SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número2Hipoplasias de esmalte dental y estrés metabólico en poblaciones del norte de Mendoza (Argentina): siglos XVII-XIXUna pipa de terracota hallada en el sitio Leonor Cepeda 952, Santiago de Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Intersecciones en antropología

versión On-line ISSN 1850-373X

Intersecciones antropol. vol.18 no.2 Olavarría ago. 2017

 

ARTÍCULOS

Museos, aficionados y arqueólogos en la descentralización de la arqueología pampeana argentina, 1960-1980

 

Irene Elena Brichetti

Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP), Argentina. Funes 3350 (7600), Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina. E-mail: iebrichetti@gmail.com

Recibido 22 de septiembre 2016.
Aceptado 20 de febrero 2017


RESUMEN

Expone la participación de aficionados en el proceso de descentralización de la arqueología de la región pampeana en general y centro-sudeste en particular entre 1960 y 1980. Para eso, documenta la composición y posterior estructuración de vínculos de reciprocidad entre un museo regional del interior de la provincia de Buenos Aires y dos centros científicos metropolitanos con incidencia nacional. Primero, contextualiza los contactos entre aficionados del Museo de Historia y Ciencias Naturales (Lobería) y los arqueólogos del Museo Etnográfico “Juan Bautista Ambrosetti” (Buenos Aires), Museo Etnográfico Municipal “Dámaso Arce” (Olavarría) y Museo de La Plata dentro del marco político y académico vigente durante las décadas analizadas. Finalmente, detalla las excursiones científicas encabezadas por el Dr. Ciro Lafon al frente del Departamento de Ciencias Antropológicas del Museo Etnográfico “J. B. Ambrosetti” a Lobería, para después profundizar en la relación establecida entre el Dr. Guillermo Madrazo y el Sr. Gesué Noseda, que derivó en la institucionalización de la arqueología en el área mencionada.

Palabras clave: Arqueología pampeana; Aficionados; Arqueólogos; Descentralización; Museos.

ABSTRACT

Museums, amateurs, and archaeologists in the descentralization of argentinean pampean archaeology, 1960-1980.

This paper explains the participation of amateurs in the process of decentralization of the archaeology of the Pampean Region in general and in the center south-east region in particular between 1960 and 1980. As such, the paper documents the composition and late structuring process of the reciprocal links between a regional museum from Buenos Aires and specific scientific metropolitan centers with national influence. First, contacts among amateurs of the Museo de Historia y Ciencias Naturales, Lobería, and the archaeologists of the Museo Etnográfico “Juan Bautista Ambrosetti” (Buenos Aires), Museo Etnográfico Municipal “Dámaso Arce” (Olavarría), and Museo de La Plata are contextualized within the political and academic frame that existed during the decades analyzed. Second, the scientific expeditions directed by Ciro Lafon from the Department of Anthropological Science, Museo Etnográfico “J. B. Ambrosetti”, to Lobería are explained in detail in order to question the association between Guillermo Madrazo and Gesué Noseda that led to the decentralization of Pampean archaeology.

Keywords: Pampean Archaeology; Amateurs; Archaeologists; Descentralization; Museums.


 

INTRODUCCIÓN

Aunque ligada a la formación de redes de colaboradores locales y a circuitos de canje internacionales que incluían a los directores de los museos metropolitanos de fines del siglo XIX e inicios del XX, la participación de los aficionados en el desarrollo científico fue abordada como una problemática secundaria a la historia de las ciencias y a los estudios sobre museos. Pero el rol ejercido por los aficionados fue fundamental en la institucionalización de la arqueología en distintas regiones del país. Entre los antecedentes sobre el tema están los aportes de Ana Teresa Martínez et al. (2011) sobre Emilio y Duncan Wagner, quienes acumularon prestigio y se convirtieron en referentes de la arqueología en la provincia de Santiago del Estero durante las décadas de 1920 y 1930 mediante prácticas de comunicación estratégica con la prensa y con la comunidad científica nacional e internacional. El caso de los Wagner se enmarca en un contexto de intensas discusiones ligadas a la interpretación de restos arqueológicos y a las teorías sobre el origen autóctono del “hombre americano” que, en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, encontraron eco en los hallazgos de Lorenzo Parodi y en el recrudecimiento de los postulados de Florentino Ameghino (ver Daino 1979 y Bonomo 2002). Entre los críticos principales de los Wagner se hallaba Antonio Serrano, que, según lo refiere Mirta Bonnin (2008), llevó adelante el proceso de institucionalización de la arqueología en la provincia de Córdoba durante la década de 1940 mediante un elaborado sistema de enseñanza y registro para aficionados que le permitió asegurar ingresos para la “colección fundadora” y contar con una base local para excursiones y viajes de estudio. Esos mecanismos se mantuvieron hasta mediados del siglo XX tal y como lo atestigua el análisis realizado por Alejandra Pupio (2011) sobre la correspondencia epistolar entre aficionados de todo el país y arqueólogos del Museo de La Plata (MLP).
La década de 1940 fue, además, fructífera para la fundación de institutos dependientes de universidades y de museos arqueológicos regionales, a lo cual se sumó la creación, en 1958, de las carreras específicas de arqueología en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la de La Plata (UNLP) (Politis 1992). Sin embargo, conviene mencionar que en ese contexto expansivo en términos de formación de centros científicos locales, el sudeste de la provincia de Buenos Aires continuaba siendo una zona débilmente estudiada por los arqueólogos. Entre 1920 y 1960 se reavivó la polémica sobre las propuestas de Florentino Ameghino en torno a los ya mencionados hallazgos (supuestos o reales) realizados en la costa atlántica, cuya desestimación derivó en la posterior reticencia por parte de los investigadores por ahondar en el conocimiento del pasado de las regiones pampeana y patagónica. En eso también influyó, por un lado, el insuficiente desarrollo de las técnicas formales de excavación, recolección, datación y análisis (frecuentes en las décadas siguientes); así como las fuertes polémicas que surgieron de una suerte de reedición del debate Ameghino/Hrdlička. Por otro, en un desinterés generalizado basado en la consideración de la cerámica como poca y tosca; de los artefactos líticos, como escasos; y de su materia prima, de mala calidad para la talla; además de que la zona era muy amplia, y sus estratigrafías, indiferenciadas, todo lo cual se asociaba con una exigua profundidad temporal para los sitios (Flegenheimer 2004). En ese marco de escasez de estudios en el área pero de incipiente autonomía debido a la profesionalización de la disciplina y a la emergencia de espacios museísticos regionales liderados por aficionados, se creó, el 21 de mayo de 1960, el Museo de Historia y Ciencias Naturales del Club de Pesca de Lobería (MHCNCPL). Tempranamente se efectuaron contactos entre dicho museo, el MLP, el Etnográfico “Juan Bautista Ambrosetti” de Buenos Aires (MEJBA) y el Etnográfico Municipal “Dámaso Arce” de Olavarría (MEMDA).
Este artículo tiene por objetivo conocer los vínculos existentes entre arqueólogos y aficionados pertenecientes a las instituciones mencionadas entre 1960 y 1980. El conjunto documental analizado se basa fundamentalmente en fuentes inéditas (correspondencia epistolar y actas) ubicadas en el Archivo Personal “Gesué Pedro Noseda” (APGPN).

LAFON Y EL MUSEO ETNOGRÁFICO “J. B. AMBROSETTI”

El MHCNCPL nació con el propósito de fomentar vocaciones científicas, además de promover actividades educativas, por lo cual priorizó desde sus inicios el diálogo con especialistas de distintas disciplinas (APGPN, Acta Fundacional, MHCNCPL, 21/05/1960). A mediados de la década de 1960, el presidente de la subcomisión del museo de Lobería, Gesué Noseda, buscó contactar a arqueólogos de los principales museos del país. Uno de los primeros vínculos que se lograron fue con el Dr. Ciro René Lafon, investigador y docente del MEJBA. Lafon había estudiado la carrera de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA (FFyL-UBA) de la que egresó en 1945 como profesor de enseñanza secundaria, normal y especial, para doctorarse seis años después en Arqueología (Orquera 2005). Sus inicios como docente fueron en la carrera de Historia, primero como auxiliar y luego como profesor adjunto de Prehistoria y Arqueología Americana; en la investigación se formó junto a José Imbelloni (Guber 2011). Tras la apertura de la carrera de Antropología, Lafon se convirtió en responsable del Instituto de Arqueología (investigación) y del Departamento de Ciencias Antropológicas (docencia) que funcionaban en el MEJBA (Orquera 2005).
Como forma de establecer relación, Noseda invitó a Lafon a través del MHCNCPL para que dictara una conferencia, la cual se concretó en el mes de junio de 1965. En esa oportunidad, Noseda lo llevó a conocer distintos sitios. La subcomisión registró así aquel episodio:

La llegada del profesor Lafon a la ciudad, se produjo el día anterior a su disertación aproximadamente a las diecinueve horas donde mantuvo después, en nuestro salón Museo, cordiales momentos de “investigación” con un grupo de dirigentes de la Institución a nuestras valiosas piezas que se exhiben en las vitrinas y atriles, haciendo relieve de algunas que despertó en él, gran interés y curiosidad. A la mañana del día siguiente […] se dirigió con el vehículo del Sr. Emilio Ariet y acompañado por el mismo al campo del Sr. M. Piacenza, para hacer investigaciones a la costa del Río Quequén Grande en busca objetos arqueológicos.
Por la tarde, en compañía del Sr. Ariet, Noseda y Otros fue llevado a la sierra “La China” con la misma finalidad anterior, dejando después de estas visitas a estos lugares, la promesa de volver para realizar descubrimientos de arqueología, ya que cabían grandes posibilidades (APGPN, Libro de Actas Sub-Comisión Museo CPL, N° 11, folio 20, 01/09/1965)1.

Parte de la estrategia de Noseda para que los investigadores trabajaran en Lobería consistió en hacerlos conocer los posibles sitios que había localizado. En el mapa que corresponde a la Figura 1 se incluyen los mencionados en este artículo. Meses después, Lafon volvía a comunicarse con Noseda para proponerle la realización de un nuevo acto cultural, el cual se desarrolló el 30 de octubre de ese mismo año (APGPN, Libro de Actas Sub-Comisión Museo CPL, N° 13, folio 29, 2/11/1965). Los actos culturales empezaban a transformarse así en un bien de intercambio que otorgaba prestigio a los aficionados, mientras que permitía a los arqueólogos acceder a prospecciones más acotadas sobre la base de exploraciones previas.


Figura 1.
Ubicación de sitios y museos mencionados. Tomado y modificado del Mapa arqueológico de la provincia de Buenos Aires (Mapoteca del Ministerio de Educación de la Nación).

Un encuentro fortuito
Noseda entabló múltiples contactos, entre ellos, con el MLP a través de Rodolfo Casamiquela, quien enseñaba e investigaba en paleoantropología bajo la orientación del Dr. Rosendo Pascual. Casamiquela y el preparador Lorenzo Parodi (hijo) fueron a Lobería el 19 de noviembre de 1965. El día 20, junto con Gesué Noseda, el
intendente municipal Emilio Ariet y otros miembros de la subcomisión realizaron una excursión al río Quequén Grande, zona Paso Otero y Malal Tuel, con el objetivo de observar las afloraciones del terciario y de debatir las teorías de Lorenzo Parodi (APGPN, Libro de Actas Sub-Comisión Museo CPL, N° 14, folios 31/32, 25/11/1965). Cabe destacar que el debate entre ameghinistas y no ameghinistas, a pesar de parecer superado, continuó vigente en distintos círculos científicos durante gran parte del siglo XX (ver Brichetti 2014). De ahí que no resulte sorprendente el interés de Casamiquela por discutir los hallazgos que Parodi había realizado en 1923 en la costa atlántica, motivo por el cual luego de su disertación continuaron la excursión:

El día 21 realizamos el viaje de investigación a Centinela del Mar con el auto de Don E. Ariet acompañaba Juan Carlos Baglivo, Gesué Pedro Noseda y el auto de Ernesto Baron y familiares se revisan los perfiles de los cortes de las Barrancas del lugar: cuyos horizontes fueron dibujados por don Lorenzo Parodi el año 1923 y [sic] hizo el interesante hallazgo del Túmulo Indígena de la Mala Cara entrerratorio Indígena con la extracción de varios restos humanos y uno pintado de Rojo por el sabio Don Lorenzo Parodi, hoy cubierto por los médanos con 5 mts espesor de arena.
Se almorzó una buena parrillada realizada por Ariet y Baglivo; en esos momentos llega una comisión científica encabezada por el Dr. Ciro René Lafon del Museo Etnográfico de Buenos Aires acompañado del Prof. Austral, Licenciado González y Prof. Pellisero para quedarse tres días para investigar sobre el indio de esta región.
A las 16 horas los llevamos a la estación de servicio San José al Dr. Rodolfo M. Casamiquela y al sabio Don Lorenzo Parodi, para seguir su investigación del Hombre Fósil de Miramar (Noseda 1993: 5).

Aquel encuentro inesperado no sólo refleja el entusiasmo de los aficionados, sino también el interés de los investigadores, quienes conversaron in situ acerca de futuros estudios (Figura 2). Esa visita también constituyó el primer viaje que Lafon efectuaba a Lobería en comisión científica junto con Antonio Austral, quien se dedicó desde entonces y durante las dos décadas posteriores a otros sitios de la región. Al año siguiente, Gesué Noseda asistió, en Mar del Plata, al XXXVII Congreso Internacional de Americanistas, donde acordó con Casamiquela la realización de un nuevo acto cultural (APGPN, Libro de Actas Sub-Comisión Museo CPL, N° 17, folio 36, 9/09/1966). El día de la conferencia, el 24 de septiembre de 1966, Casamiquela fue trasladado a un posible enterratorio indígena ubicado en el paraje Dos Naciones (APGPN, Libro de Actas Sub-Comisión Museo CPL, N° 18, folio 38, 2/12/1966). En ese lugar, un gran valle rodeado de sierras, accidentalmente se había encontrado una gran laja de piedra bajo la cual yacían restos humanos. De acuerdo con los datos brindados por el propietario del campo, se realizó una excavación de 2 m de largo × 1,50 m de ancho y 1 m de profundidad, de la cual se obtuvieron las piezas óseas mencionadas, así como las de otras especies, y tres planchas de granito con evidencias de pulido intencional sobre su superficie. Casamiquela ofreció el estudio y posterior difusión de los resultados de las extracciones realizadas ese día. Horas después, la comitiva se dirigió al cerro El Sombrero, donde ubicaron una gran gruta que no pudieron revisar detenidamente por falta de tiempo (Nuestra Ciudad [NC] 5/10/1966)2.


Figura 2.
Izquierda a derecha: 1- Lorenzo Parodi, 2- Gesué Noseda (atrás), 3- Ciro Lafon (delante), 4- Nazari, 5- Antonio Austral, 6- Miguel Hangel González, 7- Ernesto Baron, 8-Norberto Pellisero, 9- Rodolfo Casamiquela, 21/11/1965, Centinela del Mar, APGPN.

Una comisión oficial
En mayo de 1966, Lafon retomaba contacto con Noseda al responderle por un pedido que el museo de Lobería había realizado al MEJBA:

Me es grato dirigirme a Ud. Por indicación del Director del Museo Etnográfico Prof. Palavecino para poner en su conocimiento que en el día de la fecha ha sido resuelto favorablemente su pedido de materiales en préstamo temporario para ser exhibidos en ese museo.
El mencionado profesor dejó en mis manos la selección de los ejemplares que pueden ser prestados y que figura en la nómina adjunta.
Como estimamos que el traslado de las piezas por la vía corriente puede resultar peligroso para las mismas lo llevaremos personalmente en la primera oportunidad (APGPN, carta de C. R. Lafon a G. P. Noseda, Buenos Aires, 29/5/1966).

La ocasión permitió a Noseda invitar a Lafon a la celebración de un tercer acto cultural (APGPN, carta de C. R. Lafon a G. P. Noseda, Banfield, 04/8/1967). A tal efecto, Lafon y Alberto Llanos viajaron a Lobería y entregaron al museo el material prometido, que incluía puntas de flechas, hachas, un collar, una lanza de hueso y cráneos (APGPN, carta de C. R. Lafon a G. P. Noseda, Buenos Aires, 21/8/1967 e inventario). Luego de la conferencia fueron al cerro El Sombrero, donde hallaron una gruta natural de 5 m × 3 m de alto, la cual había sido observada superficialmente por Casamiquela el año anterior (Libro de Actas Sub-Comisión Museo CPL, N° 22, folio 44, 16/9/1967). Días después, Gesué Noseda (presidente) y Alberto Ruiz (secretario) escribían a Lafon en gratitud a su visita, mientras gestionaban un nuevo préstamo del MEJBA:

Tenemos el deber de llegar a Ud. para expresarle nuestro profundo agradecimiento por la atención que ha tenido una vez más hacia nuestro Museo, al brindar la magnífica conferencia del 16 del cte.
Además, también queremos agradecerle la molestia que conjuntamente con el Licenciado Llanos se tomaron al hacernos llegar los materiales del Museo Etnográfico, gesto que valoramos plenamente.
En cuanto a los nuevos materiales que nos han prometido sobre bustos de indios en yeso, urnas funerarias, materiales de cerámica y de los indios de Tierra del Fuego –Onas, Yaganes– y del Chaco, Salta, etc. ponemos en su conocimiento que, convenientemente embalados pueden ser despachados por TRANSPORTE LA UNION –Luna 362– Capital Federal.
Le recomendamos que si deciden realizar un viaje a la zona serrana, nos avisen con tiempo, para poder ponernos a v/disposición, e ir gestionando permisos, etc. para lo cual quedamos a la espera de sus noticias.
Con saludos para el amigo Llanos, nos complacemos en saludar a Ud. con la estima de siempre (APGPN, carta de G. P. Noseda y A. Ruiz a C. R. Lafon, Lobería, 28/9/1967).

Prontamente, Lafon ofreció a Noseda la realización de una excursión de la cual participaría una comisión oficial en representación del Departamento de Ciencias Antropológicas que actuaba a su cargo:

Seguramente ya habrá llegado a sus manos la mía de principios de semana. Las circunstancias han cambiado por razones ajenas a mi voluntad. Debí suspender el viaje a Resistencia. En cambio, para aprovechar esos días que ya teníamos disponibles, aprovecharé para ir con mi gente nuevamente a lobería, para estudiar bien el asunto guijarros, específicamente.
La comisión de estudios estaría integrada por unas seis personas, toda gente grande y responsable, algunos de los cuales Ud. ya conoce, como Llanos y Pellisero. La idea ya, que le comunicamos, es ir a instalarnos en el terreno, en carpa y artefactos de trabajo entre el miércoles 22 y el domingo 27 del corriente.
Tengo sumo interés, como ya conversamos, en recorrer todo el tablón de la Sierra Larga. Le ruego quiera tener a bien ir adelantando la información, para solicitar permiso a quien corresponda, también a la comisaría en la persona del comisario y, por supuesto al intendente. Vamos en 1 auto cuatro personas y en otro, creo que dos. Estos detalles tienen su importancia: Esta vez, es una Comisión de Estudios, del Departamento de Ciencias Antropológicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires que hará prospección y excavaciones, como resultado de viajes anteriores, respondiendo al interés, a la información y a la colaboración del Museo de esta ciudad. Integran esa comisión Jefe: Dr. Ciro Rene Lafon, Director del Departamento mencionado. Ayudantes: Lic. Llanos, Lic. Pellisero, Sr. Chiri, Sr. Orquera.
Todo es un poco apurado y le pido perdón; pero ¿podría Ud. adelantar unas gestiones de “permiso” y/o “autorización”?
Es oficial. Si Ud. quiere y lo cree conveniente (yo creo que sí) de la noticia a los diarios, tal cual aparece en la parte subrayada de esta carta. Convendría además que Ud. mismo agregara, todo lo que crea conveniente para vincular más estrictamente el Museo suyo, al Departamento.
Fíjese bien: al Departamento de Ciencias Antropológicas, que dirijo yo. No ya al Museo Etnográfico-Ya le explicaré con mayor detalle la necesidad de esta distinción. Si las cuentas no fallan nuevamente, el próximo miércoles 22, a media tarde, lo buscaremos en su casa del negocio (APGPN, carta de C. R. Lafon a G. P. Noseda, Banfield, 19/11/1967).

Lafon arribó a Lobería según lo previsto. Lo acompañaban el licenciado Norberto Pellisero, el Dr. Rodolfo Merlino, el Dr. Luis A. Orquera, el arquitecto Anselmo Barbieri y el Sr. Osvaldo Carlos Chiri. El jueves por la mañana se trasladaron al “tablón” de Sierra Larga, donde establecieron campamento hasta el día domingo 26 de noviembre. Allí realizaron exploraciones generales que culminaron con la prospección de una gruta que, a partir de entonces, lleva el nombre de “Cueva de los Helechos”. Así lo relata la crónica publicada en un diario local con una descripción del sitio:

El hallazgo más destacable lo constituye una cueva alero, de 8 metros de frente por 3 metros de profundidad, y una terraza de 15 metros de frente por 6 de ancho, que semeja un gran anfiteatro, con su frente hacia el Oeste, para protección de los vientos fríos que predominan del sud.
Esta cueva estaba cubierta de tierra y helechos, debiendo extremarse los trabajos para su apreciación. Al realizarse los cateos del piso, y sarandeo de tierra sacada, aparecieron diversos objetos arqueológicos, que daban base al fundamento de considerarla un refugio de antiguas tribus que poblaron esta región.
Otra muestra la constituyen los restos de humo en su techo lo que indica que dentro de la misma ha sido encendido fuego.
En una de sus paredes laterales se observa una figura tallada en la roca, se trata probablemente de dos guanacos. Fueron tomadas diversas fotografías y medidas de todo ello, a efectos de su posterior estudio (NC 29/11/1967).

Con respecto a la figura tallada que se menciona en la crónica, cabe destacar que no existen publicaciones que acrediten la existencia de arte rupestre en el sitio mencionado (ver Flegenheimer y Bayón 2000)3. En cambio, en otro sector del denominado planchón de Sierra Larga, hacia el sur, se ubicaron, dos décadas después, las pinturas halladas por Ceresole y Slavsky (1985). Contrariamente a lo anunciado, ni Casamiquela ni Lafon regresaron a Lobería4. Resulta importante destacar que la generación a la que pertenecían se había forjado bajo el influjo intelectual de la escuela histórico- cultural, con sus distintos matices y vertientes. Como afirman Visacovsky et al. (1997), Lafon se había formado en el MEJBA con José Imbelloni, a quien se le atribuyó la introducción de esa escuela en el país. Gustavo Politis (1992) y Pablo Perazzi (2003) argumentan que el ascenso de dicha corriente se debió, por un lado, a la crisis endémica surgida tras la demoledora crítica de Ales Hrdlička a Florentino Ameghino, que terminó con el reemplazo del evolucionismo decimonónico por el método histórico y, por otro, al contexto político imperante, que ubicó a Imbelloni en el dominio de la escena institucional por su relación con el primer peronismo. Concordamos con Perazzi (1992: 46) cuando advierte que el avance y permanencia de dicha escuela se explica más por condicionamientos estructurales endógenos (disciplinares) y exógenos (políticos) que favorecieron su rápido predominio y expansión, que por la hipótesis extendida que asigna al historicismo cultural el carácter de “factor retardatario” del desarrollo científico (ver Boschín y Llamazares 1984). Según lo afirma Rosana Guber (2011), la figura de Lafon es bastante difícil de encuadrar dentro de la perspectiva dualista que primó en la antropología desde mediados de la década de 1980 y que le asignó la adscripción académica de histórico-cultural. Si bien en 1960 Lafon llegó a elogiar a la corriente “verdaderamente constructiva” cuyo prototipo eran los trabajos del prehistoriador austríaco Osvaldo Menghin (Politis 1992: 77), las investigaciones que realizó posteriormente sobre el Nordeste y el Noroeste se distancian mucho de aquella postura (Guber 2011).
Acerca de las razones por las cuales Lafon discontinuó sus estudios en el área, cabe señalar que Menghin era considerado una autoridad en la arqueología pampeana. Junto con su discípulo, Marcelo Bórmida, había planteado en 1950 una correlación entre la capa roja N° 4 de la Gruta del Oro (partido de Benito Juárez) con el “horizonte rojo” N° 4 de la Gruta Ojo de Agua (partido de General Pueyrredón), que había sido excavada por el ingeniero Augusto Tapia en 1937 (Madrazo 1968). Si bien se dudaba sobre la cronología que habían indicado para las industrias asociadas a esos sitios, hasta entonces tampoco existían investigaciones que respaldaran esas críticas. Hay que considerar también que, previamente a la expedición en la “Cueva de los Helechos”, Lafon le comunicaba a Noseda su interés por los “guijarros”, refiriéndose así a una industria muy “rústica” de la costa realizada sobre fragmentos de basalto negro de forma redondeada y pulida naturalmente sobre la cual se efectuaban golpes para obtener algún filo que se pudiese utilizar como instrumento de corte, por ejemplo. Esta última difiere de la de cuarcita, más refinada y característica de la zona. Ejemplares de ambas habían sido ubicados en sitios de los sistemas serranos de Tandilia y Ventania, y se les había asignado una antigüedad aproximada de unos 7000 a 8000 años, que empezaba a discutirse (Madrazo 1970). En este sentido, se hace difícil ignorar que, de continuar los estudios en la zona, probablemente Lafon hubiese tenido que confrontar con las ideas de Menghin y, acaso, con algunas propias. Pero posiblemente tampoco haya tenido intenciones reales de investigar allí, ya que la organización del viaje la hizo desde el Departamento de Ciencias Antropológicas, que coordinaba las tareas docentes. A su vez, las dos comisiones que encabezó Lafon en Lobería develan una arista importante de su legado personal, su vocación docente aplicada a la formación de los arqueólogos en el campo, al análisis conjunto de materiales por profesores y alumnos, y a la apertura de los espacios académicos (Orquera 2005; Guber 2011).

GUILLERMO MADRAZO Y EL MUSEO ETNOGRÁFICO “DÁMASO ARCE”

Luego del alejamiento de Lafon, Noseda se comunicó con el Dr. Guillermo Madrazo, quien alternaba sus días entre el MEJBA y el Museo Etnográfico “Dámaso Arce”, para el cual había sido convocado por Enrique Palavecino, director del MEJBA. Este último había sido contratado por la Municipalidad de Olavarría para reabrir un museo sobre la base del creado en 1923 por Dámaso Arce, inmigrante español que era artista orfebre y que tenía como afición el coleccionismo (Madrazo 1979; Mazzanti 2005). Arce había inaugurado el “Museo Hispano Americano”, en el cual exponía sus obras de cincelado, sus colecciones de fósiles, animales disecados, algas, cráneos, monedas y medallas, además de una exquisita pinacoteca. Tras su muerte, la colección fue donada por su familia a la Municipalidad de Olavarría. En 1961 se habilitó la sección plástica del nuevo museo con las obras mencionadas; el resto de la colección fue reorganizada por el etnógrafo Palavecino y con ella se inauguró luego el Museo Etnográfico Municipal “Dámaso Arce” (MEMDA), el 18 de septiembre de 1963.
Desde ese momento, y de acuerdo con lo indicado por Diana Mazzanti (2005), Palavecino, junto con Madrazo, propiciaron un espacio descentralizado para la arqueología donde interactuaron directamente con otros museos del interior del país. Según la misma autora, la llegada del Dr. Guillermo Madrazo a Olavarría fue consecuencia del gobierno de facto de Juan Carlos Onganía, cuya embestida contra las universidades nacionales, conocida como la “Noche de los Bastones Largos”, afectó a la FFyL-UBA, donde Madrazo se había formado en la carrera de Historia, para continuar sus estudios de posgrado en Arqueología bajo la orientación de Ciro Lafon (Madrazo 2000; Mazzanti 2005). Al morir Palavecino, en 1966, Guillermo Madrazo se hizo cargo del MEMDA. Desde ese espacio de mayor autonomía confrontó los postulados de la escuela histórico-cultural.

Prospecciones iniciales
Madrazo basó su estrategia de investigación en dos aspectos principales: 1) la revisión de los sitios clásicos de la arqueología pampeana (Gruta del Oro y Laguna Blanca Grande); y 2) el cuestionamiento de la antigüedad de estos con base en los datos aportados por investigadores de otras disciplinas sobre los procesos de formación de los sitios (Politis 2005a). Entre mayo de 1967 y enero de 1968, encabezó tres campañas sucesivas en Sierras de la Tinta, en Grutas del Oro y Margarita (Barker, partido de Benito Juárez). En las dos primeras (mayo y julio de 1967) participaron Joaquín Affonso y Armando Ferreira; en la tercera (enero de 1968), a los mencionados se sumó la antropóloga Cristina Sorucco, que era su esposa (Madrazo 1972). Mediante las estratigrafías descriptas por el géologo Mario Teruggi, del MLP, Madrazo logró avanzar en el debate concerniente a la caracterización del Blancagrandense, una de las industrias derivadas del Tandilense. Al respecto, afirmaría que fue fundamental el apoyo de colegas de otras disciplinas tales como el mencionado Teruggi o los paleontólogos Eduardo Tonni, Jorge Zetti y Francisco Fidalgo (Madrazo 2000).

Investigaciones en Tandilia
El 20 de abril de 1968 Madrazo escribía a Noseda confirmándole los datos para la realización de su primer acto cultural en Lobería:

He recibido su segunda carta del día 18 del cte. […] El tema que propongo es “Arqueología y vida actual en el Valle Grande (Jujuy): Una Argentina ignorada”. Llevaré diapositivas confiando en que ustedes posean un proyector; de no ser así eliminamos este tipo de ilustración. […]
Viajaré desde Buenos Aires el 27 a la madrugada por La Estrella y llegaré a Necochea a las 11.17. Si hay medios de transporte a Lobería no es necesario que se incomode en ir a esperarme (APGPN, carta de G. Madrazo a G. P. Noseda, Olavarría, 20/4/1968).

El acto transcurrió conforme con lo pactado el día 27 de abril. Como ya era habitual, Noseda envió una carta de agradecimiento a Guillermo Madrazo, oportunidad en que este le consultó por la posibilidad de realizar un segundo viaje a Lobería:

Saldríamos de Olavarría cuatro personas posiblemente el 20 de junio (a confirmar) para estar allí hasta el domingo 23. Viajaríamos por La Estrella. Tendríamos que hacer un recorrido por la zona, excavaciones en el zanjón y quizás otros lugares, y la tipología del material que se encuentra en el Museo. Iríamos con fondos propios, pero necesitaríamos un vehículo para desplazarnos en Lobería, y también pico, palas y zaranda. Llevaríamos carpa y todo lo necesario. […]
En lo que respecta a mi ofrecimiento de publicar en Etnía el hallazgo de los huesos partidos y el material lítico asociado, lo mantengo siempre que el material haya sido reunido con los suficientes recaudos (APGPN, carta de G. Madrazo a G. P. Noseda, Buenos Aires, 24/5/1968).

Luego de analizar los materiales que se hallaban a resguardo del museo, Madrazo organizó una tercera estadía en Lobería, que se llevó a cabo entre los días jueves 20 y domingo 23 de junio del año 1968 (NC 8/6/1968). Viajó junto con Ricardo y Miguel Aramarante, que fue como cronista del diario El Popular [ EP] de Olavarría. Dos días antes habían hecho lo propio dos discípulos de Madrazo: Armando Ferreira y Joaquín Affonso. A ellos se sumaron otros colaboradores del MHCNCPL: Gesué Noseda, Ernesto Barón, Luis Erdozia, Oscar Zubiategui, Goñi, Alberto Omar Ruiz y Francisco Tipito (EP 3/7/1968). Aunque el recorrido inicial contemplaba la prospección en tres accidentes geográficos principales del partido: 1) río Quequén Grande, 2) sierras y 3) costa marítima, sólo llegaron a trabajar en los dos primeros destinos. De esa forma, durante los días jueves a sábado se abocaron a realizar excavaciones y exámenes de superficie en las barrancas del río Quequén Grande en su curso medio, primero en Paso Otero y luego en Zanjón Seco. En Paso Otero tuvieron resultados que calificaron de satisfactorios, ya que, a una profundidad de 118 cm, hallaron un sobador pulido en ambas caras de 18 cm de largo, una mano de mortero, un cuchillo de piedra realizado en un guijarro, esquirlas y pequeñas lascas de calcedonia y cuarcita (NC 22/6/1968; EP 4/7/1968). Finalmente, el domingo 23 de junio se dirigieron al cerro El Sombrero, en el noroeste de Lobería. Al realizar la descripción de este, Madrazo explicaba que pudo haber cumplido un rol estratégico por su ubicación geográfica, ya que desde su cima, plana y rocosa, se podía observar todo el entorno (Madrazo 1972).
La observación directa de los sitios de Lobería permitió a Madrazo reunir los elementos necesarios para confrontar la antigüedad de los previamente explorados por Osvaldo Menghin y Marcelo Bórmida (Madrazo 1970). A fin de otorgar un nuevo impulso a las investigaciones, en 1969 se creó el Instituto de Investigaciones Antropológicas de Olavarría (IIAO), bajo la dirección inicial de Guillermo Madrazo, quien se dio a la tarea de formar un grupo de trabajo integrado tanto por estudiantes como por profesionales. A comienzos de 1969, sobre una barranca ubicada sobre la margen derecha del río Quequén Chico en Lobería, el encargado de un campo privado encontró materiales arqueológicos y dio aviso al MHCNCPL en la persona de Gesué Noseda. Como consecuencia de lo anterior, se llevaron a cabo dos visitas al lugar, una de ellas por invitación de Noseda, y la siguiente, como huéspedes de Miguel Álvarez, propietario del campo en el que se habían realizado los hallazgos. A la primera excursión (abril de 1969) acudieron el Dr. Guillermo Madrazo y el Lic. Leonardo Daino, quienes prospectaron detalladamente la margen derecha y los alrededores, haciendo el debido registro mediante anotaciones, fotografías y dibujos con especial énfasis en las ubicaciones estratigráficas, además de la realización de sondeos, extracción de muestras de tierra y hallazgos de restos óseos de guanaco (Figura 3).


Figura 3.
Gesué Noseda (medio), Zanjón Seco, ca. 1969. Gentileza Dr. Gustavo Politis.

Durante la segunda expedición (marzo de 1970), acompañaron a Guillermo Madrazo la Prof. Alejandra Perfumo y los estudiantes de Antropología de la UNLP Liliana Gau y Aldo Pankonin, quienes hallaron algunos instrumentos de cuarcita (Figura 4). Aquella fue una de las últimas exploraciones que realizó Madrazo como director del IIAO. Desde entonces, los estudios prosiguieron con la clasificación y el análisis sistemático de los materiales hallados. Al equipo de trabajo que se estaba consolidando se sumaría un joven de tan sólo dieciséis años interesado por la arqueología. Fue así que, en agosto de 1971, Guillermo Madrazo le escribía a Gesué Noseda para que Gustavo Politis practicara el análisis de materiales del Museo de Lobería:

Una vez por mes viene a trabajar conmigo a Olavarría el joven Gustavo Politis. Es un muchacho excelente desde todo punto de vista, inteligente y de una gran honestidad. Lo estoy adiestrando para que trabaje en tipología y considero –si a Ud. le parece bien– que podría estudiar los materiales del Museo de Lobería. Creo que es sumamente importante que tengan mayor contacto. Politis va a estudiar pronto en La Plata y seguramente va a ser un buen arqueólogo. Él lo estima mucho a Ud. y si hiciera el trabajo que le propongo todos nos beneficiaríamos: conoceríamos mejor los materiales, su museo quedaría con las colecciones más ordenadas y para Politis sería una excelente práctica. Él está a la espera de su respuesta para ir a conversar con Ud. Desde luego, el trabajo, si se hace, contará con mi supervisión constante (APGPN, carta de G. Madrazo a G. P. Noseda, Olavarría, 30/8/1971).


Figura 4.
Izquierda a derecha: 1- Aldo Pankonin, 2-Guillermo Madrazo, 3- Delia Alejandra Perfumo, 4-Liliana Gau. Arroyo Quequén Chico, 3/4/1970, APGPN.

Aunque Politis ya conocía a Noseda, aquella presentación formal fue el inicio de una nueva relación de colaboración y de amistad. Politis se sumaría luego al grupo que trabajaría en los años sucesivos en La Moderna, en el valle de Azul, junto con el Lic. Leonardo Daino, además de algunos de los estudiantes de la UNLP, como Liliana Gau y Aldo Pankonin. En abril de 1972, Madrazo le escribía a Noseda contándole que había sido contratado por la provincia de Jujuy para organizar allí la Dirección de Antropología e Historia. Asimismo, lo ponía al tanto de la nueva situación en el IIAO y MEMDA:

Allí quedó como director un gran amigo mío y excelente persona, que es el Licenciado en Antropología Floreal Palanca. Él no es arqueólogo, pero con algunas personas que tienen esa especialidad- por ejemplo, Daino, a quien Ud. conoce acaba de hacer algunos hallazgos de lascas de cuarzo (según me ha escrito), que quizás sean muy antiguos (APGPN, carta de G. Madrazo a G. P. Noseda, San Salvador de Jujuy, 11/4/1972).

A pesar de la distancia, Madrazo continuó sopesando los problemas de la arqueología pampeana; en este sentido, brindó las directrices generales para su grupo de trabajo y publicó trabajos en dos de las revistas emblemáticas del IIAO y MEMDA: Etnía y Monografías. Un año antes, en una conferencia en Lobería, había subrayado las condiciones naturales de los sitios de ese partido en cuanto a la claridad y visibilidad de las capas geológicas, variaciones y superposiciones, lo cual facilitaba la lectura estratigráfica (Madrazo 1970). Eso fue particularmente importante a la hora de determinar la antigüedad de los sitios y de cuestionar los posicionamientos dominantes. Allí fue fundamental la participación de Noseda al invitarlo a conocer los sitios de la zona, quien los identificó y graficó en un mapa que Madrazo más tarde reprodujo, aunque simplificado, en la revista Etnía (Madrazo 1972; APGPN, carta de G. Madrazo a G. P. Noseda, San Salvador de Jujuy, 11/4/1972). Si bien Madrazo prospectó y realizó excavaciones formales con su equipo, Noseda fue para él un interlocutor invaluable y eficaz a quien siempre reconoció. Los sitios de Lobería le permitieron exponer sus primeras conclusiones y adentrarse en el problema del poblamiento temprano del continente americano. Sin duda, Madrazo valoró continuar en contacto con Noseda y mantenerlo al corriente de los avances de Floreal Palanca, su amigo y sucesor en Olavarría, a quien, le insistía, debía conocer (APGPN, carta de G. Madrazo a G. P. Noseda, San Salvador de Jujuy, 25/9/1972). Vale decir que la continuidad del trabajo de campo en el área tras su alejamiento estuvo dada por los avances en el valle de Azul ya que, inicialmente, se había propuesto una posible correlación entre los hallazgos del sitio El Sombrero (Lobería) y lo que se estaba encontrando en La Moderna (Azul).
Al siguiente año, Madrazo viajó a México y desde allí le escribió a Noseda. Refiriéndose a Lobería le decía:

Sé por mi señora que usted me escribió a Jujuy. No debe haber recibido una carta que le envié hace un tiempo, en la que le decía que estaré quizás todo 1974 en México. Aquí estoy siguiendo un curso de la OEA relativo a protección de bienes culturales. Mi señora vendrá también un tiempo y luego regresaremos a Jujuy.
He traído separatas de mi trabajo sobre “Arqueología de Lobería y Salliqueló” cuya parte referente a Lobería se debe a Ud. en un 90%. Ha interesado mucho a los arqueólogos mexicanos que trabajan con las culturas de pueblos cazadores y he tenido oportunidad de charlar bastante con ellos (APGPN, carta de G. Madrazo a G. Noseda, México (DF), 24/11/1973).

El artículo de la revista Etnía con las menciones a Noseda conforma uno de los últimos textos que escribió Madrazo en referencia a la arqueología de la región pampeana (Madrazo 1972). Luego, sobrevino el golpe de Estado de 1976 y la dispersión del equipo de antropólogos de Madrazo, quien, de regreso a Buenos Aires, no pudo insertarse en los ámbitos laborales universitarios. Floreal Palanca se marchó a España, Leonardo Daino debió reubicarse en Ciencias de la Salud, mientras que Liliana Gau y Aldo Pankonin vivieron la desaparición de familiares (Madrazo 2000). Con el apoyo de Madrazo, Politis organizó y publicó los hallazgos de Palanca de los años anteriores (Madrazo 1979)5.

CONCLUSIONES

Hacia 1960, los vínculos de colaboración entre aficionados y arqueólogos se intensificaron y alcanzaron un alto nivel de reciprocidad. Durante la primera mitad del siglo XX, los directores de los principales museos e institutos científicos mantenían una relación cordial con los aficionados a fin de asegurarse el ingreso de objetos a sus colecciones y de contar con cierta logística para excursiones y viajes de estudios. Pero entre 1960 y 1980, en la porción del territorio de la provincia de Buenos Aires que corresponde al partido de Lobería, se observan cambios en los modos de relación entre unos y otros asociados a la formación de un espacio museístico independiente de los núcleos académicos de amplia trayectoria. Hemos visto que los aficionados no acudían a los científicos solamente por consultas o por bibliografía, sino que los invitaban a participar de un espacio, acordaban el préstamo de piezas y colaboraban en la formación de los futuros arqueólogos.
En ello confluyeron diversos factores históricos internos y externos a la disciplina que llevaron a su descentralización. En términos generales, el acontecer político entre 1960 y 1970 llevó a que muchos científicos se refugiaran en el interior del país. En el caso particular de la arqueología, su descentralización se tornó estratégica a partir de las hipótesis presentadas por Madrazo, que permitieron no solamente su renovación, sino también la ampliación de las discusiones y su institucionalización como rama de estudios.

Agradecimientos

A las Dras. Diana Mazzanti y María Luz Endere por sus primeras sugerencias. Al CONICET y a la UNMDP por las becas otorgadas y al Museo de Ciencias Naturales “Gesué Pedro Noseda” por el acceso al archivo personal de su fundador. A los Dres. Gustavo Politis, Luis A. Orquera y Eduardo Tonni por los aportes sobre la figura N° 2, así como a los evaluadores por sus valiosas recomendaciones. Este artículo forma parte de proyectos financiados por ANPCyT (PICT 2013 – Proyecto 1979, octubre 2014-octubre 2017) y UNMDP (2015-2016), ambos radicados en el Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense (UNMDP).

Notas

1 Las citas textuales se han mantenido según su redacción original, es decir que no se han corregido errores de puntuación ni gramaticales.

2 Casamiquela presentó un informe al museo que fue publicado en la revista Etnía en coautoría con Gesué Noseda (Casamiquela y Noseda 1970).

3 Acerca de las investigaciones en el sitio, el Dr. Luis A. Orquera produjo un manuscrito en el que refiere a “Los helechos” y que tituló “La cronología de las industrias de la pampa bonaerense”, que fue retomado como antecedente en estudios posteriores realizados sobre las ocupaciones humanas efímeras en el centro oriental de Tandilia en general y en ese sitio en particular (en Flegenheimer y Bayón 2000).

4 Casamiquela siguió sus estudios en la Patagonia y continuó en contacto con Noseda.

5 En 1987, Madrazo ingresó al CONICET como investigador independiente y se dedicó exclusivamente a la historia indígena y colonial del Noroeste (Politis 2005b).

REFERENCIAS CITADAS

1. Bonnin, M. 2008 Arqueólogos y aficionados en la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina): Décadas de 1930 y 1950. Arqueoweb. Revista sobre Arqueología en Internet 10. http://pendientedemigracion.ucm.es/info/arqueoweb/pdf/10/bonnin.pdf        [ Links ]

2. Bonomo, M. 2002 El hombre fósil de Miramar. Intersecciones en Antropología 3: 69-85.         [ Links ]

3. Boschín, M. T. y A. M. Llamazares 1984 La Escuela Histórico-Cultural como factor retardatario del Desarrollo Científico de la Arqueología Argentina. Etnía. 32: 101-156.         [ Links ]

4. Brichetti, I. 2014 Sabios, exploradores y artesanos. Amalgamas del pasado en la Mar del Plata de primera mitad del siglo XX (1924-1954). Revista del Museo de Antropología 7 (1): 143-154.         [ Links ]

5. Casamiquela, R. y G. Noseda 1970 Diagnósis de restos humanos exhumados de una sepultura indígena bonaerense. Etnía 11: 16-28.         [ Links ]

6. Ceresole, G. y L. Slavsky 1985 Localidad Arqueológica Lobería I”. Trabajo presentado al VIII Congreso Nacional de Arqueología Argentina. Concordia. MS. APGPN.

7. Daino, L. 1979 Exégesis histórica de los hallazgos arqueológicos de la costa atlántica bonaerense. En Prehistoria bonaerense. 1979-Año del Centenario de la Conquista del desierto, editado por G. Madrazo, pp. 95-195. Municipalidad de Olavarría, Olavarría.         [ Links ]

8. El Popular (EP) [Olavarría] 1968. Olavarrienses en Lobería: Una excursión arqueológica. Julio 3, p. 8, Lobería.         [ Links ]

9. El Popular (EP) [Olavarría] 1968. Olavarrienses en Lobería: Una excursión arqueológica. Julio 4, p. 8, Lobería.         [ Links ]

10. Flegenheimer, N. 2004 Las ocupaciones de la transición Pleistoceno- Holoceno: Una visión sobre las investigaciones en los últimos 20 años en la región pampeana. En X Congreso de Arqueología Uruguaya: La Arqueología Uruguaya ante los Desafíos del Nuevo Siglo, editado por L. Beovida, I. Barreto y C. Curbelo, Montevideo. CD-Rom.         [ Links ]

11. Flegenheimer, N. y C. Bayón 2000 New evidence for early occupations in the Argentine Pampas, Los Helechos site. Current Research in the Pleistocene 17: 24-26.         [ Links ]

12. Guber, R. 2011 Ciro René Lafón y su Pequeña Historia del Museo Etnográfico y la antropología de Buenos Aires. CORPUS 1 (2). http://corpusarchivos.revues.org/1139 (10 julio 2016).         [ Links ]

13. Madrazo, G. 1968 Hacia una revisión de la prehistoria de la pampa bonaerense. Etnía. 7: 1-10.         [ Links ]

14. Madrazo, G. 1970 El pasado arqueológico de Lobería. Lobería. APGPN. MS.         [ Links ]

15. Madrazo, G. 1972 Arqueología de Lobería y Salliqueló (Provincia de Buenos Aires). Etnía 15: 1-8.         [ Links ]

15. Madrazo, G. 1979 Prólogo. En Prehistoria bonaerense. 1979-Año del Centenario de la Conquista del desierto, editado por G. Madrazo, pp. 9-10. Municipalidad de Olavarría, Olavarría.         [ Links ]

16. Madrazo, G. 2000 Apuntes y recuerdos de Antropología y Arqueología. En Del Mar a los Salitrales. Diez mil años de Historia Pampeana en el Umbral del Tercer Milenio, editado por D. Mazzanti, M. Berón y F. Oliva, pp. 19-27. Universidad Nacional de Mar del Plata, Mar del Plata.         [ Links ]

17. Martínez, A. T., C. Taboada y A. Auat 2011 Los hermanos Wagner. Arqueología, campo arqueológico nacional y construcción de identidad en Santiago del Estero, 1920-1940. Universidad Nacional de Quilmes, Bernal.         [ Links ]

18. Mazzanti, D. 2005 La institucionalización de la arqueología desde Olavarría. Andes 16: 127-143.         [ Links ]

19. Nuestra Ciudad (NC) [Lobería] 1967. Importantes Hallazgos de la Comisión Científica. Noviembre 29, Lobería.         [ Links ]

20. Nuestra Ciudad (NC) [Lobería] 1968. Nueva Misión Científica. Junio 8, Lobería.         [ Links ]

21. Nuestra Ciudad (NC) [Lobería] 1968. Primeros frutos de una investigación. Junio 22, Lobería.         [ Links ]

22. Noseda, G. 1993 Historia de los museos bonaerenses. APGPN. MS.         [ Links ]

23. Orquera, L. A. 2005 Semblanza del Dr. Ciro René Lafón. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXX: 7-10.         [ Links ]

24. Perazzi, P. 2003 Hermenéutica de la barbarie. Una historia de la antropología en Buenos Aires, 1935-1966. Sociedad Argentina de Antropología, Buenos Aires.         [ Links ]

25. Politis, G. (editor) 1992 Política nacional, arqueología y universidad en Argentina. En Arqueología en América Latina hoy, pp. 70-87. Fondo de Promoción de la Cultura, Bogotá         [ Links ].

26. Politis, G. 2005a Los aportes de Guillermo Madrazo a la arqueología pampeana. Andes 16: 93-117.         [ Links ]

27. Politis, G. 2005b. Obituario de Guillermo Madrazo 1927-2004. Intersecciones en Antropología 6: 7-9.         [ Links ]

28. Pupio, A. 2011 Coleccionistas, aficionados y arqueólogos en la conformación de las colecciones arqueológicas del Museo de La Plata, Argentina (1930-1950). En Coleccionismos, Prácticas de campo e representaões, editado por A. Heizer y M. Lopes, pp. 269-280. Universidad Estadual da Paraíba, Campina Grande.         [ Links ]

29. Visacovsky, S. E., R. Guber y E. Gurevich 1997 Modernidad y tradición en el origen de la carrera de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Buenos Aires. Redes IV (10): 213-257.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons