SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.44 número4Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires Cincuenta años de fructífera existenciaEstudio clínico de marcadores de hipermetilación indólica en las alteraciones de la percepción índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Acta bioquímica clínica latinoamericana

versión impresa ISSN 0325-2957

Acta bioquím. clín. latinoam. vol.44 no.4 La Plata oct./dic. 2010

 

50º Aniversario de FABA

Conmotivo de la conmemoración del 50º Aniversario de la creación de la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires (en sus comienzos Federación de Especialistas en Análisis Biológicos de la Provincia de Buenos Aires), tuvo lugar en la Sala Astor Piazzolla del Teatro Argentino de la ciudad de La Plata un emotivo acto que culminó con la entrega de placas recordatorias a profesionales seleccionados por los distritos por su labor en el desarrollo institucional.
En dicho acto se escucharon las palabras del Presidente del Comité Ejecutivo de la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Alberto Nicolás Torres y de un miembro del Comité Ejecutivo, Dr. Claudio Héctor Cova.
A continuación se transcriben sus respectivos discursos:

PALABRAS DEL DR. ALBERTO NICOLÁS TORRES

50º Aniversario de la creación de la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires

Conmemorar medio siglo de vida es tan importante como el reconocimiento a los miembros que pensaron, soñaron y luego fundaron nuestras instituciones. Igual agradecimiento merecen aquellos que con la continuidad en el esfuerzo y manteniendo las mismas convicciones han posibilitado que las utopías de ayer se transformaran en la realidad de hoy.
Como todo emprendimiento humano, muchos han ido quedando en el camino, dejando la impronta que inspiró los principios y fundamentos de su acción inicial y que hoy se mantienen firmes respaldando la labor actual.
Los ideales de los fundadores se han consolidado con los años, y lo que nació como un pequeño proyecto se fue extendiendo por todo el territorio de la provincia hasta dar origen a la Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires, que en la actualidad cuenta con 1.700 laboratorios y casi 2.000 federados.
Con presencia en toda la provincia, aun en lugares poco poblados, donde no existe un efector estatal y la tarea del bioquímico excede muchas veces lo estrictamente profesional.
Fue un diciembre de 1960 en Mar del Plata, en el marco del vigésimo quinto Triduo científico organizado por la Asociación Bioquímica Argentina, que un grupo de colegas de distintos lugares de la provincia de Buenos Aires se reunieron con la intención de formar una institución que los agrupe con el propósito de mantener la ética, la independencia de la profesión, defender los derechos de los analistas clínicos, fomentar la unidad, efectuar contratos a través de la institución y conformar una comisión provisoria que se ocupara de redactar los estatutos de la Federación de Especialistas en Análisis Biológicos de la Provincia de Buenos Aires.
Ellos fueron:

Posteriormente el 28 de enero de 1961, la Asamblea aprueba los Estatutos de la Federación y elige su primer Comité Ejecutivo, conformado por

A riesgo de cometer olvidos involuntarios merecen mencionarse entre aquellos pioneros otros nombres como los Dres. Berasategui, Milano, Slemenson, Lockarth, Menéndez, Melidoni, Tarchitzky, Cabezas, Maffeo, Bascoy, entre otros.
En dicho Estatuto se destaca el artículo 4º, donde se explicitan "los fines y propósitos de nuestra institución".
Quisiera detenerme en varios de ellos:
Uno de ellos menciona "Bregar por la constitución de la Confederación Nacional de Especialistas en Análisis Biológicos de la Provincia de Buenos Aires, y una vez constituida afiliarse a ella".
Esto se concretó el 4 de diciembre de 1982, y fue uno de los grandes logros de nuestra institución merced a gestiones de un grupo de destacados directivos de nuestra entidad, encabezados por el Dr. José María Sarraillet.

La actual Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina, CUBRA, surge de la fusión de dos entidades que se disputaban la representatividad, distanciadas durante largo tiempo por colisión de intereses.
Más adelante nuestro estatuto afirma: "realizar una intensa actividad con el objeto de desarrollar la conciencia gremial de sus asociados".
La concepción de una profesión organizada, basada en principios solidarios donde prive la equidad y la igualdad de oportunidades, respetuosa del disenso en las opiniones como una manera de sostener una unidad gremial, y defensora de los intereses del sector pero con una estricta observación de la ética profesional, constituyen los pilares fundamentales que han dado sustento al desarrollo institucional en estos primeros cincuenta años, tras los cuales y en la perseverancia del resguardo de los mismos valores, está la posibilidad de perdurar y crecer.
Fue tarea de los dirigentes de nuestras instituciones dedicar gran parte de su tiempo a la conducción de las entidades gremiales, sosteniendo el principio irrenunciable de la unidad en el disenso y la solidaridad. Unidad varias veces amenazada, interna y externamente, pero permanentemente consolidada por el esfuerzo de los dirigentes que valoran la vida institucional y el respaldo irrenunciable de la gran mayoría de los bioquímicos de la provincia. El cuidado y la atención de las necesidades de los colegas se constituyó en una aspiración que no permitió claudicaciones, a sabiendas que todo lo que hicieran nuestros dirigentes, nunca sería suficiente, que siempre se podía lograr algo más.
La firma del primer convenio con la Obra Social Provincial IOMA, con pago por prestación y libre elección del profesional bioquímico, consolida la unidad del sector.
Desde 1993 surge la imposición por parte del IOMA de la firma de un convenio pago por cápita, que se mantiene hasta la actualidad, que si bien tiene como aspecto positivo, la firma con exclusividad con la red de laboratorios de nuestra Federación, como contrapartida nos traslada el riesgo y la responsabilidad de la gestión y auditoría del convenio.

Esto constituyó otro desafío que merced a la inteligencia y responsabilidad de todos los actores, directivos y colegas, ha permitido sostener hasta la fecha dicho convenio, de suma importancia para la economía de nuestros laboratorios.
Durante la década del setenta irrumpe, con la sanción de la ley 18610, la seguridad social y posteriormente se crea el Instituto Nacional de jubilados y pensionados, que implementa un nuevo modelo prestacional que se llamó Pami.
En principio con diversas modalidades, las prestaciones a los jubilados sólo se logra convenir para los distritos del interior de la provincia, recién en el año 2007 y hasta la fecha, el convenio se extiende a toda la provincia en forma directa con nuestra Federación, sin intermediarios.
Los más de cien convenios que actualmente tiene firmados la FABA, consolidan la unidad y la conciencia gremial. Logros difíciles de conseguir, dadas las pronunciadas diferencias regionales que se presentan en nuestra extensa provincia.
Somos la única institución del sector salud que se mantiene unida en toda la provincia y la que mayor cantidad de convenios tiene vigentes.
Otra afirmación estatuaria menciona, "propender al mejoramiento científico y técnico". Esto se logra con la acción coordinada de nuestras instituciones, me refiero a la Fundación Bioquímica Argentina y EMSA, que en los años 90 fueron creadas desde esta entidad madre, la Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires, producto de una cabal adecuación a las exigencias de estos tiempos.
Los dirigentes de las tres instituciones funcionan en plena armonía, sosteniendo como estandarte máximo la vocación de servicio hacia nuestros representados. Como respuesta a esta actitud, aun en las críticas, ellos nos expresan su respaldo y el sentido de pertenencia que tienen por nuestras instituciones.
Durante los años noventa varios proyectos que surgieron en nuestra Federación, se transfieren a la FBA. Uno de ellos, el programa de detección neonatal de errores congénitos, una de las herramientas más importantes que ha desarrollado la medicina preventiva.
Debemos destacar que la Federación, con recursos propios, se hace cargo del costo de los controles que se realizan a nacidos vivos carenciados, que nacen en los hospitales públicos de la provincia.
Otro programa es el de evaluación externa de la calidad, PEEC, que es la herramienta útil para descubrir y solucionar a tiempo los problemas inherentes al laboratorio clínico.
El tercer proyecto que se transfirió fue el Programa de Educación Continua, Proeco, que ofrece la posibilidad de tener acceso a una actualización y capacitación que permitan resolver problemas y dar respuesta a todas las situaciones que se presentan en el laboratorio de análisis clínicos.

Otra de nuestras instituciones es EMSA S.A. la cual paulatinamente, incorporó a las proveedurías distritales, aportando profesionalidad, logrando regular el mercado de provisión de insumos y ofreciendo la mejor financiación de plaza a nuestros federados.
En la actualidad ha incursionado en la importación de tecnología automatizada para hematología y química clínica, lo cual permitió acceder a gran cantidad de laboratorios de nuestra red, a una complejidad que hasta poco tiempo atrás era impensada.
Aspectos científicos que merecen destacarse son los numerosos eventos organizados por la Federación;mencionaré los tres más trascendentes.
Apenas fundada organizó el Primer Congreso Latinoamericano de Bioquímica Clínica en diciembre de 1968 en la ciudad de Mar del Plata, con la asistencia de personalidades relevantes del quehacer bioquímico nacional e internacional.
Entre los que participaron se destacan los nombres de los Dres. Luis Federico Leloir y César Milstein, argentinos galardonados con el premio Nobel.
En setiembre de 1995 tuvo lugar en la Capital Federal la realización del XII Congreso Latinoamericano de Bioquímica Clínica, con una concurrencia de 2.500 participantes de nuestro país, numerosos colegas de Latinoamérica y varios representantes de países europeos.
El más reciente, fue el Congreso Bioquímico CUBRA X, realizado en noviembre de 2009 en la ciudad de Mar del Plata, donde participaron 1.400 profesionales bioquímicos provenientes de Argentina y varios países de América y Europa.
Asimismo FABA brindó su auspicio y apoyo a numerosas reuniones científicas, tanto en el marco provincial como nacional, no sólo del ámbito bioquímico sino del sector ligado a la salud en general.
Nuestros dirigentes han representado a la Federación en numerosos congresos latinoamericanos y europeos.
La difusión de la actividad científica de nuestra Federación no ha tenido solución de continuidad. En ese sentido se destaca el Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana, editada por primera vez el 30 de junio de 1966.
A través de sus páginas ha realizado una permanente tarea de elevación del nivel científico bioquímico. Es órgano oficial de difusión de la CUBRA y de la COLABIOCLI, y logró numerosos premios otorgados por APTA Fundación Antonio Rizzuto, por el nivel científico de sus publicaciones.
Otro párrafo merece nuestro Faba Informa, que nació en el año 1974 como un boletín y hoy es uno de los periódicos más conocidos dentro del sector salud, con una tirada superior a los 4.000 ejemplares, en sus dos versiones, en papel y en CD. También reiteradamente premiado por APTA.
La Biblioteca es otro motivo de orgullo para nuestra institución, creada en 1976, ampliamente reconocida entre las bibliotecas del área de la salud.
Precursora en la incorporación de nuevas tecnologías como la informática. Entre la numerosas tareas que realiza, desarrolló un servicio de apoyo Científico-Técnico al profesional bioquímico.
Respecto a velar por la ética, como rezan los estatutos, no podemos dejar de mencionar la creación de la comisión de Auditoría y posteriormente la aprobación del Sidefa , herramientas necesarias para el mejor cumplimiento de los contratos, y corregir desvíos que atenten contra el buen uso de los recursos y puedan herir la vida interna de nuestra institución.
Otro mandato estatutario pregona:
"Fomentar el espíritu de solidaridad entre los federados", esto se cumplió con la creación en 1978 del Faba salud, como sistema de cobertura de salud para el afiliado y su grupo familiar y se amplió en 1980 con la creación del Fondo de equipamiento bioquímico, el cual asistió permanentemente al crecimiento de los laboratorios.
En abril de 1981 se crea el sistema denominado Faba solidario, cuyo objeto es abarcar todas las prestaciones solidarias a brindarse por parte de la Federación.
Lo que sigue pertenece a la etapa reciente.
Por decisión de los actuales directivos, se resolvió a partir del desarrollo de la página web, la incorporación de tecnología informática de última generación, herramienta de suma utilidad para la gestión de los convenios capitados, en virtud del aumento de órdenes procesadas en los últimos 5 años, que ya superan las 450.000 boletas mensuales.
La importancia de esta inversión por parte de nuestra institución, amerita que sea realizada en varias etapas, las cuales están en curso, teniendo como objetivo final un mayor servicio para nuestros laboratorios.
Debo destacar que el crecimiento de nuestra institución implica continuos desafíos y que los logros conseguidos no hubieran sido posibles sin el respaldo de todos y cada uno de los que trabajan en FABA, desde la gerencia general, pasando por cada uno de los empleados que nos acompañan.
En el año 2007 por el crecimiento de los convenios y como consecuencia del aumento de la documentación y las exigencias legales ligada a estos, se concretó la compra de una propiedad de más de 1.000 metros cuadrados, destinada a archivo.
Numerosas gestiones debieron realizarse ante los organismos correspondientes, reclamando disminuir la presión tributaria que padecen los laboratorios. Producto de ello, se logró mantener para los laboratorios, la alícuota lograda en el año 2003 frenando un intento por parte de ARBA, que pretendía retrotraer la misma a los valores previos a la crisis del 2001.
En el caso de la AFIP, no se logró a la fecha respuesta a los planteos realizados.
La Federación inició el camino para la conformación de una cámara con la finalidad de participar del con
venio paritario, donde se discuten los salarios y condiciones laborales de los empleados de los laboratorios. Sugestivamente, reiteradas trabas nos han impedido concretar a la fecha este proyecto.
Se intensificaron las relaciones con las federaciones médicas y odontológica.
Con la constitución de "Consenso en Salud", integrada por Femeba, Femecon, Fopba y Faba, surgió un ámbito de discusión del sistema sanitario de nuestra provincia, que permitió tener mayor presencia ante las autoridades del Ministerio de Salud de la provincia de Bs. As. y el IOMA.
Juntos elaboramos y presentamos diseños de programas preventivos, algunos de los cuales fueron puestos en ejecución y otros están en plena discusión.
A pedido del Ministerio de Salud de la Provincia, está en funcionamiento el SIVILA, sistema de vigilancia laboratorial, en el cual nuestros laboratorios informan en línea en nuestra página web, datos referentes a pruebas diagnósticas para dengue y sífilis, con la finalidad de conformar una base de datos epidemiológicos de la población de nuestra provincia.
Igual información es transferida al ministerio respecto de enfermedades infectocontagiosas y parasitosis correspondientes a la población cubierta por el Seguro provincial de Salud; a la fecha hemos entregadomás de 90.000 resultados.
Nuestra red de laboratorios efectuó, auspiciado por el Ministerio de Salud de la Nación, el dosaje de Fluor en el agua de varios municipios, como parte de un programa de Salud Bucal, junto a la Federación Odontológica.
Este Ministerio, además, nos convocó para relevar el grado de intoxicación de la población cercana a la cuenca Matanza-Riachuelo, llevando realizadas a la fecha más de 3.000 determinaciones.
Todo esto reafirma nuestro reiterado reclamo en cuanto a coordinar esfuerzos entre el sistema estatal y el privado, para un mejor aprovechamiento de los recursos y con el objeto de dar mayor respuesta a la salud pública.
Esto, que pretendió ser una breve síntesis, implicó mucho esfuerzo y compromiso por parte de todos los dirigentes de la provincia que participaron en estos cincuenta años de la vida de nuestra institución.
Para que todo esto ocurriera hubo que repensar permanentemente los objetivos de la institución, acompañar los cambios que se presentaban, enfrentar y buscar cómo resolver las consecuencias de las sucesivas crisis políticas y económicas, cada vez más frecuentes, procurando prever las dificultades.
Todo este trabajo desarrollado nos permite tener plena conciencia que estamos construyendo el presente y el futuro de nuestra profesión y que somos protagonistas de una verdadera revolución en el campo de la Bioquímica clínica.
En la certeza que ésta es una ciencia fundamental de nuestro tiempo, estamos incorporando pensamientos y estructuras que rompen, en muchos aspectos, prácticas y procedimientos considerados hasta ayer inamovibles, todo lo cual nos coloca como hacedores de una obra que, por su carácter renovador, resulta a la vez incitante como pocas.
Finalmente hoy es tiempo de homenajes, reconocimientos y agradecimientos.
Homenaje a quienes soñaron, pensaron y luego fundaron nuestras instituciones.
Reconocimiento a todos los que contribuyeron a superar antinomias, a los que permanentemente apostaron al diálogo, a la búsqueda de consensos, a la unidad por encima de intereses personales. A los que creyeron en el fortalecimiento de nuestras Instituciones y transitaron rumbo al futuro con seguridad, convencidos de lograr los objetivos fundacionales legados por quienes nos precedieron.
Agradecimiento a todos los que abrazaron la enorme responsabilidad de la dirigencia, postergando logros personales, quitándole horas a los afectos y entregándosela a las distancias que deben recorrer para cumplir con sus obligaciones.
A los colegas por engrandecer a la profesión bioquímica desde su lugar de trabajo, por sostener la unidad aun en momentos muy difíciles, por su respeto y confianza permanente.
A todos los que trabajaron y trabajan en nuestras instituciones, empleados, asesores y colaboradores en general por su entrega y lealtad a los depositarios de todos nuestros esfuerzos, los bioquímicos de la Provincia de Buenos Aires.

PALABRAS DEL DR. CLAUDIO HÉCTOR COVA

FABA y el futuro

Seguramente Félix Fares Taie, primer presidente de FABA, desde Mar del Plata, ni en sus deseos más pretenciosos, hubiera imaginado este marco. Un teatro colmado de Bioquímicos de toda la Provincia de Buenos Aires, en representación de más de mil profesionales que desarrollan su actividad a lo largo y ancho del territorio provincial. Con la particularidad, que los convoca el 50º aniversario de su creatura, y la misma, los aglutina como única institución bioquímica provincial que guía la gestión de su actividad profesional.
Lo más probable es que al plantear el futuro, sus pensamientos, aun los más positivos, no llegaron a dibujar este presente, que nos encuentra comprometidos y unidos tras un objetivo común: el crecimiento de la profesión, el establecimiento de normas claras de trabajo y lo
grar un alto nivel de calidad institucional, para que los colegas de toda la provincia, tengan en FABA el referente en el cual poder apoyarse, para lograr el máximo desarrollo, tanto en lo profesional como en lo económico.
El futuro, según los orientales, es un paso hacia el abismo si el pasado y el presente fueron inciertos, o un paso a la concreción de los sueños, si el pasado y el presente se construyeron sobre bases sólidas.
Es imposible hablar del futuro sin tener en cuenta el pasado reciente y el presente de FABA. Una institución en la que hoy, todos tenemos la posibilidad de ser escuchados, donde podemos participar activamente y realizar propuestas, para lograr el crecimiento de la Federación y por lo tanto de los profesionales que la conforman. Una institución que está pendiente del bien común de sus federados, y que por supuesto, con limitaciones, errores, omisiones, y demás imponderables que devienen de una estructura importante y compleja, trata de responder día a día las inquietudes y problemas que surgen de la actividad profesional del laboratorio.
El futuro entonces será un paso hacia la concreción de los sueños, y por qué no de algunas utopías, que en definitiva no son otra cosa que el estímulo que necesita el ser humano para acercarse a la felicidad y a la plenitud.
El futuro tendrá que responder a lo sembrado en este tiempo, podrá ajustarse exactamente o no a lo planeado, pero seguramente si seguimos en esta línea, serán más las satisfacciones que las frustraciones.
Uno puede elegir del árbol el fruto más bajo, más fácil de alcanzar, pero seguramente, éste, no habrá recibido la misma cantidad de sol que el que se encuentra en lo alto de la copa. Tendremos que desarrollar la inteligencia y herramientas suficientes, para lograr superar lo inmediato como objetivo y llegar al fondo. Tendremos que entender que si pensamos únicamente en el hoy, lo que queremos para mañana se puede distanciar y hasta tornarse inalcanzable. Tendremos que saber que no sólo se crece hacia arriba y hacia afuera. El crecimiento institucional más importante es como el crecimiento personal, es decir hacia adentro. Un crecimiento en valores, en formación, en especialización, en ética, en ideales.
En el camino hacia el futuro es fundamental resguardar y profundizar lo bueno del presente. Nadie cruza el desierto sin una provisión de agua y un mapa en sus manos. Para llegar a destino necesitamos cuidar lo que nos permite realizar el trayecto.
Es muy es importante sumar gente, y permitirle a esta nueva gente recorrer el camino juntos. La única manera de conservar una idea, de mantener un objetivo, de no perder el rumbo, es enseñarle a los que vienen detrás los secretos del camino. Si no tiraremos por la borda lo conseguido. Hay que tener la grandeza suficiente para entender que el futuro se construye con los que vienen. De los que se fueron tomaremos sus mapas, con los que están aprenderemos y honraremos el recorrido.
El futuro, que está acá nomás, a la vuelta de la esquina, espera a FABA con los brazos abiertos. Está en todos nosotros: empleados, colaboradores, asesores, federados, dirigentes, saber que la única forma de devolver ese abrazo, es juntos.
Juntos: aunados detrás de un objetivo, alineados en torno a una idea, aglutinados a una gran responsabilidad, y por supuesto poniendo, no sólo nuestras capacidades e inteligencia, sino también el alma y el corazón, que son el único pasaje posible cuando el destino final es la concreción de los sueños y las utopías.
Cincuenta años, FABA peina canas, muestra orgullosa los surcos que el paso del tiempo dejó en su rostro, y en su madurez se reconoce, en cada uno de nosotros, con una sonrisa franca y plena por el deber cumplido.