SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17Test de Zulliger: datos normativos de determinantes en una muestra de jóvenes entre 20 y 30 años, residentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sus alrededoresEfecto de la introducción de negaciones sobre la dificultad de los argumentos condicionales simbólicos índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Bookmark


Anuario de investigaciones

versão On-line ISSN 1851-1686

Anu. investig. vol.17  Ciudad Autónoma de Buenos Aires jan./dez. 2010

 

TÉCNICAS Y PROCESOS DE EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

Algunas observaciones para evaluar las Funciones Yoicas de Realidad con la aplicación de una técnica gráfica

Some observations to assess the ego functions of reality with the implementation of a graphical test

Piccone, Anabela1; Passalacqua, Alicia Martha2

1Licenciada en Psicología. Especialista en Psicodiagnóstico de Rorschach. Docente de la Cátedra de Rorschach, Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. E-mail: anabelapiccone@gmail.com
2Licenciada y Profesora en Psicología. Profesora Consulta de la Universidad de Buenos Aires. E-mail: passalac@psi.uba.ar

Resumen
Las Funciones Yoicas de Realidad: Prueba, Juicio y Adaptación, se consideran relevantes para el diagnóstico diferencial y para discriminar patología.
El objetivo de este trabajo es realizar un análisis de indicadores gráficos en el Test Persona Bajo la Lluvia (PBLL) que posibiliten comprobar si PBLL puede ser una herramienta útil para evaluar las Funciones Yoicas. Su consigna propone dibujar una persona bajo la lluvia para evaluar mediante lo graficado la reacción emocional frente a una situación de crisis.
Los instrumentos que se utilizan son: la Escala de Evaluación de las Funciones Yoicas de Realidad (EFYR) en el Psicodiagnóstico de Rorschach y el test Persona Bajo la Lluvia.
La muestra está compuesta por 45 casos de sujetos entre 15 y 57 años.
El análisis de los indicadores permite hipotetizar que el test Persona Bajo la Lluvia puede ser un instrumento sensible para evaluar estas funciones.

Palabras Clave: Rorschach; Test Persona Bajo la Lluvia; Indicadores gráficos; Funciones Yoicas

Abstract
The ego functions of reality: Judgment, Adaptation and Reality, are relevant for the differential diagnosis and pathology distinction.
The aim of this work is to make a approach to the analysis of the graphic indicators in the Draw a Person in the Rain Test (D.A.P.R) which would allow the specialist to assess The ego functions of reality (Test, Adaptation and Judgment), and check whether D.A.P.R. can be a useful tool for the differential diagnosis.
The instruments used in this work are: The Scale for the Assessment of Reality Testing of the Rorschach Test and PBLL Test.
The sample consists of about 45 participants between 15 and 57 years old, all residing in the City of Buenos Aires and Great Buenos Aires. There were two groups formed according to their ego function variabilities and their score in the Scale for the Assessment of Reality Testing.
The analysis of the indicators allows the specialist to hypothesize that the D.A.P.R. test can be a useful tool for the analysis of these functions.

Key words: Rorschach; Draw a Person in the Rain Test; Graphic indicators; The ego functions

Funciones Yoicas
Las funciones de realidad (Laplanche y Pontalis, 1981) consisten en un conjunto de procesamientos, de las que el sujeto registra en forma conciente solo algunos de los resultados. Constituyen operaciones que se aplican, en cada etapa evolutiva, a categorizar, aprehender y discriminar diferentes dominios de la realidad.
La prueba de realidad aparece por primera vez postulada por Freud en el año 1911. Según Freud es el proceso que permite al sujeto distinguir los estímulos provenientes del mundo exterior de los estímulos internos y prevenir la posible confusión entre lo que el sujeto percibe y lo que meramente se representa. Se define como la capacidad de distinguir la proveniencia de una idea del mundo interno (huellas mnémicas) o de la realidad exterior (percepciones). Esta función se encuentra directamente asociada a la discriminación yo - no yo y se evidencia a través de la eficacia de la percepción. Permite incorporar y elaborar conceptos ateniéndose a la realidad tal cual es, o sea, lo más objetivamente posible (Freud, 1924). La prueba de realidad diferenciaría en este sentido la psicosis de la neurosis, pues en esta última se tiene mucho más en cuenta la realidad externa. Freud en uno de sus últimos trabajos (1938) la define como un dispositivo "especial" que se vuelve necesario cuando ha aparecido la posibilidad de que los procesos internos informen a la consciencia en forma distinta a las simples variaciones cuantitativas de placer y displacer. Afirma que dado que las huellas mnémicas, pueden volverse conscientes al igual que las percepciones, subsiste aquí una posibilidad de confusión capaz de conducir a un desconocimiento de la realidad. El Yo se protege de ella haciendo intervenir el dispositivo de prueba de realidad.
La adaptación a la realidad alude al grado de ajuste que presenta una persona a las pautas normativas de su cultura, tratándose de un criterio estadístico (Peyrú, 1981). Se trata de la colaboración activa a la sociedad que incluye los intentos de cambiarla y no de un mero sometimiento a la sociedad. Desde el punto de vista psíquico, la adaptación es el equilibrio de los intercambios entre el sujeto y los objetos, ya que el conocimiento transforma al individuo en sujeto y al medio en objeto. También se define la adaptación como una síntesis entre una originalidad personal y aceptación de pautas sociales, una integración de plasticidad y consenso social referida a la posibilidad de compartir códigos comunes con otros (Passalacqua et al, 2002). Freud (1912) define causas posibles para la emergencia de una enfermedad neurótica y en cada una de esas causas comprueba la incapacidad del sujeto de adaptación a las exigencias de la realidad y la inhibición del desarrollo. En un principio refiere como causas a cuando se produce una modificación en el exterior y el individuo no es capaz de transformar la tensión psíquica que esto le provoca en una acción orientada hacia el mundo exterior. En otras de las causas, el individuo enferma por una modificación de sus procesos internos (evolutivo) que no acuerdan con las reales exigencias para adaptarse a la realidad. En el primer caso refiere a la falta de plasticidad del individuo y en el segundo a la imposibilidad de transformarse de acuerdo a las exigencias reales.
El juicio de realidad se define como la capacidad de cargar libidinalmente la representación del estado real del mundo exterior y del self. Es en esencia, no compartido, privado, subjetivo y completo en sí mismo. La vivencia delirante primaria es una de las perturbaciones características de esta función. Para Freud (1925) la función del juicio afirma o niega contenidos del pensamiento. La función del juicio consiste en "atribuir o desatribuir una propiedad a una cosa y debe admitir o impugnar la existencia de una representación en la realidad" (Freud, 1925 pp. 254). Si se considera entonces que juicio es decir algo de una cosa o alguien, relacionando conceptos entre sí, se comprende que esta función esta en la base del pensamiento. Hace referencia a la posibilidad de establecer juicios lógicos a través de la relación de conceptos que den lugar al pensamiento formal (Passalacqua et al, 2002).

Crisis
Una crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente, por la incapacidad del individuo para abordar ciertas situaciones utilizando los métodos que acostumbraba para la solución de problemas. En las situaciones críticas se quiebra el orden previo y lo que antes servía para resolver un determinando suceso ya no resulta eficaz. Se altera el equilibrio de la persona y ello puede obrar tanto en sentido favorable como adverso. Crisis significa al mismo tiempo peligro y oportunidad.
La crisis le imprime al Yo la tendencia a apelar, para defenderse, a los recursos con que cuenta; se pone a prueba la madurez de la personalidad y su funcionamiento yoico. Se movilizan recursos para afrontar esas situaciones y lograr: la reducción de la amenaza externa, el enfrentamiento de la situación y la redefinición del problema. Si el sujeto no posee los recursos necesarios para enfrentar la situación novedosa, la tensión aumenta hasta provocar una grave desorganización emocional y consecuentemente una disminución de sus funciones yoicas. Kaes (1988), citando a Erikson y Thom, describe los dos tipos de causas de la crisis. Causas internas, que precipitan las llamadas crisis del desarrollo, son crisis evolutivas y esperables. Son predecibles y sobrevienen cuando una persona va cumpliendo etapas en su vida desde la niñez a la senectud. Hay momentos del ciclo vital relativamente apacibles, pero hay otros en donde aparecen nuevas exigencias y demandas. En estos últimos, se necesita un periodo de transición entre estadios del ciclo vital para adecuarse a las nuevas exigencias. Esto conlleva a un proceso de cambio para desprenderse de la situación pasada y adaptarse a la nueva.
Las crisis provocadas por causas externas son las denominadas crisis accidentales o crisis inesperadas o imprevisibles. En ellas están incluidas tanto las crisis cotidianas, como la separación, las pérdidas, la muerte, las enfermedades corporales, así como también los desastres naturales, las consecuencias de la violencia de todo tipo y las catástrofes. Las características de estas crisis circunstanciales es que aparecen repentinamente por la presencia de una situación conflictiva en el medio circundante. Algunas veces son masivas ya que afectan a muchas personas al mismo tiempo y dependen sobre todo de factores externos ambientales. Estos eventos desagradables ocasionan una ruptura en el estado de adaptación normal a un medio normal, para pasar a producir una nueva situación que afecta a nivel psíquico a las personas y las obliga a reformular su estrategia de adaptación a una nuevo medio o a nuevas condiciones. Estas teorizaciones sirven de base para explicar el concepto de crisis, pero resulta importante también recordar el concepto de "series complementarias" (Freud, 1926) en el desencadenamiento de cualquier conducta normal o patológica, considerando factores que se interrelacionan entre sí: predisposición (constitución del sujeto), experiencias infantiles y traumatismos ulteriores. Así se encuentra toda una gama entre los casos en que un acontecimiento mínimo adquiere valor desencadenante, debido a la débil tolerancia del sujeto frente a toda excitación o frente a una determinada excitación especialmente relevante y otros casos en que un acontecimiento, de una intensidad subjetiva u objetivamente excepcional, viene a perturbar bruscamente el equilibrio del sujeto. En este sentido, se consideran las posibles alteraciones en el funcionamiento yoico de sujetos en crisis.

Objetivo
El objetivo principal de esta presentación es sistematizar y seleccionar indicadores gráficos, tanto expresivos como de contenido, de PBLL y comprobar si esta técnica gráfica puede ser un instrumento útil para observar las funciones yoicas de Realidad: Prueba, Juicio y Adaptación; principalmente ante situaciones de crisis que podrían atravesar las personas en diferentes circunstancias.
Entre los objetivos específicos se detallan:
• Discriminar y establecer recurrencias y convergencias de los indicadores de Funciones Yoicas en PBLL.
• Aislar indicadores en PBLL que permitan comparar y contrastar la puntuación de esos sujetos en la escala EFYR del Rorschach.
La intención es enriquecer la interpretación de un instrumento gráfico proyectivo que ha sido poco investigado científica y estadísticamente y lograr evaluar objetivamente dichas funciones.
Contar con instrumentos rápidos y sencillos, de fácil administración como esta prueba gráfica, que además se puede aplicar a grandes grupos de personas, permite no sólo efectuar tareas de rastrillaje para el diagnóstico precoz y realizar una primera aproximación al estudio del funcionamiento yoico de cada persona, sino también ejecutar actividades y programas de prevención. Puede llegar a ser un aporte para el profesional psicólogo que psicodiagnostique algunos elementos (además de los eminentemente cualitativos) del orden de lo cuantificable para investigar y ejercer cierta objetividad.

Metodología

instrumentos
El Test la Persona Bajo la Lluvia
Es una técnica proyectiva gráfica, cuya consigna invita al evaluado a colocarse bajo condiciones ambientales desagradables para acceder a los pliegues más profundos de su personalidad. La lluvia se presenta como el elemento perturbador que lo obliga a defenderse de esa situación, que para muchos resulta perturbadora.
Se considera el factor proyectivo del dibujo que nos provee indicadores sobre la dinámica de la personalidad. El sujeto se manifiesta en su acción imprimiéndole a lo que grafica su propio estilo, además de su forma de percibir su esquema corporal y la imagen de sí mismo que posee en su aparato psíquico, dejando la huella de su vida interior.
Según E. Hammer (1969, pag 239) el test PBLL "intenta lograr un retrato de la imagen corporal bajo condiciones desagradables de tensión ambiental representadas por la lluvia". Se entiende su consigna como una escena artificial de una situación que provocaría conflicto y ante la cual el sujeto debe responder.
La Escala de Evaluación las Funciones Yoicas de Realidad (E.F.Y.R)
La consigna y administración del Rorschach también enfrentan al sujeto (sobretodo si es la primera vez que responde a él) a una situación nueva que tiene que codificar utilizando los recursos con que cuenta el Yo. Es además un instrumento efectivo en tareas de investigación, dado que se trata de una prueba proyectiva cuyos resultados se pueden comparar con otras producciones tanto en el aspecto cuantitativo como cualitativo. En el caso de lo cuantitativo, se obtienen datos numéricos, fácilmente comparables con los resultados que se esperan para una población determinada.
La escala E.F.Y.R fue desarrollada a partir de una investigación llevada a cabo por la cátedra de Rorschach en el marco la Programación Científica 2001-2003 de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad de Buenos Aires bajo el proyecto Ps. 055 "Evaluación con Rorschach del potencial suicida y las funciones de realidad en niños y adolescentes con y sin psicoterapia" (Passalacqua et al., 2005). El objetivo principal fue el de contribuir, con el Psicodiagnóstico de Rorschach, no sólo a una medición lo más objetiva posible del funcionamiento yoico sino también a la comprobación de la efectividad de los procesos terapéuticos a través de los cambios profundos producidos en el aparato psíquico, habiendo mediado una psicoterapia.
Los signos Rorschach que evalúan las tres funciones son: para el constructo Prueba de Realidad, la calidad formal dentro de los puntajes esperables (el F+% y el F+% extendido) y la ausencia de Fenómenos Especiales patológicos como Anulación de la Conciencia de Interpretación (pues implica la pérdida de distancia entre lo percibido y la realidad) y Contaminación Verdadera (en donde dos o más conceptos se superponen, sin discriminarlos como diferentes).
La Adaptación de la Realidad se evalúa por medio de la presencia de indicadores que aluden al consenso con la mayoría de la población: el Índice de Realidad (I.R.), el Porcentaje de Respuestas Populares (P%), el de Respuestas ante las tres últimas láminas de Color (Prop. C.) especialmente, y, secundariamente, el porcentaje de Contenidos Animales (Índice de Estereotipia: A%) y el de Detalles Usuales (D%).
El Juicio de Realidad se evalúa fundamentalmente por la ausencia de los siguientes Fenómenos Especiales, todos ellos relacionados con fallas en la lógica del pensamiento: Lógica Autista, Secuencia, Contradicción, Combinación Confabulatoria, Verbalización de Relación y Respuesta de Posición.

Muestra
La muestra general del proyecto de investigación en curso denominado "Potencial autodestructivo y funciones yoicas de realidad en el Test La Persona Bajo la Lluvia. Su correlación con el Psicodiagnóstico de Rorschach", en el cual se enmarca el presente trabajo, está compuesta por 87 participantes de ambos sexos, residentes en Capital y Gran Buenos Aires.
La submuestra utilizada en este trabajo en particular para el análisis de los indicadores de las Funciones Yoicas, está compuesta por 45 casos de sujetos con edades comprendidas entre los 15 y 57 años. Se dividió esta submuestra de 45 casos en dos subgrupos de acuerdo a la puntuación de cada participante en la escala E.F.Y.R (del test de Rorschach). Se utilizó como referencia para ello una investigación que explora y relaciona los puntajes que obtuvieron en la escala E.F.Y.R diferentes estructuras psicopatológicas con diagnósticos relacionados previamente mediante comprobación clínica (Castro, 2006). El objetivo de ese trabajo era poder realizar diagnósticos diferenciales con el Rorschach y específicamente mediante la puntuación en la escala E.F.Y.R que evalúa el funcionamiento yoico.
Se utiliza especialmente este instrumento, dado que se ha comprobado, a través de sucesivas investigaciones llevadas a cabo por la cátedra de Rorschach de la Facultad de Psicología de la UBA ("La problemática del suicidio en nuestra sociedad: su evaluación en adultos" PS 048 y "Evaluación con Rorschach del potencial suicida y las funciones de realidad en niños y adolescentes con y sin psicoterapia" Ps 055), que resulta altamente eficiente para evaluar el funcionamiento yoico.
La puntuación máxima que se puede obtener en esta escala es de 10 puntos y se subdivide en tres subescalas, correspondientes a cada una de las funciones yoicas de realidad: Prueba, Adaptación y Juicio. El grupo que Mantiene las Funciones Yoicas (en adelante MF y que son los que obtienen 8 o más puntos en la escala) está compuesto por 25 casos (12 varones y 13 mujeres). El Grupo con Dificultades en las Funciones Yoicas (en adelante DF, obtienen 7 o menos puntos) está compuesto por 20 casos (14 varones y 6 mujeres).
Las edades de los que componen la muestra se distribuyen del siguiente modo: 9 casos (de 15 a 20 años), 12 casos (de 21 a 25 años) y 24 casos (de 26 a 57 años). Los criterios de exclusión que se tuvieron en cuenta fueron: que los participantes presentaran sintomatología depresiva (pues el proyecto de investigación también estudia el potencial suicida), deterioro orgánico, déficit cognitivo u algún otro tipo de discapacidad.

Procedimiento
Se evaluaron, clasificaron y computaron los protocolos de Rorschach de acuerdo a los criterios de la Escuela Argentina. Se aplicó demás, la EFYR.
Se adaptó la consigna de PBLL con la finalidad de explorar el constructo Juicio de Realidad. Para ello, a la consigna original e inicial: "Dibuje una persona bajo la lluvia", se le agregó, luego que el entrevistado concluye su dibujo, la siguiente: "escriba una historia sobre este dibujo que ha realizado, que posea un inicio, un desarrollo donde sucede algo y un final donde lo que sucedió concluye". Este último aspecto no se considerará en este trabajo.
Se analizaron los gráficos de PBLL teniendo en cuenta los siguientes indicadores estructurales o expresivos (indican cómo dibuja): dimensión del dibujo, emplazamiento, trazo, presión, movimiento, sombreado, borrado, repaso, transparencias, simetría y síntesis. Y los siguientes indicadores de contenido (indican qué dibuja): detalles, dimensión de la persona, brazos, manos, dedos, puños, cinturón, cabello, pestañas, ojos, cara, cuello, orejas, mentón, nariz, zapatos, pies, piernas, cuerpo, hombros, dientes, boca, labios, cabeza, aspectos sexuales, orientación de la persona, postura de la persona, vestimenta, bolsillos, botones, sobretodo, paraguas, cómo cubre el paraguas, orientación del paraguas, tipo de paraguas, mango, reemplazo de paraguas por otro elemento, identidad sexual, lluvia, nubes, montañas, rayos, sol, charco, piso y personaje.
Estos indicadores fueron seleccionados primeramente en forma tentativa y a partir de diversos marcos teóricos como la escala Goodenough-Harris, el Dibujo de la Figura Humana de Elizabeth Koppitz, el Test del Dibujo de una Persona de Machover y los indicadores planteados por Hammer. Secundariamente se consideraron también los que iban apareciendo en cada uno de los dibujos de los casos investigados.

Resultados
En un primer momento se analizaron las frecuencias de aparición de los indicadores mencionados y se tomó en consideración aquellos que se daban inusualmente en el grupo que conserva las funciones y que por lo tanto, su frecuencia de aparición fuera mayor en el grupo con dificultades en el funcionamiento o viceversa (Tabla N° 1).
En todos los dibujos del Grupo que Mantiene Funciones Yoicas (MF) se conserva la simetría del cuerpo humano y la síntesis es adecuada en casi todos (excepto en uno). En el otro Grupo con Dificultades en las Funciones Yoicas (DF) hay un 10% en los que se observa pérdida de esa simetría y síntesis defectuosa en el 25%.
Un 40% de los del DF no dibujan las manos o las ocultan (25%) o las dibujan muy grandes (20%), o en su defecto dibujan un puño cerrado. Solo dos casos del otro grupo dibujaron las manos ocultas.
Si bien son pocos los que dibujan pestañas: un (24%) en el grupo MF, un solo caso (5 %) las dibujó en el otro.
El 60% de los casos del grupo MF realiza algún esbozo de zapatos, ningún caso hace los pies descalzos o los omite y sólo uno dibuja piernas pequeñas. En cambio un porcentaje menor: el 45% del DF esboza algún tipo de calzado, un caso (5%) realiza pies descalzos, un 10% omite los pies, un 30% de los dibujos de los pies no es acorde el tamaño con el resto de la figura y un 25% dibuja piernas pequeñas.
Del grupo con buen funcionamiento el 84% dibujó un cuerpo con forma rectangular y ninguno lo hizo con forma cuadrada, a diferencia de un 55% del grupo DF que lo hizo rectangular, un 15% triangular, un caso cuadrado y el resto amorfo, con vaguedad o muy estrecho. El paraguas aparece en el 84% de los casos del grupo que mantiene las funciones, cubre éste adecuadamente en el 65%, ubicándolo centradamente un 48%. En cambio, más de la mitad de los casos del grupo con dificultades (55%) no lo dibujan. Al mismo tiempo, de los 9 casos (45%) que los dibujaron, en 3 casos (15%) el paraguas no podría cubrir adecuadamente la totalidad del cuerpo de la lluvia, un 15% lo dibujó centrado, un 20% lo orientó hacia la izquierda y el resto (15%) hacia la derecha.
En el 90% del grupo MF el mango del paraguas es adecuado o fuerte, es decir que podría sostenerlo de acuerdo al tipo dibujado, en comparación con el 55% del otro. En el resto de los casos el mango es débil o está remarcado o sombreado.
Las nubes aparecen dibujadas en el 55% del grupo denominado MF y dibujan algún tipo de piso el 78% de los participantes. Un número mayor de los que integran el grupo con dificultades, 68%, no dibuja nubes, un 16% las hace grandes y la mitad de ellos no dibujan piso.
Para determinar los indicadores más relevantes, se realizó el cómputo estadístico de chi-cuadrado, considerándose un nivel de significación entre 0.01 y 0.10 para discriminar entre indicadores de los diferentes grupos. Se tomó un nivel de significación superior a 0.05 debido a que estos son los avances de la investigación en curso y se prevé seguir con la incorporación de los protocolos ya administrados a fin de aumentar el número de casos de cada grupo y continuar con el tratamiento estadístico correspondiente, pudiendo entonces recortar un nivel de significación más estricto.
Diez indicadores resultaron dentro de estos parámetros establecidos. Los indicadores gráficos más significativos (considerándose un nivel de significación entre 0.01 y 0.05) resultaron ser los siguientes: síntesis, manos, dedos, piernas y paraguas; y los significativos (considerándose un nivel de significación entre 0.05 y 0.10): simetría, puños, pestañas, dientes y rayos.
Se verificó también, la fuerza de cada una de las asociaciones con los estadísticos Phi o V de Cramer, según correspondía en cada caso de acuerdo a las diferentes tablas computarizadas. Se trabajó con un porcentaje de correlación a partir del 30 % para confirmar las hipótesis. Resultaron con esta fuerza de correlación los indicadores: síntesis, brazos, manos, dedos, pies, piernas, cuerpo, orientación paraguas y mango. (Tabla N° 2)

Conclusiones
Utilizando la escala E.F.Y.R, respaldada en la validez y confiabilidad del Psicodiagnóstico de Rorschach y en las investigaciones que le preceden, se han podido delimitar y sistematizar en PBLL un grupo de indicadores gráficos que dan indicio del funcionamiento yoico. Esto indicaría que esta prueba puede ser sensible y válida para indagar las funciones de realidad del Yo: Prueba, Adaptación y Juicio, considerando a las mismas como constitutivas del aparato psíquico y determinantes a la hora de realizar diagnósticos diferenciales.
Los indicadores gráficos que podrían indicar dificultades en el funcionamiento de algunas de las tres funciones yoicas serían: síntesis defectuosa (mala integración de las partes que compone el dibujo de la figura humana), manos omitidas u ocultas, dedos omitidos, puños cerrados, dientes, pestañas omitidas, piernas pequeñas (en proporción al resto del dibujo), brazos desproporcionados o pegados al cuerpo, simetría defectuosa (asimetría entre las extremidades del cuerpo humano), cuerpo amorfo o sin forma rectangular y pies desproporcionados o descalzos o sin esbozar algún tipo de calzados, ausencia de paraguas o que no puede cubrir adecuadamente la totalidad del cuerpo de la persona, un mango débil o remarcado o sombreado, orientación no centrada del paraguas, nubes, rayos, ausencia de piso o línea de apoyo y detalles inadecuados.
De acuerdo a los diferentes marcos teóricos mencionados anteriormente y del estudio de los indicadores gráficos surgidos en el presente trabajo, se plantean algunas interpretaciones generales de cada uno de los indicadores gráficos que surgen en los gráficos de las personas con dificultades en las funciones, de acuerdo a su puntuación en la escala EFYR:
Síntesis defectuosa (mala integración de partes): Inestabilidad, personalidad pobremente integrada, impulsividad, inmadurez, retraso, pobre adaptación a la realidad. (Koppitz, 1968)
Manos omitidas u ocultas: poca capacidad para tomar el mundo y orientarse hacia el exterior. Pobreza en el accionar con la realidad. (Colombo et al., 2004). Escasos recursos yoicos para operar en la realidad o para satisfacer necesidades en el medio. Temor al contacto social, retraimiento. Sentimientos de inadecuación, indefensión o culpa por no lograr actuar correctamente o por sentirse incapaces para actuar (Koppitz 1968). Retraimiento. (Hammer, 1969)
Dedos omitidos: poca manipulación y contacto con los objetos, represión de impulsos, retracción. (Machover, 1949)
Puños cerrados: rebeldía, agresividad. (Machover, 1949)
Dientes: infantilidad, agresividad oral (Portuondo, 1971). Dependencia. (Machover, 1949)
Pestañas omitidas: indicador muy poco resaltado por autores que han estudiado los tests proyectivos gráficos y que resultan relevantes en el presente trabajo. Se podría considerar que siendo la cara la parte de mayor expresividad del cuerpo y el centro de comunicación y de lo social por excelencia, este indicador estaría asociado a un cierto nivel intelectual y fundamentalmente a un alto nivel de estructuración yoica.
Piernas pequeñas con respecto a la persona: inseguridad e insuficiencia como para "caminar en el medio ambiente". (Querol, 2004)
Pies pequeños: Inseguridad. (Querol, 2004)
Pies descalzos o sin esbozar algún tipo de calzado: baja energía para realizar esfuerzos y para impulsarse hacia delante. (Querol, 2004)
Simetría defectuosa (asimetría entre las extremidades): inmadurez, inestabilidad e impulsividad. (Fernandez Liporace, 1996)
Cuerpo amorfo o sin forma rectangular: falta de equilibrio emocional, conflicto afectivo ansiedad, desorganización, poca discriminación. (Machover, 1949)
Paraguas ausente: falta de defensas, sentimientos de indefensión. (Querol, 2004)
Paraguas que no puede cubrir adecuadamente la totalidad del cuerpo de la persona o descentrado: expuestos a las presiones y problemas del medio. (Querol, 2004)
Mango del paraguas débil o remarcado o sombreado: poca fortaleza, dificultades para sostenerse y necesidad de aferrarse a algo para defenderse. (Querol, 2004)
Rayos: presión que sacude al sujeto. (Querol, 2004)
Nubes: presión, amenaza. (Querol, 2004)
Brazos pegados o desproporcionados: dificultad para conectarse. Falta de adaptación. (Querol, 2004)
Ausencia de piso o línea de apoyo: sentimientos de inestabilidad e inseguridad. Falta de sostén. (Colombo, et al., 2004)

Discusión
En los gráficos de los sujetos que puntúan bajo en la escala EFYR de Rorschach y que por lo tanto presentan cierta disminución del funcionamiento yoico, se han aislado un grupo de indicadores.
Ellos corresponderían, en líneas generales y haciendo solo un reduccionista análisis lineal de los indicadores encontrados, a sujetos inestables, con personalidad débilmente integrada, inmaduros, con pobre adaptación a la realidad (síntesis defectuosa, ausencia de piso o línea de apoyo), con poca capacidad para tomar el mundo y orientarse hacia el exterior (manos omitidas u ocultas), algo retraídos (dedos omitidos, puños cerrados), infantiles y dependientes (dientes), con algunas dificultades en cuanto a la expresividad y la comunicación (pestañas omitidas), inseguros (piernas pequeñas con respecto a la persona), con débil discriminación yo no-yo (cuerpo amorfo o sin forma rectangular), con poca energía para realizar esfuerzos e impulsarse hacia delante (pies que no son armónicos o descalzos o sin esbozar algún tipo de calzados), con escasas defensas yoicas instrumentales (paraguas ausente), demasiado expuestos a las presiones y problemas del medio (orientación paraguas, rayos, nubes) y con ciertas dificultades para sostenerse (mango del paraguas débil o remarcado o sombreado). (Gráficos Nº 1 y Nº 2).
El análisis de los indicadores permite hipotetizar que PBLL puede ser un instrumento particularmente útil para realizar un primer despistaje de casos patológicos y de análisis del funcionamiento yoico. La presencia de no sólo de uno, sino de varios de ellos nos informaría que alguna o todas estas funciones, no están adecuadamente conservadas. Se pretende continuar trabajando en la presente investigación con el objetivo de poder agrupar indicadores para indagar la posibilidad de evaluar por separado cada una de las funciones yoicas mencionadas. Es por ello que además del dibujo, se solicita al entrevistado que escriba una historia para observar el funcionamiento del juicio de realidad. Para las demás funciones se analizarán los puntajes obtenidos en la cada una de las Subescalas de la E. F. Y. R. y los correspondientes indicadores.
Es importante realizar un minucioso, pero integrado examen del gráfico en su totalidad, tomando en cuenta la interrelación de los resultados arrojados por otros instrumentos de evaluación y la combinación de varios signos, pues la presencia de uno o dos indicadores aislados rara vez presentan importancia clínica y, en cambio, la relevancia diagnóstica de éstos aumenta significativamente si se toma en cuenta su cantidad pero, especialmente, su calidad.
Se debe atender también a la individualidad de cada persona, su contexto específico, edad, maduración, estado emocional y nivel sociocultural.
Estos datos no son concluyentes puesto que se hallan en constante proceso de investigación y procesamiento. Se considera de suma importancia continuar con el entrecruzamiento de otros datos, como la escala de Potencial suicida (E.S.P.A) del Rorschach (dado que los resultados obtenidos en otras investigaciones confirman que las personas con un elevado potencial suicida tienen sus funciones yoicas sensiblemente disminuidas). Queda también pendiente el análisis del relato escrito de los dibujos realizados por los participantes, además de la búsqueda y comparación de otros observables y de estudios de validación y confiabilidad.

Tabla N° 1
Frecuencias de aparición y porcentajes de los indicadores gráficos de PBLL que discriminarían funcionamiento yoico.
Indicadores expresivos

Indicadores de contenido

Indicadores de rasgos de la persona

Tabla N° 2
Niveles estadísticos de significación de los indicadores gráficos que discriminarían dificultades en las funciones

Gráfico 1. PBLL de casos del grupo con dificultades en las funciones yoicas

Gráfico 2. PBLL de casos del grupo que mantienen las funciones yoicas

Referencias

1- Alessandro, M.; Alonso, H.; Barreira, R.; Codarini, M.; Gravenhorst, M.; Herrera, M.; Menestrina, N. & Passalacqua, A. (1993). El Psicodiagnóstico de Rorschach. Interpretación. Buenos Aires: Editorial Klex.         [ Links ]

2- Anzieu, D. (1962). Los métodos proyectivos. Buenos Aires: Editorial Kapeluz.         [ Links ]

3- Bender, L. (1964). Test Gestáltico Visomotor. Editorial: Paidós. Buenos Aires.         [ Links ]

4- Castro, F. (2006). El diagnóstico diferencial con Rorschach. Las estructuras psicopatológicas a partir de las funciones yoicas de realidad. Revista Nuevas Propuestas, Ediciones UCSe, nº 40, 2006.         [ Links ]

5- Celener, G. (2002). Técnicas Proyectivas. Actualización e Interpretación en los ámbitos clínico, laboral y forense. Buenos Aires: Lugar Editorial.         [ Links ]

6- Colombo, R.; Barilari, Z. & Beigbeder De Agosta, C. (2004). Abuso y Maltrato Infantil. Indicadores en Persona Bajo la Lluvia. Buenos Aires: Editorial Cauquen.         [ Links ]

7- Echenique, S.; Herrera, M.T. & Passalacqua, A. (1990). El Rorschach en la prevención del suicidio. Revista Psicodiagnóstico de Rorschach y otras Técnicas Proyectivas, año 14, nº1.         [ Links ]

8- Fernandez Liporace, M. (1996). El dibujo de la Figura Humana. Buenos Aires: Editorial Psicoteca.         [ Links ]

9- Finkelhor, D. & Browne, A. (1985). The traumatic impact of child abuse: A conceptualization. American Journal of Orthopsychiatry, 55(4), 530-541. [Medline]        [ Links ]

10- Freud, S. (1912). Sobre las causas ocasionales de la neurosis. Obras Completas. Tomo V. Editorial Biblioteca Nueva. Madrid.         [ Links ]

11- Freud, S, (1916). Conferencias de Introducción al psicoanálisis. Obras Completas. Tomo XVI, Buenos Aires: Amorrortu Ed.         [ Links ]

12- Freud, S. (1924). Neurosis y psicosis. Obras Completas. Tomo XIX. Buenos Aires: Amorrortu Ed.         [ Links ]

13- Goodenough, F. (1984). Test de inteligencia infantil por medio del dibujo de la figura humana. Buenos Aires: Editorial Piados.         [ Links ]

14- Gravenhorst, M. & Passalacqua, A. (1988). Los fenómenos especiales en Rorschach. Buenos Aires: Centro Editor Argentino.         [ Links ]

15- Hammer, E. (1969). Test proyectivos gráficos. Barcelona: Editorial Piados.         [ Links ]

16- Herrera, M.; Orcoyen, D. & Passalacqua, A. Suicidio: final o principio. Revista de la Asociación Latinoamérica de Rorschach, Año 3 Nº 4, 1995.         [ Links ]

17- Kaes, R. (1988). Crisis, Ruptura y Superación. Buenos Aires: Ediciones Cinco S.A.         [ Links ]

18- Koppitz, E.M. (1968). El dibujo de la figura humana en los niños. Buenos Aires: Editorial Guadalupe.         [ Links ]

19- Laplanche, J. y Pontalis, J. (1981). Diccionario de Psicoanálisis. Barcelona, Labor.         [ Links ]

20- Machover, K. (1984). Proyección de la Personalidad en el Dibujo de la Figura Humana. La Habana: Cultural, S.A.         [ Links ]

21- Morón, P. (1977). El suicidio. Buenos Aires: Editorial Abaco.         [ Links ]

22- Muniz Martoy, A. (1996). Estudio comparativo entre Técnicas Gráficas y Test de Rorschach en una población de adolescentes suicidas. Revista Psicodiagnosticar, Volumen VI, Año VI.         [ Links ]

23- Passalacqua, A. (1997). El Rorschach y el Diagnóstico Diferencial. Revista de Fundaih. Pag 39-40.         [ Links ]

24- Passalacqua, A. (1999). The Rorschach Test in the detection of Suicidal Potential. Revista Rorschachiana, Yearbook of the International Rorschach Society, Volumen 23, pp 1-15.         [ Links ]

25- Passalacqua, A.; Alessandro de Colombo, M.; Alonso, H.; Codarini, M.; Gravenhorst, M.C.; Herrera, M.T. (1992). El Psicodiagnóstico de Rorschach. Sistematización y nuevos aportes. Buenos Aires: Editorial Klex.         [ Links ]

26- Passalacqua, A. (2000). Evaluación de cambio psíquico mediante Rorschach. Revista Psicodiagnostico de Rorschach y otras Técnicas Proyectivas de la Asociación Argentina de Psicodiagnostico de Rorschach AÑO 21 N ° 1. Buenos Aires: Ediciones JVE. pp 49-68.         [ Links ]

27- Passalacqua, A. (2002) "Evaluación de la efectividad terapéutica a través del Psicodiagnóstico de Rorschach: Trayectoria de una Rorschachista". Revista Psicodiagnóstico de Rorschach y otras Técnicas Proyectivas. Año 23 N° 1, pp 97-106.         [ Links ]

28- Passalacqua, A.; Menestrina, N.; Núñez, A.M.; Simonotto, T.; Alvarado, M.L.; Pestana, L.; Mussoni, A.M.; Ferrari, G.; Caro, L.; Boustoure, A.; Piccone, A. (2005). Aportes a la evaluación de cambio psíquico a través de dos escalas de signos Rorschach: Evaluación de las funciones yoicas de realidad (EFYR) y Escala de potencial suicida para Adultos (ESPA). Revista Psicodiagnóstico de Rorschach y otras técnicas proyectivas. Año 26, N° 1. Buenos Aires. Pp 61-79.         [ Links ]

29- Pérez Lagunas, E.; Lucio Gómez, E. (1978).La prueba proyectiva gráfica "Persona Bajo la Lluvia" como indicador de psicopatología [resumen] [Versión electrónica] Revista de Salud Mental, Instituto Mexicano de Psiquiatría Año 10 Vol.3, pp 27-34.         [ Links ]

30- Peyrú, G. El yo normal. Guía para la evaluación clínica de las capacidades yoicas, Buenos Aires, Ficha del Centro de Estudios de Psicoterapia.         [ Links ]

31- Piccone, A. (2005). Potencial Suicida en el Test Persona Bajo la Lluvia. Anuario de Investigaciones de la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, Secretaría de investigaciones. Volumen XIII. año 2005. Tomo i. pp 289-296.         [ Links ]

32- Querol, S. & Chaves Paz, M. (2004). La persona bajo la lluvia. Buenos Aires: Editorial Lugar.         [ Links ]

33- Quiroga, S. (1994). Patologías de la Autodestrucción. Revista Argentina de Psiquiatría, Vol. VI, pp 148-153.         [ Links ]

34- Rorschach, H. (1979). Psicodiagnóstico. Buenos Aires: Editorial Paidós.         [ Links ]

35- Zulliger, H. (1970). El test Z. Un test individual y colectivo. Buenos Aires: Editorial Kapeluz.         [ Links ]

36- Weiner, I. (1995). Methodological considerations in Rorschach research. Pshychological Assessment. American Psychological Association. Washington, DC, ETATS-UNIS.         [ Links ]

Fecha de recepción: 29 de marzo de 2010
Fecha de aceptación: 30 de septiembre de 2010