SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.79 número3Cierre percutáneo de orejuela izquierdaAneurisma inflamatorio de la aorta abdominal: Diagnóstico por tomografía computarizada multidetector índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista argentina de cardiología

versión On-line ISSN 1850-3748

Rev. argent. cardiol. vol.79 no.3 Ciudad Autónoma de Buenos Aires mayo/jun. 2011

 

IMÁGENES EN CARDIOLOGÍA

Fístula coronario-pulmonar

Coronary-Pulmonary Artery Fistula

 

Christian Musante1, Enrique Muñoz Giacomelli2, Pablo Pérez Baliño3

1 Médico Cardiólogo Clínica San Camilo
2 Médico Cardiólogo Clínica San Camilo
3 Médico Cardiólogo intervencionista Clínica San Camilo.
Correspondencia: E-mail: elmusa2@hotmail.com

 

Se presenta el caso de un hombre de 46 años que ingresa con diagnóstico de infarto de miocardio. El paciente refiere que, desde los 16 años, ha experimentado episodios de sudoración y sensación de desvanecimiento en situaciones de estrés emocional. Consulta por precordialgia opresiva en clase funcional IV, de intensidad 8/10, de más de 30 minutos de duración con TA 96/54 mmHg, FC 90/ min. El electrocardiograma muestra elevación del ST en DI, AVL, V2 a V6, por lo cual, se realiza cinecoronariografía y angioplastia con stent a arteria descendente anterior en tercio medio y se evidencia
como hallazgo la presencia de fístula coronariopulmonar.(2)
La fístula coronaria fue inicialmente descripta por Krause en 1865, pero fue Trevor quien, en 1912 publicó sobre el tema por primera vez, describiendo los hallazgos en una autopsia, donde la arteria coronaria derecha se comunicaba con el ventrículo derecho.(1)
Se trata de una anormalidad de la circulación coronaria en la cual, una de las arterias coronarias se comunica, a través de uno o más ramas, con el tronco
de la arteria pulmonar, las venas pulmonares, la vena cava, el seno coronario o las cavidades cardíacas. (1)
Es una entidad infrecuente, con una incidencia del 0,1 al 0,2% de la población adulta sometida a cinecoronariografia. La relación hombre-mujer es 1,9:1. Del 5 al 30% de las fístulas coronarias se encuentran asociadas a una anomalía congénita.
Las fístulas pueden ser congénitas (la mayoría) o adquiridas (procedimiento invasivo, miomectomía septal, traumatismo torácico, por la guía del catéter durante una angioplastia). (4)
Aproximadamente, el 50% de las fístulas se originan en la arteria coronaria derecha, 45% en la coronaria izquierda y menos del 5% en ambas. (5; 6) El 92% drena en el ventrículo derecho y el 8% en el ventrículo izquierdo. El 3% de las fístulas congénitas está asociado a la ausencia de la arteria coronaria contralateral. La mayoría drena al ventrículo derecho (40%), aurícula derecha (25%), tronco de arteria pulmonar (15%), seno coronario (7%), aurícula izquierda (5%) y ventrículo izquierdo (menos del 3%). (7-10)
Las fístulas coronarias se dividen en cinco tipos, de acuerdo a la cámara o vaso que drenan: (11)
I: aurícula derecha
II: ventrículo derecho
III: arteria pulmonar
IV: aurícula izquierda
V: ventrículo izquierdo
La sintomatología está relacionada directamente con la magnitud del shunt o con el tiempo de evolución de la malformación. La mayoría de los pacientes permanecen asintomáticos o tienen manifestaciones clínicas, como precordialgia (7%), disnea (40%), infarto de miocardio (3%) o cirugía a través de ligadura selectiva del tracto fistuloso o cierre transcatéter mediante dispositivos como espiral (coil), (12) balón inflable, espuma polivinílica y dispositivo de doble paraguas. (13)


Fig. 1. Fístula coronario-pulmonar saliendo de arteria descendente anterior; oclusión de arteria descendente anterior.


Fig. 2. Fístula coronario-pulmonar. Reapertura de la arteria descendente anterior.


Fig. 3. Obsérvese cómo se llena la arteria pulmonar a través de la fístula coronario-pulmonar.

Bibliografía

1. Graham DA, Reyes P, Pires LA. Images in cardiology. Coronary artery fistula. Clin Cardiol 1998;21:597-8.         [ Links ]

2. Cieslinski G, Rapprich B, Kober G. Coronary anomalies: incidence and importance. Clin Cardiol 1993;16:711-5.         [ Links ]

3. Sunder KR, Balakrishnan KG, Tharakan JA, Titus T, Pillai VR, Francis B, et al. Coronary artery fistula in children and adults: a review of 25 cases with long-term observations. Int J Cardiol 1997; 58:47-53.         [ Links ]

4. Schumacher G, Roithmaier A, Lorenz HP, Meisner H, Sauer U, Müller KD, et al. Congenital coronary artery fistula in infancy and childhood: diagnostic and therapeutic aspects. Thorac Cardiovasc Surg 1997;45:287-94.         [ Links ]

5. Calder AL, Co EE, Sage MD. Coronary arterial abnormalities in pulmonary atresia with intact ventricular septum. Am J Cardiol 1987;59:436-42.         [ Links ]

6. Yoshigi M, Momma K, Imai Y. Coronary artery-pulmonary artery fistula in pulmonary atresia with ventricular septal defect. Heart Vessels 1995;10:163-6.         [ Links ]

7. Braunwald E. Tratado de Cardiología. Vol 2. 3ª Ed. México D.F.: Interamericana-McGraw-Hill; 1992.         [ Links ]

8. Lemos PC, Dallan LA, Oliveira SA, Jatene AD. Coronary-cavitary fistula. Embryogenesis and report of a case surgically treated. Arq Bras Cardiol 1993;61:41-4.         [ Links ]

9. Gómez Barrado JJ, Turégano Albarrán S, García Rubira JC, Calderón Leal JM, Naranjo Alvarez D, Marcos F, et al. Multiple coronary artery fistula to left ventricle as a cause of myocardial ischemia. Rev Esp Cardiol 1994;47:410-2.         [ Links ]

10. Soares JP, Santos Mde L, Benchimol CB, Lopes Neto JS, Lopes AS, Jasbik W, et al. Coronary fistula to the left atrium. Case report. Arq Bras Cardiol 1985;44:185-9.         [ Links ]

11. Alami M, Ghannam R, Bennani R, Bensaoud O, el Haitem N, Sadeli M, Benjelloun H, Benomar M. Association of coronary-pulmonary fistula and intercoronary fistula. Apropos of a case. Ann Cardiol Angeiol (Paris) 1995;44:188-91.         [ Links ]

12. Díaz de la Llera LS, Fournier Andray JA, Gómez Moreno S, Mayol Deya A, González García A, Pérez Fernández-Cortacero JA. Percutaneous occlusion with coils of coronary artery fistulas in adults. Rev Esp Cardiol 2005;58:93-6.         [ Links ]

13. Prakash A, Reidy JS, Holt PM. Correction of myocardial ischaemia after transcatheter embolisation of a small left coronary artery venous fistula. Br Heart J 1993;69:270-1.         [ Links ]