SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.77 número1Experiencia inicial con la luxación controlada de caderaEl cementado y su posible relación con la infección aguda en las artroplastias totales de cadera índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Bookmark


Revista de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología

versão On-line ISSN 1852-7434

Resumo

LEVY, Eduardo J.; GARABANO, Germán; ROBADOR, Nicolás  e  SEL, Hernán del. Fracturas de la tuberosidad anterior de la tibia en adolescentes con esqueleto inmaduro. Rev. Asoc. Argent. Ortop. Traumatol. [online]. 2012, vol.77, n.1, pp. 39-44. ISSN 1852-7434.

Introducción: Las fracturas de la tuberosidad anterior de la tibia (TAT) representan el 3% de las fracturas proximales que afectan a ese hueso. Se producen en pacientes de entre 12 y 17 años, con mayor frecuencia en los varones y en el contexto de una actividad deportiva. Materiales y métodos: Entre 1995 y 2008 fueron tratados 20 pacientes con 23 fracturas de la TAT. La serie se compuso de 18 varones y 2 mujeres, con un promedio de 13,4 años. Las fracturas se categorizaron según la clasificación de Ogden en 11 de tipo 1 (5A y 6B), 6 de tipo 2 (3Ay 3B) y 5 de tipo 3 (2 subtipo A y 3 subtipo B). Las fracturas subtipo 1 A-B y 2A fueron tratadas mediante inmovilización, mientras que las restantes requirieron reducción abierta, fijación interna e inmovilización. Resultados: En todos los pacientes se observó consolidación ósea. El 95% retornó a su actividad deportiva previa. Un paciente presentó molestias del material de osteosíntesis y otro presentó un recurvatum. Conclusiones: Las fracturas de la TAT son poco frecuentes y para efectuar un diagnóstico correcto se debe conocer cómo se desarrolla la osificación de la tibia proximal; también deben diferenciarse de la enfermedad de Osgood-Schlatter a fin de indicar el tratamiento adecuado y evitar las posibles secuelas, como una rótula alta traumática. De acuerdo con la clasificación de Odgen, se obtuvieron buenos resultados con el tratamiento incruento en los pacientes con los subtipos 1AB y 2A, y con la forma cruenta en los portadores de los tipos 2B y 3AB.

Palavras-chave : Fracturas de la tuberosidad anterior de la tibia; Osgood-Schlatter; Adolescentes; Ogden; Cartílago de crecimiento.

        · resumo em Inglês     · texto em Espanhol     · pdf em Espanhol