SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número2Dr. Roberto Cacchione 1920 - 2010Rendimiento del método de Ogawa - Kudoh para el aislamiento de micobacterias en un laboratorio con trabajo a gran escala índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista argentina de microbiología

versión On-line ISSN 1851-7617

Rev. argent. microbiol. v.42 n.2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires abr./jun. 2010

 

EDITORIAL

¿La moral de Tartufo?

La buena gente no necesita leyes para actuar responsablemente,
mientras que la mala gente siempre encuentra una manera de infringir la ley.
atribuido a Platón, filósofo griego

La integridad sin conocimiento es débil y de poca utilidad,
mientras que el conocimiento sin integridad es peligroso y amenazador.
Samuel Johnson, poeta inglés

En la actualidad, somos testigos de enormes cambios económicos y sociales, y solemos mencionar o escuchar la palabra "ética", aunque en ocasiones no se valora su significado. La ética es un conjunto de principios morales que rigen e influyen sobre nuestra conducta (2). Por lo tanto, es necesario comprender la ética de nuestro trabajo como investigadores y, por ende, comprender nuestra ética como individuos.
No es sorprendente encontrar conflictos éticos en los campos del conocimiento. En los últimos veinte años, los avances científicos y tecnológicos fueron abrumadores y se masificó el acceso a la información científica. Sin embargo, un número significativo de casos internacionales de inconducta científica sacudió la moral de los investigadores. Este hecho se puede corroborar con una simple búsqueda en la base de datos PubMed del National Center for Biotechnology Information (http://www.ncbi.nlm.nih.gov). Utilizando los términos misconduct y science, se pueden encontrar más de 1200 citas publicadas en los últimos 30 años, de las cuales 60 corresponden al año 2009.
La revista British Journal of Obstetrics and Ginecology publicó un caso clínico que describía la implantación del feto de un embarazo ectópico en el útero de una joven y el posterior parto de un niño, sin complicaciones. El artículo resultó ser falso y el director de la revista era uno de los coautores. Si bien el mencionado ejemplo es un caso extremo, los motivos de falta de ética en las publicaciones científicas son muy variados: a) fraude científico (invención, falsificación, plagio), b) falta de ética en el proceso de publicación (publicación duplicada, publicación fragmentada, autoplagio), c) desviaciones éticas en la nómina de autores (participación de un jefe sin calificar como autor, exclusión de un autor, ayuda mutua, ayuda al novato, ayuda afectiva, lisonja al jefe, forma de agradecimiento), d) otros (omisión de citas bibliográficas, sesgos de publicación, publicidad, graves conflictos de interés) (1, 2, 4).
Las impredecibles consecuencias que generan este tipo de resultados ponen en alerta a la sociedad y a los organismos de control, entre otros (3). En una encuesta realizada a investigadores, se demostró que más del 50% de los encuestados sospechó o comprobó casos de mala conducta científica, aunque sólo el 5% aceptó haber incurrido en estos hechos en algún momento de su carrera (3).
Toda publicación científica establece claramente una serie de requisitos para que un manuscrito sea considerado por el Comité Editor para su evaluación. La tarea de publicar un artículo involucra una relación de confianza mutua entre editores y autores; dicha relación es breve, pero intensa. Los editores confían en la calidad y veracidad del material enviado y los autores esperan una evaluación justa e imparcial en un tiempo razonable. Además, tanto editores como autores esperamos ser tratados correctamente y con respeto durante el proceso de evaluación y corrección. Un resultado adverso en el mencionado proceso no debe ser motivo de improperios, amenazas o justificaciones parciales teñidas de intereses personales.
Muchos de nosotros somos docentes, investigadores o formamos parte de un grupo de trabajo asistencial. Por lo tanto, es menester entender nuestro papel como formadores de recursos humanos y generadores de conocimiento. Si nosotros no comprendemos la ética individual y profesional, no seremos capaces de "dar el ejemplo". Como miembros del Comité Editor de esta revista, hemos recibido 169 manuscritos en los últimos dos años. En algunos casos sus autores incurrían aparentemente en falta de ética; por ejemplo, al enviar manuscritos duplicados o manuscritos rechazados por revistas extranjeras. Al respecto, cabe señalar que muchas publicaciones extranjeras con factores de impacto altos o en alza deben restringir la aceptación de manuscritos para evaluación debido al aumento en el número de trabajos que reciben. Este Comité Editorial aspira a que la RAM sea una revista nacional de difusión internacional que acepte trabajos de calidad, que no encontraron cabida en revistas extranjeras por el fenómeno mencionado. No es de nuestro interés la publicación de manuscritos rechazados sucesivamente por revistas extranjeras debido a errores de diseño experimental o a su escasa calidad científica global.
En este contexto, podemos mencionar que en la mayoría de los trabajos publicados en la RAM no detectamos problemas relacionados con la ética de la publicación.
Pretendemos que la RAM sea una opción para publicar, respetada en el país y en la región. Si bien asumimos que la comunidad científica publica preferentemente en revistas extranjeras, aspiramos a que la RAM nunca sea la última opción para "salvar" un manuscrito.
Abordamos esta temática para mantener vigente algunos preceptos y cualidades éticas que nos gustaría seguir destacando en esta revista, sobre todo considerando que este año la RAM recibirá su primer factor de impacto. Si bien el medio nos presiona para "publicar o perecer", sería bueno que pudiéramos publicar, pero… no a costa de nuestra integridad científica y moral individual.

Héctor R. Morbidoni1, Gerardo A. Leotta2

1 Cátedra de Microbiología, Virología y Parasitología Facultad de Ciencias Médicas Universidad Nacional de Rosario, Argentina E-mail: morbiatny@yahoo.com
2 Laboratorio de Microbiología de los Alimentos CCT-La Plata, Instituto de Genética Veterinaria (CONICET-UNLP) Facultad de Ciencias Veterinarias (UNLP)
E-mail: gleotta@fcv.unlp.edu.ar

1. Bravo Toledo R. Aspectos éticos en las publicaciones científicas. http://corredoiras.bugalicia.org/?p=154        [ Links ]

2. Coto CE. Curso de Introducción al Conocimiento Científico Experimental. http://www.quimicaviva.qb.fcen.uba.ar/contratapa/aprendiendo/cursocompleto        [ Links ]

3. Fanelli D. How many scientists fabricate and falsify research? A systematic review and meta-analysis of survey data. PLoS ONE 2009; 4 (5): e5738. Publicado online 2009 May 29. doi: 10.1371/journal.pone.0005738        [ Links ]

4. Vicedo Tomey A. Aspectos éticos de la divulgación de resultados científicos. http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol16_4_02/ems01402.htm        [ Links ]