SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.71 número2Mycobacterium vaccae e inteligencia: Sensacionalismo y propaganda en los comunicados de prensaFuga de cerebros: Los que se fueron ... y los que volvieron índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Medicina (Buenos Aires)

versión impresa ISSN 0025-7680

Medicina (B. Aires) vol.71 no.2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires mar./abr. 2011

 

EDITORIAL

Mycobacterium vaccae y tuberculosis

 

En este número de Medicina (Buenos Aires) se publica un Editorial sobre la posible capacidad del Mycobacterium vaccae para aumentar la inteligencia1. Pero además de esa se le ha asignado otra propiedad, tal vez más relacionada con su género, la de actuar como adyuvante inmunitario en el tratamiento de la tuberculosis. En efecto, Stanford y col. promovieron este uso basados en que los antígenos comunes con M. tuberculosis contenidos en las suspensiones de M. vaccae muertos por calor, administrados al paciente, activarían la respuesta T-helper 1 (Th1) contra patógenos intracelulares y así disminuiría la necrosis tisular, se aliviaría la enfermedad y disminuiría también la respuesta de anticuerpos2.
Entre 1991 y 1997, con participación de J. Stanford, se ensayó en Sudáfrica el tratamiento adyuvante con SRL172 (M. vaccae) en 204 pacientes, que fueron distribuidos al azar para recibir una dosis intradérmica de esta suspensión o bien toxoide tetánico (grupo control), junto con el tratamiento antituberculoso estándar. Después de un seguimiento de 4 años, la única respuesta positiva comprobada fue un aumento de peso mayor en las primeras 8 semanas de tratamiento en los pacientes que habían recibido M. vaccae, con respecto al grupo "placebo", con una relación sinérgica entre presencia de cicatriz BCG, inyección de M. vaccae y aumento de peso3. Los autores consideraron que la "inmunización natural" debida a micobacterias ambientales de esa zona podría explicar esa falta de acción del M. vaccae, y la relacionaban con las diferencias geográficas halladas antes en la actividad de la vacuna BCG. También sugerían que el M. vaccae resultaría más efectivo dando dosis múltiples.
En Zambia, en 2002, en un estudio doble ciego, 760 pacientes HIV(+) con tuberculosis pulmonar recibieron una dosis de SRL172 o bien placebo, junto con 8 meses de tratamiento antituberculoso. Después de otros 12 meses de seguimiento la conclusión fue que esa inmunoterapia no tenía efecto significativo en la supervivencia ni en la evolución bacteriológica de los pacientes4.
En 2004, en Sudáfrica, otro estudio aleatorizado, que incluyó más de 1000 pacientes tuberculosos en tratamiento, HIV positivos y negativos, ,tampoco halló diferencias en la evolución radiológica según hubieran recibido o no M. vaccae5.
Asimismo, no se confirmó efecto sobre la mortalidad, la negativización bacteriológica, ni en el mejoramiento radiográfico de los pacientes, tanto HIV(+) como HIV(-) en un meta-análisis que incluyó 7 estudios que usaron suspensiones de M. vaccae muertos como adyuvante en el tratamiento de la tuberculosis, y que cumplían las condiciones de aleatorización. Sí se comprobaron algunas reacciones adversas. Las conclusiones fueron que M. vaccae no beneficia a los pacientes con tuberculosis, al menos en la tuberculosis sensible a los medicamentos6.
Sin embargo, se han publicado algunos resultados favorables obtenidos con la administración de M. vaccae junto al tratamiento antituberculoso estándar, en grupos reducidos de pacientes. Dlugovitzky et al7, en colaboración con J. Stanford, en Rosario (Argentina) hallaron mejoramiento clínico, bacteriológico y radiológico más rápidos y completos en 12 pacientes que recibieron 3 dosis de SRL172 que en 10 controles. Recientemente, el mismo grupo de investigadores comparó en 10 pacientes con tuberculosis pulmonar la acción de M. vaccae oral o inyectable, frente a un grupo control. Hallaron beneficios comparables con las dos formas de administración8.
Existe un renovado interés por la inmunoterapia en tuberculosis, sin duda relacionado a la emergencia de la tuberculosis multirresistente (MR) y la extensivamente resistente (XMR), en que a la primera se le suma resistencia al menos a una fluorquinolona y a una droga inyectable de segunda línea. En
tales condiciones, un adyuvante de la inmunidad podría ser útil. También podría contribuir a acortar el tratamiento de la tuberculosis que, en el mejor de los casos, dura seis meses.
Una bacteria ambiental, como el M. vaccae, que posee antígenos comunes con el M. tuberculosis, puede incrementar la respuesta celular a esos antígenos, en pruebas de interferón gamma (IFN-g) y de proliferación de linfocitos (LPA), entre otras, en animales de experimentación9, en personas HIV(+) con vacunación BCG previa y en sujetos con alto riesgo de enfermar10, 11. Se ha propuesto al M. vaccae para la inmunización preventiva contra la tuberculosis en sujetos HIV(+) previamente vacunados con BCG y con recuentos de CD4 ≥200 células/μl, ya que en ellos aumenta las respuestas IFN-γ y LPA al sonicado de M. vaccae10, 11. Sin embargo, de acuerdo a los autores, estas respuestas no predicen protección contra la tuberculosis asociada a infección HIV10. Parecería haber un largo trecho entre mostrar efecto booster sobre la vacunación BCG en pruebas in vitro y actuar como vacuna, o determinar mejoras significativas en la evolución de la enfermedad.
Claro está que todo esto tiene implicancias económicas. El 1 de octubre de 1997, The Independent publicó la noticia de una baja del 70% en el valor de Stanford Rook Ltd., London, United Kingdom, como resultado del fracaso en los ensayos clínicos de su principal producto, SRL172 (nuestro M. vaccae), para el tratamiento de la tuberculosis12.
No obstante, en 1998 Stanford Rook Holdings plc firmó un acuerdo con Onyvax Limited, para la evaluación clínica de un adyuvante de Th1 y vacunas basadas en células para el tratamiento del cáncer. Se consideraba que esta combinación podría generar una poderosa respuesta inmune contra los tumores, con alto grado de seguridad13. En 1999 cambió su nombre por SR Pharma y en 2007 por Silence Therapeutics.
En enero de 2010 Silence se unió a US Biotech Company Intradigm con una financiación de £ 15 millones14, aunque aún debe hacer el big scientific breakthrough que los inversores están esperando.

Isabel N. Kantor

e-mail: isabel.kantor@gmail.com

1. Barcat JA. Mycobacterium vaccae e inteligencia. Sensacionalismo y propaganda en los comunicados de prensa. Medicina (Buenos Aires) 2011; 71: 186-8.         [ Links ]

2. Stanford J, Stanford C, Stansby G, Bottasso O, Bahr G, Grange J. The common mycobacterial antigens and their importance in the treatment of disease. Curr Pharm Des 2009; 15: 1248-60.         [ Links ]

3. Mayo RE, Stanford JL. Double-blind placebo-controlled trial of Mycobacterium vaccae immunotherapy for tuberculosis in KwaZulu, South Africa, 1991-97. Trans R Soc Trop Med Hyg 2000; 94: 563-8.         [ Links ]

4. Mwinga A, Nunn A, Ngwira B, et al. Mycobacterium vaccae (SRL172) immunotherapy as an adjunct to standard antituberculosis treatment in HIV-infected adults with pulmonary tuberculosis: a randomised placebo-controlled trial. Lancet 2002 ;360: 1050-5.         [ Links ]

5. Johnson JL, Nunn AJ, Fourie PB, et al. Effect of Mycobacterium vaccae (SRL172) immunotherapy on radiographic healing in tuberculosis. Int J Tuberc Lung Dis 2004; 8: 1348-54.         [ Links ]

6. de Bruyn G, Garner P. Mycobacterium vaccae immunotherapy for treating tuberculosis. Cochrane Database Syst Rev 2003;(1):CD001166.         [ Links ]

7. Dlugovitzky D, Fiorenza G, Farroni M, Bogue C, Stanford C, Stanford J. Immunological consequences of three doses of heat-killed Mycobacterium vaccae in the immunotherapy of tuberculosis. Respir Med 2006; 100: 1079-87.         [ Links ]

8. Dlugovitzky D, Notario R, Martinel-Lamas D, et al. Immunotherapy with oral, heat-killed, Mycobacterium vaccae in patients with moderate to advanced pulmonary tuberculosis. Immunotherapy 2010; 2:159-69.         [ Links ]

9. Hernández-Pando R, Aguilar D, Orozco H, Cortez Y, Brunet LR, Rook GA. Orally Administered Mycobacterium vaccae modulates expression of immunoregulatory molecules in BALB/c mice with pulmonary tuberculosis. Clin Vaccine Immunol 2008; 15: 1730-6.         [ Links ]

10. Lahey T, Arbeit RD, Bakari M, et al. Immunogenicity of a protective whole cell mycobacterial vaccine in HIV-infected adults: a phase III study in Tanzania. Vaccine 2010; 28: 7652-8. Epub 2010 Sep 25.         [ Links ]

11. Yang XY, Chen QF, Cui XH, Yu Y, Li YP. Mycobacterium vaccae vaccine to prevent tuberculosis in high risk people: a meta-analysis. J Infect 2010; 60: 320-30. Epub 2010 Feb 13.         [ Links ]

12. Harrison M. Stanford Rook slumps 70% as TB product fails trials. En: http://www.independent.co.uk/news/business/stanford-rook-slumps-70-as-tb-product-fails-trials-1233329.html; consultado el 12-1-2011.         [ Links ]

13. Archived Press Releases [Onyvax]. En: http://www.onyvax.com/html/press_releases/1/1998_03_18_stanford.html; consultado el 12-1-2011.         [ Links ]

14. Moon S. What's happened to Stanford Rook Holdings?. En: http://www.thisismoney.co.uk/investing/ask-an-expert/article.html?in_article_id=504861&in_page_id=137; consultado el 12-1-2011.         [ Links ]