SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.78 número4Consenso de Insuficiencia Cardíaca con Función Sistólica PreservadaDr. José Manuel Gabay índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista argentina de cardiología

versión On-line ISSN 1850-3748

Rev. argent. cardiol. vol.78 no.4 Ciudad Autónoma de Buenos Aires jul./ago. 2010

 

CRÍTICA BIBLIOGRÁFICA

Ser médico ayer, hoy y mañana
de Alberto Agrest editorial Libros del Zorzal

INTRODUCCIÓN

El subtítulo que exhibe el libro, "Puentes entre la medicina, el paciente y la sociedad", ya señala elementos de complejidad que el autor se encargará de ir esclareciendo a lo largo de siete capítulos, con una excelente Introducción de Guillermo Jaim Echeverry. El Dr. Agrest, de sólida formación en el exterior y en nuestro país, atesora además un prolongado ejercicio de la medicina que le ha permitido recorrer instancias, períodos y circunstancias diversas. Reflexionar sobre todo ello, asumiendo los cambios consiguientes y sugiriendo soluciones, es tarea no precisamente simple, pero que el autor encara con gran idoneidad.

RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE

No cabe duda de que lo que más preocupa al Dr. Agrest es el paciente y las pautas de relación con él. Todos los demás temas que desarrolla, como "La economización de la medicina", "El error médico", "La medicina basada en la importancia" y "La enseñanza de la medicina" ayudan a aclarar esas distorsiones que experimentan médicos y enfermos en su relación.

EL ERROR MÉDICO

Tema difícil de abordar sin duda, difícil porque requiere una gran dosis de valor intelectual.
El autor asume el error como un engranaje importante del aprendizaje y esto lo considero válido para todas las ciencias, para los estudios humanísticos, el arte, la política y, por supuesto, para la vida diaria también. Pero como el error médico puede llevar implícitos daños de variable magnitud y repercusión orgánica, desarrolla sugerencias para suprimirlo o aminorarlo, aunque previo a ello, insiste, deben establecerse sistemas para comunicar errores, aprender de ellos y a la vez atenuar las consecuencias de la gravitación judicial. En este sentido ya está en marcha un Banco de Datos de Errores dependiente de la Academia Nacional de Medicina, que ha solicitado la colaboración de cuatro centros asistenciales y aunque el autor no aporta datos sobre resultados debemos aceptar que de todos modos es un comienzo promisorio.
En fin, y además: inteligentes consideraciones acerca de lo empresarial en medicina, la promoción de medicamentos, el análisis exhaustivo de la medicina basada en la evidencia, la crítica a la estadística, etc., todo ello analizado con enjundia y altura.
El tema del ejercicio de la medicina nos preocupa a todos los que estamos implicados, médicos y pacientes. Es hora de reflexionar acerca de cómo actuamos, del contexto implícito (empresarial, tecnológico, farmacológico, judiciario, etc.), y que ello derive en una más racional y humana atención al paciente, pero sin olvidar que también nosotros, los médicos, podemos ser víctimas propiciatorias del sistema. En este aspecto cabe afirmar que nuestra calidad de vida depende en gran medida del consultorio y de nuestra relación con los pacientes. Amar lo que hacemos ayuda mucho a que nos sintamos bien. Lo contrario hasta nos coloca muy cerca de pasar también a ser pacientes (los médicos también nos enfermamos).
El Dr. Agrest nos convoca a reflexionar. Bienvenido sea.

Dr. Carlos Brener