SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 número1Construcción de un test de matemática para adolescentes y adultosMedida del funcionamiento diferencial del ítem en el marco de la teoría de respuesta al ítem índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Interdisciplinaria

versión On-line ISSN 1668-7027

Interdisciplinaria v.24 n.1 Buenos Aires ene./jul. 2007

 

Prototipos de liderazgo en población civil y militar*

Alejandro Castro Solano**, Luciana Becerra*** y María Laura Lupano Perugini****

* Trabajo realizado en el marco del Proyecto PIP 6432 financiado por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
** Doctor en Psicología. Miembro de la Carrera del Investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Director del proyecto PIP 6432: Estudios sobre el liderazgo en población civil y militar. Teorías implícitas y efectividad de los líderes. Jean Jaures 437, 8° Piso, Dpto. 19, (1215) Buenos Aires. República Argentina. E-Mail: a.castro@fibertel.com.ar
*** Psicóloga. Docente de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
**** Psicóloga. Docente de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Resumen

El presente estudio pretende identificar (en población civil y militar) los prototipos internalizados de liderazgo, los atributos que tienden a ser asignados a los líderes y las dimensiones de liderazgo privilegiadas en dichos entornos. Participaron 488 cadetes militares (el 64% tenía personal a cargo) y 194 civiles, todos ocupaban cargos directivos y tenían personal a cargo. Se diseñó un instrumento ad-hoc, en el que se solicitaba a los participantes que nombraran a un líder efectivo, justifiquen su elección y señalen en una lista aquellos atributos que creían corresponder al líder elegido. Los resultados señalan que la población militar exhibe preferencia por personajes de trayectoria política y militar. Los civiles mostraron mayor variación en el prototipo de líder elegido, aunque se inclinaron a identificar como tales, a jefes cercanos a su ámbito laboral. Con respecto a los atributos asignados, los civiles identificaron con mayor frecuencia características individualistas como innovación, talento y logro de ob­jetivos; mientras que los militares privilegiaron las ca­rac­terísticas personales asociadas a la relación con el subalterno (consideración, motivación, abnegación). En el ámbito castrense se reconocieron atributos correspondientes al liderazgo orientado al grupo, en tanto los civiles se orientarían hacia un liderazgo carismático. Además, tanto civiles como militares exhibieron una actitud negativa hacia el liderazgo orientado hacia sí mismo. Los resultados obtenidos aportan evidencias sobre la existencia de diferencias significativas en la percepción del liderazgo en ambos contextos ya que se han observado discrepancias en los prototipos de líderes internalizados.

Palabras clave: Prototipos, Liderazgo; Civiles; Militares.

Abstract

Leadership prototypes in civilian and military population. Leadership can be described as a natural process of influence that occurs between one person -the leader- and their followers. This process can be explained through different factors: the characteristics and leader behaviors, follower's perceptions and attributions, and the context in which this process occurs. The characteristics which are attributed to the leader vary across the context in which he or she is immersed, so the followers privilege some attributes above others. Different leadership prototypes can be found in different social groups because they are highly idiosyncratic. The objectives of this research consisted in identifying, in civilian and military population, leadership internalized prototypes, attributes which are frequently assigned to leaders, and leadership dimensions that are privileged in these contexts. Participants of this study were 488 cadets (90% male, 10% female), which were in different stretches of their military career. 64% (n = 312) of cadets directed other people. They were going through the third and fourth year of their military career. They directed groups of five people approximately. The other cadets (36%, n = 176) did not direct people. On the other hand, 194 civilians participated (37% males, 63% females), all of them directed people and occupied management positions. Data collection was realized in an anonymous and collective way using instruments designed ad-hoc, in which the participants were requested to name a person perceived by them as an effective leader and justify their choice. Moreover, the people would have to indicate, in a list, the attributes which they believed corresponded to the selected leader. These attributes were extracted from a larger list of adjectives which was proved, in transcultural studies, to evaluate the implicit leadership theories of effective leaders (Hanges & Dickson, 2004). In a previous study (Castro Solano, 2006) the four dimensions in which these 16 adjectives are structured were verified using factorial analysis. These dimensions are: charismatic leadership, group's oriented leadership, participative leadership, and self's orientated leadership. An analysis of the obtained answers was realized to verify if differences exist between both contexts. In military context there is preference for leaders who have a political or military background. Civilians show more variety in the selected internalized prototypes, but they selected people from their work contexts. In relation to selected attributes by the interviewed people, civilian participants identified individualistic characteristics with greater frequency, as innovation, talent and attainment of objectives; while the military participants assigned greater importance to the characteristics related to the consideration of the followers -consideration, motivation, abnegation. In the military context, attributes related to group orientation were selected; for example participants selected attributes related to effective resources administration, the solving of problems and appropriate group coordination. On the other hand, military and civilian participants, show a negative attitude towards self orientated leadership. This means that a leader shouldn't lack enough explicitness, shouldn't be poorly sociable, lonely, neither competitive with the members of his group. In summary, the results contribute to show evidences on the existence of significant differences in the attribution of leadership in the general population and the military context. Discrepancy was identified between the internalized prototypes of leadership in both contexts. Some limitations of the study are related to the dissimilar number of civilian and military participants, the unequal proportion of men and women and the great heterogeneity of ages. Future studies should revert these limitations. Furthermore, it can be relevant to verify the influence of contextual variables in the conformation of internalized leadership prototypes, as well as to demonstrate if the major congruence between conceptions of followers and the characteristics of their leaders generate more work satisfaction and efficacy.

Key words: Prototypes; Leadership; Civilians; Military.

Son muchas las escuelas u orientaciones teóricas que han intentado abordar el análisis del constructo liderazgo, siendo posible encontrar algunas características comunes en las diferentes conceptualizaciones. En términos generales las teorías concuerdan en que el liderazgo puede ser definido como un proceso natural de influencia que ocurre entre una persona (el líder) y sus seguidores. Este proceso de influencia puede ser explicado a partir de los seguidores y por el contexto en el cual ocurre dicho proceso (Antonakis, Cianciolo & Stemberg, 2004).
Lord y Maher (1991) sostienen que el liderazgo consiste en un proceso atributivo resultado de la percepción social, siendo la esencia del mismo el ser percibido como líder por los otros. Las teorías implícitas del liderazgo definen las creencias acerca de cómo los líderes se tienen que comportar para ser considerados como tales y qué se espera de ellos (Eden & Leviatan, 1975; Munford, Zaccaro, Harding, Jacobs & Fleishman, 2000; Wofford & Goodwin, 1994).
Tanto los líderes como los seguidores poseen un guión o estereotipo sobre cuáles son las conductas esperadas de una persona para ser considerada líder (Wofford, Godwin & Wittington, 1998). Si una persona es catalogada como líder es posible observar un incremento de la influencia sobre sus seguidores, algo que no ocurre si aquél que ocupa una posición de jefe, no es percibido como tal (Kats & Kahn, 1978).
Las percepciones del liderazgo pueden formarse según dos procesos alternativos: en primer término reconociendo a un líder cuando existe un ajuste entre las características de la persona y las concepciones implícitas de los perceptores y en segundo lugar a partir de los resultados de acontecimientos salientes del líder, es decir de sus éxitos y fracasos (efectividad) (López Zafra, 1998).
Las investigaciones demuestran que las personas utilizan un proceso atribucional para categorizar a los líderes (Cantor & Mischel, 1979). Este proceso de categorización identifica la coincidencia de un prototipo ideal (Rosch, 1978), codificado en la memoria de los subordinados, con las conductas efectivas observadas. Cuando estos esquemas representacionales son activados por las conductas del líder los seguidores se comportan como tales.
Asimismo las concepciones implícitas funcionan como reguladores en la relación entre un líder y su subordinado, determinando las conductas y actitudes esperadas por cada participante. Los líderes tienen ciertas representaciones acerca de sus seguidores que modelan la relación que establecen con ellos y las posibles acciones en el ejercicio de su rol. Estos prototipos de liderazgo internalizados se hacen evidentes cuando el líder ocupa un cargo de jerarquía en una organización y tiene que establecer una relación profesional con sus subordinados (Dwek, Chiu & Hong, 1995; Gervey, Chiu, Hong & Dweck, 1999).
Es esperable encontrar diferentes prototipos de líderes en distintos grupos sociales y poblaciones, ya que éstos son altamente idiosincrásicos. Cabe entonces afirmar que existen diferentes prototipos y que ellos varían según la cultura. Estos prototipos están en estrecha relación con los valores culturales de cada sociedad, por lo que es esperable que los guiones culturales aminoren el rendimiento de un líder que asume determinado cargo, de no existir un ajuste de sus conductas con las esperadas por los seguidores. En este caso se corre el riesgo de que el líder no posea la suficiente autoridad y conducción sobre sus subalternos (Shaw, 1990).
Hanges y Dickson (2004) realizaron estudios transculturales para evaluar las concepciones implícitas de los líderes efectivos e identificaron en base a las características atribuidas por los seguidores, distintas dimensiones teóricas acerca del liderazgo dando cuenta de diferentes modelos de relación entre los seguidores y su líder. Estudios previos (Castro Solano & Lupano Perugini, 2005) verificaron la utilidad en nuestro medio de cuatro de las dimensiones de liderazgo propuestas por los autores:
- En el liderazgo carismático, el líder alcanzaría sus objetivos inspirando y motivando a sus seguidores, presentándose a si mismo como digno de confianza, honesto, intuitivo y justo.

- En el liderazgo orientado al grupo el líder trabajaría en el gerenciamiento adecuado del grupo, privilegiando la cohesión entre los miembros.

- El liderazgo participativo correspondería a una dimensión clásica del liderazgo, que consiste en involucrar a los seguidores en la toma de decisiones.

- El liderazgo orientado hacia sí mismo: esta dimensión estaría conformada por atributos de connotación negativa que enfatizan la seguridad y la protección del que lidera por sobre el bienestar de los seguidores.

Los líderes existen en todas las sociedades y son esenciales para el funcionamiento de organizaciones civiles y militares. En el ámbito civil, el liderazgo ha sido una de las variables a la que la investigación sobre las organizaciones ha prestado mayor importancia (Morales & Molero, 1995). Los autores comentan que son numerosas las publicaciones referidas a los antecedentes del liderazgo (cómo surge en un grupo), su verdadero significado (cómo es posible diferenciarlo de fenómenos similares) y su impacto (cómo se relaciona con otras variables de interés para las organizaciones tales como rendimiento, eficacia, satisfacción y clima laboral). En el ámbito castrense, las academias militares son consideradas en términos generales como formadoras de líderes, por lo tanto resulta de fundamental importancia el estudio del liderazgo y de las características que los seguidores atribuyen a los líderes eficaces.
Olid Martínez (2002) cita como características principales de un líder militar sus conocimientos, experiencias y su calidad de líder reconocida por sus subalternos. Yekeay (2002) afirma que los líderes militares son diferentes de los líderes de otros tipos de organizaciones, ya que estos son asignados a sus cargos y no emergen de forma natural. El autor comenta que los líderes militares tienen dos funciones muy delimitadas: la de ser un especialista en la tarea y en la conducción de personal, especialmente en mantener la cohesión en situaciones de alto estrés. El autor asevera que una de las funciones básicas del líder es hacer un diagnóstico del ambiente, adaptar el estilo de liderazgo a la situación y comunicar ese estilo a los subordinados.
Jacobs (1991) comenta que clásicamente el liderazgo se consideró una capacidad ligada a la inteligencia y a la personalidad. Al referirse al liderazgo militar, este autor considera que los líderes estratégicos (de alto rango) fijan la cultura y los valores organizacionales que afectan las políticas y el clima laboral (llevadas a cabo por los líderes de nivel medio) que a su vez afecta la cohesión entre los miembros de los pequeños grupos (función de los denominados líderes directos o tácticos).
En Argentina, Castro Solano y Casullo (2003) realizaron estudios sobre las concepciones implícitas de liderazgo en poblaciones civil y militar. En esa oportunidad se utilizaron preguntas abiertas para recabar información acerca de cómo consideran el fenómeno del liderazgo militares y civiles, y acerca de las características que espontáneamente asocian al líder en ambos grupos. El abordaje realizado permitió identificar una concepción común de liderazgo como un proceso psicosocial, presentando características o atributos diferenciales en una y otra población. Los resultados obtenidos abrieron el camino para un análisis más pormenorizado de los prototipos de liderazgo, quedando pendiente una caracterización más precisa de los modelos que guían las expectativas de civiles y militares en el proceso de atribución de liderazgo.
En base a la revisión bibliográfica realizada se formularon los siguientes objetivos para concretar el estudio sobre liderazgo en dos poblaciones, civil y militar:
a.- Conocer los prototipos de líderes internalizados que tienen los seguidores acerca de los líderes.

b.- Identificar atributos con los que se caracterizan a los prototipos de líderes internalizados por los seguidores.

c.- Identificar las dimensiones de liderazgo privilegiadas a través de los atributos.

d.- Establecer diferencias entre ambas poblaciones (civil y militar) con relación a los prototipos de líderes internalizados, las características atribuidas a los mismos y la dimensión de liderazgo privilegiada por una y otra población.

Método
Participantes

En este estudio participaron 682 sujetos que pertenecían a dos poblaciones: civil y militar.
Población civil: Estuvo integrada por 194 sujetos adultos, 72 varones (37%) y 122 mujeres (63%) con una edad promedio de 41.24 años (DE = 11.4). Todos los participantes tenían personal a cargo, ocupando cargos de dirección o gerenciamiento. El 37% (n = 71) trabajaba en empresas pequeñas, el 40% (n = 78), en empresas medianas y el 23% restante (n = 45), en grandes empresas.
De acuerdo al cargo desempeñado se definieron cuatro grupos de mayor a menor, con respecto a la categoría ocupacional. El 24% (n = 46) eran funcionarios, directivos y/o profesionales y se trataba de la categoría ocupacional más alta, el 40% (n = 78) eran jefes de nivel intermedio, el 25% (n = 49) trabajaba como cuentapropistas, comerciantes o docentes con personal a cargo y el 11% restante (n = 21) se dedicaba a actividades no incluidas en las categorías precedentes.
Con respecto al nivel educativo, la mayoría (65%, n = 126) poseía estudios universitarios o superiores, el 13% (n = 25) refería haber cursado estudios terciarios y el 22% (n = 43) restante presentaba un nivel de estudios menor. Todos los participantes residían en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense (República Argentina).
Población militar: Se trataba de 488 estudiantes militares (cadetes), 176 (36%) estaban en segundo año, 146 (30%) en el tercero y 129 (30%) cursaban el cuarto año. En cuanto al género, la mayoría de ellos eran varones (90%, n = 439), mientras que sólo el 10% (n = 49) eran del sexo femenino. Todo el grupo presentaba una edad similar, siendo el promedio general de 22.14 años (DE = 2.2). Eran estudiantes militares que se encontraban en los diferentes tramos de su entrenamiento académico militar de cuatro años. Todos los participantes estaban en el mismo nivel de estudios, correspondiente a universitario en curso. El 64% (n = 312) de los cadetes tenía personal a su cargo, cursaban el tercero y cuarto año de su formación militar y se desempeñaban como jefes de sección con un promedio de 5 personas bajo su mando. El 36% restante (n = 176) no tenía personal subalterno a cargo.

Instrumentos

Con el prop ósito de indagar los prototipos de líderes internalizados y los atributos asignados por civiles y militares a las personas percibidas co­mo líderes, se diseñó un protocolo cualitativo que contenía los siguientes elementos (ver Anexo) :
a.- Nombre del líder: Se solicitaba a los participantes que nombren a una persona percibida por ellos, como líder efectivo.

b.- Justificación: En una pregunta abierta se pedía que describieran con sus palabras, las razones o características por las cuales consideraban como líder al sujeto nombrado anteriormente.

c.- Atributos: Se presentaba una lista con 16 atributos, donde los sujetos debían señalar si correspondían o no a las características propias del líder elegido en primer término.

El tipo de respuesta era dicotómica, representando la presencia o ausencia de cada uno de los atributos. Las 16 características utilizadas fueron extraídas de un listado de adjetivos más amplio, cuya utilidad se probó en estudios transculturales para evaluar las concepciones implícitas de los líderes efectivos (Hanges & Dickson, 2004).
En un estudio anterior (Castro Solano, 2006) se verificó, mediante las técnicas de análisis factorial exploratorio y confirmatorio, la agrupación de estos 16 adjetivos en 4 dimensiones de liderazgo: liderazgo carismático o basado en valores, liderazgo orientado hacia el grupo, liderazgo orientado hacia sí mismo y liderazgo participativo.
Cada elemento que contenía el protocolo cualitativo (nombre, justificación y atributos) era presentado dos veces a los participantes, duplicando así la información obtenida en cada población. En cada caso se registraron dos nombres de sujetos identificados como líderes, con el respectivo justificativo de dicha elección y su caracterización a través de los 16 atributos presentados anteriormente. La duplicación de las respuestas permitió obtener un espectro más amplio de los prototipos de liderazgo internalizados y los atributos asociados a la identificación del líder.

Procedimiento

En el contexto de una investigación más amplia sobre liderazgo, género y contexto se administraron en forma colectiva, instrumentos destinados a recabar información acerca de los estilos de liderazgo y los atributos asociados a la percepción del líder.
Tras una breve explicación de los objetivos del estudio, se solicitó a los sujetos su participación voluntaria, anónima y no remunerada. Las tareas de recolección de datos de los participantes de la muestra civil estuvieron a cargo de un becario. La muestra militar fue coordinada por un oficial militar. De la implementación de este procedimiento resultaron los protocolos aplicados en este estudio. Tanto la carga de datos como el análisis de los mismos se efectuó con el procesador SPSS versión 13.0.

Resultados
Análisis de los prototipos de líder internalizado

Para examinar el prototipo de líder que cada participante tomaba como modelo, se listaron los nombres de los líderes reconocidos como efectivos en el primer punto del cuestionario. Luego se calcularon las frecuencias de aparición de cada nombre considerado, tanto para la muestra de civiles como para la de militares. En las Tablas 1 y 2 se presentan los 10 líderes referidos con mayor frecuencia dentro de cada grupo. Se excluyeron del análisis los líderes consignados que tenían una frecuencia menor al 6% para civiles e inferiores al 11% para militares.

Tabla 1
Líderes elegidos por la población civil

Tabla 2
Líderes elegidos por la población militar

Los participantes civiles refirieron con mayor asiduidad personas cercanas a su entorno laboral, tales como jefes o compañeros de trabajo, etcétera, lo que redunda en un porcentaje menor de coincidencias con el resto de los participantes. Se puede observar que las frecuencias asociadas a personajes conocidos no son muy elevadas, y esto se debe a que abundaban respuestas como Juan, Marcelo, El jefe del grupo de ventas, Patricia, etcétera, en las que el sujeto identificado como líder efectivo era conocido únicamente por el entorno cercano del encuestado.
Con respecto a nombres conocidos por la comunidad en general, Mahatma Ghandi es identificado como líder con el mayor porcentaje de respuestas dentro de los civiles, con una frecuencia del 10%. Jesucristo aparece como otro líder religioso o espiritual, aunque con una frecuencia algo menor que Mahatma Ghandi. En este grupo de sujetos también es mencionado San Martín como un personaje relevante y representativo del concepto de liderazgo, aunque con una frecuencia significativamente menor a la observada en la muestra militar. Además de San Martín, tres de las diez personas más citadas como líderes por los civiles, tuvieron gran importancia en el acontecer político del país: Juan Domingo Perón y su primera esposa Eva Duarte de Perón han generado una influencia política muy significativa desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad; mientras que Carlos Menem aparecería como un representante de la década de 1990, cuya repercusión se extiende por más de 10 años en la Argentina.
El Che Guevara y Fidel Castro son asociados con la revolución cubana, siendo considerados como representantes privilegiados de una corriente ideológica con fuerte presencia en nuestro país. Aparte de las personas mencionadas, los civiles identificaron como líderes efectivos a Carlos Bianchi (entrenador de fútbol) y a Bill Gates (empresario norteamericano), dando cuenta de un estilo de liderazgo aparentemente independiente de valores religiosos o políticos.
En la muestra de militares se observa una clara preferencia en la elección del General San Martín como líder efectivo sobre otros líderes. La frecuencia de respuestas obtenidas es ampliamente superior (24%) con relación al resto de las personas identificadas como líderes. Otros de los militares mencionados con importante injerencia en la historia del país son el Gral. Belgrano (considerado junto con San Martín uno de los próceres más importantes de la Argentina) y el Subteniente Estévez. Este último aparece en segundo orden de referencia, siendo reconocido como líder a través de su participación en la guerra de las Islas Malvinas acaecida en la década de 1980. A nivel internacional se mencionan como representantes de liderazgo a Alejandro Magno, Napoleón Bonaparte y el Mariscal Erwin Rommel. Los encuestados identifican además a militares desconocidos por la comunidad en general, pero próximos al entorno de su formación. Este es el caso de los Subtenientes C y GD, y el Capitán L, que participarían en las tareas de entrenamiento y capacitación de los encuestados. El 2% de los participantes identificó como líder efectivo a su propio padre, ubicando también a una persona cercana como modelo de líder. Es dable considerar que muchos de los sujetos que optan por una carrera militar, lo hacen siguiendo la tradición familiar, por lo que la referencia al padre puede estar representando la identificación de atributos asociados también a la vida castrense (Castro Solano & Fernández Liporace, 2005).
Con el fin de comparar los prototipos de líderes identificados en cada muestra, se agruparon los personajes nombrados por los participantes, distribuyendo sus respuestas en diez categorías diferentes. Cada categoría respondería a una característica particular de la persona identificada como líder, estableciendo así un parámetro de comparación entre ambas poblaciones (ver Tabla 3). Los nombres fueron organizados considerando los siguientes criterios:

Tabla 3
Categorías de líderes en ambas poblaciones

1.- Militares: personas que hayan ocupado un rango en el ejército o conocidos por su participación en acciones bélicas (e.g., San Martín, Napoleón Bonaparte).

2.- Políticos: sujetos conocidos por sus cargos o acciones políticas. Se incluyeron aquellas personas que se han desempeñado en algún momento de su vida como funcionarios de algún gobierno (e.g., Menem, Kennedy, Roca).

3.- Población general: individuos sin rango militar o eclesiástico. Se incluyen sujetos desconocidos por la comunidad general y vinculados particularmente con el encuestado (e.g., mi padre, Alejandra, Pablo).

4.- Guías espirituales o religiosos: se refiere a personas con cargo eclesiástico o reconocidos como representantes de corrientes religiosas o espirituales (e.g., el Papa, Jesús, la Madre Teresa).

5.- Líderes revolucionarios: personas reconocidas principalmente por una actividad revolucionaria, entendida ésta como acciones en contra del régimen establecido (e.g., Che Guevara, Ghandi).

6.- Científicos: sujetos reconocidos por su labor científica (e.g., Favaloro, Pasteur).

7.- Artistas, músicos, pintores, actores, escritores y personajes asociados a la actividad cultural (e.g., Gardel, Eloy Martínez).

8.- Deportistas: asociado a personas relacionadas con el deporte (e.g., Maradona, Ginobili).

9.- Empresarios o famosos: se incluyen individuos reconocidos por su actividad empresarial o pertenecientes a la farándula (e.g., Bill Gates, Adrián Suar).

10.- Jefes cercanos: individuos que tienen una relación laboral o militar directa con los encuestados (e.g., el jefe del batallón de tercer año, el gerente de ventas de la empresa).

En cuanto al modo de clasificar las respuestas brindadas por los sujetos, se optó por incluir a los líderes mencionados en las categorías que mayormente los representaran, de acuerdo a las características que fueron resaltadas por los evaluados para justificar su elección. En el caso de que los argumentos aportados por los sujetos cumplieran con los criterios de más de una categoría, se incluyó a los líderes respectivos en ambas clases, considerando plausible que una persona puede ser identificada como líder por diferentes aspectos de su historia o personalidad. Por ejemplo, algunos evaluados reconocieron a Napoleón Bonaparte como líder por su trayectoria militar, mientras que otros lo han hecho por la acción política realizada por él. En estos casos el líder fue identificado en ambas categorías, permitiendo una mejor visualización de los tipos privilegiados por ambos grupos en la caracterización de liderazgo.
Se compararon los porcentajes de sujetos que se encuadraban en cada categoría utilizando la prueba Z de diferencia de proporciones (ver Tabla 3). De acuerdo a los resultados obtenidos se puede inferir que el tipo de líder identificado difiere según el tipo de población, privilegiándose en general a sujetos vinculados al grupo de pertenencia. Mientras que los civiles propenden a reconocer el liderazgo en sujetos civiles, los militares se inclinan a identificar como líderes a personas con una trayectoria castrense. En ambos grupos se otorga relevancia a personajes políticos. Si bien los militares parecen poner más énfasis en este tipo de liderazgo, los personajes políticos se encuentran en segundo orden de frecuencia en la muestra de civiles. Esto indicaría que en ambas poblaciones se valoriza la mediación de los líderes en los cambios históricos, así como la consideración sobre las habilidades para el gobierno y la conducción. Se observa que las respuestas de los militares se pueden agrupar prácticamente en dos categorías (política y militar), mientras que los civiles muestran una mayor variación en la atribución de liderazgo ya que ellos identifican como líderes a deportistas, empresarios, científicos y artistas (categorías casi inexistentes en la muestra militar), se observa además en los civiles una proporción significativamente mayor de líderes revolucionarios y espirituales.

Análisis de los atributos asignados a los líderes

Con el fin de identificar los atributos asignados a los líderes elegidos, se solicitó a los participantes que escribieran las razones por las que consideraban como líder a la persona elegida.
Se analizaron las respuestas de ambos grupos por separado, generando en cada muestra distintas categorías de atributos (27 para los civiles y 34 para los militares) que describían las características del líder elegido. Se utilizó como método la codificación de respuestas dicotómicas múltiples, considerando como criterio de inclusión que el atributo haya sido mencionado por el participante. Se trabajó únicamente con aquellas categorías que tenían una frecuencia mayor a 5 respuestas. En las Tablas 4 y 5 se presentan las frecuencias y porcentajes de cada atributo asignado al líder en población civil y militar.

Tabla 4
Atributos asignados por la población civil

Tabla 5
Atributos asignados por la población militar

Las características atribuidas a los líderes pueden agruparse en tres dimensiones:
1.- Atributos personales: e.g., inteligencia, valores, carácter.

2.- Relación con subalternos: e.g., ascendencia, consideración, motivación al personal.

3.- Resultados obtenidos: e.g., fama, prestigio, hazañas.

Con respecto a los atributos personales, los civiles, si bien privilegian los ideales y valores, identificarían en general aspectos más individualistas, por ejemplo: ambición, innovación, talento, mientras que los militares describen características asociadas a valores tradicionales como rectitud, disciplina, abnegación, valentía, entereza.
Con respecto al vínculo entre el líder y los seguidores, tanto civiles como militares valoran la consideración hacia los subalternos, la motivación generada, la capacidad de mando y habilidades para la enseñanza. Los civiles mencionan mayor cantidad de atributos asociados a este punto, apreciando además la participación activa, la incitación al trabajo en grupo y la integración. Los militares, si bien hacen una referencia menor al modo de relación que establece el líder, mencionan atributos personales que implícitamente se asocian al vínculo con líder como justicia, criterio, presencia, aplomo.
En cuanto a la importancia que los resultados obtenidos adquieren en la atribución de liderazgo, se observa que los civiles hacen una mayor referencia a esta dimensión. Se pueden asociar a esta dimensión, cuatro categorías de los atributos o características mencionadas por los civiles: éxito, logro de objetivos en situaciones adversas, perduración en el tiempo de su obra, fama, prestigio, cuyos porcentajes suman el 38.1% de las respuestas. En los militares se hallan solo dos categorías de atributos asociados al logro de resultados: logro de objetivos, innovación, visión de futuro, hazañas, representando el 15% de las respuestas obtenidas.

Análisis de las dimensiones de liderazgo privilegiado

Se utilizaron para el estudio 16 adjetivos (atributos) extraídos de un listado más amplio, cuya utilidad se probó en estudios transculturales para evaluar las concepciones implícitas de los líderes efectivos (Hanges & Dickson, 2004). Los participantes debían identificar dentro de estos 16 adjetivos cuáles de ellos caracterizaban a los líderes elegidos. En un estudio anterior (Castro Solano, 2006) se verificó, mediante las técnicas de análisis factorial exploratorio y confirmatorio, la agrupación de estos 16 adjetivos en cuatro dimensiones de liderazgo:
a.- liderazgo carismático o basado en valores,

b.- liderazgo orientado hacia el grupo,

c.- liderazgo orientado hacia sí mismo y

d.- liderazgo participativo.

Con el fin de identificar si existían diferencias entre las dimensiones de liderazgo privilegiadas por civiles y militares, se contabilizaron los ítem presentes en cada categoría, estableciendo así una escala cuyos puntajes oscilan de 0 a 4 (cada dimensión de liderazgo está formada por cuatro atributos). Todos los participantes obtuvieron un valor para cada una de las dimensiones de liderazgo antes mencionadas, calculándose entonces el promedio de los resultados obtenidos en ambas poblaciones. Se calculó la prueba t de Student para comparar las medias obtenidas en cada uno de los grupos (ver Tabla 6).

Tabla 6
Diferencias de medias entre civiles y militares en las dimensiones de liderazgo

En base a los resultados obtenidos se puede inferir que los militares dan mayor importancia que los civiles a los atributos asociados al liderazgo orientado al grupo. En el ámbito castrense se otorgaría más importancia al líder que gerencia grupos de forma adecuada. En este sentido se esperaría que el líder militar sea un hábil negociador, con capacidad tanto para administrar de forma efectiva los recursos, como para resolver conflictos.
No se observaron diferencias con relación a otras dimensiones de liderazgo, mostrando ambos grupos un estilo similar de respuesta. Tanto en civiles como en militares se observó una baja referencia a los atributos asociados al liderazgo orientado a sí mismo lo que implica que un líder no debería ser poco explícito, poco sociable, solitario ni competitivo con los miembros de su grupo.
En un análisis más exhaustivo se compararon las frecuencias asociadas a cada atributo, agrupándolos en las cuatro dimensiones establecidas. Las respuestas de los sujetos se consideraron en forma dicotómica, señalando los participantes la presencia o ausencia de cada uno de los 16 atributos. Se analizaron los resultados de civiles y militares evaluando la diferencia entre las proporciones obtenidas. En la Tabla 7 se presentan los porcentajes correspondientes a cada muestra, así como el puntaje derivado de la comparación entre ambos grupos.

Tabla 7
Atributos asociados a las dimensiones de liderazgo en civiles y militares

Tabla 7 (Continuación)
Atributos asociados a las dimensiones de liderazgo en civiles y militares

Con respecto al estilo de liderazgo carismático o basado en los valores, los militares identificaron con mayor frecuencia que los civiles, la orientación hacia la excelencia y la habilidad para anticiparse como un atributo propio del líder efectivo. Los civiles en cambio, señalaron más asiduamente el aspecto de visionario asociado a este tipo de liderazgo.
Con relación a la dimensión liderazgo orientado al grupo, los militares parecen brindar mayor relevancia que los civiles a los atributos asociados a este tipo de liderazgo. Identificaron con mayor frecuencia la capacidad para resolver problemas, las habilidades de administración y el manejo adecuado del grupo.
En cuanto a los atributos correspondientes al liderazgo participativo, los civiles privilegiarían el carácter democrático del líder, mientras que los militares identificaron con mayor frecuencia la humildad y la modestia.
Tanto civiles como militares identificaron con una baja frecuencia los atributos asociables al liderazgo orientado hacia sí mismo. Actitudes como la competencia con los miembros del grupo, o bien distancia social y una baja explicitación de las normas, serían características poco deseables, por lo que las personas que representen o manifiesten dichos atributos posiblemente no sean identificadas como líderes por su entorno.
De acuerdo a los resultados obtenidos es dable pensar que si bien existe cierta similitud entre los aspectos atribuidos al liderazgo militar y civil, existen ciertas preferencias distintivas de cada grupo. Los civiles harían hincapié en el carácter visionario y democrático, mientras que los militares reconocerían a sus líderes por la capacidad de conducción y administración de los recursos, la habilidad para anticiparse y resolver los problemas, la orientación hacia la excelencia y el carácter modesto y humilde ante los subalternos.

Discusión

Rosch (1978) afirmaba que la categorización del líder corresponde a la coincidencia de un prototipo ideal codificado en la memoria con las conductas efectivas observadas. La identificación de una figura representativa de liderazgo permitiría ahondar en los atributos del prototipo internalizado, que genera la activación de los esquemas representacionales provocando que los seguidores se comporten como tales. En el análisis de los nombres que los participantes referían como modelos de liderazgo, se observó un gran nivel de acuerdo entre los militares, mientras que la población civil hacía referencia a una variedad de figuras muy disímil. Dichas figuras pueden llegar a considerase como prototipos de líderes, observándose mayor coincidencia entre los esquemas representacionales de los militares que en la población general.
En la población civil no fue posible distinguir un líder representativo de toda la muestra, lo cual impide generar conclusiones sobre un modelo de liderazgo predominante. Por ejemplo, Mahatma Ghandi es el nombre referido con mayor frecuencia dentro de la población civil, sin embargo el porcentaje que representa es bajo con relación a la totalidad de los participantes, por lo que probablemente no sea adecuado considerarlo como el prototipo ideal de líder dentro de esta población.
En los militares la situación es diferente, San Martín parece configurarse como un modelo ideal con relación al prototipo de liderazgo. Dicha figura representaría los valores y atributos privilegiados en la identificación del liderazgo en el ámbito castrense, observándose una elevada cantidad de referencias hacia su persona.
Los resultados obtenidos aportarían evidencias sobre la vinculación planteada por Shaw (1990) de los prototipos de liderazgo con los aspectos idiosincrásicos de los grupos sociales. Los participantes privilegiaron la identificación de líderes pertenecientes a su misma esfera de acción, lo que se asociaría a la existencia de prototipos de líderes diferenciados de acuerdo al ámbito en que se desesempeña cada grupo. Los civiles se inclinan a reconocer como líderes efectivos a jefes civiles pertenecientes a su actividad laboral, en tanto los militares tendieron a referir personajes vinculados al ámbito castrense.
Siguiendo un orden de prioridad, luego de la elección de líderes asociados al ámbito de pertenencia, ambos grupos otorgan relevancia a personajes políticos. Esto indicaría que tanto civiles como militares valorizan la mediación de los líderes en los cambios históricos, así como la consideración sobre las habilidades para el gobierno y la conducción.
Las poblaciones estudiadas parecen diferenciarse en la variedad de personajes identificados como líderes. Los militares centrarían la atribución de liderazgo en sujetos de carácter político-militar, mientras que en la población civil se aprecia una mayor proporción en la identificación de líderes revolucionarios y religiosos, así como la mención de líderes deportivos, empresarios, científicos y artistas. Estas diferencias pueden asociarse a la heterogeneidad de valores y características propias de la población general, que tiende a homogeneizarse en culturas más delimitadas como la castrense.
Si se considera que los prototipos de liderazgo están estrechamente relacionados con los valores culturales de cada sociedad (Brown, Scott & Lewis, 2004), es esperable que los atributos asignados a los líderes internalizados se correspondan con las conductas y actitudes valoradas como positivas dentro de cada grupo. Tanto civiles como militares describieron a los líderes presentando atributos asociados al vínculo con los subalternos (consideración, motivación, abnegación). Los civiles caracterizarían a los líderes en términos más individualistas, resaltando atributos como la ambición, la innovación y el talento, en tanto los militares describen características asociadas a valores tradicionales como rectitud, disciplina, valentía, entereza.
Con relación a las dimensiones de liderazgo estudiadas por Hanges y Dickson (2004), en ambas poblaciones se observa una baja referencia a los atributos negativos, donde el líder privilegiaría su bienestar o crecimiento por sobre el del grupo. En general, los militares parecen privilegiar las características asociadas a un liderazgo orientado al grupo, dando mayor relevancia que los civiles a la resolución de problemas y la capacidad para la administración efectiva de los recursos personales. Con respecto al liderazgo carismático, donde el líder alcanzaría sus objetivos inspirando y motivando a sus seguidores, los civiles resaltan el carácter visionario del líder, mientras que los militares hacen mayor referencia a la habilidad para anticiparse y la orientación a la excelencia de la persona que ejerce el liderazgo. Cuando el líder busca involucrar a los seguidores en la toma de decisiones (liderazgo participativo), los civiles parecen otorgar mayor peso al carácter democrático del líder, mientras que los militares brindarían mayor relevancia a valores como la humildad y sencillez.
Los resultados obtenidos muestran que se han identificado discrepancias en los prototipos de líderes internalizados en una y otra población. Las características atribuidas al líder dependerían de las condiciones y valores particulares de cada grupo, encontrándose guiones diferenciados con relación a las conductas y actitudes esperadas por seguidores militares y civiles, manteniendo así una idiosincrasia particular en el proceso de atribución de liderazgo.
Como limitaciones, se pueden destacar el tamaño disímil de las dos submuestras (civil y militar), la desigual proporción de hombres y mujeres, la gran heterogeneidad en los rangos etarios y la desigualdad en la cantidad de personas a cargo en las mencionadas submuestras.
Futuras investigaciones deberán tener en cuenta las limitaciones mencionadas. Por otra parte, resultaría relevante demostrar la influencia de las variables organizacionales sobre la conformación de los prototipos de líderes internalizados, así como verificar si un mayor grado de ajuste entre las concepciones de los seguidores y los atributos y conductas que muestran los líderes redunda en un mejor rendimiento en la tarea y mayor satisfacción laboral.

Anexo
Protocolo
Atributos de los líderes

Instrucciones: Liste a continuaci ón dos líderes que usted considera que han sido muy exitosos. Pueden ser actuales o no. Pueden ser conocidos o no. Luego, describa brevemente las razones por las que considera que fue o es exitoso y señale sus características centrales, marcando con una cruz los adjetivos que usted considera que lo describen.

Nombre del líder 1:

¿Por qué considera que fue / es exitoso?

Marque los adjetivos que usted considere más importantes para caracterizar al líder que citó. Seleccione al menos tres adjetivos (marque con una cruz) y no más de cinco:

Nombre del líder 2:

¿Por qué considera que fue / es exitoso?

Marque los adjetivos que usted considere más importantes para caracterizar al líder que citó. Seleccione al menos tres adjetivos (marque con una cruz) y no más de cinco:

 

Referencias bibliográficasx

1 Antonakis, J., Cianciolo, A. & Sternberg, R. (2004). The nature of leadership. Thousand Oaks: Sage Publications.        [ Links ]

2 Brown, D.J., Scott, K.A. & Lewis, H. (2004). Information processing and leadership. En J. Antonakis, A.T. Cianciolo & R.J. Sternberg (Eds.), The nature of leadership (pp. 125-147). London: Sage.        [ Links ]

3 Cantor, N. & Mischel, W. (1979). Prototypes in person perception. En L. Berkovitz (Ed.), Advances in Experimental Social Psychology (Vol. 12, pp. 3-52). NY: Academic Press.        [ Links ]

4 Castro Solano, A. (2006). Teorías implícitas del liderazgo, contexto y capacidad de conducción [Implicit leadership theories, context and leadership position]. Anales de Psicología, 22(1), 89-97.        [ Links ]

5 Castro Solano, A. & Casullo, M.M. (2003). Concepciones de civiles y militares argentinos sobre el liderazgo [Conceptions of leadership among military and civil argentinian]. Boletín de Psicología, 78, 63-79.        [ Links ]

6 Castro Solano, A. & Fernández Liporace, M. (2005). Predictores para la se­lección de cadetes en instituciones militares [Predictors for the selection of cadets in military institutions]. Psykhe, 14(1), 17-30.        [ Links ]

7 Castro Solano, A. & Lupano Perugini, M.L. (2005). Diferencias individuales en las teorías implícitas del liderazgo y la cultura organizacional percibida [Implicit leadership theories and organizational culture perception]. Boletín de Psicología, 85, 89-109.        [ Links ]

8 Dweck, C.S., Chiu, C. & Hong, Y. (1995). Implicit theories and their role in judgments and reactions: A world from two perspectives. Psychological Inquiry, 6, 267-285.         [ Links ]

9 Eden, D. & Leviatan, U. (1975). Implicit leadership theory as a determinant of the factor structure underlying supervisory behavior scales. Journal of Applied Psychology, 60, 736-741.        [ Links ]

10 Gervey, B.M., Chiu, C., Hong, Y. & Dweck, C.S. (1999). Differential use of person information in decisions about guilt versus innocence: The role of implicit theories. Personality and Social Psychology Bulletin, 25, 17-27.        [ Links ]

11 Hanges, P.J. & Dickson, M.W. (2004). The development and validation of the GLOBE culture and leadership scales. En R.J. House, P.J. Hanges, M. Javidan, P.W. Dorfman & V. Gupta (Eds.), Leadership, culture and organizations: The GLOBE study of 62 societies (pp. 91-101). London: Sage Publications.        [ Links ]

12 Jacobs, T. (1991). Leadership in military performance. En R. Gal & D. Mangelsdorff (Eds.), Handbook of military Psychology (pp. 387-393). NY: Wiley and Sons.        [ Links ]

13 Kats, D. & Kahn, R. (1978). The social Psychology of organizations. NY: Wiley.        [ Links ]

14 López Zafra, E. (1998). Liderazgo carismático: Utilizando niveles de análisis para la comprensión de la relación carismática [Charismatic leadership: Using levels of analysis for the comprehension of the charismatic relation]. Tesis doctoral no publicada. Universidad de Jaén. España.        [ Links ]

15 Lord, R. & Maher, K. (1991). Leadership and information processing. London: Routledge.        [ Links ]

16 Morales, J. & Molero, F. (1995). Leadership in two types of healthcare organization. En J.M. Peiró & J.L. Oto Luque (Eds.), Work and organizational Psychology: European contributions of the nineties (pp. 209-221). UK: Erlbaum.         [ Links ]

17 Munford, M.D., Zaccaro, S.J., Harding, F.D., Jacobs, T.O. & Fleishman, E.A. (2000). Leadership skills for a changing world: Solving complex social problems. Leadership Quarterly, 11, 11-20.        [ Links ]

18 Olid Martínez, P. (2002). Liderazgo militar [Military leadership]. Military Review, 20-29.        [ Links ]

19 Rosch, E. (1978). Principles of categorization. En E. Rosch & B.B. Lloyd (Eds.), Cognition and categorization (pp. 28-49). Hillsdale, NJ: Erlbaum.        [ Links ]

20 Shaw, J. (1990). A cognitive categorization model for the study of intercultural management. Academy of Management Review, 10, 435-454.        [ Links ]

21 Wofford, J.C. & Goodwin, V.L. (1994). A cognitive interpretation of transactional and transformational leadership theories. Leadership Quarterly, 5, 161-186.        [ Links ]

22 Wofford, J., Godwin, V. & Wittington, J. (1998). A field study of a cognitive approach to understanding transformational and transactional leadership. Leadership Quarterly, 9(1), 55-84.        [ Links ]

23 Yekeay, G. (2002). El liderazgo situacional [Situational leadership]. Military Review, 42-53.         [ Links ]

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires (UBA). Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina.

Fecha de recepción: 18 de julio de 2006
Fecha de aceptación: 12 de febrero de 2007