoría de modelos como aquellos cuyos principales elementos constitutivos son de carácter espacial, como por ejemplo origen y destino. Buena parte de los modelos teóricos con enfoque espacial concentran su atención en la relación existente entre esas dos unidades geográficas. Otro elemento bastante frecuente en los modelos espaciales es el desplazamiento de los turistas entre origen y destino.

Fernández Fuster (1985), por ejemplo, representa el fenómeno del turismo con un modelo extremadamente simple basado en la interrelación entre origen y destino. A los flujos turísticos de ida y vuelta los coloca entre estos dos elementos.

El modelo presentado por Mariot (en Pearce 2003:30) es semejante al de Fernández Fuster, centrándose también en la interrelación origen - destino. El autor agrega entre esos dos elementos las rutas que pueden ser utilizadas por los turistas para desplazarse. En el modelo de Mariot existen tres rutas entre origen y destino: de acceso, de regreso y recreativa. Las rutas de acceso y de regreso son aquellas vías sin atractivo que se utilizan sólo para el desplazamiento. Por lo general las rutas utilizadas de arribo son las mismas que para el regreso. La ruta recreativa es aquella que presenta atractivos que forman parte la experiencia del turista y contribuyen directamente a satisfacer sus deseos. Asimismo, el modelo propone la posibilidad de combinar las vías de acceso y de regreso con las recreativas (Figura 1).

Figura 1: Modelo teórico de enfoque espacial de Mariot

Fuente: Mariot (Pearce 2003:30)

El modelo de Palhares (2002) también se enfoca en la interrelación entre origen y destino. En comparación con el modelo de Mariot desarrolla mejor las posibilidades de diferentes destinos. El autor destaca la posibilidad de que los turistas visiten más de un destino durante un viaje, estableciendo un destino primario y uno o más destinos secundarios.

El modelo de Palhares también destaca la cantidad de desplazamientos que pueden ser realizados por los turistas. Son representados los flujos entre origen, destino primario y destinos secundarios, además de los realizados en el interior de cada destino turístico indicados por las flechas en forma de elipse (Figura 2).

Figura 2: Modelo teórico de enfoque espacial de Palhares

Fuente: Palhares (2002:28)

El modelo de Lundgren (en Pearce 2003) presenta de manera distinta la cuestión de los diferentes destinos posibles. En vez de diferenciarlos como primarios o secundarios, el autor utiliza tres criterios para su clasificación. Considera, en principio, que las localidades pueden emitir y recibir turistas al mismo tiempo y analiza la relación entre el volumen de turistas en cada sentido. Luego considera la cuestión de la centralidad geográfica, jerarquizando las localidades según su papel dentro del contexto regional. Finalmente tiene en cuenta los atributos del lugar. En base a estos criterios surgen cuatro tipos de destinos turísticos:

- Destinos metropolitanos: localización central, muy poblados, con grandes flujos turísticos emisivos y receptivos conectados con redes de transporte internacional y transcontinental.

- Destinos urbanos periféricos: menor importancia en la centralización regional, población mediana y mayor tendencia para recibir que para emitir turistas.

- Destinos rurales periféricos: dependencia de centros regionales, pequeña población, atributos paisajísticos considerables, pequeña emisión de turistas y recepción posiblemente significativa.

- Destinos de ambiente natural: totalmente dependiente de los centros regionales, población no significativa, gran distancia de las áreas generadoras, emisión prácticamente nula y recepción posiblemente considerable.

 Pearce (2003) propone un modelo espacial de turismo que se centra especialmente en la descripción de los tipos de flujos turísticos. En el centro de su análisis el modelo ubica una ciudad con distintos tipos de flujos posibles. Según el modelo tal conjunto de posibilidades depende de la demanda de turistas. Se  describen tres demandas: de residentes, de turistas domésticos y de turistas internacionales.

La demanda turística de los residentes permite la existencia de todos los tipos de flujos que parten de la ciudad. La demanda de los turistas domésticos posibilita flujos con destino a la ciudad, dentro de la propia ciudad y aquellos que utilizan la ciudad como punto de apoyo para acceder al exterior o a localidades vecinas. Finalmente, la demanda de los turistas internacionales puede visitar la ciudad como destino final y utilizarla como base para visitar localidades próximas o como puerta de entrada al país.

Los modelos presentados hasta aquí intentan describir al turismo por medio de conjuntos de elementos posibles como tipos de destinos, rutas y flujos. El intento de identificar los elementos constituyentes de esos conjuntos, a pesar de mostrar aspectos importantes del turismo, es rígido y estático para describir el fenómeno con precisión. Aunque los modelos busquen identificar las posibilidades de elementos, la complejidad del fenómeno turístico estará siempre más allá de su delineación. Dada la pluralidad y la dinámica del turismo, siempre podrán surgir nuevas posibilidades que aún no están presentes en los modelos de este tipo.

Otra forma de buscar descripciones del fenómeno turístico es por medio de la proposición de modelos que expresen sus elementos relaciones fundamentales. En este sentido, el modelo propuesto por Leiper (1979) es bastante adecuado. Es citado y adoptado por diversos autores (Boniface y Cooper 1987; Cooper et al. 2001; Hall 2001; Petrocchi 2001). El modelo presenta una forma simple y amplia al representar el turismo, constituyéndose por elementos e interrelaciones reconocidas como fundamentales. Corroborando estas afirmaciones, Cooper et al. (2001:40) describen el abordaje de Leiper:

Tiene la capacidad de incorporar al turismo visiones interdisciplinarias porque no está enraizado en cualquier tema o disciplina en particular, sino que provee una estructura dentro de la cual se pueden situar los puntos de vista de las distintas disciplinas. [...] Se la puede usar en cualquier escala o nivel de generalización (desde un resort hasta en la  industria internacional). [...] El modelo es infinitamente flexible,  permite la incorporación de formas diferentes de turismo, y al mismo tiempo demuestra sus elementos comunes.

El autor presenta dos diagramas teóricos para representar al turismo. El primero, identificado como elementos geográficos del turismo, representa el origen, el destino y las rutas de tránsito (Figura 3).

Figura 3: modelo teórico del enfoque espacial de Leiper

Fuente: Leiper (1979:404)

Con este diagrama Leiper agrega algunos conceptos. El resultado es un modelo fundamentalmente espacial pero con presencia de otras categorías de elementos. En este modelo denominado sistema de turismo, hay tres aspectos básicos:

- Turistas: son los actores del sistema. Los turistas parten de su lugar de residencia, viajan al destino en el cual  permanecen durante cierto tiempo y luego regresan al lugar de origen.

- Elementos geográficos: el espacio emisor de visitantes que constituye la localidad de residencia habitual donde se generan recursos a ser gastados por el turismo, se busca información u se hacen reservas. El espacio receptor es la razón de existencia del turismo, motiva los desplazamientos y recibe los principales efectos de la actividad. El espacio de tránsito comprende todas las localidades por las cuales los turistas pasan hasta llegar al destino.

- Industria turística: es el grupo de empresas y organizaciones involucradas en la oferta del producto turístico. Está representada en las tres regiones geográficas pero no en todo el espacio por lo cual siempre hay posibilidades de utilizar recursos que no están específicamente volcados a la atención de los turistas.
El modelo de sistema turístico de Leiper permite la localización de varios sectores del turismo, distinguiéndolos como pertenecientes mayoritariamente al origen, al destino o al espacio de tránsito. Por ejemplo, la mayor parte de los agentes de viaje se encuentran en la región generadora de turistas. La industria turística se hace presente en la región de destino. El sector de transporte está ampliamente representado por la región de la ruta de tránsito. Esa distinción espacial también puede ser encarada como una forma de categorización de los factores determinantes de los flujos turísticos.

MODELOS DE ENFOQUE SISTÉMICO

Se consideran modelos sistémicos a aquellos que buscan expresar los elementos que forman parte del sistema turístico, sus interrelaciones y su relación con el ambiente externo. Buena parte de los modelos sistémicos está compuesta por conjuntos de elementos relativos a la oferta turística. Algunos casos incluyen también elementos relativos a la demanda y centran su atención en la interrelación oferta-demanda.

Según Petrocchi (2001:18), el modelo propuesto por Inskeep describe al turismo por medio de un diagrama compuesto por tres niveles de elementos. El ambiente natural, cultural y socioeconómico ocupa una posición central, recibiendo el status de principal elemento del sistema turístico. En segundo plano están los elementos de la industria turística. En tercer lugar el modelo indica la posibilidad de consumo del producto turístico por visitantes al igual que por residentes. El modelo de Inskeep se ilustra en la Figura 4.

Figura 4: Modelo teórico de enfoque estructural de Inskeep

Fuente: Inskeep (enPetrocchi 2001:18)

Como ya se señaló, el fenómeno turístico es extremadamente complejo y la tarea de definir los elementos constitutivos de su sistema es considerablemente difícil. Algunos modelos, como el de Inskeep, adoptan por solución citar elementos poco específicos, como otros servicios de turismo. Otra posibilidad es la utilizada por Goeldner et al. (2002:31-36) en su modelo. Los autores buscan definir los elementos del sistema turístico de manera exhaustiva, generando un modelo bastante complejo y detallado.

Los autores ubican los recursos y el ambiente natural como el centro del fenómeno turístico. Allí son  incluidos los aspectos relativos a la fisiografía, al clima del destino turístico y las personas, sean residentes o turistas. El ambiente construido se encuentra en segundo lugar y comprende la cultura, infraestructura, superestructura, tecnología, información y orientación. Es importante destacar que algunas de esas categorías presentan definiciones distintas de las que usualmente son adoptadas por otros autores. En la categoría superestructura, por ejemplo, se incluyen las instalaciones desarrolladas especialmente para los turistas, como hoteles, restaurantes, empresas de alquiler de vehículos y atracciones. El ítem orientación contempla aspectos como sistema jurídico, político y fiscal. En tercer lugar están las organizaciones responsables de la planificación, desarrollo y promoción. Ese conjunto involucra a los encargados de formular políticas,  planificar estrategias, y otros actores relacionados con el desarrollo turístico del destino. La línea ondulada entre entidades de los sectores público y privado representa la importancia de los esfuerzos de la planificación integradora y cooperativa.

Los modelos estructurales presentados se preocupan por definir cuales son los elementos pertinentes al fenómeno turístico. Se critican las interrelaciones expuestas porque son poco detalladas, sabiendo que las relaciones de los elementos constitutivos del sistema de turismo son bastante complejas.

El modelo propuesto por Moscardo (en Cooper et al. 2001:88-90) presenta interrelaciones más detalladas, colocando los elementos en una secuencia lógica y describiendo al turismo como un proceso circular. Cada elemento pasa a ocupar una posición específica dentro del sistema relacionándose directamente sólo con los elementos que le son pertinentes.

El modelo de Moscardo entiende que el turista elige el destino de su viaje a partir de las características particulares y de la imagen de ese destino. Éstos a la vez, retroalimentan el sistema por medio de las variables de marketing, influyendo directamente sobre los turistas (Figura 5).

Figura 5: Modelo teórico de enfoque estructural de Moscardo

Fuente: Moscardo (enCooper et al. 2001:90)

El modelo propuesto por Hall (2001:81) también presenta interrelaciones más detalladas. El centro de atención está entre oferta y demanda. Según el modelo, de la esta interacción resulta el elemento denominado experiencia turística. Este a la vez, retroalimenta al sistema por medio de sus impactos (Figura 6).

Figura 6: Modelo teórico del enfoque estructural de Hall

Fuente: Hall (2001:81)

El único modelo estructural de origen brasileño de este estudio es el propuesto por Beni en su tesis de doctorado publicada (Beni 1998). El autor propone un complejo Sistema de Turismo (SISTUR) que tiene por objeto:

Organizar el plan de estudios de la actividad turística considerando la necesidad demostrada desde hace tiempo en las obras teóricas e investigaciones publicadas en diversos países, de fundamentar las hipótesis de trabajo, justificar posturas y principios científicos, perfeccionar y estandarizar conceptos y definiciones, y consolidar conductas de investigación para instrumentar análisis y ampliar la investigación con el consecuente desarrollo de nuevas áreas del conocimiento (Beni 1998:44).

El SISTUR considera diversos objetivos específicos. A los efectos de este trabajo el primero es muy importante ya que busca identificar características y clasificar los factores que determinan los motivos de viaje y la elección de las áreas de destino turístico-recreativas (Beni 1998:45). Es importante destacar que la declaración de los objetivos del modelo es una de las ventajas del trabajo de Beni en relación a los demás modelos estructurales citados.

El modelo de Beni selecciona los elementos del sistema turístico de manera bastante adecuada, evitando lagunas y superposiciones presentes en los modelos anteriormente citados. Los elementos son organizados y categorizados en tres diferentes conjuntos: de las Relaciones Ambientales, de la Organización Estructural, y de las Relaciones Operacionales.

El ambiente del SISITUR está presente en el conjunto de las relaciones ambientales. Cada subsistema de ese conjunto como sistema aislado de su concepción mayor está fuera del sistema. Al mismo tiempo, los subsistemas como antecedentes y controladores influyen al fenómeno turístico y se encuentran dentro del sistema.

La descripción del SISTUR es detallada y se destacan particularmente las características de cada uno de los elementos. Cada capítulo del extenso trabajo de Beni (1998) versa sobre uno de los elementos del SISTUR y al final del trabajo se presenta una lista de operadores del sistema. Para el autor los operadores son dispositivos que expresan las variables, los indicadores, los índices y otros datos relacionados con los componentes del SISTUR (Figura 7).

Figura 7: Modelo teórico de enfoque estructural de Beni

Fuente: Beni (1998:48)

CONCLUSIÓN

Los modelos teóricos, ya sean espaciales o estructurales, contribuyen significativamente a la comprensión del fenómeno turístico lo que a su vez permite que las estructuras lógicas ayudan a la gestión de destinos y empresas turísticas. Las principales cualidades de los modelos teóricos expuestos son la consistencia teórica, la capacidad de englobar y la fácil comprensión.

Sin embargo, surgen algunas críticas a los modelos teóricos citados relativas a la precisión y la  operatividad de los mismos. En general no son lo suficientemente específicos para que se constituyan en herramientas prácticas de gestión turística. No se puede adoptar uno de los modelos presentados para realizar previsiones, por ejemplo, sin que sea necesario hacer reinterpretaciones y adaptaciones de sus propuestas.
Por otra parte, algunos modelos presentados se muestran estáticos y restringidos al momento que buscan identificar al conjunto de elementos constitutivos de una determinada categoría como flujos, rutas o elementos de la oferta turística. Tal tipo de abordaje no es adecuado para todo el sistema turístico.

Los modelos estadísticos aplicados al turismo expuestos en Santos (2004), también conocidos como teorométricos, son capaces de transportar algunas dificultades de los modelos teóricos como las cuestiones relativas a la precisión y la operatividad. No obstante, los modelos teorométricos también presentan dificultades, como la carencia de teoría en sus construcciones y formas. La solución parece residir en la integración de modelos teorométricos y teóricos.

Sin embargo, se debe incentivar la difusión y desarrollo de los modelos teóricos aplicados al turismo con el  fin de elevar hacia un nivel superior la gestión de la actividad turística. La teoría es esencial para el estudio del turismo, contribuyendo a que los gestores y estudiosos del turismo actúen de forma más profesional, responsable y eficiente.

Referencias bibliográficas

1. Beni, Mário Carlos  1998 Análise estrutural do turismo, SENAC, São Paulo        [ Links ]

2. Boniface, Brian G. y Cooper, Chris 1987 The geography of travel and tourism, Heinemann Professional, Oxford        [ Links ]

3. Caiero, Roque da Costa  2001 Tópicos em metodologia formal: a noção de teoria em ciência econômica, Tesis de Doctorado en Filosofia, Faculdade de Filosofia, Letras e Ciências Humanas, Universidade de São Paulo, São Paulo        [ Links ]

4. Cooper, Chris et al. 2001 Turismo: princípios e prática, Bookman, Porto Alegre        [ Links ]

5. Fernández Fuster, Luis 1985 Introducción a la teoría y técnica del turismo, Alianza Editorial, Madrid        [ Links ]

6. Fretchling, Douglas C. 1996 Practical tourism forecasting, Butterworth-Heinemann, Oxford        [ Links ]

7. Goeldner, Ch. R.; Ritchie, J. R. Brent y McIntosh, R. W. 2002 Turismo: princípios, práticas, filosofias, Bookman, Porto Alegre        [ Links ]

8. Haddad, P. R. y Andrade, T. A. 1989 Métodos de análise regional, en Haddad, Paulo R. (org.), Economia regional: teorias e métodos de análise, BNB, Fortaleza, pp. 207-223        [ Links ]

9. Haggett, P. y Chorley, R. J.  1975 Modelos, paradigmas e a nova geografia, en Chorley, R. J. y Haggett, P. (coord.), Modelos sócio-econômicos em geografia, Editora da Universidade de São Paulo, São Paulo, pp. 1-22        [ Links ]

10. Hall, Colin M. 2001 Planejamento turístico: políticas, processos e relacionamentos, Contexto, São Paulo        [ Links ]

11. Leiper, Neil 1979 The framework of tourism, Annals of Tourism Research 6(4): 390-407        [ Links ]

12. Mankiw, N. G. 2001 Introdução à economia: princípios de micro e macroeconomia, Elsevier, Rio de Janeiro        [ Links ]

13. Palhares, Guilherme L. 2002 Transportes turísticos, Aleph, São Paulo        [ Links ]

14. Pearce, Douglas G. 2003 Geografia do turismo: fluxos e regiões no mercado de viagens, Aleph, São Paulo        [ Links ]

15. Petrocchi, Mario 2001 Gestão de pólos turísticos, Futura, São Paulo        [ Links ]

16. Santos, Glauber Eduardo de Oliveira 2004 Modelo Gravitacional do Turismo: proposta teórica e estudo empírico dos fluxos turísticos no Brasil, Tesis de Maestria en Ciências da la Comunicacción, Línea de pesquisa: Turismo y Ócio, Escola de Comunicações e Artes, Universidade de São Paulo, São Paulo        [ Links ]

17. Sendov, Blagovest 1984 Models of reality: shaping thought and action, Lomond Books, Mt. Airy, UK        [ Links ]

18. Tribe, John 2003 Economia do lazer e do turismo, Manole, São Paulo        [ Links ]

19. Vogt, Carlos 2002 Modelos e modelagens, Comciência: revista eletrônica de jornalismo, fev. http://www.comciencia.brreportagens/framereport.htm. Visitado en agosto de 2004        [ Links ]

Recibido el 21 de marzo de 2005.
Correcciones recibidas 23 de noviembre de 2005.
Aceptado el 29 de noviembre de 2005.
Arbitrado anónimamente.
Traducido del portugués.