SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.63 número6Efecto del uso de alcohol en gel sobre las infecciones nosocomiales por Klebsiella pneumoniae multirresistenteSíndrome de enmascaramiento en un paciente con un linfoma primario del sistema nervioso central índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Medicina (Buenos Aires)

versión On-line ISSN 1669-9106

Medicina (B. Aires) v.63 n.6 Buenos Aires nov./dic. 2003

 

Enfisema subcutáneo en mano y antebrazo por aire comprimido

Klein M. 1, Szkrabko S. 2, Rodriguez Martín J. 3, Payaslian S. 1

1 Servicio de Clínica Médica,
2 Servicio de Emergencias,
3
Cirugía General, Clínica Modelo, Lanús, Provincia de Buenos Aires

Resumen
Las lesiones cutáneas que  se acompañan de crepitación  sugieren la sospecha de  infecciones causadas por gérmenes productores de gas. Las causas no infecciosas no son tan reconocidas y suelen tener buen pronóstico. Presentamos un paciente de 27 años que consultó por hinchazón de la mano y  antebrazo izquierdo luego de sufrir una lesión cutánea punzante en un dedo, y de secar el área con aire comprimido. En el examen se comprobó un extenso enfisema subcutáneo desde la mano hasta el codo. Una radiografía reveló la presencia de gas subcutáneo en la mano y antebrazo. El enfisema subcutáneo desapareció en 48 horas. El enfisema subcutáneo es siempre un signo preocupante y casos benignos como este se deben considerar en el diagnóstico diferencial. La exposición de lesiones preexistentes a gases comprimidos (compresores y herramientas neumáticas, tubos de gases para distintos usos, armas de aire comprimido) identifica la causa y evita eventuales procedimientos quirúrgicos innecesarios.

Palabras clave: Enfisema subcutáneo no infeccioso; Mano; Antebrazo.

Abstract
Cutaneous injuries with crepitus suggest infections caused by gas forming organisms. The non infectious causes of subcutaneous emphysema are underrecognized, and are usually of good prognosis. A 27 year old man presented a swollen hand and forearm. He had suffered a small puncture wound in a finger. He had cleaned and dried the area briefly with compressed air, developing a fast swelling of this hand and forearm. At  examination, we found extended subcutaneous emphysema in a radiography and observed subcutaneous air in the hand and forearm; 48 hs later there was no evidence of subcutaneous air. The presence of subcutaneous emphysema is always worrisome and such cases  must  be considered in the differential diagnosis. The exposition of preexistent wounds to compressed air sources (high pressure pneumatic tools, scuba compressed air tubes, compressed air guns) identifies the cause and prevents unnecessary surgical interventions.

Key words: Subcutaneous non infectious emphysema; Hand; Forearm.

   Las lesiones cutáneas que se acompañan de crepitación remiten invariablemente a la sospecha de  infecciones causadas por gémenes productores de gas. Las causas no infecciosas suelen tener buen pronóstico, y no son tan conocidas. El presente es un ejemplo.

Caso clínico

Paciente masculino de 27 años de edad que consultó por hinchazón y leve dolor de la mano y antebrazo izquierdo, desarrollados luego de sufrir una lesión puntiforme en el dedo índice de la misma mano (Fig. 1). En el examen clínico, aproximadamente 3 horas después del incidente, la palpación de la mano y antebrazo izquierdo mostró crepitación subcutánea y leve dolor, sin aumento de la temperatura cutánea; la lesión del dedo índice estaba limpia.

   Interrogado el paciente, relata que luego de sufrir una lesión punzante en el dedo y de realizar la asepsia con antiséptico, secó la zona con un soplete de aire comprimido, a continuación de lo cual percibió la hinchazón que motivó la consulta. La radiografía reveló enfisema subcutáneo (Fig. 2)  desde la mano hasta el codo izquierdo. Se  trató con cefalexina, evolucionó bien y el enfisema subcutáneo desapareció en 48 horas.

Discusión

La presencia de gas en tejidos blandos luego de una injuria puede ser debida a infección por organismos formadores de gas, y suele acompañarse por síntomas sistémicos; por ejemplo, celulitis por clostridios, celulitis por microorganismos anaerobios no clostridios, mionecrosis por clostridios (gangrena gaseosa), miositis por estreptococos anaerobios, fascitis necrotizantes, gangrena vascular infectada, celulitis necrotizante sinérgica1 .
    El enfisema subcutáneo ocasionado por aire comprimido de distintas fuentes (compresores de aire comprimido, compresores de agua, tubos de aire comprimido para buceo, armas de aire comprimido) aplicado sobre lesiones cutáneas preexistentes ha sido comunicado en casos aislados2- 6 .
    Cuando el gas en los tejidos es de causa no infecciosa no se acompaña de síntomas sistémicos y se denomina enfisema subcutáneo benigno: enfisema no causado por una infección2.
    La aparición de crepitación subcutánea dentro de las seis horas de producida una herida es sugestiva de un origen no bacteriano. La localización de gas sólo en el tejido celular subcutáneo debilita la sospecha de infección por anaerobios, en la  que además suele observarse gas disecando fascículos musculares con imágenes sugestivas de edema inflamatorio6.
    Distintos mecanismos pueden explicar la presencia de gas subcutáneo de origen no infeccioso6:  a) aire ingresado en forma directa por un trauma  o disección quirúrgica, b) aire que ingresa proveniente de una injuria de la vía aérea o pulmón, y más raramente de perforaciones en el tracto gastrointestinal, c) irrigación de heridas con productos químicos que forman gas en contacto con fluidos o tejidos orgánicos, por ej. : peróxido de hidrógeno, d) inyección accidental de aire comprimido a través de lesiones cutáneas, f) atrapamiento de aire subcutáneo por un mecanismo en el que la herida opera como una válvula permitiendo que la acción muscular ingrese aire por una acción de bombeo.
    Las lesiones por inyección de gas no revisten la gravedad de los casos de inyecciones subcutáneas de sustancias semifluidas tales como  pinturas, thinner, fluidos hidráulicos, combustibles, fuel oil, con propiedades de provocar necrosis tisular y gangrena5.
    Estas lesiones por inyección de gas suelen ser benignas y deben ser reconocidas y distinguidas de las de origen infeccioso, previniendo de este modo el sobretratamiento en las primeras y el subtratamiento en las últimas3.
    Dado que es posible que materiales extraños ingresen junto con el gas, es de vital importancia una evaluación minuciosa de la lesión, procediendo a su exploración  en casos de duda3, 5.

Bibliografía

1. Swartz MN. Infecciones de la piel y de los tejidos blandos. Celulitis e infecciones del tejido subcutáneo. En: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, Enfermedades Infecciosas, Principios y Práctica; Buenos Aires: Panamericana, 1997; p. 1010-31.         [ Links ]
2. Van der Molen AB, Birndorf M, Dzwierzynski WW, Sanger JR. Subcutaneous tissue emphysema of the hand secondary to noninfectious etiology: a report of two cases. J Hand Surg 1999; 24: 638-41.         [ Links ]
3. Pay AD, Crick A. Subcutaneous emphysema of a digit through a pre-existing puncture wound. Br J Plast Surg  1999; 52: 505-6.         [ Links ]
4. Russell PG, Smith M. Subcutaneous emphysema following the use of a high-pressure water jet. Br J Plast Surg 2001; 54: 87-9.         [ Links ]
5. Reza Mizani M, Weber BE. High-pressure injection injury of the hand, Postgraduate Med 2000; 108:183-90.         [ Links ]
6. Filler RM, Griscom NT, Pappas A. Post-traumatic crepitation falsely suggesting gas gangrene, N Engl J Med 1968; 278: 758-61.
        [ Links ]

Recibido: 6 de junio de 2002
Aceptado: 4 de julio de 2003