SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.46 número1Medida del colesterol de lipoproteínas de baja densidad utilizando tres metodologíasTécnica de cuantificación de la agregación eritrocitaria por análisis digital de imágenes índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Acta bioquímica clínica latinoamericana

versión impresa ISSN 0325-2957

Acta bioquím. clín. latinoam. vol.46 no.1 La Plata ene./mar. 2012

 

BIOQUÍMICA CLÍNICA

Pruebas de funcionalismo hepático en pacientes con infección viral aguda*

Liver function tests in patients with acute viral infection

Testes de fungáo hepática em pacientes com infecgáo viral aguda

 

Yraima Lucia Larreal Espina1, Edibel Lisett Andrade Zambrano2, Yarenny Enmita Cuevas Ruiz2, Andrea Shirley Mendoza Rico2, Milagros del Valle Montiel Aguilar3, Alegría Cecilia Levy Guiffrida4, Nereida Josefina Valero Cedeño5

1 Doctora en Ciencias Médicas
2 Licenciada en Bioanálisis
3 MgSc. en Inmunología Clínica
4 MgSc. en Biología, Mención Inmunología Básica
5 Doctora en Inmuno-oncología

* Sección de Virología. Instituto de Investigaciones Clínicas "Dr. Américo Negrette". Facultad de Medicina. Universidad del Zulia. Maracaibo. Venezuela.

 


Resumen

Las hepatitis víricas son producidas principalmente por virus de las hepatitis; sin embargo, otros virus han sido asociados a esta entidad clínica. Con el objeto de estudiar estas alteraciones hepáticas se estudiaron 130 pacientes con síntomas de infección viral aguda. Se les realizó una historia clínica y sus muestras de suero fueron procesadas por técnicas inmunoen-zimáticas y espectrofotométrícas para la determinación de anticuerpos específicos de los distintos virus y para pruebas de funcionalismo hepático. Se confirmó infección viral en 68 pacientes: 22 casos (32,4%) por virus dengue (VD); virus de varicela zoster (VVZ) 11(16,2%), virus de parotiditis (VP) 9 (13,2%); infección por citomegalovirus (CMV) 7 (10,3%), virus Epstein Barr (VEB) 4(5,9%), 13(19,1%) por virus de hepatitis A (VHA), 1 (1,5%) por virus de hepatitis B (VHB) y 1 (1,5%) por virus de hepatitis C (VHC). En todas las infecciones virales se observó aumento de ambas transaminasas; en la infección por virus de hepatitis predominó alaninaaminotransferasa (ALT) (p < 0,05). El resto de las infecciones estudiadas fue a expensas de aspartatoaminotransferasa (AST). La hiperbilirrubinemia producida por VHA fue estadísticamente significativa (p < 0,05) con respecto al resto de las infecciones. La fosfatasa alcalina (FA) y la gammaglutamiltranspeptidasa (GGT) también estuvieron alteradas y se destacó la hipoproteinemia en la infección por VD. Este estudio sugiere que las pruebas bioquímicas que miden el funcionalismo hepático, no sólo evalúan severidad y evolución de la enfermedad, sino que además pueden orientar sobre la etiología de la infección viral aguda.

Palabras clave: Pruebas de funcionalismo hepático; Infección viral aguda; Virus hepatotropos

Summary

Viral hepatitis is mainly caused by the hepatitis virus, but other viruses have been associated with this clinical entity. In order to study these liver disorders, 130 patients with symptoms of acute viral infection were analized. A complete medical history and serum samples were assayed by enzyme-linked immunoassay and spectrophotometer techniques for the determination of antibodies specific to different viruses and liver func-tion tests. Viral infection was confirmed in 68 patients: 22 cases (32.4%) for dengue virus (DV) 11 (16.2%) varicella zoster virus (VZV), 9 (13.2%) mumps virus (VP), 7 (10.3%) cytomegalovirus (CMV), 4 (5.9%) Ep-stein- Barr virus (EBV), 13 (19.1%) patients with hepatitis A virus (HAV), 1 (1.5%) infected with hepatitis B virus (HBV) and 1 (1.5%) with hepatitis C virus (HCV). All viral infections showed an increase in both transaminases; in hepatitis virus infection, alanineaminotransferase (ALT) (p < 0.05) predominated. The rest of the infections studied were at the expense of aspartate aminotransferase (AST). HAVhyperbilirubine-mia was statistically significant (p < 0.05) compared with other infections. Alkaline phosphatase (ALP) and gamma-glutamyl transpeptidase (GGT) were also affected, and hypoproteinemia was stressed in DV infection. This study suggests that the biochemical tests that measure liver function, not only assess the severity and progression of the disease, but can also shed light on the cause of acute viral infection.

Key words: Liver function tests; Acute viral infection; Hepatotropic virus

Resumo

As hepatites virais sáo produzidas principalmente por virus das hepatites; entretanto outros virus tem sido associados a esta entidade clínica. Com o objetivo de estudar estas alteragóes hepáticas foram estudados 130 pacientes com sintomas de infecgáo viral aguda. Foi realizado um prontuário clínico e suas amostras de soro foram processadas por técnicas imunoenzimáticas e espectrofotométrícas para a determinagáo de anticorpos específicos dos diferentes virus e para testes de fungáo hepática. Confirmou-se infecgáo viral em 68 pacientes: 22 casos (32,4%) por virus dengue (VD); virus de varicela zoster (VVZ) 11(16,2%), virus de parotidite (VP) 9 (13,2%); infecgáo por citomegalovírus (CMV) 7(10,3%), virus Epstein Barr (VEB) 4(5,9%), 13 (19,1%) por virus de hepatite A (VHA), 1 (1,5%) por virus de hepatite B (VHB) e 1(1,5%) por virus de hepatite C (VHC). Em todas as infecgóes virais foi observado aumento de ambas as transaminases; na infecgáo por virus de hepatite predominou alanina aminotransferase (ALT) (p < 0,05). O resto das infecgóes es-tudadas foi as expensas de aspartato aminotransferase (AST); a hiperbilirrubinemia produzida por VHA foi estatisticamente significativa (p< 0,05) com relagáo ao resto das infecgóes. A fosfatase alcalina (FA) e a gamaglutamiltranspeptidase (GGT) também estiveram alteradas e se destacou a hipoproteinemia na infecgáo por VD. Este estudo sugere que os testes bioquímicos que medem a fungáo hepática, náo só avaliam severidade e evolugáo da doenga, mas também podem orientar sobre a etiologia da infecgáo viral aguda.

Palavas chave: Testes de fungáo hepática; Infecgáo viral aguda; Virus hepatotrópicos


 

Introducción

Las hepatitis virales agudas afectan a millones de personas en todo el mundo y muchas de ellas representan un problema de salud pública importante. Forman parte de una entidad patológica que dura menos de 6 meses y que puede presentar desde forma asintomática con alteraciones mínimas de las pruebas de laboratorio, hasta evolución rápida de la lesión aguda hacia una necrosis extensa, asociada con pronóstico mortal. Cuando se piensa en una hepatitis viral existe la tendencia a evaluar mayormente a los virus de la hepatitis; sin embargo, deben plantearse otros agentes infecciosos para realizar un buen diagnóstico diferencial (1-3).

Las hepatitis virales son producidas principalmente por virus filogenéticamente diferentes entre sí, que se conocen como virus de la hepatitis A, B, C, D, E, F y G. En todos estos casos, los hepatocitos constituyen las células hospedadoras principales y dianas de la infección, aunque también son capaces de infectar otras células. Las hepatitis víricas incluyen también síndromes agudos de enfermedad hepática debida a otros virus humanos no específicamente hepatotropos, entre los cuales se destacan, en especial, el citomegalovirus humano (CMV) y el virus de Epstein-Barr (VEB); también se han descrito hepatitis agudas asociadas a infecciones por virus herpes simple (VHS), virus de la varicelazoster (VVZ), virus de la rubeola (VR), parvovirus humano B19 y adenovirus. La afectación hepática es característica también de dos infecciones de enorme trascendencia en las regiones tropicales, como es el caso de la fiebre amarilla y del dengue (3).

El virus de la hepatitis A (VHA) produce enfermedad hepática aguda y puede ser causante de hepatitis fulminante, pero generalmente no produce cronicidad ni latencia. Es característica la elevación sérica de las transaminasas y otras enzimas hepáticas; el pico máximo se observa entre los 3 y 7 días y puede ser notorio aún entre los 15 y 50 días después de la infección. Los virus de hepatitis B (VHB) y C (VHC) están asociados a mayor riesgo de cronicidad y cáncer de hígado (2) (3).

El CMV y el VEB pertenecen a la familia Herpesviridae, pueden causar enfermedad clínica variable con hallazgos histopatológicos como infiltración sinusoidal parenquimatosa, proliferación de las células de Kupffer y focos aislados de necrosis hepática. El VVZ también pertenece a esta familia, y presenta un elevado riesgo de diseminación visceral con complicaciones como encefalitis, neumonitis y hepatitis, entre otras (4) (5). Igualmente se ha descrito que el virus de la parotiditis (VP), además de tener tropismo por el tejido glandular, especialmente páncreas, próstata y tejido mamario, puede afectar a otros órganos (6).

El virus dengue (VD), un miembro de la familia Flaviviridae, produce enfermedad con manifestaciones sistémicas frecuentes debido a su marcado tropismo por los órganos del sistema monocítico - macrofágico, como médula ósea, bazo, nódulos linfáticos e hígado. Se ha descrito afectación hepática, caracterizada por inflamación y reducción de su capacidad funcional. Diferentes investigaciones realizadas en la población estudiada, donde el virus dengue es hiperendémico, han asociado la presencia de daño hepático con la infección por este virus (7).

Debido al impacto que causan estos virus en el funcionalismo hepático existen pruebas que se aplican para evaluar el estado general del hígado y del sistema biliar. Para la interpretación adecuada de estas pruebas es necesario hacer un enfoque inicial de la alteración hepatobiliar y definir si es una entidad colestásica, hepatocelular o mixta. No existe prueba única que permita valorar con exactitud todas las funciones hepáticas, por ello, deben realizarse en forma conjunta para aumentar la precisión, sensibilidad y especificidad de las mismas.

Las pruebas enzimáticas incluyen las transaminasas alaninaminotransferasa (ALT), una enzima unilocular porque tiene un porcentaje mayor de localización en el citoplasma y se encuentra con mayor frecuencia en tejido hepático y la aspartatoaminotransferasa (AST) localizada a nivel citoplasmático y mitocondrial, por lo que se denomina bilocular; se encuentra ampliamente distribuida en músculo esquelético, riñón, cerebro, hígado y corazón. Cualquier alteración en estos tejidos se verá reflejada en un aumento de estas enzimas, el cual será directamente proporcional al daño tisular (8).

La elevación de la fosfatasa alcalina (FA) puede ser indicativa de enfermedad colestásica fundamentalmente, así como de procesos infiltrativos hepáticos (2). En cuanto a la gamma-glutamiltraspeptidasa (GGT), ésta identifica al hígado como órgano responsable de la elevación de fosfatasa alcalina; ambas enzimas elevadas son indicativas de daño a la célula hepática. La bilirrubina total (BT) y su forma directa (BD) son consideradas un

valor real de la función hepática de glucuronidación porque reflejan la habilidad del hígado de recoger, procesar y segregar la bilirrubina a la bilis, cuyo aumento en suero provoca ictericia. El hígado es el principal sitio en el que se efectúa la síntesis de la mayoría de las proteínas plasmáticas (PT), principalmente albúmina, globulinas alfa y beta, y los factores de coagulación que por ello proporcionan información útil para valorar la síntesis y producción hepática (9).

La medición de estos componentes bioquímicos puede brindar al médico herramientas que orienten el diagnóstico y la aplicación de un tratamiento eficaz, por ello esta investigación plantea evaluar las alteraciones en las pruebas de funcionalismo hepático en pacientes con diagnóstico confirmatorio de infección viral aguda.

Materiales y Métodos

PACIENTES

Se seleccionaron 130 pacientes de diferentes edades, con un rango entre 1 y 67 años, de ambos sexos, procedentes de diferentes centros de salud de la ciudad de Maracaibo y referidos a la sección de Virología del Instituto de Investigaciones Clínicas "Dr. Américo Negrette" de la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia. A los pacientes o sus representantes se les solicitó consentimiento informado para ser incluidos, previa aprobación del proyecto, por el comité de ética de la Institución.

A cada paciente con sintomatología de infección viral aguda se le realizó una historia clínica y un examen físico, enfocándose en manifestaciones como fiebre, malestar general, cefalea, mialgias y exantema, entre otras; y aquéllas relacionadas con disfunción hepática: ictericia, dolor en hipocondrio derecho, hepatomegalia, coluria, acolia, con lo cual el personal médico de las instituciones realizó un diagnóstico clínico presuntivo.

Se excluyeron pacientes con antecedentes de hepatitis crónica, alcoholismo, exposición a tóxicos industriales, síndromes metabólicos como diabetes y obesidad, ingesta de medicamentos como esteroides, diuréticos tiacídicos, fenitoina, antidepresivos tricíclicos, hipolipemiantes tipo estatinas, exposición reciente a anestésicos, acetaminofeno en altas dosis, así como también todas las muestras hemolizadas. El grupo control estuvo conformado por personas aparentemente sanas y serología negativa para los virus estudiados.

MUESTRAS

A los pacientes que cumplieron con los criterios de inclusión se les extrajeron 10 mL de sangre periférica, la cual fue recolectada sin anticoagulante, y luego centrifugada para la separación del suero. Éste fue fraccionado en alícuotas para serología y pruebas del perfil hepático.

CONFIRMACIÓN SEROLÓGICA DE CMV, VEB, VVZ, VP Y VD

La evidencia serológica de infección aguda por estos virus se realizó mediante la determinación de IgM específicas contra cada uno de ellos, con la técnica de inmunoensayo enzimático (ELISA) de captura sobre fase sólida, con CAICYTtivos de diferentes marcas: CMV y VEB por SMART TEST®, VVZ por WAMPOLLE®, VP por SERION ELISA CLASIC® y VD por DIAGKIT, CA®.

DETERMINACIÓN DE ANTICUERPOS IgM ANTI-VHA, Ags-VHB, ANTI-CORE VHB, IgM ANTI-VHC

Estas determinaciones se realizaron por el método ELFA automatizado con CAICYTtivos de la casa comercial bioMerieux® y HEPANOSTIKA®. Estas pruebas inmunoenzimáticas se hicieron de forma automatizada en el sistema VIDAS (bioMerieux; Marcy-LEtoile, Francia). Al final de la prueba, los resultados fueron automáticamente analizados por el instrumento y expresados en índice con respecto a un estándar.

PRUEBAS DE FUNCIONALISMO HEPÁTICO

Se incluyeron las pruebas de funcionalismo hepático: AST, ALT, FA, GGT, BT, BD, PT y albúmina, que se determinaron por medio del equipo automatizado Olympus AU400 (Olympus, Tokio, Japan).

ANÁLISIS ESTADÍSTICO

Los resultados obtenidos fueron ordenados y analizados estadísticamente por el programa Graph Pad 4.0, utilizando la prueba de JI cuadrado, y la corrección de Yate. El registro se realizó mediante tablas y graficas de distribución de frecuencia que expresan las variables estudiadas, tomando como nivel de significancia p < 0,05.

Resultados

Se confirmó el diagnóstico de enfermedad infecciosa viral en 52,3% (68/130) de los pacientes. El 38,5% resultó negativo a los virus estudiados y 9,2% presentaron antticore positivo, por lo que fueron excluidos del estudio.

De los 68 pacientes con infección viral aguda confirmada, VD obtuvo la mayor frecuencia, con un total de 22 casos (32,4%); seguido de 13 (19,1%) pacientes con VHA; VVZ 11 casos (16,2%) y VP 9 casos (13,2%); en menor porcentaje, infección por CMV 7 pacientes (10,3%), VEB 4 casos (5,9%), 1 paciente (1,5%) infectado con VHB y 1 (1,5%) con VHC.

La muestra fue ordenada por grupos según edad y sexo; varicela obtuvo mayor prevalencia (36,3%) en niños en edad preescolar, a diferencia de dengue, VP e infectados con VHA que afectaron más frecuentemente niños en edad escolar. La mayor seropositividad para CMV y VEB se pudo apreciar en adultos jóvenes y la infección aguda por VHB y VHC fue en adultos; sin embargo, no se encontró significancia estadística en cuanto a edad y sexo.

Las manifestaciones clínicas generales predominantes en estas infecciones virales fueron fiebre (76,4%), malestar general (75,0%) y cefalea (70,5%). Sólo se apreció exantema en 27,9% de los casos siendo de tipo pleomórfico en los pacientes con varicela y máculopapular en el resto. Entre las manifestaciones clínicas provenientes del aparato digestivo, algunas de ellas sugestivas de disfunción hepática, se describieron nauseas y vómitos en 52,9% de los casos y se destaca su presencia en 84,6% de los pacientes con VHA y en 75% de los afectados por VEB. Los enfermos que refirieron dolor abdominal más frecuentemente fueron los sero-positivos para dengue (54,5%). La ictericia se observó en 61,5% de los pacientes seropositivos para VHA, la hepatomegalia también fue más frecuente en este tipo de infección; coluria y acolia fueron referidas sólo por algunos pacientes (Tabla I).

Tabla I. Manifestaciones clínicas sugestivas de hepatitis en pacientes con infección viral aguda.

Al realizar las determinaciones bioquímicas para evaluar el funcionalismo hepático se pudo apreciar que en todas las infecciones virales estudiadas hubo elevación de ambas transaminasas (ALT y AST). En el 86,3% de los pacientes con dengue, estuvieron elevadas a predominio de AST con un valor promedio de 160,0 UI/L; en varicela se elevaron en el 72,7% con predominio de AST (x = 64,75 UI/L); igualmente en el 77,7% de los pacientes con parotiditis (x= 56,4 UI/L). En 50% de los casos con infección por CMV el aumento fue a expensas de AST, = 155,3 UI/L, en forma similar, el 75% de infectados con VEB (x=168,3 UI/L). En la determinación de transaminasas en todos los pacientes con los virus antes mencionados se apreció un coeficiente de relación AST/ALT >1.

En todos los pacientes con infección por virus de hepatitis se observó elevación de transaminasas a expensas de ALT; sin embargo, no se tomaron en cuenta los valores de las concentraciones enzimáticas de los pacientes con VHB y VHC por su escaso número. En la infección por VHA la elevación sobre el rango de normalidad fue de hasta 16 veces por encima de lo normal con un valor promedio de 722 UI/L (p< 0,05) y un coeficiente <1, en el 92,3% de los casos.

Las FA y GGT también estuvieron elevadas en estas infecciones virales, en dengue (13,6%) y (9%) con una media de 295,3 UI/L y 97,5 UI/L, respectivamente. La FA y no así la GGT también se elevaron en un 9% de los casos de varicela y en 44,4% de pacientes con parotiditis donde las concentraciones promedios fueron de 140 UI/L y 118,5 UI/L, respectivamente. En la infección por CMV 50% de los casos presentaron FA elevada con un valor promedio de 243,7 UI/L y GGT de 113 UI/L; similares aumentos se observaron en la infección por VEB. El 23% de los pacientes con VHA mostraron elevación de GGT hasta 8 veces por encima de su valor de referencia con concentración promedio de 506 UI/L y 467 UI/L (Fig. 1).


Figura 1. Concentraciones de transaminasas, fosfatasa alcalina y gammaglutamiltranspeptidasa en pacientes con infección viral aguda

La bilirrubina estuvo aumentada en pacientes con todas las infecciones estudiadas, en 13,6% de los casos de dengue (X= 2,80 mg/ dL), en 27,2% de los infectados con VVZ (X=1,98 mg/ dL) y en 66,6% de los pacientes con parotiditis (x= 1,84 mg/dL); 33,3% de infectados con CMV (o= 4,38 mg/dL) y en 25% con VEB (X=3,80 mg/dL). Casi la totalidad (92,9%) de los pacientes con virus de hepatitis presentaron hiperbilirrubinemia con elevación hasta 7 veces por encima del control y un valor promedio de 5,08 mg/ dL. En todos los casos el aumento fue a expensas de la fracción directa. Se observó significancia estadística (p<0,05) entre el grupo de VD, CMV y VEB con respecto al control, VVZ y VP. Igualmente la hiperbilirrubinemia causada por VHA fue significativa p<0,05 con respecto al resto de los grupos. Con respecto a las proteínas totales, se observó mayor hipoproteinemia en infección por VD (°= 5,2 ± 0,6 mg/ dL) con respecto al control (X = 6,9± 0,3 mg/dL) (Fig. 2).


Figura 2. Concentración de bilirrubina y proteínas totales en pacientes con infección viral aguda.

Discusión y Conclusiones

Los resultados obtenidos en este estudio demuestran alteraciones en las pruebas de funcionalismo hepático en pacientes con infección viral aguda. En los 68 casos confirmados se observó aumento de transaminasas en un promedio de 72%, FA y GGT también estuvieron elevados en un promedio de 42% y 13% respectivamente. La elevación de bilirrubina fue variable en las diferentes afecciones, con un rango entre 13,6% y 92,3%.

El 32,3% de los casos correspondieron a dengue. La infección por el VD se perfila como un problema de salud emergente y en algunos países es considerada la principal causa de falla hepática aguda en niños (1012). En Venezuela y especialmente en la región Zuliana se ha observado un incremento en los últimos años de dengue severo, acompañado con manifestaciones clínicas de disfunción hepática y alteración en las concentraciones de transaminasas (7)(13).

Varicela y parotiditis representaron el 16,1% y 13,2% de los casos, debido probablemente a que el periodo de muestreo coincidió con brotes epidémicos de estos agentes virales. Se describe en la literatura un caso fatal de hepatitis causado por el VVZ con mecanismos patogénicos desconocidos (14). No hay estudios que refieran hepatitis por VP y los estudios ultrasonográficos en esta infección viral refieren volumen y parénquima hepático normal (15), a diferencia de la infección por CMV y VEB, conocidos como agentes causantes de hepatitis en niños. Se describe la hepatitis como una característica de la infección por el VEB (16). La infección por el VHA representó el 19,1%; las hepatitis causadas por virus de hepatitis constituyen un importante problema de salud pública mundial y son consideradas una de las principales causas de morbilidad. El VHA es responsable del 25% de los casos mundiales de hepatitis aguda (17).

Estos resultados demuestran que otros virus no específicamente hepatotropos pueden producir afectación hepática y ser capaces de alterar las pruebas de funcionalismo hepático en forma variable.

En relación a los grupos de edad, los preescolares y escolares fueron los más afectados. Existen indicadores que permiten establecer que el 90% de la población ha presentado estas infecciones antes de los 10 años de vida. La hepatitis A es una enfermedad benigna autolimitada y afecta preferentemente a los niños en forma anictérica y frecuentemente subclínica (3) (17). En cuanto a VD, Díaz et al (12) refieren que los pacientes con edades entre 15 y 34 años son los más afectados; otros autores muestran predominio en niños de 5 a 9 años (18). Con respecto al sexo no se encontró predominio significativo de los géneros, al igual que lo referido por otros estudios (18)(19).

Con respecto a las manifestaciones clínicas, se presentaron con mayor frecuencia las inespecíficas de cualquier infección viral; se destacan las sugestivas de hepatitis. Algunos estudios refieren que en dengue se destaca el dolor abdominal, hepatomegalia y leve tinte ictérico; otros demuestran hepatitis CAICYTtiva por VD y señalan que dolor en hipocondrio derecho, hepatomegalia, petequias, esplenomegalia y gingivorragia son los signos más frecuentes (12)(19).

En cuanto a infección por VEB y CMV la sintomatología predominante fue malestar general y fiebre, además de nauseas, vómitos y dolor abdominal; otros autores informan también hepatoesplenomegalia, faringoamigdalitis, adenopatías y algunos casos de hepatitis fulminante, con ictericia y encefalopatía progresiva en pacientes inmunocompetentes (20-23). En los casos de parotiditis se destacó la tumefacción dolorosa de las parótidas y manifestaciones generales igual a las descritas en la literatura médica. No se destacan manifestaciones inusuales en los casos de infección por VVZ (5)(15). Los pacientes seropositivos para virus de hepatitis, refirieron malestar general en 76,9% y anorexia en 69,2%, probablemente debido al compromiso que presentan estos virus con el aparato digestivo, similar a otros autores (17)(24) quienes refieren que los síntomas más precoces en una hepatitis son malestar general, fatiga, anorexia, nauseas y vómitos, siendo menos común la diarrea y el dolor abdominal, similar a lo informado en este estudio.

En lo referente a las pruebas de funcionalismo hepático para cada una de las afecciones estudiadas, en esta investigación se observó que en pacientes con dengue hubo elevación de ambas transaminasas en el 86,3%, FA en el 13,6% y GGT en el 9%, y BT a predominio de la fracción directa en un 36,3%. El dengue resultó ser la patología con mayor hipoproteinemia. En un estudio sobre impacto del dengue en la función hepática se concluyó que la fiebre del dengue puede ocasionar injuria hepática y elevación de las transaminasas similar a lo observado en pacientes con hepatitis viral (25). Otros autores (12) (13) (25) observaron aumento de transaminasas hasta 5 veces su valor normal con predominio de AST.

En pacientes con varicela se apreció elevación de ambas transaminasas, FA, BD y ligera hipoproteinemia. Existe riesgo de diseminación visceral con complicaciones como encefalitis, neumonitis, hepatitis y coagulación intravascular diseminada; asímismo se describe que el aumento de los valores de bilirrubina, transaminasas y lactato deshidrogenasa puede atribuirse al compromiso hepático por este virus (5).

Pacientes con parotiditis mostraron valores aumentados de AST y ALT, FA ligeramente aumentada, GGT y proteínas dentro de sus valores de referencia. En la literatura no se encontraron informes de casos que demuestren compromiso hepático en pacientes con parotiditis.

En la infección por CMV y VEB se pudo notar alteración en todas las pruebas de funcionalismo hepático. Se ha indicado que CMV puede ser uno de los principales patógenos responsables de hepatitis en niños (20). Algunos estudios (16)(21) manifiestan hepatitis inducida por el VEB con elevación de enzimas hepáticas e incluso biopsia donde la histopatología revela hepatitis aguda por este virus.

Es conocido que los virus de hepatitis alteran las pruebas del funcionalismo hepático. El 92,30% de los pacientes con hepatitis A presentaron transaminasas elevadas a expensas de ALT, FA, GGT y BD también aumentaron, similar a lo descrito por Rodríguez (24) y Echeverría (3). En la infección por estos virus, conocidos como hepatotropos, se demostró elevación de transaminasas a expensas de ALT, posiblemente debido a que esta enzima se encuentra en mayor proporción en tejido hepático, a diferencia del resto de los virus donde predominó AST, probablemente debido a que ésta es producida en otros tejidos y estos virus producen principalmente enfermedad sistémica con afectación de múltiples órganos, entre ellos, el hígado. La elevación de FA y GGT se relaciona estrechamente en la infección por virus dengue, CMV y hepatitis A, lo que significa que esta elevación probablemente se produce por disfunción hepática.

Este estudio permite concluir que todos los virus estudiados pueden producir alteraciones en las pruebas de funcionalismo hepático, con aumento significativo de ambas transaminasas (AST, ALT), que la ALT predominó en las infecciones por virus de hepatitis y AST en el resto de las infecciones virales estudiadas. En todas las infecciones se apreció aumento de bilirrubina total a predominio de la fracción directa y que, a pesar de no ser significativo, el resto de la pruebas también se vieron alteradas. Esta investigación demuestra que las pruebas bioquímicas que miden el funcionalismo hepático no solamente sirven para evaluar la severidad y evolución de la enfermedad, sino que además pueden orientar sobre la causa de la infección viral aguda.

CORRESPONDENCIA

DRA. YRAIMA LUCÍA LARREAL ESPINA

Sección de Virología. Instituto de Investigaciones
Clínicas "Dr. Américo Negrette"
Facultad de Medicina - Universidad del Zulia.
Calle 65 con Av. 18a, MARACAIBO, Venezuela
Apartado Postal 23, Maracaibo 4001A
Tel. 0414-6320712
E-mail: yraimalarreal@yahoo.com

Referencias bibliográficas

1. Pérez M, Franco S, Winigrad R, Infante M, Delgado G, Duarte N. Aspectos clínicos y epidemiológicos de las asociaciones entre vírus hepatotropos. Rev Cubana Med Milit 2005; 34(2): 2-5.         [ Links ]

2. Farreras R. Hepatología. En: Medicina Interna. 15a Ed. Madrid: Elsevier; 2004.

3. Echeverría J. Etiología y patogenia de las hepatitis víricas. Enferm Infecc Microbiol Clin 2006; 24 (1): 45-56.         [ Links ]

4. Brooks G, Batel J, Morse S. Microbiología Médica de Jawetz, Melnick y Adelberg. 7th Ed. México: Editorial Manual Moderno; 2004.

5. Folatre I, Zolezzi P, Schmidt D, Marín F, Tager M. Infecciones por virus Varicela Zoster en menores de 15 años con cáncer. Rev Med Chile 2003; 131 (7): 759-64.

6. Ortiz E. Parotiditis aguda y recurrente. Pediatr Integral 2006; 2: 141-6.         [ Links ]

7. Valero N, Reyes I, Larreal Y, Maldonado M. Aminotransferasas séricas en pacientes con dengue tipo 3. Rev Med Chile 2007: 135: 1304-12.

8. Frankel S, Reitman S, Sonnenwirth AC. Gradwohl's Clinical Laboratory Methods and Diagnosis. A textbook on laboratory procedures and their interpretation. Vol 1. 7th Ed. Saint Louis: Mosby, 1970.

9. Montiel P, Molero T, Zambrano M. Manual de prácticas de laboratorio de Bioquímica Clínica 2007; (532): 345-56.

10. Nguyen T, Nguyen T, Tieu N. The impact of dengue haemorrhagic fever on liver function. Res Virol 1997; 148(4): 273-7.

11. Poovorawan Y, Hutagalung Y, Chongsrisawat V, Boudville I, Bock H. Dengue virus infection: a major cause of acute hepatic failure in Thai children. Ann Trop Paediatrics 2006; 26: 17-23.

12. Díaz S, Martínez M, Guasch F. Hepatitis CAICYTtiva por virus del dengue hemorrágico. Rev Cubana Med Trop 2001; 53: 28-31.

13. Larreal Y, Valero N, Estévez J, Reyes I, Maldonado M, Espina L, et al. Alteraciones hepáticas en pacientes con dengue. Invest Clín 2005; 46: 169-78.

14. Dits H, Frans E, Wilmer A, Van M, Fevery J, Bobbaers H. Varicella-Zoster virus infection associated with acute liver failure. Clin Infec Dis 1998; 27: 209-10.

15. Tarantino L, Giorgio A, De Stefano G, Farella N. Ultrasonography in the diagnosis of-pubertal epidemic parotiditis and its complications. Radiol Med 2000; 6: 461-4.

16. Hernández S, Aguilar C, Lizardi J. Hepatitis por vírus de Epstein-Barr: Reporte de un caso. Med Sur 2005; 12(3): 177-9.

17. Rovira C, Picaguá E, Ferreira L, Giménez V, Carpinelli M, Granado E. Prevalencia de marcadores serológicos de hepatitis virales en una población seleccionada. Experiencia de un servicio universitario. Años 2000-2007. Memorias Inst Investig Cienc Salud 2009; 7(1): 20-6.

18. Díaz F. Predictores de sangrado espontáneo en dengue: una revisión sistemática de la literatura. Invest Clín 2008; 49(1): 111-22.

19. Souza L, Alves J, Nogueira R, Gicovate C, Bastos D, Siqueira E, et al. Aminotransferase changes and acute hepatitis in patients with dengue fever: analysis of 1.585 cases. Braz J Infect Dis. 2004; 8(2): 156-63.

20. Shibata Y, Naokao K, Junichi K, Naomy S, Kasuo N, Tsuneo M, et al. Asociation of citomegalovirus with Infantile hepatitis. Microbiol Immunol 2005; (8): 771-77.

21. Drebber U, Kasper H, ündenthal M, Kern M, Feigk B, Dipplod W, et al. Primary infection with Epstein-Barr virus in a 77 year-old patient with B symptoms and hepatitis - a case report Gastroenterol 2006; 44(5): 387-90.

22. Ramírez P, Robles J, Escudero J, Leyto F, Barragán E, Pérez S, et al. Hepatitis fulminante por citomegalovirus. Reporte de un caso. Rev Enf Inf Ped 2010; 23(91): 98-103.

23. Kimura H, Nagasaka T, Hocino Y, Hayashi N, Tanaka N, Xu J, et al. Severe hepatitis caused by Epstein-Barr virus without infection of hepatocytes. Hum Pathol 2001; 32(7): 757-62.

24. Rodríguez C. Actualización sobre hepatitis viral. Rev Cubana Med Gen Integr 2000; 16(6): 574-85.

25. De Sousa L, Nogueira RM, Soares C, Ribas BF, Alves FP, Vieira FR, et al. The impact of liver function as evaluated by aminotransferase levels. Braz J Infect Dis 2007; 11(4): 407-10.

Aceptado para su publicación el 4 de abril de 2011