SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número1Avances en los Estudios bioarqueólogicos de la región del Río San Francisco, Jujuy, ArgentinaEpifanio Burgos: aproximaciones al estudio de la organización del espacio residencial en un sitio del Valle Calchaquí Norte índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Andes

versión On-line ISSN 1668-8090

Andes vol.20 no.1 Salta ene./jun. 2009

 

LAS SOCIEDADES FORMATIVAS EN EL NOA: APORTES, DISCUSIÓN Y REPLANTEO

Acercamiento al estudio de redes de interacción social durante el Período Temprano: diferencias y similitudes en el Valle de San Antonio de los Cobres, Puna de Salta

(Approach to the Study of Social Interaction Networks During Early Period: Differences and similarities in San Antonio de los Cobres Valley, Puna of Salta)

 

Cecilia Mercuri1

1. CONICET-Instituto de Arqueología, FFyL-UBA, 25 de Mayo 217 3 piso, pixi@fibertel.com.ar

 


Resumen

Dentro del marco del proyecto Redes de Interacción Social durante el Período Temprano en la puna Salteña, en este trabajo se presenta un análisis de conjuntos líticos del valle de San Antonio de los Cobres (SAC), puna de Salta, datados en torno al 2000 AP. Dicho análisis se orientó a la caracterización de los conjuntos considerando como punto de partida la presencia y uso de las materias primas alóctonas con el fin de comparar los patrones observados y discutir acerca de las redes de interacción en momentos tempranos de ocupación.
En este primer acercamiento observamos que si bien existen rasgos compartidos entre los distintos conjuntos, también presentan diferencias significativas en cuanto al uso dado a las materias primas alóctonas Asimismo, se presenta una hipótesis que podría explicar las diferencias observadas en el marco de las interacciones sociales durante el Temprano en el valle de San Antonio de los Cobres.

Palabras clave: Conjuntos líticos; Materias primas; Puna; Período Temprano

Abstract

Within the framework of the project Social Interaction Networks during Early Period in puna of Salta, this paper presents an analysis of lithic assemblages from San Antonio de los Cobres (SAC) valley, Salta’s puna, dated around 2000 BP. The analysis was oriented towards the characterization of the assemblages considering as departing point the presence and use of non local raw material to be able to compare the observed patterns and discuss about interaction networks in early moments.
In this primary approach it is observed that there are shared features as well as radical differences between assemblages regarding the use given to non local raw materials. It is also present a hypothesis that may explain this pattern within the context of early interactions in San Antonio de los Cobres valley.

Keywords: Lithic assemblages; Raw material; Puna; Early Period


 

Introducción

Dentro del marco del proyecto Redes de Interacción Social durante el Período Temprano en la puna Salteña2, en este trabajo se presenta un análisis de conjuntos líticos del valle de San Antonio de los Cobres (SAC), puna de Salta, datados en torno al 2000 AP. Dicho análisis se orientó a la caracterización de los conjuntos considerando como punto de partida la presencia y uso de las materias primas alóctonas con el fin de comparar los patrones observados y discutir acerca de las redes de interacción en momentos agropastoriles tempranos.

Una vía de entrada al estudio de la interacción social desde el análisis de los conjuntos líticos es determinar la procedencia de las rocas presentes en un sitio arqueológico determinado. Ahora bien, los análisis de procedencia, en principio, sólo dan precisiones sobre la relación entre dos localidades geográficas. Igualmente, este conocimiento, sumado a un análisis del tratamiento dado a las rocas no locales, es un aporte valioso que permite discutir factores vinculados a la organización tecnológica, disponibilidad y/ ó accesibilidad de las materias primas, grado de movilidad del grupo, estrategia de subsistencia e interacciones3. Así, por ejemplo, una evaluación del aprovechamiento de las rocas no locales puede aportar información acerca de las interacciones sociales4.

Todos los sitios cuyos conjuntos se analizan en este trabajo están en quebradas laterales paralelas que cortan perpendicularmente al valle de San Antonio de los Cobres. Tanto Matancillas, como Urcuro y Mesada presentan características estructurales similares y también en cuanto a la cronología relativa. En estos casos, se observó que las únicas materias primas alóctonas eran algunas obsidianas5.

El objetivo de este trabajo es evaluar, para cada sitio:

  • la frecuencia relativa de obsidianas alóctonas en cada conjunto;
  • la estructura tipológica del subconjunto en obsidianas no locales. Determinar qué grupos tipológicos aparecen en función de registrar patrones que indiquen que estas materias primas fueron utilizadas para instrumentos particulares (más allá de las propiedades físicas de las rocas). Y en relación a este punto,
  • el aprovechamiento que se hace de las obsidianas alóctonas. Es decir, evaluar las evidencias de maximización en términos de mantenimiento, reciclaje y agotamiento de las piezas.

En función de concretar los objetivos, como primera medida se presenta una descripción de la región de estudio con sus recursos líticos.

Región de estudio

Como ya se mencionó más arriba, el ámbito donde se ubican los sitios de estudio es el valle del Río San Antonio de los Cobres. Con una superficie aproximada de 1.500 Km2, el área del valle abarca el Departamento de los Andes y, en menor medida, el Departamento de La Poma, ambos pertenecientes a la provincia de Salta y limítrofes con la provincia de Jujuy, en la macro región puna. La baja productividad primaria del ambiente de desierto de altura hace del valle de San Antonio de los Cobres un espacio ecológicamente muy pobre, con una distribución espacial heterogénea de los recursos - en riqueza y densidad- que varía altitudinalmente, una alta estacionalidad, y una muy alta variabilidad de los elementos del clima6. La población de San Antonio de los Cobres se ubica en el extremo SE del extenso valle (Figura 1), el cual es seccionado transversalmente por quebradas laterales. Éstos son los sectores con mayor diversidad y productividad de recursos. Los cursos de agua y fallas menores proporcionan rutas naturales que comunican las quebradas con otros ambientes, hacia el valle de SAC y la Quebrada del Charco, el este y el oeste, respectivamente. Estos pasos naturales son utilizados por pastores con sus rebaños y también por animales silvestres.

Los sitios en estudio, Matancillas 2, Urcuro y Mesada, se encuentran en Quebradas laterales, que cortan transversalmente el valle de SAC. Los sitios son próximos en cuanto a distancias relativas y se hallan en quebradas paralelas ( Figura 1 ). Asimismo, comparten un complejo geológico, presentan características estructurales semejantes, y se asientan en geoformas similares. Posiblemente, sus ocupaciones tengan cronologías contemporáneas y en algunos momentos se superpongan (durante el Período Temprano7), aunque esto se discute más adelante.


Figura 1. Área donde se ubican los sitios en análisis.

Ahora bien, con el objetivo de definir la localidad o no localidad de las materias primas, es importante conocer la estructura de recursos líticos del área en la que se encuentran los sitios analizados. En función de esto, a partir de la información que aportan las cartas geológicas, se realizó una primera aproximación mediante una serie de transectas en distintos complejos geológicos del área del valle de SAC, cordones montañosos, fondo de valle y quebradas laterales. En las transectas se recogieron muestras de mano de las rocas que luego fueron determinadas en el laboratorio por la Lic. Patricia Solá. En principio se pudo establecer que la estructura de recursos líticos está representada abundantemente por una roca local que otorga un aspecto gris al paisaje: metacuarzoarenita8, en diversos granos. Ésta aparece en grandes bloques, algunos de los cuales presentan lascados. Otras rocas que también se presentan localmente son el cuarzo, cuarcita y algunas silíceas de grano fino (Tabla 1). Asimismo, existe una fuente de obsidiana en Ramadas, en el fondo del valle, a unos 7 Km de la población de San Antonio de los Cobres (ver Figura 1).

Tabla 1. Rocas presentes en SAC

Fondo de valle

Afloramientos de pedemonte (cordones montañosos)

Quebradas laterales

Obsidiana (Ramadas)

Cuarcitas

Pizarra

Rocas silíceas

Ftanita

Metacuarzoarenita

 

Cuarzo

 

 

Metacuarzoarenita

 

Por el momento, todas las materias primas detectadas en las transectas han sido halladas en los conjuntos arqueológicos analizados. Asimismo, en los sitios aparecieron dos obsidianas con distintas características macroscópicas. Una se presenta en tonos de negro a gris, a veces con vetas, su textura es muy suave y su brillo intenso. La otra es incolora con algunas inclusiones aisladas, la textura no es tan suave como la anterior y su brillo no es tan intenso. Mediante estudios de procedencia de obsidianas9 se ha determinado la fuente de las mismas. Las primeras provienen principalmente de Cerro Zapaleri, a 250 Km de los sitios de estudio, y las segundas, de Tocomar, a unos 70 Km.

Este es el marco en el cual se propone una primera caracterización del material lítico y sus principales tendencias respecto a las  materias primas. Los resultados permitirán empezar a discutir sobre estrategias tecnológicas y su relación con las redes sociales durante los momentos iniciales de la producción de alimentos.

Los sitios

Como se dijo más arriba, los sitios de estudio presentan características estructurales y contextuales similares. Con el fin de realizar un análisis comparativo, se tomaron en cuenta ciertas variables, además la de materia prima, que permitieran una primera caracterización en función de detectar regularidades en los conjuntos, tales como la forma base, el módulo longitud- anchura, el tamaño relativo y los grupos tipológicos10.

Matancillas 2

Durante los últimos diez años se han realizado trabajos de prospección y excavación sistemática en la Quebrada de Matancillas, a unos 40 Km de SAC, desde una perspectiva evolucionista11. En su parte media, presenta dos zonas (Matancillas 1 y 212) de concentración de estructuras arquitectónicas de morfología circular o semicircular y patrón agregado conformado por una doble hilera de lajas paradas13. A diferencia de Matancillas 1, que se encuentra en una pendiente relativamente pronunciada, lo que provocó la erosión del sitio14, Matancillas 2 presenta un relativo buen estado de conservación tanto de las estructuras como de los hallazgos. Para este sitio se dispone de una serie de fechados radiocarbónicos calibrados que indican un lapso de ocupación relativamente corto, comprendido entre el 40 BC - 100 AD15.

En este trabajo, se presenta el análisis del conjunto lítico de una unidad de excavación de Matancillas 2, el Recinto 2 (M2 R2) perteneciente al Período Temprano16.

A partir del análisis de distintas líneas de evidencia recuperadas en la Quebrada de Matancillas, se ha establecido el uso de especies vegetales y animales domesticados, además de silvestres17. Es más, a partir de los resultados obtenidos por flotación de sedimentos, puede confirmarse que las actividades de molienda se encontraban principalmente destinadas hacia el procesamiento de una gran diversidad de recursos como tubérculos, gramíneas (quínoa) y maíz18. Pese a ello no puede afirmarse si estos diferentes vegetales fueron cultivados en el lugar19.

Tabla 2. Matancillas 2 R2. Distribución de materias primas según localidad.

 

Locales

Alóctonas

Otras

Total

M2 R2

44

152

1

196

En líneas generales, el conjunto de los artefactos líticos de Matancillas 2 R2 (N= 196) presenta una marcada representatividad de las obsidianas alóctonas, siendo un 77,55% de la muestra (N= 152) mientras que el 21,93% están confeccionados en diversas materias primas locales, y existe 1 especímen en materia prima de procedencia no determinada. Los desechos de talla representan el 89,28% (N= 175) de la muestra total, siendo las microlascas el 93,71% de éstos (N= 164). Ésto podría corresponderse con etapas finales de formatización de filos. Es destacable que el 84,75% de estas últimas están confeccionadas en materias primas no locales (obsidianas provenientes de las fuentes de Zapaleri y Tocomar) Los artefactos formatizados por lascado representan el 6,63% de la muestra (N= 13) y se observa que el 61,53% (N= 8) de ellos están confeccionados en obsidianas foráneas. De estos últimos, el 25% (N= 2) son artefactos con baja inversión de energía involucrada en su confección en términos de reducción, formatización y complejidad de la pieza, siendo artefactos de formatización sumaria (sensu Aschero 1983). De los restantes instrumentos en materias primas alóctonas, el 83,3% (N= 5) son puntas de proyectil apedunculadas y pedunculadas en tamaños pequeños. El especimen restante es una raedera, que se encuentra fracturada. Es interesante observar la distribución de clases artefactuales en las dos obsidianas no locales ya que presentan una marcada diferencia. La obsidiana de Zapaleri representa el 71,42% (N= 140) de las obsidianas alóctonas, sin embargo sólo se hallaron menos artefactos formatizados que en la obsidiana de Tocomar. Mientras que en la primera aparecen dos puntas de proyectil pedunculadas y una raedera, en la segunda se encontraron tres puntas de proyectil (dos de ellas apedunculadas) y dos artefactos de formatización sumaria. En ambos casos no hay evidencias claras de mantenimiento de las puntas de proyectil. Asimismo, en obsidiana de Tocomar apenas se hallaron 7 microlascas, contrastando con los 135 desechos (un 97,7% de estas son microlascas). Entre los artefactos confeccionados en materias primas locales se encuentran artefactos de formatización sumaria y, artefactos relacionados con actividades agrícolas y la molienda. El índice de fragmentación para la totalidad de artefactos, es de 0,8%, lo que se puede considerar tendiente a bajo. La forma base predominante tanto en artefactos formatizados como en desechos, es la lasca angular. Los tamaños de los instrumentos tienden a medianos pequeños, y los desechos a pequeños y el módulo longitud-anchura que prima en todas las clases es E, mediano normal. Este conjunto no presenta evidencias de maximización en los términos planteados más arriba, asimismo, la presencia de dos núcleos de obsidiana provenientes de Zapaleri, sin evidencias claras de agotamiento, en principio sustenta este punto 20. Sin embargo, el aprovechamiento de lascas de obsidiana de Tocomar para la confección de artefactos de formatización sumaria podría estar indicando una maximización en el aprovechamiento de la misma.

Lo que destaca a este conjunto es principalmente la alta frecuencia de artefactos en obsidianas no locales, sobre todo de la de preoveniencia más lejana. Asimismo, se observa una proporción relativamente alta de artefactos de formatización sumaria en la obsidiana de Tocomar. El registro de cierta selectividad de la materia prima para la confección de puntas de proyectil (selectividad que es casi un patrón dentro del Formativo en Puna), no sólo podría tener que ver con su calidad para la talla sino con otros factores no utilitarios21.

Mesada

Los trabajos de prospección en el valle de SAC nos permitieron detectar al menos tres concentraciones de estructuras hacia el final de la Quebrada de Mesada. Ésta se ubica a unos 7 Km de SAC y es amplia y extensa. En esta quebrada, actualmente se registra una unidad doméstica representada por dos pastores. Dadas sus actividades, el material arqueológico se ve constantemente perturbado por reclamaciones y el pisoteo del ganado. La distribución de material en superficie da cuenta de un uso prolongado en el tiempo, ya que aparecen instrumentos líticos que por sus características morfológicas pueden ser adscritos al Holoceno Temprano como también instrumentos de momentos tardíos (inka). Hasta el momento, se han excavado tres unidades: puesto 1, puesto 2 y puesto 3, según se va ascendiendo en la ladera, alejándose de la ruta Nacional 40. En puesto 3 se llevaron a cabo excavaciones sistemáticas. El puesto 3 es un conjunto de estructuras circulares de unos 3 m de diámetro, de laja parada en un patrón más o menos agregado. El alto grado de deterioro que presentan no ha permitido por el momento registrar estructuras con detalle. Se excavó un área de 7m2, dentro de uno de los recintos, alcanzándose el nivel estéril a los 40 cm. Por el momento, no posee dataciones radiocarbónicas.

Tabla 3. Mesada. Distribución de materias primas según localidad.

 

Locales

Alóctonas

Total

Me

37

1

38


Es de destacar la prácticamente ausencia de obsidianas en el conjunto, tanto locales (Ramadas) como no locales. De las 38 piezas analizadas (el total de la muestra) sólo hay un especímen en obsidiana alóctona, una hípermicrolasca de obsidiana de Tocomar. Por otra parte, en la obsidiana local se registraron un fragmento de punta de proyectil y una microlasca.

No obstante no haberse registrado obsidianas para comparar, considero que esta ausencia y las características particulares del conjunto hacen de este un caso a tener en cuenta en la discusión.

En las materias primas locales, los artefactos formatizados por lascados representan el 52,6 % (N= 22) conjunto, mientras que los artefactos sin formatización por lascados son el 10,5 % (N= 3) y los desechos son el 34,2% (N= 13), de éstos el 69% son microlascas. Por el momento, no se hallaron núcleos. El índice de fragmentación, para todo el conjunto, es bastante alto, 33,3%. No obstante, se pudo determinar que la forma base predominante es la lasca secundaria. El módulo longitud- anchura predominantes es el E, mediano normal, tanto en artefactos formatizados como en desechos. En general, los artefactos formatizados se presentan en tamaños medianos.

Lo particular de este conjunto, además de la ausencia de obsidianas, es que muchos de los artefactos formatizados por lascados combinan más de un grupo tipológico, siendo principalmente un filo largo tipo raedera con filos de raspador. En este caso, no se observan evidencias de mantenimiento ni de reciclaje, pero el fragmento basal de punta de proyectil podría ser indicativo de un recambio.

Urcuro

La Quebrada de Urcuro es una quebrada lateral paralela a las otras dos, ubicada a unos 5 Km de Matancillas. Los cursos de agua y fallas menores proporcionan rutas naturales que la comunican con otros ambientes, hacia el valle de SAC y la Quebrada del Charco, al este y al oeste respectivamente, que son utilizadas por animales silvestres y pastores con sus rebaños. La Quebrada de Urcuro es poco extensa (10 km de longitud, aproximadamente) y en forma de U amplia. Se conecta directamente con la Quebrada de Matancillas por una serie de sendas22.

Tabla 4. Urcuro. Distribución de materias primas según localidad.

 

Locales

Alóctonas

Total

U

121

70

191

Las tareas de prospección arqueológica realizadas durante las campañas de 1999 y 2002 permitieron identificar la presencia de dos zonas de concentración de estructuras arquitectónicas de planta circular, localizadas en los sectores intermedios y más protegidos. U1 se ubica directamente en el fondo de quebrada y presenta 39 estructuras. U2 se sitúa en un faldeo de ladera en el extremo norte de la Quebrada y presenta 83 estructuras arquitectónicas23. Dadas las características del emplazamiento de U2, los procesos de formación del registro arqueológico no propiciaron la sedimentación y el hallazgo en capa de materiales24, por lo tanto, los trabajos de excavación comenzaron por U1.

Todas las estructuras arquitectónicas son circulares con cimientos de lajas paradas en doble hilera y de diferentes tamaños. La mayor parte de estas estructuras se encuentran saqueadas25. Esto es claro por la existencia de pozos en el interior de las mismas. Las estructuras más pequeñas son las más afectadas26.

El Sondeo 11 (U1- S11), emplazado dentro de un corral actualmente en uso, ha sido preservado del saqueo y presenta una conservación relativamente buena. Se excavó un área de 10,5 m2 alcanzándose una profundidad máxima de 1,1 m. Se obtuvo un fechado sobre una muestra de hueso directamente asociada con cerámica San Pedro de Atacama Negro Pulido27, que arrojó una fecha de 14C 1470± 60AP (GX-30399), que calibrada abarca el rango 540-650 cal DC (p=68,2%)28.

Los artefactos líticos son 191, de los cuales el 36,6% están confeccionados en materias primas alóctonas. Los artefactos formatizados por lascados representan el 10,9% y los que no presentan esta formatización el 5,2% (estos últimos sólo en materias primas locales). Los desechos de talla son el 82,7%, siendo el 41% (N= 65), de este suconjunto, en obsidianas no locales. El 50% de los desechos son microlascas, y el 53% (N= 42) de éstos en materiales no locales. Se hallaron dos núcleos en materias primas locales. El índice de fragmentación del conjunto es de 15%. Los tamaños predominantes en materias primas locales son medianos- pequeños, mientras que en las no locales son pequeños a muy pequeños. La forma base con mayor frecuencia es la lasca angular, tanto en instrumentos como en desechos, y el módulo longitud-anchura es E, madiano normal.

En este caso, en obsidianas no locales sólo aparecen artefactos formatizados en la proveniente de Zapaleri, la cual se utilizó casi con exclusividad para la confección de puntas de proyectil. Se observa una maximización del material en tanto existen piezas cuya forma base son puntas de proyectil agotadas o fracturadas (N= 2).

Discusión

En este primer acercamiento observamos que si bien existen rasgos compartidos (como las formas base, el módulo) entre los distintos conjuntos, también presentan diferencias significativas en cuanto al uso y la presencia dados a las materias primas alóctonas. Aunque no se descarta que los patrones observados estén sesgados por la integridad diferencial del registro, se considera que los datos son pertinentes para generar una primera comparación intersitios en el área de San Antonio de los Cobres.

Una estrategia de minimización de riesgos en economías productivas de ambientes es el intercambio interregional29. Generalmente, en economías productivas de baja escala, son las unidades domésticas las que organizan el trabajo y la distribución de los recursos, y las que establecen las redes de intercambio interregional que permite amortiguar el riesgo 30. Núñez y Dillehay31, propusieron que entre los 900 AC- 400 DC, en los Andes Centro Sur se intensificaron las redes de intercambio interregional, amplificándose el tráfico interregional de movimientos giratorios de bienes y personas. Mediante análisis de procedencia de obsidianas, Yacobaccio y colaboradores32 establecieron diferentes esferas de interacción, una de las cuales vinculó poblaciones de la puna norte de Argentina e incluyó sitios del valle de San Antonio de los Cobres como Matancillas.

Los patrones observados en el material lítico de Matancillas 2, Mesada y Urcuro presentan ciertas características que comparten y otras en las que difieren. Un punto de contraste es la representatividad de las materias primas alóctonas, que casi no se presentan en Mesada y en Urcuro no superan a las locales mientras que, en Matancillas, la representatividad de éstas conduce a pensar en una mayor dependencia de la estrategia tecnológica (y probablemente social) sobre estos materiales 33. No obstante, en Urcuro podría interpretarse una dependencia en cuanto a la confección de instrumentos como puntas de proyectil y se evidencia un aprovechamiento al máximo de las obsidianas alóctonas. En contraste, en Matancillas, existen instrumentos en materias primas no locales que tienen muy baja inversión de energía en su confección34. Esto sumado a la frecuencia y tratamiento dado a los dos tipos de obsidiana, son una diferencia importante en cuanto a los patrones de uso e inclusión en las redes de interacción. Los datos de Mesada no nos permiten, por el momento, hacer una afirmación al respecto. No obstante, apareció un fragmento de punta de proyectil en obsidiana de Ramadas,fuente localizada a unos pocos Km del sitio. Esta materia prima en Ramadas, presenta impurezas que afectan su calidad para la talla, además los nódulos son pequeños, aspecto que también sesga su utilidad. Así, se considera que este dato es significativo en tanto puede ser indicativo de un cambio en las estrategias de adquisición o posibilidades de acceso a obsidianas no locales, de mejor calidad.

Las estrategias como proceso de resolución de problemas responden a las condiciones creadas por el interjuego entre los hombres y su ambiente35 y éstas pueden (y seguramente lo hacen) variar a lo largo del tiempo y del espacio. La población que habitó las Quebradas de Matancillas, Mesada y Urcuro formaba parte de una población en escala más amplia que ocupaba todo el valle de San Antonio de los Cobres e incluso zonas más lejanas (se recuerda que la obsidiana preponderante proviene de una fuente a unos 250 km). Por lo expuesto, se puede pensar que las redes de interacción social que conectaban diversas áreas no sólo permitirían amortiguar los efectos de las fluctuaciones climáticas mediante la obtención de recursos alóctonos, sino que también, en situaciones en las cuales las fluctuaciones no pueden ser manejadas adaptativamente, estas redes, posibilitarían el desplazo de la población hacia otras quebradas laterales.

Muscio36 propuso que la breve ocupación, en la escala arqueológica, de Matancillas sugiere la extirpación del grupo de población local del ambiente, lo cual no implica extinción biológica. Así, se podría pensar que la población pudo haberse desplazado a otras quebradas laterales del valle de SAC, como Mesada o Urcuro37. Entonces, asumiendo que si la situación espacial y temporal cambia, las estrategias tenderán a cambiar, se puede proponer que las diferencias en los patrones de uso de materias primas alóctonas entre Mesada, Urcuro y Matancillas podrían estar reflejando cambios con respecto a las redes de relación e interacción social entre las fuentes de materia prima y el valle de SAC. Tal vez se vio modificada la intensidad de las relaciones. Si nos remitimos a los fechados disponibles, se observa que Matancillas tiene fechas más tempranas que Urcuro (540- 650 cal DC), y siguiendo, por ejemplo, a González38 hacia el 500DC comienzan a desencadenarse cambios hacia una mayor complejidad social, lo que seguramente influyó en las redes de interacción. Entonces, si se piensa en una metapoblación, puede plantearse que estos cambios son parte de una estrategia dinámica a largo plazo, que seguramente incluyó el poblamiento de otras quebradas y el fondo de valle en procesos recurrentes de colonización y recolonización de espacios. Sin embargo, por el momento esto no puede ser una afirmación y permanece a nivel hipotético, ya que por un lado faltan trabajos de excavación, y por otro fechados. Asimismo, se necesitan más estudios para poder contrastar estas hipótesis de cambios o estrategias a largo plazo relativos a la población y las redes de interacción en la puna salteña.

Citas y Notas:

2. Proyecto y beca doctoral CONICET

3. Entre otros, Burger, R. L. 2006. Interacción interregional entre los Andes Centrales y los Andes centro sur: el caso de la circulación de obsidiana. En: Historia andina 32, H. Lechtman (Ed), pp. 423- 447, Instituto de Estudios Peruanos, Lima.         [ Links ] Escola, P. S. 2007. Obsidianas en contexto: tráfico de bienes, lazos sociales y algo más. En Sociedades precolombinas surandinas. Temporalidad, interacción y dinámica cultural del NOA en el ámbito de los Andes Centro- Sur. V. Williams, B. Ventura, A. Callegari y H. Yacobaccio (Eds), pp. 73- 87, Buenos Aires.         [ Links ] Lazzari, M. 1997. La economía más allá de la subsistencia: intercambio y producción lítica en Aconquija. Arqueología 7: 9- 50.         [ Links ]

4. Torrence, R. 1986. Production and Exchange of stone tools: Prehistoric Obsidian in the Aegean. Cambridge University Press, Cambridge.         [ Links ]

5. Aunque en uno de los sitios (Matancillas 2), apareció un ecofacto en una materia prima cuya procedencia no ha podido ser determinada.

6. Muscio, H. J. 2004. Dinámica poblacional y Evolución durante el Período Agroalfarero Temprano en el Valle de San Antonio de los Cobres, Puna de Salta, Argentina. Tesis Doctoral, Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.         [ Links ]

7. sensu González, A. R. 1977. Arte precolombino de la Argentina. Introducción a su historia cultural. Filmediciones Valero, Buenos Aires.         [ Links ]

8. Las determinaciones de rocas fueron realizadas por la Lic. Solá.
Solá, P. 2001. Análisis de artefactos elaborados en material lítico: Informe relativo a las materias primas del Valle de San Antonio de los Cobres. Ms en Instituto de Arqueología, FFyL- UBA.         [ Links ]

9. Ver en Yacobaccio, H. D; P. Escola F. Pereyra, M. Lazzari y M. D. Glascock 2004. Quest for ancient routes: obsidian sourcing research in Northwestern Argentina. Journal of Archaeological Science 31: 193- 204        [ Links ]

10. Aschero, C. A. 1975. Ensayo para una clasificación morfológica de artefactos líticos aplicada a estudios tipológicos comparativos. Ms, Informe presentado al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).         [ Links ]
1983. Ensayo para una clasificación morfológica de los artefactos líticos. Apéndices A y B. Ms, Cátedra de Ergología y Tecnología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires.         [ Links ]

11. Muscio, H. J. 1996. Poblamiento Humano y Evolución en la Puna Argentina - Desarrollo Teórico Para la Arqueología del Valle de San Antonio de Los Cobres, Salta. Tesis de Licenciatura en Cs Antropológicas. UBA, 2002.         [ Links ] Cultura material y Arqueología Evolutiva. En: Perspectivas integradoras entre arqueología y evolución. Teoría, métodos y casos de aplicación, editado por G. Martínez y J. L. Lanata, pp. 21- 54. Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires, INCUAPA, Serie teórica número 1, Olavarría. 2004,         [ Links ] Op. cit

12. Muscio, H. J. 2004. Op. cit

13. Azcune, C. Análisis de las distribuciones Arquitectónicas e Instalación humana en la Puna Salto-Jujeña Durante el Periodo Agroalfarero Temprano. Informe de Avance Beca Estimulo UBA         [ Links ]

14. Ver en Muscio, H. J. 2004. Op. cit

15. Muscio, H. J. 2006. Aproximación evolutiva a la complejidad y al orden social temprano a través del estudio de representaciones rupestres de la quebrada de Matancillas (Puna argentina). Estudios Atacameños 31, pp 9-30         [ Links ]

16. González, A. R. 1977, Op. cit, Ver Muscio, H. J. 2006, Op cit:11

17. López, G. E. J. 2003. Pastoreo y caza en el temprano de la puna de Salta: datos osteométricos del sitio Matancillas II. Intersecciones 4: 17- 27. Buenos Aires,         [ Links ] Muscio, H. J. 1998. Patrones Espacio-Temporales de la Variabilidad ambiental en la Puna Argentina: Algunas Implicancias para la Ecología Humana Prehistórica del NOA y para la Estructura Arqueológica Regional. En: Cuadernos del INAPL 18: 271- 296         [ Links ]

18. Muscio, H. J. 2004. Op. cit

19. Roberto Tonarelli datos inéditos

20. Mercuri, C. 2006. Diversidad en artefactos líticos de las ocupaciones del Valle de San Antonio de los Cobres, Puna de Salta, durante el Período Agro- Alfarero Temprano, Tesis de Licenciatura, Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires         [ Links ]

21. Escola, P. S. 2007. Op. cit

22. Muscio, H. J. 2004. Op. cit

23. Ídem

24. Ídem

25. Ídem

26. Ídem

27. sensu Tarragó, M. 1989. Contribución al Conocimiento arqueológico de las poblaciones de los Oasis de San Pedro de Atacama en relación con otros pueblos puneños, en especial, el sector septentrional del valle Calchaquí. Tesis Doctoral, Facultad de Humanidades y Artes de Rosario, Universidad Nacional de Rosario         [ Links ]

28. Muscio, H. J. 2006, Op cit: 11

29. Winterhalder, B. y Goland C. 1993. On Population, Foragin Efficiency, and Plant Dometication. Current Anthropology 34 (5): 710-715,         [ Links ] entre otros

30. Winterhalder, B. y C. Goland 1993. Op. cit

31. Nuñez A., L. y T. Dillehay. 1979. Movilidad giratoria, armonía social y desarrollo en los andes meridionales: patrones de tráfico e interacción económica. (Ensayo), Ms en Universidad de Chile, Antofagasta.         [ Links ]
1995. Movilidad giratoria, armonía social y desarrollo en los Andes Meridionales: patrones de tráfico e interacción económica. Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo San Pedro de Atacama. Universidad Católica del Norte, Chile
        [ Links ]

32. Yacobaccio, H. D., P. Escola, M. Lazzari y F. Pereyra. 2002. Long-Distance obsidian Traffic in northwestern Argentina. Geochemical evidence for Long-Distance Echange, editado por M. Glascock, pp. 167-204. Bergin and Garvey, Wesport. y 2004,         [ Links ] Op. cit

33. Muscio, H. J. 2004. Op. cit

34. No sólo en la obsidiana proveniente de Tocomar, también en la de Zapaleri. Mercuri, C. y V. Vázquez. 2007. Conjuntos líticos de los sitios Tempranos de Matancillas: primera aproximación. Arqueología Argentina en los Inicios de un Nuevo Siglo. Publicaciones del XIV Congreso Nacional de Arqueología Argentina, Oliva, F., N. Grandis y J. Rodríguez (Comps.), Tomo I: 609- 613. Universidad Nacional de Rosario, Facultad de Humanidades y Artes, Escuela de Antropología        [ Links ]

35. Nelson, M. 1991. The Study of Technological Organization. En: Archaeological Method and theory, editado por M. Schiffer Vol 3 pp. 57-100. Arizona Press, Tucson.         [ Links ]

36. Muscio, H. J. 2004. Op. cit

37. Ídem

38. González, A. R. 1977. Op. cit