SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16Rorschach parallel series: local validation of the Parisi-Pes series and the Z TestThe legal, social and subjective aspects of the probation system: A quali-quantitative analysis author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Bookmark


Anuario de investigaciones

On-line version ISSN 1851-1686

Anu. investig. vol.16  Ciudad Autónoma de Buenos Aires Jan./Dec. 2009

 

TÉCNICAS Y PROCESOS DE EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

Adaptación de un inventario de estrategias de afrontamiento para adolescentes y adultos

Coping respones inventory: an adaptation to adolescent and adult population

Ongarato, Paula1; de la Iglesia, Guadalupe2; Stover, Juliana Beatriz3; Fernández Liporace, Mercedes4

1 Ongarato, Paula; Lic. en Psicología, Docente UBA, Doctorando UBA, Becaria CONICET, integrante de proyectos UBACyT P013/2008-2010 y ANPCyT PICT 863. E-mail: pongarato@psi.uba.ar
2 de la Iglesia, Guadalupe; idem 1
3 Stover, Juliana Beatriz; Lic. en Psicología, Docente UBA, Doctorando UBA, Becaria ANPCyT PICT 863, integrante de proyecto UBACyT P013/2008-2010.
4 Fernández Liporace, Mercedes: Dra. en Psicología, Prof. Titular UBA, Investigadora Adjunta CONICET, Directora de de proyectos UBACyT P013/2008-2010 y ANPCyT PICT 863. E-mail: mliporac@psi.uba.ar

Resumen
Se presenta la adaptación lingüística y psicométrica del Inventario de Respuestas de Afrontamiento para Jóvenes (Moos, 1993, 1995), realizada sobre una muestra de estudiantes de nivel medio y universitario, residentes en dos regiones de la Argentina: las ciudades de Buenos Aires y de San Miguel de Tucumán. El instrumento original, en inglés, fue traducido al español y adaptado a modismos locales, siendo luego evaluado por jueces expertos. Se efectuó, también, una administración piloto que permitió refinar la depuración preliminar. A continuación se calcularon diversos análisis psicométricos, evaluándose la homogeneidad de los elementos, examinándose evidencias de validez de constructo mediante la consecución de un estudio factorial exploratorio, y estudiándose, finalmente, su consistencia interna. Se obtuvo así, un instrumento abreviado constituido por 22 reactivos agrupados en cuatro dimensiones que evalúan el uso de estrategias de afrontamiento por aproximación y por evitación del problema, de un modo cognitivo y conductual.

Palabras clave: Estrategias de Afrontamiento; Validez de Constructo; Consistencia Interna

Abstract
The paper describes the psychometric adaptation of the Coping Responses Inventory - Youth Form - (Moos, 1993, 1995) made from a sample of high school and college students from two regions of Argentina: Buenos Aires City and San Miguel de Tucumán City. The original version was translated from English to Spanish, and then adapted to the local speaking. Afterwards, it was evaluated by expert judges. A pilot administration was conducted, ending the preliminary item depuration. Finally, a psychometric analysis was performed, studying test homogeneity, examining construct validity evidences from an exploratory factor study, and calculating internal consistency. These procedures resulted in a shorter 22-item-instrument, composed of four dimensions to measure coping strategies by approximation and by avoidance of the problem, each one in a cognitive and behavioral way.

Key words: Coping Strategies; Construct Validity; Internal Consistency

Introducción
En un sentido amplio, el estrés se describe como una manifestación del desequilibrio entre las demandas - externas o internas - percibidas por el sujeto y los recursos disponibles con los que cuenta para hacer frente a ellas. La presencia de un estímulo estresor implica una transacción del individuo con su entorno, que se caracteriza por una descompensación entre lo que de aquél se requiere y las herramientas que posee para enfrentar dicha tarea (Frydenberg, 1997; Lazarus, 1991; McGrath, 1970).
La misma circunstancia estresante puede disparar en las personas diferentes respuestas que engloban pensamientos, sentimientos y acciones. Tales recursos se conocen con la denominación de estrategias de afrontamiento (coping), y se describen como reacciones ante las situaciones problemáticas mencionadas. Frente a los problemas, y ante la necesidad de reducir la tensión que éstos generan, se ponen en marcha distintas estrategias cognitivas y comportamentales, pudiéndose pensar, así, al afrontamiento como una modalidad de funcionamiento que el sujeto humano utiliza en su constante interacción con el medio, con el fin de adaptarse a él (Zeidner& Endler, 1996).
El concepto tiene una trama en la historia de tan sólo unas décadas, no siendo incluido en los Abstracts Psicológicos hasta 1967 (Endler & Parker, 1992; Vaillant, 1986). Desde ese entonces los investigadores giraron su atención desde los factores inconscientes hacia los conscientes, haciendo hincapié en él como recurso ante el estrés y produciendo una extensa literatura sobre los efectos de los sucesos de vida estresantes en la salud física y psicológica (Lazarus & Folkman, 1986; Parker & Endler, 1996).
En el campo de la salud mental y de la psicopatología, los constructos afrontamiento y estrés han sido habitualmente estudiados a la par, junto con las emociones y la resolución de problemas. A través de la literatura generada en diferentes contextos culturales se vislumbra un amplio espectro de trabajos realizados, tomándose a estas estrategias como un componente fundamental en de la salida exitosa - o no - en el proceso del estrés. Nombrando sólo algunos, puede apreciarse que el coping es tomado muy en cuenta como información suplementaria en los diagnósticos de sintomatología clínica (Harrel, 1979), en estudios con pacientes hospitalizados ya en edad escolar (Motta & Enumo, 2004a, 2004b; Savedra & Tesler, 1981), en menores en situación de calle (Foley, 1983), en familias con niños o adolescentes en circunstancias de alto riesgo para la salud - como el cáncer o la necesidad de un trasplante de órgano - (Bingham Baley & Smith, 2000; Cayse, 1994; Cheng Lai & Salili, 1998; Hastings, Kovshoff, Brown, Ward, Degli Espinosa & Remington, 2005; Noble-Jamieson, Cook, Parkinson & Barnes, 1996), en enfermos oncológicos jóvenes (Hamner & Miles, 1988; Hockenberry-Eaton, Dilorio & Kemp, 1995; Whitsett, Gudmundsdottir, Davies, McCarthy & Friedman, 2008), en contextos educativos diversos (Crean, 2004; Miller, 1989; Tolor & Fehon, 1987; Zonta, Couto Robles & Grosseman, 2006), en relación a sintomatología psíquica en adolescentes (Kurdek, 1987), en diabéticos insulinodependientes (Boland & Grey, 1996; dos Santos & Enumo, 2003; Lundman & Norberg, 1993), en personas infectadas con el virus del HIV (Burden Leslie, Stein & Rotheram-Borns, 2002; da Silva, da Rocha, Davim & de Vasconcelos Torres, 2008; Reeves, Merriam & Courtenay, 1999; Seidl, 2005; Seidl & Almeida Machado, 2008; Seidl, da Costa Zannon & Tróccoli, 2005; Seidl, dos Santos Rossi, Viana, de Meneses & Meireles, 2005; Serafini & Bandeira, 2009) y en individuos que padecen de esclerosis múltiple (Lode, Larsen, Bru, Klevan, Myhr & Nyland, 2007), entre otros tópicos. Asimismo, adquiere también un papel relevante en investigaciones transculturales y de género (Broderick, 1998; Klingman & Zeidner, 1993; Lawrence, Ashford & Dent, 2006; Radford, Mann, Ohta & Nakane, 1993; Torsch & Xuegin Ma, 2000; Vencatesan, 1996).
Focalizando ahora en los desarrollos producidos en nuestro medio, se ha prestado atención al afrontamiento adolescente en relación a problemas específicos de esta etapa vital (Contini de González, Cohen Imach, Figueroa & Coronel de Pace, 2006), a dificultades académicas, apoyo social y rendimiento curricular (Fernández Liporace, Contini de González, Ongarato, Saavedra & de la Iglesia, 2009; Fernández Liporace, Ongarato, Carreras, Lupano & Quesada, 2008), a características sociodemográficas y a la región geográfica de pertenencia (Casullo & Fernández Liporace, 2001), a la inteligencia y al temperamento (Richaud de Minzi, 2006), así como a aspectos cognitivos diversos (Grasso, Locatelli & Leibovich de Figueroa, 1997).
Existen diferentes instrumentos para evaluar las estrategias de afrontamiento ante el estrés, en su mayoría derivados de la teoría de Lazarus y Folkman (1984). Algunos de las más empleadas son el cuestionario de Modos de Afrontamiento - Ways of Coping Instrument, WCI- (Lazarus & Folkman, 1984), el COPE (Carver, Scheier & Weintraub, 1989) y el Indicador de Estrategias de Afrontamiento - The Coping Strategy Indicator, CSI- (Amirkhan, 1994), la Escala de Estrategias de Coping - ECC- R- (Chorot & Sandín, 1993), la Escala de Afrontamiento para Adolescentes -ACS- (Frydenberg & Lewis, 1997) y el Inventario de Respuestas de Afrontamiento en Jóvenes - CRI-Y - (Moos, 1993, 1995).
Varios autores han diseñado o adaptado, revisado y aportado evidencias de validez sobre pruebas ya existentes con la finalidad de adecuarlas a las especificidades de los sujetos provenientes de los diferentes contextos socioculturales en los cuales se aplicaría. Por ca so, Kotlke, Cowan y Pfaher (1988) han desarrollado una escala que consta de dos partes: una llamada El modo en que ayudo a otros a afrontar y la otra, El modo en que los otros me ayudan a afrontar. La misma presenta análisis de consistencia interna y de confiabilidad por test-retest. Edwards y O´Neill (1993) han calculado un análisis factorial exploratorio sobre el Inventario de Modos de Afrontamiento - WCI- encontrándose una escasa correspondencia con la estructura originalmente propuesta por Lazarus & Folkman (1984). Por otra parte, en un estudio longitudinal se puso a prueba un modelo multivariado del proceso del estrés a través de ecuaciones estructurales, lográndose establecer relaciones de determinación directa entre tal constructo y su afrontamiento (Schenk, Kinicki & Davy, 1995). Cook & Heppner (1998) evaluaron las propiedades psicométricas de tres instrumentos: el Inventario de Afrontamiento ante Situaciones Estresantes -CISS- (Endler & Parker, 1990), el COPE (Carver, Scheier & Weintraub, 1989) y el Coping Strategy Indicator -CSI- (Amirkhan, 1994). Primero, se examinó la estructura de cada uno de ellos con un análisis factorial y, a continuación, los estudios exploratorios y confirmatorios y fueron usados para establecer un constructo común, subyacente a las tres escalas. Los resultados indicaron una preferencia por un factor particular en cada una de las estructuras, aunque ninguna probó una fuerte correspondencia entre sí; pero, en líneas generales, se encontraron tres variables latentes fundamentales: Compromiso con el Problema, Evitación y el factor Social/Emocional.
Más recientemente, Stepleman, Darcy y Tracey (2005) han aplicado la Escala de Atribuciones Causales del Problema y la Solución - APCSS, que posee implicaciones clínicas vinculadas a la eficacia en la resolución de problemas y las formas de afrontamiento preferidas - a estudiantes de nivel medio, junto con mediciones de afrontamiento y autoeficacia más una medición adicional de atribución; los resultados indicaron que todas las variables consideradas en el diseño guardan relaciones significativas entre sí.
En Colombia, por otro lado, se modificó la Escala de Estrategias de Coping - ECC- R- a partir de la versión de Chorot y Sandín (1993), realizándose un análisis factorial exploratorio, reagrupándose los ítems en 12 dimensiones (Londoño, Henao López, Puerta, Posada, Arango & Aguirre - Acevedo, 2006). En Brasil, trabajando con una muestra de adolescentes se realizó una selección de reactivos derivados de los instrumentos COPE (Carver, Scheier & Weintraub, 1989), Ways of Coping Checklist (Lazarus & Folkman, 1984) y ACS (Frydenberg & Lewis, 1997), aislándose una estructura de cinco factores: Evitación, Apoyo Social, Apoyo Profesional, Coping Activo y Religiosidad (Gonçalves Câmara & Carlotto, 2009). Previamente, Seidl, Tróccoli y Lana da Costa Zannon (2001) efectuaron un análisis factorial exploratorio de la Escala de Modos de Afrontamiento de Problemas (Gimenes & Queiroz, 1997), mediante el que extrajeron cuatro dimensiones: Estrategias de Afrontamiento Focalizadas en el Problema, Estrategias Enfocadas en la Emoción, Prácticas Religiosas/Pensamiento Fantasioso y Búsqueda de Apoyo Social.
Asimismo, en nuestro medio, Richaud de Minzi (2003) desarrolló una adaptación de la versión española de la Escala de Afrontamiento para Adolescentes -ACS- (Frydenberg & Lewis, 1997). La misma - originalmente, de 80 ítems - fue administrada a 800 adolescentes argentinos, obteniéndose un instrumento más breve de 46 reactivos agrupados en 11 dimensiones. Casullo y Fernández Liporace (2001) realizaron investigaciones de campo en estudiantes de nivel medio con otra versión de esa escala. Leibovich de Figueroa, Schmidt y Cassullo (1999), a su vez, confeccionaron un instrumento para la evaluación de estrategias de afrontamiento frente a diversos estresores. Recientemente Mikulic y Crespi (2008) han encarado una adaptación del Coping Response Inventory- Adults (Moos, 1993) en población adulta, realizando un análisis de factores por cada una de las ocho escalas propuestas por el autor original, que responden parcialmente a la teoría propuesta, pero que coincide con algunos resultados reportados por otros investigadores.

El Inventario de Respuestas de Afrontamiento en Jóvenes (CRI-Y)
El objetivo principal de este trabajo fue producir una versión abreviada y adaptada a nuestro medio de un instrumento de fácil administración y posterior interpretación, que incluyera ítems representativos y psicométricamente adecuados para cada una de las dimensiones factoriales. Por este motivo, se eligió el Inventario de Respuestas de Afrontamiento en Jóvenes (Moos, 1993, 1995) que, en su versión original, cuenta con 48 ítems agrupados en ocho dimensiones que miden distintas respuestas de afrontamiento. Combina elementos de las principales teorías propuestas en la bibliografía clásica: las que se orientan hacia el foco del afrontamiento - el problema o la emoción -, y las que se centran en el modo de afrontar - cognitivo o comportamental-, más el componente de evitación o aproximación a la situación problemática (Compas, 1987; Compas, Malcarne & Fondacaro, 1988; Folkman & Lazarus, 1985; Lazarus & Folkman, 1984; Roth & Cohen, 1986). Así, las respuestas de afrontamiento se dividen en dos grupos mayores de dimensiones o escalas: Afrontamiento por Aproximación y Afrontamiento Evitativo. A su vez, cada grupo, se compone de cuatro escalas, dentro de las cuales, las dos primeras dimensiones corresponden a estrategias de tipo cognitivo, en tanto que las dos últimas corresponden al afrontamiento comportamental o conductual. El grupo de Afrontamiento por Aproximación está formado por las escalas Análisis Lógico, Reevaluación Positiva, Búsqueda de Orientación y Apoyo y Resolución de Problemas; el grupo de Afrontamiento Evitativo incluye Evitación Cognitiva, Aceptación o Resignación, Búsqueda de Recompensas Alternativas y Descarga Emocional. En su construcción, para maximizar el valor de la aplicabilidad potencial del inventario, se recolectaron datos brindados por jóvenes de población general y por otros con problemas de comportamiento, psicológicos y físicos. La muestra estuvo compuesta por 163 sujetos de población general (72 hombres y 91 mujeres), 49 con depresión (19 varones y 30 mujeres), 58 con desórdenes de conducta (37 hombres y 21 mujeres) y 45 con enfermedad reumática (19 varones y 26 mujeres). Se examinaron las asociaciones entre las escalas, la estabilidad de sus puntuaciones en el tiempo y sus relaciones con las características familiares y demográficas. A través del estudio de la consistencia interna se obtuvieron índices Alpha de Cronbach que variaban entre .55 a y .79.
Desde el punto de vista formal, la consigna solicita al sujeto que describa un problema vinculado a circunstancias vitales que haya experimentado durante el último año y que responda a cada afirmación basándose en cómo procedió en ese caso puntual. También se incluyen algunos ítems preliminares adicionales que agregan información cualitativamente importante acerca de la naturaleza y vicisitudes del problema descripto.
Moos (1993) refiere que la escala aporta evidencias a favor de la validez de su sistematización de las respuestas de afrontamiento; sin embargo, tanto el modelo cuanto los estudios psicométricos efectuados parecen necesitar de una mayor profundización.

Método
Participantes: 921 alumnos de ambos sexos (35,5% varones y 64,5% mujeres), con un 41% de estudiantes medios (Mediaedad=15,53 DE=1,11) y un 59% de universitarios (Mediaedad=24,11 DE=5,48). Los estudiantes de nivel medio pertenecían a varias escuelas públicas (83,2%; Mediaedad=15,78 DE=1,05) y a establecimientos privados (16,8%; Mediaedad=15,81 DE=1,95). Los universitarios cursaban la carrera de Psicología en la Universidad de Buenos Aires (24,5%; Mediaedad=25,69 DE=6,7), la carrera de Psicología en la Universidad Nacional de Tucumán (21,2%; Mediaedad=22,11 DE=2,82), varias carreras en la Universidad de Buenos Aires (50,5%; Mediaedad=23,79 DE=5,16), y otras universidades de esa ciudad (3,5%; Mediaedad=24,17 DE=2,77).

Instrumento: Coping Responses Inventory - Youth Form (Moos, 1993) y encuesta de datos sociodemográficos.

Procedimiento y análisis de datos: En primer término, se realizó una doble traducción del instrumento - al español, y luego al inglés - para efectuar diversas correcciones hasta obtener una versión preliminar más precisa. Una vez obtenida la misma, el contenido de los ítems fue sometido a juicio experto, buscando eliminar aquellos reactivos con acuerdo inferior al 80% entre los cinco jueces intervinientes (Aiken<.80). Mediante una prueba piloto con 40 sujetos (20 alumnos universitarios y 20 de nivel medio) se modificó la redacción de algunos de los elementos, que se ajustaron más a los modismos locales. Asimismo, se decidió eliminar los primeros diez ítems que se evaluaban en forma cualitativa, puesto que no agregaban datos útiles para los objetivos de la investigación, resultando más relevantes en situaciones de evaluación efectuadas en el ámbito de aplicación. Así, se suprimió casi toda la Parte 1 de la técnica, solicitándose a los evaluados sólo una breve descripción del problema y la respuesta a los 48 ítems pertenecientes a la Parte 2 de la escala original, que se trabajan mediante una likert de cuatro posiciones, formulada en términos de frecuencia temporal - Nunca o casi nunca, Pocas veces, Muchas veces, Siempre o casi siempre - con la que el examinado se comporta según el elemento enuncia.
A continuación se procedió a la recolección de datos con una muestra mayor, necesaria para el análisis psicométrico planificado. Se realizó un análisis de homogeneidad de los ítems, eliminándose aquellos cuya correlación elemento-total corregida era inferior a .195 (Martínez Arias, 1995). Luego, se calculó un Análisis de Componentes Principales con rotación Oblimin forzada a cuatro factores - con el fin de reproducir las cuatro categorías detalladas en la Introducción -, eliminándose los reactivos con cargas inferiores a .40 o con doble carga igual o superior a esos valores. Finalmente, se realizó un análisis de consistencia de cada factor aislado.

Resultados
El procedimiento de juicio experto concluyó en la eliminación de once elementos, en tanto que el análisis de homogeneidad produjo la supresión de quince más. Con el resto, tal como puede observarse en la Tabla 1 se aisló una estructura factorial de cuatro dimensiones (KMO= .790; Bartlett: X2= 2818,653, 231 gl; p<.000), con cargas de todos los reactivos superiores a .40 (Hair, Anderson, Tatham & Black, 1999) y saturando todos ellos sólo en un factor a la vez.

Tabla 1. CRI-Y: Adaptación para estudiantes medios y universitarios.
Estructura Factorial obtenida y resultados del juicio experto.

Como ya se comentó, previamente al Análisis de Componentes Principales se había efectuado el estudio de la homogeneidad de los ítems - que llevó a decidir eliminar varios de ellos -, volviéndose a calcular tales índices una vez obtenida la estructura factorial elegida. En la Tabla 2 se evidencia que todos los reactivos conservados poseen coeficientes superiores a .195.

Tabla 2. CRI-Y: Adaptación para estudiantes medios y universitarios.
Análisis de homogeneidad: índices de correlación elemento-total corregida.

Se calculó, además, la consistencia interna de cada variable latente aislada, obteniéndose un Alpha de Cronbach de .66 para el Factor 1, de .66 para el Factor 2, .58 para el Factor 3 y .53 para el 4.
Posteriormente se ensayó la etiquetación de los factores obtenidos según el contenido de sus elementos. Se denominó al Factor 1 Afrontamiento por Aproximación Cognitiva y al Factor 2, Afrontamiento por Aproximación Conductual; el Factor 3 se ha nominado como Afrontamiento por Evitación Cognitiva, y el 4, Afrontamiento por Evitación Conductual. Estos marbetes resultan coherentes con las dimensiones mayores planteadas por Moos (1993, 1995) pero ya no contemplando ocho dimensiones separadas sino sólo agrupando la combinación de dos de los vectores de la teoría: Aproximación/Evitación y Afrontamiento Cognitivo/Afrontamiento Conductual en general.

Discusión
De los pasos detallados en los apartados anteriores se obtuvo un instrumento compuesto por 22 reactivos agrupados en cuatro escalas que miden estrategias de afrontamiento por aproximación cognitiva y conductual, por un lado, y estrategias de afrontamiento por evitación cognitiva y conductual, por el otro. La brevedad de esta versión acorta los tiempos de aplicación y de puntuación, a la vez que las adaptaciones lingüísticas efectuadas la vuelven adecuada a la comprensión y comodidad de los examinados de nuestro medio que pertenecen a estas franja de edad, contribuyendo también el establecimiento de un buen rapport.
Los ítems que se han conservado son aquellos que han demostrado un funcionamiento psicométrico más correcto: homogeneidad, una estructura factorial interpretable - por coherencia con el modelo teórico -, parsimoniosa - contempla cuatro dimensiones en lugar de ocho sin perder poder explicativo, ya que resulta coherente con lo postulado por Moos (1993, 1995) en la construcción de la escala original; presenta, además, un buen ajuste a los datos - KMO=.79 y Test de Bartlett significativo-. Debe tenerse en cuenta que los coeficientes Alpha, si bien están por debajo de lo deseable - .66 a .53 - corresponden a escalas compuestas por pocos elementos - 7 a 4 ítems - y ello estaría afectando estos índices, por lo que podrían considerarse valores aceptables. Asimismo, la bibliografía indica que las medidas de consistencia interna no suelen ser muy elevadas en cuestionarios que evalúan afrontamiento debido a que no se prevé una alta estabilidad comportamental, ya que es esperable que los individuos adapten sus respuestas a los requisitos de cada situación particular (Richaud de Minzi, 2003; Schwarzer & Schwarzer, 1995).
Si bien es necesario continuar estos estudios, el presente trabajo pretende ser un aporte preliminar hacia la adaptación del instrumento a la población adolescente y joven de nuestro medio incluida en el sistema educativo formal. Potencialmente, esta herramienta puede contribuir a poner a prueba empíricamente dimensiones de la teoría del afrontamiento, así como a analizar la conexión entre la variación en el tipo de coping en relación con la clase de evento estresante, o a examinar el modo cómo nuevos sucesos y/o estresores crónicos pueden cambiar las respuestas de afrontamiento en los jóvenes y adolescentes de nuestro entorno inmediato.
Ulteriormente se planifica buscar la confirmación de la estructura factorial aquí informada en otras muestras, a la vez que relevar datos que puedan vincularse con otras variables, a fin de probar el uso de esta escala en trabajos de investigación aplicada.

Anexo
COPING RESPONSES INVENTORY - YOUTH FORM
Adaptación UBA - CONICET
CUESTIONARIO SOBRE SITUACIONES PROBLEMATICAS DE LA VIDA

Referencias

1- Amirkhan, J.H. (1994). Criterion validity of a coping measure. Journal of Personality Assessment, 62(2), 242-261.         [ Links ]

2- Bingham Bailey, A. & Smith, S. (2000). Current topics in review: Providing effective coping strategies and supports for families with children with disabilities. Intervertion in School and Clinic, 5(35), 294-298.         [ Links ]

3- Boland, E. & Grey, M. (1996). Coping strategies of school children with diabetes mellitus. The Diabetes Educator, 22(6), 592-597.         [ Links ]

4- Broderick, P. C. (1998). Early adolescent gender differences in the use of ruminative and distractive coping strategies. The Journal of Early Adolescence, 18(2), 173-191.         [ Links ]

5- Burden Leslie, M.; Stein, J & Rotheram- Borns M. J. (2002). The impact of coping strategies, personal relationships and emotional distress on health- related outcomes of parents living with HIV or AIDS. Journal of Social and Personal Relationships, 19(1), 45-66.         [ Links ]

6- Carver, C.; Scheier, M. & Weintraub, J. (1989). Assessing coping strategies: A theoretically based approach. Journal of Personality and Social Psychology, 56(2), 267-283.         [ Links ]

7- Cayse, L.N. (1994). Fathers and children with cancer: A descriptive study of their stressors and coping strategies. Journal of Pediatric Oncology Nursing, 11(3), 102- 108.         [ Links ]

8- Casullo, M. & Fernández Liporace, M. (2001). Estrategias de afrontamiento en estudiantes adolescentes. Investigaciones en Psicología, 6(1), 25 - 49.         [ Links ]

9- Cayse, L. N. (1994). Fathers and children with cancer: A descriptive study of their stressors and coping strategies. Journal of Pediatric Oncology Nursing, 11(3), 102-108.         [ Links ]

10- Cheng Lai, A. & Salili, F. (1998). Stress and coping styles in Guangzhon families with Hepatitis B Virus children. Journal of Health Psychology, 3(4), 539- 550.         [ Links ]

11- Chorot, P. & Sandín, B. (1993). Escala de Estrategias de Coping Revisada (EEC-R). Madrid: UNED.         [ Links ]

12- Compas, B. (1987). Coping with stress during childhood and adolescence. Psychological Bulletin, 101, 393-403.         [ Links ]

13- Compas, B.; Malcarne, V. & Fondacaro, K. (1988). Coping with stressful events in elder children and young adolescents. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 56, 405-411.         [ Links ]

14- Contini de González E.N.; Cohen Imach, S.; Figueroa, M.I. & Coronel de Pace, C.P. (2006). Pensar la adolescencia hoy. De la psicopatología al bienestar psicológico. Buenos Aires: Paidós.         [ Links ]

15- Cook, S. & Heppner, P. (1998). A psychometric study of three coping measures. Journal of Adolescent Research, 13(2), 134-157.         [ Links ]

16- Crean, H.F. (2004). Social support, conflict, major life stressors and adaptative coping strategies in Latino middle school students: An integrative model. Journal of Adolescent Research 19(6), 657- 676.         [ Links ]

17- da Silva, R.A.R.; da Rocha, V.M.; Davim, R.M.B. & de Vasconcelos Torres, G. (2008). Ways of coping with AIDS opinion of mothers with HIV children. Revista Latino-Americana de Enfermagem, 16(2), 260-5.         [ Links ]

18- dos Santos, J.R. & Enumo, S.R.F. (2003). Adolescentes com diabetes mellitus tipo 1. Seu cotidiano enfrentamento da doença. Psicologia: Reflexão e Crítica, 16(2), 411-425.         [ Links ]

19- Edwards, J.R. & O´Neill, R.M. (1993). The construct validity of scores on the Ways of Coping Questionnaire: Confirmatory analysis of alternative factor structures. Journal of Adolescent Research, 8(3), 134-157.         [ Links ]

20- Endler, N.S. & Parker, J.D.A. (1990). Coping Inventory for Stressful Situations (CISS): Manual. Toronto: Multi-Health Systems, Inc.         [ Links ]

21- Endler, N.S. & Parker J.D. (1992). The multidimensional assessment of coping: Concepts, issues and measurements. En G.L. VanHeck, P. Bonaiuto, I. Darcy, & W. Nowack (Eds.), Personality psychology in Europe (pp. 309-319). Tilburg: Tilburg University Press.         [ Links ]

22- Fernández Liporace, M.; Contini de González, N.; Ongarato, P.; Saavedra, E. & de la Iglesia, G. (2009). Estrategias de afrontamiento frente a problemas académicos en estudiantes medios y universitarios. Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica, 27(1), 63-84.         [ Links ]

23- Fernández Liporace, M.; Ongarato, P.; Carreras, M.A.; Lupano, M.L. & Quesada, S. (2008). Perfil académico de los estudiantes de un colegio universitario de la UBA: apoyo social percibido, afrontamiento, estrategias de aprendizaje y habilidades. Investigaciones en Psicología, 13(1), 57- 82.         [ Links ]

24- Foley, M. (1983). Coping strategies of street children. International Journal of Offender Therapy and Criminology, 27, 5- 20.         [ Links ]

25- Folkman, S. & Lazarus, R (1985). If it changes, it may be a process: Study of emotion and coping during three stages of college examination. Journal of Personality and Social Psychology, 48, 150 -170.         [ Links ]

26- Frydenberg, E. (1997). Adolescent coping. Theoretical and research perspectives. Londres: Routledge.         [ Links ]

27- Frydenberg, E. & Lewis, R. (1997). ACS, Escalas de Afrontamiento para Adolescentes. Adaptación española de Jaime Perena y Nicolás Seisdedos. Madrid: TEA Ediciones        [ Links ]

28- Gimenes, M.G.G. & Queiroz, B. (1997). As diferentes fases de enfrentamento durante o primeiro ano após a mastectomia. En M.G.G. Gimenes & M.H. Fávero (Eds.). A mulher e o câncer (pp. 171-195). Campinas: Editorial Psy.         [ Links ]

29- Gonçalves Câmara, S. & Carlotto, M. S. (2009) Construção e validação de uma Escala para Avaliar Coping em Adolescentes. Memorias del I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología, XVI Jornadas de Investigación y Quinto Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur, 3, 500-501.         [ Links ]

30- Grasso, L.; Locatelli, M.L. & Leibovich de Figueroa, N.B. (1997). Variables cognitivas y solución de problemas. Centro Interdisciplinario de Psicología Matemática y Experimental- CIPPME, 4.         [ Links ]

31- Hair, J.F.; Anderson, R.E.; Tatham, R.L. & Black, W.C. (1999). Análisis multivariante. Madrid: Prentice Hall.         [ Links ]

32- Hamner, S.B. & Miles, M.S. (1988). Coping strategies in children with cancer undergoing bow marrows aspirations. Journal of Pediatric Oncology Nuesing, 5(3), 11-15.         [ Links ]

33- Harrel, J.P. (1979). Analyzing black coping styles: A supplemental diagnostic system. Journal of Black Psychology, 5(2), 99-108.         [ Links ]

34- Hastings, R.P.; Kovshoff, H.; Brown, T.; Ward, N.; Degli Espinosa, F. & Remington, B. (2005). Coping strategies in mothers and fathers of preschool and school-age children with autism. Autism, 9(4), 337-391.         [ Links ]

35- Hockenberry-Eaton, M.; Dilorio, C. & Kemp, V. (1995). The relationship of illness longevity and relapse with self- perception, cancer stressors, anxiety and coping strategies en children with cancer. Journal of Pediatric Oncology Nursing, 12(2), 71- 79.         [ Links ]

36- Klingman, A. & Zeidner, M. (1993). School related anger in Israeli adolescents students: Major determinants and coping strategies. School Psychology International, 14, 339- 353.         [ Links ]

37- Kotlke, J.L.; Cowan, G. & Pfaher, D.J. (1988). Development of two scales of coping strategies: An initial investigation. Educational and Psychological Measurement, 48, 737-742.         [ Links ]

38- Kurdek, L.A. (1987). Gender differences in psychological symptomatology and coping strategies of young adolescents. Journal of Adolescent Research, 7(4), 395- 410.         [ Links ]

39- Lawrence, J.; Ashford, K. & Dent, P. (2006). Gender differences in coping strategies of undergraduate students and their impact on self esteem and attainment. Active learning in higher education, 7(3), 273- 281.         [ Links ]

40- Lazarus, R.S. (1991). Emotion and adaptation. New Cork: Oxford University Press.         [ Links ]

41- Lazarus, R. & Folkman, S. (1984). Stress, appraisal and coping. New York, NY: Springer.         [ Links ]

42- Lazarus, R. & Folkman, S. (1986) Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca.         [ Links ]

43- Leibovich de Figueroa, N.B.; Schmidt, V. & Cassullo, G. (1999). Estrategias de afrontamiento frente a diversos estresores: un instrumento para su evaluación. Anuario de Investigaciones, 7, 297-306.         [ Links ]

44- Lode, K.; Larsen J.P, Bru, E.; Klevan, G.; Myhr, K.M. & Nyland, H. (2007). Patient information and coping styles in multiple sclerosis. Multiple Sclerosis, 13, 792- 799.         [ Links ]

45- Londoño, N.H.; Henao López G.L.; Puerta I.C.; Posada S.; Arango, D. & Aguirre- Acevedo, D.C. (2006). Propiedades psicométricas y validación de la Escala de Estrategias de Coping Modificada (EEC- M) en una muestra colombiana. Universidad de Psicología de Bogotá, 5(2), 327- 349.         [ Links ]

46- Lundman, B. & Norberg, A. (1993). Coping strategies in people with insulin- dependent diabetes mellitus. The Diabetes Educator, 19(3), 198- 204.         [ Links ]

47- Martínez Arias, R. (1995). Psicometría: Teoría de los test psicológicos y educativos. Madrid: Síntesis.         [ Links ]

48- McGrath, J. (1970). Social and psychological factors in stress. New York, NY: Rinehart & Winston.         [ Links ]

49- Mikulic, I.M. & Crespi M.C. (2008). Adaptación y validación del Inventario de Respuestas de Afrontamiento de Moos (CRI- A) para adultos. Anuario de Investigaciones, 15(2), 305- 312        [ Links ]

50- Miller, R. (1989). Desegregation experiences of minority students: adolescent coping strategies in five Connecticut High Schools. Journal of Adolescent Research, 4(2), 173-189.         [ Links ]

51- Motta, A.B. & Enumo, S.R.F. (2004a). Brincar no hospital estratégia de enfrentamento da hospitalização infantil. Psicologia em Estudo, 9(1), 19-28.         [ Links ]

52- Motta, A.B. & Enumo, S.R.F. (2004b). Câncer infantil uma proposta de avaliação das estratégias de enfrentamento da hospitalização. Estudos de Psicologia, 21(3), 193-202.         [ Links ]

53- Moos, R.H. (1993). Coping Responses Inventory. Florida: Psychological Assessment Resources.         [ Links ]

54- Moos, R.H. (1995). Development and application of new measures of life stressors, social resources and coping responses. European Journal of Psychological Assessment, 11, 1-13.         [ Links ]

55- Noble- Jamieson, G.; Cook, P.; Parkinson, G & Barnes, N. (1996). Coping strategies in parents of children receiving liver transplants. Clinical Child and Psychiatry, 1(4), 563- 573.         [ Links ]

56- Parker, J. & Endler, N. (1996). Coping and defense: A historical overview. En M. Zeidner & N. Endler (Eds.), Handbook of Coping (pp 3-23). New York, NY: John Wiley & Sons.         [ Links ]

57- Radford, M.H.B.; Mann, L. Ohta, J. & Nakane, J. (1993). Differences between Australian and Japanese students in self- esteem, decisional stress and coping strategies. Journal of Cross - Cultural Psychology, 24(3), 284- 297.         [ Links ]

58- Reeves, P.; Merriam, S.B. & Courtenay, B.C. (1999). Adaptation to HIV infection: The development of coping strategies over time. Qualitative Health Research, 9(3), 344-361.         [ Links ]

59- Richaud de Minzi, M.C. (2003). Coping assessment in adolescents. Adolescence, 38(150), 321-330.         [ Links ]

60- Richaud de Minzi, M.C. (2006). Stress and coping in adolescence. En A. Columbus (Ed.), Advances in Psychology Research, 45 (pp. 67-84). New York: Nova Science Publishers.         [ Links ]

61- Roth, S. & Cohen, L. (1986). Approach, avoidance and coping with stress. American Psychologist 41, 813-819.         [ Links ]

62- Savedra, M. & Tesler, M. (1981). Coping strategies of hospitalized school- age children, Western Journal of Nursing Research, 3(4), 371-384.         [ Links ]

63- Schwarzer, R. & Schwarzer, C. (1995). A critical survey of coping instruments. En M. Zeidner & N. S. Endler (ed.), Handbook of coping: Theory, research, applications (pp.107-131). New York: John Wiley & Sons.         [ Links ]

64- Schenk, C.L.; Kinicki, A.J. & Davy, J.A. (1995). A longitudinal study of multivariate model of stress process using structural equations modeling. Journal of Adolecent Research, 10 (2), 278-290.         [ Links ]

65- Seidl, E.M.F. (2005). Enfrentamento, aspectos clínicos e sociodemográficos de pessoas vivendo com HIV/AIDS. Psicologia em Estudo, 10(3), 421-429.         [ Links ]

66- Seidl, E.M.F. & Almeida Machado, A.C. (2008). Bem-estar psicológico, enfrentamento e lipodistrofia em pessoas vivendo com HIV/AIDS. Psicologia em Estudo, 13(2), 239-247.         [ Links ]

67- Seidl, E.M.F.; da Costa Zannon, C.M.L. & Tróccoli, B.T. (2005). Pessoas vivendo com HIV/AIDS. Enfrentamento, suporte social e qualidade de vida. Psicologia: Reflexão e Crítica, 18(2), 188-195.         [ Links ]

68- Seidl, E.M.F.; dos Santos Rossi, W.; Viana, K.F.; de Meneses, A.K. F. & Meireles, E. (2005). Crianças e adolescentes vivendo com HIV/AIDS e suas famílias. Aspectos psicossociais e enfrentamento. Psicologia: Teoria e Pesquisa, 21(3), 279-288.         [ Links ]

69- Seidl, E.M.F.; Tróccoli, B.T. & Lana da Costa Zannon, C.M. (2001). Análise fatorial de uma medida de estratégias de enfrentamento. Psicologia: Teoria e Pesquisa, 17(3), 225-234.         [ Links ]

70- Serafini, A.J. & Bandeira, D.R. (2009). Jovens vivendo com HIV/ AIDS. A influência da rede de relações, do doping e do neuroticismo sobre a satisfação de vida. Revista de Psiquiatria do Rio Grande do Sul, 31(1), 51-59        [ Links ]

71- Stepleman, L.M.; Darcy, M.U.A. & Tracey, T.J.G. (2005). Helping and coping attributions: Development of the Attribution of Problem Cause and Solution Scale. Educational and Psychological Measurement, 65(3), 525-542.         [ Links ]

72- Tolor, A. & Fehon, D. (1987). Coping with stress: A study of male adolescents´ coping strategies as related to adjustment. Journal of Adolescent Research, 2(1), 33-42.         [ Links ]

73- Torsch, V.L. & Xuegin Ma, G. (2000). Cross cultural comparison of health perceptions, concerns and coping strategies among Asian and Pacific Islander American elders. Qualitative Health Research, 10(4), 471- 489.         [ Links ]

74- Vaillant, G.E. (1986). Empirical studies of ego mechanism of defense. Washington, D.C: American Psychiatric Press.         [ Links ]

75- Vencatesan, J. (1996). Women's multiple roles and coping strategies: Myths and realities. Indian Journal of Gender Studies, 3(1), 39- 56.         [ Links ]

76- Whitsett, M.G.; Gudmundsdottir, M.; Davies, B. McCarthy, P.& Friedman, D. (2008). Chemotherapy. Related fatigue in childhood cancer: correlates, consequences and coping strategies. Journal of Pediatric Oncology Nursing, 25(2), 85- 96.         [ Links ]

77- Zeidner, M. & Endler, N.S. (1996). Handbook of coping: Theory, Research, Applications. New York, NY: John Wiley & Son Inc.         [ Links ]

78- Zonta, R.; Couto Robles, A.C. & Grosseman, S. (2006). Estratégias de enfrentamento do estresse desenvolvidas por estudantes de Medicina da Universidade Federal de Santa Catarina. Revista Brasileira de Educação Médica, 30(3), 147-153.         [ Links ]

Fecha de recepción: 12 de diciembre de 2008
Fecha de aceptación: 26 de agosto de 2009