SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16La magia en la saga de Hrólfr Kraki índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Temas medievales

versión On-line ISSN 1850-2628

Temas Mediev. v.16  Buenos Aires ene./dic. 2008

 

VARIA

La supremacía de la mujer en la difusión romancística de la Leyenda de los Infantes de Lara

Lidia Amor
(Universidad de Buenos Aires)

Resumen: El artículo propone una lectura de la leyenda de los infantes de Lara, en la que se pone de relieve la supremacía de los personajes femeninos en la construcción de la historia, tal como se difunde, especialmente, en el romancero español. En efecto, los romances que tratan esta materia muestran, en función de su constitución formal, una recepción específica de la leyenda, según la cual Lambra y Sancha ocupan un espacio central en la crisis familiar y en la preservación del linaje.

PALABRAS CLAVE: Leyenda de los infantes de Lara; Romancero; Linaje; Personajes femeninos

Sommaire: L'article propose une lecture de la légende des infantes de Lara où l'on souligne la suprématie des personnages féminins dans la construction de l'histoire telle qu'elle fut rapportée,en particulier, dans le romancero espagnol. En effet, les romances qui traitent cette matière montrent, en fonction de leur constitution formelle, una réception spécifique de la légende, selon laquelle Lambra et Sanche occupent une position centrale dans les aspects concernant la crise familiale et la préservation du linage.

Mots-Clé: Légende des infantes de Lara; Romancero; Linage; Personnages féminins

Summary: This article analyses the legend of the Infantes de Lara where the female characters play a preeminent role which is especially apparent in the Spanish romances. In fact, the romances dealing on this subject evince in their formal construction a specific interpretation according to which Lambra and Sancha occupy central positions in the family crisis and in the preservation of the family lineage.

KEY WORDS: Leyenda de los infantes de Lara; Romancero; Lineage; Female characters

1. Una lectura de la leyenda

La trágica muerte de los infantes de Lara, núcleo temático de un perdido poema épico castellano, se conservó y divulgó a través de las crónicas derivadas de la Estoria de Espanna de Alfonso X (Primera Crónica General y Crónica de 1344) y del Romancero. La traición1 de Ruy Velázquez hacia sus sobrinos, producto de las quejas de su esposa, desnuda un mundo de venganzas familiares y pone de manifiesto la relevancia de doña Lambra y doña Sancha como promotoras de la acción.
Los Siete Infantes de Lara -en adelante SIL- narra una historia en la cual la injuria demanda una reparación a través de la sangre, en donde las resentidas palabras de una mujer, doña Lambra, recientemente introducida en el clan familiar, genera un enfrentamiento devastador entre sus miembros, circunstancia que presenta, en la Crónica de 1344 y en el Romancero, una víctima indirecta y emblemática: doña Sancha, quien logrará vengar la muerte de sus hijos a través del heredero ilegítimo de su esposo, Mudarra.
Las acusaciones de doña Lambra, producto del agravio que le inflige Gonzalo González (cuyo proceder, en última instancia, pone en tela de juicio la castidad de la mujer2 -como se expresa en la Crónica de 13443-), desatan la ira del esposo, Ruy Velázquez y promueven su traición. Finalmente, la provocación de los infantes y el homicidio proyectado por su tío traen como consecuencia la represalia de Mudarra4, apoyado por su madre adoptiva, Sancha5.
La actitud de Sancha, narrada en detalle en la Crónica de 1344, pone de relieve su importancia para la sucesión de los acontecimientos, posteriores a la muerte de sus hijos, en franco paralelismo con la conducta de Lambra como instigadora del asesinato de los infantes. De esta forma, es posible establecer una división de la historia en dos secciones en función del papel que asumen Lambra y Sancha6: la primera dirigirá los sucesos previos a la traición urdida por su marido; la segunda alentará a Mudarra para que capture a Ruy Velázquez. En esta línea, la trascendencia de los personajes femeninos es similar a la de Brunilda y Krimilda en Los Nibelungos7, quienes desencadenan una guerra fratricida y generan la desaparición de los grandes héroes del mundo germánico. Estos dos ejemplos permiten constatar que no siempre los actores, temas o motivos -que la crítica enumera como constitutivos de la épica8- predominan en los cantares de gesta.
Más aún: la configuración del espacio que contextualiza la acción en SIL también colabora con esta variación respecto de la normativa épica pues representa un cambio de escenario. En este caso, el ámbito social y familiar, donde las mujeres ocupan un sitio de privilegio, suplanta el del campo de batalla, habitual en los cantares de gesta. En efecto, la tragedia comienza durante la boda de Ruy Velázquez, evento en el que se destaca la descripción de los tablados -contexto del primer "insulto" de Gonzalo González- y donde se presenta a los hombres fuera del entorno guerrero. Asimismo, la historia culmina, en la Crónica de 1344, con el ajusticiamiento de Ruy Velázquez, de acuerdo con el suplicio que propone doña Sancha:

mas pero esta justicia yo quiero faser a toda mi voluntad, e queriendo Dios e don Mudarra, yo quiero agora ser alcalle d'este fecho; e quiero en estas bodas faser armar un tablado, por que la traición que él fiso fue començada sobre alançar a tablado en Burgos, quando él casó con doña Lanbra, e sobre esto se levantó la traición9 por que después fue mío marido metido en cativo e míos fijos muertos". Entonçe mandó poner dos vigas juntas, alçadas en medio de un campo, e mandó allí colgar el traidor por so los braços e por los pies, e mandó que los que eran parientes de aquellos que murieran en la batalla con sus fijos, e otros quales quier a qui él mal mereciese, que viniesen lançar, o con otras armas quales quier, en tal manera que las carnes del traidor fuesen todas partidas en pedaços, e desque cayere en tierra, que entonçe lo apedreasen todos. Así como doña Sancha mandó así fue fecho, ca las conpañas eran muchas e fue aína despedaçado [...] [el resaltado es nuestro]

La venganza de Sancha se extiende e incluye a otros, "parientes de aquellos que murieran en la batalla con sus fijos, e otros quales quier a qui él [Ruy Velázquez] mal mereciese" (Crónica de 1344) y, lejos de circunscribirse a los guerreros y al combate en el campo de batalla, se incluyen actores y situaciones típicas de la vida comunal. De este modo se mezclan señores y vasallos, esponsales y juicios públicos. En resumen, el contexto y los personajes, ajenos al espacio típico de la épica, adquieren una significación tal que desplaza a un segundo plano el universo guerrero.

2. Las mujeres y su papel en las disputas masculinas

Quienes dirigen las acciones más sobresalientes (Ruy Velázquez, Mudarra) no son sus instigadores. Se trata de un acto -la traición- que impulsa doña Lambra y que se corresponderá con otro -la venganza- avalado por doña Sancha. Por supuesto, los hombres son vitales para su ejecución pero representan únicamente un medio para estos móviles: doña Lambra exige, veladamente, el homicidio de los infantes y, por su parte, doña Sancha adopta a Mudarra, a fin de que este resuelva el conflicto a su favor.
Esta lectura de la leyenda se adecua a la configuración de sentidos que se ofrece, principalmente, en la Crónica de 1344. Ahora bien, estos significados no se explicitan sólo en dicha versión de la leyenda sino que se recuperan también en el Romancero, donde se clarifica la crisis dentro de la familia y el papel que cada personaje tuvo en la concreción de las acciones.
En este contexto, nos parece interesante estudiar la recreación de la historia en un conjunto de romances que retoman los siguientes núcleos temáticos: a) la traición de Ruy Velázquez ("Ay Dios, que buen caballero..." y "La venganza de Mudarra"), b) la sensualidad y el erotismo de doña Lambra ("Doña Lambra con fantasía..." y "Las quejas de doña Lambra"), c) la venganza por la muerte de los infantes a cargo de Mudarra ("La venganza de Mudarra").
En los romances citados, observamos que doña Sancha resulta ser un personaje esencial en la organización de la tragedia, si prestamos atención a la frecuencia con que se la menciona y/o interviene en los hechos, aunque en los romances no se detecta su sed de venganza, como efectivamente ocurre en la Crónica de 1344. En los romances, Sancha representa una madre desgarrada por la muerte de sus hijos -con el agravante de que el asesino es hermano de ella- y siempre se la exhibe como la destinataria final de los actos de Rodrigo -y, de forma indirecta, de Lambra-.
En este sentido, reiteramos, si bien su actuación, tal como se enuncia en la Crónica de 1344, no se expone en los romances, quizás debido al carácter fragmentario del género, se recobran algunas de las situaciones límites de la leyenda. La ausencia de los actos en que efectivamente doña Sancha participa puede tener algunas explicaciones10: por un lado, el Romancero parece borrar su participación en la muerte de Rodrigo y así se evita culparla por la desaparición de un miembro de su familia (tanto más cuanto que se trata de su propio hermano); por el otro, destaca su papel de víctima frente a Rodrigo y, en particular, ante doña Lambra. Sin embargo, la configuración de la materia en los romances resalta su participación en el desarrollo del relato y, sugerentemente, alude, sin enunciarlo, a la relevancia de su figura para la interpretación de la leyenda. De este modo, el Romancero profundiza el dramatismo de la historia pues el destino de los infantes se torna más conmovedor porque no se enfoca desde el asesinato en sí mismo sino a partir del sufrimiento de la madre11.
Más aún, si en los romances Sancha ocupa un lugar preeminente, como demostraremos, esta circunstancia se debe al hecho de que su persona resulta una metonimia del linaje, de acuerdo con la disposición formal de los poemas. En esta línea de pensamiento, doña Lambra quebranta una familia y parece buscar su desaparición al estimular la traición de Rodrigo. Por su parte, doña Sancha padece el desmembramiento familiar aunque no permanece en una actitud pasiva: actúa para salvar la continuidad de su linaje mediante la adopción del hijo ilegítimo de su esposo12.
Estas constataciones nos permiten formular dos hipótesis respecto de los romances: por un lado, la construcción formal de "¡Ay Dios, qué buen caballero...!", "Doña Sancha con fantasía" y "La venganza de Mudarra" se caracteriza por una organización particular de ciertos versos. En efecto, algunos de ellos demuestran una constante: sus segundos hemistiquios introducen los nombres de los protagonistas, conectados mediante la rima asonante en "á-a". Por consiguiente, a través de la mención de Rodrigo, Lambra, los infantes y Sancha se actualizan las situaciones más relevantes de la tragedia. Por otro lado, la constitución de las narraciones o descripciones se realiza de manera tal que, en última instancia, no sólo se expresa la crisis familiar sino que se indica cuál es la víctima final de los asesinatos: Sancha. En efecto, si resumimos el contenido de estos romances observamos:

1- En "¡Ay Dios, qué buen caballero...!", Rodrigo causa el dolor de Sancha.

2- En "Doña Lambra con fantasía", Lambra provoca e insulta a Sancha mientras que el caballero innominado desafía a los hombres de la familia de los Lara.

3- En "Las quejas de doña Lambra", Lambra recibe el agravio de los infantes aunque no se los nombra sino que se les designa mediante la perífrasis "hijos de Sancha".

4- En "La venganza de Mudarra", este se prepara para matar a Rodrigo y, por ende, como él mismo señala, logra terminar con el sufrimiento de Sancha.

En síntesis, doña Sancha representa el núcleo del linaje y toda la tragedia se construye para desnudar su padecimiento. En este sentido, el conjunto de romances explicitan, en primer lugar, la rivalidad que se origina en el seno de la familia cuando doña Lambra ingresa en el clan de los Lara como esposa de Rodrigo. La actitud de la mujer durante la realización de la competencia de los tablados promueve la reyerta entre sus miembros y desencadena un conflicto que se resuelve, más tarde, con el asesinato de los infantes. La competencia, externa, se internaliza y se traduce en un enfrentamiento entre tío y sobrinos. El primero logra vencer a los segundos gracias a una traición, la cual lo opone, en último término, a su propia hermana. Como afirmábamos, Sancha, metonimia del linaje, perseguirá la venganza y en su proceder establece la necesidad de una nueva fundación dinástica, tal como efectivamente logra gracias a Mudarra.
Así, puesto que doña Lambra, por intermedio de su marido, consigue truncar el futuro de los Lara, doña Sancha, a pesar de su dolor, se constituye como una madre fecunda que restaura la descendencia. En nuestra opinión, esta situación se explicita y cobra mayor peso en el Romancero, gracias a los rasgos que lo caracterizan: fragmentación, brevedad y dramatismo.
Proponemos, entonces, un análisis de los romances, siguiendo las versiones que ofrece Mercedes Díaz Roig13 en su antología. Como ya adelantamos, los romances muestran una recepción específica de la leyenda y nos inducen a pensar en una interpretación de la historia en donde el papel de Sancha en la crisis familiar y la preservación del linaje resultan su epicentro, en el cual Rodrigo traiciona a su linaje y atenta contra Sancha, como sentencia Mudarra en el verso final del romance que protagoniza: "Aquí morirás traidor - enemigo de Doña Sancha".

3. Muerte y renacimiento: la leyenda de los Infantes de Lara en el Romancero

A continuación, un recorrido por los romances citados nos permitirá ofrecer los argumentos textuales y discursivos en los que se basa nuestra exposición.

1. "¡Ay Dios, qué buen caballero..."

El poema describe la boda de Rodrigo con doña Lambra y narra la llegada de los infantes a dichas celebraciones. Puede dividirse en dos partes; la primera (vv. 1-14) funciona como una introducción que va desde lo más general a lo particular: 1. breve biografía de Rodrigo (vv. 1-5), 2. anuncio de las bodas y las tornabodas (vv. 6-9) y 3. llegada de los infantes (vv. 10-14). La segunda (vv. 15-25) relata el encuentro de los jóvenes con doña Sancha, quien les advierte sobre los juegos que se llevan a cabo: "porque en semejantes fiestas - se urden buenas lanzadas" (v. 23).
La primera parte expone un juego de repeticiones, paralelismos (con los que colabora la rima asonante en "á-a") que establece relaciones semánticas específicas:

¡Ay Dios, qué buen caballero - fue don Rodrigo de Lara
que mató cinco mil moros - con trescientos que llevaba!
Si queste muriera entonces - ¡qué grande fama dejara!
no matara a sus sobrinos - los siete infantes de Lara
ni vendiera su cabezas - al moro que las llevaba.
Ya se trataban sus bodas - con la linda doña Lambra.
Las bodas se hacen en Burgos - las tornabodas en Salas;
Las bodas y las tornabodas - duraron siete semanas:
Las bodas fueron muy buenas - mas las tornabodas malas.
Ya convidan por Castilla, - por Castilla y por Navarra:
tanta viene de la gente - que no hallaban posadas,
y aún faltan por venir - los siete infantes de Lara.
Helos, helos por do vienen - por aquella vega llana;
Sálelos a recibir - la su madre doña Sancha.  (vv. 1-14)

Como el resaltado permite notar, los segundos hemistiquios condensan los personajes de la tragedia: don Rodrigo, los infantes de Lara, doña Lambra y doña Sancha. Asimismo, el inicio y fin de esta sección señalan los actores principales de la historia. Por otra parte, el gentilicio "Lara" se emplea de manera indistinta, tanto para designar a Rodrigo como a los infantes, con lo cual el parentesco se refuerza. Esta distribución de los nombres nos permite conjeturar que la advertencia del narrador sobre el fatal desenlace de las tornabodas (verso 9) está implícitamente duplicado en la enunciación de los nombres.
Ahora bien, si la boda se inscribe como un acontecimiento importante dentro de la biografía de Rodrigo (puesto que es el resultado de sus "hazañas", vv. 1-2), en la segunda sección del romance, la llegada de los infantes se subordina al recibimiento que les hace su madre, quien, en esta parte, es la única mencionada en el segundo hemistiquio (verso 16). En este sentido, mientras que, en la primera sección, los segundos hemistiquios reúnen a los protagonistas de la primera parte de la leyenda, el único nombre que la segunda parte retiene es el de Sancha, no sólo protagonista sino también "víctima" por la muerte de los infantes.
Ahora bien, Rodrigo y Sancha se destacan en la configuración del romance, no sólo porque se los menciona en los segundos hemistiquios sino porque se hallan al inicio de lo que se describirá después: a la biografía de Rodrigo en la primera parte se corresponde la escena entre Sancha y sus hijos.
Si bien el romance parece delinear un momento especial de la leyenda, la configuración de los nombres y las relaciones que estos promueven transparentan la crisis en el seno de la familia: cómo en las tornabodas se inicia el drama, quién lo llevará a cabo y su destinataria final. 

            2. "Doña Lambra con fantasía..."           

El romance también puede dividirse en dos secciones: la primera recrea la descripción de la competencia de los tablados en los que se luce Alvar Sánchez (que en el poema permanece innominado), la admiración que el caballero despierta en doña Lambra (causa, además, de sus indiscretas palabras), mientras que la segunda parte parece ser una libre adaptación de la historia. De este modo, podemos relevar la siguiente estructura:

Primera parte
v. 1: contextualización del relato: "grandes tablados"
vv. 2-10: descripción de las justas del caballero
               vv. 5-7: desafío del caballero al linaje de los Lara 
               vv. 8-10: deseos de doña Lambra 
v. 12-13: reprimenda de doña Sancha a doña Lambra
vv. 14-15: respuesta injuriosa de doña Lambra a doña Sancha: "puerca de cenegal" (sintagma que alude a su gran fertilidad)

Segunda Parte
vv. 16-18: el ayo escucha el agravio y va hacia los infantes
vv. 19-22: descripción de las actividades de los infantes
vv. 24-25: Gonzalo se entera del insulto hacia su madre
vv. 26-30: salida hacia los tablados; las justas
vv. 31-33: respuesta al desafío del caballero de Córdoba la llana.

En primer lugar, notemos que la competición de los tablados se describe como si hubiera sido organizada por doña Lambra, mientras que Rodrigo desaparece como protagonista del relato. Los tablados constituyen un juego de seducción14 que desenmascara una rivalidad entre los hombres, tal como expresa el caballero y como ratificará Gonzalo al final del romance.
El romance no hace mención al parentesco de Alvar Sánchez (el caballero innominado) y doña Lambra sino que sólo se refiere su condición de mujer casada. Por otra parte, las palabras de la mujer explicitan un deseo amoroso y, en consecuencia, se instala una sospecha de adulterio, como doña Sancha expone en el reproche que luego dirige a su cuñada15. Este breve diálogo deja latente un enfrentamiento entre las mujeres que rápidamente se desvía hacia una competencia entre los hombres de las familias, tal como expresa el campeón de Lambra por medio de su arenga:

[diciendo] -Amad, señoras, - cada cual como es amada,
que más vale un caballero - de los de Córdoba la llana,
más vale que cuatro ni cinco - de los de la flor de Lara.

La afirmación no se desvanece sino que halla una correspondencia en la respuesta de Gonzalo cuando este participa de los tablados, acción con la cual termina el romance. Se presentan, mediante el empleo de la repetición paralelística en oposición (también reforzada por la rima asonante en "á-a"), las mismas fórmulas, que se invierten en función de las familias y que determinan un aumento en el número de adversarios:

[diciendo] -Amad, lindas damas, - cada cual como es amada,
que más vale un caballero - de los de la flor [de] Lara,
que veinte ni treinta hombres - de los de Córdoba la llana.

En el grito de victoria de los caballeros se puede observar que los versos contienen el nombre de los mismos personajes pero alterados en función de su importancia: vale más (Córdoba la llana/ Lara) (primera parte) que (Lara/ Córdoba la llana) (segunda parte).
La competencia entre los hombres puede quedar oculta tras la escena principal: las palabras de Lambra hacia el caballero, que doña Sancha escucha y que generan su advertencia. Sin embargo, uno y otro motivo encierran una mutua conexión. La superioridad del caballero despierta la admiración de la mujer y, por su parte, Doña Lambra responde al reproche con un ultraje, de manera que profundiza el desafío y que se transmite mediante la fórmula "puerca de cenegal". El sintagma posee una carga semántica de múltiples significados16 y, en cierta medida, tanto transforma el desafío del desconocido caballero en un menosprecio de los Lara como desacredita a Sancha. Asimismo, el insulto de Lambra a Sancha hace que aquella pase de agraviada a agraviante y manifiesta la situación que las crónicas no expresan o que aluden veladamente: la nueva integrante de la familia atenta contra la descendencia masculina. Su accionar se dirige, fundamentalmente, a Sancha, quien se posiciona como la genitrix del clan. La injuria, en definitiva, clarifica el papel de Sancha en el linaje y en los sucesos de la leyenda e ilumina un sentido de la historia próximo a las de las relaciones matriarcales de las primeras comunidades indoeuropeas.
Con el insulto finaliza la primera parte del romance, que podríamos titular 'la afrenta de doña Lambra'. La segunda parte atrae nuestra atención porque el agravio se transmite a los infantes pero no a través de doña Sancha, víctima de la injuria, sino a través del ayo de los jóvenes, Nuño Salido (aunque no se lo nombra sino que se lo designa mediante una perífrasis: "el ayo de los infantes"17).
La segunda parte, una evidente interpolación que se genera a partir de las palabras de doña Lambra, es una respuesta al desafío que desata y una prueba de su error. Sin embargo, la mujer no hace sino refrendar las palabras del caballero, con lo cual Gonzalo, en realidad, lavará el honor de su madre y disipará las dudas sobre la superioridad de su casa, dos acciones que, en el fondo, son una misma.
En la disposición de la historia, notemos que solo las mujeres y el menor de los infantes, Gonzalillo, poseen nombre aunque sus hermanos son aludidos a través de las actividades que se describen y que recuerdan el planto de Gonzalo Gustioz, tal como se cuenta en la Crónica de 1344. Ahora bien, los nombres ocupan, en general, el primer hemistiquio de los versos mientras que la designación del clan familiar se posiciona en el segundo y adquiere mayor relevancia debido al juego de paralelismos y repeticiones.
Este ordenamiento del discurso nos permite concluir que el romance destaca el enfrentamiento de dos grupos antagónicos dentro del linaje, representados por las mujeres; sin embargo, la superioridad de uno u otro sólo puede ser probada a través de la fuerza de sus guerreros. De igual modo, esta demostración no se da en el campo de batalla sino en los torneos, espacio de lucha signado por la mirada femenina. Tal vez esta localización espacial de los hechos también refuerza la idea de una ambientación en donde las mujeres dominan con su presencia, quienes deciden sobre la victoria de sus hombres.
El final del romance confirma esta competencia de familias y parece constituir un momento anterior al conflicto que se desarrolla en el mismo "¡Ay Dios, qué buen caballero...!.

3. "Quejas de doña Lambra"

La brevedad del poema -trece versos en total- acentúa su valor poético pues la fragmentación del relato y el uso frecuente de fórmulas expresan el fin de la primera parte de la tragedia, la traición de Rodrigo y la muerte de los infantes. Se acentúa el carácter erótico del insulto que sufre doña Lambra por parte de los infantes, ya que las metáforas señalan un mundo en donde las pasiones masculinas se manifiestan sin una motivación específica aparente.
Doña Lambra advierte a su esposo que ha sido mancillada y promete vengarse por sí misma si este no actúa, es decir si no repara la falta18. En realidad, su amenaza pierde peso ante el tamaño de la afrenta puesto que es el honor de Rodrigo el que queda vapuleado y es él quien busca la venganza. Ahora bien, doña Lambra afirma: "los hijos de doña Sancha - mal amenazado me han" (v. 3); no los llama por su nombre, mientras que la mención de los infantes corre por parte de Rodrigo:

Allí habló don Rodrigo - [bien oiréis lo que dirá]
-Calledes, la mi señora, - vos no digades atal;
de los infantes de Salas - yo vos pienso vengar. (vv. 9-11).

En este sentido, doña Lambra se refiere a los hijos de su cuñada, doña Sancha, por lo que el uso de la perífrasis exhibe una contienda entre mujeres. A diferencia de los otros romances, los segundos hemistiquios de los versos no contienen los nombres de los personajes sino que estos se encuentran en el primer hemistiquio, con lo cual no podría sostenerse aquí la hipótesis que enunciamos en páginas anteriores. En efecto, la identidad de Lambra sólo se conoce cuando revela quiénes son los culpables del insulto, "los hijos de doña Sancha", designación que clarifica la situación actancial del romance.
A partir de dicha frase se narran los diferentes agravios -posibles de ser vinculados con la leyenda aunque difieren en los hechos concretos- y dan una idea de quien habla. Por su parte, la mención de Rodrigo, "los infantes de Salas", también resulta un momento importante para el esclarecimiento de la situación actancial pero pierde relevancia frente al anterior. Insistimos, mediante el nombre de Sancha en el verso 3 se comprende toda la historia del romance. En ese sentido, la mención de los personajes puede distinguir este relato de otros que tratan un tema similar, i.e. el insulto de un caballero hacia una dama pues, como ya advirtió Paloma Díaz Mas, "la impresión que produce este entramado de influencias [la relación del romancero con la épica o la lírica] es que el romance se sintió -en unos años que van desde un momento indeterminado de la Edad Media hasta fines del siglo XV- como un molde narrativo en verso adecuado para verter en él casi cualquier historia"19.
En resumen, si bien los segundos hemistiquios no condensan los nombres de los personajes, la inclusión del patronímico "Sancha", apenas se inicia la narración, permite individualizar la historia de otras análogas. Asimismo, las palabras de Lambra no deberían incluir a la otra mujer pues esta no tiene ningún rol en el desarrollo de la acción; sin embargo, se introduce y demuestra su importancia en la configuración de la leyenda.
Ahora bien, si comparamos este romance con los otros, es llamativa la ausencia de los nombres en los segundos hemistiquios de los versos. Se nos ocurren algunas explicaciones: en primer lugar, parecería que Lambra representa el detonador de una disputa familiar cuyas raíces se pierden en un pasado más lejano. Al mismo tiempo, estas ausencias formales parecen demostrar la excentricidad de Lambra respecto de la familia de los Lara. Finalmente, la falta de referentes actanciales específicos puede restar importancia al episodio del agravio de Gonzalo.

4. "La venganza de Mudarra"20

El último romance que analizaremos relata el encuentro de Mudarra con Rodrigo y la inminente muerte de este último. El desconocimiento mutuo de los personajes provoca un diálogo entre ellos en el que sobresalen las descripciones de sus linajes, las cuales ocupan los versos centrales y funcionan en oposición paralelística (nuevamente, no sólo se utiliza la repetición léxica sino que se sustenta con la rima asonante en "á -a"):

-A mi me dicen don Rodrigo, - y aun don Rodrigo de Lara
cuñado de Gonzalo Gustos, - hermano de doña Sancha;
por sobrinos me los hube - los siete infantes de Salas; (vv. 9-11)
[...]
-Si a ti te dicen don Rodrigo, y aun don Rodrigo de Lara,
a mi Mudarra González, - hijo de la renegada;
de Gonzalo Gustos hijo - y anado de doña Sancha;
por hermanos me los hube - los siete infantes de Salas. (vv. 14-17)

Nótese, en primer lugar, la repetición de la fórmula "y aun don Rodrigo de Lara" (versos 1, 9 y 14) que el narrador utiliza para designar a Rodrigo, de la misma forma en que se reitera el epíteto "hijo de la renegada" (versos 3, 12 y 15) para designar a Mudarra. Por su parte, la construcción de los parentescos se conforma de manera paralelística con el agregado, en el parlamento de Mudarra, de su condición de bastardo. Esta semejanza de las configuraciones dinásticas -ambas contienen los mismos personajes y sólo se alteran las relaciones de quien habla con los otros personajes- aproxima a Rodrigo y Mudarra; en definitiva, los dos hombres son integrantes de la misma familia.
Esta cercanía se fortalece con los hemistiquios que refieren el parentesco del locutor con doña Sancha: hermano de, "anado" de. Nuevamente la madre de los infantes determina la unión de los enemigos aunque las palabras de Mudarra, "hijo de la renegada", marcan una oposición inclusiva: es el hijo ilegítimo de una mora pero amado por Sancha, circunstancia que aumenta el dramatismo de la situación —el moro viene a matar al hermano de su madre (adoptiva)—. Obsérvese, por último, que Gonzalo Gustioz también es mencionado por los dos contrincantes pero su nombre aparece en el primer hemistiquio, hecho que nos permite confirmar nuestra hipótesis respecto de la importancia de los nombres y de las referencias a la madre en el segundo hemistiquio.
De este modo, la presentación del parentesco, una vez más, permite distinguir la crisis dentro de la familia de los Lara y, como en "Ay Dios, qué buen caballero...", la disposición de los nombres en el segundo hemistiquio resume el drama a un conflicto entre Rodrigo y Sancha puesto que los infantes se presentan en último término. También es posible realizar otra lectura respecto de este ordenamiento: la presencia de Rodrigo en el primer verso citado y los infantes en el último enmarca los protagonistas de la tragedia mientras que Sancha permanece en el centro, tal como la sucesión de los episodios de la historia demuestra. Cualquiera de los dos enfoques manifiesta la centralidad de Sancha.
La tensión queda pues establecida y anticipa el desenlace: Mudarra viene a luchar contra el homicida de sus hermanos. Pero el verso final del romance, que pronuncia Mudarra, revela aquello que los otros romances aludieron tangencialmente: "aquí morirás traidor, - enemigo de doña Sancha".
En definitiva, Mudarra no sólo vengará con la sangre de Rodrigo la terrible falta que este cometió hacia sus sobrinos sino que, fundamentalmente, vengará el dolor de su madre (adoptiva) y su honra21. Tal vez, el moro viene a restituir también el honor de Sancha y, desde esta perspectiva, se agrega una nueva lectura: Lambra hace explícita su rivalidad con la figura central del linaje. En conclusión, la leyenda difundida a través del Romancero explicita no sólo la supremacía de los personajes femeninos en la épica sino el dominio que la mujer posee en la constitución de la familia en la mentalidad castellana medieval.

4. Conclusiones

Este breve recorrido por los romances consagrados a la leyenda de los Infantes de Lara revela no sólo la supervivencia de la tragedia en el imaginario castellano sino una comprensión de la historia en la que el mundo viril y guerrero es suplantado por uno femenino, en el cual las mujeres, en particular doña Sancha, se destacan en la construcción del linaje. A nuestro entender, los hombres luchan por su honor y su familia pero sus contiendas están subordinadas y dependen del prestigio de las mujeres. Quizás, un estudio más exhaustivo que contemple también las versiones cronísticas echará luz sobre las raíces matriarcales de los motivos épicos, en especial la traición, y proveerá de nuevos argumentos respecto de la relación entre la epopeya de origen romance y germano medieval.

Notas

1 Irene ZADERENKO -"El tema de la traición en Los siete infantes de Lara y su tradición en la épica románica", Bulletin of Hispanic Studies, 78.2 (2001), 177-190- analiza las correspondencias entre los Siete Infantes de Lara y la épica románica en función del tema de la traición: "coincido con él [Thomas Montgomery], pues ciertamente SIL no es una mera colección de préstamos de la épica francesa. El autor del cantar prosificado en las crónicas era un poeta de genio que supo crear una historia inolvidable. Pero creo que es igualmente evidente que adaptó gran número de episodios de la épica francesa" (p. 190). En este sentido, sería interesante ahondar en otras investigaciones la relevancia de la traición como núcleo temático de la epopeya medieval en general, tanto románica como germánica.         [ Links ]

2 En relación con la castidad de doña Lambra, Carolyn BLUESTINE, "The power of blood in the Siete Infantes de Lara", Hispanic Review, 50.2 (1982), 201-217 afirma (p. 202): "in the first part of the legend, in all versions of SIL, the blood motif serves to magnify the systematic degradation of Doña Lambra's caracter through incidents and imagery which impugn her virtue. Through the spilling of blood under circumstances which have erotic overtones, first in the wedding scene and then more explicitly in the garden scene, Lambra's sexual modesty, and thereby her husband's honor, are placed in question".        [ Links ]

3 "Doña Llambra quando lo oyó, e sopo que su cormano Alvar Sanches lançara tan bien, plógol' mucho, e con grant placer que ende ovo dixo aquellos que y seían con ella que non vedaría su amor a ome tan de pro si non fuese su pariente tan llegado; e por esto que doña Llambra dixo se siguió después mucho mal, así como vos lo la estoria contará adelante" (Crónica de 1344, en Carlos ALVAR y Manuel ALVAR (eds.), Épica medieval española, Madrid, Cátedra, 1991, I).        [ Links ]

4 Nótese que, en la Crónica de 1344, Gonzalo Gustioz ocupa un lugar secundario en relación con la venganza de Mudarra. Recordemos que, en la crónica, el joven deja a su tío Almanzor para ir al encuentro de su padre, quien duda en reconocerlo y sólo lo hace a pedido de su esposa: "e doña Sancha dixo a don Gonçalo Gustios: 'Si vós viésedes como solíades veer, e viésedes la cabeça e el rostro d'él, diríades que éste era vuestro fijo Gonçalo Gonçales'; e vós con miedo de mí non neguedes este fijo, ca, çertas, él lo es derecha miente; e vós non errastes nada en lo faser, ca quien yase en prisión o en cativo non puede tener ley, ca conviene pecar con fanbre o con sed o con la grant laseria; e por vengüença de mí non neguedes vuestra sangre que pecaríades mortal miente e a mí faríades grant enojo, ca vós tomaríades penitencia e yo tomaría la meetad' [...]".

5 Recordemos el pasaje de la Crónica de 1344 en que se narra el simbólico nacimiento de Mudarra: "[XII] Cuenta la estoria que en otro día por la mañana cavalgó el conde don Garçi Ferrandes con muy grandes conpañas, e tomó consigo a Mudarra Gonçales, e fueron con él fasta Santa María, que era la see de Burgos, e entonçe lo batearon, e fue su padrino el conde e otros omes buenos, e doña Sancha fue madrina, e reçibiólo por fijo como manda el fuero de Castiella; entonce tomólo, e metiólo por una manga de una falifa de çicatrón que tenía vestida, e tirólo por la otra, e don Mudarra ovo nonbre de allí adelante don Mudarra Gonçales, ca él non quiso que le cameasen su nonbre".

6 Esta bipartición de la leyenda en función de los personajes femeninos se diferencia de la que generalmente se realiza, como expresa BLUESTINE, op. cit., p. 213: "the legend of SIL is essentially bipartite: the first half presents the events that lead up to the beheading of Gonzalo González and his brothers, and the second half deals with the events that end with the retributive death of their murderer, Ruy Velázquez. The avenging hero of the second part is Mudarra, the illegitimate son of Gonzalo Gustioz and half-brother of the Infantes. Critics have noted that there is a discernible attempt, especially in Cr. 1344, to bridge the division between the two halves of what is essentially a story with two different heroes by presenting Mudarra as a reincarnation of Gonzalo González". Ciertamente es indiscutible su protagonismo pero es llamativo que la importancia de estos hombres provenga de los actos de doña Lambra y doña Sancha. En ese sentido, cuando Juan VICTORIO, "La mujer en la épica castellana", en La condición de la mujer en la Edad Media, Madrid, Universidad Complutense, 1986, pp. 75-84 repasa el pequeño rol de la mujer en la épica castellana -particularmente Jimena- advierte sobre la centralidad de otras, como Urraca, Argentina o Sancha (la leyenda del Infant García) y afirma: "muy parecida es la andadura de doña Lambra, la causante de la desgracia de los Siete Infantes de Lara (o Salas), de la cual no se dice que fuera "fremosa", pero sí se expone que encendía con facilidad a los jóvenes. De ahí el origen del baño de sangre que va a seguirse: enemistado con un sobrino de su recién marido, por razones que caen en lo incestuoso, no va a parar hasta que provoque la pérdida de toda la familia. [...] Puestos ya en antecedentes, el modelo ideal es otra Sancha, exactamente la madre de los citados infantes. Si ya conocíamos a la paciente Jimena del Cantar aceptar las vicisitudes de la contrariedad, ésta otra tendrá que sufrir las más que dudosas obligaciones del marido que silencia la P.C.G. (muy púdicamente), pero no otras posteriores, como la Crónica de 1344. Por ejemplo, que durante el cautiverio de éste le haya hecho un hijo a una mora para que pueda vengar a sus hermanos. Más aún: tendrá que reconocerlo como hijo propio para poder heredar sus tierras y hacer válida la venganza".        [ Links ]

7 KRAPPE (citado por ZADERENKO, op. cit., p. 183) llega a una conclusión similar: "the Chanson de Roland is essentially a national and collectivistic epic, the Infantes de Lara, on the other hand, strictly individualistic, and far more akin to the Teutonic Nibelungenlied and Kudrun than to any of the French chansons de geste". Ahora bien, el enfoque de Krappe difiere de nuestra perspectiva porque nosotros focalizamos la leyenda a partir de las actuaciones femeninas.

8 RYCHNER, La chanson de geste. Essai sur l'art épique des jongleurs, Ginebra, Droz, 1955.         [ Links ]

9 Obsérvese la comparación que hace Sancha entre el suplicio que propone para su hermano y el escenario que enmarcó la desgracia de sus hijos. Cabe también recordar las palabras de Gonzalo Gustioz durante el planto que pronuncia ante las cabezas de sus hijos muertos en la Crónica de 1344: "¡Malas bodas vos guisó vuestro tío; metió a mí en cativo e a vós fiso cortar las cabeças!", exclamación que se repite, cual letanía, en tres oportunidades. El paralelismo en oposición que establece Sancha corrobora el cambio de registro -en relación con los temas habituales de la épica-: insistimos, no sólo el protagonismo femenino representa una alteración de la norma sino que el espacio de la acción nos guía hacia un contexto más proclive a las manifestaciones familiares.

10 Por supuesto, estas constataciones no tienen en cuenta el hecho de que pudieron haber existido romances que trataban la venganza de doña Sancha pues sólo trabajamos con los poemas que nos llegaron hasta hoy.

11 En ese sentido, el romance "Pártese el moro Alicante..." recrea el planto de Gonzalo Gustioz ante las cabezas de sus hijos muertos. Nuevamente se evade el momento de la batalla en la que los infantes caen y se la refiere a través del dolor paterno. Esta circunstancia confirma la emotividad característica del género romancístico.

12 Un tema que se vincula con lo dicho más arriba y que merece un estudio particular es la condición "mixta" de Mudarra (moro-cristiano) y el hecho de que Sancha haga caso omiso de dicha condición. Al respecto, puede consultarse Irene ZADERENKO, "La imagen del moro en la Leyenda de los Infantes de Lara", Letras, 48-49 (2004), 159-164.

13 Mercedes DÍAZ ROIG, El romancero viejo, Madrid, Cátedra, 1994.

14 Esta tensión en el romance nos recuerda las afirmaciones de Michel STANESCO, Jeux d'errances du chevalier médiéval. Aspects ludiques de la fonction guerrière dans la littérature du Moyen Âge flamboyant, Leiden, E. J. Brill, 1988, p. 71, relativas al torneo: "le tournoi chevaleresque est le lieu privilégié d'un délicat équilibre: c'est en lui que convergent l'exploit guerrier et le regard féminin, la violence du corps et la douceur du coeur, la révélation de la gloire et le secret du désir. Il ne serait pas aisé de trouver dans l'histoire de l'humanité une manifestation culturelle d'une plus évidente union des contraires: fureur épique et tension érotique, frénésie disciplinée et passion exaltée. Le tournoi est l'entre-deux parfait de l'imaginaire sensible".        [ Links ]

15 En la Crónica de 1344 la admiración de Lambra hacia Alvar Sánchez provoca la risa de doña Sancha: "E en disiendo doña Llambra esto de Alvar Sanches, oyólo doña Sancha, e los siete infantes, que y estavan con ella, e quando aquello oyeron, començaron a reír; mas los cavalleros, como estavan en grant sabor de un juego, non pararon mientes en aquello que doña Llambra dixera [...]". La risa de los Lara también se introduce en la Primera Crónica General, con lo cual la protesta de doña Sancha en el romance "calléis, Alambra, calléis, -no digáis tales palabras" resulta una modificación de la historia que, en nuestra opinión, anticipa y legitima el papel que la madre tendrá en el desarrollo del relato -Carlos ALVAR y Manuel ALVAR (eds.), Primera Crónica General, Épica medieval española, Madrid, Cátedra, 1991-.         [ Links ]

16 Las variaciones semánticas del sintagma fueron estudiadas por François DELPECH, "Como puerca en cenegal: remarques sur quelques naissances insolites dans les légendes généalogiques ibériques", en La condición de la mujer en la Edad Media, Madrid, Universidad Complutense, 1986, pp. 343-370. Citaremos una posibilidad que explica el diálogo entre las mujeres: "mais derrière ce trop-parler (de Lambra) il y a comme un non-dit que l'autres versions de la légende, orales et populaires, ont essayé d'expliciter en recourant à une autre association d'idées, elle aussi traditionnelle, dont l'introduction dans le récit donne au cours des événements une tout autre signification. Les porcins en effet ne sont pas seulement prolifiques: ils se reproduisent par portées multiples et semblent même, croit-on, avoir une prédilection pour les accouchements septuples. [...] Tout se passe donc comme si Sancha avait connu une semblable superfétation, les sept infants étant par conséquent produits d'une même ventrée : Lambra ne ferait alors que lui appliquer le stéréotype de dérision en usage dans de tels cas" (pp. 343-344).         [ Links ]

17 Nos interesa destacar la descripción que se hace del hombre pues no concuerda con las características masculinas sino con las femeninas: va hacia sus discípulos 'llorando de los sus ojos' (fórmula muy utilizada en el discurso épico castellano). ¿Estamos frente a una contaminación? La conducta del ayo no se condice con su condición caballeresca y, en realidad, la actitud que asume se vincula, en general, con el comportamiento de una mujer. De hecho, sería más coherente que doña Sancha vaya hacia sus hijos y reproduzca el insulto que recibió.

18 Esta afirmación, ¿no revela cierta duda en Lambra sobre la capacidad de su marido? Queda claro, no obstante, que la traición hacia los miembros de la propia familia es un acto tan terrible y desmesurado que Lambra no está segura de que Rodrigo lo lleve a cabo, quizás por eso amenaza con "yo mora me iré a tornar" (v. 8).

19 Paloma DIAZ MAS, Romancero, Barcelona, Crítica, 1994.        [ Links ]

20 Las diferencias con la Crónica de 1344 son evidentes, como lo demuestra la cita incluida en la segunda página de este trabajo.

21 Cfr. nota 15.