SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número2Doctor carlos silverio vázquez villa: biografía índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista argentina de neurocirugía

versión On-line ISSN 1850-1532

Rev. argent. neurocir. vol.20 no.2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires abr./jun. 2006

 

IN MEMORIAM

Dr. Ernesto Dowling
Su fallecimiento

El día 23 de noviembre de 2005, falleció en Buenos Aires el distinguido neurocirujano Ernesto Dowling.
Nacido en la ciudad de Buenos Aires el 25 de noviembre de 1925, hijo de doña Adela Peña y de don Ernesto Patricio Dowling -pionero de la neurocirugía argentina-.
Luego de realizar sus estudios secundarios en el colegio Champagnat, ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, de donde egresó con diploma de honor.
Comenzó su especialización en neurocirugía al lado de su padre en la sala V del hospital Bernardino Rivadavia.
Completó su formación en los más afamados centros neuroquirúrgicos de la época, viajando a Inglaterra, Suecia y Estados Unidos, siendo sus principales maestros J.L. Poppen, Denny Brown y H. Olivecrona.
En 1962 ingresó al Colegio Argentino de Neurocirujanos y posteriormente a la carrera docente, doctorándose con el trabajo: "Discopatías cervicales. Análisis crítico de las vías de abordaje" en 1970.
Desarrolló su labor asistencial y docente en el Hospital Rivadavia, donde ganó por concurso el cargo de Jefe del Servicio de Neurocirugía en el año 1973, permaneciendo allí hasta su jubilación en 1991.
Si bien no es ésta la ocasión para analizar su vasta obra, su extensa labor científica, ni los cargos docentes y honoríficos recogidos durante su vida, debo mencionar que realizó valiosos aportes científicos a la especialidad, beneficiando fundamentalmente a los pacientes que siempre fueron su principal preocupación.
Fue un hombre de carácter sereno y mesurado, siempre optimista, jamás se lo vio enojado, todo un caballero de una entereza inclaudicable y poseedor de una ética poco usual en estos tiempos. Con su ejemplo nos enseñó mucho más que la práctica de la especialidad.

Félix A. Barbone