SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.80El aprovechamiento hidráulico en el reino de Valencia durante la Edad Media índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Cuadernos de historia de España

versión On-line ISSN 1850-2717

Cuad. hist. Esp. v.80  Buenos Aires ene./dic. 2006

 

Los bárbaros y los orígenes de las naciones europeas

Luis García Moreno

Universidad de Alcalá

RESUMEN
El presente artículo estudia las relaciones entre las grandes invasiones de los siglos IV a VI y las modernas naciones de Europa occidental. Una relaciones fundamentalmente de carácter ideológico y político. También se estudia la utilización ideológica de esas supuestas identidades por intelectuales y políticos de Europa desde el siglo XVI hasta el XIX. Por último se analizan las características sociopolíticas e ideológicas de los germanos invasores que facilitaron procesos de etnogénesis en Europa occidental en esos siglos finales de la Antigüedad y primeros de la Edad Media.

PALABRAS CLAVE: Bárbaros - Grandes invasiones - Procesos de etnogénesis - Europa occidental.

ABSTRACT
This paper studies the relationship between the Great invasions in the fourth to sixth centuries and the modern nations of Western Europe. This relation was fundamentally ideological and political. It also studies the ideological use of those assumed national identities by European intellectuals and politicians from the sixteenth century up to the nineteenth century. Lastly, it analyzes the Germanic invaders' socio-political and ideological features and dynamics which assisted the processes of ethnic creation in Western Europe in those final centuries of Late Antiquity and Early Medieval Age.

KEY WORDS: Barbarians - Great invasions - Proceses of ethnic creation - Western Europe.

   Las grandes invasiones que se abatieron sobre el Imperio romano desde finales del siglo IV hasta mediados del siglo VI, empezando por los godos de Alarico y terminando con los longobardos de Alboino, constituyeron objeto privilegiado de la historiografía alemana desde el siglo XIX. Y ello por razones obvias. La mayoría de sus principales actores político-militares eran germanos, que habrían protagonizado así la primera gran gesta de la nación germana, precedente histórico de la nación alemana (deutsche), que ahora con la constitución del segundo Reich en el salón de los espejos del palacio de Versalles parecía poder volver a cumplir con su pretendido destino de grandeza en Europa. Por otro lado, y siguiendo la metodología institucionalista de entonces, parecía oportuno prestar especial atención a las instituciones sociopolíticas (Verfassungsgeschichte) que habían encauzado esa dinámica de migración y fundación de nuevos Estados y etnias, en un proceso contradictorio de unificación y fragmentación política.
   Esa historiografía alemana ochocentista llamaba "período de la migración de los pueblos" (Völkerwanderungszeit) a la historia europea desde finales del siglo IV a mediados del VI. Centurias en las que se habrían desarrollado las grandes invasiones protagonizadas por pueblos, en su mayoría germanos, que habitaban al norte y al noreste de las fronteras europeas del Imperio romano, que habrían acabado con la realidad estatal de este último en su porción occidental, dando en su lugar nacimiento a una serie de reinos romanogermánicos. Este concepto de "migración de pueblos" quería ser fundamentalmente descriptivo, evitando cualquier valoración moral o política del proceso, como hubiera sido la utilización del término "bárbaro" o similar, con evidentes connotaciones éticas. Prototipo de esa historiografía alemana sería la obra de Ludwig Schmidt (1859-1917), Historia de las estirpes alemanas durante el período de la migración de los pueblos, con un volumen dedicado a los llamados pueblos germanos occidentales y otro a los orientales.(1) Y resulta significativo que esta nomenclatura haya sido capaz de superar el terrible trauma que para toda la cultura alemana supuso la derrota en la Segunda Guerra Mundial y la vergonzosa caída del III Imperio. De esta forma la veremos usada en dos modernas síntesis debidas a historiadores de cultura alemana, de los que uno es de tradición marxista. La primera sería la síntesis realizada por un grupo de historiadores y arqueólogos, bajo la dirección de Bruno Krüger y bajo los auspicios científicos y editoriales de la Academia de Ciencias de Berlín, de hecho un organismo estatal de la extinta República Democrática Alemana.(2) La segunda síntesis se debe a la pluma del académico austríaco Herwig Wolfram, sin duda el historiador vivo más prestigioso en lengua alemana y especialista en esta época.(3)
   Frente a esos usos propios de la historiografía de tradición alemana, las lenguas románicas han popularizado la expresión "las invasiones bárbaras" para referirse a esos mismos hechos históricos. Ejemplo expresivo de un tal uso puede ser la última gran síntesis francesa sobre esos siglos decisivos de la historia europea: la escrita por la profesora de Montpellier Emilienne Demougeot con el título de La formación de Europa y las invasiones bárbaras.(4) Lo que constituye todo un símbolo, pues había sido la historiografía francesa del XIX la que tuvo más interés en hacer una valoración negativa de las invasiones germanas, por más que el mismo origen de Francia como nación debiera mucho a la monarquía franca de los Merovingios. Así, por ejemplo, la síntesis sobre el Imperio romano del siglo IV que a finales de los años treinta publicó el gran André Piganiol, y que de inmediato se constituyó en un clásico de la historiografía francesa sobre el Bajo Imperio, contestando a la siempre inquietante pregunta acerca de la desaparición del Imperio romano en Occidente y sobre el fin de la cultura antigua, terminaba afirmando que aquél "no había muerto de muerte natural, sino que había sido asesinado" por esos invasores bárbaros.(5)
   La verdad es que estos diversos usos y tradiciones historiográficos6 tienen su explicación última en la misma historia de nuestra civilización occidental y europea, tal y como ha venido desarrollándose en los tiempos contemporáneos. El testimonio más elocuente de una tal afirmación lo ofrece el francés Fustel de Coulanges (1830-1889). El autor de la admirable Cité antique constituyó con el épico Michelet el otro gran historiador francés especialmente preocupado por ofrecer una versión francesa sobre la época de la entonces llamada "primera dinastía nacional" o de los Merovingios.(7) Lo que no dejaba de ser una empresa harto arriesgada en la medida en que esa historia estaba entonces dominada por la aparentemente imbatible historiografía alemana de inspiración institucionalista-jurídica y con metodología filológica. Pues bien, en un provocativo artículo Fustel -autor de las Instituciones de la antigua Francia, por las que sería reconocido como una de las grandes autoridades en ese período histórico-(8) se atrevió a afirmar que las invasiones germánicas "no habían existido". Ante una tan aparente boutade cualquier lector tendría derecho a preguntarse si la frase no era otra cosa que el exabrupto propio de un exaltado patriota que, como tantos otros franceses, no había digerido aún la sangrienta derrota de Sedán, la masacre de los cadetes de Saint-Cyr, la última carga de los coraceros imperiales y la proclamación del Segundo Reich hecha por Bismarck y los príncipes alemanes en Versalles, precisamente la antigua Corte del Rey Sol. Pero la verdad es que un lector más avispado y entendido en la temática podrá ver que en el ensayo hay bastante más de genial postura historiográfica que de resentimiento personal. Pues que Fustel no venía a negar la realidad, por lo demás incontrovertible, de unos hechos militares y políticos, sino a señalar la mayor importancia que en la explicación del proceso histórico tienen los fenómenos de civilización.(9) Y la verdad es que, desde esa óptica, las grandes invasiones germánicas habían terminado por modificar muy poco el mapa lingüístico de Europa occidental, y prácticamente nada había cambiado de las tradiciones culturales y creencias de la sociedad romana tardía, o en todo caso eran estas últimas las que habían pasado a implantarse en las tierras de la otrora libera Germania. Y ello por no hablar del pequeño impacto que según Fustel en la historia agraria profunda de Europa occidental tuvieron las invasiones, un fenómeno militar más que de poblamiento.(10)
   En una perspectiva más alargada, la verdad es que la polémica suscitada por Fustel de Coulanges venía a enlazar con otras razones y motivaciones también políticas que en la Edad Media y en la Moderna europeas habían dominado el debate historiográfico sobre el significado y la valoración de las invasiones de los siglos IV a VI. Me refiero, principalmente, a la querella de las Investiduras y al desarrollo de las grandes monarquías nacionales y del absolutismo regio más o menos ilustrado.
   En la primera, frente a las pretensiones teocráticas del papado, el emperador teutón respondió que los alemanes de su Imperio eran los herederos legítimos y directos de los germanos de la Antigüedad. Es más, el Kaiser venía a ser también el heredero del primer emperador de Roma, Julio César, de cuyo patronímico venía así a derivar su mismo título. Pues, según llegó a afirmar un historiador alsaciano de principios del siglo XIV y al servicio del Sacro Imperio, Julio César había otrora derrotado a los galos, que de hecho eran los franceses contemporáneos, con la ayuda de gentes germanas, que eran los alemanes de hogaño.(11) Precisamente esta simbiosis entre Julio César y los germanos vendría a explicar un hecho social y político que diferenciaba a los alemanes del resto de los europeos contemporáneos: la institución de los libres caballeros al servicio de los príncipes alemanes.(12)
   Unos siglos después, ya en el Renacimiento, el famoso Beato Renano (1485-1547) podía orgullosamente declarar "nuestros (es decir, de los alemanes) son los triunfos de los godos, vándalos y francos".(13) El humanismo tudesco vería las bases del auténtico "hombre nuevo" del Renacimiento, liberado de las ataduras y oscurantismo del Medioevo, en el bárbaro germano retratado por los clásicos, especialmente en la Germaniade Tácito. Allí se encontraban por antonomasia las virtudes del valor militar (virtus) y de la humanitas, que se reflejaba en esa alta estima que de la amistad y la generosidad hacían gala los antiguos germanos, según el escritor latino.(14)
   Para el propósito fundamental de este artículo pudiera ser relevante verificar que, a partir de estas últimas afirmaciones, no hay más que un paso para proponer encontrar en las antiguas estirpes germanas el origen de las naciones europeas modernas. Y tal paso necesariamente tuvo que darse. Un curioso y representativo ejemplo de ese proceder lo protagonizó el escritor austríaco Wolfang Lazius, con su voluminoso libro publicado en 1600.(15) En él, Lazius trataba de servir a los intereses de la poderosa monarquía hispano- austríaca de los Habsburgo, entonces en titánica lucha por mantener una endeble hegemonía en Europa. Pues según él, al igual que en otro tiempo los godos se habían extendido desde el Mar Negro a Cádiz, ahora otro tanto habían hecho los soberanos Austrias. En esta misma línea, el diplomático murciano Saavedra Fajardo (1584-1648) pasaba los largos descansos de las fatigosas sesiones conducentes a la paz de Westfalia escribiendo su Corona gótica.(16) Una historia de la monarquía hispánica desde los tiempos de la invasión de Ataulfo, que venía a atajar las pretensiones de la hostil monarquía sueca de ser la legítima y única heredera de la raza de los godos y, por tanto, de las gloriosas hazañas que la historia atribuía a éstos. Escribiendo en esas mismas fechas en un tono todavía más provinciano, el hamburgués Krantz extendía la herencia política de los antiguos vándalos a Rusia, Polonia y Bohemia. De esta forma Krantz fundaba en la gloria antiquísima de los vándalos la legitimidad de la teutónica Hansa, de la que su ciudad natal había sido miembro principal, hacia las tierras orientales habitadas por eslavos. (17)
   Por el contrario, los humanistas latinos -o, mejor dicho, italianos y franceses- en esos mismos tiempos solían proponer opiniones muy diferentes. Hijos del Renacimiento vinieron a plantearse la historia europea de los siglos V a IX en términos muy distintos de la tradición institucionalista medieval y eclesiástica. Según esta última, la continuidad entre el Imperio romano y los tiempos medievales era algo evidente a través de la permanencia, a lo largo de esos siglos, de dos instituciones ancladas en la realidad política del Imperio romano del siglo IV, como eran la Iglesia y la misma institución imperial, conforme esta última a la doctrina de la legitimidad de la translatio Imperii que había promovido el papa Silvestre en la Navidad del 800, al coronar como nuevo emperador a Carlomagno. Frente a esa idea de la continuidad, lo que importaba a los sabios renacentistas italianos era la visión de las ruinas, gloriosas y miserables a la vez, de la Roma pagana, así como el redescubrimiento de la literatura clásica, y especialmente de la griega, por supuesto pagana. Prototipo de esta visión sería la obra histórica del italiano Biondo sobre estos siglos de las invasiones.(18) Impactado por la lectura de la tradición historiográfica bizantina, los bárbaros germanos, y muy especialmente los reyes godos Alarico y Totila, eran considerados por Biondo como los verdaderos enemigos y destructores de la brillante civilización clásica. Hasta el punto que se popularizó en autores italianos y franceses -Rabelais, Lorenzo Valla, Vasari, etc.- calificar como "gótico", con un evidente tono despectivo, todo aquello que de tenebroso consideraban había existido en la Edad Media, desde las luminosas catedrales francesas a un determinado tipo de letra.(19)
    El Siglo de las Luces mostraría una primera unificación de posturas entre historiadores "germanizantes" y "romanizantes" en lo tocante a la valoración de estos siglos de la historia europea, que en gran medida vendría ya a anunciar el estallido del aprecio de lo "bárbaro" en el romanticismo.
   Para los ilustrados, la brillante civilización clásica no habría sido realmente asesinada por los bárbaros invasores germanos. De hecho se trataba ya de un agonizante, de un cuerpo herido de muerte por un tumor invasivo especialmente dañino: el cristianismo, o más específicamente el mundo clerical y de creencias irracionales que se consideraban específicos de éste. En su genial ensayo sobre la causa de la decadencia de los romanos, el barón de Montesquieu afirmaba en 1776 cómo el gusto por la libertad, que había hecho grandes a los antiguos romanos de tiempos republicanos, hacia tiempo que había desaparecido en el Imperio romano cuando se abatieron sobre él las hordas de Alarico. Hasta este momento el cristianismo, en especial el papado, había venido a legitimar la más opresiva y oscurantista de las tiranías. Por el contrario, los germanos invasores habían supuesto un cierto alivio, con su nueva sangre no corrompida y su primordial instinto y amor por la libertad.(20) Por supuesto que tampoco el pensador francés podía ocultar su chovinista desprecio por la España borbónica de la Inquisición, y así no olvidaba clavar su aguijón despectivo sobre el Liber Iudicum hispanogodo, el más grande monumento legal de aquellos tormentosos tiempos, calificándolo de auténtico monumento de barbarie, irracionalidad, idiotismo e incoherencia;(21) aunque maliciosamente advertía que la razón de esos defectos no debía verse tanto en los godos germanos como en la inmensa mayoría de sus súbditos hispanorromanos dominados por una Iglesia inquisitorial y tenebrosa, que había venido a corromper la primitiva pureza de las instituciones jurídicas germanas.
   No voy a insistir aquí en mostrar cómo estas ideas de la Ilustración sobre los germanos de las grandes invasiones, a través de su versión tudesca o Aufklärung, habrían de influir en la historiografía alemana, desde Herder(22) a Jacobo Burkhardt, pasando por Hegel. En todos ellos, además de una deleitable aceptación, más o menos explícita, de la gloriosa herencia germana en los alemanes contemporáneos, latía la idea de que el cristianismo, y en especial la Iglesia romana, habían sido los grandes culpables de la decadencia de la cultura antigua, o, cuando menos, habían sido su más invasivo tumor en forma de "demonización", para utilizar la genial etiqueta acuñada por Burkhardt, el genial historiador de la Florencia renacentista. En todo caso, los germanos invasores habrían sido culpables de sucumbir también ellos a esa versión clerical del cristianismo y de la cultura antigua, de no haber sido lo suficientemente bárbaros para arrasar con lo viejo e imponer su nuevo y prístino instinto por la libertad.(23) A caballo entre el siglo XIX y el XX, heredero de una admirable tradición de historiografía filológica y deslumbrado por las contemporáneas teorías de Lamarck y Darwin,(24) el teutón Otto Seeck, el más importante de los discípulos del gran Mommsen, escribía su monumental historia del fin del mundo romano, afirmando que la caída de éste, más que por las invasiones y la misma germanización de sus ejércitos, se había producido por un proceso de selección a la inversa (Ausröttung der besten) que había carcomido desde mucho antes a los grupos dirigentes romanos; una perversa persecución de los ejemplares más esclarecidos de la raza en la que el cristianismo había jugado un papel preponderante.( 25)
    Más significativa de estos nuevos rumbos valorativos de la época de las grandes migraciones puede ser la visión que en la cultura anglosajona impuso la voluminosa y épica obra de Edward Gibbon (1737-1794). Su Declinamiento y caída del Imperio romano asumía implícitamente los presupuestos y las tesis de la obrita predecesora de Montesquieu, pero la fundamentaba con un impresionante acopio y dominio de los testimonios literarios existentes a este respecto, además de prolongar su historia hasta la toma de Constantinopla por los turcos otomanos en 1453.(26) Su fuerza narrativa, unida a un estilo realmente llamativo para la lengua inglesa, junto a la modernidad de sus juicios y lo apabullante de su argumentación documental, marcaron con una profunda huella no sólo la posterior historiografía anglosajona sobre el Bajo Imperio y Bizancio sino también las mismas ideas políticas. No en vano el mismo Gibbon había participado de la vida política de forma activa, llegando a ser ministro entre 1774 y 1779 en el gobierno de lord North, justamente en el crucial momento de la guerra por la independencia de las colonias norteamericanas.(27)
    Precisamente en 1776, uno de los principales ideólogos de la nueva república americana Thomas Jefferson (1743-1826) escribía cómo las raíces del recién nacido Estados Unidos eran "por un lado los hijos de Israel en el desierto, guiados por la nube de día y por la columna de fuego de noche, y, por otro, Hengist y Horsa, los príncipes sajones, de los que descendemos y cuyos principios políticos hemos asumido como forma de gobierno".(28) Es decir, para el partidario de un régimen político apartado del centralismo y clasismo -eso sí, sin tener en cuenta a la población de color- de Inglaterra, los orígenes de esa libertad y poder popular no se encontraban sino en las instituciones políticas de los sajones invasores de la Gran Bretaña en el siglo V. La primera parte de su afirmación, la relativa a Israel, hundía sin embargo sus raíces en una antiquísima tradición de la historiografía cristiana. Pues ya a principios del siglo VII Isidoro de Sevilla afirmó que los godos, que ahora enseñoreaban a su amada patria hispana, procedían, sí, de la lejana Escitia, pero también del bíblico Gog, hijo de Jafet.(29)
   La verdad es que nuestro Isidoro, al escribir su Historia de los godos, había iniciado un género histórico que habría de tener gran trascendencia en la Europa occidental de la Alta Edad Media: el de los origenes gentium, que en el caso de los godos había tenido como precedentes inmediatos a un romano godófilo, Casiodoro, y a un godo romanófilo, Jordanes.(30) Una narrativa histórica puesta al servicio de los nuevos poderes de la Europa romanogermánica, para así legitimar la independencia de sus reinos respecto del todavía poderoso Imperio romano de Constantinopla. Un género histórico que venía a dar razón de los fundamentales procesos de etnogénesis que en esos siglos se produjeron y que serían las raíces de nuestra Europa. Y una página, por lo que respecta a Isidoro, en la que se pone de manifiesto la precedencia de España en los procesos de formación y legitimación de las naciones europeas. Pero veámoslo todo con algún detalle más.
   La tesis de Fustel de Coulanges, a la que antes me referí, negando como historiador social la importancia de las invasiones, sin duda se acerca bastante a la realidad desde un punto de vista demográfico. Salvo en determinadas áreas periféricas del antiguo Imperio romano -Gran Bretaña, Países Bajos, zonas renanas, Suiza y Austria- no hubo cambios masivos y significativos de su población, limitándose de hecho las invasiones a la entrada de un pequeño grupo de guerreros y sus familias, que rápidamente quedó asimilado con los grupos dirigentes romanos allí establecidos. Además, el fenómeno de la cristianización vino a modificar en unas pocas generaciones las estructuras familiares de los germanos invasores, lo que tuvo una enorme trascendencia.(31) Como se verá más adelante, el paganismo tradicional germano tenía también mucha importancia a la hora de legitimar el dominio de sus minorías dirigentes sobre las masas populares, así como para justificar y reproducir identidades étnicas. Por lo que, después de su cristianización, tanto la legitimación de su dominio como la justificación y reproducción de sus identidades étnicas tuvieron que definirlas a partir de supuestos diferentes y más relacionados con el universo mental grecorromano.
   Pero la historia no es sólo el estudio de los cambios sociales y económicos, de igual manera que el ser humano no es sólo biología sino también mente. De tal forma que en los procesos históricos tiene una importancia decisiva, entre otras cosas, lo que con una pizca de pedantería se viene llamando últimamente el "imaginario colectivo".
   Con propiedad o sin ella, lo cierto es que en los tiempos medievales, y en muchos casos también en los actuales, se hablaba de francos y Francia, de godos y Gotia, de lombardos y Lombardía, de anglos e Inglaterra, de daneses, suecos, etc. Por tanto resulta totalmente apropiado preguntarse qué tiene que ver la razón de tales denominaciones étnicas y territoriales modernas con pueblos homónimos de tiempos de las grandes invasiones.
   En 1947 Halvdan Koht, antiguo profesor de Historia en Oslo y ministro de Asuntos Extranjeros de Noruega, escribió un interesante ensayo sobre el nacimiento del nacionalismo en Europa.(32) Una cuestión entonces de dramática actualidad, y que él creía poder documentar en toda una batería de testimonios escritos en Europa, más o menos, en el siglo XII. Serían éstos obra de autores como el francés Suger, en su biografía de Luis VI (†1137), el polaco Maestro Vicentio, obispo de Cracovia, historiador polaco al servicio del rey Casimiro el Justo (†1194), o el noruego Snorri Sturluson, autor de la Heimskringla hacia 1230, pasando por el galés Geoffrey de Monmouth, escritor de una historia de los reyes bretones dominada por la figura de Arturo, y el danés Saxo Gramático, que al escribir sus Hechos de los daneses se declaró soldado espiritual de su rey. Todos estos escritos comparten dos rasgos de enorme importancia. Por un lado muestran un desmedido orgullo por el valor, principalmente militar, de su propio pueblo, que comparan, frecuentemente de manera vejatoria, con sus vecinos.(33) Y en segundo lugar presentan a los reyes como auténticas personificaciones de sus pueblos, de tal forma que los orígenes de éstos llegan a confundirse con los de aquéllos.
    Naturalmente que cuando nos referimos a escritos de esos tiempos medievales siempre cabe hacerse una inquietante pregunta: ¿en qué medida las ideas de unos pocos eruditos, imbuidos de lecturas cultas y accesibles sólo a unos pocos, reflejan los valores e ideas de sus más incultos contemporáneos?
   Sin embargo, en este caso parece que sí haya que dar una respuesta positiva. Y ello porque la verdad es que en su estructura estos relatos de los orígenes étnicos de un pueblo, más o menos envueltos en el mito, coinciden con otros semejantes encontrados en otros pueblos no europeos y de épocas muy diferentes.(34) De tal manera que su desarrollo y éxito hay que basarlos en que se acomodaban muy bien a unas circunstancias y necesidades ideológicas ampliamente sentidas por la mayor parte de la sociedad. Pero ¿cuáles eran precisamente tales necesidades?
    La primera, y más importante tal vez, era la idea de que un pueblo no era sólo una comunidad política y cultural ya de una cierta antigüedad, sino también algo biológicamente homogéneo. De tal manera que sería posible trazar su origen remontándose hasta unos pocos linajes y ancestros comunes. Y la verdad es que esta idea, por naïf que hoy en día pueda parecer a muchos, todavía sigue estando muy viva, incluso entre occidentales aparentemente cultos y desarrollados.(35) Esta idea a su vez se combinaba también frecuentemente con la de suponer para los ancestros una procedencia geográficamente muy distante del hogar actual propio de la etnia. Esta idea de que existió una fundamental migración está presente en la mayoría de los mitos étnicos de la humanidad. Pues la verdad es que mediante esa migración a tierra extraña, frecuentemente como exiliados incluso, se explicaba y legitimaba tanto una contemporánea situación de dominio territorial como las diferencias y los motivos de la consustancial enemistad con los pueblos vecinos.(36)
   En segundo lugar hay que tener en cuenta la importancia que tenían en la teoría política medieval la ley y la costumbre como propias y exclusivas de una comunidad política. Ambas venían a legitimar a la autoridad, pero al mismo tiempo ponían unos límites muy precisos al ejercicio de aquélla. De tal forma que el poder real se veía obligado a consultar a los supuestos representantes de esa comunidad.(37)
   Y en tercer y último lugar, la creciente identidad que se fue produciendo entre esas comunidades populares (étnicas) y los reinos, no obstante el carácter en principio exclusivamente político de estos últimos. De tal manera que también los reinos llegaron a ser percibidos como comunidades descendientes de un mismo tronco común. Y resulta así muy significativo que, con mucha distancia, el primer origo gentis elaborado con esa estructura surgió allí donde por primera vez se dio una casi plena identificación entre una supuesta comunidad étnica y un reino: en el reino visigodo hispano del siglo VII, por obra de Isidoro de Sevilla (†636) y Julián de Toledo (†690). Una realidad política que por ello algunos no han dudado en señalar como la más antigua nación de Europa avant la lettre.(38) Ya antes hemos señalado el carácter precursor que la figura de Isidoro tuvo en la legitimación de las naciones europeas.
   Sin embargo, lo que ahora más me interesa estudiar son los procesos por los que determinadas estructuras y dinámicas sociopolíticas, propias de la sociedad germana de los tiempos de las grandes invasiones de los siglos IV a VI, se avinieron a la perfección a esa final y fundamental identificación entre comunidad étnica y monarquía, una y otra pensadas como descendientes de unos antepasados comunes.
   Pero antes de seguir adelante habría que tener en cuenta que justo antes de las grandes invasiones de fines del siglo IV, la base de todo poder social y político en las diversas agrupaciones populares germánicas era lo que se conoce como "soberanía señorial" (Hausherrschaft). Es decir, en un momento determinado se había concentrado en manos de unos pocos un dominio territorial sobre el que se ejercía una plena soberanía (Munt). Esta última alcanzaba a todos los que habitaban y trabajaban en esa unidad territorial, que también lo era económica, y que podía abarcar a una aldea entera. Entre dichos habitantes se encontraban gentes de condición no libre, esclavos siempre asentados con su familia en una tierra, pero sobre todo un extenso grupo de semilibres según las concepciones jurídicas romanas. Estos últimos se encontraban unidos al "señor de la casa" (Hausherr) mediante un estrecho lazo de obediencia, lo que los obligaba a formar parte de su mesnada, cuando aquél decidía realizar alguna expedición militar contra terceros. Cercana en su funcionalidad militar a esta forma de dependencia -aunque en el resto algo muy distinto- era la que se conoce bajo el nombre alemán de Gefolge (séquito). Por medio de ella hombres de condición libre, con frecuencia jóvenes extranjeros en busca de aventuras y fortuna, se unían a un señor con un lazo de fidelidad y mutua ayuda, que no de obediencia, es decir, conservando en todo su libertad personal.(39)
   No cabe duda de que estos séquitos, de exclusiva significación militar, jugaron un gran papel entre los pueblos germanos de la época, acelerando el proceso de jerarquización sociopolítica y consolidando una auténtica nobleza guerrera. Sin embargo no debe olvidarse la estrecha unión entre dicha institución y la de la "soberanía señorial" antes mencionada. De forma que siempre continuarían existiendo los otros séquitos compuestos de aldeanos y gentes no libres. De tal forma que en algunos pueblos pudo producirse una confusión entre ambos séquitos, denunciando los nombres utilizados para su miembros -gardingi entre los visigodos,(40) gasindi entre los longobardos-(41) un primitivo origen doméstico o incluso servil de los mismos.
   Tampoco cabe duda de que, en tiempos como los de las grandes invasiones, esos séquitos de funcionalidad militar supusieron algo esencial. Muchas de las realezas germánicas de la época tuvieron su origen en tales séquitos. En esos casos se trató de la elección como "rey del pueblo en armas" (Heerkönig) del jefe de uno de tales séquitos. Ante las expectativas de grandes ganancias de botín o de tierras, pudieron entrar a formar parte de los séquitos más potentes gentes de condición social elevada, jefes a su vez de otros "séquitos", estableciéndose de esta forma una verdadera jerarquía dentro de éstos. Como consecuencia de una invasión exitosa y del inmediato asentamiento (Landnahme) en tierras del Imperio dichas "monarquías militares" no pudieron por menos que consolidarse.(42)
   También conviene tener en cuenta, a la hora de explicar las causas y el desarrollo de las grandes invasiones, los mecanismos de formación de las unidades populares que participaron en las mismas y que aparecen mencionadas en las fuentes romanas de la época. Proceso conocido en la erudición en lengua alemana como Stammesbildung ("formación de las estirpes" o "etnogénesis"). Sin duda siempre ha sorprendido la facilidad con que aparecen en el escenario histórico grandes agrupaciones populares con unos nombres y una definición étnica muy determinada en apariencia, que sin embargo pueden desaparecer al poco, sin dejar la menor huella ante el primer gran descalabro militar sufrido. La explicación de dicha aparente paradoja la ofreció R. Wenskus. Según su teoría casi todos los pueblos germánicos de la época de las invasiones comportaban como elemento aglutinante un linaje real en torno al cual se adhería un núcleo reducido de otros linajes, portador del nombre y las tradiciones nacionales de la estirpe. Mientras este núcleo se mantuviera más o menos intacto, la agrupación popular subsistiría; pues podría ir aglutinando y dando cohesión a elementos populares heterogéneos en un proceso de etnogénesis continua. Dicha teoría resuelve además otra de las paradojas de los relatos antiguos sobre las invasiones: la exigüidad de las llamadas "patrias" o lugares de origen de las varias estirpes germanas -con frecuencia ubicadas todas en Scandia (sur de Escandinavia), auténtica "vagina de pueblos"-(43) y la gran importancia que éstas pudieron alcanzar en el apogeo de su carrera histórica.(44) Es decir, un linaje real, flanqueado por otros linajes a los que aglutinaba y con los que incluso podía también compartir la representación del nombre y de las tradiciones de una estirpe, era capaz de asimilar a muchas gentes variopintas y ajenas que configuraban la falsa imagen de una etnia populosa. Tales gentes y sus descendientes podían llegar a una integración definitiva y dar lugar a un pueblo establemente grande, pero bastaba un descalabro militar para que tales advenedizos "se pasaran" al contingente del nuevo triunfador y se repitiera el fenómeno de la súbita aparición de otro gran pueblo. Esta versatilidad de los componentes demográficos en la formación de las naciones europeas despoja de sentido científico al afán épico por considerar la historia de Europa como una confrontación entre "pueblos" en el estricto sentido del término, y traslada el protagonismo de la historia europea -en contra de ciertos sociologismos- hacia núcleos jerárquicos selectos más notables por su calidad que por su cantidad.
   Evidentemente la religión jugaba también un papel muy importante en la formación y preservación de esas identidades étnicas producidas a partir de unos determinados linajes. A este respecto no se puede olvidar que el paganismo germánico tradicional estaba profundamente relacionado con el predominio social y político de las familias aristocráticas. El culto a los dioses Anses relacionaba con la divinidad los supuestos ancestros de dichas familias; y, por intermedio principal de las diversas genealogías de los hijos de Mannus, esos cultos tradicionales explicaban y fortalecían las diversas identidades étnicas y daban un protagonismo esencial a los jefes de las grandes estirpes aristocráticas. Para el desarrollo y la propaganda de tales cultos étnicos resultaba fundamental una especial literatura oral, como eran los famosos carmina antiqua recordados por Tácito. En esencia, éstos contenían unas teogonías que en sus estratos más recientes se trasmutaban en auténticas genealogías étnicas y, finalmente, dinásticas.(45) La operatividad de estas expresiones literarias tradicionales, a efectos de predominio sociopolítico y de identidad étnica, puede verificarse en fechas muy tardías e incluso en un momento de cristianización ya avanzada. Basta con los solos ejemplos de la conocida genealogía Amala de Teodorico transmitida por Jordanes y del origo Langobardorum, transmitido junto con la lista real longobarda, en el Edicto de Rotario, ya del siglo VII avanzado.(46) En esta perspectiva era absolutamente normal que la cristianización de un grupo étnico o linaje, o la sustitución de una doctrina cristiana, como el arrianismo o la ortodoxia católica, por otra, fueran asuntos de enorme importancia política y de vital incidencia en el futuro de esa etnia o linaje.
    El arrianismo germánico constituye, en el campo de los fenómenos culturales, otro de los tópicos de las invasiones bárbaras. ¿Por qué la antigua herejía oriental, nacida de las especulaciones de la escuela teológica de Antioquía a partir de sus fundamentos neoplatónicos, acabó en los siglos V y VI por ser un rasgo religioso de una buena parte de los bárbaros invasores: visigodos, ostrogodos, suevos, vándalos, burgundios y longobardos? Las respuestas que se han dado a tal interrogante han sido diversas: desde motivos basados en sus tradiciones germánicas y étnicas a otros más políticos y coyunturales. (47) Especial mención cabe hacer aquí de cómo, ya en 1939, el valiente estudioso alemán Kurt Dietrich Schmidt la explicó en base a dos causas: 1) el decisivo protagonismo desarrollado por un grupo fanático de misioneros godos arrianos, y 2) el deseo de las nacientes monarquías germanas, asentadas en territorio romano, de diferenciarse de la aplastante mayoría católica representada por sus súbditos provinciales.(48)
   Del análisis de los procesos mejor conocidos de cristianización entre los germanos, dos parecen ser las condiciones exigibles para que tuviera lugar una conversión masiva, en la que una determinada formulación de fe cristiana se convirtiera en fundamental distintivo cultural de un determinado grupo étnico germano. En primer lugar, casi todas las conversiones de ese tipo tuvieron lugar tras la entrada en territorio imperial de ese grupo étnico, y tras su asentamiento en el mismo más o menos definitivo. En segundo lugar, constituyó un elemento cristianizador de enorme potencialidad la existencia de un clero limpio de toda sospecha en cuanto a pretender una cristianización que comportara la desintegración, como conjunto étnico diferenciado, del pueblo "convertido". (49) El estudio del proceso de cristianización más antiguo y mejor conocido de una gran monarquía militar de la época de las invasiones, la de los baltos godos de Alarico († 410), es a este respecto especialmente ilustrativo.(50)
   Los baltos encontraron la unidad eclesial -tan necesaria para un grupo étnico minoritario y en migración- en un arrianismo derivado de la experiencia de la comunidad goda cristiana de la ciudad de Nicópolis, fundada a mediados del siglo IV por Ulfila y regida por un solo obispo, que podía por tanto trasladarse con el pueblo en armas sin sujeción a una determinada sede territorial. Esta misma experiencia sería transmitida a sus parientes ostrogodos de Panonia, cuando la cristianización de éstos por clérigos godos de la primitiva comunidad de Nicópolis o de la que posteriormente se contituyó en Constantinopla para servir a los soldados godos a sueldo del Imperio. (51) El monarquismo homoeo, en el terreno litúrgico, permitió la comunión separada del rey respecto del resto de los fieles; lo que era de especial interés para unas realezas militares muy recientes -como serían la de los baltos, primero, la Amala de Teodorico después- necesitadas de distinguirse del resto de los nobles e interesadas en convertirse en hereditarias, al modo de las monarquías tradicionales germánicas de tipo sacro. En fin, a principios del siglo V existía ya una elite de fanáticos clérigos arrianos dispuestos a una labor misionera entre los grupos germánicos que estaban ingresando en el Imperio o se mantenían en sus mismas fronteras. Lo que podía redundar en un mayor prestigio de las monarquías godas frente a otras concurrentes en el torbellino etnogenésico que caracterizaba a los germanos del Völkerwanderungszeit.
   La cristianización de la cultura antigua supuso, como es bien sabido, un evidente reduccionismo en el sentido de identificar civilización con cristianismo, elevando la literatura cristiana, y muy en especial los textos sagrados, por encima de cualquier otra muestra literaria griega o latina. A principios del siglo V, sectores radicales cristianos, entre los que destacaban los monjes, llevaban hasta extremos de claro exclusivismo su aprecio de la literatura cristiana. Desde este punto de vista la obra de Ulfila, con la traducción de la Biblia a una lengua goda que imitaba a la helénica, tenía una enorme trascendencia, porque en definitiva suponía la creación de una lengua que era al mismo tiempo étnica y sagrada. En una óptica cristiana radical eso suponía poner en el mismo nivel de excelencia la cultura goda y la grecolatina.
   Ese orgullo étnico que permitía la tradición eclesial ulfiliana se testimonia en la misma denominación que ésta asumiría. Frente al anterior reclamo de la denominación de "cristiana" a secas, o "católica", surgió la restrictiva de lex gothica. Una afirmación etnocentrista que sería incluso compartida por otras monarquías militares, como la vándalo- alana de los Hasdingos, que adoptaron también la tradición gótico-ulfiliana como elemento aglutinador y distintivo. Es posible que los vándalos hasdingos hablaran una lengua muy cercana al gótico,(52) y, desde luego, en absoluto parece que les ofendiera que sus súbditos romanos la identificaran con una lengua prestigiada nada menos que por la Palabra de Dios.(53) Pues bien, hacia el 480-481 el rey vándalo Hunerico exigió al gobierno de Constantinopla, como contrapartida por permitir la libertad de la Iglesia Católica en su reino, la libertad de utilización de la lengua gótica por parte del clero arriano oriental, (54) es decir, en realidad por la iglesia arriana de Constantinopla y poco más. Una exigencia que, no obstante tener algo de boutade, demuestra que los Hasdingos consideraban el gótico literario de su Biblia arriana como equiparable a la civilitas romano-católica, y por tanto como base ideológico-cultural para su pretensión de plena soberanía, en plano de igualdad con el Imperio. En febrero del 484 el patriarca ulfiliano de Cartago, el vándalo Cirila, declaraba engañosa, pero orgullosamente, a los obispos ulfilianos y nicenos reunidos por orden real que él ignoraba el latín.(55)
   El esplendor de la monarquía visigoda de los baltos, en el siglo V, tenía que reflejarse en las relaciones con las otras monarquías militares germanas de su entorno, en la extensión a las mismas de su especial fe ulfiliana. Para algunos, como los suevos hispanos en el 466, sería como prueba de su subordinación, en paralelo a una Versippung, aceptando como superior el linaje godo materno de su propio rey, y remachada también mediante una germánica Waffensohnschafft, o prohijamiento por el soberano godo del suevo mediante el envío de unas armas rituales.(56) Para otros, como los burgundios del segundo reino, testimonio del parentesco de sus reyes con el linaje de los baltos, renovado en más de una ocasión.(57) Para otros, como los vándalos de Genserico, una manera de hacerse con el mismo instrumento de diferenciación frente al Imperio que habían tenido sus temidos visigodos. En todo caso, una orgullosa y etnocéntrica fe ulfiliana les permitía a todas estas monarquías contar con unas iglesias étnicas muy subordinadas a su poder y ligadas al destino de sus linajes. Lógicamente, los tardíos ostrogodos de Teodorico -que quería fundamentar el Amalorum splendor en su superior civilitas respecto de otras etnias germanas- (58) así como los epígonos longobardos enfrentados a una lucha sin cuartel con el Imperio, tratarían también de utilizar el mismo instrumento religioso que el de los antiguos baltos para sus respectivos procesos de etnogénesis.
   Ciertamente que, como se acaba de señalar, algunos elementos cristianos radicales especialmente vinculados al movimiento monástico pensaban, en el mundo mediterráneo de los siglos V y VI, que todo lo ajeno al cristianismo era una realidad inferior y abominable, como obra del Demonio, y no podía, por tanto, formar parte de una cultura que quisiera ser auténticamente cristiana. Pero la verdad es que los sectores dominantes de la sociedad cristiana apreciaban en mucho la herencia literaria clásica. Y numerosos aristócratas occidentales, en tiempos de las invasiones, encontraron refugio en la Iglesia, y especialmente en la jerarquía episcopal, para seguir ejerciendo el liderazgo social en el seno de los nuevos poderes políticos germánicos. Para estas gentes la herencia retórica clásica inserta en su civilitas christiana constituía la confirmación de su no inferioridad étnica frente a los nuevos poderes, a pesar de la victoria militar de los bárbaros. (59)
   Convertidos esos hombres de Iglesia, al fin, en ideólogos de las nuevas monarquías romanogermanas tratarían también de unificar en una común ascendencia al elemento germano y al romano de esos nuevos regna. Como ya se señaló, Isidoro de Sevilla, siguiendo a Jordanes, consideró a los visigodos descendientes de los famosos escitas de la Antigüedad clásica, que desde la narrativa de Heródoto habían asumido el papel del buen salvaje por excelencia.(60) Mientras que, en sus contemporáneos merovingios, Fredegario desarrolló el mito de los orígenes troyanos de los francos, siguiendo el superconocido modelo de Virgilio para con los romanos.(61) El famoso clérigo sajón Widukindo afirmó haber oído en su juventud la historia de que su pueblo descendía de los soldados del ejército de Alejandro Magno.(62) Más tarde la leyenda artúrica haría a los britones descender de otro personaje prestigioso de la Antigüedad: el Bruto que acabó con la tiránica monarquía de Tarquinio, que a su vez procedería del troyano Eneas.(63) En el siglo XI el obispo Dudo de San Quintin haría descender de los danaos homéricos a los daneses de su tiempo.(64) En fin, ya más tardíamente hasta el noruego Snorri haría al fundador del reino noruego oriundo de Asia, y por tanto también un troyano, al partir de una falsa etimología del dios germánico Ass, con el que comenzaban todas las genealogías nobiliarias nórdicas; mientras que el también ya citado Maestro Vicentio de Cracovia remontaría hasta los griegos la fundación del reino de Polonia, jugando con la homonimia de su ciudad natal.(65) Pero todo esto nos llevaría ya demasiado lejos, penetrando en el bosque de la historia-ficción que, por ahora, no queremos desbrozar.
   El lector habrá podido observar que nos hemos ceñido escrupulosamente a respetar el título del artículo, describiendo el proceso de formación de las naciones europeas a partir de las llamadas "invasiones bárbaras". No hemos entrado a caracterizar las supuestas aportaciones cualitativas con que los bárbaros enriquecieron la historia europea, como su dinamismo imaginativo, libre y creador, su percepción del topos geográfico y del valor de la vida municipal, o su percepción de lo popular como elemento de cohesión social y como clave hermenéutica de su particular identidad y su sentido de la vida. Cosas todas ellas que se han venido repitiendo durante mucho tiempo en la historiografía europea y que en su mayor parte carecen de todo fundamento histórico, no siendo más que proyecciones ideológicas modernas. Pues lo cierto es que sería el movimiento romántico el que de forma bastante gratuita afirmaría de los pueblos germánicos su amor a lo diferenciativo, a su propia identidad concreta y peculiar, a su folclore popular, así como su complacencia y regusto por los sentimientos de pertenencia a una determinada colectividad nacional. En ese contexto se formularía una concepción política nacionalista, inspirada en el Volksgeist o espírito del pueblo, diferente del nacionalismo francés fundado en la percepción abstracta de la soberanía nacional. La derrota de Sedán sería atribuida por los propios franceses al mayor poder movilizador e ilusionante del nacionalismo alemán, fundado en el enamoramiento de sus peculiaridades populares y en la percepción histórica de su paisaje urbano. No en vano fue en la contemplación de la catedral de Estrasburgo donde Goethe se convirtió a la ideología nacionalizante del romanticismo. El decurso de la historia dio prevalencia a la concepción francesa fundada en los principios universales de la razón y de la Ilustración que han venido a configurar la cultura política de nuestro tiempo, pero la ideologización del "mundo bárbaro" aportó a Europa un componente nuevo al introducir un cierto dualismo cultural, cuya expresión dialéctica más perfilada fue la disputa entre lo clásico greco-romano o culto frente a lo gótico o popular. En el terreno de la historia quizá fueron el III Reich de Hitler y la catástrofe europea de la Segunda Guerra Mundial las consecuencias más abultadas de ese dualismo.
   Creo que todo esto tiene una importancia suma para el propósito de identificar "lo europeo" en su fundamental y permanente complejidad. Pero el intento de caracterizar el proceso de formación de las etnias europeas arroja una luz nada desdeñable sobre este aspecto de la realidad europea, cuya percepción puede falsearse o hipertrofiarse, si se plantea en una óptica de análisis antropológico estático o intrínseco en el que la apelación a la índole de las razas y de los pueblos tiñe de un cierto determinismo, excesivamente explicativo, tanto el pasado de Europa como la previsión de su futuro.
   La aportación de R. Wenskus sobre los procesos de etnogénesis entre los germanos, que encuentro fundamentada y plausible, remite a los linajes reales, y a otros sublinajes concomitantes muchas veces de origen extranjero, la causalidad fundamental de los procesos de formación de los dinamismos políticos y de las llamadas "invasiones". El componente popular de las monarquías que se crean en torno al linaje real es ocasional, de vario origen, y cambiante o trasmutante, según la suerte de las armas. Andando el tiempo, determinadas monarquías se consolidan y sus súbditos son considerados como el pueblo o etnia de las mismas. Tales etnias o pueblos, en su acepción política, llegan a tener una consistencia legitimada y propia en cuanto tales, pero su existencia como etnia se debe, mucho más que al aporte de razas biológicas, a una intensa labor de sociología del conocimiento especializada en la creación de mitos, ritos y símbolos. Isidoro de Sevilla puede considerarse el padre e inspirador de esta formidable tarea de socialización mental con sus disquisiciones sobre los origenes gentium, pero en realidad ni siquiera es exclusiva de Europa la técnica de explicar los orígenes del propio pueblo a partir de unos antecesores re motísimos en el tiempo y lejanísimos en el espacio que vinieron a establecerse en el actual territorio poco menos que por designio de algún Dios o por imposición del destino. Cuanto más lejanos en el tiempo y en el espacio son los orígenes de un pueblo, más resplandece el designio ultraterreno a cuyo dictado se movió penosamente dicho pueblo hasta llegar a la tierra asignada y, por tanto, de titularidad indiscutible.
   Todo esto no sólo despoja de determinismo racial la consideración de la variada composición de Europa, sino que tiene un mucho de enojoso para quienes han venido obstinándose en interpretar la historia como el efecto de la relación con el medio económico o de subsistencia de grandes colectividades sociales, y en modo alguno como la consecuencia de la acción creadora de unas individualidades capaces de aglutinar y dirigir a muchas gentes hacia empresas ambiciosas.
   Por otra parte, la verificación de la gran inflación numérica, con que había venido contemplándose la supuesta irrupción de numerosos y compactos pueblos, explica el hecho sorprendente del escaso impacto que tuvieron las llamadas invasiones bárbaras en la historia agraria profunda de Europa. Igualmente, cambió muy poco el mapa lingüístico de la Europa occidental, y en general pervivieron las tradiciones culturales y las creencias de la sociedad romana tardía. En el terreno de las creencias religiosas, la conversión al arrianismo por parte de los godos no dejaba de ser una integración dentro del mundo cristiano y romano que daba continuidad a la historia anterior, por más que la profesión herética sirviera de argumento para vindicar una identidad propia y contradistinta dentro de los territorios del antiguo Imperio romano y cristiano.
   Todas estas consideraciones tratan de dimensionar la aportación bárbara a Europa en cuanto a un conjunto de datos externos, poblacionales y étnicos que parecían convertir la irrupción de los bárbaros en una marea arrolladora y transformadora del componente humano y cultural del viejo continente. Algo, y aun mucho, hubo de todo eso, y en modo alguno pretendemos desvirtuar el interés por el estudio antropológico y cultural de todo lo que de vitalidad libre y creadora, o de relación con el medio geográfico, o de nueva institucionalización, aportarían los bárbaros a la futura vida europea. Es obvio que el mundo bárbaro aportó un cierto dualismo, con frecuencia situado más en el terreno del "imaginario colectivo" que en una realidad cuantificable, al dibujo de "lo europeo" cuyas consecuencias pueden apreciarse en la propia aparición del protestantismo o en la ya citada controversia entre lo clásico y lo gótico en la época del romanticismo, o en los diferentes tipos de vida entre la Europa mediterránea y la transalpina. Aunque la verdad es que que con tanto o más motivo que a la presencia o no de bárbaros varias de esas tópicas diferencias se podrían comprender, por lo menos de la misma manera mágica y escasamente científica, a partir de las razones climáticas con que Montesquieu explicó la diversidad de los pueblos. Al menos esta explicación en clave climática tendría el mérito de no haber producido tantos desastres y muertes como la romántica, a pesar de remontarse a uno de los más grandes sabios de la Antigüedad: el filósofo estoico y enciclopedista Posidonio de Apamea. Pero lo que yo quisiera apuntar, desde el punto de vista del proceso de formación de las naciones europeas -que es a lo que me ha parecido oportuno ceñirme- es que por encima del dualismo que comportó la aparición de lo bárbaro, prevaleció con mucho la continuación del mundo anterior. Y me parece importante resaltarlo a la hora de dilucidar si el concepto de Europa está justificado por algo más que por el considerando puramente geográfico.

Notas

1 Geschichte der deutschen Stämme bis zum Ausgang der Völkerwanderung. De ella hay dos ediciones diferentes, una de 1909 (Berlín-Munich) y otra de 1938-1940 (Die Westgermanen) y 1934 (Die Ostgermanen). En la solapa de la segunda edición dedicada a los orientales el editor muniqués se ufanaba de que se trataba de un libro que el Führer consideraba especialmente útil para ser tenido por cada buen alemán en su mesilla de noche; más significativos son los famosos Tischgespräche de A. Hitler en la fase final de la guerra, en los que afirmó que de los períodos de la historia alemana el todavía más valioso era el del Imperio medieval, "esa gran epopeya" iniciada con la destrucción del Imperio romano (citado por E. NOLTE, Der Faschismus in seiner Epoche, Munich, 1963, 614). Sobre el interés del III Reich por las llamadas también "Antigüedades germanas" y la historia de las invasiones vid. WERNER, K.F., Das NS-Geschichtsbild und die deutsche Geschichtswissenschaft, Stuttgart-Berlín-Colonia-Maguncia, 1967, pp. 38 y 62 y especialmente pp. 71-87.        [ Links ]         [ Links ]

2 KRÜGER, B. (ed.), Die Germanen. Ein Handbuch, I-II, Berlín, 1983. Como ha dicho recientemente H. Wolfram estos dos volúmenes están llenos de algunos dogmatismos marxistas, pero especialmente de ideas arcaicas ya superadas por la investigación a partir especialmente de los años treinta y la llamada "Nueva doctrina" de la historiografía alemana sobre el particular.        [ Links ]

3 WOLFRAM, H., Das Reich und die Germanen. Zwischen Antike und Mittelalter, Berlín, 1990.        [ Links ]

4 DEMOUGEOT, E., La formation de l'Europe et les invasions barbares, I-II, París, 1969-1979.        [ Links ]

5 PIGANIOL, A., L'Empire chrétien (325-395), París, 1947.        [ Links ]

6 Cf. MESSMER, H., Hispania-Idee und Gotenmythos, Zurich, 1960, pp. 11-16, y GOFFART, W., "The Theme of «The Barbarian Invasions» in Late Antique and Modern Historiography", en CHRYSOS, E. K. y SCHWARCZ, A. (eds)., Das Reich und die Barbaren, Viena-Colonia, 1990, pp. 93 ss.        [ Links ]         [ Links ]

7 Sobre la posición de ambos historiadores en las corrientes históricas e ideologías de finales del siglo XIX en Francia vid. en último lugar BOURDÉ, G. y MARTIN, H., Les écoles historiques, París, 1983, pp. 153 ss.         [ Links ]

8 FUSTEL DE COULANGES, N.D., Histoire des institutions politiques de l'ancienne France, t. 3, La monarchie franque, París, 1888.        [ Links ]

9 Puede consultarse fácilmente el trabajo en la recopilación póstuma: FUSTEL DE COULANGES, N. D., Nouvelles recherches sur quelques problemes d'Histoire (ed. C. Jullian), París, 1891; aunque el profundo sentido de su afirmación, negando el primitivismo de los invasores y mostrando la facilidad de su asimilación en el medio provincial romano, ya fue percibido muy positivamente por A. DOPSCH, Fundamentos económicos y sociales de la cultura europea (De César a Carlomagno) (trad. del inglés), México D.F., 1951, pp. 43 ss. En general vid. GOFFART, W., "The Theme of «The Barbarian Invasions»" (nota 6), pp. 94 ss.        [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

10 FUSTEL DE COULANGES en un famoso trabajo ("Le Colonat Roman", en Recherches sur quelques problemes d'histoire, 2ª ed., París, 1894, pp. 1-186) había defendido que la servidumbre de la gleba medieval no era otra cosa que la continuidad del colonato bajoimperial romano. Aunque hoy esto no sea doctrina de general aceptación en su precisa formulación jurídica (remito a mi "From coloni to servi", Klio, 83, 2001, pp. 198 ss.), lo que no cabe duda es la importancia que tuvo para la historia rural occidental la continuidad de los usos fiscales tardorromanos (a este respecto vid. el provocativo libro de GOFFART, W., Barbarians and Romans A.D. 418-584. The techniques of accomodation, Princeton, 1980, aunque no podamos compartir lo esencial de su tesis: cf. GARCÍA MORENO, L. A., "Dos capítulos sobre administración y fiscalidad del Reino de Toledo", en De la Antigüedad al Medievo. Siglos IV-VIII [III Congreso de Estudios Medievales], Madrid, 1993, pp. 294-305; SCHWARCZ, A., "Foederati", en MÜLLER, R. (ed.), Reallexikon der Germanischen Altertumskunde, 9, Berlín-Nueva York, 1995, pp. 296 ss.; y BARNISH, S. J. B., "Taxation, Land and Barbarian Settlement in the Western Empire", Papers of the British School at Rome, 54, 1986, pp. 170-195.         [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

11 Citado por WOLFRAM, H., Das Reich (nota 3), p. 37.        [ Links ]

12 Esta última afirmación resultaba paradójicamente más errada y mistificadora, puesto que el origen de la Ministerialität alemana medieval hunde sus raíces en la sociedad germana del momento de las grandes invasiones, en lo que se ha llamado la Knechtsgefolgschaft (cf. BOSL, K., "Das Ius ministerialium. Dientsrecht und Lehnrecht im deutschen Mittelalter", en id., Frühformen der Gesellschaft im mittelalterlichen Europa, Munich-Viena, 1964, pp. 291 ss.)        [ Links ]

13 Beatus Rhenanus, Briefwechsel (ed. por HORAWITZ, A. y HARTFELDER, K.), Leipzig, 1886, p. 402.        [ Links ]

14 Cf. MESSMER, H., Hispania-Idee (nota 6), pp. 48 ss. Ciertamente lo que ignoraban estos intelectuales alemanes es que el retrato del bárbaro germano por Tácito era un ideal, conforme al topos del "buen salvaje" que había creado la filosofía helenística (cf. DAUGE, Y.A., Le barbare: recherches sur la conception romaine de la barbarie et de la civilisation, Bruselas, 1981 y LOVEJOY, A. y BOAS, G., Primitivism and related ideas in Antiquity, Baltimore, 1935), y no retrataba fielmente la realidad del germano contemporáneo.        [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

15 LAZIUS, W., De gentium aliquot migrationibus libri XII, Francfurt, 1600.        [ Links ]

16 Corona gótica, castellana y austriaca, políticamente considerada, Münster, 1646.         [ Links ]

17 KRANTZ, A., Wandalia, Francfurt, 1630, cf. MESSMER, H., Hispania-Idee (nota 6), p. 52.        [ Links ]         [ Links ]

18 BIONDO, Historiarum ab inclinatione Romanorum libri XXXI, Basilea, 1531, pp. 3-31. Cf. MAZZARINO, S., El fin del mundo antiguo (trad. del italiano), México D.F., 1961, pp. 75 ss.        [ Links ]         [ Links ]

19 Vid. MESSMER, H., Hispania-Idee (nota 6), p. 45; y MAZZARINO, S., El fin (nota 18), pp. 82 ss.        [ Links ]         [ Links ]

20 DE SECONDAT, C., Grandeza y decadencia de los romanos, Madrid, 1942. La edición original francesa es de 1734.         [ Links ]

21 De l'esprit des Loix (ed. de J. BRETHE DE LA GRESSAY, París, 1950, aunque la edición original es de 1738), I, p. 128.        [ Links ]

22 La importancia de Herder (en su Auch eine Philosophie der Geschichte) en su réplica a Voltaire para la veneración hacia los bárbaros medievales y la individualidad del Volk alemán enraizada en su origen germánico es bien analizada en DUMONT, L., "Interaction between Cultures: Herder's Volk and Fichte's Nation", en MAIER, J. B. y WAXMAN, C. I. (eds.), Ethnicity, Identity, and History. Essays in Memory of Werner J. Cahnman, New Brunswick-Londres, 1983, pp. 13 ss.        [ Links ]

23 Cf. al respecto las brillantes ideas de MAZZARINO, S., El fin (nota 18), 102 ss. Sobre Burckhardt vid. también CHRIST, K., Von Gibbon zu Rostovtzeff. Leben und Werk führender Althistoriker der Neuzeit, Darmstadt, 1979, pp. 119 ss.        [ Links ]         [ Links ]

24 Sobre la influencia de estas teorías biológicas en la historiografía alemana del cambio de siglo vid. WERNER, K. F., Das NS-Geschichtsbild (nota 1), pp. 15 ss.        [ Links ]

25 SEECK, O., Geschichte des Untergangs der antiken Welt, I-VI, Stuttgart, pp. 1895 ss. Cf. MAZZARINO, S., El fin (nota 18), pp. 129 ss.         [ Links ]         [ Links ]

26 GIBBON, E., Decline and Fall of the Roman Empire (ed. de la Everyman's Library, Londres, 1910; pero la edición original data de 1776 en su primer volumen, culminándose en 1788. La edición óptima de la obra es la que prologó y anotó J.B. Bury, en 7 volúmenes publicados entre 1896 y 1900).        [ Links ]

27 Sobre la obra histórica de Gibbon, vid. CHRIST, K., Von Gibbon (nota 23), p. 8 ss.; MOMIGLIANO, A., Contributo alla Storia degli studi classici, Roma, 1955, pp. 195-211.        [ Links ]         [ Links ]

28 Citado por GOLLWITZER, H., "Zum politischen Germanismus des neunzehnten Jahrhunderts", en Festschrift für Hermann Heimpel (= Veröffentlichungen des Max-Planck-Instituts für Geschichte 36. 1), Gottinga, 1971, p. 306.        [ Links ]

29 Isid., hist.Goth., 1. Cf. TEILLET, S., Des Goths à la nation gothique. Les origines de l'idée de nation en Occident du Ve au VIIe siècle, París, 1984, pp. 477 ss. y pp. 490 ss.; vid. también infra.        [ Links ]

30 Sobre los inicios de este género histórico vid. GOFFART, W., The Narrators of Barbarian History (A.D. 550 bis, 800, Princeton, 1988; TEILLET, S., Des Goths (nota 29), pp. 281 ss.         [ Links ]         [ Links ]

31 Cf. ROUCHE, M., "Des mariages païens au mariage chrétien, sacré et secrement", en Settimane di studio del Centro italiano di studi sull'Alto Medioevo. XXXIII, Espoleto, 1987, pp. 835-873.        [ Links ]

32 KOHT, H., "The Dawn of Nationalism in Europe", American Historical Review, 52, 1947, pp. 265-280.        [ Links ]

33 Lo que es una expresiva manera de mostrar el típico etnocentrismo propio de las sociedades primitivas (cf. LEVINE, R. A. y CAMPBELL, D. T., Ethnocentrism: Theories of Conflict, Ethnic Attitudes and Group Behavior, Nueva York-Londres, 1972).         [ Links ]

34 A este respecto me remito a las varias evidencias comentadas por SMITH, A. D., The Ethnic Origins of Nations, Oxford, 1986, pp. 24 ss.        [ Links ]

35 Baste a este respecto leer el auténticamente relato mítico de la "Historia de Euskadi" que ofrece la página web del gobierno de esa comunidad autónoma de España.

36 Cf. SMITH, A. D., The Ethnic Origins (nota 34), pp. 32 ss.        [ Links ]

37 Cf. REYNOLDS, S., "Law and communities in western Europe, c. 900-1300", American Journal of Legal History, 25, 1981, pp. 205-224.        [ Links ]

38 Vid. TEILLET, S., Des Goths (nota 29), pp. 637 ss.         [ Links ]

39 El trabajo clásico sobre todo ello es el de SCHLESINGER, W., "Herrschaft und Gefolgschaft in der germanisch- deutschen Verfassungsgeschichte", en id., Beiträge zur deutschen Verfassungsgeschichte des Mittelalters, I, Gotinga, 1963, pp. 9-52, publicado originalmente en 1953, que debe completarse con DANNENBAUER, H., "Adel, Burg und Herrschaft bei den Germanen. Grundlagen der deutschen Verfassungsentwicklung", en id., Grundlagen der mittelalterlichen Welt, Estugardia, 1958, pp. 121-178, publicado originalmente en 1941, y KUHN, H., "Die Grenzen der germanischen Gefolgschaft", Zeitschrift für Rechtsgeschichte. Germanisches Abteilung, 73, 1956, pp. 1- 83.        [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

40 El estudio clásico de éstos es el de SÁNCHEZ-ALBORNOZ, C., En torno a los orígenes del feudalismo, I, 2ª ed., Buenos Aires, 1974, pp. 57 ss., aunque el gran medievalista español desconocía las investigaciones de la llamada "Nueva doctrina" germanista.        [ Links ]

41 Vid. DIESNER, H-J., "Westgotische und Langobardische Gefolgschaften und Untertanenverbände", Sitzungsberichte der sächsischen Akademie der Wissenschaften zu Leipzig, Ph.-hist. Kl. 120, Heft 2, Berlín, 1978, pp. 20 ss.         [ Links ]

42 Nuevamente aquí el clásico y fundamental trabajo ha sido el de SCHLESINGER, W., "Über germanisches Heerkönigtum", en Beiträge (nota 39), I, pp. 53-87, trabajo originalmente publicado en 1956, al que podemos añadir, en lo relativo a la importancia de esa realeza para los procesos de etnogénesis: DEMANDT, A., "Die Anfänge der Staatenbildung bei den Germanen", Historisches Zeitschrift, 230, 1980, pp. 265-291.        [ Links ]         [ Links ]

43 Iordannes, Getica, 4, 25.        [ Links ]

44 WENSKUS, R., Stammesbildung und Verfassung. Das Werden der frühmittelalterlichen gentes, 2ª ed., Colonia-Viena, 1977. De la actualidad de ese estudio sirva como testimonio WOLFRAM, H., en WOLFRAM, H. y POHL, W. (eds.), Typen der Ethnogenese unter besonderer Berücksichtungen der Bayern, I, Viena, 1990, pp. 19-33. El lector español puede encontrar un buen resumen de las teorías de Wenskus, así como una muestra de su eficacia a la hora de investigar el lado étnico de las invasiones de la península ibérica en el 409, en PAMPLIEGA, J., Los germanos en España, Pamplona, 1998.         [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

45 Cf. WOLFRAM, H., "Gotische Studien III", Mitteilungen des Instituts für österreichische Geschichtsforschung, 84, 1976, pp. 239 ss.; HAUCK, K., "Carmina Antiqua. Abstammungsglaube und Stammesbewusstsein", Zeitschrift für bayerische Landesgeschichte, 27, 1964, pp. 1-33.        [ Links ]         [ Links ]

46 HAUCK, K., "Carmina Antiqua" (nota 45), pp. 24 ss.; y para un ámbito distinto vid. también DUMVILLE, D. N., "Kingship, Genealogies and Regnal Lists", en SAWYER, P. H. yWOOD, I. N. (eds.), Early Medieval Kingship, Leeds, 1979, pp. 72-104.        [ Links ]         [ Links ]

47 Sobre ello vid. en general: MANSELLI, R., "La conversione dei popoli germanici al Cristianesimo: la discussione storiografica", en Settimane di studio del Centro italiano sull'alto Medioevo XIV, Espoleto, 1967, pp. 15-42; SCARDIGLI, G., "La conversione dei Goti al Cristianesimo", ibidem, pp. 65 ss.        [ Links ]

48 SCHMIDT, K. D., Die Bekehrung der Germanen zum Christentum (I. Die Bekehrung der Ostgermanen zum Christentum. Der ostgermanische Arianismus), Gotinga, 1939. Libro que debe compararse al contemporáneo de GIESECKE, H., Die Ostgermanen und der Arianismus, Lipsia-Berlín, 1939.         [ Links ]         [ Links ]

49 Sobre esto, y como explicación de por qué el arrianismo godo tuvo una importancia decisiva en la cristianización de las monarquías germánicas del siglo V, remito a GARCÍA MORENO, L. A., "¿Por qué los godos fueron arrianos?", en REINHARDT, E. (ed.), Tempus implendi promissa. Homenaje al Prof. Dr. Domingo Ramos-Lissón, Pamplona, 2000, pp. 187-207.        [ Links ]

50 La excepción serían los rugios, ya mayoritariamente arrianos en el 482; sin embargo la verdad es que los rugios controlaban antiguo territorio provincial romano al sur del Danubio (THOMPSON, E. A., "Christianity and the Northern Barbarians", en MOMIGLIANO, A., ed., The Conflict between Paganism and Christianity in the Fourth Century, Oxford, 1963, p. 76).        [ Links ]

51 THOMPSON, E. A., "Christianity" (nota 50), p. 73.         [ Links ]

52 El carácter o afinidad gótica de los Hasdingos se ha discutido desde hace mucho tiempo, a partir especialmente de la noticia de Iord., Get., 16 (91): cf. DAHN, F., Die Könige der Germanen, I. Die Zeit vor der Wanderung. Die Vandalen, 2ª ed., Lipsia, 1910, pp. 176 ss. Lo que sí es cierto es que Procopio (Bell. Vand., I, 2) afirma que ostrogodos, visigodos, gépidos y vándalos tenían el mismo derecho (sobre lo cual cf. WENSKUS, R., Stammesbildung, nota 44, pp. 39 ss.).        [ Links ]         [ Links ]

53 Vid. los famosos versos de un poema de la Anthol. Palat., 285, 1-2 (inter eils goticum scapia matzia ia drincan / non audet quisquam dignos edicere uersus), que se consideran de origen norteafricano (COURTOIS, Les Vandales et l'Afrique, París, 1955, p. 223 y nota 1).        [ Links ]

54 Victor Vit., 2, 4.

55 Victor Vit., 2, 55.

56 GARCÍA MORENO, L. A., "La conversion des Suèves au catholicisme et à l'arianisme", en ROUCHE, M. (ed.), Clovis. Histoire et mémoire, I, París, 1997, I, pp. 205 ss.        [ Links ]

57 Cf. ROUCHE, M., "Brunehaut, romaine ou wisigothe?", en Los Visigodos. Historia y civilización (= Antigüedad y Cristianismo, 3), Murcia, 1986, p. 109; GARCÍA MORENO, L. A., "Genealogías y linajes góticos en los reinos visigodos de Tolosa y Toledo", en WIKSTRÖM, L. (ed.), Genealogica and Heraldica (Report of The 20th International Congress of Genealogical and Heraldic Sciences in Uppsala 9-13 August 1992), Estocolmo, 1996, p. 61.        [ Links ]         [ Links ]

58 Cf. CLAUDE, D., "Universale und partikulare Züge in der Politik Theoderichs", Francia, 6, 1978, p. 19 ss.; SAITTA, B., La civilitas di Teodorico, Roma, 1994.         [ Links ]         [ Links ]

59 Cf. VAN DAM, R., Leadership and Community in Late Antique Gaul, Berkeley-Los Ángeles-Oxford, 1985, pp. 141 ss.; MATHISEN, R. W., Roman Aristocrats in barbarian Gaul. Strategies for survival in an age of transition, Austin, 1993, pp. 89 ss.; GARCÍA MORENO, L. A., "Elites e iglesia hispanas en la transición del Imperio romano al reino visigodo", en CANDAU. J. Mª, GASCÓ, F. y RAMÍREZ DE VERGER, A. (eds.), La conversión de Roma. Cristianismo y paganismo, Madrid, 1991, pp. 238 ss.        [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

60 Isidoro, Etym., 9,2,98. Cf. LOVEJOY, A. O. y BOAS, G., Primitivism (nota 14), p. 315. El mito escita todavía sería utilizado por las elites mozárabes para demostrar su superioridad étnica (vid. GARCÍA MORENO, L. A., "Spanish Gothic Consciousness among the Mozarabs in al-Andalus (VIII-Xth Centuries)", en FERREIRO, A. (ed.), The Visigoths. Studies in Culture and Society, Leiden, 1999, 305 ss.).        [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

61 Fredeg., II, 4-8; cf. S. REYNOLDS, "Medieval Origines gentium and the community of the realm", History, 68, 1983, p. 376.        [ Links ]

62 Widukind, Rerum gestarum Saxonicarum libri tres, I, pp. 2-3 y 12 (ed. MGH SRG, IX, pp. 4-5 y 20-21).        [ Links ]

63 Así se lee en la Historia Brittonum del siglo XI (ed. LOT, F., Nennius et l'Histoire Brittonum, París, 1934, pp. 228 ss.)        [ Links ]

64 Dudo, De moribus et actiis primorum Normanniae ducum, I, 3 (ed. LAIR, J., Caen, 1865, p. 130). 65 Vid. los textos citados por KOHT, H., "The Dawn" (nota 32), pp. 272 y 277.         [ Links ]

65 Vid. los textos citados por KOHT, H., "The Dawn" (nota 32), pp. 272 y 277.