SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.81La maternidad en las obras alfonsíes: desde la concepción hasta el nacimiento de los hijos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Cuadernos de historia de España

versión On-line ISSN 1850-2717

Cuad. hist. Esp. v.81  Buenos Aires ene./dic. 2007

 

El puente romano de Salamanca en la Edad Media*

Ángel Vaca Lorenzo

Universidad de Salamanca

RESUMEN
Estudio histórico sobre el puente romano de Salamanca, cronológicamente circunscrito al período que transcurre desde su construcción, en un momento indeterminado entre los mandatos de los emperadores Augusto (27 a.C.-14 d.C.) y Vespasiano (69-79), hasta fines de la Edad Media (1500). En él se aborda especialmente el origen de la fábrica más moderna o parte no-romana del puente, actualmente constituida por los once arcos meridionales y el estribo o torreón central, que nada tiene que ver con la solución constructiva ni con los usos de los materiales de la fábrica romana, que se desarrolla desde el estribo o torreón central hasta la orilla derecha del río Tormes, la más próxima a la ciudad, sobre un total de quince arcos. En contra de lo tradicionalmente afirmado de que el origen de la fábrica moderna se halla en la reparación de los daños causados por la avenida de San Policarpo de 1626, se demuestra que aquél fue muy anterior, que es de época medieval y que se remonta a la riada de los Difuntos de 1256, posiblemente causante, junto con la de Santa Bárbara de 1498, de las dos primeras roturas del puente romano.

PALABRAS CLAVE: Puente romano - Avenidas del río Tormes - Salamanca - Edad Media.

ABSTRACT
A historical study of the Roman bridge in Salamanca, referring to the period running from its construction, at an indeterminate moment between the rules of the Roman emperors Augustus (27 B.C.-14 A.D.) and Vespasianus (69-79 A.D.), to the end of the Middle Ages (c. 1500). This study seeks to tackle, more precisely, the origins of the construction of the more modern or non-Roman sections of the bridge, today comprising the eleven southern arches and the buttress or central fortified tower, none of which correspond to either the construction process nor building materials employed by the Romans, features apparent in the bridge from the buttress or central fortified tower to the right-hand bank of the Tormes river, that closest to the city, making a total of fifteen arches. In contrast to what was originally believed, that the origins of the bridge's modern section date back to the restorative work completed following the damage caused by the San Policarpo flood of 1626, this study proves that the aforementioned section actually dates back to a much earlier era, to that of the Middle Ages. As such, the origins of this section can be seen to hark back to the Difuntos flood of 1256, which, together with the Santa Bárbara flood of 1498, were possibly, the first two events to cause fractures in the Roman bridge.

KEYWORDS: Roman bridge - Floods of Tormes river - Salamanca - Middle Ages.

   Una de las características más destacadas de los puentes romanos de época imperial es, según Fernández Casado, su relación de vano a macizo, que aumenta de modo notable con respecto a los republicanos, con la consiguiente reducción de la anchura de las pilas y el aumento de la luz de los vanos, lo que los expone en mayor medida al efecto del empuje de las aguas y que éstas terminaran, en muchas ocasiones, con su ruina total o parcial1. Efectivamente, hasta la construcción, aguas arriba, del embalse de Santa Teresa en 1960 y, en menor medida, del azud de Villagonzalo en 1965, las avenidas del río Tormes fueron siempre para el puente romano de Salamanca una seria amenaza y las más violentas rompieron en más de una ocasión su sólida estructura, destruyendo sus pilas, tajamares, arcos y/o pretiles. De hecho, rara fue la etapa en que la conservación del puente no requirió algún pequeño o gran reparo, acciones ambas objeto de este trabajo que, por razones de espacio y de lógica continuidad con otro anterior2, cronológicamente se circunscribe al período que discurre desde su construcción, que según aventuramos hay que adelantar a la tradicionalmente otorgada, época del emperador Trajano (98-117), y ubicarla entre los mandatos de los emperadores Augusto (27 a.C.-14 d.C.) y Vespasiano (69-79)3, hasta fines de la Edad Media, en que tuvo lugar la avenida de Santa Bárbara (3 de diciembre de 1498) que dañó seriamente el puente, entonces conocido como la puente prinçipal de la çibdad de Salamanca.

1. Las primeras referencias de la puente prinçipal de Salamanca

   De la Edad Antigua es muy escasa y poco fiable la información que se dispone sobre la fisonomía y estructura de este monumento arquitectónico bimilenario, así como de las posibles intervenciones en él efectuadas para reparar los desperfectos ocasionados por las periódicas avenidas del río Tormes. Al no haberse realizado un análisis arqueológico global, aún permanece sin resolver plenamente la controversia sobre la longitud y número de arcos de la fábrica primitiva, llegándose a sostener que el puente romano tenía en origen una mayor longitud que la que hoy posee la parte romana, aproximándose a la total actual y con un número de arcos similar a los ahora existentes (26), por la imperiosa necesidad de tener la suficiente capacidad de desagüe como para no verse rebosado en las fuertes y frecuentes avenidas del río4, o, por el contrario, que "parece desechable la afirmación de la existencia de un puente romano de longitud superior a la actual, siendo más razonable que fuera inferior en todo caso"5, o que, sobre las discrepancias acerca del número de arcos expresadas por diversos autores, "no se corresponden con un criterio cronológico referido a la fecha en que se visitó el puente, sino a errores de cálculo o, más bien, a recoger la noticia de fuentes anteriores, que parten todas de González Dávila, el cual es en definitiva el único autor realmente a tener en consideración, si bien, por otro lado, pudo equivocarse en su cuenta"6.
   Desde luego, hay un hecho evidente: la fábrica más moderna del puente, que va desde el estribo o torreón central hasta la orilla izquierda o del Arrabal y que corresponde a los once arcos meridionales más el propio torreón, nada tiene que ver con la solución constructiva ni con los usos de los materiales de la parte romana, que se desarrolla desde el citado estribo o torreón central hasta la orilla derecha o de la ciudad, sobre un total de quince arcos; además, la diferencia también estriba en que, mientras el tramo romano presenta uniformidad en todos sus elementos, el otro carece de tal: sus arcos corresponden a épocas distintas, sus pilas no presentan la misma planta y sus tajamares no tienen idéntico perfil hidrodinámico. Tal diferenciación resulta lógica, si se tiene en cuenta que la parte moderna ha sufrido varias rupturas y reparaciones en distintas épocas, de las que al menos dos (quizá las dos primeras) datan de época medieval. Lo que resulta de explicación más incierta es la disparidad total de los materiales de construcción, pues mientras en la parte romana se utilizó, según los estudios realizados durante la última reparación del puente (1999-2001), "granito biotítico-moscovita de grano grueso, identificado en la zona de Los Santos, y de manera puntual localizada en los tres primeros arcos, leucogranitos y sienogranitos muy abundantes en la zona oeste de las provincias de Salamanca y Zamora"7, en la parte moderna se emplearon otros tipos de materiales: piedra arenisca opalina (vulgar piedra caleña) en la fábrica de los dos últimos arcos, 25 y 26, procedente de los alrededores de la ciudad, y en las de los otros arcos, del 16 al 24, la misma piedra arenisca opalina para los sillares y granito con textura vaugnerítica, procedente de Ledesma, para las dovelas8.
   La hipótesis aparentemente más lógica sobre esta disparidad total de materiales es negar la existencia en la parte más moderna de un número significativo de arcos de origen romano, pues, por muchas veces que éstos hubiesen sido derrocados, no se comprende por qué sus materiales no se reutilizaron en las posteriores reparaciones, sobre todo, si se tiene en cuenta que la riada que ocasionaba el derribo del puente no solía arrastrar muy lejos el material, por lo que resultaba fácil su nueva utilización y, evidentemente, menos costosa que aportarlo de otras canteras más alejadas. De todas formas, siempre cabe la posibilidad de que el hipotético material romano de esta parte meridional del puente, una vez producido su derribo, hubiera sido utilizado en otras obras distintas de la ciudad o, incluso, relacionadas con el propio río (aceñas, presas, pesqueras), al permanecer abandonado durante largo tiempo, por lo que hubiera sido necesario el aporte de nuevo material, distinto del romano, para su posterior reparación. Esto explicaría la falta de sintonía entre los materiales de ambas partes del puente. Ahora bien, ¿cuándo se produjo ese derribo? Hasta los tiempos del pleno medievo no hay información de tales sucesos. Lo único que con mayores dosis de probabilidad puede aventurarse de la época antigua son las dos posibles reparaciones efectuadas durante los mandatos de los emperadores Antonino Pío (138-161) y Honorio (393-423), por haberse hallado sendas monedas atribuidas a ambos emperadores en las intervenciones llevadas a cabo en los años 17679, realizada por Juan de Sagarvinaga10, y 185311, respectivamente.
   Con posterioridad discurre un gran período de vacío documental sobre el puente romano de Salamanca. El retroceso, cuando no la casi desaparición de la actividad comercial y de relación, unido a la decadencia urbana y a la ruralización más absoluta de este territorio justifica la falta de cualquier mención sobre el puente, cuya existencia parece que queda únicamente supeditada al desempeño de una función estrictamente militar: el paso de ejércitos en uno y otro sentido. Desde luego, del puente romano de Salamanca nada cierto se conoce durante las invasiones de suevos, vándalos y alanos, ni durante el dilatado reino visigodo de Toledo, ni durante la efímera y episódica presencia de los musulmanes en estas tierras, ni, en fin, durante los primeros siglos del largo proceso de la Reconquista. En realidad, hasta el siglo XII no comienzan las fuentes a proporcionar algún tipo de información sobre el mismo. Es a partir de entonces, de la integración política de este territorio al dominio castellanoleonés mediante su repoblación, cuando se produce la revalorización del puente romano, que, como se verá, aún se conservaba en un estado de plena utilización. Revalorización que se fue incrementando a lo largo de los siglos medievales, a medida que se desarrollaban las actividades económicas, fundamentalmente las comerciales y la trashumancia del ganado lanar, así como la propia organización social, política e, incluso, religiosa de los reinos de Castilla y León, y a medida que el proceso reconquistador empujaba la frontera cristiano-musulmana hacia el sur e integraba nuevos territorios meridionales, con los que se establecía una estrecha interrelación a través de la reactivación de la antigua Vía de la Plata, de la que el puente romano de Salamanca era un importante hito, un elemento clave en las comunicaciones norte-sur del reino leonés.
   En este nuevo contexto histórico emergen las primeras representaciones gráficas y las primeras referencias documentales sobre el puente romano de Salamanca.
   En 1085 el rey castellanoleonés, Alfonso VI, conquistó Toledo, importante ciudad no sólo por su valor en sí (antigua capital del "perdido" reino visigodo, cuyo dominio territorial aspiraba a recuperar, y primer gran núcleo urbano que caía en poder de Castilla y León), sino porque, al controlar los pasos del Sistema Central, protegía las tierras norteñas y, en concreto, las situadas entre dicho Sistema y el río Duero, las llamadas Extremaduras. Su control efectivo requirió la rápida repoblación, empresa que Alfonso VI encargó directamente a su yerno, el conde francés Raimundo de Borgoña, quien, personalmente, llevó a cabo las de los tres importantes núcleos extremaduranos de Segovia, Ávila y Salamanca. De entonces datan las referencias escritas más antiguas, hasta ahora conocidas, sobre el puente romano de Salamanca:
   La primera resulta extremadamente escueta, pero lo suficientemente expresiva como para saber que el puente seguía enhiesto, en pie y, sin duda, transitable, al menos para poder cultivar la huerta (la almunia), ubicada al otro lado del río Tormes, junto al arroyo del Zurguén. Su fecha, 22 de junio de 1102. Se trata de la donación realizada por el referido conde don Raimundo de Borgoña y su esposa e hija del propio rey Alfonso VI, doña Urraca, al obispo don Jerónimo, de una serie de bienes en Salamanca con la finalidad de proceder a la restauración de la iglesia-catedral de Santa María, entre ellos, "medietatem de illas piscarias que nos aprendivimus apud nos pro facere in illo fluvio, et medietate de illos campos que accepimus pro arare et pro seminare, cum ipsa Almunia, que est extra illum pontem, tota integra"12. Referencia puntual al puente romano que vuelve a evidenciarse de forma algo más precisa y por partida doble cuando, cinco años después (30 de diciembre de 1107), el rey Alfonso VI y su esposa Isabel confirmaron explícitamente la donación anterior, al entregar al citado obispo don Jerónimo, "in eadem utique urbe barrium extra civitatem erga portam respicientem contra meridiem, iuxta rivum, in sinistra parte ipsius pontis ut popularetur et hedificaret, in honorem beate Marie idem comes ecclesie episcopo contulit; /. . . / Et ultra pontem, iuxta rivum Ozergam, almuniam supradicte ecclesie integram commemorato episcopo concessit"13.
   El 1 de marzo de 1148, el emperador Alfonso VII, gran benefactor de la catedral salmantina, junto con su mujer, la emperatriz doña Berenguela, y sus hijos, Sancho y Fernando, después de haber confirmado en dos ocasiones (13 de abril de 1126 y 11 de abril de 1136) la donación realizada por su padre, Raimundo de Borgoña, y por su abuelo, Alfonso VI, al obispo don Jerónimo14, hizo una nueva donación a la sede salmantina y a su obispo Berenguer; en esta ocasión se trataba de la cercana villa de Tejares, que sitúa "in ripa Torme, citra Montem Nigrum et non multum longe a capite pontis ipsius civitatis Salamantice"15.
   En octubre de 1167, el rey leonés, Fernando II, al confirmar a don Pedro, obispo de Salamanca, y a su cabildo las donaciones que a sus antecesores habían realizado don Raimundo de Borgoña y los reyes Alfonso VI y Alfonso VII de la tercera parte de la moneda de la ciudad, de la aceña de Baños, de las aldeas de Tejares, Cantalapiedra, Topas, San Cristóbal y San Pelayo, del castillo de Almenara y de la exención de los veinticinco obreros de la catedral, añadió: "Preter hec mediam partem regiarum acceniarum et sernarum cum almunia que ultra pontem in littore Tormes, citra Azurguen"16.
   A partir de la primera mitad del siglo XIII aumenta de manera significativa la documentación conservada y es frecuente encontrar más referencias sobre el puente en las cartas de traspaso de la propiedad (compraventas, donaciones, trueques, testamentos) de determinados bienes inmuebles, tanto urbanos como rústicos, ubicados en su proximidad, en las que consta ya no sólo como medio fundamental de comunicación terrestre, sino como punto de referencia espacial al que confluían determinadas calles y carreras, como cuando en mayo de 1235, Gonzalo Pascual y su mujer, doña Toda, vendieron al racionero Pedro Muñiz unas casas en la rúa de San Gil, que delimitaban de la forma siguiente: "de las dos partes Garci Pedriz; et ex alia la cal de Conceyo que va para la Ponte"17; como cuando el 17 de enero de 1260 don Nicolás donó al cabildo salmantino "un orto que yo don Nicholao he alende de ponte, cerca Azorguen, et deste orto son determinadores: de la una parte, el orto que es de Sancta Maria et ela heremyda que dizen Sancta Trienydade; e de la otra parte el arroyo que dizen Azorguen; et de la otra parte la carrera que va de la ponte pora Sancta Marina"18; como cuando el 30 de septiembre de 1278 el judío Albolfacén Calvo y su mujer, Oro Sol, vendieron al canónigo don Pascual unas casas que lindaban: "el Castiello et el Postigo que va pora la puente; et la calle que va pora la Sinoga Vieia; et Çague de Medina et Iuçefe el Coxo"19; o, en fin, como cuando el 14 de octubre de 1317 el cabildo arrendó a Domingo Pascual, herrador, "el huerto cabe la tenería, allende la puente", por dos maravedís a pagar "por la feria de Salamanca"20.
   El puente también servía de referencia espacial para la ubicación de la desaparecida iglesia de San Esteban ultra pontem o de alende la puente, que consta en la donación que el 16 de agosto de 1257 realizó el obispo don Pedro a favor del cabildo de unas casas, junto al cementerio de la catedral21. Y, asimismo, en este sentido, el puente separaba al tiempo que unía a los dos arrabales más importantes de Salamanca en la Edad Media: el arrabal de allende la puente22 y el arrabal de aquende la puente o cabe del puente23. Sin olvidar que el puente ofrecía un punto óptimo de control del tráfico de personas, animales y mercancías, y que fue a su entrada, por la parte de la ciudad, donde los porteros se encargaban de cobrar el impuesto del portazgo24, un tercio del cual había sido donado por don Raimundo de Borgoña al obispo don Jerónimo en 110225 y en 1499 aún seguía disfrutando de él el cabildo salmantino, según alusión explícita en una real cédula de Fernando el Católico: "mayormente vosotros [deán y cabildo salmantinos] por la parte del portazgo que lleváis en la dicha puente"26.
   La importancia que para los habitantes de Salamanca poseía el edificio del puente romano, por ser el más útil y vital de la ciudad por franquear el paso del río Tormes hacia el sur, justifica que fuera el monumento representado, como atributo simbólico de su preciado pasado27 y de permanente funcionalidad, en los sellos de distintas instituciones salmantinas28:
   La primera y más antigua representación gráfica del puente romano está contenida en un sello pendiente de cera, almendrado a lo ancho, de 65 mm en largo y una sola impronta, que porta las armas de la ciudad (puente, con arcos apuntados, y encima un toro y un lobo o perro, enfrentados) y en la orla el siguiente texto: S[IGILLVM] VNIVERSITATIS CLERICOR[VM] SALAMAN[TINAE] CIVITATIS. Valida y autentifica un acuerdo, en un diploma en pergamino, suscrito entre el obispo salmantino, don Pedro, y el cabildo catedralicio con la clerecía de San Marcos, sobre los límites de una serie de lugares, algunos despoblados (Ribas, Pelayorrodríguez, San Cristóbal de la Cuesta, Monterrubio, Carrascalejo, Santa Marta, Naharros, Carbajosa de la Sagrada, Valdepedreana, Valderramiro, Tejares, Valdelacoba y San Juan de Perales), próximos a Salamanca, a efectos de división de diezmos; su fecha: 26 de abril de 125929.
   Por su parte, el sello concejil más antiguo de Salamanca se hallaba en un diploma en pergamino existente, al menos hasta el año 196230, en el mismo archivo de la catedral de Salamanca, datado el 9 de abril de 1299 y que contiene un cambio de ciertas propiedades urbanas (tres calles y un casar) llevado a cabo entre el cabildo y el concejo31. El sello era redondo, asimismo de cera, como todos los usados por los concejos, de color natural y de gran módulo, unos 92 mm de diámetro, y doble impronta: en el anverso llevaba grabadas las armas de Salamanca (toro sobre puente, con arcos de medio punto) y en la orla el texto siguiente: SIGILVM CONCILII SALAMANTINI DV.; si bien, por la leyenda de la orla del reverso (ANFOSVS DEI GRACIA REX DE LEONE) y por los caracteres epigráficos acreditan que se hizo bajo el mandato de Alfonso IX de León (1187-1230), al tiempo que expresaba el rey que más protegió al concejo y acaso el que le concedió derecho a sello; además, en el campo de esta última impronta aparecía una cruz potenzada, dentro de un círculo y en torno seis cabezas de león enfrentadas a pares, más un cogollo de hojarasca32.
   Aunque de las imágenes de estas primeras representaciones incompletas no pueda afirmarse su plena fidelidad y realismo, sin embargo, de manera genérica cabe deducir la existencia de un puente de una única fábrica, la romana, con arcos, en un caso de medio punto y en otro apuntados, pero en ambos del mismo tamaño, con pretiles no almenados33 y sin torreón ni castillete central, al tiempo que el más que supuesto emplazamiento del toro a su entrada, según se sale de la ciudad, como confirma el propio fuero salmantino en el siguiente epígrafe:

"96. Del prazo quando ovieren a iusticiar el omne: Quando las iusticias de Salamanca ovieren ladrón o traydor a enforcar o quando lidiar cavallero o peón, ningún omne non passe del toro de la puente adela(n)tre e de la oriella del río commo tien desta parte si non fuer alcalde o escrivano de conceio o andadores o saiones"34.

   Presencia del toro o verraco en el puente romano que se documenta en un acuerdo del cabildo catedralicio, quien, en su reunión ordinaria del 12 de noviembre de 1378, decidió dar en renta "un corral que está en el puente, que llaman del toro", al tesorero Fernando Sánchez por diez maravedís anuales35; así como también testifica a fines de la Edad Media el humanista y profesor de la Universidad salmantina Lucio Marineo Sículo, cuando escribió en su De Hispaniae laudibus libri VII (c. 1496):
   "Pues es el caso que en el puente está a la vista un animal que ciertamente no se puede dejar de reconocer como tal, tanto si es un toro como si es un jabalí, y ambas representaciones le convienen, e incluso mejor le vendría que haya sido la de un león"36.

2. "Los tienpos de las avenidas e de los aguaduchos". La ríada de los Difuntos de 1256.

   Las condiciones climáticas de la zona provocaban que el caudal del río Tormes presentara una acusada irregularidad entre su prolongado estiaje y las épocas de lluvia y/o de deshielo, que le llevaban desde la interrupción de su cauce en los meses de verano, con la correspondiente limitación de su aprovechamiento hidráulico, ante la escasez o, incluso, total ausencia de precipitaciones y la fuerte evaporación a la que se veía sometido37, hasta las devastadoras crecidas otoñales e invernales. Y, aunque la general pobreza del caudal del río ha ocasionado más frecuentes y agobiantes situaciones de escasez de agua, también las irregularidades climáticas, no sólo estacionales sino también interanuales, y, principalmente, las precipitaciones, en forma de prolongadas e intensas lluvias y de copiosas nevadas, a veces dieron lugar al desbordamiento de su exiguo lecho, al anegamiento e inundación de la vega, a las temidas avenidas y al furor destructivo de sus aguas, con los consiguientes daños ocasionados al puente, cuyas reparaciones concitaron un gran esfuerzo concejil para las posibilidades de la época. Se trata de "las grandes avenidas que acontecen quando las lluvias son continuas ó de las sierras vecinas derriten porciones considerables de nieve"38. De hecho, a principios del siglo XVI el Tormes era considerado, al igual que el Tajo, como uno de los más peligrosos ríos del país, debido a sus grandes avenidas: "Tajo y Tormes, ríos son de Castilla, muy poderosos de grandes crecidas"39.
   Las avenidas más importantes del río Tormes en la Edad Media suelen estar registradas por los historiadores locales de los siglos XVII, XVIII y XIX, sin que en muchos casos informen de sus fuentes. Tan sólo dos se datan en el siglo XIII, ninguna en el XII y muchas más en los siguientes, de las que nada menos que cinco se concentran en el último siglo medieval, lo que parece corroborar la tesis de algunos estudiosos de la climatología histórica, de que en estos siglos se produjo una oscilación climática caracterizada por un descenso térmico, acompañado de un aumento de la pluviosidad, conocida como fase de enfriamiento o pequeña edad glaciar40.
   La primera riada conocida corresponde al año 1229 (sin indicación del mes ni del día); la documenta Bernardo Dorado, cuando informa de la llegada de los dominicos a Salamanca, a quienes les dieron "nuestro Prelado, y Cabildo para su habitacion y morada la antigua Catedral Iglesia de San Juan el Blanco con todas sus pertenencias [...] hasta que en el año de 1229 creciò tanto el Tormes que con sus furiosas corrientes anegò las tapias, que caen à la banda de sus Riveras, dexando maltratadas sus principales Oficinas, y no bastando à su reparo las limosnas de los Fieles, recurrieron al Papa Gregorio IX", que les concedió un breve, que inserta trascrito, otorgando gracias a los que diesen limosnas para su reparo41. Nada indica sobre si el puente sufrió algún daño.
    Diecisiete años después tiene lugar la segunda avenida del siglo XIII, de mayor trascendencia, por lo que se refiere a nuestro objeto de estudio: el puente. Es la que denominamos "de los Difuntos" por haber sucedido en la noche del 2 y la mañana del 3 de noviembre de 1256. En esta ocasión, su desarrollo y consecuencias están contenidos en las obras de prácticamente todos los historiadores locales. Inicia el relato González Dávila, quien indica que el agua llegó hasta las puertas de la iglesia de San Andrés y anegó el convento de los dominicos que hacía poco habían reparado de la riada anterior, por lo que el obispo don Pedro de Salamanca les concedió la parroquia de San Esteban para que edificasen en ella su convento42. Lo continúan en términos similares Dorado, que limita los daños de la avenida al referido convento43, mientras que Araujo y Villar y Macías los extienden también al monasterio de Santa María de la Serna de las monjas benitas44. Aunque, sin duda, el relato más amplio de esta riada de los Difuntos y a la que atribuye efectos más dañinos, incluso para el propio puente romano, es el de Román Girón y Manuel Barco López, que textualmente relata: "En 3 de Noviembre de 1256 fué tan impetuosa la corriente, que destruyó un convento de monjas que había en la Serna, llamado Santa María de Leon; rompió aquella pradera y abrió el cauce que ahora llamamos el cañon de Santa María, y arrancó la aceña y pesquera que llamaban del Arco, situada al principio de la Aldehuela; ademas causó daños de consideración en el arrabal del puente; arruinó el convento que tenían allí los Dominicos y dejó resentido el puente por aquella parte"45.
   Salvo que la parte más afectada del puente fue la cercana al Arrabal, resulta difícil conocer la entidad de los daños sufridos por su fábrica con la alocución "dejar resentido". A priori, cabe pensar que las aguas, aunque dejaron maltrecha su parte meridional, no tuvieron, sin embargo, el suficiente ímpetu como para derrocar alguno de sus arcos. No obstante, las informaciones inmediatamente posteriores parecen indicar que los destrozos causados en dicha parte del puente por la riada de los Difuntos fueron de mayor importancia.
   Fontana Tarrats incluye en su colección de noticias paleoclimáticas, con datación en este mismo año de 1256, una más que extraña "gran riada del Tormes en Salamanca el 13 de agosto, que dañó puente romano", así como otra, se supone que de idéntica y extraña época, que "produce el derribo del puente de Talavera (Tajo)"46. ¿No se tratará de la riada anterior, mal datada en cuanto al día y mes?.
   No se habían cumplido dos años de la riada de los Difuntos, cuando el rey Alfonso X trató de incrementar los vecinos, posiblemente, de los barrios de San Lorenzo y Tenerías, mediante la concesión, otorgada el 9 de junio de 1258 en Medina del Campo, de la exención "de todo pecho á los que viniesen á poblar al pié del puente de esta ciudad"47, si bien por un período de seis años48. ¿No tendrá relación esta concesión real con los daños causados por la inundación del río Tormes en 1256?
   Unos años después se documentan dos hechos que también pueden tener relación directa con la riada de los Difuntos y sus efectos inmediatos. Se hallan en la sentencia dada el 25 de septiembre de 1272 por el juez real de Salamanca, Giral Estévanez, en el pleito que mantenían los procuradores del concejo y aquellos que an parte enas acennas del Arenal, con los procuradores del cabildo, sobre la denuncia presentada por los primeros de una presa que el cabildo de la eglesia de Salamanca fazía et mandava fazer all?, al vado de Santervás, aquella pesquera fornazina que sal contra el fonsario de los iudíos, que dezían que aquel lavor que fazían que lo non devían fazer, que era lavor que fazía gran danno al conceyo de Salamanca et a las acenias del Arenal, et que esta presa fornazina que la non devían fazer, que era lavor antigo et non devían alavrar sobrela, mays que devía estar así como siempre estava. Los procuradores del cabildo alegaban todo lo contrario, que aquello que avían fecho que lo non devían desfazer et que devían lavrar por aquella presa delantre porque esta presa era senal de pesquera, et si la non lavrasen que se tornaría en gran danno de las acennas del Muradal que son del cabildo et de otros herederos que an hy parte49.
   Así pues, en la exposición de los hechos denunciados queda claro que el cabildo estaba reforzando una presa que atravesaba el río de una parte a otra, aguas arriba del puente, comunicando la aceña del Muradal, en la orilla derecha, con la aceña del Arenal, en la orilla izquierda. ¿Qué materiales se utilizaron en esta obra? ¿No serían los sillares y dovelas de granito de la parte del puente derruida por la riada de los Difuntos que permanecían en medio del río al no disponer el concejo de medios con que repararlo?
   El juez, aunque luego admitió la apelación del cabildo, pronunció sentencia contraria a sus intereses, mandando derribar lo construido porque si esta presa que fassen lavrar agora de nuevo que faría muy gran danno a la villa de Salamanca, et porque quando el río enchiesse que entraría por la villa muy gran partida. Otrosí, que faría muy gran danno a los herederos de las acennas del Arenal, no sin antes haber acudido al lugar con hombres buenos y haber observado in situ la obra, advirtiendo un segundo hecho de no fácil explicación, si no se admite que el puente desde hacía tiempo se hallaba intransitable, al menos para los carros: que esta presa que fuera fecha de tienpo antigo et que solía por all? pasar carros pora meter dentro ena villa50. De estar en buen estado el puente, ¿por qué iban a pasar por allí los carros? ¿No sería más lógico que atravesasen el cauce del río Tormes por él?
   Algunos de estos interrogantes quedan despejados cuando veinte años después, el infante don Fernando de la Cerda, hijo primogénito del rey Alfonso X, en una carta, fechada en Peñafiel el 2 de abril de 1275 y dirigida a los alcaldes de Salamanca, ante la queja presentada por el cabildo salmantino de que, entre otras cosas, agraviades a los clérigos e a los sus vasallos de la Eglesia e les demandades que pechen con el concejo enna lavor de la ponte e de la Feria, nin les queredes dar cuenta de aquello que metedes enna ponte, les manda que les non agraviades sus clérigos e sus vasallos demandándoles que pechen ennas lavores sobredichas, et que les dedes su parte en la renta de la Feria según que la deben haber, o habeden, de cuanto montar la lavor de la ponte51.
   De la enumeración de los hechos consignados parece que toma cuerpo que la riada del día de los Difuntos de 1256 pudo tener más importancia de la hasta ahora reseñada, pues afectó a la parte meridional del puente hasta el punto de hacerlo intransitable, al menos para los vehículos de tracción; además, su nueva puesta en servicio al tránsito fue costosa y de prolongada dilación. El concejo no pudo él solo hacer frente a su coste y se vio obligado a recurrir a la clerecía y dependientes; además, ya habían transcurrido veinte años y aún no habían concluido las obras. ¿En qué consistieron éstas?
   La riada de los Difuntos bien pudo ocasionar el derribo de una serie de arcos en la parte meridional del puente, cuyos materiales no fueron reutilizados en su reconstrucción, o bien pudo provocar un desplazamiento de tierras y, en concreto, un estimable ensanchamiento del lecho fluvial en su orilla izquierda, en la que muy cerca, aguas abajo, desemboca el Zurguén, como para que fuera imprescindible el añadido de una serie de arcos, con cuya calzada en declive enlazar aquella con el arranque primitivo del puente. Indistintamente, en cualquiera de ambos casos fue necesaria la (re)construcción de un número de arcos, ¿los once actuales de la parte moderna? Es posible. De hecho, Gómez Moreno afirma que, "a juzgar por su tejaroz y las marcas de los sillares quizá (estos arcos) no bajen del siglo XIII", aunque matiza que, como esta parte ha sufrido derribos y reparaciones posteriores importantes, "quizá sólo el último es antiguo, y en él efectivamente abundan más las piedras marcadas"52. En este sentido, Jesús García Maldonado también ha observado las diversas marcas o signos incisos sobre las dovelas del trasdós de las bóvedas de los arcos 16 a 23, que coinciden con cierta concentración en hiladas inferiores y medias y casi ninguna sobre las superiores, así como tampoco sobre las fábricas de alzados o tajamares, cuyo uso puede remontarse, en su opinión, al siglo XII-XIII, en la época románica de la ciudad, donde algunas de ellas pueden verse sobre los muros de la catedral o de la iglesia de San Marcos, aunque también pueden verse sobre fábricas del último tercio del siglo XV y comienzos del XVI. Pero, al contrario que Gómez Moreno, cree que serían, no sólo el último sino también el penúltimo, los arcos más antiguos de esta parte moderna, por haber resistido el empuje de las riadas posteriores, lo que no habrían conseguido los otros nueve. Además, estos dos arcos son totalmente diferentes en la solución constructiva, respecto a unos tajamares triangulares, más arcaicos, y al empleo unitario de las areniscas, sin incorporar dovelas de granito, material éste más duradero, aunque también mucho más costoso sobre todo para una sociedad que ya comenzaba a sufrir los efectos de la crisis del siglo XIV.
   En definitiva, si la riada de los Difuntos no fue la causante de la primera ruptura de la fábrica unitaria del puente romano de Salamanca (que no se descarta), al menos sí fue responsable de la aparición en su estructura, después de efectuadas las obras correspondientes, de dos tramos diferentes: el viejo, es decir el romano, y el nuevo, es decir el reparado o añadido.
   Después de esta riada de los Difuntos de 1256, transcurrió un largo período de más de siglo y medio sin que se tenga información de nuevas avenidas del Tormes. De todas formas, cabe la remota posibilidad de otra poco antes del 4 de octubre 1344, fecha de una "zédula real de la señora reina doña María para que esta çiudad pudiese repartir en ella y su término 1.000 maravedís para reparos de las casas de dicha çiudad y del puente"53. De otro lado, resulta bastante prematuro este recurso al repartimiento, pues su uso no se generalizará hasta los Reyes Católicos; es entonces cuando cae en desuso en la Corona de Castilla la práctica anteriormente habitual de que el coste de la construcción o reparación de puentes recayera de forma preferente sobre una persona particular y, en menor medida, sobre alguna institución, como un concejo que, posteriormente, se resarcía de los gastos que tales obras ocasionaban, mediante los expedientes del cobro de pontazgos a los viandantes y mercancías que por ellos transitaban o de la recaudación de algún impuesto, sisa, que gravaba la compraventa de ciertos productos alimenticios, como el vino, la carne o el pescado, tal como sucedió en 1498, después de la riada de Santa Bárbara. Con posterioridad, la construcción y reparación de puentes y pontones adquieren la condición de "obras públicas" y requieren la autorización previa del Consejo Real54.
   El XV, y sobre todo su último cuarto, fue el siglo medieval que más inundaciones del río Tormes conoció, cuando menos es del que hay más documentadas. La primera tuvo lugar por los años 1422, pues, según Dorado, "haviendo crecido el rio furiosamente maltrató al Monasterio (de las monjas de Santa Ana) de tal suerte, que amedrentadas las Monjas le desampararon: en cuya vista el piadoso Prelado (don Sancho de Castilla) temeroso de mayor daño en lo sucesivo las hizo mudar à la Ciudad, dándolas para su habitación la Hermita de Santa Ana sita en la calle de Genova, con algunas mas casas que se compraron continguas à dicha Hermita, trocando el nombre que tenìan de Santa Maria de la Sernapor el que adquirieron de Santa Ana, como tambien la Calle"55. Tan sólo González Iglesias señala escuetamente que "destrozo importante sufre la Puente"56.
   Hasta más de medio siglo después, 1479, no se vuelve a registrar otra avenida. De nuevo se debe a Dorado su conocimiento: en diciembre de dicho año, a los padres carmelitas calzados "se les arruinó el Convento por las imperiosas corrientes de el Tormes, por lo que compadecidos nuestro Prelado Don Gonzalo, y su Ilustre Cabildo les concedieron la antigua Parroquial Iglesia de San Andres con todas adherencias, y pertenencias con algunas condiciones, que constan de la Escritura otorgada en el año 1480, mejorando de planta y sitio"57.
   Tres años más tarde son Girón y Barco López, los continuadores de la historia de Bernardo Dorado, quienes describen una nueva riada: "En 1482 hubo otra avenida de consideración, pero no causó tantos daños como la anterior (la de 1256), porque varias corporaciones y particulares habían huido del arrabal y sitios bajos; sin embargo, perjudicó la parte del puente que se hallaba resentida, y fue preciso hacerle una grande compostura el año 1499, en la qual gastó el Ayuntamiento dos mil Doblas de oro"58. Y, aunque Araujo, siguiendo a los anteriores, también confirma que esta "gran avenida del Tórmes . . . dejó mal parado el puente"59, yerran los tres al achacar a ésta los daños causados al puente por la de Santa Bárbara de 1498, como bien precisa Villar y Macías, si bien equivocándose en el año de esta última60.
   Y antes de afrontar la última riada del siglo XV, la de Santa Bárbara, es de nuevo Dorado quien informa que en 1490 tuvo lugar otra "furiosa y repentina avenida de el Tormes", por la que los trinitarios, que ochenta años antes se habían instalado en la iglesia de San Juan el Blanco, "se vieron quasi anegados, pudiendo salir de dicho sitio, como dicen, à milagro", estableciéndose en los palacios cedidos por el deán, don Álvaro de Paz, en la calle Concejo de Abajo61.
   Vistas, salvo la última, todas las avenidas del río Tormes documentadas y sus efectos sobre el puente romano, tratemos ahora de conocer el número de arcos, longitud, anchura, altura y demás aspectos formales de su estructura. Acudamos para ello a las descripciones que sobre el puente aportaron tres ilustres extranjeros que, procedentes dos de Europa Central y uno de Sicilia, visitaron Salamanca en la segunda mitad del siglo XV. Se trata del barón León de Rozmital, del médico Jerónimo Münzer62 y del ya referido catedrático universitario Lucio Marineo Sículo.
   El primero, noble y cuñado del Rey de Bohemia, Jorge de Podiebrad (1458-71), partió de Praga el 26 de noviembre de 1465 y llegó a Salamanca en la tarde-noche del 25 de julio (día de Santiago) de 1466; en el relato de este viaje, redactado por Wenceslao Schaschek de Birkov63, se dice de Salamanca, entre otras cosas, que "por esta ciudad pasa un río llamado el Tormes, que tiene un puente de piedra no muy grande"64.
   Más explícito resulta, en este sentido, el relato del viaje del médico de Nuremberg, Jerónimo Münzer (Hieronymus Monetarius), realizado entre el 2 de agosto de 1494 y el 15 de abril de 1495 y cuya redacción corrió a cargo de su amigo Hartmann Schedel, al indicar que Salamanca, distante "diez leguas de Zamora; está situada junto al Tormes, que nace en las montañas del mismo nombre, río, aunque pequeño, cruzado por un puente de 23 grandes arcos"65.
   Y, finalmente, Lucio Marineo Sículo quien, nacido en Sicilia, radicó desde 1484 en la Corona de Castilla, llegando a ser cronista y probablemente capellán del Rey Fernando el Católico. Enseñó en la Universidad de Salamanca doce años, dictando dos lecciones diarias, una de Poesía y otra de Oratoria. Escribió entre 1495 y 1496 el libro De Hispaniae laudibus, cuya primera edición data de 1497; en él dedica a Salamanca doce páginas, que constituyen uno de los documentos más fidedignos y minuciosos para el estudio de la ciudad y, sobre todo, de la Universidad. En ellas ofrece una descripción del puente y, en con- creto, señala su ubicación sobre el río Tormes (super amnem Tormen) y al mediodía (ad meridiem) con relación a la ciudad, su naturaleza pétrea (saxeo ponte), sus dilatadas (longiori) proporciones: 500 pasos de largo (in longitudine passibus quingentis) y 20 pies de ancho (latitudo verum pedum est bis decem), así como los 26 arcos en los que se apoyaba (sexque et viginti arcubus fulcitur)66.
   ¿Qué pensar ante la evidente contradicción sobre el número de arcos del puente referido por Münzer (23) y el contabilizado por Lucio Marineo (26)? Sin duda, que uno yerra, pues no cabe siquiera suponer que en el lapso de tiempo, escasamente un año, transcurrido entre la redacción de sus respectivos relatos, se hubiera producido un incremento en el número de arcos, de 23 a 26. E, indudablemente, por la descripción más detallada y completa ofrecida por Lucio Marineo Sículo y por los doce años que residió en Salamanca, frente al día que permaneció Münzer, no resulta muy arriesgado suponer que la versión de aquél es la más ajustada a la realidad.
   En definitiva, un puente antiguo que poseía una estructura pétrea, sustentada sobre 26 arcos y con unas medidas que alcanzaban, según el siciliano, los 500 pasos de largo y los 20 pies de ancho; del que, frente a la explícita presencia del toro, en ningún registro se indica la existencia de más de una fábrica, ni de arcos de distinto tamaño, ni de estribo o torreón central, ni, en fin, de ningún arco, torre o castillete en la calzada67.

3. "Con los andiluvios grandes ni quedan vados ni puentes". La riada de Santa Bárbara de 1498.

    La última avenida del río Tormes en el siglo XV fue la de Santa Bárbara68: en el tercer día del mes de diciembre de 149869, tras dos meses de lluvias constantes, acompañadas de nevadas y fuertes vientos70, una tormentosa noche71, paradójicamente previa a la festividad de Santa Bárbara72, el río Tormes acrecentó hasta tal extremo su caudal que se desbordó impetuosamente por toda la vega cercana a la ciudad73, originándose así una de las riadas más importantes de cuantas ha sufrido Salamanca, como con extrema crudeza se expresa en el poema De Tormis inundatione:

"Luego, cuando torció la noche su curso mojado,
Y en la carrera media se deslizan las áureas estrellas,
Cuando a los animales tiene el sueño en la tierra
Y las cuitas alivia y los pechos de pena olvidados,
Cuando los campos callan y la raza de reses y de aves,
Tormes empieza a crecer sin medida por todos los campos
Sale del lecho y rebasa riberas y cauce ordinario.
No aguanta el suelo las lluvias del éter caídas,
Ni tan grande humedad, que de fuentes corrientes procede.
Mas, derretida la nieve, en los bosques más altos caída,
Mil arroyos bebe raudos y crece en los montes,
Mil por campos, do nunca los hubo, se forman caudales.
Cuando aurora empezó a disipar las tinieblas nocturnas,
Cuando suelen los hombres romper sus dulcísimos sueños,
Es el río mayor y se acrece con olas de espuma,
De no otro modo que el mar por las playas esparce sus olas
Arrebatado, al juntarse los cuernos de la luna llena.
Los bosques arrasa vecinos y campos, a fondo,
Y la muy lamentada esperanza de muchos colonos.
Todo lo que se le opone trata de llevar por delante,
Descomunal, ni al árbol perdona ni a roca siquiera
Ni a las casas, donde el molar trituraba los trigos.
Sus remolinos devastan las cercas y los verdes huertos.
Templos de los santos arranca en su sima profunda.
Con sus olas gigantescas dos arrabales rodea,
Junto a la muralla construidos; anega las casas.
Pone en fuga a los labriegos que dejan sus techos con miedo,
Y hay madres que tiemblan y niños y niñas medrosos
Y pequeña prole, a sus padres queridos robaba"74.

   Los momentos más álgidos de esta "tan gran inundación de aguas, cuanta, como pienso, nunca vieron los siglos pasados ni, si se me permite afirmarlo, verán los venideros"75, y las graves consecuencias materiales y humanas, sobre todo en la Vega y en los dos arrabales extramuros, están recogidos en la citada pieza poética del valenciano y estudiante de la Universidad de Salamanca Antonio Jiménez, especialmente en los siguientes versos:

"Casas sesenta del arrabal la odiosa avenida
Rotas, y otras tantas derribó de las huertas cuidadas
Y otras tantas también rompió en un súbito ataque
Entre la torreada muralla y ribera del río.
Tres monasterios fueron derribados por un mar tan grande
Lleno de espuma, cuyos nombres son muy conocidos:
El de la Madre de Dios alma, de la Vega llamado;
El templo, cuya torre se levantó siempre alta
Sin derribar por milagro, por cierto, el de San Esteban,
Morada que con santa piedad habitaban las monjas;
Y al que dan nombre los tres, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Además arrebató lo que los labriegos tenían
En sus casas, mieses y barricas llenas de vino,
Y todos los víveres y las arcas repletas de trajes,
Y las acémilas, perros, gatos y pájaros varios,
Y muchos cerdos; reses y ganados llevóse"76.

   Además de lo señalado, la riada también derrocó la aceña del Arenal, en la parte del Arrabal, cuya propiedad ya había conseguido el cabildo catedralicio (paresçió Diego de Medrano, en nonbre de los señores deán e cabildo, e dixo que por quanto la aceña del Arenal, que es de los dichos señores, la avía levado el rrío e estaua todo desfecho), quien pronto (8 de mayo de 1499) inició los trámites para su reparación (e agora los dichos señores la querían tornar fazer)77, lo que al fin conseguiría, no sin la oposición del concejo salmantino, dilucidada ante los auditores de la Real Chancillería de Valladolid78.
   Entre las huertas que sufrieron los efectos de esta inundación se encontraba la que el cabildo poseía en la ribera del río Tormes e en lo realengo de Tejares, que [ha] por linderos: de la una parte, huertas de los dichos señores e, de la otra parte, huerta de Pero Nieto e, por delante, el camino real e, por la trasera, el dicho río de Tormes, que oy día [27 de febrero de 1501] dellos tenían en renta por su vida Diego Rodríguez de Santesydro, canónigo de la dicha yglesia, en la creçiente e traiendo lluvia que, en el ynvierno pasado de año de noventa e ocho años, quando salió el dicho río de Tormes de madre, avía derrocado y levado todos los hedifiçios que estavan en la dicha huerta, con toda la çerca que tenía de madera, que avía reçibido mucho daño79.
   Asimismo, es casi seguro que también fue destruida por la avenida de Santa Bárbara la casa que Diego de Ciudad, platero, poseía en el Arraual de Allende de la Puente de la dicha çibdad; de que son linderos: de la vna parte, casas de Sant Lázaro e, de la otra parte, casa de Juan de Palençia e, de la otra parte, casa de la Yglesia Mayor", y que el 17 de noviembre de 1494 vendió a Antón de Urueña, ciego, y a su mujer, Juana García, por 6.000 mrs. y "con el cargo del çenso e tributo que la dicha çibdad tiene en la dicha casa, que son doze mrs. cada vn año para sienpre jamás"80, ya que antes del 12 de abril de 1499 esa casa se había convertido en "vn suelo que nos hemos e tenemos en el Arrabal de Allende la Puente de la dicha çibdad, segúnd que lo ovimos de Diego de Çibdad; que ha por linderos: de la vna parte, casas de la Yglesia mayor e, de la otra parte, casas de los herederos de Pedro Escriuano", y deciden venderlo por sólo mil maravedís y "con la piedra que tiene e con dos maderos e con todo lo otro que le pertenesçe e con doze mrs. de çenso que en él tiene la çibdad en cada vn año", a Luis Amarillo81, quien lo había comprado para el sastre Gonzalo García, a quien traspasó la propiedad y la posesión el 23 de abril de 149982.
   Esta gran riada del Tormes también afectó al puente romano de Salamanca, provocando la fractura en su parte meridional, en la parte izquierda, según descripción del citado Antonio Jiménez:

"Pronto de sima tamaña el puente largo se llena,
Que en veintiocho por junto grandes arcos se apoya.
Que, no pudiendo acoger por sus bocas el río y sus olas
Ni absorber tantas lluvias dañinas que iban corriendo,
Ni aunque mil fuesen, sobrepasan en la parte izquierda
Las corrientes mezcladas y en vasta vorágine rompen,
Donde el puente en declive siete ojos tiene menores
Que los demás"83.

   Este derribo parcial de la fábrica del puente romano de Salamanca es confirmado, además, por otras informaciones documentales:
   El 5 de marzo de 1499, Pedro González, joyero y procurador del corregidor Juan Gutiérrez Tello y demás miembros del consistorio salmantino, refiere en el pleito que a propósito de su reparo surgió entre éste y la clerecía, que la puente desta dicha çibdad, la qual, con las muchas aguas deste invierno, se quebró e partió por muchos logares84. Días más tarde, el 20 del mismo mes y año, otro procurador de la ciudad, Juan Bravo, indicaba que a cabsa de las grandes avenidas que vinieron por el río de Tormes este ynvierno, se siguieron grandes daños e pérdidas a esta dicha cibdad, entre las quales derrocó dos arcos de la puente, e ciertas calçadas, en una real cédula del rey Fernando el Católico85.
   Por su parte, Antonio Jiménez, un año después, minimizaba esos daños del puente, al expresar que la riada:

"Quebró la puente, de la que partió con su empuje tan solo
Un arco y le dañó únicamente en aquella parte
Que se sabe muy bien que no hizo Alcides el fuerte,
Más poderoso que el cual jamás otro alguno ha existido"86.

   Por otra parte, en el alegato pronunciado por Sempronio, en el tercer acto de La Celestina87, cuya primera edición aparece en Burgos en 1499, sobre el desgaste que el paso del tiempo produce hasta en los acontecimientos que más nos impresionan, "hay motivos para pensar que, dentro de esta espléndida prosa, el puente en que pensaba Fernando de Rojas (quien como estudiante de Derecho vive en Salamanca entre 1494 y 1502) era precisamente el romano de esta ciudad, cuya ruina parcial acababa de presenciar", en opinión de Arenas88 y de Jiménez, Menéndez y Prieto89.
   Y, finalmente, en el pleito mantenido entre el concejo y el cabildo salmantino a propósito de la reconstrucción de la aceña del Arenal, cuya real carta ejecutoria tiene fecha de 16 de junio de 1503, una de las razones del procurador del concejo para oponerse a dicha reconstrucción era porque, sy la dicha açeña se hiziese, haría el agua tan grand curso que commo el agua yva hazia la çibdad por la puente e arcos altos, commo la media puente questava hazia el Arraval estava más flaca e de arcos viejos, en tienpo de avenidas, aviendo curso el agua, derrocaría la media puente, segúnd que avía derrocado çierta parte della el año pasado, e aún llevaría todo el Arraval90.
   Difícil determinar, con estas genéricas y disonantes referencias documentales, la ruptura real producida en la fábrica del puente por la avenida de Santa Bárbara. A priori, ante la existencia de fuentes discrepantes, parece evidente que, en este caso, hay que dar preferencia en su grado de credibilidad testimonial a las documentales o documentos de archivo por su propia naturaleza de fuentes preterintencionales, que les confiere una certeza mayor que la que ofrecen las informaciones brindadas por textos literarios e, incluso, por fuentes narrativas, porque no tienen intención de presentar una particular reconstrucción e interpretación de los sucesos a los contemporáneos ni a la posteridad.
   Mayor resulta el grado de indecisión cuando la coincidencia no es total entre dos fuentes de la misma tipología. ¿Qué información es la verídica: la que afirma que la avenida sólo derrocó dos arcos de la puente e ciertas calçadas, la que dice que avía derrocado çierta parte della, o, en fin, la que asegura que el puente se quebró e partió por muchos logares? Arriesgada disyuntiva. Es posible que el puente romano sólo sufriera el derrocamiento de dos arcos, aunque, por informaciones posteriores, bien pudo ser de mayor entidad su rotura; en concreto, en un documento de 1507 se indica textualmente que agora á seys o syete años, en los tienpos de las avenidas e aguaduchos, el río de Tormes llevó un pedaço de la puente principal desa dicha çibdad91.
   En espera de que el feliz hallazgo de alguna fuente pueda precisar el alcance real de la ruptura del puente romano ocasionada por la riada de Santa Bárbara, destaquemos, no obstante, lo que parece de más evidente certeza: que fue la parte del puente más alejada de la ciudad y más próxima al Arrabal, la que cedió, es decir, la (re)construida después de la riada de los Difuntos de 1256. Información ofrecida por Antonio Jiménez en varios pasajes de su De Tormis inundatione: las aguas de la riada rebasaron la parte meridional del puente, al contar con siete ojos de inferior tamaño y carecer, por consiguiente, de la necesaria capacidad de desagüe92, y algunos frailes de la ciudad, intentando ayudar a treinta hombres que se habían subido a los tejados de las casas del Arrabal, no pudieron pasar más allá de la mitad del puente93. Informaciones, por otra parte, coincidentes con la referida por el procurador de la ciudad en el pleito que mantuvo contra el cabildo a propósito de la reconstrucción de la aceña del Arenal, contenida en la real carta ejecutoria de los Reyes Católicos de 1503, sobre su temor de que, commo la media puente questava hazia el Arraval estava más flaca e de arcos viejos, en tienpo de avenidas, aviendo curso el agua, derrocaría la media puente, segúnd que avía derrocado çierta parte della el año pasado, e aún llevaría todo el Arraval94.
   En definitiva, la avenida de Santa Bárbara de 1498 derribó al menos dos de los arcos de la parte meridional del puente, aquella que había sido (re)construida después de la riada de los Difuntos de 1256. Y es de suponer, que los arcos derrocados fueran los centrales, no así los más próximos a la orilla, pues son aquéllos los que siempre soportan la mayor acometida de las aguas desbocadas.

4. Un edificio, dos fábricas: "la puente vieja y la puente nueva".

   Como señala Pérez-Bustamante, "descartada desde un principio en esta época en el reino castellano-leonés una política de gasto público por parte de la Corona tendente a financiar con los impuestos generales la realización de obras públicas"95, la obligación de reparar los daños ocasionados por esta riada y, en definitiva, de su financiación, fue asumida, como en ocasiones precedentes (1275 y 1344), por el concejo salmantino. Éste y su corregidor, a la sazón el referido don Juan Gutiérrez Tello, constatando la urgente necesidad de subsanar los desperfectos del puente, puesto que si non se adereçase al presente non podría por ella pasar gente nin provisión nin otra cosa alguna; antes adelante se perdería o destruiría toda o la mayor parte della, que más adelante non se podrá fazer nin reparar con lo posible a esta çibdad, lo qual agora reparándose no con mucho, segúnd e commo está hordenado, todo çesa, acordaron proceder de manera inmediata en tal sentido. También determinaron el procedimiento para la obtención de los recursos necesarios para la financiación de esta obra, cuyo presupuesto previsto ascendía a 400.000 mrs96. Aquél consistió, una vez conseguidas las correspondientes licencia e facultad regias, en recurrir a un sistema mixto: dos terceras partes mediante un repartimiento (imposición directa) de la tierra e çiertos logares de señorío y, la tercera parte restante, de la ciudad, mediante una sysa o inposición indirecta sobre la compraventa del vino (a razón de 16 mrs. la cuba), carne y pescado (a razón de un mr. la libra).
   Aquí, la aplicación de esta sisa no provocó, como había sucedido en Ciudad Rodrigo unos años antes, 1494, "escandalos y alborotos, y se esperaba hubiera mas" entre el pueblo pechero97. Al contrario, fueron los clérigos los que, en un principio, se opusieron a su aplicación generalizada y, en concreto, a los eclesiásticos y sus dependientes. Aunque, de acuerdo con la legislación aprobada por el rey Alfonso X, recopilada en las Siete Partidas98 y reiteradamente recordada su vigencia por él mismo y por todos los reyes castellanos medievales, así en cartas de privilegio99 como en ordenamientos a Cortes100, en esta sisa sobre la compra del vino, carne y pescado era totalmente legal que "pagasen e contribuyesen esentos e non esentos, por ser pro communal de todos, obras buenas e de piedad", sin embargo, la clerecía una vez más se negó a ello, lo que originó un agrio pleito, pues aquella alegaba, entre otras razones, además de defecto de forma en el requerimiento, que "los dichos señores justicia e regidores non tienen poder nin facultad para inponer la llamada sysa nin inposición otra alguna en las personas de la dicha iglesia nin en otras personas algunas eclesiásticas, porque, asy segúnd derecho divino commo positivo, commo segúnd leyes e premáticas destos reynos e leyes sinodales e provinciales, totalmente son esentos, e libres e ynmunes de toda e qualquier jurediçión seglar"101.
   Al persistir el corregidor y demás miembros del concejo salmantino en imponer este gravamen a la compraventa del vino, carne y pescado realizada tanto por legos como por clérigos de la ciudad, sin atender a los requerimientos del deán, Álvaro de Paz, y demás venerables señores del cabildo catedralicio102, que les conminaban a "que lo non finiesen", pues con esa decisión caerían "en gran quebrantamiento e violación de la libertad e inmunidad eclesyástica e peligro de sus ánimas e conciencias", todos ellos, el 12 de marzo de 1499 y por sentencia de Luis González de Medina, canónigo salmantino, y de Sancho Díez de la Mata, abad de Santiago de Peñalba y canónigo de Palencia, provisores y vicarios generales en todo el obispado por don Juan de Castilla, obispo de Salamanca, fueron declarados "aver caydo e incurrido en sentencia descomunión mayor en ellos e en cada uno dellos, inpuesta por derecho común e por aver echado e inpuesto la dicha sysa sobre el dicho clero", hasta que "viniesen e vengan a obidiençia de Santa Madre Iglesia e quiten la dicha sysa de sobre el dicho clero e les torne la que les a llevado e satisfaciendo en todas las otras cosas, segúnd de derecho son obligados"103.
   Apesar de ello, facilitó el acuerdo amistoso la real cédula de Fernando el Católico de 20 de marzo de 1499, dirigida a los venerables Deán e Cabildo de la Iglesia de Salamanca, en la que, ante la petición del procurador de la ciudad, Juan Bravo104, les encargaba que, pues estos maravedís son para reparo de la dicha puente e calçadas, en lo qual todos son obligados de contribuyr, mayormente vosotros por la parte del portazgo que lleváis en la dicha puente, e por aquella manera que mejor vos pareciere, dando de lo vuestro o contribuyendo en la dicha sysa, ayáys por bien, por esta vez, sin perjuyzio de vuestros derechos, de ayudar a dicha çibdad para esta necesidad105. Así, el 28 del mismo mes y año, ante el corregidor, Juan Gutiérrez Tello, se presentaron Sancho Díez de Mata, provisor del obispado salmantino, y los canónigos Juan de Cubillas, Diego de Anaya y Pedro Imperial, en su nombre y en el de los señores deán, cabildo y clerecía de la ciudad, diciendo que estavan prestos de cunplir la carta de sus altezas e pagar por repartimiento lo que les copiese para anderesçar la puente de la dicha çibdad, al tiempo que le pedían e pidieron mandase alçar la dicha sysa e apregonar que ellos non la pagasen la dicha sysa, así como que estableciera la fecha para asentar el repartimiento. A lo que asintió el corregidor, prometiéndoles que estava presto, sy oviere quatro tablas de carnero, de les dar las dos; e si oviese tres, de les dar la una, al tiempo que, junto a los regidores Puertocarrero y Ruy González, pidió, en contrapartida, al provisor que los mandase absolver de las sentencias e çensuras en que avían incurrido sobre la dicha sysa, e a los otros regidores, sesmeros e procuradores de la dicha çibdad, que estavan excomulgados sobre la dicha sysa, con respuesta afirmativa106.
   Concretado y aprobado el sistema para la financiación de la obra, es hora de abordar el cuándo y el cómo de la reparación de la ruptura del puente romano ocasionada por la riada de Santa Bárbara de 1498.
   No parece muy acertada la aseveración de Sanz Hermida y de Jiménez, Menéndez y Prieto de que la reparación de los destrozos del puente "no debió de tener una solución a corto plazo, pues de nuevo el rey Católico, en este caso en compañía de su esposa, la reina Isabel, remiten otra carta al Cabildo, esta vez desde Granada, con fecha 23 de septiembre de 1500, en la que se vuelve a instar a esta institución a agilizar su ayuda, dada la imperiosa necesidad que había en la reconstrucción del puente"107, ya que del contenido de dicha carta, esquemática y concisa, difícilmente puede extraerse esa información; desde luego, en ella nada se indica sobre la reparación del puente108. Más acertada parece la opinión de Aramburu-Zabala, quien presupone que la reparación del puente se hizo de forma rápida, pues al inicio del siglo XVI ya había concluido109.
   Efectivamente, la reparación fue muy rápida, pues ya estaba terminada antes del 6 de junio de 1500, según informaron los sexmeros de la tierra salmantina a los Reyes Católicos:

Sepades que los procuradores e seysmeros desa dicha tierra desa dicha çibdad nos hizieron
relaçión por su petiçión, diziendo que ellos pagaron todos los maravedís que les fueron repartidos
para el reparo de la puente e calçadas desa dicha çibdad e, además, non se gastaron
más de çiento e ochenta mill maravedís, e la dicha çibdad non pagó cosa alguna110.

   Tan rápida que realmente resulta difícil de admitir cómo, con los medios entonces disponibles, fueron capaces de reparar en tan corto tiempo una ruptura de no menos de dos arcos de la parte meridional. Quizá la respuesta esté en lo muy poco eficiente, cuando no muy deficiente, de la reparación: en ella no se gastaron más de 180.000 mrs. de los 400.000 presupuestados en el repartimiento; la ciudad ni los lugares de señorío contribuyeron con cantidad alguna, según denuncia presentada, en nombre de la tierra, por Juan López de Esparza en 1518111, y, además, se desvió gran parte de lo recaudado a los vecinos de la tierra para reparar las puertas de la dicha çibdad e las puentes e pontones que están de los muros adentro della, e, incluso, para pagar quarenta e tres mill maravedís de çierta condenaçión de costas en contra la dicha çibdad, según denunció a los Reyes Católicos, en 1503, Pedro Alonso, sexmero del cuarto de Valdevilloria112. Por lo que no es de extrañar, que pocos años después, en 1507, el concejo salmantino solicitase, en esta ocasión, a la reina doña Juana licencia para otro repartimiento con el fin de reparar de nuevo el puente113.
   Es en este contexto, cuando claramente se documenta que el puente se hallaba dividido en dos mitades, en dos fábricas distintas: la puente vieja y la puente nueva. Pero, de ningún modo cabe deducir que dichas expresiones aluden a dos edificios o puentes diferentes, sino a dos partes del mismo edificio y puente, al aparecer junto a las anteriores, la de media puente como sinónima, si no de ambas, sí expresa y claramente de una de ellas (media puente questava hazia el Arraval; derrocaría la media puente, segúnd que avía derrocado çierta parte della el año pasado; y en la otra media puente media (sic) questava más flaca).
   La expresión la puente vieja se halla por primera vez en la correspondiente acta de la reunión del cabildo catedralicio de Salamanca celebrada el 8 de mayo de 1499, en la que se acordó proceder a la reconstrucción de la derruida aceña del Arenal, aguas arriba del puente de la ciudad114. Y la misma expresión vuelve a aparecer el 16 de junio-31 de julio de 1503, en la real carta de ejecución de la sentencia dictada por la Chancillería de Valladolid a propósito de la reconstrucción de la citada aceña del Arenal115. En ambos casos, es evidente que con ellas se alude a la parte del puente más próxima a la ciudad, la correspondiente a la original fábrica romana, de la que se refiere que aquella parte hera muy fuerte e más rezya y poseía arcos altos.
   La expresión la puente nueva sólo se encuentra en la citada carta real de ejecución del 16 de junio-31 de julio de 1503, aunque de manera reiterada116. Al igual que en el anterior, en este caso la referencia a la parte meridional del puente, más próxima al Arrabal, tampoco ofrece dudas117. Y si de la primera se destacaba su solidez, de ésta se indica su endeblez: commo la media puente questava hazia el Arraval estava más flaca e de arcos viejos; la otra media puente media (sic) questava más flaca; al mismo tiempo que se señala que la dicha puente hera baxa e tenía los arcos baxos e el Arraval estava baxo.
   Esta división del puente en dos tramos en cierta manera también la describe Antonio Jiménez, en su poema De Tormis inundatione, al referir que el puente salmantino se apoyaba en veintiocho grandes arcos (Que en veintiocho por junto grandes arcos se apoya), puntualizando que poseía en la parte meridional, donde el puente entraba en declive, siete ojos menores que los demás (Donde el puente en declive siete ojos menores /Que los demás) y que no habían sido obra, como el resto del puente, del fuerte y poderoso Hércules (le dañó únicamente en aquella parte /Que se sabe muy bien que no hizo Alcides el fuerte, /Más poderoso que el cual jamás otro alguno ha existido")118. Así como de manera clara y rotunda la describe el colegial de san Bartolomé y catedrático de Filosofía de la Universidad de Salamanca, Pedro de Torres, en su Cronicón de los primeros años del siglo XVI:

Año 1508 . . . La puente de Salamanca tiene hasta el medio 15 arcos. El mayor tiene 33 piedras
de fasta un pie de ancho desde el suelo en el arco alrededor y desde el medio fasta el
arrabal tiene doce arcos, seis grandes y seis pequeños. Tiene el mayor en arco 42 piedras de
a pie. Esta un toro o cabrón de piedra en el principio de la puente ad dexteram. Habet caput
ad meridiem119.

   Así pues, al declinar el siglo XV y alumbrar el XVI, diversas fuentes documentales coinciden en señalar la existencia en el puente romano de Salamanca de dos tramos nítidamente diferenciados: uno, el más cercano a la ciudad, correspondiente a la fábrica romana (la puente vieja) y del que se destaca su solidez; y otro, el del lado del Arrabal, de reciente construcción (la puente nueva), con arcos de menor tamaño, del que se señala su deficiente factura.
   Señaladas estas coincidencias de las fuentes documentales, los problemas surgen en el análisis e interpretación de sus discrepancias informativas: ¿cuántos arcos poseía entonces el puente?, ¿cuántos cada tramo?, ¿eran todos los arcos del mismo tamaño?
   Según Antonio Jiménez, el puente de Salamanca poseía a finales del siglo XV un total de veintiocho arcos, de los que veintiuno correspondían al primer tramo y los otros siete, de menor tamaño, al segundo. Mientras que Pedro de Torres señala que en 1508 el puente se alzaba sobre un total de veintisiete arcos, de los que el primer tramo poseía quince, de treinta y tres dovelas cada uno, y el segundo contaba con doce, de los que seis eran grandes, de cuarenta y dos dovelas, y los otros seis pequeños.
   Difícil poder aclarar con total nitidez esta discrepancia. Aunque pueda parecer un expediente manido el recurrir al error de apreciación, sinceramente nos parece la solución más razonable. Primer posible error de Antonio Jiménez en el número total de arcos del puente (28), frente a los referidos por Pedro de Torres (27), porque, además de lo ya indicado sobre los textos literarios, los de este último son coincidentes con los aportados por el primer cronista de la ciudad, Gil González Dávila, en 1606:

   Vna de las grandezas que tiene Salamanca, y de las mayores la mayor, es el famoso edificio de la puente, de los mas insignes que tiene España: fundado sobre veinte y siete arcos por donde passa sus aguas el rio Tormes. Tiene de largo quinientos passos, y de ancho doze. Es edificio Romano de canteria todo, y en la labor de las piedras tiene mucha semejança con el aqueducto (tambien edificio antiguo) de Segovia120.

   Segundo posible error de Antonio Jiménez en el número de arcos del primer tramo (21), frente a los de Pedro de Torres (15), por ser éstos los que claramente se aprecian en el dibujo de la panorámica de la ciudad de Salamanca realizado por Antón van der Wyngaerde hacia 1570121, y los que existen en la actualidad.
   Así pues, la balanza de la credibilidad parece decantarse de manera manifiesta hacia la información suministrada por Pedro de Torres, incluso sobre las dovelas de los primeros quince arcos (32) y de los siete siguientes (42), idénticas en número, en el primer caso, y, en el segundo, muy parejas a las actuales122, así como sobre la existencia de arcos de distintos tamaños, pues en el presente, nueve de la fábrica moderna poseen vanos con luces algo mayores (oscilan entre 9,80 y 10,40 m) que los quince romanos y, desde luego, que los dos últimos de la misma fábrica, cuya directriz es muy rebajada, afectada por la rasante y la margen del cauce y no dejan ver la línea de cornisa de las pilas123.
   En definitiva, las informaciones documentales hoy conocidas parecen apuntar a que la rápida reparación de la ruptura del puente ocasionada por la riada de Santa Bárbara consistió en la deficiente reparación de lo dañado en la parte meridional, la rayana con el Arrabal, aunque con arcos de dimensiones diferentes no sólo a los romanos sino también entre ellos, y la adición de uno más, con lo que su número se incrementó hasta alcanzar los veintisiete.
   A destacar, finalmente, la permanencia del "toro o cabrón de piedra en el principio de la puente", por la parte de la ciudad, a su derecha y con la cabeza mirando hacia el mediodía, según señaló el citado Pedro Torres a principios del siglo XVI124, ubicación posteriormente corroborada a lo largo de toda la Edad Moderna por numerosas fuentes, como las literarias, una de las cuales contiene el conocido episodio del Lazarillo de Tormes al inicio de su errante vida de pícaro:

Salimos de Salamanca y, llegando a la puente, está a la entrada della vn animal de piedra que
casi tiene forma de toro, y el ciego mandome que llegasse cerca del animal e, alli puesto, me
dixo:
'Lázaro, llega el oydo a este toro e oyrás gran ruydo dentro dél'.
Yo simplemente llegué, creyendo ser ansi. Y, como sintió que tenía la cabeça par de la piedra,
afirmó rezio la mano y diome vna gran calabaçada en el diablo del toro, que mas de tres dias
me duró el dolor de la cornada y dixome:
'Necio, aprende: que el moço del ciego vn punto ha de saber mas que el diablo'.
Y rió mucho la burla.125

Notas

* Agradezco muy sinceramente a Nieves Rupérez Almajano y a Jesús García Maldonado toda la colaboración que desinteresadamente me prestaron para la realización de este trabajo.

1 FERNÁNDEZ CASADO, C., Historia del puente en España. Puentes romanos, Madrid, CSIC., 1980, s.p.        [ Links ]

2 VACA LORENZO, Á., GUADALUPE SALAS, I., y GARCÍA MALDONADO, J., "El Puente Romano. La puente mayor de Salamanca: sus orígenes", en Puentes singulares de la provincia de Salamanca, coord. por José Antonio Bonilla Hernández y Evaristo Rodríguez Martín, Salamanca, Diputación de Salamanca, 2005, pp. 25-55.        [ Links ]

3 Ibidem, pp. 52 y ss. Allí demostramos a través de los "mechinales" que este puente romano pasó por distintas fases constructivas: la primera bien pudo ser un edificio entero de madera, del que no queda registro alguno; la segunda contempló la cimentación pétrea de unas pilas sobre las que apoyaba una estructura de madera; y la tercera, que consistió en la sustitución de la estructura de madera por un alzado pétreo. De todas formas, éste no fue un caso único, más bien al contrario, como señala CALDERÓN, C., "Los puentes en la Castilla Bajomedieval", en Cuadernos de Historia de España, 71 (1989), p. 40.         [ Links ]

4 Llega a dicha conclusión, después de analizar los datos sobre el nivel alcanzado por la mayor avenida y la capacidad de desagüe, DURÁN FUENTES, M., "Puentes romanos peninsulares: tipología y construcción", en Actas del I Congreso Nacional de Historia de la Construcción, Madrid, 1996, p. 173.        [ Links ]

5 NÚÑEZ PAZ, P., REDERO GÓMEZ, P. y VICENTE GARCÍA, J., Salamanca. Guía de Arquitectura, Salamanca, Colegio Oficial de Arquitectos de León, Delegación de Salamanca, 2001, p. 75.        [ Links ]

6 JIMÉNEZ, M. C., MENÉNDEZ, L. R. y PRIETO, M., "El puente romano de Salamanca en las crónicas, las fuentes históricas y la historiografía", en Salamanca. Revista de Estudios, 44 (2000), p. 206 y MENÉNDEZ BUEYES, L. R., "Acercamiento histórico al puente romano sobre el río Tormes (Salamanca). Apuntes para una interpretación arqueológica", en Boletín de la Real Academia de la Historia, CC (2003), pp. 404-405. Tal vez no errara González Dávila y los errados fueran aquellos autores que, con posterioridad e impulsados por su prestigio, copiaron, sin más, las medidas y número de arcos del puente dados por él en un momento determinado; de lo que no cabe duda es que resulta imprescindible tener en cuenta la cronología en el recuento de los arcos del puente, ya que su número, como se verá, varió en el tiempo.         [ Links ]         [ Links ]

7 VACA LORENZO, Á., GUADALUPE SALAS, I., y GARCÍA MALDONADO, J., op. cit., p. 41.

8 "La arenisca opalina se define como roca sedimentaria detrítica y conglomerados subarcósicos silíceos, subdivididos en diversos tipos según el color: blancas, rojizas y ocres. Es una roca muy abundante en la ciudad de Salamanca y sus alrededores, por lo que resultaba económica y de fácil extracción, además de más dura que la arenisca de Villamayor; y, aunque no es una roca ornamental, ha sido utilizada en la construcción de elementos que no necesitaban un acabado visto, como cercas y muros, y en aquellas partes de los edificios especialmente expuestas a medios agresivos, como sótanos y zócalos de fachadas. En cuanto al granito, se trata de un granitoide con textura vaugnerítica, donde los contenidos en sílice son menores y aumentan los de mica y feldespato, por lo que su aspecto es de color negruzco. Proviene de la zona de Ledesma", ibidem, pp. 47-48. Este tipo de areniscas de edad pre-eocénica, distintas de las eocénicas de Villamayor, han sido bautizadas con el nombre de "Areniscas Celestinas", según JIMÉNEZ FUENTES, E. y MARTÍN DE JESÚS, S., "Sobre el material empleado en la reconstrucción del Puente Romano de Salamanca, durante el siglo XVII", en Actas del I Congreso de Historia de Salamanca, Salamanca, 1992, tomo II, pp. 363-365.        [ Links ]

9 En que "una medalla, que con motivo de la compostura, que se hizo en dicho Puente de orden de esta Ciudad en el año pasado de 1767, fue hallada en una caxa baxo una de sus losas, y es la figura num. 2 de la planita, que va al fin de el Libro, y tiene oy en su poder el Canonigo Don Miguel Salgado. Tiene por una parte la figura entera de Hercules con la clava en la mano izquierda, teniendo la derecha sobre un pilar de el mismo Puente, y en su reverso se halla la cabeza de un Emperador con Laurea, pero no se conocen las letras, que tenia en el circuito de las figuras, que acaso nos diria el nombre de el Emperador; pero los Canteros poco inteligentes, y cautos las refregaron de modo, que no se conocen", en DORADO, B., Compendio histórico de la ciudad de Salamanca, Salamanca, 1776 [reed. 1985], p. 18. Para ROLDÁN HERVÁS, J. M., Iter ab Emerita Astvricam. El camino de la Plata, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1971, p. 122, está claro que "se trata de la efigie de Antonino Pío", por lo que deduce que "esta moneda sea sólo el testimonio de una reparación realizada en tiempos del emperador que está figurado en ella".        [ Links ]         [ Links ]

10 "Por fin, a comienzos de 1768, se habían concluido las obras mandadas, que consistieron, según declaración del propio Sagarvinaga, en el embaldosado de medio Puente Mayor y el reparo de su estribo y, en la otra mitad, en el aumento de 60 pies por 18 todo de nueva fábrica, y la construcción de otro tramo de calzada en la parte del embarcadero, de 40 pies por 36 de ancho. Se repararon además 15 ojos y otros detalles accesorios, pero no se varió para nada su estructura", en RUPÉREZ ALMAJANO, M. N., Urbanismo de Salamanca en el siglo XVIII, Salamanca, Delegación de Salamanca del Colegio Oficial de Arquitectos de León, 1992, p. 50.        [ Links ]

11 "Algun escritor moderno ha apuntado la sospecha de que el Puente debe su existencia al Emperador Honorio, porque de este Emperador se halló en el año 1853, entre las argamasas que servían de lecho al enlosado del Puente, una moneda antigua de cobre. La existencia de la moneda en aquel sitio lo que probaría en su caso sería alguna reparación ejecutada en tiempo de Honorio, tal vez el mismo enlosado", en FALCÓN, M., Salamanca artística y monumental, Salamanca, 1867 [reimp. según edición de José Antonio Bonilla Hernández. Salamanca, Caja Duero, 2000], p. 65.         [ Links ]

12 Conservado en el Archivo de la Catedral de Salamanca (en adelante ACS), caj. 16, leg. 1, nº 5 y trascrito y publicado por MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, Documentos de los Archivos Catedralicio y Diocesano de Salamanca (siglos XII-XIII). Salamanca, Universidad, 1977, doc. 3.        [ Links ]

13 Ibidem, doc. 4. Sobre el barrio concedido cerca de la Puerta del Río vid., VACA LORENZO, Á., "La Puerta del Río (o de Aníbal) de Salamanca y sus inciertos orígenes", en Papeles del Novelty, 15 Salamanca, 2005, pp. 9-30.        [ Links ]

14 En MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., docs. 6, 9 y 10.

15 Ibidem, doc. 14.

16 Ibidem, doc. 33.

17 Ibidem, doc. 190. En esa misma calle de San Gil se hallaba la bodega, "con çinco cubas", que el 2 de julio de 1272 vendieron don Ramón Monedero y su mujer, María Juan, al canónigo Pedro Ibáñez y cuyas delimitaciones eran: "la calle que va de San Gil para la puente et la calle que diçe para el rio et las casas de don Ramiro et las casas de donna Bertolomea", ibidem, doc. 331.

18 Ibidem, doc. 318.

19 Ibidem, doc. 362.

20 ACS. Actas Capitulares, libro 1, f. 35. Agradezco a Raúl Vicente Baz esta información, así como algunas otras de las Actas Capitulares, y a él y a Pedro J. Gómez González, archiveros de este importante archivo, su actitud tan positiva hacia todos los investigadores que acudimos a él.

21 En MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 266. Referencias a esta iglesia en los docs. 303, 334, 386, 393, 448, etcétera. Iglesia que habría sido construida a principios del siglo XII para pasar a ser morada de las monjas Benitas en 1256, después de haber sido derribado, como más adelante se verá, por una riada del río su primitivo convento del prado de la Serna; morada que conservaron hasta 1422, en que una nueva avenida del Tormes destruyó esta iglesia, pasando entonces a residir en la ciudad, donde recibieron la ermita de Santa Ana, en la calle Génova, cerca de San Vicente, en GONZÁLEZ GARCÍA, M., Salamanca: la repoblación y la ciudad en la Baja Edad Media, Salamanca, Centro de Estudios Salmantinos, 1988, p. 111.        [ Links ]

22 Este arrabal siempre estuvo habitado por una población predominante de agricultores, en especial de hortelanos, además de radicar en él algunos mesones, como el de Gonzalo Flores, el de la iglesia de la Trinidad, el de Rocamador o el de la Portuguesa, así como el hospital de leprosos de San Lázaro o, en fin, la casa de la mancebía "para muxeres públicas" que el Concejo había arrendado a finales de 1498 al regidor Juan Arias Maldonado por diez mil maravedís anuales, en VACA LORENZO, Á., "La Vía de la Plata a su paso por Salamanca", en Salamanca. Revista de Estudios, 48 (2002), pp. 28-30.        [ Links ]

23 Al contrario que el anterior, éste era el arrabal más industrial de Salamanca, al ubicarse en él una importante industria harinera (aceña del Muradal), posiblemente otra textil y, desde luego, una destacada industria de curtiduría, ibidem, pp. 35-40.

24 El 23 de agosto de 1378, el cabildo catedralicio, en su reunión ordinaria, concedió a Juan Diéguez y a Diego Fernández, pregoneros del concejo, "un corral que está en la casa junto al puente, donde cogen el portazgo", en ACS. Actas Capitulares, libro 1, f. 56 v. A principios del siglo XVI, aunque con referencias al último cuarto del siglo XV, encontramos dos claras menciones al portazgo aquí ubicado, recogidas en el códice Libro de las posesiones del cabildo y de los capellanes de coro (ACS, caj. 67): "CABO DE LA VILLA. PORTAZGO: Al portazgo tienen el cabildo la terçia parte, con dos partes de casas a la puente, las postrimeras fazya el río, que tiene en renta por su vida Antón de la Torre por presçio cada anno de syete mil e doscientos maravedís viejos e ochenta e seys pares e medio de gallinas. Tomólas por bien reparadas. Otorgárongelas en cabildo a tres días del mes de agosto, anno de mil e quinientos e seys annos. Fiador el raçionero Francisco Agustín, que ge lo traspasó a Christóval de los Rocines, agujetero. Destos maravedís toman para la Raçión de siete partes las seys, que son seys mil e doscientos maravedís viejos e setenta e seys pares de gallinas, e la sétima parte, que son mil maravedís viejos e diez pares de gallinas se parten para un aniversario que se haze quinto idus novenbris por Gonçalo Pérez, raçionero que fue de Salamanca, que yaze al pilar que está cabe la escalera en derecho de Santa María la Blanca. CABO DE VILLA. AL PORTAZGO: Unas casas al dicho portazgo. Tiénelas en renta por su vida Diego Fernández por presçio cada un anno de quinientos e sesenta maravedís viejos e çinco pares de gallinas, que se parten a un aniversario que se haze quinze idus jannuarii por Domenga Bartolomé, que yaze en la claostra ante Santo Tomé apóstol. Tomólas por bien reparadas. Otorgárongelas en cabildo a seys de otubre, anno de setenta e syete annos. Fiador Antón, pregonero. Pasó por Gonzalo Rodríguez, notario. Ovo graçia de ciento e treynta e çinco maravedís viejos por mejorías que en ellas fizo a çinco de noviembre, anno de noventa e quatro, por ante Alonso Cornejo; ans? que fincan para el dicho aniversario quatroçientos e veynte e çinco maravedís viejos e los dichos çinco pares de gallinas", fs. CLXXXIXv.-CXC.

25 "Et adhuc damus vobis ex omni tertia parte Salamantine civitatis census, que in nostra parte evenerit, ut tertia inde pars sit vestra in quocunque loco vel quolibet modo eum reperire poteritis, tam de portatico quam etiam de montatico, vel de calumniis aut de facinore vel de aliquo reatu, qui in predicta urbe aliquo modo contigerit, aut de aliqua causa unde nos abueramus aliqua ganantia, tertia parte inde sit vestra, pro remedium anime nostre et pro restauratione supradicte ecclesie Sancte Marie", en MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 3. Con posterioridad, sabemos que el cabildo catedralicio arrendó el portazgo en sendas reuniones ordinarias: el 19 de diciembre de 1317, a favor de Domingo Pérez, por 1.820 mrs., quien lo sacó "para Benito Pérez, que mora a la puente, e para Nicolás Pérez, criado del arçediano de Ledesma", y el 6 de febrero de 1467, en que lo remataron, "e mas una casa al pie de la puente", que solía tener Fernando García de Plasencia, en el racionero Gonzalo Pérez por 8.000 mrs. y cincuenta pares de gallinas, con el cargo de gastar en el plazo de tres años la cuantía de diez mil mrs. para "edifiçios en la dicha casa; e por lo que gastare que le non sea fecha graçia, salvo que el dicho cabildo le faga un aniversario cada año después de su vida in perpetuum, el día que él nombrare", en ACS. Actas Capitulares, libro 1, f. 37 y libro 3, f. 20 v., respectivamente.

26 Ibidem, caj. 39, leg. 1, nº 16-2º, publ. en VILLAR Y MACÍAS, M., Historia de Salamanca. Salamanca, 1887 [reimp. Salamanca, Graficesa, 1974, libro V, pp. 137-138] (en adelante, se citará por esta edición) y en SANZ HERMIDA, J., La Avenida de Santa Bárbara (1498) y otras famosas crecidas del Tormes. Historia y Literatura, Salamanca, Europa. Artes Gráficas, 1997, pp. 51-53. Sobre el portazgo de Salamanca vid., GONZÁLEZ GARCÍA, M., "El portazgo de Salamanca en la Baja Edad Media", en Archivos Leoneses, 26 León, 1972, pp. 125-143.        [ Links ]         [ Links ]         [ Links ]

27 El puente, el río y el cerro son, sin duda, el trinomio al que Salamanca debe no sólo su ubicación sino también buena parte de su génesis, trazado y desarrollo urbanístico.

28 Este potencial simbólico del puente no sólo se debe a sus valores puramente funcionales. También existen otros "elementos dotados de rasgos mágicos en la medida que crean un nuevo espacio donde antes no había posibilidades de paso y desafían la gravedad con sus tableros tendidos sobre las aguas, los puentes integraron un profundo simbolismo en el hecho de cruzar ríos", según IRANZO MUÑÍO, M. T., La peripecia del Puente de Piedra de Zaragoza durante la Edad Media, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 2005, pp. 14-15, quien, además, afirma que "este potencial simbólico contenido en el gesto de caminar sobre las aguas, de atravesar y salvar un peligro cierto, se mostró muy fecundo durante la época medieval puesto que se asimila muy bien con las ideas de salvación, de transición y evitación de riesgos acechantes que encajan a la perfección en la mentalidad cristiana".        [ Links ]

29 El original, una carta partida por ABC, se conserva en el ACS., caj. 13, nº 4 y ha sido trascrito y editado por MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 276. La descripción y foto del sello en GÓMEZ-MORENO, M., "Sellos céreos salmantinos", en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, X Madrid, 1904, pp. 51-52 y GONZÁLEZ GARCÍA, M., Salamanca en la Baja Edad Media, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1982, Apéndice gráfico 11.        [ Links ]         [ Links ]

30 En que publicó MARCOS RODRÍGUEZ, F., Catálogo de Documentos del Archivo Catedralicio de Salamanca (Siglos XII-XV), Salamanca, Universidad Pontificia de Salamanca, 1962, p. 89, doc. 457. Desde entonces, este sello, separado del diploma, al igual que los otros dos que originariamente de él pendían, ha desaparecido.        [ Links ]

31 ACS, caj. 16, leg. 2, nº 54. Publ. en MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 457.

32 Vid. GÓMEZ-MORENO, M., op. cit., p. 51 y GONZÁLEZ, J., "Los sellos concejiles de España en la Edad Media", en Hispania, 20 (1945), p. 347. Además de éste, en el mismo archivo existen partes de otros dos sellos concejiles: uno (dos trozos sumamente pequeños), pendiente de un pergamino, fechado el 25 de marzo de 1313, en que el concejo de Salamanca manda al caballero del castillo del Carpio que haga homenaje al cabildo, en reconocimiento de la ayuda prestada en la adquisición de dicho castillo; y el otro (un trozo algo mayor), pendiente de un cuaderno de 10 hojas en pergamino, fechado el 21 de noviembre de 1423, conteniendo la permuta que el concejo y el cabildo realizaron del abadengo de la Armuña por 20.000 mrs. de la moneda corriente y otros 10.000 mrs. de la moneda vieja de la rentas "del peso y cuchares", en ACS, caj. 43, leg. 2, nº 39 y caj. 16, leg. 3, nº 14. Asimismo, existen otros dos ejemplares, ambos de cera: uno, conservado en el Archivo Municipal de Ledesma, se halla pendiente de una carta que el concejo de Salamanca, con fecha 1 de febrero de 1319, envió al de Ledesma para impedir que gentes de malvivir cometieran en sus respectivos términos tropelías, violaciones y otros desmanes. Y el otro, en el Archivo de la Universidad de Salamanca, pende de una concordia entre el concejo y el Estudio de Salamanca, sobre la entrada de vino para consumo de los miembros universitarios; su fecha 23 de septiembre de 1421 (AUS. 2.868/24). Vid. reproducciones en LLOPIS, S., El escudo de armas de Salamanca y color de su bandera, Salamanca, 1974, láms. 1-2 y 3-4.        [ Links ]

33 "En este sentido es de gran interés la moneda de vellón de Fernando II acuñada en Salamanca en el siglo XII que presenta en su anverso la imagen del puente sin almenas; esta moneda fue presentada por Jaime Paz en la IV Feria Numismática de Salamanca en Enero de 2000", en MENÉNDEZ BUEYES, L. R., op. cit., p. 377, nota 20.

34 Otra curiosa referencia que del puente se halla en el fuero es la siguiente: "87. El que lidiar que se non meta so la puente. Todo vezino de Sa(la)manca, peón o cavallero que lidiar en el arenal no se ampare entre los cantos nin en la puente nin so la puente; e se ? entrar las iusticias le dixeren: "ixe ende fuera" e si non quesier salir por ? sea caydo", en MARTÍN, J. L. y COCA, J., Fuero de Salamanca, Salamanca, Ediciones de la Diputación de Salamanca, 1987, pp. 73 y 71, respectivamente.        [ Links ]

35 Arrendamiento de "un corral situado cerca del puente, que llaman del toro", al que renunció el citado tesorero, además de Juan Diéguez, pregonero del concejo, porque existían diferencias entre ambos; sacado de nuevo a renta, fue conseguido por Mossé Leal, hijo de Salomón Leal, judío (18 de marzo de 1379). En ACS. Actas Capitulares, libro 1, fs. 64 y 77 v., respectivamente.

36 FERNÁNDEZ VALLINA, E. y VACA LORENZO, Á., "La Plaza Mayor de Salamanca según Lucio Marineo Sículo. Con la traducción de lo tocante a la ciudad en De Hispaniae laudibus (c. 1496)", en Papeles del Novelty, 12 Salamanca, 2005, p. 35.         [ Links ]

37 Como cuando "a cuatro de julio año de 1506 fue tan grande la seca que en todo el invierno ni verano nunca los campos se pusieron verdes sino que lo que estaba sembrado. Yo nunca vi abril ni mayo ni junio sin flores e sin verdura sino este año de 1506. Perdióse Campos por falta de agua y toda la Andalucía y Extremadura y el reino de Toledo. . . En este año no vi cigüeña alguna en todo el verano ni estío. Había muy pocas ranas porque no había agua en las lagunas por el campo donde se criasen. Hubo muy pocas moscas porque no había yerba ni rocío para criarse./ A.D. 1506 día 9 de julio llevaba muy poco agua Tormes. Non podían moler las haceñas porque no llevaba agua Tormes. . . / A.D. 1506. In mense augusti, después de cogido todo el pan no podían moler las haceñas por falta de agua", según narra el bachiller Pedro de Torres, catedrático de Física de la Universidad de Salamanca, en su Cronicón, ed. por BELTRÁN DE HEREDIA, V., Cartulario de la Universidad de Salamanca. La Universidad en el Siglo de Oro, Salamanca, Universidad, 1971, vol. III, p. 87.        [ Links ]

38 Según se recoge en el escrito enviado por el Ayuntamiento de Salamanca al Rey Carlos IV, el 26 de abril de 1793, en Archivo Municipal de Ledesma, signatura 38.7.

39 Ladillo con que resumía el contenido de sus versos Juan de Luzón, al tratar sobre el tema de la virtud, en su Cancionero (Zaragoza, 1508). Cit. por SANZ HERMIDA, J., op. cit., p. 18 y nota 8.

40 VACA LORENZO, Á., "La Tierra de Campos y sus bases ecológicas en el siglo XIV", en Stvdia Historica. Historia Medieval, X, Salamanca, 1992, p. 170.         [ Links ]

41 DORADO, B., op. cit., pp. 201-02. También la recoge escuetamente ARAUJO, F., La reina del Tormes. Guía histórico-descriptiva de la ciudad de Salamanca, Salamanca, Caja de Ahorros, 1984, reimp., pp. 52 y 118.        [ Links ]

42 En "el año 1256. en 3. de Nouiembre, muy de mañana, crecio el Tormes de suerte, que salio de madre, allegando hasta la puerta de la Iglesia de s. Andres que està pegada à los muros. Esta auenida anegó la mayor parte del Conuento, lo qual visto por el Obispo de Salamanca, llamado don Pedro, con el Cabildo de su Iglesia, lleuaron los frayles à la parroquia de S. Esteuan, dandosela para que edificassen en ella Conuento", GONZÁLEZ DÁVILA, G., Historia de las Antigüedades de la ciudad de Salamanca, Salamanca, 1606. Reimp. con estudio introductorio y notas de Baltasar Cuart Moner, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1994, p. 206        [ Links ]

43 "El dia tres de Noviembre de 1256, fue tan sobervia la crecida que sobrevino al furioso Tormes, que anegò con sus impetuosas corrientes al Convento de dichos Padres, dexandole parte sumergido, y lo restante inhabitable, siendoles preciso desampararle, y tomar puerto en la Ciudad, la que conmovida à lastima, y compasion de tan inopinado, y triste suceso, les brindaron à porfia con sus casas, pero nuestro zeloso Prelado con los Prebendados de su Iglesia tomaron à su cargo llevarles à sus casas à modo de alojamiento, interim se proveìa de remedio. Esto, que al juicio humano pareciò desgracia, cediò en aumento, y gloria de este Seminario de santidad y letras, pues juntos Prelado y Cabildo determinaron darles para su habitacion y morada la Parroquial Iglesia de San Estevan Proto-Martyr, con su cementerio, adherencias y pertenencias", DORADO, B., op. cit., pp. 218-219.

44 La gran crecida del Tormes causó "terribles estragos, motivando la conversión de las dos iglesias parroquiales de San Esteban de los Godínez y ultra pontem en conventos de dominicos y benitas¨, al decir de ARAUJO, F., op. cit., pp. 58 y 119. Fue memorable "el 3 de Noviembre de 1256 por los estragos que causó el Tórmes; viéronse en la precision de abandonar sus conventos los religiosos dominicos y las monjas de Santa María de la Serna¨; las monjas de Santa Ana tuvieron su primer convento "á orillas del Tórmes, en el prado de la Serna, cerca del lugar de Santa Marta, por eso durante algun tiempo llamaron á estas religiosas las Dueñas de Santa Marta", según VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro I, p. 33, libro II, pp. 149-150 y libro III, p. 10. En efecto, también el convento de las benitas, como explicitan Román Girón y Manuel Barco, fue destruido, por lo que el 16 de agosto de 1257, el obispo don Pedro cambió al cabildo catedralicio "domos quas emimus (en blanco) de Tauro, que sunt iuxta cimiterium ecclesie cathedralis et ex una parte sunt domus episcopales, et ex alia parte sunt domus que fuerunt domni Velasci et domne Matris, pro anniuersario nostro et pro domibus et possessionibus Sancti Sthephani ultra pontem cum cetera que spectabant ad capitulum Salamantinum, quas possessiones et domos cum ecclesia Sancti Stephani predicti dedimus monialibus Sancte Marthe", en MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 266.

45 BARCO LÓPEZ, M. y GIRÓN, R., Historia de la ciudad de Salamanca que escribió D. Bernardo Dorado, corregida en algunos puntos, aumentada y continuada hasta nuestros días por varios autores naturales de esta ciudad, Salamanca, 1863, pp. 15-16 y literalmente reproducido en BARCO LÓPEZ, M., "El Río Tormes", en Adelante, 14 de julio de 1861, p. 3.        [ Links ]

46 FONTANA TARRATS, J. M., "El clima del pasado", en Publicaciones del Centro Pirenaico de Biología Experimental, 7 (1976), p. 111.        [ Links ]

47 En VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro II, p. 17.

48 ARAUJO, F., op. cit., pp. 56 y 119.

49 En MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 333.

50 Ibidem.

51 En VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro I, p. 33 y Apéndice IV y MARTÍN MARTÍN, J. L. et alii, op. cit., doc. 349. Tal mandato es claramente contrario a la política decretada por su padre, Alfonso X, en estos casos, como adelante se verá de manera más detallada en la satisfacción de los gastos ocasionados por el reparo del puente después de la avenida de Santa Bárbara de 1498.

52 GÓMEZ-MORENO, M., Catálogo Monumental de España. Provincia de Salamanca, Valencia, 1967, p. 46.        [ Links ]

53 Archivo Municipal de Salamanca, Fondo Municipal, Sección de Gobierno, Caja 3.380, Libro 1.230, f. 99. Aunque en dicho año no está probada ninguna avenida del Tormes por otra fuente, cabe esa interpretación al motivo de este reparto. Además, FONTANA TARRATS, J. M., op. cit., p. 112, afirma que del 1 al 14 de febrero de este año hubo muchas lluvias. Sin embargo, desde "un punto de vista arqueológico no tenemos constancia de estas reparaciones. Únicamente podemos constatar que las gárgolas de desagüe del puente contenían diversas marcas de cantero, algunas similares a las detectadas por Gómez-Moreno en su momento en los restos de la Puerta del Río, que le sirven al insigne estudioso para datar la puerta en el siglo XII, al igual que alguno de los arcos no romanos del puente [. . .]; dichas gárgolas, por supuesto posteriores a la fábrica original del puente, fueron recolocadas en diversas ocasiones" (JIMÉNEZ BUEYES y JIMÉNEZ GONZÁLEZ, Excavación Arqueológica, 1999, pp. 114-119), según JIMÉNEZ BUEYES, L. R., op. cit., p. 380, nota 35.         [ Links ]

54 Evidentemente, no se trataba de la programación de un plan general "estatal" de obras públicas; al contrario, el poder central sólo actuaba ante los problemas que se le iban planteando, como controlador del proceso constructivo o reparador y sin intervenir para nada en su financiación; ésta recaía, a través de los concejos encargados de su derrama y recaudación, no sólo sobre los habitantes de los lugares donde aquéllas radicaban, sino también sobre los habitantes de los lugares de un entorno más o menos cercano, posibles beneficiarios de la obra construida o reparada. Surgía así el repartimiento. Vid. RODRÍGUEZ DE DIEGO, J. L., "Rutas y puentes de Burgos a mediados del siglo XVI. El puente de Tardajos", en La ciudad de Burgos. Actas del Congreso de Historia de Burgos, Madrid, Junta de Castilla y León, 1985, pp. 308-09 y VACA LORENZO, Á., "La reparación del Puente Romano de Salamanca a principios del siglo XVII: la contribución zamorana", en Papeles del Novelty, 10 (2004), pp. 35-56.        [ Links ]         [ Links ]

55 DORADO, B., op. cit., pp. 302-303. Estas monjas de Santa Ana, que ya habían sufrido en 1256 los efectos del desbordamiento del río Tormes, este año volvieron a padecerlos, pero en esta ocasión en el convento- iglesia de San Esteban de allende la puente, en el Arrabal, a donde se habían trasladado, según VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro II, pp. 149-150. También recoge esta "gran inundación del Tormes" ARAUJO, F., op. cit., pp. 77 y 124.

56 GONZÁLEZ IGLESIAS, L., "El Río, el Toro y la Puente", en El Museo. Crónica Salmantina, I (1957), p. 40.        [ Links ]

57 DORADO, B., op. cit., p. 326. Aunque, apenas siglo y medio más tarde, los carmelitas de nuevo debieron enfrentarse con otra avenida más destructiva que acabaría para siempre con este ilustre convento.

58 BARCO LÓPEZ, M. y GIRÓN, R., op. cit., p. 16 y BARCO LÓPEZ, M., op. cit., p. 3.

59 ARAUJO, F., op. cit., p. 125.

60 "En 1482 hubo otra avenida. Y dos mil doblas de oro costó al Municipio el reparar los daños causados por la de 1499, que en un poema latino narró el estudiante Antonio Giménez", en VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro I, p. 33.

61 DORADO, B., op. cit., p. 333.

62 Sobre estos dos viajes, vid. HERBERS, K., "Aspectos del 'tiempo libre' y de 'fiestas' en algunos relatos de viajeros y peregrinos del siglo XV", en Fiesta, juego y ocio en la Historia. XIV Jornadas de Estudios Históricos, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2002, pp. 79-102.        [ Links ]

63 Existe un segundo redactado por Gabriel Tetzel, patricio de Nuremberg y antiguo alcalde de la ciudad.

64 Publ. en MAJADA NEILA, J. y MARTÍN MARTÍN, J., Viajeros extranjeros en Salamanca (1300-1936). Salamanca, Centro de Estudios Salmantinos, 1988, p. 101.        [ Links ]

65 Ibidem, p. 104.

66 Publ. en BELTRÁN DE HEREDIA, V., op. cit., tomo III, doc. 850, pp. 139-150 y traducido al español en FERNÁNDEZ VALLINA, E. y VACA LORENZO, Á., op. cit., pp. 31-46.

67 Tal descripción del puente parece chocar frontalmente con la ofrecida por Antonio Jiménez en su poema ("obrita") De Tormis inundatione, cuando dice que el puente "Que en veintiocho por junto grandes arcos se apoya" y que en 1498 "Las corrientes mezcladas y en vasta vorágine rompen, /Donde el puente en declive siete ojos tiene menores /Que los demás", o, en fin, que "Quebró la puente, de la que partió con su empuje tan solo / Un arco y le dañó únicamente en aquella parte / Que se sabe muy bien que no hizo Alcides el fuerte, / Más poderoso que el cual jamás otro alguno ha existido", versos 341, 345-347 y 596-599 de dicho poema publ. en SANZ HERMIDA, J., op. cit., p. 114. Sin embargo, es posible que esta última descripción del puente no responda en su totalidad, como luego se verá, al período anterior a la avenida de Santa Bárbara, sino a uno posterior, al inmediatamente después de su rápida restauración.

68 Sanz Hermida es, sin duda, quien mejor ha estudiado este suceso, basándose en fuentes documentales, tanto de archivo (una real cédula del rey Fernando el Católico) como literarias (la Égloga de las grandes lluvias de Juan del Enzina y el poema de Antonio Jiménez, De Tormis inundatione), a pesar de que no tuvo en cuenta el amplio documento original, existente en el Archivo Universitario (leg. 2.998, s.n.), extractado primero y, luego, íntegramente trascrito y publicado por VACA LORENZO, Á., "Regesta de los documentos medievales de carácter privado existentes en el Archivo de la Universidad de Salamanca", en Stvdia Historica. Historia Medieval, 13 (1995), pp. 178-79, doc. 155 y Diplomatario del Archivo de la Universidad de Salamanca. La documentación privada de época medieval, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1996, doc. 155, sobre la contienda suscitada entre la clerecía y los miembros del concejo salmantino, acerca del pago de la imposición de una sisa sobre la compraventa del vino, pescado y carne para obtener recursos con que proceder a la reparación de los daños causados en el puente por la riada. Con anterioridad, había dedicado su atención a este acontecimiento HERRÁEZ HERNÁNDEZ, J. M., "El Puente Romano de Salamanca y la riada de 1499, según el manuscrito de José Iglesias de la Casa", en Actas I Congreso de Historia de Salamanca. Tomo II: Historia Moderna, Salamanca, 1992, pp. 355-65.         [ Links ]         [ Links ]

69 "Lustros trescientos Titán por las casas del éter había /Hecho rodar, menos dos años, tras Cristo nacido. /Ya era de diciembre rígido tercera luz triste", versos 7-9 de De Tormis inundatione, en SANZ HERMIDA, J., op. cit., p. 104.

70 "Agua y nieve /y vientos bravos corrutos, /¡reniego de tiempos putos! /¡Ya dos meses a que llueve!", dice Rodrigacho en los versos 85-88 de la Égogla de las grandes lluvias, en ibidem, p. 88.

71 "He aquí que el día décimo, memorable por años y años /. . ./Se hace un estruendo, densas nubes del éter se vierten /. . ./ Después que Febo bajó ya a las ondas de occidente", versos 58, 61 y 63 de De Tormis inundatione, en ibidem, p. 105.

72 "Había que celebrar a Bárbara Santa al siguiente /Día", versos 16-17 de ibidem, p. 104

73 Como recoge Juan del Enzina en el siguiente diálogo de los pastores de la referida Égloga de las grandes lluvisas: "(Rodrigacho) Di tú, que vienes de villa, /¿ovo gran tormenta allá?. /(Juan ) Dos mill vezes más que acá. /Tanto que no sé dehesilla, /de manzilla. /(Antón) ¿Iva el río muy perhundo?. /(Juan) Nunca tal se vio en el mundo. /(Rodrigacho) ¡O, qué huerte maravilla! /(Antón) Por tu salud, que lo cuentes. /(Juan) Tú contar no me lo mandes. /Con los andiluvios grandes /ni quedan vados ni puentes, /ya las gentes /reclaman a boz en grito, /andan como los de Egito", en ibidem, versos 57-71, pp. 86-87. O el poema De Tormis inundatione, al decir "que el Tormes se hinchara /Tanto, como ¡ay! Nunca en cien siglos había sucedido", ibidem, versos 185 y 186, p. 109.

74 Ibidem, versos 81-106 y 185-186, pp. 106 y 109.

75 De tal forma calificaba esta riada del Tormes Antonio Jiménez, quien, además, añadía: "La cual, por cierto, tan grande ha parecido, que con razón se nos antoja digna ya, en cierta medida, de recordación y para que los hombres que no vieron este diluvio tan inmenso, como el que Salamanca soportó, lo conozcan por versos que cuenten la enormidad de este admirable portento, por eso justamente hemos determinado hacerlo memorable; pues, como dicen, pienso que en ninguna parte afluyó entonces tan gran avenida, como la que hemos visto con nuestros propios ojos", en Introducción de De Tormis inundatione, en ibidem, p. 101.

76 Ibidem, versos 576-591, pp. 121-122.

77 ACS. Actas capitulares, libro 18, f. 115.

78 El 16 de junio de 1503 está datada la carta ejecutoria de los Reyes Católicos de la sentencia dictada a favor del cabildo de Salamanca en el pleito que siguió el concejo de la ciudad, que se oponía a que aquel cambiara el sitio de la aceña del Arenal a restaurar después de su derrocamiento por la crecida de Santa Bárbara, Ibidem, caj. 11, nº 13.

79 En ACS. Actas capitulares, libro 19, f. 66.

80 Ibidem, caj. 3, leg. 2, nº 57-2º.

81 Ibidem, nº 57-1º.

82 Ibidem.

83 En SANZ HERMIDA, J., op. cit., p. 114, versos 340-347.

84 Publ. en VACA LORENZO, Á, Diplomatario del Archivo de la Universidad de Salamanca, doc. 155.        [ Links ]

85 Publ. por VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro V, apéndice X, HERRÁEZ HERNÁNDEZ, J. M., op. cit., p. 360 y SANZ HERMIDA, J, op. cit., Apéndice I, pp. 51-53. El original se conserva en el ACS, caj. 39, leg. 1, nº 16-2º.

86 En SANZ HERMIDA, J. op. cit., versos 596-599, p. 122.

87 El mal é el bien, la prosperidad é adversidad, la gloria é pena, todo pierde con el tiempo la fuerça de su acelerado principio. Pues los casos de admiración é venidos con gran deseo, tan presto como passados, oluidados. Cada día vemos novedades é las oímos é las passamos e dexamos atrás. Disminúyelas el tiempo, házelas contingibles. ¿Qué tanto te marauillarías, si dixesen: la tierra tembló ó otra semejante cosa, que no oluidases luego? Assí como: elado está el río, el ciego vee ya, muerto es tu padre, vn rayo cayó, ganada es Granada, el Rey entra oy, el turco es vencido, eclipse ay mañana, la puente es lleuada, aquél es ya obispo, á Pedro robaron, Ynés se ahorcó. ¿Qué me dirás, sino que á tres días passados ó a la segunda vista, no ay quien dello se marauille? Todo es assí, todo passa desta manera, todo se oluida, todo queda atrás, en ROJAS, F. DE, La Celestina. Tragicomedia de Calisto y Melibea, Madrid, Espasa-Calpe, 1968, vol. I, pp. 129-132.        [ Links ]

88 ARENAS, J. J., Caminos en el aire. Los puentes, Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 2002, vol. 1, pp. 171.        [ Links ]

89 JIMÉNEZ, M. C., MENÉNDEZ, L. R. y PRIETO, M., op. cit., p. 200.

90 Vid. nota 78

91 El 25 de marzo de 1507 la reina doña Juana manda al vizconde Alonso Vivero, corregidor de Salamanca, se informe de la necesidad de reparar el puente de dicha ciudad y del dinero necesario, ante la petición hecha por el concejo salmantino de que agora á seys o syete años, en los tienpos de las avenidas e aguaduchos, el río de Tormes llevó un pedaço de la puente prinçipal desa dicha çibdad, para cuyo reparo los Reyes Católicos les dieron licencia para hacer repartimiento, pero que dicho dinero (40.000 mrs.) se había gastado en pagar al cabildo de la catedral la ejecución de una sentencia a que les había condenado la Chancillería de Valladolid sobre los frutos de ciertas tiendas, por lo que pedían nuevamente licencia para repartir el dinero necesario para efectuar el reparo del puente. En Archivo General de Simancas (en adelante AGS). Registro General del Sello, marzo 1507. Agradezco las referencias que de éste y otros documentos de este archivo me proporcionó Manuel Santos Burgaleta.

92 Vid. notas 83 y 86.

93 "Mientras algunos frailes al medio del puente procuran /Llegar (pues más adelante seguir ya no pueden)", en SANZ HERMIDA, J., op. cit., versos 418-419, p. 116.

94 Vid. nota 90.

95 PÉREZ-BUSTAMANTE, R., "El marco jurídico para la construcción y reparación de caminos. Castilla. Siglos XIV y XV", en Les communications dans la Péninsule Ibérique au Moyen-Age, París, CNRS, 1981, p. 165.        [ Links ]

96 No indican de dónde obtuvieron la información para asegurar que, a consecuencia de esta riada, "fue preciso hacerle una grande compostura el año 1499, en la cual gastó el Ayuntamiento dos mil Doblas de oro", BARCO LÓPEZ, M. y GIRÓN, R., op. cit., p. 16 y BARCO LÓPEZ, M., op. cit., p. 3. Aseveración que también corrobora VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro I, p. 33, así como BUENO HERNÁNDEZ, F., Historia de las Obras Públicas en la provincia de Salamanca, Salamanca, Diputación Provincial, 2002, p. 345, quien, además, escribe que "fue costeada mediante sisas en la carne, pescado y vino, así como con una aportación directa de los reyes".        [ Links ]

97 PÉREZ-BUSTAMANTE, R., op. cit., p. 167.

98 Ley LIIII, Que cosas son tenudos los clerigos de fazer: de que non se pueden escusar: por razon de las franquezas que han. Mostradas son complidamente en las leyes ante desta las franquezas que han los clerigos por razon de la clerezia. Pero algunas cosas ya en que touo por bien santa eglesia, que se non pudiessen escusar de ayudar los clerigos a los legos. Assi como en las puentes que fazen nueuamente en los logares, do son menester, para pro comunal de todos. E otrosi en guardar las que son fechas, como se mantengan, e se non pierdan. Ca en estas cosas tenudos son de ayudar a los legos, e de pagar cada vno dellos, assi como los otros vezinos legos, que y ouiere. Esso mismo deuen fazer en las calçadas de los grandes caminos, o de las otras carreras, que son comunales, e para esto fazer, non les deuen apremiar los legos, mas dezirles que lo fagan, e si ellos non lo quiseren fazer, han de mostrarlo a los perlados, que gelo fagan fazer, e ellos son tenudos en todas maneras de gelo mandar complir, porque son obras buenas, e de piedad, en ALFONSO X, Las Siete Partidas, glosadas por el Licenciado Gregorio Lopez. 1555, I, 6, 54, p. 67 v.

99 Tomando como ejemplo el monasterio femenino de Sancti Spíritus de Salamanca, el 2 de junio de 1279, el propio Rey castellano, Alfonso X, concedió a este monasterio, a ruego de su fundadora María Menéndez, que la puebla sobredicha de Sant Espiritus que sea assí como oy día la tiene donna María Menéndez e que aquellos que en ella moraren sean quitos por siempre iamás de todo pecho e de todo serviçio e de todo pedido e de toda promessa que el conçeio de Salamanca prometa a rey o a reyna o a otro quienquiera, salvo ende moneda forera e la lavor de la puente e de la çerca de la villa, que es comunalmientre pro de todos, e las otras cosas que el conçeio echaren entre si, assí como siempre usaron a fazer con ellos. Este mismo privilegio de exención, con las excepciones señaladas (pago en la moneda forera y en las reparaciones del puente y de la cerca), fue confirmado sucesivamente por Sancho IV (24 de octubre de 1283 y 15 de febrero de 1288), Fernando IV (11 de noviembre de 1295, 5 de junio de 1297 y 24 de mayo de 1305), la reina Constanza, mujer de Fernando IV y señora de Salamanca (7 de septiembre de 1311), Alfonso XI (6 de agosto de 1316 y 12 de marzo de 1330), la reina María, mujer de Alfonso XI (15 de junio de 1346), Pedro I (15 de septiembre de 1351) y Enrique III (15 de diciembre de 1393), en ECHÁNIZ SANS, M., El monasterio femenino de Sancti Spíritus de Salamanca. Colección diplomática (1268-1400), Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1993, docs. 30, 32, 33, 38, 39, 40, 42, 44, 59, 62, 65, 66 y 81.        [ Links ]

100 En las Cortes de Guadalajara de 1390, el Rey Juan I aprobó la ley de su padre, Enrique II, en los siguientes términos: Ante los nuestros oydores dela nuesta audiençia fue contienda en juyzio, entre algunos conçejos e clerigos delos nuestros rregnos, sobre rrazon delos pechos en quelos clerigos son tenudos de pagar; e los dichos nuestros oydores declararon lo en esta manera: que en quanto enlos pedidos que nos demandamos o demandaremos al conçejo, de que fue o fuere nuestra merçed de nos seruir dellos, e otrosy enlos pedidos de qual quier otro sennor, quelos clerigos non sean tenudos de derecho a pechar con el dicho conçejo; et quanto en rrazon delos pechos communales, asi commo es pecho que se rrepartiese para rreparamiento del muro o de calçada o de carreras, o en conpra de termino, o rreparamiento de puente o de fuente, o en costa que se faga para velar e guardar la villa e su termino en tiempo de mester, que en estas cosas atales a fallesçimiento del propio del conçejo para lo rreparar, que deuen contribuir e ayuda los dichos clerigos, por quanto esto es pro communal de todos e obra de piedat; [...], en CORTES de los Antiguos reinos de León y Castilla, II, Madrid, 1863, p. 451. En las Cortes de Madrigal de 1438, los procuradores de las ciudades protestaron al Rey Juan II de que los clérigos, cuando acaesçe quelos dichos comunes ayan menester algunas quantias de mrs. para pagar el salario dela justiçia e para rreparar las puentes e çercas, e asi mesmo para conprar e defender los dichos terminos e montes, delo qual todo ellos vsan e se aprouechan, e les es asi comun commo alos otros legos, los quales mrs. para las dichas cosas se han de rrepartyr e rreparten por todo el pueblo, por que es interese e prouecho de todos en esto tal, ellos non quieren pagar ni avn consienten nin quieren que paguen los sus familiares legos, diziendo que son esentos ellos e los dichos sus familiares e que no deuen pagar en ninguna cosa delas sobre dichas"; a lo que el Rey respondió: "que es mi merçed, e mando que se guarden los derechos que sobresto fablan, ibidem, III, Madrid, 1866, pp. 352-353.

101 Publ. en VACA LORENZO, Á., Diplomatario de la Universidad de Salamanca, doc. 155.

102 Entre los que se encontraban: don Martín Anes, arçediano de Medina, e don Álvaro de Sabzeda, arçediano de Ledesma, e don Francisco de Palençuela, arcediano de Alva en la yglesia de Salamanca, e Alonso Gómez de Paradinas, e el dotor Luis Gonçález de Medina, e Pero Ferrández de Toro, e don Bernardino López de Logroño, arcediano de Camazes, e Pedro Inperial, e Francisco Palomeque, e el arçediano don Françisco Flores, e el bachiller Pero Rodríguez de Madrigal, e Álvaro Gómez de Jaén, e Alonso Gómez de Paradinas el Moço e Diego Álvarez de Anaya, canónigos de la dicha yglesia, e Pero Sánchez de Soria, e Diego de Dueñas, e Antón Gómez e Françisco Rodríguez de Ledesma, raçioneros en la dicha yglesia, e Francisco de Salamanca, e Alfonso Gonçález de Cantalapiedra e Françisco Agustín, medios raçioneros en la dicha yglesia, que son casy todos o más de las dos partes dellos benefiçiados de la dicha yglesia (ibidem).

103 En concreto, excomulgaron a: Juan Gutiérrez Tello, corregidor, e bachiller Diego de Mesa, alcalde, e alguaziles, e a Rodrigo Álvarez Maldonado, e a Rodrigo Maldonado de Monleón, e Luys de Azevedo, e Juan de Villafuerte, e Juan de Texeda, e el dotor Rodrigo Maldonado, e Diego de Anaya, e Cristóbal de Villafranca, regidores de la dicha çibdad, e a otros qualesquier regidores, e a Diego de Segovia, colchero, e a Juan Bravo, sesmeros, e a Pero Sánchez, joyero, e a (espacio en blanco), procuradores de la dicha çibdad, e a todos los otros sesmeros de la dicha çibdad e tierra, e otros qualesquier ofiçiales del dicho Consistorio e Conçejo (ibidem).

104 Juan Bravo, procurador desa dicha cibdad, me fizo relaçión, diziendo que bien sabía cómo a cabsa de las grandes avenidas que vinieron por el río de Tormes este ynvierno, se siguieron grandes daños e pérdidas a esta dicha cibdad, entre las quales derrocó dos arcos de la puente e ciertas calçadas. E que yo, a suplicaçión de la dicha çibdad, di licençia e facultad que para el reparo de la dicha puente e calçada, se repartiesen en la dicha çibdad e su tierra quatroçientos mill maravedís; e que las dos terçeras partes dellos pagase la tierra e çiertos lugares de señorío, e que lo que cupiese a pagar a la dicha çibdad se echase por sysa en la carne e pescado e vino que en ella se vendiese, e que en ello pagasen e contribuyesen esentos e non esentos, segúnd que más largamente en la dicha carta se contiene, e que por ser como es el caso de tal calidad, en que segúnd derecho e leyes de mis reynos los clérigos deven e suelen contribuyr, commo otras vezes, en semejantes casos, diz que han contribuydo. Diz que la dicha çibdad vos requirió que pudiésedes e nonbrásedes personas que se fallasen al repartimiento de dicha sysa, diz que non lo quisistes fazer, antes diz que avéys procedido contra el corregidor e regidores de la dicha çibdad e los avéys descolmulgado, e diz que cree que avéis puesto entredicho; en lo qual la dicha çibdad diz que reçibe agravio, mayormente que vosotros diz que tenéis sytuados en el paso de la dicha puente çiertos maravedís por nuestra carta de privilleio, lo qual es mayor cabsa para que ayáys de contribuir en los gastos que se fizieren en el reparo della. E me suplicó e pidió por merçed que sobrello proveyese a la dicha çibdad como la mi merçed fuese. E yo acordé de vos escrevir sobrello, en ACS, caj. 39, leg. 1, nº 16-2º.

105 Ibidem, publ. en VILLAR Y MACÍAS, M., op. cit., libro V, pp. 137-138 y en SANZ HERMIDA, J., op. cit., pp. 51-53.

106 En VACA LORENZO, Á., Diplomatario de la Universidad de Salamanca, doc. 155.

107 SANZ HERMIDA, J., op. cit., p. 27 y JIMÉNEZ, M. C., MENÉNDEZ, L. R. y PRIETO, M., op. cit., p. 200.

108 La carta ya publicada por HERRÁEZ HERNÁNDEZ, J. M., op. cit., pp. 360-361, nota 34, con pequeñas variaciones, es la siguiente: (Cruz) El Rey e la Reyna: Venerables Deán e Cabildo de la yglesia de Salamanca. En serviçio vos tenemos la voluntad que mostrases a lo que con Juan Niño, contyno de nuestra casa, vos escrevimos e él de nuestra parte vos habló. Y porque de aquello tenemos mucha neçesidad, nos vos encargamos que vos plega conplir con él, todo lo que más posible sea. Que creed que, demás que la prega será muy çierta, que verná a tiempo de que reçibiremos de vosotros mucho servicio. De Granada, a XXIII de setyenbre de mill e quinientos años. Yo el Rey (firma autógrafa). Yo la Reyna (firma autógrafa). Por mandado del Rey e de la Reyna, Fernánd de Madrid (rúbrica). /(Vuelta) (cruz) Por el Rey e la Reyna. A los venerables deán e cabillo de la iglesia de Salamanca, en ACS, caj. 39, leg. 1, nº 16-1º. Lo único que de esta carta parece común con la real cédula de Fernando el Católico es que ambas se conservan materialmente unidas y cosidas en un cuadernillo, en cuya cubierta de papel se halla escrito, con letra actual, posiblemente del siglo XIX o principios del XX, el extracto del segundo diploma: "2 Cartas de los Reyes Católicos en que a representación de la ciudad que pedía 400 D mrs. que se repartieron entre la tierra y lugares de señorío para la reparación de dos arcos del Puente suplican al Cabildo contribuya por su parte a tanta necesidad. Fechas: una en Madrid en marzo de 1499 y otra en Sevilla (sic) en 23 de setiembre de 1500".

109 "Debió ser reparado hacia 1499, tras el hundimiento registrado por Fernando de Rojas en la Celestina", en ARAMBURU-ZABALA HIGUERA, M. A., La arquitectura de puentes en Castilla y León 1575- 1650,. Valladolid, Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, 1992, p. 165. En lo que no parece acertado este autor es en que "se construyeron entonces cuatro arcos, que figuran en el dibujo de la ciudad realizado por Wyngaerde en 1570".        [ Links ]

110 En AGS. Registro General del Sello, junio 1500, f. 302. Es posible que el estatuto sobre la piedra, aprobado por el cabildo salmantino el 29 de abril de 1499, en el que decidieron de agora para sienpre jamás de non dar licencia nin lugar a ninguna persona para sacar piedras de las canteras blancas de Villamayor (ACS. Actas Capitulares, libro 18, fs. 114v.-115), tenga alguna relación con la reparación del puente romano en esa época.

111 Sepades que Juan López de Esparça, en nonbre de la tierra desa dicha çibdad, nos fizo relaçión que para el reparo de la puente desa dicha çibdad, por nuestro mandado, fueron repartidos çiertos maravedís, de los quales diz que cupieron a pagar a esa dicha çibdad çient mill maravedís e a la tierra con todos los lugares de señorío que de la dicha puente se aprovechan e non pagan portazgo en ella trezyentas mill maravedís. Los quales diz que solamente la dicha tierra los pagó y dellos diz que reparó la dicha puente y aún diz que sobraron ciertos maravedís, y a cabsa dello esa dicha çibdad y los dichos lugares de señorío no pagaron cosa ninguna de lo que ans? les fue repartido y les cunplía pagar, en AGS. Registro General del Sello, octubre 1518.

112 Sepades que Pero Alonso, sesmero del quarto de Villoria, en nonbre e commo procurador de la tierra desa dicha çibdad, nos fizo relaçión por su petiçión, diziendo que para el reparo de la puente de la dicha çibdad e para las puentes de los ríos e arroyos e para adereçar calçadas e caminos nos ovimos mandado repartyr quatroçientas mill maravedís e que la çibdad pagase la terçia parte e la tierra las dos partes. De lo qual la dicha tierra diz que pagó todos los maravedís que le cupo a pagar e esta dicha çibdad diz que no pagó, salvo muy poca cantydad, para adereçar la dicha puente. De lo qual diz que quando la dicha çibdad a dever más de çinquenta mill maravedís; e todos los maravedís que sobraron del reparo de la dicha puente, diz que fueron de los maravedís que pagaron los de la dicha tierra e diz que destos dichos maravedís se repararon las puertas de la dicha çibdad e las puentes e pontones que están de los muros adentro della. E asymismo diz que pagaron quarenta e tres mill maravedís de çierta condenaçión de costas en contra la dicha çibdad; diz que se hizo en un pleyto que tratava con el colegio de la dicha çibdad, non lo podiendo fazer, (ibidem), febrero 1503.

113 Sepades que por parte del conçejo, justicia, regidores, cavalleros, escuderos, ofiçiales e omes buenos sesmeros desa dicha çibdad, me fue fecha relación por su petiçión, diziendo que agora a seys o syete años, en los tienpos de las avenidas e aguaduchos, el río de Tormes llevó un pedaço de la puente prinçipal desa dicha çibdad, e diz que para la reparar e aderescar, el rey, mi senor e padre, e la reyna, mi senora madre que santa gloria aya, les hovieron dado facultad para repartir en esa dicha çibdad e su tierra çiertos maravedís e diz que, a causa quel presydente e oydores de la mi Abdiencia que residen en la villa de Valladolid, condenaron a esa dicha çibdad en un pleyto que ante ellos se trataron entre esa dicha çibdad e el deán e cabildo de la yglesia mayor della, so çiertas tiendas, en quarenta e dos mill maravedís de frutos e rentas de las dichas tiendas de çiertos años que las avían llevado. Diz que porque se les faz?a execuçión por ellos e non tenían dineros de lo que lo pagar, los ovieron de pagar del repartimiento questava fecho para la dicha puente. E diz que agora, la dicha puente tiene nesçesydad de se reparar e aderesçar. Por ende, que me suplicavan e pidían por merçed les diese licencia e facultad para que pudiesen repartir en esa dicha çibdad e su tierra los dichos quarenta e dos mill maravedís para adesreçar (sic) e reparar la dicha puente, o commo la mi merçed fuese (ibidem, marzo 1507).

114 Este dicho día, a los dichos Antonio de la Reyna e Pedro de Godino, riberos nonbrados por los dichos alcaldes de los Molares, visto el sitio de las dichas aceñas e los dichos testigos aseñalaron e dixeron que se podía e devía hazer la dicha açeña hazia la parte el Arraval [...] casy en medio del sitio e río de la dicha yglesia, poco más o menos, e que ella estaría mejor para amas las dichas aceñas, as? la del Muradal commo para la que se ha de hazer e que estaría más a provecho de la dicha çibdad e su tierra e de los dichos señores deán e cabildo, porque fazyéndose allí, tornaría el agua más a la puente vieja e que hera más provecho e guarda, as? de la puente commo del Arraval e de las huertas, e señalaron con dos mojones e señales: uno en la turra e otro en una peña, e dixeron que declaravan que allí se devía fazer, por ser en honrra e provecho de la dicha çibdad e tierra e sin perjuyzio dello. En ans? dixeron que lo declaravan e declararon, en ACS. Actas Capitulares, libro 18, f. 117.

115 Lo otro porquel hedefiçio de las dichas açeñas que agora se hazían non venían ni hazían ningúnd perjuyzio nin dapño a la dicha puente de la dicha çibdad, commo en contrario se dez?a e afirmava, antes la venía grand provecho e vtilidad que se hiziese la dicha açeña a donde se haz?a e se mudava del lugar a donde estava, que as? hera toda el agua de la dicha açeña para la primera puente vieja e porque aquella parte hera muy fuerte e más rezya e a donde non avía daño ninguno para la puente"; y "e más le trahe provecho a la dicha puente e Arraval porque tanto que más çerca estoviese la dicha açeña a la puente más escudo terná la puente, porquel agua que diere en la açeña verterá abaxo a la puente vieja, e ans? mismo el valle e la evía por donde entra el agua al Arraval quedaría más alto e entra menos agua por él para que faga menos daño al Arraval (ibidem, caj. 11, nº 13, fs. 6 y 15-15).

116 Denunciaron un açeña que se hazía por parte de la dicha yglesia, entre la puente nueva de la dicha çibdad e una pesquera questá ençima del Arenal della; lo más syn perjuyzio que ser pudiese de la puente nueva e del Arraval de la dicha çibdad; e yría el curso del agua hazia el aceña nueva que agora querían hazer, de manera que todo el golpe del agua fasta junto con el Arrabal por la puente nueva; E luego, el dicho señor corregidor les mandó que dixesen e declarasen cómmo se podía fazer e hedificar la dicha açeña en el logar donde estava començada a fazer, lo más syn perjuyzio que ser podiese de la puente nueva e del Arraval de la dicha çibdad; y fablado e platicado entre s? de cómmo se fiziese e hedificase la dicha açeña e hedifiçio della, syn menos perjuyzio de la puente nueva e del Arraval de la dicha çibdad (ibidem, fs.2, 10 y 14).

117 Vid. nota anterior.

118 SANZ HERMIDA, J., op. cit., p. 114.

119 Publ. en BELTRÁN DE HEREDIA, V., op. cit., vol. III, doc. 802, p. 85.

120 En GONZÁLEZ DÁVILA, G., op. cit., pp. 13-14.

121 Publ. en KAGAN, R. L. (dir.), Ciudades del Siglo de Oro. Las vistas españolas de Antón Van den Wyngaerde, Madrid, Ediciones El Viso, 1996, pp. 364-367. En él sólo constan 4 arcos modernos porque una casa del Arrabal ribereño no deja ver el arranque del puente por la parte sur.        [ Links ]

122 "Aunque sólo he contado las dovelas de algún que otro arco, y razonablemente habrá variaciones, a mí me salen 32. Sin embargo, la necesidad de simetría -que nunca le quitó el sueño a los constructores romanos-, la creencia de que la clave debe quedar centrada -cosa mecánicamente irrelevante en una bóveda como ésta- o el empeño en que todas las dovelas sean iguales -cuando sólo son parecidas-, lleva a decir, en todos los textos estudiados, que son 33. Supongo que para que la perfección no se vea afectada (y que sólo las contó, no bien del todo, el primero)", según ÁVILA JALVO, J. M.,"Análisis constructivo del puente mayor de Salamanca", en Salamanca. Revista de estudios, 48 (2002), p. 57, nota 16. Por otra parte, "el número de piezas de cada boquilla no es uniforme (se alude al tramo de los nueve arcos siguientes a los de la fábrica romana), oscila entre 45 y 48 dovelas, y su tamaño general es de dimensiones medianas y algunas pequeñas, más adecuadas para moverlas manualmente", según VACA LORENZO, Á., GUADALUPE SALAS, I., y GARCÍA MALDONADO, J., op. cit., pp. 43-44.        [ Links ]

123 Ibidem, pp. 35, 43 y 44, respectivamente.

124 Vid. nota 119.

125 Episodio narrado en el tratado primero de La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, Madrid, Espasa-Calpe, 1966, pp. 76-77.         [ Links ]