SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número2Participación de comunidades microbianas en el biodeterioro de rocas de interés histórico-cultural índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista argentina de microbiología

versión On-line ISSN 1851-7617

Rev. argent. microbiol. v.42 n.2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires abr./jun. 2010

 

IMÁGENES MICROBIOLÓGICAS

Trypanosoma cruzi en el líquido cefalorraquídeo de un paciente con SIDA

La enfermedad de Chagas es una parasitosis causada por Trypanosoma cruzi y es endémica en Latinoamérica. La infección puede reactivarse en pacientes inmunocomprometidos y provocar meningoencefalitis difusa o lesiones pseudotumorales; ambas resultan clínica y radiológicamente indistinguibles de otras patologías neurológicas que afectan a pacientes con SIDA, como la toxoplamosis cerebral. La reactivación de la infección de Chagas en inmunodeprimidos se confirma por la presencia de T. cruzi.
Al Hospital de Clínicas concurrió un paciente de 35 años procedente de la provincia del Chaco, con un cuadro de debilidad progresiva en hemicuerpo derecho y cefalea súbita punzante intensa (1). Estos síntomas habían aparecido la semana previa a la consulta. La RMN cerebral reveló la presencia de una lesión expansiva frontoparietal izquierda con realce anular y edema periférico. La serología para VIH fue positiva, con un recuento de CD4 de 18 cél/mm3 y una carga viral de 133-400 copias/ml. Se comenzó con tratamiento antirretroviral y empírico para toxoplasmosis. La serología resultó positiva para Chagas y negativa para toxoplasmosis, VDRL, HCV y HBV. La prueba de antigenemia para criptococo, la detección de T. cruzi en sangre y la PCR en líquido cefalorraquídeo para toxoplasmosis, virus de Epstein Barr y virus JC resultaron negativas. La tinción con Giemsa en líquido cefalorraquídeo (Figura) permitió detectar tripomastigotes de T. cruzi; esto condujo al diagnóstico de chagoma cerebral y evitó la biopsia cerebral. Se suspendió el tratamiento para toxoplasmosis y se inició el tratamiento con benznidazol, tras lo cual el paciente tuvo una buena evolución clínica y radiológica.


Figura. Tripomastigote de Trypanosoma cruzi teñido con Giemsa en líquido cefalorraquídeo.

A todo individuo VIH positivo proveniente de zona endémica que presente lesión cerebral se le debe solicitar serología para Chagas y la búsqueda de T. cruzi, para determinar la presencia de una reactivación.

C. I. Menghi1, C. L. Gatta1, M. Arcavi2

1Área Parasitología;
2Área Inmunología, Departamento de Bioquímica Clínica, Facultad de Farmacia y Bioquímica, Hospital de Clínicas, Universidad de Buenos Aires. Av. Córdoba 2351 (1113) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
Correspondencia. E-mail: cmenghi@fibertel.com.ar

BIBLIOGRAFÍA

1. Moretta G, Pettinicchi JP, Talarico ME, López PA, Cerrato S, Balbuena ME, et al. Clinical reasoning: a 35-year-old man with a right hemiplegia and a cerebral mass. Neurology 2009; 73 e35-e38 DOI: 10.1212/WNL.0b013e3181b56d9e        [ Links ]