SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45 número4Estudio comparativo de parámetros del eritrograma del Coulter STKS y del Sysmex XE-2100DEl Colesterol no-HDL demuestra una mejor exactitud en el score de la clasificación del riesgo cardiovascular comparado con el colesterol LDL, directo o calculado, en una población dislipémica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Acta bioquímica clínica latinoamericana

versión impresa ISSN 0325-2957

Acta bioquím. clín. latinoam. vol.45 no.4 La Plata oct./dic. 2011

 

MICROBIOLOGÍA

Influencia del método anticonceptivo en el perfil de la función vaginal en un microambiente social

Influence of the contraceptive method on the vaginal function profile in a social microenvironment

Influência do método anticoncepcional no perfil da função vaginal num microambiente social

 

Sonia Elena Fosch1, Cristian Yones2, Marta Trossero3, Omar Grosso4

1   Bioquímica Especialista en Bacteriología Clínica. A cargo del Laboratorio del Servicio de Atención Médica - Ministerio de Salud - Sa Pereira - Santa Fe
2   Alumno de cuarto año de la Carrera de Ingeniería en Sistemas de Información. Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas. UNL Santa Fe
3   Licenciada en Enfermería. Programa de Salud Sexual y Reproductiva en el Servicio de Atención Médica - Ministerio de Salud - Sa Pereira - Santa Fe
4   Médico Director del Servicio de Atención Médica - Ministerio de Salud - Sa Pereira - Santa Fe

Servicio de Atención Médica, Ministerio de Salud, Sa Pereira, Santa Fe, Argentina sonialab1@gmail.com.

 


Resumen

La vagina es un órgano autónomo, de importancia funcional crítica en salud sexual y reproductiva y la Disfunción Vaginal (DV) es una patología de alta prevalencia. Importa establecer el impacto de distintos métodos anticonceptivos sobre la DV. Se estudia la frecuencia de Estados Vaginales Básicos (EVBs) y detección de Levaduras (Le) y Tricomonas (TV), en mujeres en edad fértil (asintomáticas), que asisten a controles de planificación familiar, en función de distintos métodos anticonceptivos utilizados. Se estudiaron 210 mujeres, mediante examen microscópico (Balance del contenido vaginal: BA-COVA). Integrando el Valor Numérico de Nugent (VN) y la Reacción Inflamatoria Vaginal (RIV), se definen cinco EVBs: I) Microbiota Normal (MN), II) Microbiota Normal con RIV (MN+RIV), III) Microbiota Intermedia (MI); con alteración incipiente sin RIV, IV) Vaginosis Bacteriana (VB); microbiota significativamente alterada sin RIV y V) Vaginitis Microbiana Inespecífica (VMI); microbiota alterada con RIV significativa, La presencia de Le y TV se incorpora al análisis. En la serie total se obtiene; MN 35%, MN+RIV 15%, MI 12%, VB 13% y VMI 25%. Entre otros resultados, las frecuencias relativas muestran que el uso de anticonceptivos hormonales eleva significativamente la MN y disminuye la VB. El dispositivo intrauterino eleva la VB y el preservativo aumenta el número de mujeres con MN+RIV.

Palabras clave: Disfunción vaginal; Balance del contenido vaginal; BACOVA; Estados vaginales básicos; Anticoncepción.

Summary

The vagina is an autonomous organ whose functional importance is crucial in sexual and reproductive health. Vaginal dysfunction (VD) is a high-prevalence pathology, so it is important to determine the impact of different contraceptive methods on it. The frequency of Basic Vaginal States (BVS) and detection of yeasts (Y) and trichomonas (TV) are studied in (asymptomatic) reproductive age women attending family planning controls, as a function of different contraceptive methods. A total of 210 women are studied by microscopic tests (Balance of vaginal content, BAVACO). By integrating Nugent Numerical Value (NV) and Vaginal Inflammatory Response (VIR), five BVS are defined: I) Normal Microbiota (NM), II) Normal Microbiota with VIR (NM+VIR), III) Intermediate Microbiota (IM); with incipient alteration without VIR, IV) Bacterial Vaginosis (BV); significantly altered microbiota without VIR and V) Nonspecific Microbial Vaginitis (NMV); altered microbiota with significant VIR. The presence of Y and TV are included in the analysis. The following values are obtained in the total series: 35% NM; 15% NM+VIR; 12% IM; 13% BV and 25% NMV. Among other results, relative frequencies show that using Hormone Contraceptives significantly increases NM and decreases BV, while the Intrauterine Device increases BV, and the Condom increases the number of women with NM+VIR.

Key words: Vaginal dysfunction; Balance of vaginal content; Vaginal states; Anticonception.

Resumo

A vagina é um órgão autônomo, de importância funcional crítica em saúde sexual e reprodutiva e a Disfunção Vaginal (DV) é uma patologia de alta prevalência. Importa estabelecer o impacto de diversos métodos anticoncepcionais sobre a DV. Estuda-se a frequência de Estados Vaginais Básicos (EVBs) e detecção de Leveduras (Le) e Tricomoníase (TV) em mulheres em idade fértil (assintomáticas), que assistem a controles de planejamento familiar, em função de diversos métodos anticoncepcionais utilizados. Foram estudadas 210 mulheres, através de exame microscópico (Balanço do conteúdo vaginal: BACOVA). Integrando o Escore de Nugent (VN) e a Reação Inflamatória Vaginal (RIV) definem-se cinco EVBs: I) Microbiota Normal (MN), II) Microbiota Normal com RIV (MN+RIV), III) Microbiota Intermediária (MI); com alteração incipiente sem RIV, IV) Vaginose Bacteriana (VB); microbiota significativamente alterada sem RIV e V) Vaginite Microbiana Inespecífica (VMI); microbiota alterada com RIV significativa, A presença de Le e TV é incorporada à análise. Na série total se obtém; MN 35%, MN+RIV 15%, MI 12%, VB 13% e VMI 25%. Dentre outros resultados, as frequências relativas mostram que o uso de anticoncepcionais hormonais eleva significativamente a MN e diminui a VB. O dispositivo intrauterino eleva a VB e o preservativo aumenta o número de mulheres com MN+RIV.

Palavras chave: Disfungao vaginal; Balanço do conteúdo vaginal; BACOVA; Estados vaginais básicos; Anticoncepgao.


 

Introducción

Estudios recientes revelan que la vagina es en realidad un órgano autónomo, de importancia funcional crítica en salud sexual y reproductiva. Vaginosis y vaginitis tienen una dimensión que alcanza del 20 al 50% del total de mujeres en edad fértil (sintomáticas y asintomáticas) y además del daño directo, aumentan el riesgo de todas la infecciones de transmisión sexual, colonizaciones anormales por bacterias de la microbiota habitual y alteraciones manifiestas de la reproducción, desde la concepción al parto(1).
El concepto clínico de Disfunción Vaginal encubre un número muy elevado de patologías, con un marco de signos y síntomas comunes, que reducen el valor predictivo del diagnóstico sindrómico (1)(2).
Aún hoy la etiología de vaginosis (MI y VB), el más frecuente de los síndromes de DV, es un misterio (3). No pueden negarse factores sistémicos, fundamentalmente estrés psicológico y alteraciones del sistema hormonal/inmunidad innata (interleuquinas). Tampoco se excluyen factores externos y de hecho (su nombre original lo indica) la eventual participación etiológica de bacterias (2-4).
El objetivo mayor en la investigación actual es la identificación de un factor etiológico real que permita diseñar estrategias de prevención hoy inexistentes y la formulación de un tratamiento racional del cual hoy no se dispone (4).
Un punto clave en la discusión es si el síndrome de vaginosis, alteración primaria de la función vaginal, obedece inicialmente a cambios de neto corte sistémico per se o si es exigencia necesaria, la participación de factores externos.
La literatura con referencia a esta incógnita es bastísima. Entre muchos factores que hacen muy difícil su homologación, el más crítico resulta la falta de uniformidad en los métodos diagnósticos de DV, para separar fehacientemente vaginosis, vaginitis típicas (principalmente levaduras y/o tricomonas) y Vaginitis Microbiana Inespecífica, este último EVB, definido como desarrollo de vaginosis (alteración de la microbiota) pero acompañado de una Reacción Inflamatoria Vaginal (RIV) significativa. Sólo el estudio microscópico normatizado (BA-COVA) del contenido vaginal permite establecer cinco EVBs (4)(5) que generan una sólida orientación predictiva en el diagnóstico de DV (5), estos son: I) estado de microbiota normal (MN) y ausencia de Reacción Inflamatoria Vaginal (RIV), II) microbiota normal con RIV (MN+RIV), III) microbiota intermedia sin RIV (MI), IV) Vaginosis Bacteriana (VB), (alteración de la microbiota sin RIV) y V) Vaginitis Microbiana Inespecífica (VMI), (alteración de la microbiota vaginal con RIV). BACOVA agrega, con valores predictivos variables, la detección de levaduras (Le), tricomonas (TV), morfotipos extraños al contenido vaginal y células epiteliales no habituales que se distribuyen en los distintos EVBs. potenciando la capacidad diagnóstica de una manera significativa.
Resultados obtenidos utilizando la misma metodología, desarrollados en los últimos tres años en Argentina, generan un espectro epidemiológico de alto valor que confirma la importancia del problema de DV (4).
Los datos obtenidos en distintas series (4) muestran diferencias relativas significativas en las frecuencias de diferentes EVBs, lo que plantea incógnitas sobre la influencia de factores "externos" sobre la sensibilidad de la mujer en edad fértil, a desarrollar DV.
Existe información reciente sobre la posible influencia de la utilización de anticonceptivos hormonales y las frecuencias de EVBs (4). Se diseñó un modelo de evaluación de la frecuencia de DV, comparando el uso de hormonas, con la práctica de otros métodos anticonceptivos más frecuentes considerados en los programas de control de la natalidad.
Parte importante de la fortaleza del modelo consiste en que en el caso del Dispositivo Intrauterino (DIU) y del preservativo, si bien siempre en el marco del perfil psicológico de cada mujer, se trata de la influencia de factores externos reales sobre la función vaginal, que contribuyen a la discusión de factores de riesgo etiológicos o al menos de riesgo de distintos síndromes de DV.
La investigación se basó en el estudio de una población significativamente homogénea y numéricamente representativa en un microambiente socio ambiental de mujeres en edad fértil, utilizando un método diagnóstico desarrollado en base a la optimización de metodologías internacionalmente adoptadas en los últimos años (3)(4).

Materiales y Métodos

POBLACIÓN EN ESTUDIO

Se integró el grupo de estudio con la inclusión de 210 mujeres que se seleccionaron según las siguientes condiciones:
• Edad entre 17 y 45 años (media = 31 años)
• Sexualmente activas, de una a dos relaciones heterosexuales promedio por semana.
• Ninguna de las pacientes estaba bajo tratamiento inmunosupresor.
• No habían recibido terapia con antibióticos o antifúngicos dentro del mes previo a la toma de muestra.
• No se habían realizado duchas vaginales en las últimas 48 horas.
• Prácticas contraceptivas- Fueron incorporadas solamente aquellas mujeres en las que se constató la práctica del método establecido con un mínimo de 6 meses previos al estudio.
Cuarenta y ocho mujeres (22,8%) utilizaban DIU y el 79,1% de ellas desconocía el tipo de dispositivo que portaban; noventa y ocho (47,1%) utilizaban anticonceptivos orales (ACO) (Levonorgestrel - Etinilestradiol): veinte (9,5%) utilizaban preservativos (PRE); quince mujeres (7,1%) practicaban el método del ritmo (RIT) con abstinencia sexual entre los días 10 y 18 del ciclo y 29 mujeres (13,6%) no utilizaban ningún método anticonceptivo (SA).
El grupo considerado globalmente en este análisis representa a mujeres de las localidades de Sa Pereira (1400 habitantes en el núcleo urbano y 400 en el área rural) y San Mariano (a 25 km de Sa Pareira, con 300 habitantes en núcleo urbano y 200 en el área rural). Las 210 mujeres incorporadas representan un 32% del total de mujeres en edad fértil en la región, calculado en base al perfil de censo por edades.
Fueron incluidas en el estudio aquellas mujeres que al momento de la consulta de control no manifestaron síntomas y/o signos manifiestos de disfunción vaginal.

ESTUDIO MORFOLÓGICO DEL CONTENIDO VAGINAL

En todos los casos se realizó un estudio del contenido vaginal siguiendo estrictamente el Manual de Procedimiento BACOVA (5), integrando el estudio morfológico del contenido vaginal (CV) en fresco y extendidos teñidos con la coloración de Gram y Giemsa. Los criterios que definen los EVBs que generan el alto valor predictivo de BACOVA son el Valor Numérico (VN) y la Reacción Inflamatoria Vaginal (RIV).
El VN se expresa de 0 a 10. Se calcula de acuerdo a la proporción de morfotipos bacterianos habituales del contenido vaginal: 0 a 3, microbiota normal (prevalencia de lactobacilos), 4 a 6 microbiota intermedia (disminución de lactobacilos - aumento de microbiota habitual principalmente anaerobia) y 7 a 10 microbiota alterada (disminución significativa o ausencia de lactobacilos, con relativo dominio de bacterias anaerobias).
La RIV se informa en función del número de leucocitos presentes en el contenido vaginal, medido en forma simultánea con el VN. Se expresa en forma numérica única. En este trabajo el valor de corte es 5 leucocitos por campo (utilizando 1000X de aumento)
La detección de levaduras y/o tricomonas y la presencia significativa de morfotipos bacterianos extraños de importancia predictiva, se expresa en forma cualitativa.
El algoritmo diagnóstico prioriza el EVB que se detecta en cada caso (Combinación del VN y el estado de RIV). Se analizan las frecuencias relativas de EVBs en fundón del método anticonceptivo utilizado.
Las frecuencias relativas de Le y TV asociadas a cada uno de los EVBs, también son analizadas en función de los métodos contraceptivos utilizados.

PROCESAMIENTO DE DATOS

Se utilizó el programa EPI-INFO 6.versión 6.04. Para el análisis de asociación de los estados vaginales con los métodos contraceptivos utilizando la prueba de Chi-cuadrado y Odds ratio (OR) como medida de asociación o efecto. El valor de p<0,05 fue tomado como corte y se aplicó la prueba de Fisher cuando las frecuencias lo requirieron.

Resultados

PREVALENCIA DE "ESTADOS VAGINALES BÁSICOS" Y DETECCIÓN DE LEVADURAS Y TRICOMONAS, EN LA POBLACIÓN INTEGRAL ESTUDIADA

Se presenta en la Tabla I la distribución de los cinco EVBs detectados por BACOVA en el total de la población estudiada. Se agrega la detección morfológica de levaduras y tricomonas que se segrega en función de cada uno de los EVBs.
Se detecta un 35% de MN; 15% de MN +RIV; 12% de MI; 13% de VB; y 25% de VMI, en este EVB interesa diferenciar el 21% con VN de 4 a 6 y 4% con VN de 7 a 10.
Importa destacar que de la Tabla I se deduce que 84 (40%) del total de mujeres presentan RIV.
La frecuencia de detección global de levaduras fue 32%
En los EVBs con VN de 4 a 6 y de 7 a 10 se observa una menor proporción presencia de levaduras.
Se detectó RIV asociada a la presencia de levaduras en el 52% de los casos.
Se reveló la presencia de TV en un 14% del total de mujeres estudiadas. En la franja de EVB con VN de 4 a 6, la presencia de tricomonas es significativa con respecto a VN 0 - 3 y 7 -10 y en esta situación el 63% de esos casos muestra RIV indicando una manifiesta vaginitis.
Vaginosis bacteriana se asoció con Le en 1% y con TV en el 0,5% de los casos. El resultado de estudios por cultivos, realizados en todos los casos con VN mayor de tres, no se incorpora al análisis de esta serie.
En la Tabla II se presentan los resultados de frecuencias de EVBs en cada uno de los grupos que utilizan distintos métodos anticonceptivos. Se incorpora el resultado del tratamiento estadístico de cada caso. De este análisis se derivan las siguientes relaciones estadísticamente significativas y su relevancia clínica:
• ACO aumenta la frecuencia de MN (OR 2,14 -p=0,009), disminuye los estados de MN + RIV (OR 0,41 - p=0,03) y reduce el riesgo de VB (OR 0,27- p=0,004). La ingesta de ACO en este estudio ha proporcionado protección del estado vaginal.
• DIU incrementa el riesgo de VB (OR 7,53 -p=0,000).
• PRE incrementa el riesgo de estados de MN + RIV (OR 10,3 - p=0,000) y reduce la frecuencia de MN (OR 0,30 - p=0,05).
• El método de RIT se asoció con un aumento significativo de estado normal de microbiota vaginal MN (OR 14 – p=0,000).
• En las pacientes sin anticoncepción se encontró asociación con estado normal de microbiota (OR 0,11 - p=0,001) y se detectó un incremento en el riesgo de vaginitis (OR 4,7 - p=0,000).

Tabla I. Frecuencias de estados vaginales básicos y la detección de levaduras y tricomonas.

Tabla II. Asociación de estados vaginales básicos con métodos anticonceptivos

PREVALENCIA RELATIVA DE LEVADURAS Y TRICOMONAS EN FUNCIÓN DEL MÉTODO ANTICONCEPTIVO UTILIZADO.

En la Tabla III se muestran los resultados de la frecuencia relativa de la detección de levaduras en función del método anticonceptivo utilizado y el análisis estadístico que permitió detectar las siguientes relaciones:
• La utilización de ACO aumenta la frecuencia de colonización por levaduras con un estado de microbiota vaginal normal y ausencia de RIV (OR 4,5 -p=0,005) y reduce el riesgo de estados de vaginitis (OR 0,41 - p=0,001).

Tabla III. Prevalencia relativa de la detección de levaduras en función del método anticonceptivo utilizado y análisis estadístico

De la Tabla IV, donde se analiza la presencia de tricomonas, se deduce que:
• La utilización de ACO se asocia a una reducción del riesgo de estados de vaginitis con infección por tricomonas (OR 0,19 - p=0,004).
• La práctica sexual sin ningún método anticonceptivo se asocia significativamente al aumento de la frecuencia de infección por tricomonas (OR 32 -p=0,000).

Tabla IV. Prevalencia relativa de la detección de tricomonas en función del método anticonceptivo utilizado y análisis estadístico

Discusión

DIMENSIÓN GLOBAL DEL PROBLEMA DE LA DISFUNCIÓN VAGINAL

La distribución de EVBs en este grupo de mujeres en edad fértil muestra una dimensión de 65% de mujeres en edad fértil asintomáticas con un estado anormal de la función vaginal.
Un 25% del total muestra un estado de vaginosis, incluyendo MI (12%) y VB (13.5%), lo que está indicando que una de cada cuatro mujeres manifiesta una alteración funcional primaria típica (sin RIV). A este grupo se debe agregar un 25,5% de mujeres con el estado de VMI, en las cuales a la disfunción primaria (vaginosis, VN de 4 a 6 y de 7 a 10) se ha agregado una respuesta inflamatoria significativa, que indica en un altísimo porcentaje un estado infeccioso vaginal y/o del tracto genital (cervical y/o superior) o con menor frecuencia urinario.
La posibilidad de vaginitis atrófica es muy remota, pero en todos los casos de RIV significativa se debe explorar en forma inmediata el origen de esa respuesta, mediante estudios especializados..
Es entonces destacable que la vaginosis en sus dos variables (MI y VB), típica o en casos con RIV ya establecida, alcanza a una de cada dos de las mujeres estudiadas en esta serie.
En los tres últimos años se han obtenido indicadores de frecuencias de DV de varias regiones del país (4). La cifra de 65% es la más alta registrada en estudios similares (4)(6)(7).
Este grupo representa el estudio de 210 mujeres (32%) del entorno de dos centros urbanos y su área rural de influencia, sobre un total 650/700 mujeres en edad fértil.
Si bien esta dimensión permitiría hacer extensivo el perfil epidemiológico al total de la población, tiene al menos un sesgo que debe considerarse. Están caracterizadas como asintomáticas porque no manifiestan síntomas o signos evidentes en el momento de la consulta. Esto no elimina la posible actitud de "acostumbramiento" a ciertos síntomas menores.
La fortaleza que muestra el resultado obtenido en este grupo de mujeres es su homogeneidad social, con un elevado promedio de actividad sexual, lo que resulta ideal para la comparación de la influencia del método anticonceptivo usado sobre la prevalencia relativa de los EVBs y la frecuencia ecológica de detección de levaduras. El caso de tricomonas es diferente ya que su crecencia está regulada por conductas sexuales puntuales.
Es muy importante destacar la notable diferencia de prevalencia la TV. Alcanza en este grupo el 14%, lo que resulta significativamente superior con respecto a valores obtenidos en población general en el área del Gran Buenos Aires y Capital Federal, en que las frecuencias oscilan alrededor del 2 a 3% (4)(7).
Resulta de interés considerar los resultados obtenidos en Comodoro Rivadavia, incorporando el mismo perfil de mujeres, asistentes a un servicio público de control de la maternidad (4)(8). En este caso, la prevalencia de tricomonas fue de 12%. En ninguna de estas series se incluyeron trabajadoras sexuales.
La presencia de tricomonas se detecta en 27% de mujeres sin RIV significativa: esto de alguna manera contribuye a explicar el estado de asintomáticas.
La crecencia de levaduras en el total también es elevada, pero no se genera una situación como la antes mencionada para TV; sí la detección de levaduras en ausencia de RIV (48%) que también es elevada,
Esta dimensión elevada de disfunción vaginal primaria (vaginosis) y vaginitis, así como la de TV revela la necesidad de revisar el protocolo de seguimiento de mujeres enroladas en los programas de controles de natalidad, con especial referencia a la incorporación del estudio del EVB en cada una de las visitas de control.

ANÁLISIS CRÍTICO DE LA METODOLOGÍA DIAGNÓSTICA

El diagnóstico sindrómico de la DV no supera el 50% de valor predictivo positivo y negativo (1)(4).
El algoritmo diagnóstico se basa en establecer prioritariamente el EVB, para lo cual BACOVA lo establece con 100% de valor predictivo (positivo y negativo) y se agrega con 60-80% de valor predictivo positivo la detección de levaduras y TV. Además, informa sobre la presencia de morfotipos bacterianos extraños y células epiteliales anormales (valor de alerta), con lo que se agregan criterios de gran valor para la toma de decisiones, que recomponen el valor del diagnóstico sindrómico (4)(5).
BACOVA se trata de un postulado morfológico independiente de todo criterio clínico. Basta recordar que en general se detecta DV evidente en un 50% de mujeres en edad fértil asintomáticas (4) y que en esta serie en particular es del 65%.
La utilización de métodos como determinación de pH, olor a aminas, evaluación de enzimas, cultivos bacterianos, amplificación génica, muestran valores predictivos inferiores a BACOVA y en ningún caso permiten distinguir entre vaginosis y vaginitis con una sola determinación, realizable en todo laboratorio habilitado del país por bioquímicos entrenados, pero no necesariamente especialistas en microbiología.
Aun en el caso antes mencionado de TV y levaduras, su sola presencia es un indicador robusto, pero no definitivo de vaginitis. De no haber RIV, la colonización no es indicadora de patología. Su presencia en un contenido vaginal con RIV, debe ser examinada cuidadosamente a los efectos de no descartar otro factor desencadenante de la misma.

ESTADOS VAGINALES BÁSICOS Y SU VARIACIÓN EN FUNCIÓN DEL ANTICONCEPTIVO UTILIZADO

En este trabajo se analiza prolijamente y en forma comparada, la influencia de los métodos anticonceptivos utilizados por mujeres de una comunidad socialmente uniforme, en un verdadero microambiente, con perfiles educativos y económicos prácticamente iguales.
El resultado indica que existen diferencias significativas en las frecuencias de los EVBs en función de la utilización de tratamientos anovulatorios hormonales, el uso de implante de DIU, preservativos, factores de ritmo natural ovulatorio y en aquellas mujeres que no utilizan ninguna protección.
La hipótesis más aceptada es que el equilibrio de la microbiota del contenido vaginal de la mujer en edad fértil esta prioritariamente establecido por factores hormonales, fundamentalmente por el llamado efecto estrógeno. Primero un desequilibrio metabólico y luego los cambios en el balance de la microbiota del contenido vaginal, que se ponen de manifiesto por el Valor Numérico de Nugent y que resultan ser el indicador de la DV primaria: vaginosis.
Este estado genera la apertura a colonizaciones e infecciones externas, para desencadenar vaginitis.
La otra hipótesis es que el desequilibrio hormonal sucede al establecimiento previo de estrés psicológico, asociado fundamentalmente a maltrato social/sexual de la mujer, que generaría alteración hipotalámica y su consecuencia en el equilibrio hormonal (4).
El estudio aquí presentado infiere que diferentes métodos anticonceptivos modifican la frecuencia relativa de los EVBs en este grupo homogéneo de mujeres y, de alguna manera, refuerza la hipótesis del factor estrógeno.
No se puede negar que la sola elección del método anticonceptivo puede estar reflejando una actitud psicológica diferente, en cada pareja.

INFLUENCIA DE ANTICONCEPTIVOS HORMONALES

El uso de ACO, acción directa sobre el mecanismo hormonal ovulatorio, genera un aumento de mujeres con MN y disminuye la frecuencia de VB. También reduce los EVBs inflamatorio MN+RIV.
Si bien se trata de un factor "externo", en realidad es un regulador de equilibrios hormonales, y por lo tanto, refuerza la hipótesis del factor estrógeno en la frecuencia de DV. Existe en este momento una línea de estudio para ver si el tratamiento con este grupo de hormonas mejora la evolución de VB recurrente (4).
Este resultado coincide con un reducido grupo de recientes publicaciones en el que ha sido analizado sólo el efecto de hormonas (9)(10).
Es sabido que las condiciones de hiperestrogenemia, fisiológicas y farmacológicas, se asocian a mayor colonización por levaduras en vagina (9)(11). En este grupo de mujeres también se detecta un aumento de la frecuencia de detección de levaduras en las que utilizan ACO. En forma significativa el EVB no muestra alteración de la microbiota (VN de 0 a 3·) y hay ausencia de RIV, es decir aumenta la colonización de levaduras en las mujeres "sanas", en esta serie no embarazadas.
Si bien en este grupo se obtuvo asociación negativa de ACO con TV, en varios trabajos demostraron una mayor susceptibilidad respecto de las ITS. Quienes plantearon estos resultados atribuyeron a la mayor libertad sexual que otorga la protección del embarazo (6)(12)(13). En este trabajo se demuestra que el grupo que utiliza DIU, con la misma libertad sexual, no muestra aumento ni disminución de la frecuencia de TV.

IMPACTO DE ANTICONCEPTIVOS DE BARRERA

Dispositivo Intrauterino (DIU).

Es necesario reiterar que en realidad el uso de cualquier anticonceptivo requiere un consenso o discrepancias de pareja, pero que en todos los casos el factor psicológico no puede dejar de tenerse en cuenta, ya que en función de estudios recientes se demuestra una significativa asociación con DV (4).
El caso del DIU, ejemplo claro de un factor externo con permanencia física por largos períodos de tiempo, genera en esta serie un aumento de VB y una disminución relativa de MN.
Este resultado requiere una confirmación inmediata, en cuanto a que la promoción de la utilización de DIU es muy importante. No existe una explicación lógica actual sobre este efecto.

Preservativo masculino

Cabe aclarar que en este estudio sólo se hace referencia a la utilización de preservativos masculinos. Es el otro factor externo por excelencia, pero en general su uso genera problemas que pueden alterar factores psicológicos con cierta continuidad.
La utilización de preservativos en forma regular es de poca frecuencia en este grupo, lo que no permite conclusiones definitivas. Sin embargo, es relevante que su utilización no modifica la proporción relativa de vaginosis.
Se demuestra una influencia marcada de aumento de RIV, justamente en el EVB II, con Microbiota Normal y una disminución también significativa de MN.
En la bibliografía se hace referencia a estudios de dermatitis vaginales, vulvovaginitis alérgicas e irritativas y estados inflamatorios asociados al uso de preservativos. Se hace mención a influencia del látex, pero hay mayor acuerdo en asignar causalidad a los espermicidas (nonoxinol-9) (14).
El hecho de que la mucosa vulvar no esté queratinizada y la humedad en la que se encuentra inmersa favorezca la penetración de agentes irritantes y alérgenos, genera estados típicos de vaginitis con reacción inflamatoria vaginal (15)(16).
Schreiber et al. (14) demostraron que la mayoría de las usuarias de preservativos adicionados de nonoxinol-9 experimentaron mínimas interrupciones en su microbiota vaginal. Sin embargo, independientemente de la variante química del nonoxinol-9, hubo un efecto dosis-dependiente que determinó mayor riesgo de vaginosis bacteriana. Este resultado difiere de los establecidos en este estudio, pero el problema radica en que el diagnóstico de VB se evaluó en función de los niveles de IL-2, lo que pone en duda esta última conclusión.

CONDUCTA DE RITMO EN LA ANTICONCEPCIÓN

El sistema anticonceptivo por ritmo, fue utilizado por un número muy reducido de casos, sin embargo las tendencias demostradas tuvieron niveles de significación confiables, que son de mucha importancia en el manejo de hipótesis. Es, obviamente, un factor no externo, en términos de la utilización de drogas o barreras, pero configura una particularidad marcada, asociada a factores psicológicos poco frecuentes de consenso de la pareja.
El resultado es sorprendente, ya que muestra el más alto nivel de aumento del EVB de MN. Reduce la proporción relativa de todos los otros EVBs anormales.

GRUPO QUE NO UTILIZA NINGUNO DE LOS MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

En el grupo que no utilizaba ningún método anticonceptivo, se detectó una disminución marcada de MN, cuya explicación se encuentra en el aumento relativo de mujeres que muestran infección por tricomonas (12)(13).
Los grupos ACO y DIU tienen la mayor protección teórica para prevenir el embarazo por lo tanto el máximo de libertad sexual, sin la utilización de barreras protectoras. El grupo que no utiliza anticonceptivos no difiere en este aspecto. En función de objetivos precisos del proyecto, los datos obtenidos no permiten evaluar número de parejas en los últimos seis meses para cada uno de los casos pero la primera hipótesis a confirmar es que en el grupo que no usa anticonceptivos habría menos monógamas.

REACCIÓN INFLAMATORIA VAGINAL

En forma global sobre el total de 210 mujeres, un 40% mostró una reacción inflamatoria vaginal, que indica la necesidad de confirmar el origen de la misma, en cuanto se puede tratar de una vaginitis convencional y/o una infección cervical o del tracto genital superior o del aparato urinario. Con mucho menos frecuencia puede tratarse de una vaginitis atrófica, caso en que el estudio de células epiteliales no habituales en vagina debe profundizarse en BACOVA.
Coincidentemente con los criterios de Rein et al. (17) y Amsel et al. (18) según los resultados de este trabajo, evaluando toda la población en estudio, se detectó un mayor porcentaje de RIV en los grupos con LEV (52,2%) y con TV (73,3%). Esto indica estados inflamatorios como causa de la infección y colonización de levaduras o asentamiento de Trichomonas vaginalis y/o desplazamiento de la microbiota por microorganismos oportunistas, definiendo así con un alto valor predictivo las vaginitis convencionales y orientando a la VMI, respectivamente (18).
Se reitera la absoluta necesidad de cumplir con el Manual de Procedimientos BACOVA en lo referente a establecer la RIV, ya que ésta es en realidad el eje de las decisiones de seguimiento de las pacientes sintomáticas o asintomáticas.

ANÁLISIS DE SITUACIÓN EN EL MICROAMBIENTE SA PEREIRA-SAN MARIANO.

La naturaleza del microambiente vaginal lucha por su equilibrio, pero su susceptibilidad la expone permanentemente a influencias endógenas y exógenas responsables de alteraciones asociadas a distintos niveles de riesgo gineco-obstétrico en la mujer (4)(9)(11) (14)(19).
La presente investigación permitió indagar el misterioso microambiente vaginal, evaluar la influencia de los métodos anticonceptivos, definir estados normales y patológicos e identificar con un alto valor predictivo mujeres en riesgo gineco-obstétrico de dos centros asistenciales y aportar datos epidemiológicos locales para optimizar la atención institucional.
En los casos de contenidos vaginales con patrones microscópicos (MN+RIV y MI) con desbalance de la microbiota, orientó al seguimiento de la paciente y la necesidad de estudios complementarios.
Un Programa de Salud Reproductiva y Procreación Responsable garantiza el acceso de mujeres y varones a la información y a las prestaciones, métodos y servicios necesarios para el ejercicio responsable de sus derechos sexuales y reproductivos, promoviendo cambios de actitud en la sociedad. Este beneficio social debe estar necesariamente vinculado a un Programa de detección y tratamiento de patologías asociadas a la DV e identificación de mujeres en riesgo gineco-obstétrico, que como se demuestra en este trabajo generalmente es subestimado por el alto porcentajes de mujeres asintomáticas (20).

Conclusiones

La prevalencia de estados anormales del 65% del total de casos es superior que la mayoría de datos publicados (alrededor de 50%) para DV en mujeres en edad fértil asintomáticas. Respecto de la influencia de los métodos anticonceptivos es de destacar: a) la asociación de ACO con MN señala una tendencia positiva de protección, b) DIU genera un incremento de riesgo para VB c) si bien el número de casos es reducido, la práctica de ritmo genera el valor más alto de MN encontrado en todas las series estudiadas por este grupo.

AGRADECIMIENTO

Se agradece al Dr. Ramón de Torres - Director de Proyecto BA-COVA, Programa PROECO de la Fundación Bioquímica Argentina - por su valiosa colaboración.

CORRESPONDENCIA

DRA. SONIA ELENA FOSCH
Servicio de Atención Médica, Ministerio de Salud, Sa Pereira, SANTA FE, Argentina
E-mail: sonialab1@gmail.com.

Referencias bibliográficas

1. Andrews W, Hauth J, Cliver S, Conner M, Goldenberg R, Goepfert A. Association of asymptomatic bacterial vaginosis with endometrial microbial colonization and plasma cell endometritis in non pregnant women. Am J Obstet Gynecol 2006;195 (6): 1611-6.         [ Links ]

2. Spiegel CA. Bacterial vaginosis. Clin Microbiol Rev 1991; 4 (4): 485-502.         [ Links ]

3. Marrazzo JM. A persistent enigmatic ecological mistery: bacterial vaginosis. J Infect Dis 2006; 193 (11): 1475-7.         [ Links ]

4. Proyecto BACOVA, Programa PROSAR, Fundación Bioquímica Argentina. Módulo de apoyo para la Guía Practica Conjunta (Clínica-Laboratorio) de diagnóstico de Disfunción vaginal (Vaginosis-Vaginitis) en la mujer en edad fértil. Disponible en: http://www.fba.org.ar/PROSAR Consensos. [Fecha de acceso 15 de junio de 2011]         [ Links ].

5. Proyecto BACOVA, Programa PROSAR, Fundación Bioquímica Argentina. Manual de Procedimientos BACOVA 2010. Disponible en: http://www.fba.org.ar/PROSAR [Fecha de acceso: 1 de setiembre de 2010]         [ Links ].

6. Fosch S, Fogolin N, Azzaroni E, Pairetti N, Dana L, Minacori H, et al. Vulvovaginitis: correlación con factores predisponentes, manifestaciones clínicas y estudios microbiológicos. Rev Argent Microbiol 2006; 38: 202-5.         [ Links ]

7. Morales A, Maritato A. Disfunción vaginal en pacientes del sector privado del gran Buenos Aires, Lomas de Zamora, Buenos Aires, Argentina. En: Taller Balance del Contenido Vaginal BACOVA. XIII Jornadas Argentinas de Microbiología, octubre 2008, Rosario, Argentina.         [ Links ]

8. Bologno R, Díaz Y, Giraudo M, Fernandez R, Menendez V, Brizuela J, et al. Estudio de la microbiota vaginal en mujeres de la ciudad de Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina. En: Taller Balance del Contenido Vaginal BA-COVA XIII Jornadas Argentinas de Microbiología; Octubre 2008, Rosario, Argentina.         [ Links ]

9. Gupta K, Hillier SL, Hooton TM, Roberts PL, Stamm WE. Effects of contraceptive method on the vaginal microbial flora: a prospective evaluation. J Infect Dis 2000; 181: 595-601.         [ Links ]

10. Riggs M, Klebanoff M, Nansel T, Zhang J, Schwebke J, Andrews W. Longitudinal association between hormonal contraceptives and bacterial vaginosis in women of reproductive age. Sex Transm Dis 2007; 34(12): 954-9.         [ Links ]

11. Tibaldi C, Capello N, Latino M, Masuelli G, Marini S, Benedetto C. Vaginal and endocervical microorganisms in symptomatic and asymptomatic non-pregnant females: risk factors and rates of occurrence. Clin Microbiol Infect Dis 2009; 15: 670-9.         [ Links ]

12. Boskey ER, Telsh KM, Whatey KI, Moench TR, Cone RA. Acid production by vaginal flora in vitro is consistent with the rate and extent of vaginal acidification. Infect Immun 1999; 67: 5170-5.         [ Links ]

13. Hay P. Life in the littoral zone: lactobacilli losing the plot. Sex Transm Infec 2005; 81: 100-2.         [ Links ]

14. Schreiber CA, Meyn LA, Creinin MD, Barnhart KT, Hillier SL. Effects of long-term use of nonoxynol-9 on vaginal flora. Obstet Gynecol 2006; 107: 136-43.         [ Links ]

15. Moraes PS, Taketomi EA. Allergic vulvovaginitis. Ann Allergy Asthma Immunol 2000; 85: 253-65.         [ Links ]

16. Ramirez de Knott HM, McCormick TS, Oshtory Do S, Goodman W, Ghannoum MA, Cooper KV, et al. Cutaneous hypersensitivity to Candida albicans in idiopathic vulvodynia. Contact Dermatitis 2005; 53: 214-8.         [ Links ]

17. Rein MF. Tricomoniasis. En Mandel GL. Bennet JE, Dolin R, editores. Enfermedades Infecciosas; Principios y Práctica. 4º Ed. Buenos Aires. Panamericana; 1997, p.2796-801.         [ Links ]

18. Amsel R, Totten PA, Spiegel CA, Chen KC, Eschenbach D, Holmes KK. Nonspecific vaginitis. Diagnostic criteria and microbial and epidemiologic associations. Am J Med 1983; 74: 14-22.         [ Links ]

19. Wilson J. Managing recurrent bacterial vaginosis. Sex Transm Infect 2004; 80: 8-11.         [ Links ]

20. Swadpanich Ussanee, Lumbiganon Pisake, Prasertcharoensook Witoon, Laopaiboon Malinee. "Programas de detección y tratamiento de infecciones del aparato genital inferior para la prevención del parto prematuro" (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida The Cochrane Library, 2008).         [ Links ]

Aceptado para su publicación el 16 de agosto de 2011