SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.71 número4Linfangioleiomiomatosis: enfermedad "huérfana" en busca de tratamientoReuniones Anatomoclínicas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Medicina (Buenos Aires)

versión impresa ISSN 0025-7680

Medicina (B. Aires) vol.71 no.4 Ciudad Autónoma de Buenos Aires jul./ago. 2011

 

EDITORIAL

Juan Carlos Fasciolo, discípulo de Houssay y descubridor de la angiotensina

Los descubrimientos más fértiles e importantes
han sido aquellos en que se buscó la verdad misma, sin
preocuparse de la posible aplicación de los resultados obtenidos.
Juan Carlos Fasciolo (1911-1993)1

 

Un amigo me regaló un libro: Juan Carlos Fasciolo: del hombre al científico1. Desde el título me emocionó ya que me recordó mi primer año (1942-43) de becaria en el Instituto de Fisiología2. Allí conocí a Fasciolo; lo seguí viendo esporádicamente a través de los años y lo recuerdo como un amigo alegre, emprendedor y con un buen sentido del humor.
El libro está escrito por su hija Susana, arquitecta, quien cuenta que al recorrer Internet con su hermana y poner el nombre de su padre se dieron cuenta de la escasa información "de quien fuera una figura sobresaliente de la Universidad Nacional de Cuyo y de la ciencia médica argentina". Entonces, buscaron las carpetas, separatas, notas, etc., que su padre había acumulado durante su vida para reconstruir el pasado, diciendo la autora: "las presencias atesoradas en las memorias son muchas y mi mente vuelve a los años de la niñez y juventud cuando todo era perfecto: la familia reunida, padres dedicados y las tres hijas, al amparo de su amoroso cuidado".
Las seis partes del libro incluyen: Recuerdos, Historia profesional, Fasciolo por Fasciolo, Imágenes, Homenajes, Fasciolo escritor y poeta.
Entre toda la documentación científica -que es extensa e incluye la lista de todos los trabajos publicados- sobresale la actuación de Fasciolo en el descubrimiento de la angiotensina, y sobre eso mismo nos detendremos.
Fasciolo se recibió de médico en la Universidad de Buenos Aires en 1934, a los 23 años. En sus palabras, "Tenía entonces que planificar mi futuro: las decisiones más difíciles deben tomarse cuando uno no tiene suficiente experiencia para hacerlo. Me interesaba la Fisiología, pero me preparaba para ser cirujano, porque no había perspectiva alguna de tener una posición rentada en la Cátedra, quería, sin embargo, hacer algo en la Fisiología antes de instalarme en el interior del país y siendo practicante del Hospital Durand, lo vi al Dr. Houssay para que me permitiera hacer una tesis en su Instituto bajo su dirección. Creo que esta fue la decisión que cambió el ritmo de mi vida. Me adjudico el mérito de haber reconocido siendo aún estudiante, al gran científico y gran maestro que fue el Dr. Houssay…Mis investigaciones resultaron sumamente exitosas, demostrando la secreción de una sustancia hipertensora por el riñon isquemiado del perro hipertenso... Por ello, después de publicada mi tesis titulada "Hipertensión arterial nefrógena. Estudio experimental" que mereció el Premio Facultad, me asocié con los doctores Braun Menéndez, Leloir y Muñoz para estudiar la sustancia presora que habíamos descubierto con el Dr. Houssay. Esos dos años de trabajo fueron los más fructíferos y podría decir los mejores de mi vida."
Por su lado, Paladini en "Leloir, una mente brillante" lo cuenta de esta manera: "Fasciolo aplicaba un hallazgo de Harry Golblatt, en EE.UU., quien había descubierto que la constricción mecánica de la arteria renal producía en los perros una hipertensión permanente. Este hallazgo fue de gran importancia pues permitió tener un modelo experimental de esta enfermedad. Al injertar uno de estos riñones isquemiados en un perro normal, Fasciolo observó que le producía hipertensión, lo que demostraba que el efecto hipertensor era provocado por alguna substancia que el riñon injertado vertía en la sangre del perro receptor. Dada la importancia de este resultado, Houssay reunió a varios investigadores para atacar el problema en
equipo. Los integrantes del grupo fueron Fasciolo, Muñoz, Taquini, Houssay, Braun Menéndez y Leloir3 (en ese orden en la Fig. 1).


Fig. 1

Y Luis F. Leloir añade: "Mi participación en la investigación sobre la hipertensión duró aproximadamente un año pero fue uno de los más productivos de mi carrera. Dos factores importantes en este buen éxito fueron la atmósfera amable que reinaba en el laboratorio y la calidad personal de mis compañeros de equipo. Braun Menéndez estaba lleno de energía, entusiasmo y habilidad empresaria; Muñoz tenía una personalidad muy original y muchas ideas valiosas, Fasciolo tenía gran sentido del humor y estaba siempre contando cuentos alegres o haciendo bromas, pero también realizaba su trabajo con seriedad, inteligencia y eficiencia. Todos eran despiertos y diligentes. Nos divertíamos mucho con nuestro trabajo"3.
Volviendo al libro sobre Fasciolo, el mismo observa: "He meditado a menudo sobre cuál fue mi real participación en ese sensacional descubrimiento. El equipo estaba bien integrado: Leloir y Muñoz eran los químicos, Braun Menéndez y yo, los fisiólogos. Yo era el más joven y el menos experimentado. Las decisiones las tomábamos en conjunto y todos éramos responsables de los éxitos y fracasos. Creo que mi mérito principal fue aceptar la formación en equipo para colaborar en la investigación. Hasta entonces había sido algo así como el dueño del tema y a partir de entonces pasé a compartir con otros tres colegas que me aventajaban en edad y en formación científica. Nunca me arrepentiré de esa decisión. Sin duda sin ellos no se hubiera descubierto la angiotensina en la Argentina". Una actitud generosa característica de un gran investigador.
Y Fasciolo sigue diciendo: "Tenía finalmente que empezar a pensar con cordura en mi futuro de cirujano ortopedista. El segunda hecho trascendental en mi carrera se produjo entonces. El Dr. Houssay me ofreció una beca de la Fundación Rockefeller para capacitarme en fisiología respiratoria. Esto me planteaba una decisión difícil. Por una parte la perspectiva de un viaje, siempre agradable, más en mi caso, ya que hacía poco que me había casado (con Elena Insúa) y el viaje resultaría una especie de viaje de bodas. Además esto significaba mi ingreso al pequeño grupo de Fisiología, y mi vocación por la investigación se había afianzado. Lo que lamentaba era dejar el tema que tantas satisfacciones me había brindado. Nuestro equipo se disolvió y sólo Braun Menéndez siguió con el tema mientras que Leloir y Muñoz encaraban temas de metabolismo celular".
Los resultados de este trabajo en equipo fueron objeto de un libro, Hipertensión arterial nefrógena, que apareció en 1943 y fue traducido al inglés y al italiano; durante una década fue el libro obligado de consulta de todos los interesados en los mecanismos de la hipertension renal4. En Chicago, el equipo
de Irvine Page había llegado a resultados similares, "cuyas conclusiones -según Houssay- se han ido asemejando a las de mis colaboradores. Hoy la principal discordancia es de terminología". Finalmente, Braun Menéndez y Page en 1957 acordaron adoptar una solución salomónica5. Desde entonces aquellos compuestos se llaman angiotensina, angiotensinógeno y angiotensinasa.
En el XII Congreso Nacional de Cardiología en 1989, Fasciolo terminaba su conferencia en homenaje a los 50 años del descubrimiento del sistema renina-angiotensina con estas palabras: "me siento orgulloso de haber contribuido, con mis colegas y amigos, a este importante descubrimiento que aportó prestigio a la ciencia argentina. Fue realizado en el Instituto de Fisiología de la Universidad de Buenos Aires que dirigía Bernardo Houssay, quien señaló el camino, colaboró en los trabajos de investigación y apoyó siempre nuestra labor. Este admirable maestro de la ciencia argentina, con toda justicia, comparte el mérito de este descubrimiento." Y, añado, el mérito de haber formado discípulos de la talla de Juan Carlos Fasciolo.
Esta interesante historia -contada por Fasciolo, por Paladini y por Leloir- es reflejo de los años de gloria del Instituto de Houssay y de su particular cualidad para elegir a sus discípulos.
La autora del libro, Susana Fasciolo, sigue contando con lujo de detalles éxitos y dificultades de la vida de su padre, de los cuales haremos sólo una escueta enumeración.
En 1940, Fasciolo fue becado por la Fundación Rockefeller y realizó estudios de fisiología respiratoria en las Universidades de Rochester y en Harvard. Un año después, a su vuelta al país, trabajó durante siete años con Alberto Taquini en el Centro de Investigaciones Cardiológicas. En 1949 se trasladó a la Universidad Nacional de Tucumán donde la Facultad de Medicina estaba en formación y donde creó el Departamento de Fisiología.
En 1952 fue invitado por la Universidad Nacional de Cuyo, donde la Facultad de Medicina estaba en formación, para organizar el Departamento de Fisiología. Allí permaneció hasta su muerte en 1993, a los 82 años. Desplegó una intensa labor frente a innumerables inconvenientes y a través de los años consiguió un notable éxito en la formación de docentes, becarios e investigadores: dirigió 28 tesis, publicó 103 trabajos y participó con capítulos en 14 libros de Fisiología. En palabras de Alberto Binia, su sucesor, "Fasciolo cultivó la docencia y la investigación simultáneamente, en contacto diario con sus alumnos y discípulos. Fue un maestro en el cabal sentido del término... Todo lo que sabía o conocía lo enseñaba. Nunca guardó un conocimiento teórico o técnico con el objeto de ejercerlo como poder. Su ascendencia sobre los demás se basaba en su laboriosidad y entusiasmo, su enorme caudal de conocimientos, su agudo juicio crítico y su notable capacidad de análisis. A los que estuvimos con él, no solo nos enseño un oficio sino que también nos enseño a amar ese oficio... El vasto prestigio del Dr. Fasciolo y su dedicación a la ciencia argentina, particularmente en el interior, constituyen un motivo de orgullo para el país".
Fasciolo a su vez escribió: "Lo que yo he dado a la ciencia es poco: mi vida entera, mi entusiasmo y algunos pocos hechos nuevos. En cambio, lo que de ella he recibido es mucho: he pasado en el laboratorio horas inolvidables trabajando con colegas, con los que nuestra común afición cimentó una sólida amistad".
Sin duda, Juan Carlos Fasciolo fue un auténtico investigador y fiel discípulo de Bernardo Houssay con el mérito de haber creado una escuela de Fisiología en el interior de nuestro país. Su hija, Susana Fasciolo, ha sabido reflejar toda la labor de su padre en este libro publicado por EDINIC, Editorial de la Universidad de Cuyo.

Christiane Dosne Pasqualini

e-mail: chdosne@hotmail.com

1. Fasciolo S. Juan Carlos Fasciolo: del hombre al científico. Mendoza: Editorial de la Universidad Nacional de Cuyo, 2010, 300 pp.         [ Links ]

2. Pasqualini CD. Quise lo que hice. Autobiografía de una científica. Buenos Aires: Leviatán, 2007, 714 pp.         [ Links ]

3. Paladini AC. Leloir. Una mente brillante. Buenos Aires. EUDEBA, 256 pp. (Medicina Buenos Aires) 2010, 70: 396-7.         [ Links ]

4. Braun Menéndez E, Fasciolo JC, Leloir LF, Muñoz JM, Taquini AC. Hipertensión arterial nefrógena. Buenos Aires: El Ateneo, 1943. Traducción al inglés: Renal hypertension. Springfield, Ill : C.C.Thomas,1946.         [ Links ]

5. Braun Menéndez E, Page I. Suggested revision of nomenclature, Angiotensin. Science 1957; 127: 242.         [ Links ]