SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.68 número3Juan Valentin: un gelogo que supo resumir la geologa argentina índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista de la Asociación Geológica Argentina

versión impresa ISSN 0004-4822

Rev. Asoc. Geol. Argent. vol.68 no.3 Buenos Aires set. 2011

 

ARTICULOS

La historia de una ciencia histórica

 

INTRODUCCIÓN

La geología es una ciencia histórica. Los geólogos, además de describir las rocas y estructuras de la corteza terrestre, infieren la causalidad de los eventos que dan génesis a las mismas y las referencian en un contexto geohistórico, o sea temporal. Los geólogos son los historiadores de la tierra. Pero hubo y hay geólogos que, además de historiar la tierra, historiaron e historian la geología. Geólogos que como Frank Dawson Adams, François Ellenberger, Martin J. S. Rudwick y, en Argentina, Horacio H. Camacho o Telasco García Castellanos, hicieron de la historia de la geología una especialidad destacable en el contexto general de la historia de la ciencia.
Telasco García Castellanos dedicó gran parte de su actividad profesional a la historia de nuestra especialidad. Este autor publicó como misceláneas de la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba una serie de títulos entre los que se destacan: Exposición de Cartas Geológicas. Resultado y estudio crítico e histórico sobre cartografía geológica de 1958, Evolución de los conocimientos geológicos desde la Edad Media hasta el siglo XX de 1968 y Los conocimientos geológicos de Platón y Aristóteles de 1972. Presidió además el Primer Congreso Argentino de Historia de la Ciencia, cuyos resultados, publicados en el Boletín de la Academia Nacional de Ciencias en 1970, incluyen varios artículos sobre geología. En 2000, publicó en el boletín de la Academia, Historia de la Enseñanza de la Ciencia Geológica en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, y en 2004, editado por la Academia, su obra Sarmiento. Su influencia en Córdoba que apareciera acompañado por otros dos títulos importantes como: La Academia Nacional de Ciencias. Etapa Fundacional. Siglo XIX de Luis Tognetti y Carlos Page en 2000 y La Academia Nacional de Ciencias en el siglo XIX. Los naturalistas. Publicaciones y Exploraciones de Tognetti en 2004. Cabe acotar, por último, que el boletín de la Academia siempre dio lugar a artículos sobre temas históricos, como por ejemplo, la semblanza de Juan Keidel sobre Bodenbender de 1941, o bien, el trabajo de Mario Hünicken sobre Hauthal de 1970.
Un título que marcó un hito en el conocimiento de la historia de la geología en América del sur es Las Ciencias Naturales en la Universidad de Buenos Aires. Estudio Histórico de Horacio H. Camacho, publicado en 1971 por la Editorial Universitaria de Buenos Aires. Se trata de un estudio complexivo sobre la materia y un libro de consulta obligada para geólogos e historiadores.
Autores como García Castellanos o Camacho no fueron sin embargo los únicos en interesarse por la historia de nuestra especialidad. Franco Pastore, en 1925, para el cincuentenario de la Sociedad Científica Argentina, daba a conocer su reseña histórica sobre la geología argentina. Años después, Juan Olsacher realizaba una contribución semejante para las Primeras Jornadas Geológicas Argentinas de 1960.
En la Universidad Nacional de La Plata, Mario Teruggi publicó varios trabajos sobre la temática entre los que se destaca Joaquín Frenguelli. Vida y obra de un naturalista completo de 1981. Otro tanto hicieron Sergio Archangelsky con su Evolución de los estudios paleobotánicos en Argentina desde sus orígenes hasta nuestros días de 1970 publicado en el boletín de la Academia, Pedro N. Stipanicic con su Reseña histórica sobre la paleobotánica en la República Argentina de 1971 publicado en Ameghiniana, así como Alberto C. Riccardi con su Historia del estudio de los amonites jurásicos y cretácicos en la Argentina y Chile de 2000, también publicado en el Boletín de la Academia. Por otro lado, resulta importante también el aporte de Edgardo Rolleri, Marcelo Caballé y Mario Tessone con sus Datos para una historia de la geología argentina, capítulo inicial de Geología Argentina, libro publicado en 1999 por el Servicio Geológico y Minero Argentino.
En Tucumán, en las publicaciones del Instituto Superior de Correlación Geológica, Florencio G. Aceñolaza, rescató en 2000 un trabajo originalmente realizado por Victor Martin de Moussy en 1858 con el título de Cuadro general de la ciudad del Paraná. Constitución geológica del suelo, en tanto que Ricardo J. Sureda dio a conocer en 2008 su Historia de la mineralogía.
Otro aporte importante lo constituyó La exploración de petróleo y gas en la Argentina: el aporte de YPF, libro publicado por la compañía de petróleo en 2000 con la edición de Mateo A. Turic y Juan C. Ferrari. A este título deben sumársele los dos tomos de Historia de la Minería Argentina, publicación de 2004 del Servicio Geológico y Minero Argentino con la edición de Eddy Lavandaio y Edmundo Catalano. Del mismo modo, otro material a ser tenido en cuenta es Darwin en Argentina, número especial de la Revista de la Asociación Geológica Argentina de 2009 editado por Beatriz Aguirre-Urreta, Miguel Griffin y Victor A. Ramos.
Los relatorios de los distintos congresos geológicos argentinos incluyeron también información histórica. es destacable en este sentido el artículo Historia del conocimiento geológico escrito por Enrique Núñez para el Relatorio del IX Congreso Geológico Argentino realizado en 1984 en San Carlos de Bariloche o bien: Breve reseña histórica y apuntes sobre los avances del conocimiento geológico del territorio bonaerense, escrito por edgardo rolleri, marcelo Caballé y mario tessone para el Relatorio del XVI Congreso Geológico Argentino, La Plata, 2005.
Fuera del ámbito geológico académico, un autor que contribuyó al conocimiento de nuestra historia fue Guillermo Furlong, con títulos como Naturalistas argentinos durante la dominación hispánica de 1948 o Historia social y cultural del Río de la Plata 1536- 1810. El transplante cultural: ciencia de 1969. En los últimos años, autores que publicaron textos sobre historia de la geología son Miguel de Asúa, Ricardo Pasquali, Irina Podgorny y Eduardo Tonni. Por otro lado, entre las publicaciones periódicas editadas en nuestro país, una revista que dio y da a conocer artículos sobre temas relacionados con nuestra especialidad es Todo es Historia, fundada en 1967 por Félix luna, con contribuciones dedicadas al petróleo, la minería o la paleontología, entre las que se destacan El primer fósil del Río de la Plata de Juan C. Vedoya, Todo es Historia 122 de 1977 y Los aragoneses en Famatina de Florencio G. Aceñolaza, Todo es Historia 215 de 1985. Las revistas Saber y Tiempo y Ciencia Hoy también publicaron artículos sobre historia de la geología.
En este marco y a raíz del interés despertado en nuestra comunidad por la exitosa realización del Primer Congreso Argentino de Historia de la Geología organizado por Florencio G. Aceñolaza en septiembre de 2007 en San Miguel de Tucumán, se realizó el 12 y 13 de agosto de 2010 el Segundo Congreso Argentino de Historia de la Geología en la ciudad de Buenos Aires, en el año del bicentenario. En el Congreso se expusieron y debatieron contribuciones referidas a eventos, personalidades e instituciones vinculadas a la geología en nuestro país, el marco histórico de su desarrollo y la importancia de la misma en el contexto de la ciencia argentina.
Las contribuciones presentadas al Congreso, que se incluyen en este número de la Revista de la Asociación Geológica Argentina, pueden agruparse en seis núcleos temáticos. Están por un lado las que se refieren a geólogos que hicieron historia en nuestro país, tales como las de Florencio G. Aceñolaza sobre Juan Valentin, Ricardo N. Alonso y su semblanza de Amadeo Sirolli, María B. Aguirre Urreta y Horacio H. Camacho con su reseña sobre la labor de Martín Doello Jurado, Andrea Concheyro y Teresita Montenegro con Guido Bonarelli, Ricardo Ermili y Amancay Martínez en torno a la figura de Erwin Kittl, Emilio G. González Díaz y sus recuerdos sobre Jorge Polanski, y José A. Salfity y l. A. Rodrigo Gainza con Félix Celso Reyes. Hay historias de fósiles, sean plantas, como en el artículo de Eduardo G. Ottone sobre historia de la paleobotánica, o invertebrados, tal como en la reseña de Alberto C. Riccardi sobre el desarrollo de la especialidad en La Plata. No faltan las grandes líneas históricas que modelaron nuestro pensamiento geológico, tal y como aparecen esbozadas en la contribución de Victor A. Ramos, la síntesis entre geología y geografía en la concepción del espacio de nuestra plataforma continental desarrollada por Norberto Malumián, y artículos que giran en torno a Ameghino como aquel donde Eduardo G. Ottone busca relaciones entre paleontología y literatura, o el de Ricardo C. Pasquali, M. Bond y Eduardo P. Tonni sobre Toxodon, o el de Eduardo P. Tonni y Laura H. Zampatti sobre el hombre fósil de Miramar. Por último, los trabajos de Reynaldo Charrier y Francisco Hervé, y el de Marco Menichetti se ocupan de la labor señera de los jesuitas en Chile en la figura del Abate Molina.
Una mención especial para: Gilberto Aceñolaza y Rafael Herbst de la Universidad Nacional de Tucumán; Ricardo Alonso, Cristina Moya y José Salfity de la Universidad Nacional de Salta; Gladys Angelozzi de Gema Buenos Aires; Carlos Azcuy, Carlos Borches, Magdalena Koukharsky, Teresita Montenegro, Victor A. Ramos y José Sellés Martínez de la Universidad de Buenos Aires; Mariano Bond, Mariano Bonomo, Miguel Manceñido, Irina Podgorny y Eduardo P. Tonni de la Universidad Nacional de La Plata; Arturo Castaños Ichazu de Petrobras Bolivia; Esperanza Cerdeño del Ianigla Mendoza; Reynaldo Charrier y Luis Hachim Lara de la Universidad de Chile; Nicola Ciancabilla de la Agenzia Regionale Prevenzione e l'Ambiente dell' Emilia Romagna; César Fernández Garrasino de Buenos Aires; Juan Carlos Fernícola del Museo Argentino de Ciencias Naturales ''Bernardino Rivadavia''; Analía Forasiepi del Museo de Historia Natural de San Rafael; Estanislao Godoy Pirzio-Biroli del Sernageomin Chile; María Rosa Lojo de la Universidad del Salvador; y Ramiro Suarez Soruco de Bolivia. Nuestro reconocimiento para todos y cada uno de estos colegas, quienes actuaron como árbitros de los trabajos aquí publicados enriqueciéndolos y mejorándolos con sus aportes.
Por último, un recuerdo para Luis Alberto Rodrigo Gainza, autor junto a José Salfity de la reseña de Félix Celso Reyes. Luis Alberto falleció en junio de este año en La Paz. Que el presente volumen sea un homenaje de todos nosotros para su memoria.

Dr. Eduardo G. Ottone
Editor invitado