SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número1-2Distribución espacial de la radiación fotosintéticamente activa en ArgentinaVariaciones del clima terrestre y rayos cósmicos galácticos durante el ciclo solar de 11 años: Revisión teórica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Meteorologica

versión On-line ISSN 1850-468X

Meteorologica vol.29 no.1-2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires ene./dic. 2004

 

NOTAS Y CORRESPONDENCIA

La corriente en chorro subtropical media mensual en América del Sur

 

Pablo L. Antico* y Guillermo J. Berri

Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires y Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas Buenos Aires, Argentina.
* Dirección electrónica: antico@at.fcen.uba.ar

Manuscrito recibido el 28 de abril de 2003, en su versión final el 19 de mayo de 2004

 


RESUMEN

A partir de campos medios mensuales obtenidos de los reanálisis del NCEP/NCAR se identifica a la corriente en chorro subtropical sobre América del Sur durante el período 1978-1999. Para determinar su intensidad y posición se construyeron cortes verticales del viento zonal medio mensual. Luego, se identifica al núcleo de la corriente en chorro mediante el empleo de campos medios mensuales de la intensidad del viento en 200 hPa.
Los resultados obtenidos en este estudio y su comparación con aquellos obtenidos por otros autores muestran la eficiencia de los reanálisis en detectar a la corriente en chorro subtropical (JST) media mensual. La intensidad y la posición latitudinal del JST están relacionados de manera tal que al desplazarse hacia el polo, el JST se debilita. Sin embargo, en octubre este comportamiento no se observa, lo cual representa una particularidad del JST en América del Sur. El análisis de la ubicación del núcleo de la corriente en chorro subtropical muestra que éste tiende a posicionarse sobre el este de Argentina y Uruguay. También se halla una segunda ubicación preferida sobre el Océano Pacífico frente a la costa de América del Sur. En verano, los núcleos tienden a permanecer sobre el continente y no sobre el mar, en cambio durante el invierno su localización presenta una gran dispersión zonal.

Palabras clave: Corriente en Chorro Subtropical; América del Sur; Clima Regional.

The monthly mean subtropical jet stream over South America

ABSTRACT

The subtropical jet stream over South America is identified from monthly mean wind fields obtained from NCEP/NCAR reanalysis during the period 1978-1999. Zonal wind vertical cross-sections are used to determine its intensity and latitudinal position. Then, 200-hPa wind intensity fields are used to identify the subtropical jet stream core.
The results obtained in this study and the comparison with those obtained by other authors show the efficiency of the reanalysis in detecting the monthly mean subtropical jet stream (STJ). The intensity and latitudinal position of the STJ are related in such a way that the STJ weakens as it moves poleward. However, this behavior is not observed in October, which defines a particular feature of the STJ in South America. The analysis of the subtropical jet stream core position shows a preferred location over eastern Argentina and Uruguay. Also, a secondary preferred location is found during winter over the tropical Pacific Ocean off the South America coast. Whereas the cores prefer to remain over the continent instead of the ocean during summer, they are considerably more zonally widespread in winter.

Key words: Subtropical Jet Stream; South America; Regional Climate.


 

1. INTRODUCCIÓN

Según la OMM (1992) la corriente en chorro se define como una corriente de aire en forma de un estrecho tubo, casi horizontal, generalmente cerca de la tropopausa, cuyo eje se ubica a lo largo de una línea de máxima velocidad y se caracteriza por tener grandes velocidades y fuertes cortantes verticales y horizontales. El núcleo de la corriente en chorro es la línea a lo largo de la cual las velocidades del viento son máximas tanto en la vertical como en la horizontal.
Una definición más detallada de la corriente en chorro se encuentra en McIntosh (1972). Una corriente en chorro suele tener varios miles de kilómetros de longitud, cientos de kilómetros de ancho y varios kilómetros de espesor. Son reconocidos dos tipos principales de corriente en chorro, (i) la subtropical (del oeste) y (ii) la polar o del frente polar (del oeste). La corriente en chorro subtropical es relativamente constante en posición en una dada estación y domina las cartas medias estacionales de viento; en cambio, la corriente en chorro del frente polar es altamente variable en su posición día a día sobre un amplio rango de latitudes templadas y por consiguiente está enmascarada en dichas cartas. Además, a veces ocurre una "corriente en chorro de la noche polar" (latitudes altas en invierno) dentro de la estratosfera por encima de 50 hPa, y una corriente en chorro del este en la estratosfera en la banda ecuatorial del hemisferio este.
Entre los escasos trabajos previos sobre la corriente en chorro subtropical (en adelante referida como JST) en América del Sur, encontramos a Hordij y Bordón (1987), quienes utilizaron una estrecha banda longitudinal (60°O-65°O) para hacer un estudio de diagnóstico sobre corrientes en chorro asociadas a los frentes en Argentina. En particular calcularon valores medios de intensidad y posición del JST a partir de cartas diarias analizadas de altura.
En su trabajo, Doyle (1994) determinó las características de los máximos de viento en los niveles de 200 y 300 hPa sobre América del Sur. Al igual que Hordij y Bordón (1987) ella también utilizó datos diarios para determinar la posición e intensidad de los máximos de viento, encontrando comportamientos similares a los obtenidos por autores anteriores pero con valores diferentes.

Una descripción de la circulación en 200 hPa en el Hemisferio Sur se encuentra en Berbery (1993). El campo medio de viento zonal muestra rasgos distintivos como la corriente en chorro subtropical en invierno que casi desaparece en verano. Sobre América del Sur existe una discontinuidad en el eje de vientos máximos. La variabilidad interanual del viento zonal estaría relacionada con El Niño (Kiladis y Mo 1998), pero esa no es la única fuente de variabilidad. La variabilidad intraestacional está concentrada alrededor de 30ºS, cerca de los vientos máximos, indistintamente de la estación.
Por otro lado, Antico y Berri (1999) en su estudio hallaron una relación entre la intensidad del JST y la temperatura de la superficie del mar en el Océano Pacífico. Durante eventos con anomalías calientes de la temperatura de la superficie del mar en el Océano Pacífico ecuatorial, el JST es más intenso, particularmente durante primavera.
El presente trabajo consiste en un diagnóstico de la corriente en chorro subtropical sobre América del Sur sobre la base de promedios mensuales obtenidos a partir de los reanálisis del National Center for Environmental Prediction/National Center for Atmospheric Research (NCEP/NCAR). Para identificar al JST medio mensual, se tomó la componente zonal del viento en toda la troposfera y estratosfera inferior, promediada sobre una banda longitudinal (45°-75°O) centrada sobre el continente de América del Sur. De esta manera se intenta abarcar a todos los casos en los cuales existe una corriente en chorro sobre la región sin tener en cuenta, en un primer momento, a la posición del núcleo. Posteriormente, con el fin de investigar la estructura zonal del JST, se identificó a su núcleo sobre la base de mapas medios mensuales de la intensidad del viento en 200 hPa.
En la Sección 2 se describe en forma breve los datos utilizados. Para identificar al JST y a su núcleo se recurrió a diferentes metodologías, detalladas en la Sección 3. La discusión de los resultados obtenidos constituye la Sección 4, la cual a su vez se divide en tres secciones que tratan sobre el JST, el núcleo del JST y su distribución espacial, respectivamente. Finalmente en la Sección 5 se presentan las conclusiones del trabajo.

2. DATOS

Para identificar al JST se utilizaron cortes verticales medios mensuales de la componente zonal del viento entre los niveles de 1000 y 100 hPa. En cambio, para identificar al núcleo del JST se usaron campos medios mensuales de intensidad del viento en el nivel de 200 hPa. Ambos se obtuvieron del NCEP Reanalysis Electronic Atlas vía Internet provisto por el NOAA-CIRES Climate Diagnostics Center, y consisten en promedios mensuales para cada uno de los meses comprendidos en el período enero 1978-diciembre 1999. Tales datos provienen de los reanálisis del NCEP/NCAR, descriptos en Kalnay y otros (1996).

3. METODOLOGÍA

3.1. Identificación de la corriente en chorro subtropical

Para identificar al JST sobre América del Sur, se emplean cortes verticales de viento zonal. Estos cortes fueron hechos promediando los datos entre 45º y 75ºO, y entre el ecuador y el polo sur (Fig. 1). El JST suele aparecer como un máximo de viento ubicado dentro de latitudes subtropicales, entre 20º y 40ºS, cerca del nivel de 200 hPa (Fig. 1a). A veces, existe otro máximo de viento zonal que corresponde a la corriente en chorro polar, la cual se ubica en latitudes mas altas (40º-60ºS) y por debajo del nivel de 200 hPa, de forma tal que es bien distinguible del JST (Fig. 1b). Otro máximo de viento zonal que se halla en los cortes verticales es aquel asociado con la corriente en chorro de la noche polar (Fig. 1c). Suele establecerse en primavera en latitudes muy altas, justo sobre el borde superior de los cortes verticales (100 hPa). Esta corriente en chorro se encuentra en la estratosfera, por lo tanto en 100 hPa solamente se ve un reflejo de la misma. Por lo tanto, obtenemos dos situaciones bien definidas al analizar los cortes verticales; unas con un solo máximo de viento zonal, y otras con dos o más máximos. En el primer caso, el máximo podría estar o no asociado con el JST. En el segundo caso, uno de los máximos de viento zonal siempre está asociado con el JST. Un máximo se define cuando al menos existe una línea de contorno cerrada en un corte vertical medio mensual de viento zonal. El intervalo de los contornos de isotacas es 1 m s-1.


Figura 1: Cortes meridionales con la componentezonal del viento promediada entre 45ºO y 75ºO. Loscortes se extienden desde el ecuador y hasta el polosur, y desde el nivel de 1000 hPa hasta 100 hPa: a)junio de 1998, b) diciembre de 1998, y c) septiembrede 1998. Los valores positivos indican viento deloeste, y los valores negativos viento del este. Los contornos figuran cada 1 m s-1 .

Después de haber identificado al JST en un corte vertical, se le asigna un valor de intensidad y latitud. Estos valores son utilizados para calcular cada media mensual, y luego se preparan las correspondientes series mensuales. El nivel isobárico del JST no se tiene en cuenta en este trabajo debido a que no presenta variaciones significativas durante el año (Antico y Berri 1999).

3.2. Identificación del núcleo de la corriente en chorro subtropical

Para identificar al núcleo del JST se utilizaron campos medios mensuales de intensidad de viento en el nivel de 200 hPa. La región de estudio se extendió desde el ecuador hasta 70°S, y desde 15°O hasta 105°O, abarcando la banda longitudinal empleada para identificar al JST. Dado que el JST se encuentra cerca del nivel de 200 hPa, los máximos de intensidad de viento de la región subtropical suelen representar al núcleo del JST. A veces es posible hallar otros máximos en latitudes más altas los cuales son el reflejo, en el nivel de 200 hPa, del máximo de la corriente en chorro polar ubicado en un nivel inferior. En el nivel de 200 hPa también es posible identificar durante la primavera, a un máximo de viento asociado con la corriente en chorro de la noche polar. A veces el JST medio mensual tiene más de un máximo. En caso de que el JST este orientado zonalmente sus máximos estarán a la misma latitud. En cambio, si el JST tiene una componente meridional, por ejemplo viento del noroeste, sus máximos no solamente difieren en longitud sino también en latitud. En aquellos casos en los cuales el JST presentó más de un máximo, se consideró como núcleo del mismo al máximo principal. Después de haber identificado a un máximo del JST se le asignó un valor de intensidad, latitud y longitud. Luego se calcularon las medias mensuales y fueron construidas las respectivas series mensuales medias, en forma similar a como se hizo con el JST. También se analizó la distribución espacial del núcleo del JST mediante el uso de mapas.

4. DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS

4.1. La corriente en chorro subtropical

4.1.1. Distribución anual de frecuencia

La Figura 2 muestra la distribución del JST durante el año. La mayor frecuencia se observa en invierno (JJA) y primavera (SON), mientras que en verano no siempre fue posible identificar al JST. En particular, durante los meses de septiembre y octubre se identificó al jet en todos los años que abarca el período, por lo tanto la frecuencia en dichos meses es del 100%. El valor más bajo corresponde al mes de diciembre con 68%, seguido por febrero con 73%. Por lo tanto en verano, el JST se manifiesta con menor frecuencia en los campos medios mensuales.


Figura 2: Frecuencia de ocurrencia del JST mediomensual para cada mes del año. Valores expresadosen porcentaje.

4.1.2. Intensidad

La intensidad del JST está dominada por un ciclo anual bien definido, con el máximo en invierno y el mínimo en verano (Fig. 3). El máximo de 35 m s-1 ocurre en junio, y los valores se mantienen elevados alrededor de 34 m s-1 durante el invierno y el comienzo de la primavera, cuando vuelve a ocurrir un máximo levemente inferior a 35 m s-1 en octubre. Berbery (1993) también notó la existencia de un máximo de la corriente en chorro el cual solamente ocurre sobre América del Sur durante la primavera. En este momento, la corriente en chorro comienza un continuo debilitamiento hasta alcanzar una intensidad mínima en febrero, con 25 m s-1. Durante el resto del verano y el otoño, el JST se intensifica nuevamente. La persistencia de altos valores de intensidad durante fines del invierno y comienzos de la primavera constituye una característica distintiva del JST sobre América del Sur.


Figura 3: Intensidad del JST medio mensual parames del año. Valores expresados en m s-1.

4.1.3. Latitud

El JST manifiesta un desplazamiento latitudinal durante el año, tal como puede observarse en la Figura 4. Alcanza su posición extrema norte en invierno y su posición extrema sur en verano. Durante el invierno y comienzo de la primavera (desde junio hasta septiembre) el JST permanece al norte de 28°S. Es en esta época del año cuando alcanza su posición extrema norte en 26°S (en junio y julio). En septiembre y octubre, el JST cambia abruptamente su posición de 27°S a 30°S respectivamente. Durante el resto de la primavera y comienzo del verano, continúa moviéndose hacia el sur pero en forma gradual. Sin embargo, justo antes de alcanzar su posición extrema sur en enero en 35°S, el JST muestra nuevamente un abrupto desplazamiento desde la posición de diciembre en 32°S. Lo mismo sucede cuando se mueve de su posición en enero a la de febrero, en 32°S. Durante el resto del verano y el comienzo del otoño, el JST prácticamente se mantiene alrededor de 32°S. Entre abril y mayo, otra vez se desplaza abruptamente desde 31°S a 27°S, hasta alcanzar nuevamente la posición de invierno.


Figura 4: Posición en latitud del JST medio mensualpara cada mes del año. Valores expresados engrados de latitud Sur.

Se distinguen claramente dos comportamientos, con respecto a la latitud del JST, según sea invierno o verano. Mientras que durante el invierno el JST permanece aproximadamente en la misma latitud de 27°S, durante el verano queda perfectamente diferenciada la posición extrema del mes de enero. La transición entre el invierno y el verano transcurre durante sendos períodos de dos meses correspondientes a abril y mayo, en otoño, y a octubre y noviembre, en primavera.
Para comparar nuestros resultados con los obtenidos por Hordij y Bordón (1987) (en adelante HB), fueron calculados valores medios de intensidad y latitud del JST para los mismos períodos de tres meses, tal como se puede ver en la Tabla I. En su trabajo, HB obtienen valores medios trimestrales para la intensidad y posición del JST utilizando una estrecha banda longitudinal de 5°, entre 60°O y 65°O. Debido a la metodología de HB, resulta más apropiado comparar sus resultados con los obtenidos en este estudio para el JST en lugar del núcleo del JST. Esto último se debe a que el JST fue identificado en base a promedios del viento entre 45ºO y 75ºO, con lo cual tanto en nuestro estudio como en HB no se ha tenido en cuenta la estructura espacial del JST, es
decir la localización de su núcleo. Durante todo el año, los valores de HB superan en más del 50% a los nuestros. En primer lugar, HB determinan la posición e intensidad del JST haciendo uso de cartas diarias analizadas de altura e imágenes satelitales para el período 1983-85. Por otro lado, en su trabajo HB consideran el módulo del vector viento para determinar la intensidad de la corriente en chorro. Dado que en nuestro estudio se utilizan valores medios mensuales de la componente zonal del viento, o sea que los máximos en la escala sinóptica están incorporados en el promedio, es razonable que la intensidad del JST sea menor que la obtenida por HB. En el caso de la latitud, los valores hallados por HB difieren en aproximadamente 2 grados (1 en invierno) hacia el sur con respecto a los nuestros. Estas diferencias posiblemente se deban a la débil variación de la posición latitudinal del JST diario durante cada mes. Otro factor que posiblemente contribuya a profundizar las diferencias entre los resultados obtenidos en ambos estudios, viene dado por los distintos períodos utilizados. Más aún, el período 1983-85 empleado por HB comprende parte del evento El Niño de 1982/83 que tuvo un fuerte impacto en la circulación de altura en la región de estudio (Sardeshmukh y Hoskins 1985).


Tabla I: Intensidad y latitud de la corriente en chorro subtropical. AB se refiere a los valores obtenidos en este trabajo. HB se refiere a los valores obtenidos por Hordij y Bordón (1987).

4.2. Núcleo de la corriente en chorro subtropical

La intensidad y posición latitudinal del núcleo del JST también tiene un ciclo anual bien definido. Por definición la intensidad del núcleo es mayor que la del JST. Además dado que la intensidad de éste último se obtuvo promediando la componente zonal del viento en una banda longitudinal, es de esperar que la diferencia entre ambas intensidades sea aún mayor. Se encontró entonces que el núcleo del JST presenta una variabilidad similar y una intensidad un 25% mayor a la obtenida para el JST.
En la Tabla II se comparan los valores de intensidad, latitud y longitud correspondientes al núcleo del JST con aquellos obtenidos por Doyle (1994) (en adelante DY) para los máximos de viento en 200 hPa. Durante todo el año los valores de intensidad de DY superan en más del 40% a los nuestros, pero con un ciclo anual similar. DY utilizó análisis diarios elaborados por el European Centre for Medium Range Weather Forecast de la componente zonal y meridional del viento en 200 hPa para el período 1980-88 sobre una extensa región que abarca al sur de América del Sur entre 15° y 60°S. A partir del cálculo de las componentes u y v del viento, DY determinó valores de intensidad, latitud y longitud para cada máximo. Esto último hace que sea más apropiado comparar los resultados de DY con los obtenidos en este estudio para el núcleo del JST en lugar del JST. Las diferencias halladas entre los resultados de ambos estudios se deben nuevamente al hecho de que DY utilizó máximos de viento diarios, cuya intensidad es mayor que la del promedio mensual debido a la variación que éstos sufren día a día. Por otro lado, el período de estudio de DY (1980-88) comprende a dos eventos El Niño (1982/83 y 1986/87) cuyo impacto en la circulación de altura, y por ende en el JST, fue importante (Chen y otros 1996; Rasmusson y Mo 1993; Sardeshmukh y Hoskins 1985). Con respecto a la latitud, no se observan diferencias sistemáticas entre nuestros resultados y los obtenidos por DY. Por otra parte, la magnitud de tales diferencias es comparable con la resolución horizontal de los reanálisis (250km ~ 2,5°) (Kalnay y otros 1996), con lo cual están comprendidas dentro del error de apreciación en el momento de identificar al núcleo del JST en los campos medios mensuales.

Tabla II: Intensidad y posición en latitud y longitud del núcleo de la corriente en chorro subtropical. AB se refiere a los valores obtenidos en este trabajo. DY se refiere a los valores obtenidos por Doyle (1994)

4.3. Distribución espacial del núcleo del JST

La Figura 5 muestra la distribución espacial del núcleo del JST. Para cada caja de 5 grados de latitud por 5 grados de longitud, se contó la cantidad de núcleos del JST. Las isolíneas unen cajas con igual frecuencia porcentual. La mayor frecuencia se ubica sobre el centro este de Argentina (30°-35°S, 60°-65°O) y se extiende hacia el este sobre Uruguay. Al oeste de Los Andes se halla otro máximo de frecuencia en 25°-30°S, 70°-75°O que se extiende hacia el oeste sobre el Océano Pacífico. Al sur de 32°S y al oeste de 82°O no fue posible identificar a ningún núcleo del JST, mientras que a esa misma latitud al este de Los Andes se observa la máxima frecuencia, señalada previamente. Otra particularidad del núcleo del JST es su gran dispersión sobre el Océano Atlántico.


Figura 5: Distribución de isoííneas de frecuencia deocurrencia del núcleo del JST medio mensual.

En la Figura 6 se muestran las posiciones medias del núcleo del JST para cada mes del año, correspondientes al período 1978-1999. Se observa que la mayor contribución a la región de máxima frecuencia, situada sobre el centro este de Argentina y Uruguay, proviene de los meses comprendidos entre septiembre y abril (primavera, verano y otoño). En cambio, la región de máxima frecuencia del Océano Pacífico corresponde al período comprendido entre los meses de mayo y octubre (fin de otoño, invierno y primavera).

Figura 6: Posición de los núcleos del JST medio mensual para mes del año. Los puntos indican la posición de los núcleos.

5. CONCLUSIONES

Los resultados obtenidos en este estudio y la comparación con aquellos obtenidos en estudios previos, destacan la eficiencia de los reanálisis del NCEP/NCAR en detectar al JST en los campos medios mensuales. Desde el punto de vista del diagnóstico climático, los resultados obtenidos en este estudio brindan valores climatológicos de la intensidad y posición latitudinal del JST medio mensual sobre América del Sur. En base a éstos, pueden determinarse las anomalías correspondientes en la escala de tiempo estacional sin necesidad de efectuar un seguimiento de cada uno de los máximos de viento asociados al JST en la escala sinóptica.
El comportamiento del JST responde a un ciclo anual que se manifiesta tanto en su intensidad como en su posición latitudinal. Durante invierno y primavera, la intensidad del JST es máxima a la vez que éste alcanza su posición extrema norte. En cambio, su mínima intensidad ocurre durante verano y otoño cuando el JST se ubica en su posición extrema norte. Así, el JST presenta una relación directa entre su posición latitudinal y su intensidad, de modo tal que a medida que éste se desplaza hacia el norte aumenta su intensidad y a medida que se desplaza hacia el sur se debilita. La única excepción la constituye el máximo secundario de octubre en el ciclo anual de la intensidad del JST, ya que éste no parece afectar al JST en su desplazamiento estacional hacia el sur. Esta intensificación del JST en latitudes mas bajas en octubre podría tener alguna relación con el desarrollo de complejos convectivos de mesoescala en el sudeste de América del Sur (Velasco y Fritsch 1987). Los ciclos anuales de la intensidad y la latitud medias mensuales del JST tienen un comportamiento similar al encontrado en otros estudios del JST sobre América del Sur en la escala de tiempo diaria. Sin embargo la intensidad obtenida en este estudio es en todo momento menor que la encontrada por los otros autores debido a la utilización de promedios mensuales, los cuales suavizan por completo a los máximos de viento de las escalas submensuales. En cuanto a la latitud, en nuestro caso el JST se posiciona al norte de la posición obtenida en los otros estudios. Este resultado es coherente con Doyle (1994), quien encontró que la latitud de los máximos de viento medios mensuales en 200 hPa se ubica al norte de la posición media mensual de los máximos de viento diarios.
La posición geográfica del núcleo del JST muestra características bien definidas. Existe una zona de máxima frecuencia del núcleo del JST medio mensual que se extiende sobre el este de Argentina y Uruguay. También se determinó la existencia de un máximo de frecuencia secundario situado sobre el Océano Pacífico en latitudes más bajas. Durante el verano, la posición preferida del núcleo del JST se ubica sobre el continente, mientras que en el invierno éste presenta una mayor dispersión en la dirección zonal.

Esto último sugiere la acción de distintos mecanismos que originan al JST sobre América del Sur. La característica más sobresaliente de la circulación del hemisferio sur en el nivel de 200 hPa durante el invierno austral es el máximo sobre el Océano Pacífico asociado al núcleo del JST, tal como se ve, por ej. , en la Fig. 3 de Berbery (1993) y en la Fig. 1.30 de Hurrell y otros (1998). Dicho máximo de viento se extiende hacia el este hasta alcanzar América del Sur. Entonces durante el invierno, el núcleo del JST sobre América del Sur está asociado a la extensión hacia el este del JST del Océano Pacífico. La variabilidad en la extensión y retracción de este último explica la dispersión zonal observada durante los meses de invierno. Durante el verano, en cambio, el sistema de la Alta de Bolivia domina la circulación de altura en América del Sur subtropical. Es probable que el establecimiento del núcleo del JST sobre el continente sea consecuencia de la confluencia del flujo de altura al sur de la circulación anticiclónica asociada con la Alta de Bolivia.
La dispersión de la posición geográfica obtenida en este estudio puede ser considerada como una medida de la variabilidad interanual de la posición del núcleo del JST sobre América del Sur. En este sentido, la Fig. 8 de Berbery (1993) muestra un máximo en la variabilidad interanual de la componente zonal del viento en 200 hPa sobre América del Sur en invierno que prácticamente coincide en forma y extensión con la región sobre la cual se encuentra al núcleo del JST en este estudio durante esa misma época del año.

Agradecimientos: Este trabajo fue realizado con el apoyo de los subsidios de investigación del proyecto PICT99-6707 de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT), del proyecto PIP 0389/98 del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y del proyecto CRN-055 del Instituto Interamericano para la Investigación del Cambio Global (IAI).

REFERENCIAS

1. Antico, P. L. y Berri, G. J., 1999. Variability of the intensity and latitudinal position of the subtropical jet stream over South America and its relationship with the sea surface temperatures of the equatorial Pacific Ocean. Preprints de la Eighth Conference on Climate Variations. American Meteorological Society, Denver CO, págs. 122-125.         [ Links ]

2. Berbery, E. H., 1993. Estadísticas para el hemisferio sur en 200 hPa en base a 10 años de análisis del ECMWF. Meteorologica, Vol. 41, págs.13-22.         [ Links ]

3. Chen B., Smith, S. R., y Bromwich D. H., 1996. Evolution of the tropospheric split jet over the South Pacific Ocean during the 1986-89 ENSO cycle. Mon. Wea. Rev., Vol. 124, págs. 1711-1731.         [ Links ]

4. Doyle, M. E., 1994. Los máximos de viento de 200 y 300 hPa en el sector sudamericano y Atlántico adyacente. Seminario General de Meteorología, Universidad de Buenos Aires, Departamento de Ciencias de la Atmósfera. 224 págs.         [ Links ]

5. Hordij, J. H. y Bordón, S., 1987. Localización de las corrientes en chorro en relación con los frentes en superficie en América del Sur. Actas del Segundo Congreso Interamericano de Meteorología y Quinto Congreso Argentino de Meteorología. Centro Argentino de Meteorólogos, Buenos Aires. Ref.: 6.11.1-6.11.5.         [ Links ]

6. Hurrell, J. W., Van Loon, H., y Shea, D. J., 1998. The mean state of the troposphere. Meteorology of the Southern Hemisphere (edited by D. J. Karoly and D. G. Vincent). Met. Monogr., v.27, nro.49, Amer. Meteor. Soc., págs. 1-46.         [ Links ]

7. Kalnay E. y Coautores, 1996. The NCEP/NCAR reanalysis project. Bulletin of the American Meteorological Society, Vol. 77, págs. 437-471.         [ Links ]

8. Kiladis, G. N. y Mo, K. C., 1998. Interannual and intraseasonal variability in the Southern Hemisphere. Capítulo 8 de Meteorology of the Southern Hemisphere, Amer. Meteor. Soc., editado por D. J. Karoly y D. G. Vincent, Meteor. Monogr., Nro. 49, págs. 307-336.         [ Links ]

9. Mcintosh, D. H., 1972. Meteorological Glossary. Publicación de la Meterological Office No.842, A.P.897. 160 págs.         [ Links ]

10. OMM (Organización Meteorológica Mundial), 1992. Vocabulario Meteorológico Internacional. Publicación WMO No.182. 342 págs.         [ Links ]

11. Rasmusson, E. M., y Mo, K., 1993. Linkages between 200-mb tropical and extratropical circulation anomalies during the 1986-1989 ENSO cycle. J. Climate, Vol. 6, págs. 595-616.         [ Links ]

12. Sardeshmukh, P. D., y Hoskins, B. J., 1985. Vorticity balances in the tropics during the 1982-83 El Niño-Southern Oscillation event. Quart. J. Roy. Meteor. Soc., Vol. 111, págs. 261-278.         [ Links ]

13. Velasco, I. y Fritsch, J. M., 1987. Mesoscale convective complexes in the Americas. J. Geophys. Res., Vol. 92, págs. 9591-9613.         [ Links ]