SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 número13Persistencia y cambio de las unidades de producción hortícola en el Cinturón Verde del Gran Rosario índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Mundo agrario

versión On-line ISSN 1515-5994

Mundo agr. v.7 n.13 La Plata jul./dic. 2006

 

Balance del modelo agroexportador en América Latina al comenzar el siglo XXI

Acosta Reveles, Irma Lorena1

1Universidad Autónoma de Zacatecas. Unidad de Posgrado en Ciencia Política. México
ilacosta2@hotmail.com , ilacosta3@yahoo.com.mx

Resumen
El propósito de este escrito es ofrecer un panorama del momento por el que atraviesa hoy la agricultura regional, revisando algunos de sus saldos agregados. Nos interesa debatir el tono optimista y acrítico con que se divulgan las cifras y poner en evidencia aspectos menos difundidos, pero de suma importancia para el presente y futuro de la región. Para comenzar nos referimos al contexto general en que se suscitan las transformaciones en el modelo de crecimiento de la región y sus pretensiones. Enseguida nos ocupamos de la agricultura, enfocados en el contenido común de los proyectos nacionales, para revisar luego algunas de sus secuelas. Concluimos con algunas reflexiones sobre el significado de estos cambios para la expansión del capital en tanto sistema y para la población rural involucrada.

Palabras clave: Agricultura. América Latina. Capitalismo. Población rural.

Abstract
The purpose of this work is to offer a panoramic vision of today´s moment of regional agriculture, making a revision of some added "saldos". We are interested in opening a debate about the optimist and acritic tone in which is divulged the numbers and put into evidence less difunded, but of great importance to the present and future of the region, aspects. To begin we refer to the general context in which happened the transformations of the growth model in the region and its pretences. Immediately we study the agriculture, focussed in the common contents of national projects, to look again some of its aftermaths. We finish with some reflections about the significance of these changes to the expansion of the capital as system and to the rural population involved.

Keywords: Agriculture. Latin America. Capitalism. Rural population.

1. Introducción

   En un periodo que pronto alcanzará tres décadas se ha modificado a fondo la participación de la agricultura de América Latina en la dinámica global del capital en dos sentidos: Por un lado a través de la difusión y consolidación de relaciones salariales en la actividad agrícola de varios países de la región; y por otro lado en tanto se han ido reorganizando los canales de transmisión de riqueza social desde la producción agrícola tradicional hacia los polos desarrollados del sistema. El resultado de estos procesos ha sido acentuar la heterogeneidad de la base productiva, y en lo social un aumento de la polarización, enriqueciendo con situaciones novedosas una problemática añeja.
   El propósito de este escrito es precisamente ofrecer un panorama del momento por el que atraviesa hoy la agricultura regional, revisando algunos de sus saldos agregados. Nos interesa debatir el tono optimista y acrítico con que se divulgan las cifras y poner en evidencia aspectos menos difundidos, pero de suma importancia para el presente y futuro de la región;hechos relevantes en particular para la población rural que por décadas vivió de la agricultura y ahora ve frustradas sus expectativas.
   Para comenzar nos referimos al contexto general en que se suscitan las transformaciones en el modelo de crecimiento de la región y sus pretensiones. Enseguida nos ocupamos de la agricultura, enfocados en el contenido común de los proyectos nacionales en este renglón, para revisar luego algunas de sus secuelas. Concluimos con algunas reflexiones sobre el significado de estos cambios para la expansión del capital en tanto sistema y para la población rural involucrada.

2. Un modelo económico centrado en el potencial exportador

   En los últimos decenios América Latina se ha visto estremecida internamente y en como parte de una dinámica de alcance mundial. El motivo primario de esos cambios lo ubicamos en un profundo proceso de rehabilitación del sistema capitalista inmerso en una crisis estructural que suma ya varias décadas.(1) Esta rehabilitación involucra todos los niveles del ciclo económico, que se alteran en su esencia, y que conmocionan el conjunto del orden social, algunos de estos ámbitos son: a) Los mecanismos que dominan la producción de bienes y servicios, y la reproducción misma del trabajador; b) los criterios que rigen la distribución del producto social; c) los circuitos financieros y comerciales -incluido el mercado de trabajo-; y d) las pautas que rigen el consumo –productivo y personal-. Algunas de estas alteraciones son por demás evidentes y sumamente difundidas, otras podrían pasar desapercibidas al observador común.
   En lo que se perfila como la nueva arquitectura de la economía mundial, la región latinoamericana constituye una pieza clave. Pues, en el objetivo de contrarrestar las tendencias críticas que se imponen en esta etapa del imperialismo ha sido preciso cambiar las reglas del juego, y reconsiderar los vínculos entre desarrollo y subdesarrollo. Para nuestros países, la síntesis de estos cambios ha sido una reformulación de los proyectos nacionales, comenzando por ajustar la forma y las competencias del Estado, así como sus esferas de gestión prioritarias.
   Grosso modo , las líneas del modelo de crecimiento neoliberal que se ha impulsado en la región podrían sintetizarse como sigue:
a) Producir para exportar porque exportar es el medio y la condición para crecer.
b) La responsabilidad de la producción y el crecimiento corre a cargo del sector privado, con la retracción, en contrapartida del sector público.
c) Ofrecer privilegios gubernamentales las ramas y agentes económicos eficientes, y el criterio para valorar la eficiencia es la competitividad.
d) Renovar las estructuras institucionales para liberar los mercados de bienes y capitales.
e) Apoyar el crecimiento -y la balanza de pagos- en flujos financieros provenientes del exterior.
f) Menospreciar la importancia del mercado interno y de los mecanismos sociales redistributivos del ingreso.
g) Sobre-estimar el equilibrio de las finanzas públicas, control de la inflación y restricción monetaria.

3. La agricultura en el proceso de apertura comercial

   Desde 1964 Brasil ensayó bajo un régimen militar la búsqueda del crecimiento por la vía de las exportaciones sin que el Estado abdicara la responsabilidad de fomento e intervención directa en la economía; en la agricultura se promovió entonces el cultivo a gran escala de soja y café, entre otros productos de demanda internacional; a partir de un esquema de subsidios a la producción y al financiamiento, la tasa de crecimiento agrícola mantuvo su dinamismo por un par de décadas, marcando el final de un ciclo de crecimiento comandado por la inversión pública.(2)
   Chile experimentó a partir de 1974 lo que hoy constituyen las típicas medidas de ajuste estructural con ingredientes neoliberales y monetaristas: reducción del aparato estatal por la vía del recorte en inversión productiva y del gasto social, privatizaciones, desmantelamiento del proteccionismo, apertura comercial y financiera, control de la inflación por la vía de la restricción salarial y equilibrio en las finanzas públicas. En una primera etapa –que concluye hacia 1983- destaca en el campo un proceso de reversión de la reforma agraria, con apertura del mercado de tierras, garantías a propietarios privados, y recorte a los programas de apoyos gubernamentales; en los seis años siguientes – en un entorno de desempleo y subempleo proveniente en gran medida de la recesión industrial y el ajuste de la burocracia- se buscó reactivar y desarrollar la capacidad productiva de la agricultura a través de un modelo en que la producción altamente competitiva, principalmente frutícola y forestal, ha sido central.
   En un ambiente de crisis internacional y dado que varias economías de las más fuertes de Latinoamérica se enfrentaron en los años siguientes a una situación de inestabilidad financiera y problemas de crecimiento, la mayor parte de los países de la región siguieron los pasos de la economía chilena bajo la presión de los organismos financieros internacionales y con la orientación técnica de uno de ellos, el Banco Mundial (BM). En la coyuntura de altas tasas de interés los procesos de renegociación de la deuda externa subdesarrollo-desarrollo, fueron especialmente propicios para sacar adelante las políticas de corte neoliberal en la zona.

3.1. Impulso a los agronegocios

   En lo general podemos afirmar que los programas para la agricultura que se inscriben en el marco de estos proyectos nacionales, llámense de desarrollo rural integrado, reconversión productiva , modernización , o desarrollo territorial rural nos remiten invariablemente al discurso de la globalización , hoy predominante. Su empeño ha sido promover la proliferación, expansión y consolidación de las explotaciones agrícolas a gran escala, de alta rentabilidad o con expectativas prometedoras en ese sentido. Entre sus estrategias sobresalen: a) facilitar el arribo de la inversión privada al sector; b) eliminar limites jurídicos en el mercado de tierras, y c) canalizar el apoyo gubernamental a las empresas productoras de bienes agropecuarios de consumo final altamente competitivos por su precio, calidad o características; también cuando se trate de unidades proveedoras de insumos agroindustriales.
   En este modelo una distribución más equitativa del ingreso y la reducción de la pobreza rural serían el efecto lógico de resultados macroeconómicos positivos, siempre que el entramado institucional permitiera una asignación eficiente de los recursos productivos, ofreciera garantías a su movilidad interna y promoviera el acceso a los mercados externos. El ramo agrícola (al lado de la industria liviana) se beneficiaría en especial, con crecientes flujos de capital y mayor empleo, por tratarse de una actividad a la que caracteriza el uso intensivo de trabajadores no calificados (Stallings y Weller, 2001:193) . En este modelo, un mercado de tierras dinámico es parte medular en la estrategia para facilitar la eficiencia y crecimiento productivo, y un factor clave para incitar para la llegada de la inversión al campo (Herrera, 1996:12). El éxito de la empresa agrícola dependería de la combinación y manejo óptimo de los factores productivos en economías de escala, sacando partido de las ventajas comparativas de la región y en particular del bajo costo de la mano de obra. En ese sentido, se preveía que las políticas a favor de la flexibilidad laboral tendrían incidencia directa en el ámbito de la empresa agrícola, al abaratar en el costo del factor trabajo y apuntalar la eficiencia; mientras contenían las presiones inflacionarias.
   En la propagación de estos proyectos que exaltan la importancia de la agroexportación, pesaron factores adicionales al escenario crítico de esos años. Internamente destacan las contradicciones que en términos sociales, micro y macroeconómicos e incluso ambientales suscitó en la agricultura regional la modernización bajo la revolución verde – centrada en el monocultivo dependiente en alto grado en los insumos inorgánicos y la mecanización-; que se sumaba al agotamiento del patrón de crecimiento hacia adentro de posguerra manifiesto en crecientes desequilibrios financieros en la generalidad de los países de la zona. Desde el exterior fueron decisivos el advenimiento de la ingeniería genética como paradigma tecnológico dominante en el rubro agropecuario; la caída del precio de las materias primas y alimentos en los ochentas, y el creciente control corporativo de la producción agroalimentaria mundial. Este último se hacía presente a través de instancias e instrumentos internacionales promotores de la producción agrícola al margen de subsidios y el comercio libre.
   Al comenzar la década de los ochentas, las empresas agrícolas y agroindustriales de Estados Unidos (EU) ya ejercían una influencia definitiva en el mercado mundial de cereales, con respaldo de una agresiva política de subvenciones que venía de por lo menos una década atrás. Hacia 1986 la Ronda Uruguay del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT por sus siglas en inglés), fue observada por el gobierno de aquel país como la oportunidad para consolidar su posición en el mercado agroalimentario, y formalizar en su beneficio el acceso de sus productos hacia las regiones menos desarrolladas. También en ese año se instituyó el grupo Cairns, conducido por Canadá, Australia y Nueva Zelanda y con la participación de Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Uruguay. Dicho grupo representa hasta hoy día la posición más radical en materia de libre comercio agrícola al pronunciase por situar el mercado agropecuario en el mismo plano que el de los demás productos y despejar restricciones al tráfico a través de las fronteras. En consecuencia, propone mejorar el acceso a los mercados, eliminar subsidios a la producción y poner fin a aquellas políticas internas que en alguna medida sean proteccionistas o que impliquen subvenciones a la exportación. El grupo de países de Europa occidental –encabezado por Francia- figuraba también como potencia en el rubro agropecuario desde aquellos años.
   Luego de dos décadas de su conformación, el grupo Cairns mantiene su posición en las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC, que suple al GATT desde 1995). Una posición que ha chocado con una firme negativa de la Unión Europea,(3) Noruega, Suiza, Corea del Sur y Japón, para a abrir sus mercados y eliminar los apoyos a sus productores. Por su parte Estados Unidos ha permanecido inflexible en el tema de la eliminación de los subsidios internos.
   La resistencia de los tres protagonistas del mercado mundial de alimentos para ceder en sus posiciones y avanzar en el Acuerdo Sobre Agricultura (ASA) ha derivado en la suspensión indefinida de las negociaciones de la Ronda de Doha, el mes de julio pasado.(4) Puede observarse, sin embargo, que un medio para avanzar en sus objetivos estratégicos consiste en iniciativas para formalizar compromisos de alcance geográfico menos ambicioso con la mayor parte de los países de América Latina y el Caribe (Fritscher, 2004:112). Hasta el momento se han afianzado las relaciones comerciales en este rubro a favor de EU por lo que toca a México (vía el Tratado de Libre Comercio de América del Norte), Centroamérica (mediante un acuerdo de libre comercio con seis de los países de la zona), y varias naciones del Caribe (Ley de Asociación Comercial Caribeña). Con los países andinos las negociaciones para un acuerdo de comercio libre también están avanzadas, y entretanto rige una especie de pre-tratado con el objetivo medular de erradicar el cultivo de coca y amapola, pero igualmente compromete también a la eliminación de impuestos a las importaciones norteamericanas.(5)
   Por su parte los países del cono sur han estrechado nexos económicos con la Unión Europea (UE), particularmente aquellos que forman parte del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y sus estados asociados (Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú). Todavía sin formalizarse un acuerdo de libre comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea, ésta constituye su principal socio comercial. Al respecto Heidrich y Oliveira (2005:1-2) afirman que el MERCOSUR representa la esperanza mas clara de la UE para mantener su influencia en América Latina. Y con datos de EUROSTAT -base estadística oficial de la UE-, precisan que en el 2004, el MERCOSUR compró 55% de las exportaciones de la UE hacia América Latina, y el stock de inversiones de la UE en el MERCOSUR representa 62% del total también en América Latina.
   Por lo que toca al grupo Cairns, actualmente la mitad de sus miembros –nueve de un total de dieciocho- son países de la región latinoamericana y del Caribe.

3.2. ¿Saldos positivos?

   Sabemos que este espacio resulta insuficiente para exponer apenas los procesos que se han suscitado en la agricultura a partir de la reorientación del modelo de crecimiento en la zona, por los que nos concentraremos en algunos aspectos macroeconómicos relevantes, comentando en cada caso algunas de sus repercusiones sociales más críticas. La intención es evidenciar algunos datos y hechos poco difundidos pero que ponen en entredicho los éxitos en materia de producción, productividad y balanza comercial. También observaremos hasta qué punto se han cumplido las expectativas de una asignación más eficiente del recurso territorial, buscando conocer el significado que ha tenido para la población del campo el impulso de un mercado dinámico de tierras y aguas.

3.2.a. Producción, productividad y sus claroscuros

   Asumimos como punto de partida que en la región latinoamericana cada país enfrenta una realidad socioeconómica y política particular, y que en su interior los más de ellos ofrecen un abanico de problemas múltiple y complejo. Un buen ejemplo de esa disparidad es el peso de la producción agropecuaria doméstica que se fluctúa entre dos extremos: Venezuela y México con una producción sectorial menor al 5% del PIB, mientras para Nicaragua o Paraguay suele ser mayor al 30% (CEPAL/IICA, 2002).
   Como conjunto podemos observar que entre 1980 y el año 2004, la participación del sector en el Producto Interno Bruto (PIB) de la región no se modificó sustancialmente, ubicándose en torno al 8%, cifra que se mantiene actualmente. Pero en ese mismo lapso, el valor nominal de la producción a precios de mercado pasa de 86.485,345 a 169.300,074 miles de dólares; es decir, crece casi un cien por ciento.(6)
   Lo que esa cifra no pone de manifiesto, es que el volumen físico de la producción aumenta de forma extraordinaria. Un incremento tal, que logra duplicar el prácticamente el valor nominal de la producción a pesar de que en ese lapso domina una tendencia a la caída en los precios de la mayoría de los productos nativos (Ocampo, 2003). Caída que es más pronunciada a partir de los noventa bajo la presión de alinear los precios domésticos con sus referentes externos, mientras avanza los procesos de integración regional.(7)
   Esa baja en los precios es determinante en el comportamiento del PIB agropecuario regional en el periodo, pues a pesar de la expansión sin precedentes de la cantidad de bienes llevados al mercado que se refleja finalmente en el aumento en el valor global de la producción, este indicador -como proporción-, apenas es semejante a la cifra del PIB global en los noventa (ver tabla 1). Más aún, si consideramos los bienes agrícolas y pecuarios por separado, encontramos que son los segundos los que dictan el dinamismo sectorial (con un crecimiento medio anual de 3.9%), ya que la agricultura sólo crecen a una media de 2.6% por año. Aquí cabe hacer la precisión de que en la década de los ochenta el desplome de la producción sectorial no fue tan agudo como en otras actividades porque el proceso de apertura no estaba tan avanzado. Además, el tipo de cambio dio ventajas a la región en el mercado externo, inhibió las importaciones y alentó la producción doméstica a través de la demanda.

Tabla 1: Crecimiento medio anual del PIB global y agrícola de América Latina y el Caribe

 

1970-80

1980-90

1990-2000

2000-2004

PIB Total

5.6%

1.1%

3.1

0.4

PIB agropecuario

3.5%

2.3%

3.1

3.4

Fuente: Elaboración propia en base a CEPAL/IICA, 2002 y CEPAL, 2005.

   Es pertinente enfatizar que en el aumento espectacular del volumen de productos agrícolas desde los noventas -al que hemos hecho referencia-, aportaron explotaciones de diverso tamaño y características operativas; desde la gran empresa trasnacional, hasta la mediana y pequeña unidad capitalista, así como las entidades de tipo campesino. Lo que es relevante si recordamos que con el nuevo modelo agrícola se vaticinaba una participación contundente de los productores de gran escala. Y sin embargo, su participación ha sido más bien conservadora en la fase de producción directa. En cambio en la fase de provisión de insumos, transformación, e intermediación comercial y financiera, los grandes corporativos sí tienen una presencia sobresaliente, pues ahora mismo controlan el grueso de los cultivos tradicionales de la zona. Casos notables son el maíz, el trigo, la soja, el café, los cítricos, el plátano y el tabaco, donde su participación en los diferentes niveles de la cadena productiva es superior al 80% (Tarrío, Concheiro y Diego, 1999:106) . Condición que les confiere el poder de imponer precios, manipular la competencia e imponer reglas a un determinado ramo de la actividad económica (Murphy, 2006:9).
   Es en torno a estas corporaciones y las tramas agroalimentarias que organizan y comandan, que los productores con potencial exportador han buscado articularse de forma horizontal y vertical mediante contratos de transferencia tecnológica, de intermediación mercantil, inserción a las cadenas agroindustriales, etc. Porras Martínez (1998:11) afirma al respecto que "en la medida en que la competencia se convierte en la principal norma de participación en el mercado, el segmento productivo se dualiza entre aquellos con capacidad para afrontar las nuevas exigencias y los que no. Una capacidad competitiva que esta en función, en gran medida, de la posibilidad y habilidad de aliarse estratégicamente con los actores que actúan en el sector".
   Las explotaciones de pequeña escala, por su parte, limitadas en apoyo público y activos financieros propios para potenciar la productividad, buscan compensar el desplome del precio de su producto aumentando la oferta cuanto les es posible, incluso a costa de su continuidad. Así lo documentan De la Barra y Holmberg (2000) en el caso concreto de los campesinos excedentarios y de subsistencia en la región de los Lagos de Chile, y Silvio Marzaroli (2002), quien recoge las principales preocupaciones del Encuentro Mundial Campesino realizado en ese año. Ambos autores refieren a las respuestas individuales del campesinado para contrarrestar la reducción de sus ingresos monetarios llevando una mayor cantidad de artículos al mercado, un afán en el que sacrifican el nivel de satisfacción de sus necesidades, ponen en juego su escaso patrimonio o van degradando sus activos. Por supuesto, ambos hacen notar que sus estrategias rebasan al sector agropecuario, y que eventualmente, los ingresos derivados de otras actividades son los que hacen posible su subsistencia. " Todas estas formas de adaptación explican la formidable capacidad de resistencia de la agricultura campesina, que puede admitir niveles de remuneración del trabajo infinitamente más bajos que los de la agricultura empresarial". (Marzaroli, 2002:10)
   Sin duda, el incremento de la producción ha tenido que ver con mayores niveles de productividad en el campo como resultado de un intenso -aunque sumamente heterogéneo- proceso de adopción y adaptación de tecnologías que optimizan los factores tierra y trabajo. Un proceso que la CEPAL (2005:81) califica modernización tecnológica vigorosa pero desigual. Lo que no podemos ignorar es que parte de ese éxito se funda en el aprovechamiento irrestricto de recursos naturales y humanos nativos.
   La sobre explotación de los suelos y agua, y la omisión de reglas laborales mínimas en las faenas agrícolas como mecanismo adicional o alterno para expandir los rendimientos es una práctica sumamente común en la región (OIT, 2003), incluso en empresas sin problemas financieros. Y la razón es que este tipo de prácticas ofrecen ventajas por su carácter reversible, costo y lapso de aprendizaje, si se le compara con la introducción de recursos tecnológicos y biotecnológicos. Es así que apelando a los recursos abundantes de la región, ya sea por la vía la restricción salarial o ahorro por concepto de renta del suelo se puede aspirar a ofrecer un producto competitivo sin sacrificar utilidades. Por supuesto, el costo social y ecológico de estas medidas es va en ascenso, y con frecuencia es denunciado por diferentes instancias nacionales e internacionales dado su carácter insostenible, irracional e infrahumano (Pengue, 2004; OIT, 2003 y PNUMA, 2003).
   En el indicador de productividad media, la más alta contribución corresponde a las explotaciones comprometidas en bienes de exportación relativamente reciente (como pimiento, cebolla, tomate, otras hortalizas, flores cortadas y algunas frutas), que han mostrado una mayor disposición para adoptar nuevas tecnologías.(8) También en estos casos, un factor de rentabilidad, es que este tipo de empresas han sido beneficiarias directas de los procesos regionales de liberación del mercado de tierras y aguas, accediendo por vía de compra o renta a recursos de excelente calidad y ubicación.
   Por el contrario, en los cultivos tradicionales, sean estos para consumo doméstico o de exportación, la productividad ha crecido a un ritmo mucho menor.(9) En el caso de los granos básicos, por ejemplo la escasez de activos para invertir suele ser el factor determinante del modesto crecimiento en productividad media. Y tratándose de las plantaciones de plátano, café, caña de azúcar, tabaco y cacao, se ha documentado ampliamente que en la posibilidad de recurrir a trabajo temporal, femenino, inmigrante e infantil, es un factor que atempera el incremento de la productividad por la vía de las innovaciones (Martínez Valle, 2004; De Grammont y Lara, 2003; Marañón, 2003; OIT, 2005).
   Cierto es que con el avance en productividad promedio que registró la agricultura en las dos últimas décadas, la brecha respecto a las actividades secundarias se acortó, pero todavía muestra un rezago importante. La productividad de la mano de obra agrícola no alcanza aún un tercio de la productividad de la mano de obra no agrícola, pero en 1970 la proporción era de una quinta parte (Dirven, 2004a:24).

3.2.b. Las paradojas del éxito comercial

   Tal como ocurre con la producción, la importancia del comercio agropecuario oscila ampliamente por países; de sde aquellos que reportan déficit en la balanza sectorial (México es el caso extremo) hasta aquellos donde las transacciones externas de bienes agropecuarios son el pilar en el saldo positivo global. En este extremo figuran Argentina y Brasil, seguidos de lejos por Colombia.
   En términos generales tiene vigencia la vocación regional de insertarse a los flujos de comercio mundial con bienes primarios; la diferencia es que en los últimos lustros, lo que se percibe en el corto plazo como oportunidad de especialización,(10) ejerce mayor influencia en la evolución de la producción sectorial. Otro rasgo de interés es que en la oferta agropecuaria regional aún dominan los bienes con escaso valor agregado, si bien ahora tienen un componente tecnológico mayor por el empleo de agroquímicos y organismos genéticamente modificados.
   En esta lógica de especialización y búsqueda de los mercados dinámicos (y/o emergentes), se puede apreciar que los productos pecuarios van ganado participación en el PIB sectorial en detrimento de la producción de alimentos (ver tabla 2). Éstos últimos, inclusive, reportan un crecimiento lento comparado con los forrajes. En el caso concreto de los cereales las desventajas de competir con países que constituyen potencias agroalimentarias (como Estados Unidos en el caso del maíz y sorgo, y China en el caso del arroz y trigo) han influido directamente en su modesto desempeño.

Tabla 2 :Evolución de la producción Agrícola en ALC  

 

Estructura porcentual

Crecimiento medio anual

Periodo

1980

1990

2000

2004

80´s

90's

2000-04

Maíz

6.1

5.3

6.0

5.9

1.0

4.4

3.0

Cítricos

4.1

4.7

4.7

3.9

3.7

3.2

-1.3

Soja

5.0

6.8

8.5

11.2

5.5

5.5

11.0

Hort. y melones

4.5

4.8

5.2

5.0

2.8

4.1

1.9

Caña de azúcar

8.5

9.4

7.5

7.6

3.3

0.9

3.5

Arroz

4.0

3.0

3.3

3.2

-.06

4.0

2.8

Legumbres

2.1

2.0

1.7

1.6

2.0

1.0

2.4

Otras frutas

6.1

5.9

5.7

5.5

1.9

2.9

2.5

Bananos

4.1

3.9

3.3

3.0

1.9

1.5

0.9

Raíces y t.

4.7

4.0

3.4

3.1

0.8

1.5

0.7

Café, verde

2.8

2.9

2.3

2.2

2.7

0.9

2.0

Trigo

2.7

3.0

2.5

2.4

3.2

1.3

2.5

Algodón

2.8

2.3

1.1

1.4

0.2

-4.3

11.1

Tabaco

1.6

1.2

1.1

1.3

-0.5

2.4

8.6

Cacao

0.5

0.4

0.2

0.2

0.2

-1.6

0.0

Remolacha

0.1

0.1

0.1

0.1

10.2

2.1

-5.1

Agricultura

59.7

59.7

56.8

57.7

2.3

2.6

3.9

Pecuarios

40.3

40.3

43.2

42.3

2.3

3.9

2.8

Fuente: Datos de la CEPAL (2005), con base a cifras de la FAO, para 27 países.

   Entre los productos agrícolas destacados de la zona, la soja (forrajera e industrial) y el maíz (para consumo humano, uso industrial y ganadero) marcaron la pauta del crecimiento medio anual a lo largo de los noventas. Pero desde el año 2000 los cultivos que determinan que el índice de crecimiento agrícola vaya en ascenso, y con un amplísimo margen, son la soja y el algodón, seguidos por el tabaco. El resto de los productos, con excepción de los de origen tropical, tiende a declinar guiado por las señales del mercado.
   Precisamente la balanza comercial positiva (ver tabla 3) parece bastar como prueba de éxito de la inserción regional en una economía globalizada y como testimonio de los aciertos en materia de liberalización comercial y reestructuración del aparato productivo. Empero, nuestra lectura de estos hechos apunta en un rumbo diferente:

Tabla 3: Saldo comercial agropecuario ALC
(Millones de dólares a precios promedio del periodo 1989-91)

Países

1980

1985

1990

1995

1999

Total ALC

6.970

15.363

15.284

17.289

22.590

Argentina

4.046

7.823

6.483

7.626

10.831

Bahamas

-147

-161

-174

-161

-153

Barbados

2

-27

-45

-64

-68

Belice

26

22

25

29

37

Bolivia

-41

-99

109

137

240

Brasil

2.802

5,807

5.564

5.361

10.237

Chile

-372

175

679

400

-56

Colombia

1.410

1,232

1.883

1.363

2.014

Costa Rica

452

397

681

1.002

1.324

Ecuador

358

306

348

1.161

1.200

El Salvador

306

315

147

176

408

Guatemala

584

499

507

905

868

Guyana

151

127

66

198

217

Haití

-31

-55

-169

-297

-292

Honduras

669

634

556

361

52

Jamaica

-111

-75

-46

-60

-149

México

-2.283

-1.182

-2.299

-345

-3.792

Nicaragua

114

97

113

58

199

Panamá

116

140

161

20

-93

Paraguay

117

330

778

409

802

Perú

-366

-212

-304

-651

625

R. Dominicana

311

307

50

-147

-379

Suriname

15

26

-7

12

-2

Trinidad y T.

-167

-174

-138

-136

-137

Uruguay

240

352

637

711

863

Venezuela

1.228

1.309

-619

-779

-958

Fuente: Elaboración propia en base a IICA / CEPAL (2002)

   Primero. La balanza comercial sectorial en efecto reporta como totalidad un desempeño satisfactorio, pero al desagregar la información saltan a la vista dos hechos que son motivo de preocupación. Uno de ellos es que año con año la escalada ascendente no se mantiene; los picos a favor están vinculados a coyunturas excepcionales de índole natural, mercantil e incluso política ( Por ejemplo, alza en precios internacionales en momentos de escasez natural o inducida, o en momentos claves de las negociaciones comerciales multilaterales, como ocurrió a partir de 1995. ). Y como se puede observar, desde 1997 en que el incremento marginal alcanzó su punto mas alto no ha repuntado (ver gráfico 1).

Gráfico 1: Balanza comercial y crecimiento marginal

Fuente: Elaboración propia en base a CEPAL / IICA, 2002. Op. Cit.


   El otro es que el saldo positivo del conjunto se soporta en el potencial exportador de unos cuantos países (Argentina, Brasil y Colombia), cuya suma en los últimos años arroja una cifra mayor al superávit global de la zona, en comercio agropecuario. Al presentar las cifras como mérito de conjunto se subestima el déficit crónico de la mayoría de los países restantes, cómo puede corroborarse en la tabla 3. Y es que con la evolución de los precios internacionales los ingresos netos de los países de la región por este concepto tienden a contraerse a pesar del aumento en los volúmenes exportados, pues su cuantía no es suficiente para compensar la declinación del valor unitario de la mayoría de los productos. Caso especial es México, que pierde su status superavitario en productos agropecuarios primarios, y aumenta considerablemente su déficit de productos elaborados (Salcedo y Bocchetto, 2006: 16).
   Para corroborar que el esfuerzo exportador no ha cejado pero que ha sido infructuoso, basta observar las exportaciones en toneladas métricas, donde la balanza comercial por producto sí arroja un incremento espectacular desde 1980 y hasta fines de los noventa para oleaginosas, azúcar, café, tabaco, frutas y verduras. Y un incremento menor -pero en todo caso positivo- para papas y legumbres. Sólo los cereales, carne y algodón reportan números rojos. (CEPAL/IICA, 2002:119 y 131).
   Segundo: La diversificación productiva del conjunto también es sumamente discutible, si reparamos en que a final de cuentas, los productos que conforman la oferta agrícola regional terminan compitiendo entre sí, y con los de otras zonas también subdesarrolladas, por el mercado norteamericano o europeo. Recordemos en concreto que el café, caña de azúcar, frijol, soja y maíz son los productos fuertes de Brasil; soja y maíz en el caso de Argentina; frijol y maíz de México; y productos tropicales en los casos de Brasil, Centroamérica, los países andinos y México. Por lo mismo, la integración comercial al interior de la región en cuanto al intercambio de los bienes agrícolas entre sí tampoco ofrece un panorama positivo, ya que sus productos no son complementarios.
   Mayor problema aún es que la pretensión de diversificar la oferta y procurar la especialización productiva bajo el criterio de las ventajas comparativas, nuestros países tienden a aplicarse en un número reducido de productos rentables cuya buena acogida en el exterior es una expectativa, nunca una garantía. Esto ocurre en particular en las economías pequeñas (Centroamérica, el Caribe y algunas del cono sur) que se tornan sumamente vulnerables a infinidad de factores que escapan de su control. Por ejemplo políticas restrictivas de las cuotas de importación por parte de los países receptores –como en el caso del banano-, medidas no arancelarias pero igualmente discriminatorias, el arribo de nuevos competidores, depresión de la demanda o sobreproducción.
   Tercero: El esfuerzo institucional enfocado a las exportaciones opera en menoscabo de programas, proyectos y recursos públicos que otrora se destinaban a la generación de bienes agropecuarios para el mercado doméstico. La FAO (2005) ha corroborado que " el presupuesto hacia el campo ha bajado de US$ 205 en el período 1985-1990 a US$ 140 en el período 1996-2001. Es decir, cada habitante del campo latinoamericano percibe en promedio menos dinero que hace 15 o 20 años". Un proceso que transcurre acompañado de: a) La inclinación por adquirir en el exterior bienes primarios de consumo básico -especialmente cereales, legumbres, lácteos y papas- a precios y en cantidades que desalientan la producción nativa, y b) la diligencia de los gobiernos locales para acelerar el proceso de desgravación arancelaria.
   El mercado latinoamericano registra en los últimos años los aranceles más bajos de todas las regiones en desarrollo (CIEPAC, 2003:7): De conformidad a la reglamentación, el promedio del arancel agrícola para los países en desarrollo es de 59%, en tanto para la región la media es de 40% (desde 25% en Chile hasta 52% en Colombia). Sin embargo en los hechos, la media para las zonas en desarrollo se ubica cerca del 21%; mientras para la región es de 14% (desde 9.8% en Chile a 20% en República Dominicana) . La diferencia entre el arancel formalmente establecido y el que rige en la práctica se ha relacionado con vicios institucionales y limitaciones de los gobiernos involucrados para el manejo adecuado de los tratados comerciales, y entre sus secuelas figuran una administración deficiente de las cuotas de importación, contrabando técnico (importación de un producto bajo una fracción arancelaria diferente a su fracción real) y dumping. Todos los anteriores fenómenos regulares en el comercio internacional agropecuario (Salcedo y Bocchetto, 2006).
   El corolario ha sido un déficit neto en el abasto interno de alimentos, que se resuelve sistemáticamente por la vía de las importaciones, imprimiendo a este indicador un crecimiento medio anual a razón de 8.6%. Y aunque se podría alegar que la demanda interna efectiva -que en teoría económica está determinada por el crecimiento de la economía, la distribución del ingreso y el empleo- se ha contraído en la generalidad de los países de la región, tratándose de bienes del rubro alimentario la contracción del mercado doméstico suele ser menos aguda. Para mejor ilustrar el ánimo importador de nuestros gobiernos obsérvese que el ritmo de crecimiento del PIB ha sido sostenido a lo largo de estos años, pero figura modestamente frente al dinamismo de las exportaciones, y aparece como un incremento raquítico si lo comparamos con el ritmo seguido por las importaciones (ver tabla 4); ello haciendo abstracción del indicador demográfico, que en el lustro 1995-2000 crecía a un promedio de 1.6% por año.

Tabla 4: Importaciones, Exportaciones y Producción agropecuaria en ALC
Crecimiento medio anual (1980-2000)

 

1980-90

1990-95

1995-00

1990-00

Exportaciones

3.3%

6.0%

6.8%

6.4%

Importaciones

-0.9%

10.2%

6.7%

8.6%

PIB sectorial

2.3%

3.6

2.7

3.1%

Fuente: Elaboración propia en base a CEPAL /IICA, 2002 y CEPAL, 2005

   Por cierto, uno de los objetivos de la reestructuración productiva en el que sí se ha avanzado de manera sustantiva, ha consistido en minar gradualmente la base productiva e institucional que décadas atrás hizo posible la soberanía alimentaria de muchos de nuestros países. De lo que resulta que las importaciones agroalimentarias están dejando de ser una opción, o una práctica conveniente y cotidiana, para constituir una necesidad estructural por el desplazamiento irreversible hacia otros cultivos.
   En base a esta información creemos que el optimismo en torno al comercio exterior agropecuario es injustificado, y lo que sigue es cuestionarse si conviene seguir señalando a la empresa agrícola y sus vínculos con los mercados internacionales como el camino por excelencia para crecer y dejar atrás el subdesarrollo.

3.2.c. Restricciones en la reforma territorial

   Restan por revisar los alcances de las políticas de contrarreforma agraria y de reforma agraria de mercado (11) forjadas para alentar una mejor asignación del recurso territorial e hídrico hacia las explotaciones más rentables. Políticas que, en términos del Banco Mundial, tienen sentido para lograr la "eficiencia alocativa" los factores productivos (CLOC, 2004:12).
   Sobre este componente de la reconversión productiva regional, el Banco Mundial (2003) afirma de que los mercados de tierra abiertos y dinámicos que se esperaba multiplicar en poco tiempo se no son un fenómeno generalizado, pues el ritmo de transferencia de la propiedad de bienes rústicos ha sido lento. Y subraya que al margen de los países del sur del continente, -caracterizados varios de ellos por el desenvolvimiento temprano y acelerado de las relaciones capitalistas en el agro, como Argentina y Uruguay-, en materia de movilidad territorial no se han cumplido las expectativas.
   Personalmente, creemos que resulta más preciso hablar de procesos aislados de reconcentración del suelo en prácticamente todos los países, pero que se restringen a espacios excepcionalmente atractivos por sus atributos naturales o de tipo institucional, como la infraestructura o localización. En estas zonas -en efecto- la presión por el suelo ha crecido aumentando el comercio legal de predios, pero además es la ocasión de conflictos y despojos. A lo que cabe agregar que una fracción importante de la tierra comprometida en estas transacciones se destina usos no agropecuarios (CERAI, 2006:149).
   La emigración de la población rural tiene en alguna medida ese origen, pero no se debe pasar por alto que también se nutre de otras fuentes, como son: la ruina de la agricultura familiar acelerada por la apertura de los mercados y el abandono de políticas de fomento al sector campesino (Acosta, 2003:28); la excesiva parcelación de los predios; el deterioro del suelo por el monocultivo y el abuso de fertilizantes no orgánicos, y desde luego la pobreza extrema vinculada a la falta de oportunidades laborales. Contribuye también al desplazamiento intrarregional la violencia que implica el cultivo de enervantes y los conflictos armados, en particular en la zona andina y parte de América Central (Banco Mundial, 2004:25).
   Ante un mercado de venta de tierras moderado, una opción suplementaria para cumplir el objetivo de "transferir la tierra de los productores menos eficientes a los más eficientes" son los mercados de arrendamiento. La FAO (2002:3 y 5), argumenta a favor de esta propuesta del Banco Mundial que en la región latinoamericana "… el mercado de arrendamiento de tierra es bastante pequeño e irrelevante, lo que contrasta marcadamente con el tamaño de tales mercados en otras partes del mundo. La información censal indica que en Latinoamérica cerca del 10% de la tierra se arrienda, en comparación con 20 a 30% en Asia, 40% en los EUA y hasta 67% en Bélgica". Y además agrega que esta opción, bajo condiciones de mayor certidumbre, ofrece "una alternativa de acceso a la tierra para los pobres rurales (y así reducir los niveles de pobreza que afectan esta población)".
   Lo cierto es que las políticas enfocadas a impulsar la venta o renta de tierras, han servido por igual a sentar las bases institucionales y jurídicas para profundizar en la concentración de la propiedad rústica; dar libertad a la empresa privada para administrar el usufructo de recursos hidráulicos y territoriales bajo criterios distintos al interés social, y permitir el control directo o indirecto de esos recursos. Y hablamos de profundizar la concentración del suelo porque no podemos ignorar que la ola de reformas agrarias de los sesenta no resolvieron la polarización latifundio-minifundio típica de los países latinoamericanos.(12) Se mitigó en algunos casos la desigualdad, mientras en otros países no fue más allá de sonados pronunciamientos políticos y legislativos (Arruda, 2005:16).
   Más tarde, y a pesar de esa desigualdad inicial, en las dos últimas décadas los Gobiernos locales han trabajado activamente, asesorados por organismos internacionales, para arrojar al mercado las tierras de propiedad colectiva, cooperativa o comunitaria (Mendes Pereira, 2005:1-2). Entonces no es casual que para fines de la década de los noventa la concentración de este recurso ascienda a .87 en el índice de Gini de la tierra (Rey de Marulanda y Guzmán, 2003:8). Y como modelos extremos de esta condición figuran son Chile y Paraguay. En el primero, los pequeños productores independientes perdieron del año 1992 al 2002 dos millones de hectáreas a favor de la gran explotación; y para ese año el 1% de las unidades productivas captaba el 73% de la superficie agraria y forestal (CLOC, 2002: 2). Y en Paraguay más del 50% de la propiedad rural está hoy en manos de extranjeros (Amorín, 2004).
   Pero de vuelta en el punto, podemos señalar, por lo menos dos razones de peso que sin ser exclusivas sí contribuyen a explicar por qué en el rubro de la reasignación del suelo no se han cumplido aún las expectativas del Banco Mundial. Una de ellas es que la unidad productiva extensiva en tierra ya no se vincula necesariamente a un rango mayor de rendimientos y utilidades, en razón del factor tecnológico y biotecnológico. Y la otra razón es la persistencia de un sector mayoritario de productores rurales de tipo campesino que a pesar de haber perdido rentabilidad se resisten a abandonar su tierra; víctimas del mercado que los margina se repliegan al autoconsumo y se inclinan para subsistir por actividades diferentes a la explotación de su predio (Dirven, 2004b).
   El hecho es que hoy día, en gran parte de la región latinoamericana las unidades productivas de tipo doméstico o campesino –a pesar de su fragilidad y la pobreza que las caracteriza- siguen ocupando gran parte del territorio, aunque por cierto no es el de mejor calidad. Recientemente funcionarios de la CEPAL y la FAO (Dirven y Da Silva 2006), nos recuerdan que "en América Latina, la agricultura familiar campesina representa en promedio 63 por ciento del total de las explotaciones agrícolas. En Ecuador, 91 por ciento de las 843.000 fincas agropecuarias corresponden a este sector. Y en Perú, 80 por ciento de un total de 1,6 millones". Lo que no ha sido obstáculo para que la producción se realice bajo la supervisión, encargo o financiamiento de la gran empresa agroindustrial, intermediaria o comercializadora, si es que las utilidades lo ameritan. Como ocurre en Ecuador, donde los extranjeros están legalmente impedidos para poseer terreno agrícola, pero igualmente captan y comercializan en el mercado externo el grueso de la cosecha de plátano, su cultivo más importante (Lobe, 2005:2).
   Vale la pena referirse en particular al caso argentino, que desde de los noventa ha mostrado un cambio radical en la estructura de la propiedad a favor de las grandes firmas agroalimentarias y en detrimento de la producción familiar. Al respecto, Marcelo Sili aporta información valiosa sobre el cambio en el uso del suelo, así como de la creciente especulación inmobiliaria agropecuaria y urbana que protagonizan tanto empresas nacionales como extranjeras (2005:29-30). Este autor nos ofrece evidencias sobre la concentración del suelo por las grandes empresas agropecuarias (mayores a 5.000 hectáreas) después del plan de convertibilidad: "Por ejemplo, el grupo CRESUD ha pasado de 20.000 hectáreas productivas en septiembre de 1994 a 340.000 en febrero de 1996… No obstante, si bien la compra de tierras fue general en todo el país, las áreas más demandadas fueron las de alto valor productivo (zonas de viñedos, región pampeana, valles) o de alto valor paisajístico y ambiental (cordillera de los Andes, litoral atlántico)".
   Por las condiciones excepcionales del territorio argentino, la reestructuración agropecuaria sí ha dado lugar a un aumento las explotaciones agrícolas de tipo extensivo, pero que no corresponden a mayores oportunidades laborales por los nuevos patrones tecnológicos y modelos de gestión empresarial. Así que en este país, que opera de lleno en la lógica de los agronegocios "se estima que el 50 % de la superficie pampeana ya no es trabajada por los productores dueños de la tierra, sino por grandes contratistas y «pools de siembra». (Sili, 2005:31). Y un motivo adicional de alarma es que esta racionalidad empresarial ha llevado a zonas tan fértiles como la pampa argentina a abocarse al cultivo de soja.
   La porción del territorio latinoamericano que se destina al cultivo de soja va en ascenso. Es el producto más activo en crecimiento anual por su valor, pero además avanza geográficamente sobre todo entre los países que integran el MERCOSUR. Brasil y Argentina ocupan respectivamente el segundo y tercer lugar en la producción mundial de soja luego de Estados Unidos, y hay previsiones de que en los próximos años la rentabilidad relativa de esta leguminosa seguirá motivando el cambio en el uso del suelo y la apertura de nuevas áreas al cultivo. Se trata, por cierto de soja genéticamente modificada que se produce a partir de un paquete tecnológico que incluye la semilla conocida como Roundup Ready, patentada por la empresa Monsanto.
   Sobre este organismo genéticamente modificado (OGM) diversas instancias no gubernamentales -centros de investigación, organizaciones ciudadanas que trabajan por el equilibrio ecológico y los derechos humanos, etc.- han denunciado con insistencia que implica un alto riesgo para la salud y la vida del trabajador por el uso excesivo y sin protección adecuada de glifosato, agroquímico que daña irreversiblemente el suelo y altera el equilibrio ambiental in situ y zonas aledañas. También porque tratándose de un producto para uso forrajero, suele destinarse al consumo humano -inclusive infantil- en programas de combate a la pobreza extrema en varios países de la zona (Bárcena, Katz y otros, 2004).

4. Para concluir, un breve balance social

   Una vez revisados algunos aspectos claves del acontecer agrícola regional disentimos de festejar las cifras del conjunto mientras se soslayan los costos del ajuste estructural y de las políticas neoliberales en el medio rural. Un punto en el que tenemos que coincidir es que los datos sectoriales sobre el aumento global en la producción y productividad, así como en la balanza comercial del conjunto son positivos. Y que, en efecto, son evidencia del enorme esfuerzo de las diferentes categorías de productores por adscribirse a las nuevas reglas del juego. En ese sentido el desempeño es digno de reconocimiento, si bien deslucido al desembocar en valores monetarios modestos debido a la contracción de los precios.
   Empero, al desagregar la información fue posible apreciar que sólo países como Chile, Brasil, Argentina o Colombia, por diferentes razones de índole natural e institucional, han tenido hasta ahora la capacidad de responder positivamente al reto de exportar más y mejor. Sus logros son efecto de severos ajustes a su patrón de cultivos, innovaciones tecnológicas, novedosos métodos de gestión empresarial, entre otras prácticas que, sin embargo, se pueden cuestionar severamente desde la dimensión social, ecológica y en términos de soberanía alimentaria. Ahí, como en otros polos agropecuarios muy dinámicos del subcontinente (como son los casos del noroeste mexicano, el resto de la región pampeana en Paraguay y Uruguay, o Costa Rica) el esquema de los agronegocios encontró condiciones inmejorables para avanzar con rapidez; pero ese esplendor no ha estado exento de graves contradicciones. Y uno de los aspectos más dolorosos es la cuestión laboral.
   En esas zonas prósperas y altamente competitivas, los trabajadores agrícolas se aplican al aumento de la producción y productividad en detrimento de sus ingresos, su salud e incluso poniendo en riesgo su vida. Es bien conocido que un segmento importante de los asalariados del campo se distingue por ser de origen étnico y/o inmigrante, del sexo femenino e incluso menores de edad. Condiciones que dan la pauta para que el empleador directamente o por la vía de un intermediario, fije a su antojo los salarios y establezcan relaciones laborales desventajosas.
   En cuanto a la calidad de vida de la población que habita en el medio rural, Silvia Ribeiro (2006) , del grupo Action Group on Erosion, Technology and Concentration (ETC) hace notar que la mayor parte de esos 43 millones de personas que trabajan directamente en la agricultura son pobres de acuerdo al criterio trazado por el Banco Mundial.
   Por su parte, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola reconoce que en la zona hemos pasado de 59.9% a 63.7% en pobreza rural, y que en las comunidades rurales esta condición es más aguda que en las urbes. Y más adelante detalla que en " los países en que la pobreza rural ha disminuido estadísticamente hablando, ello se explica principalmente por la emigración de los pobres rurales a las ciudades, donde ingresan al contingente de los pobres urbanos" . (Berdegué, 2003:9).
   Otros organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), coinciden en que las actividades no agrícolas y las remesas han pasado a ser la fuente de ingresos más importante para los campesinos pobres, y en algunos países, la fuente de ingresos más atractiva es el cultivo de estupefacientes.
   En otro orden de ideas podemos concluir que l a estructura productiva en la agricultura no es hoy más competitiva como conjunto: El segmento de productores de cada país que en este momento está vinculado con ventajas al mercado externo es minoritario respecto a la multitud de unidades productivas que han quedado al margen de esa posibilidad. En el polo opuesto, el sector más numeroso de explotaciones agrícolas –de tamaño medio, pequeño y de tipo campesina- participa escasamente de las políticas públicas de fomento productivo, y sobra decir que la mayor parte no cuenta con recursos propios para emprender por su cuenta la reconversión. Más aun, conforme avanzan las r eformas estructurales, se impone la austeridad en las instituciones públicas por razones de equilibrio financiero y el mercado se consolida como la vía privilegiada para acceder a la tierra y otros medios que hacen posible la producción, es más remota esa transición.
   En estas condiciones, el progreso de la apertura comercial al interior de la zona y hacia el exterior no es halagüeño el acceso formal a numerosos mercados es un enunciado sin sustento objetivo para el productor promedio. Lo que es una realidad, es que en los mercados domésticos la participación de un gran número de proveedores nativos está amenazada frente al crecimiento de las importaciones de granos básicos y oleaginosos, principalmente. Y no podría ser de otra manera porque cualquiera sea el producto, la competitividad y permanencia de una entidad económica en el mercado están en relación con el uso de paquetes tecnológicos e insumos industriales accesibles sólo para las empresas solventes.
   De ahí que el panorama que se vislumbra no es optimista, pues la competencia en condiciones de desventaja y el predominio creciente de las corporaciones en todos los niveles de la producción agroalimentaria permite prever una mayor exclusión del mercado interno. Esto significa llanamente, que la agricultura queda descartada como el medio de vida para millones de productores, abonando la pobreza rural. Un espectro que nos lleva a concluir que la cara oculta del modelo de los agronegocios consiste en la radicalización de la estructura productiva regional, donde el sector más amplio de entidades productivas –explotaciones de mediana y pequeña escala, de tipo capitalista y campesino- va cediendo su espacio en los mercados a una elite de empresas y corporaciones que participan en los diferentes niveles de las cadenas agroalimentarias.
   Un agravante es que los países que en mayor medida dependen de la agricultura (en relación al PIB global, comercio exterior y población económicamente activa), son precisamente los que menos preparados se encuentran para hacer frente a la competencia; aunado al hecho de que sus gobiernos carecen de recursos, estrategias propias y de voluntad para impulsar la transición en un rumbo diferente.

Notas

(1) Asumimos que se trata de una serie de procesos socioeconómicos impulsados deliberadamente desde los centros de poder internacional, y no el resultado lógico del avance tecnológico y el progreso de la civilización, como rezan los apologistas de la globalización.

(2) El Plan Cruzado, de 1986 marca el punto de partida de las políticas de estabilización macroeconómica en Brasil. Más detalles sobre los casos de Chile y Brasil pueden encontrarse en Chonchol (2003) y Petras (1998).

(3) La postura de la Unión Europea apela al paradigma territorial. Un enfoque teórico que, al atribuir al espacio rural funciones que trascienden la producción primaria (como la preservación del ambiente o el cuidado del paisaje, por ejemplo), justifican la persistencia de apoyos públicos- directos .

(4) Una síntesis clarificadora del momento por el que atraviesan las negociaciones agrícolas hoy puede encontrarse en el discurso pronunciado por el embajador de Costa Rica ante la OMC, Ronald Saborío, el 11 de agosto pasado en la ciudad de San José Costa Rica.

(5) El acuerdo tuvo vigencia por 10 años a partir de 1991. Desde 2001 rige la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de las drogas (ATPDEA), sin la participación de Venezuela. El TLC que se está negociando con EU incluye a Perú, Colombia y Ecuador

(6) Salvo indicación contraria, los datos que utilizamos provienen del documento de la CEPAL (2005).

(7) La reducción los precios de las materias primas y bienes alimentarios, como tendencia, viene de por lo menos medio siglo atrás; pero se profundiza a partir de los ochenta cuando la sobreproducción mundial y el impulso al mercado libre abate políticas nacionalistas.

(8) Lo que no significa que renuncien a reducir costos laborales, pues de acuerdo a la OIT el crecimiento de las explotaciones agrícolas no tradicionales parece depender desde un principio de trabajadores estacionales, en su mayoría mujeres (2003:17).

(9) Hasta 1990, se calculaba que en un periodo de 20 años la productividad, medida en rendimientos por hectárea, creció en más de 40% para productos de reciente exportación, generalmente perecederos, mientras el resto –granos y productos tropicales- lo hizo sólo en 28% (CEPAL, 1995:11).

(10) En la literatura andina suelen llamarlas ventanas de oportunidad, por su carácter contingente (Enobi, 2004: 5).

(11) Conocida también como "reforma agraria asistida por el mercado" ( Market assisted land reform ) a iniciativa del Banco Mundial se promovió con poco éxito en varios países de Centro y Sudamérica, mediante el establecimiento de fondos para financiar la adquisición de tierras o regularizar su propiedad.

(12) De acuerdo al Censo Mundial de Agricultura de la FAO, de 1970 a 1979 la media del coeficiente Gini de la tierra para América Latina, se ubicó cerca del 0.82 (Rey de Marulanda y Guzmán, 2003:8), situando a la región como la mas desigual en este rubro. Recordemos que este índice capta la concentración de la tierra en una escala del 0 a 1, de menor a mayor concentración del recurso, respectivamente.

Bibliografía

ACOSTA REVELES, Irma Lorena. 2003. Influencia del neoliberalismo en la dialéctica del campesinado. Experiencia de México . LVII Legislatura del estado de Zacatecas y Maestría en Ciencia Política. México. Primera Edición electrónica (2006) disponible en www.eumed.net/libros/2006b/ilar/ Consultado 12/09/2006         [ Links ]

ACOSTA REVELES, Irma Lorena. 2006. "Algunas consideraciones para entender el curso de la relación capital-trabajo en la agricultura latinoamericana". Revista Trabajadores. Universidad Obrera de México. Año 10. Número 53. Disponible en: http://www.uom.edu.mx/trabajadores/53acosta.htm Consultado 18/09/2006.        [ Links ]

ARRUDA SAMPAIO, Plinio. 2005. "La reforma agraria en América Latina, una revolución frustrada". Revista Osal . Año 6. Número 16. p. 15-22.        [ Links ]

AMÉRICA LATINA EN MOVIMIENTO. 2003. Agricultura: dobles estándares y pobreza . Convenio La Juventud 2003/05/30. Disponible en: http://www.alainet.org/active/show_text.php3?key=3878 Consultado 24/12/2004.        [ Links ]

AMORÍN, Carlos. 2004. "Paraguay: campesinos sin tierra, sin agua y sin cielo". En: Fondo documental del Foro Mundial sobre la Reforma Agraria (FMRA) Disponible en: http://www.rebelion.org/sociales/040523amorin.htm Consultado 22/06/2005.        [ Links ]

APARICIO, Susana; Roberto BENENCIA. 1997. "Empleo Rural en la Argentina. Viejos y Nuevos Actores Sociales en el mercado de trabajo". Ponencia presentada en el seminario "Empleo rural en tiempos de flexibilidad". Buenos Aires .        [ Links ]

BANCO MUNDIAL. 2003. Land policy in Growth and Poverty Reduction . WB, Washington D.C. pp. 288.        [ Links ]

BANCO MUNDIAL. 2004. Colombia: Una política de tierras en transición. Documento elaborado por el Banco Mundial. CEDE.2004-29. Universidad de los Andes. Cap. 2. p. 25-42.        [ Links ]

BARCENA, Alicia; et al. 2004 . Los transgénicos en América Latina y el Caribe: un debate abierto. Santiago de Chile. División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL. Libros de la CEPAL. Número 78.        [ Links ]

BARCENA, Alicia; KATZ, Jorge; César MORALES; Mariane SCHAPER. 2004 . Los transgénicos en América Latina y el Caribe: un debate abierto . Santiago de Chile. División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL. Libros de la CEPAL. Número 78.

BERDEGUÉ, Julio; et al. 2003. El FIDA en América Latina y el Caribe: Lecciones de 25 años e ideas para el futuro. México: FIDAMÉRICA.         [ Links ]

BENGOA, José. 2003. 25 años de estudios rurales . Revista Sociologías. Año 5. Número 10. Porto Alegre. p. 36-98. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/soc/n10/18716.pdf Consultado 2/10/2006.        [ Links ]

CEPAL. 1995. " Senderos tecnológicos y apertura de los mercados agrícolas en América Latina y el Caribe". Cuadernos de la CEPAL. Número 76. Santiago de Chile.        [ Links ]

CEPAL; FAO. 1997. "La apertura económica y el desarrollo agrícola en América Latina y el Caribe". Cuadernos de la CEPAL . número 81. Santiago de Chile.        [ Links ]

CEPAL; IICA. 2002. Panorama de la Agricultura de América Latina y El Caribe 1990-2000 . Santiago de Chile: CEPAL / IICA.        [ Links ]

CEPAL. 2005. Panorama 2005. El nuevo patrón de desarrollo de la agricultura en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: CEPAL.        [ Links ]

CENTRO DE ESTUDIOS RURALES Y DE AGRICULTURA INTERNACIONAL (CERAI). 2006. Memorias del Foro Mundial de Reforma Agraria. Valencia. 5 al 8 de diciembre de 2005.        [ Links ]

CHONCHOL, Jacques. 2003. "Más allá del ajuste en América Latina y el Caribe, Desarrollo rural". Revista electrónica Hoja a Hoja. Santiago de Chile. Números 12 y 13. Disponible en: www.maela-net.org/hoja_a_hoja/rev_13/9_desarrollo_rural.htm Consultado 12/12/2004.        [ Links ]

CHONCHOL, Jacques. 2006. "Globalización, pobreza y agricultura familiar en América Latina". En: CERAI. Memorias del Foro Mundial de Reforma Agraria. Valencia. 5 al 8 de diciembre de 2005. p. 41-47.        [ Links ]

CIEPAC. 2003. Comercio con justicia para las Américas. Agricultura, Inversiones y Propiedad Intelectual, tres razones para decir no al ALCA . Oxfam Briefing Paper. Número 37. Disponible en http://www.oxfam.org/es/files/pp210103_37_FTAA.pdf/download Consultado el 29/07/2006.        [ Links ]

CLOC. 2002 . La realidad rural de Chile. Confederación de trabajadores forestales de Chile. Santiago de Chile. Disponible en: http://movimientos.org/cloc/show_text.php3?key=270 Consultado el 28/06/05.        [ Links ]

CLOC. 2004. Comentario sobre la política de tierra y desarrollo rural del Banco Mundial . Disponible en URL: http://movimiento.org/cloc/show_text.php?Key=2714 Consultado 12/03/2004.         [ Links ]

DE LA BARRA A., Rodrigo; Germán HOLMBERG. 2000. " Comportamiento económico y productivo de sistemas campesinos en condición de excedentariedad y subsistencia: estudio de caso" . Agricultura Técnica. Volumen 60. Número 1. Chile. p. 52-61.        [ Links ]

DE GRAMMONT, Hubert; Sara María LARA FLORES. 2003. "Jornaleros agrícolas y migración temporal". Revista Este País . Número 148 (julio). México. p. 63-68.        [ Links ]

DIRVEN, Martine. 2004a. "El empleo rural no agrícola y la diversidad rural en América Latina". Revista de la CEPAL. Número 83 (agosto). Santiago de Chile. p. 49-69.        [ Links ]

DIRVEN, Martine. 2004b. Alcanzando las metas del milenio: una mirada hacia la pobreza rural y agrícola. Serie Desarrollo Productivo. Número 146. Santiago de Chile: CEPAL.        [ Links ]

DIRVEN, Martine; Graciano DA SILVA. 2006. "El futuro de la agricultura familiar: Las grandes líneas del debate a nivel mundial y estado de la situación en América Latina". Presentación en el Seminario Internacional Desafíos para enfrentar el presente y futuro de la agricultura familiar campesina . Organizado por el Ministerio de Agricultura de Chile y el Grupo Intergerencial de Desarrollo Rural y el 3 y 4 de octubre. Santiago de Chile.        [ Links ]

ENOBI, Paul N. 2004. "Perú, Reforma agraria dura de sembrar". En: Fondo documental de Foro Mundial sobre la Reforma Agraria . Disponible en http://www.fmra. org/archivo/enobi.pdf Consultado 02/02/2005.        [ Links ]

FAO. 2002. Arrendamiento de tierras en América Latina: Una alternativa de acceso a la tierra para los pobres rurales. Santiago de Chile: Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.        [ Links ]

FAO. 2005. Base de Datos sobre Gasto público en los campos latinoamericanos . Santiago de Chile: Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. Disponible en: http://www.rlc.fao.org/prior/desrural/gasto/temas.htm Consultado 30/08/2006.        [ Links ]

FIGUEROA SEPÚLVEDA, V. Manuel. 2003. "América Latina: La actualidad del imperialismo, la actualidad de la crítica". En: FIGUEROA, V. Manuel (coord.). América Latina en la crisis del patrón neoliberal de crecimiento. México: Tribunal Superior de Justicia de Zacatecas / Unidad Académica de Ciencia Política UAZ. p. 13-45.        [ Links ]

FLORES DE LA VEGA, Margarita. 1999. "La agricultura en América Latina: situación y perspectivas". Revista Estudios Agrarios. Número 12 mayo-agosto. México. p. 225-248.        [ Links ]

FRITSCHER MUNDT, Magda. 2004. "El tema agrícola en las disputas multilaterales: fracasos de la OMC". En: DEL VALLE RIVERA, María del Carmen (coord.). El desarrollo agrícola y rural del tercer mundo en el contexto de la mundialización. México: IIES-UNAM / Plaza y Valdés.        [ Links ]

GARCÍA PASCUAL, Francisco. 2002. " Balance del sector agrario latinoamericano en las dos últimas décadas (1980-2002): el ajuste estructural permanente en la era de la globalización". Ponencia presentada en el Tercer Congreso Europeo de Latinoamericanistas: Cruzando Fronteras en América Latina, Organizado por CEDLA-CEISAL. 2 al 6 de julio. Ámsterdam.        [ Links ]

GORDILLO, Gustavo; Frank BOENING. 2000. El acceso a la tierra en América Latina en la década de los noventa. Documento de trabajo para la II Conferencia Electrónica: Reformas Agrarias y Mercados de Tierras. Organizada por el Grupo Chorlaví del 17 de Julio al 30 de Agosto. Disponible en: http://www.grupochorlavi.org/php/doc/documentos/acceso.html .        [ Links ]

HERRERA, Adriana. 1996 . "Mercados de tierras en América Latina: su dimensión social". Acervo documental del Departamento de Desarrollo Sostenible de la FAO en línea. Disponible en: www.fao.org/sd/SPdirect/LTan0003.htm Consultado 29/07/2006.         [ Links ]

HIEDRICH, Pablo; Glauco OLIVEIRA. 2005. "Negociaciones entre MERCOSUR y la Unión Europea". En: La Chronique des Amériques. Número 30. Centro de Estudios Internacionales y Mundializaciones (CEIM). Montreal. Disponible en: http://www.ameriques.uqam.ca/pdf/Chro_0530_Heidrich.pdf Consultado 29/07/2006.         [ Links ]

KAY, Cristóbal. 1997 . "Latin America's Exclusionary Rural Development in a Neo-Liberal World". Ponencia presentada en el seminario de la Latin American Studies Association (LASA).         [ Links ]

LOBE, Jim. 2005. " Ecuador: El infierno del banano". Tierramerica. Disponible en: http://www.tierramerica.net/2002/0428/noticias2.shtml Consultado 29/07/2006.         [ Links ]

MARAÑÓN PIMENTEL, Boris. 2003. "Agroexportación no tradicional en El Bajío, México. Mercados de trabajo, competitividad y equidad". Ponencia presentada en Congreso Asociación Latinoamericana de Sociología, Arequipa (Perú).         [ Links ]

MARTÍNEZ VALLE, Luciano. 2004. "Trabajo flexible en las nuevas zonas bananeras de Ecuador". En: KOROVKIN, Tanya (comp.). Efectos sociales de la globalización. Petróleo, banano y flores en Ecuador. Quito: CEDIME / Abya Yala.         [ Links ]

MARZAROLI, Silvio. 2002. "Los campesinos frene a los desafíos del siglo 21". Pliego de propuestas del Comité de Coordinación del Encuentro Mundial Campesino. Montevideo: COPROFAM .         [ Links ]

MENDES PEREIRA, João Márcio. 2005. The World Bank's contemporary agrarian policy: aims, logics and lines of action. Versión condensada de ponencia presentada en el grupo de trabajo "Desarrollo Rural, clobalización y crisis", del XXV Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología. Porto Alegre. Disponible en: http://www.landaction.org/gallery/WBcontemporaryAgrarianPolicy3.pdf .         [ Links ]

MONTENEGRO GÓMEZ, Jorge. 2002. "La actualidad del conflicto entre el capital y el trabajo en el medio rural brasileño". Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales . Volumen VI. Número 119 (38). Universidad de Barcelona. Disponible en http://www.ub.es/geocrit/sn/sn119-38.htm .         [ Links ]

MURPHY, Sophia. 2006. "Concentrated market power and agricultural trade". En: Ecofair trade dialogue, Discussion papers . Número 1 Agosto. English version. Heinrich Böll Foundation.         [ Links ]

OCAMPO, José Antonio; María Ángela PARRA. 2003. "Los términos de intercambio de los productos básicos en el siglo XX". Revista de la CEPAL. Número 79. Santiago de Chile. p. 7-35.         [ Links ]

OIT. 2003. "Trabajo decente en la agricultura". Documento de información. IWSDWA/2003. Coloquio Internacional de Trabajadores sobre el Trabajo Decente en la Agricultura. Ginebra, 15-18 de septiembre.         [ Links ]

OIT. 2005. Panorama Laboral 2005, América Latina y el Caribe. Avance primer semestre. Lima: Oficina Regional para América Latina y el Caribe.         [ Links ]

PENGUE, Walter Alberto. 2004. La trasnacionalización de la agricultura y la alimentación en América Latina. Informe Regional, Resumen ejecutivo del proyecto del mismo nombre coordinado por GRAIN del 2001 al 2003. Publicado por REDES-AT Uruguay. Disponible en: http://www.grain.org/briefings_files/transnacio.pdf Consultado 12/09/2006         [ Links ]

PETRAS, James. 1998. Política Agrícola de los Estados Unidos de América Hacia Latinoamérica. Ponencia del XVIII Seminario Internacional de Economía Agrícola del Tercer Mundo, organizado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM. En: rebelión.org. Disponible en: http://www.rebelion.org/petras/seminario301202.pdf Consultado 24/12/2004.         [ Links ]

PNUMA. 2003. "Estado del medio ambiente en América Latina y el Caribe. 1972-2002. En: GEO, América Latina y el Caribe. Perspectivas del Medio Ambiente. p. 40-52. Disponible en: http://www.onu.org.cu/uunn/sistemas/geo4_2.pdf Consultado 01/07/2006.         [ Links ]

PORRAS MARTÍNEZ, José Ignacio. 1998. Reformas Estructurales de Mercado, Institucionalidad y Dilemas en la Acción Colectiva del Empresariado en América Latina. Santiago de Chile: Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.         [ Links ]

REY DE MARULANDA, Nohra; Julio GUZMÁN. 2003. Inequidad, desarrollo humano y política social. La importancia de las "condiciones iniciales". Documento de trabajo del Instituto Interamericano de Desarrollo Social (INDES). BID-INDES.         [ Links ]

RIBEIRO, Silvia .2006. Agricultura-América Latina: Dinamismo excluyente. Entrevista de Diego Cevallos para el Semanario Tierramérica, disponible en: www.tierramerica.net/2005/1105/noticias2.shtml Consultado 12/10/2006.         [ Links ]

SALCEDO, Salomón. 2006. Apertura Comercial y Pequeño Productor. Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. Publicaciones FAO-RLC. Disponible en: http://www.rlc.fao.org/prior/comagric/apertura.htm Consultado 11/08/2006.         [ Links ]

SABORÍO, Ronald. 2006. Situación actual de la Ronda de Doha de negociaciones comerciales multilaterales. Ministerio de Comercio Exterior de Costa Rica . Disponible en: http://www.comex.go.cr/acuerdos/comerciales/omc/PRESENTACION%2020060811%20cr%20en%20la%20omc%20situac%20actual%20y%20perspect.pdf Consultado 8/09/2006.         [ Links ]

SALCEDO, Salomón; Marcela BOCCHETTO. 2006. Comercio Internacional Agrícola. Tendencias y Retos de Política. Documento de trabajo TCA-RLCP 1-06, Dpto. de Asistencia en Polìtica Agrario, FAO Oficina Regional para América Latina y el Caribe.         [ Links ]

SILI, Marcelo. 2005. La argentina rural. De la crisis de la modernización agraria a la construcción de un nuevo paradigma de desarrollo de los territorios rurales . Buenos Aires: INTA-DDIB.         [ Links ]

STALLINGS, Bárbara; Jürgen SÉLLER. 2001. " El empleo en América Latina, base fundamental de la política social". Revista de la CEPAL. Número 75. México. p. 191-210.         [ Links ]

TARRÍO GARCÍA, María; Luciano CONCHEIRO BÓRQUEZ; Roberto DIEGO Q.. 1999. "La globalización en algunos países de América Latina y sus efectos en el medio rural: reflexiones teórico-contextuales". Quórum . México. Instituto de Investigaciones Legislativas de la Cámara de Diputados. p. 103-121.         [ Links ]

TEJO, Pedro. 2004. Políticas públicas y agricultura en América Latina durante la década del 2000. Serie Desarrollo Productivo. Número 152. Santiago de Chile.         [ Links ]

VAN DAM, Chris. 1999. La tenencia de la tierra en América Latina, el estado del arte de la discusión en la región. Iniciativa global: tierra, territorio y derechos de acceso. Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza, oficina regional para Sud América/SUR.         [ Links ]

Fecha de recibido: 13 de octubre de 2005.
Fecha de publicado:
25 de abril de 2007.