SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.44 número450º Aniversario de FABA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Acta bioquímica clínica latinoamericana

versión impresa ISSN 0325-2957

Acta bioquím. clín. latinoam. vol.44 no.4 La Plata oct./dic. 2010

 

EDITORIAL

Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires
Cincuenta años de fructífera existencia*

* Extractado del Libro de Oro de FABA.

La concepción de una profesión organizada, basada en principios solidarios donde prive la equidad y la igualdad de oportunidades, respetuosa del disenso en las opiniones como única manera de sostener una unidad gremial, y defensora de los intereses del sector pero con estricta observación de la ética profesional, constituyen los pilares fundamentales que han dado sustento al desarrollo institucional en estos primeros cincuenta años, tras los cuales y en la perseverancia del resguardo de los mismos valores, está la posibilidad de perdurar y crecer.
Cuando allá por el mes de diciembre de 1960 quedó constituida en Mar del Plata la Federación de Especialistas en Análisis Biológicos de la Provincia de Buenos Aires, comenzó la etapa de organización de los profesionales dedicados a la práctica de los análisis clínicos, demandante de intensos esfuerzos para comenzar la lucha por la obtención de sus fines y objetivos supremos:

En lo UNIVERSITARIO: bregando por la formación de profesionales preparados específicamente para la práctica de los análisis clínicos con todas sus implicancias.

En lo PROFESIONAL: sosteniendo el derecho inalienable al ejercicio de la bioquímica clínica por los profesionales habilitados para tal fin por su formación universitaria; propiciando que la propiedad de los laboratorios sea exclusivamente para los profesionales habilitados; y defendiendo el sistema de libre elección del profesional y el reconocimiento de aranceles dignos.

En lo LEGAL: colaborando con el Ministerio de Salud Pública de la Provincia, con el Consejo Profesional de Química y con el Colegio de Bioquímicos en la redacción y promulgación de leyes que regulan el funcionamiento de los laboratorios de análisis clínicos y el ejercicio de la profesión.

En lo ÉTICO: luchando para que la dedicación y la capacidad profesional constituyan los únicos valores sobre los que debe estimularse el ejercicio profesional.

En lo CIENTÍFICO: contribuyendo mediante la organización de cursos, reuniones, conferencias, congresos y publicaciones, a fin de propender al acercamiento de los profesionales y a una permanente capacitación.

Así pasamos de aquel bioquímico aislado en su laboratorio, con escasa interrelación con el resto del equipo de salud, con dedicación personalizada en todas las tareas del laboratorio, la atención del paciente, la preparación de los reactivos, la realización de las prácticas y la redacción de los informes; al profesional actual, incorporado en un plano de igualdad al equipo de salud, que debió especializarse en sus conocimientos, que incorporó tecnología robótica y conceptos de control de calidad, de gestión, de administración y recursos humanos, de computación y electrónica, entre otras, siempre sin descuidar su actualización permanente.
Para que todo esto ocurriera hubo que repensar permanentemente los objetivos de la institución, generar otras entidades como la Fundación Bioquímica Argentina y EMSA S.A., acompañar los cambios que se presentaban, enfrentar y buscar cómo resolver las consecuencias de las sucesivas crisis políticas y económicas, cada vez más frecuentes, procurando prever las dificultades.
Fue tarea de los dirigentes de nuestras instituciones dedicar todo su tiempo libre a la conducción de las entidades gremiales, sosteniendo el principio irrenunciable de la unidad en el disenso y la solidaridad. El cuidado y la atención de las necesidades de los colegas se constituyó en una aspiración que no permitió claudicaciones a sabiendas de que todo lo que hicieran nunca sería suficiente, que siempre se podía lograr algo más.
Todo este trabajo desarrollado, nos permite tener plena conciencia de que estamos construyendo el presente y el futuro de nuestra profesión y que somos los protagonistas de una verdadera revolución en el campo de la Bioquímica Clínica. En la certeza de que la bioquímica es una ciencia fundamental de nuestro tiempo, estamos incorporando pensamientos y estructuras que rompen, en muchos aspectos, prácticas y procedimientos considerados hasta ayer inamovibles, todo lo cual nos coloca como hacedores de una obra que, por su carácter renovador, resulta a la vez incitante como pocas.
La exigencia de contar con mayores conocimientos, nuevas técnicas y más precisión científica, ubican a nuestra profesión en un nuevo plano social. Pretendemos para ella un horizonte siempre abierto.

En lo personal y mirando hacia atrás, siento que con la participación y el esfuerzo de todos se han concretado logros fundamentales en el afianzamiento de los principios éticos y gremiales.
Frente a los continuos desafíos y exigencias, la necesidad de redoblar nuestra dedicación para que los federados se desenvuelvan en un marco de excelencia, más allá de comprometernos, nos llena de orgullo ni bien caemos en la cuenta que todo se trata de continuar y afianzar el legado de quienes nos precedieron.
Finalmente, es justo expresar mi reconocimiento y agradecimiento a todos aquellos con los que he compartido años de dirigencia, y sin excepciones porque de todos algo aprendí.
Mi gratitud a todos los colegas por su respeto y confianza permanente. Igual sentimiento para los que trabajaron y trabajan en la institución, empleados, asesores y colaboradores en general, por su entrega y lealtad hacia quienes, a la postre, son los depositarios de todos sus esfuerzos, los bioquímicos de la Provincia de Buenos Aires.

Dr. Alberto Nicolás Torres

Presidente del Comité Ejecutivo de la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires