SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.80 número1Cierre percutáneo de fuga paravalvular mitralLa epidemia del déficit de vitamina D y los estilos de la práctica clínica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista argentina de cardiología

versión On-line ISSN 1850-3748

Rev. argent. cardiol. vol.80 no.1 Ciudad Autónoma de Buenos Aires ene./feb. 2012

 

CARTA DEL PRESIDENTE DE LA SAC

Desafíos y compromiso

Challenges and Commitment

 

Cada nuevo año se renuevan las expectativas y los desafíos. El 2012 es particular, pues la Sociedad Argentina de Cardiología cumple 75 años de vida.
Es natural pensar en todo lo acontecido durante ese tiempo, en el mundo en general y en nuestro país en particular, y en los cambios que se han producido en todas las ciencias y en la Medicina en especial.
En los albores de nuestra Sociedad, la Cardiología no estaba aún consolidada como una especialidad y no existen dudas de que la existencia y la labor de la SAC han contribuido de manera fundamental a otorgarle identidad a la especialidad en nuestro país. A pesar de que ha "corrido mucha agua bajo el puente", la SAC ha mantenido intacto el principio sobre el que se ha fundado: promover el desarrollo de la Cardiología. Es por ello que es inevitable y un acto de estricta justicia manifestar nuestro orgullo de pertenecer a la SAC.
Me permito hacer algunas reflexiones que hacen a la estructura de la SAC.
La SAC es una sociedad de miembros y, como sociedad, es nuestra obligación facilitarle a cada uno de sus miembros la posibilidad de desarrollarse en el ámbito profesional, aportándole, por ejemplo, instrumentos de perfeccionamiento para su práctica médica, estimulando el análisis crítico de la información, otorgar los principios básicos para la investigación y jerarquizando el acto médico.
No deben existir limitaciones para el progreso societario de sus miembros más allá que las impuestas por su capacidad y dedicación. La existencia de membresías, a las que se va ascendiendo de acuerdo con los méritos científicos, obliga a que para acceder a determinados cargos se deba pertenecer a los niveles más altos en las membresías. Esta es, a mi entender, la esencia de toda sociedad científica seria.
Otro concepto fundamental es que la SAC es una sociedad nacional. Desarrolla su actividad a lo largo y a lo ancho del país. Como ya fuera explicitado por la presidencia que me ha precedido, no debemos hablar de los Distritos de la SAC, sino que la SAC es nada más y nada menos que sus Distritos.
Tratándose de una sociedad de miembros y con extensión nacional, es nuestro deber estimular la actividad académica, para que pueda alcanzar a cada uno de sus miembros y a todos los cardiólogos de nuestro país.
Es nuestro desafío y nuestro compromiso, para este aniversario de diamante, hacer que todos los cardiólogos perciban que están respaldados por una sociedad con 75 años de historia.

Dr. César A. BelzitiMTSAC

Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología