SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 número1Procedencia del grupo Arroyo del Soldado (Uruguay) y el grupo Nama (Namibia): Implicaciones geodinámicas para el SW de la amalgamación del Gondwana índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Serie correlación geológica

versión On-line ISSN 1666-9479

Ser. correl. geol. vol.26 no.1 San Miguel de Tucumán ene./jun. 2010

 

EDIACARANO-CÁMBRICO EN GONDWANA OCCIDENTAL

Prólogo

En 2009 convocamos una reunión para tratar aspectos referidos a las rocas del lapso Ediacarano/ Cámbrico que afloran, especialmente en el norte de Argentina. A la misma concurrieron destacados colegas y especialista que expusieron ideas sobre el tema y presentaron trabajos novedo sos, algunos incluidos en la presente publicación.

Uno de los temas relevantes de la convocatoria fue discutir y analizar conceptos cronoestratigráficos de frecuente uso en nuestro país, muchos de ellos con una aplicación limitada y escasa significación geográfica a nivel continental. En este sentido se consideró de gran importancia su tratamiento para lograr expresiones de nomenclatura compatibles entre sí, que facilite un adecuado empleo entre colegas nacionales y extranjeros.

Las rocas de este momento del tiempo geológico han sido normalmente comparadas con otras de igual antigüedad presentes en la geografía sudamericana y en otros continentes asignándoseles diferentes nombres que no siempre se ajustan a la realidad local. Haciendo un análisis histórico vemos que conceptos tales como "Primordial", "Algonquiano/Keweenawanio" y "Precámbrico", fueron términos comúnmente usados por los primeros geólogos que trabajaron en Argentina entre fines del siglo 19 y principios del 20. Para esos tiempos, la necesidad de conocer el vasto territorio nacional e identificar sus unidades litológicas, en la geología local se utilizaron nombres que identificaban unidades en el hemisferio norte. El uso y la costumbre mantuvieron por décadas vigentes esta terminología mientras que hoy se impone la necesidad de una revisión de términos básicos unificando a nivel continental la nomenclatura.

La existencia de una marcada discordancia entre las rocas de la Formación Puncoviscana, s.l y las cuarcitas que sirven de base a una sucesión Cambro-Ordovícica en la Cordillera Oriental, Salta y Jujuy dio por sentado que ella era representativa de la "Orogenia Hurónica" cuya magnitud se registraba, por igual, en todo el planeta. Ello era coherente con la interpretación que daba por sentado que las rocas cristalinas que servían de basamento a las series sedimentaria representaban, de por si, al Precámbrico. Es así que el arraigo del término "Precámbrico" fue comúnmente utilizado por geólogos nacionales hasta bien entrada la década de 1960. Ello se debió al hecho que gran parte de las rocas que tenían cierto grado de metamorfismo y se disponían por debajo de series sedimentarias fanerozoicas, no merecían un mayor análisis que el que se lograba con estudios petrológicos y que normalmente, por inercia, se asignaban al "Precámbrico".

El término "Antecámbrico" para este espacio de tiempo fue muy poco utilizado en la literatura geológica argentina, y solo menciones ambiguas se han registrado en varios artículos publicados en diferentes medios. También se destaca que en 1970 la Asociación Geológica Argentina constituyó una Subcomisión del "Antecámbrico", presidida por Pedro Criado y con un criterio más amplio, equivalente en términos general del "Precámbrico".

El hallazgo de trazas fósiles en diferentes afloramientos del "basamento cristalino" de Cordillera Oriental, Puna y parte de Sierras Pampeanas, obligó a replantear conceptos geocronológicos. En principio se utilizó el termino "Precámbrico superior/Cámbrico inferior" para asignar temporalidad al conjunto de rocas que anteriormente se habían referido solamente al Precámbrico. Esto implicó reconocer que el acontecimiento sedimentario fue truncado por un proceso diastrófico de alcance regional que ocurrió en tiempos cámbricos y no en el límite preciso Precámbrico/ Fanerozoico hoy establecido por la ICS-IUGS.

Reconocer esta situación impone la idea que la discordancia entre la serie plegada "Puncoviscana" y las cuarcitas que se suprayacen en discordancia (Grupo Mesón), de ninguna forma podía asignarse a las orogenias "Huroniana", "Assyntica" o "Cadomiana", acuñadas par el hemisferio norte, como así muchos geólogos lo habían interpretado.

En este punto es bueno señalar que durante un tiempo fue común incorporar a la literatura geológica nombres como Siniano (China), Vendiano (Rusia), Eocambriano (Europa-Francia) Antecámbrico y Proterozoico III para identificar las rocas previas a la aparición de los primeros trilobites. Ello fue una respuesta directa a nuevos descubrimientos paleontológicos en rocas que precedían a estratos con trilobites. Es así que se crearon y postularon nombres con fuerte contenido local que, difícilmente, podían ser extrapolados a nivel global. Ello se debió al hecho de que por debajo de los primeros estratos con fauna trilobítica (Olenellus o Redlicha) existían niveles con pequeñas conchillas carbonáticas y arqueociátidos, y que incluso, más abajo se encontraban niveles con abundantes icnofósiles, entre los que se destaca la traza fósil Trichophycus pedum.

La abundancia de vocablos acuñados para el lapso temporal considerado (Precámbrico terminal y Cámbrico inicial) llevó, en la década de 1970, a tratar de lograr un consenso entre la comunidad geológica internacional sobre una nomenclatura única y depurada para ser utilizada nivel global. Como cabe esperar se considero necesario la conformación de un grupo de trabajo que, en el marco de la IUGS, revisara secciones y postulara cuales podrían constituir las referencia a escala planetaria.

Para entonces en la nomenclatura rusa se aplicaba el término Vendiano al cual se trató de globalizar. Este nombre tiene fundamento en una importante secuencia carbonática que se encuentra tanto en la plataforma rusa (Ucrania), como en la región de los ríos Lena-Aldan en el borde del bloque de Angara. Por sobre los estratos del Vendiano el Cámbrico inicial estaba representado por los pisos, Tommotiano-Atdabaniano-Botomiano. Los niveles basales del Tommotiano que contienen arqueocyatos (Nochorolcyathus) se sobreponen a otros con conchillas fósiles y niveles terrígenos integran la Serie Nemakit-Daldyniana que pertenece al Vendiano. También la escuela rusa se incluye sedimentos siliciclásticos del Mar Blanco, existiendo algunas dificultades para su correlación a nivel regional y supraregional.

Los chinos plantearon la posibilidad de que el concepto Siniano pudiera globalizarse apoyándose en la secuencia presente en la región de Yunnan, sureste de China. En este sector se localiza una sucesión continua de depósitos marinos carbonáticos, con organismos esqueletelizados. Allí los pisos propuestos fueron los Dengyingxia-Meishucun-Qionzhusi, correspondiendo el primero al Vendiano alto, la transición a Meishucun y el Cámbrico inferior a Qiongzhusi.

No son menos importantes las secciones aflorantes en Namibia (Nama), Australia (Ediacara) y la Península de Avalon en Terranova. En todos ellas se tuvo en cuenta la continuidad estratigráfica y el contenido paleontológico que portaba la secuencia sedimentaria.

Es así que en 2003 la Subcomisión del Sistema Proterozoico-Terminal de la IUGS, conducida por Andy Knoll, recopiló los resultados de una votación que definitivamente consagra la conveniencia de designar con el nombre Ediacarano al piso terminal del Proterozoico. El mismo tiene origen en un sector de las Flinder Ranges, en Australia, donde afloran sedimentitas fosilíferas que se sobreponen a rocas de origen glacial del Marinoano.

También fue necesario identificar la localidad donde se expusieran las rocas que permitieran determinar el GSSP (Global Stratotype Section and Point) que contenga los elementos que permitan definir con mayor certeza la ubicación del punto de transición entre el Ediacarano y el Cámbrico basal. Como resultado de estas investigaciones se fijó como sección tipo aquella ubicada en el oriente de Terranova, localidad conocida como Mistake Point. Ello llevó a que hoy la IUGS identificara con el nombre de Terreneuviano al lapso que va entre 542 Ma y 510 Ma, recibiendo el nombre de "Piso Fortuniano" el que contiene al icnofósil Trichophycus pedum que es el que define el paso entre el Ediacarano y el Cámbrico.

Sin embargo, muchos autores persisten en identificar los primeros niveles del Cámbrico como Cámbrico inferior s.l., Tommotiano o Nemakit-Daldyniano indistintamente, con el objeto de globalizar su definición. Está claro que el genérico Cámbrico inferior no ofrece certeza y debe ser desechado. Tampoco se recomienda el uso de la terminología rusa Tomotiano y Nemakit-Daldyniano dado que la secuencia debe contener fósiles que indubitablemente permitan realizar correlación a nivel global.

Nuestro interés en el problema de la nomenclatura conlleva la sugerencia de ajustar la terminología cronoestratigráfica de Argentina a los actuales dictados de la IUGS en el sentido de aplicar los nombres Ediacarano al Proterozoico Terminal y Terraneuviano al Cámbrico basal.

Lo precedente sirva para dar contexto a la discusión de las unidades estratigráficas que se ubican en esta posición temporal dentro de la región que no solo involucra el norte de Argentina, sino también el ámbito sudamericano.

Florencio G. Aceñolaza, Alejandro J. Toselli y Ricardo Omarini
San Miguel de Tucumán, octubre de 2010