SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número11La mujer en los orígenes del cristianismoNuevas Lecturas de la Cultura Romana índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Circe de clásicos y modernos

versión On-line ISSN 1851-1724

Circe clás. mod.  n.11 Santa Rosa ene./dic. 2007

 

BRENDAN NAGLE, D.
The household as the foundations of Aristotle´s polis,
Cambridge: Cambridge University Press, 2006, 364 pp.

Mariano José Requena

En este trabajo, D. Brendan Nagle (N.) se propone contextualizar los argumentos de Aristóteles, fundamentalmente a partir de la Política, sobre el oîkos1 y su relación determinante con el desarrollo de la polis. Según el autor, el oîkos noconstituye en la obra de Aristóteles una asociación cualquiera entre los hombres, sino el propio fundamento de la ciudad-estado griega. Este postulado, lejos de ser un producto de la abstracción filosófica, se deriva directamente del conocimiento de la situación histórico-concreta. Asimismo, el libro excede el pensamiento específico del pensador de Estagira en tanto su análisis requiere explicaciones o conjeturas extratextuales, tales como la evidencia arqueológica y el cruce con otras fuentes epigráficas y literarias. En este sentido, el trabajo de N. abarca un espectro más amplio que el circunspecto mundo de las ideas aristotélicas ya que, en más de una ocasión, el autor refl exiona sobre problemáticas generales del mundo griego antiguo. Lo anterior hace del libro una herramienta valiosa no sólo para los especialistas en Aristóteles, sino también para estudiosos de la problemática griega en general. En relación con los aspectos formales, la obra se organiza en diez capítulos y cuenta con un apartado bibliográfico e índices de materias y nombres citados.
En el capítulo 1 (Ancient and Modern Households) N. proporciona una definición del oikos en lo que respecta a su diferencia específica con respecto a otro tipo de unidades similares. Junto con las características establecidas por Netting y Gallant (unidad de producción, distribución, transmisión, reproducción, co-residencia, fundamentalmente agrícola y autosuficiente), el autor sostiene que son la inclusión en las instituciones políticas y la participación en el plano militar los elementos constitutivos que caracterizan la particularidad histórica del oikos. La presencia de estos elementos reconfiguran sus relaciones internas y su función con la comunidad, en tanto que el hogar debía internalizar y reproducir en su seno los valores de cada polis. En este sentido el diseño político de cada polis se encuentra condicionado por las relaciones específicas que adoptan los hogares entre sí.
Por otro lado, el autor señala los conocimientos empíricos que Aristóteles tendría sobre el tema, para fundamentar su tesis de la primacía del hogar en la constitución de la ciudad. Para ello da cuenta de su vida, tanto como propietario y/o como viajero y meteco en otras poleis, como de las referencias en sus obras. Por ejemplo, las 158 constituciones que sabemos alcanzó a recoger o la presencia de 300 referencias sobre distintas ciudades en la Política.
En el capítulo 2 (The Polis as community and polity) el autor nos introduce específicamente en los planteos de Aristóteles acerca de la polis. Comparando definiciones señala que, en líneas generales, Aristóteles entiende por polis tres posibilidades: una comunidad (koinōnia) en el libro I; una asociación de ciudadanos (plēthos politōn) en el libro III; o ambos, es decir, una comunidad y una asociación de ciudadanos. De la primera definición se desprende que la parte más pequeña y funcional es el oîkos y que todos sus miembros (hombres, mujeres, niños y esclavos) forman parte de la comunidad. Por el contrario, en la segunda concepción la membresía es restringida a aquellos que forman parte del régimen político. ¿Qué constituye una polis, entonces? Siguiendo a Aristóteles, no alcanza con un acuerdo mercantil o una alianza para la defensa. La asociación debe asumir una forma más compleja, superior política, social y moralmente, un nuevo orden (taxis). A partir de aquí, N. compara las visiones histórico-antropológicas de Aristóteles con la de Platón en Leyes 676a-682b, siguiendo el criterio de Newman para quien Aristóteles se inspiraría en este pasaje. Más abreviado y menos poético que su predecesor, la visión que emana del libro I sitúa al oîkos como fundamento primario de la polis, pero no explica el proceso en su devenir. Este se encontraría en el libro III, donde se expone cómo los habitantes de una misma zona al establecer relaciones solidarias y de parentesco generan instituciones mayores, que luego serán parte y sostén de la polis. Este grupo de asociaciones, sostendrá N., llena el espacio del libro I en el pasaje del oîkos aislado a la comunidad de aldea (kome). Y se nos dice que, conducidos por la philia, la comunidad deviene comunidad política, en aras del buen vivir y el beneficio mutuo.
Sin embargo, es claro que para Aristóteles las condiciones para una buena vida social (con sus instituciones) no constituyen el fin de la polis. Si tal fuera el caso, no habría diferencia con otro tipo de ciudades-Estado. Los estados "no-polis", con sus comunidades de aldea, creaban situaciones para la vida social pero no para la participación política. Solo a través de la comunidad política podía el individuo alcanzar la máxima virtud. Por tal razón, no hay contradicciones entre los libros I y III. En ambos el oîkos permanece como la unidad fundamental, privilegiando el carácter económico y autárquico pero, mientras que en el primer libro la dimensión política se encuentra relegada, en el tercero el énfasis se encuentra sobre la participación política.
En el capítulo 3 (Polis Households: Possessions) N. busca determinar cual era el tamaño de los hogares así como establecer su correspondencia con los postulados aristotélicos. De esta manera señala que, gracias a la evidencia arqueológica y literaria, se puede estimar que la mayoría de las tenencias se encontrarían entre las 3.5 y 5 hectáreas. La figura más pequeña representa la menor cantidad de tierra necesaria para la subsistencia de una familia, mientras que la segunda implica ya la posibilidad de mantener un buey. Asimismo, estas cifras representarían el promedio de tenencia en el mundo de la polis ya que una ciudadestado típica abarcaría entre los 25 y 100 km2, lo que implica una densidad de población de 35 a 50 personas por km2, dependiendo la calidad de la tierra. Lo anterior supone un total de entre 230/312 y 910/1250 ciudadanos masculinos por polis. A partir de estos cálculos, y siguiendo el concepto de Normalpolis de Ruschenbusch, N. argumenta que son estas las dimensiones que Aristóteles tendría en mente a la hora de escribir su Politica. Por lo que Atenas no constituiría en modo alguno su ejemplo principal en tanto la ciudad del Ática excedería con creces estas dimensiones. Este argumento encontraría sustento en el hecho de que de las 300 referencias a diferentes ciudades que encontramos en la Política, solo 30 corresponden a Atenas.
En el capítulo 4 (Polis Households: Labor Needs of the Oikos) N. se ocupa de las necesidades laborales de los hogares. En principio, sostiene que el nivel de trabajo no debe ser exagerado. Fuera de los momentos picos del ciclo productivo, y de la producción de vino, el resto de los cultivos requerirían poco nivel de trabajo y solo en algunos momentos del año. En consecuencia, la mayoría de los labradores se encontrarían en una situación de desempleo crónico. Teniendo en cuanta la conexión entre desempleo, unidades agrícolas de pequeña escala y la distancia entre las tenencias y el centro de la ciudad (que en las normalpolis se encontraría entre 1 a 5 km), todo esto explicaría, según N., por qué los griegos pudieron dedicar tanto tiempo a sus deberes cívicos y militares.
De esta manera, N. discute el argumento de la necesidad de la esclavitud para sostener el "ocio" ciudadano. Para él, la razón de la omnipresencia de la esclavitud se encuentra en las concepciones ideológicas modernas y, fundamentalmente, en el uso de Atenas como ejemplo testigo de las poleis clásicas. Teniendo en cuenta el caso ateniense, sostiene que no se puede generalizar su situación a todas las ciudades, y siendo la media una tenencia de 5 ha, no sería posible para la mayoría de las ciudades sostener una población de esclavos.
Distinto es el caso del estado ideal de Aristóteles. Basándose en la expresión oikia teleios (I.1253b4) N. sostiene que existirían dos tipos de hogar: el oîkos completo, constituido por esclavos además de la familia (de 12 ha aproximadamente) y el incompleto, constituido por la familia más un buey (cuyo piso se encontraría en las 5 ha). Ambos presentan las características típicas del oîkos, autosubsistencia y autarquía, necesarias para el buen funcionamiento de la polis. Sin embargo, la diferencia radica en que el primero además de satisfacer las necesidades para que el ciudadano pueda dedicarse a las tareas de la ciudad, permite el máximo grado de libertad para estas prácticas. El hogar completo, es condición no sólo para la vida cívica sino para la buena vida, que es la última y más importante razón de la existencia de la polis para Aristóteles. La conexión entre este tipo de hogar y la esclavitud estaría dada porque para mantener la autosuficiencia del oîkos, todos los elementos deben formar parte orgánica de él. Si para lograr este nivel autarquía el hogar debiera recurrir al trabajo asalariado, el hogar no sería completo pues dependería de una fuente externa. Por el contrario, el esclavo al estar integrado al oîkos en forma de propiedad cumple esta función y reafirma la independencia del hogar.
En el capítulo 5 (Non-Polis Households) se describe a los hogares que quedan fuera de la organización de la polis. En particular, aquellos que pertenecen al mundo bárbaro y los que se ubican en un estadio pre-social como el del cíclope homérico. El rasgo que tienen en común es que se encuentran bajo un régimen autoritario que imposibilita el buen desarrollo de la humanidad, al limitar la libertad solo al rector del hogar y transformar al resto en sus esclavos.
En los capítulos 6 y 7 (The perfection of the household - Philia as bond between oikos and polis) N. nos introduce en las relaciones morales que se establecen entre los hogares y las ciudades. Las pautas de conducta y las relaciones entre los miembros de la familia son condicionantes, en el pensamiento de Aristóteles, de la forma en que se desarrollara la ciudad. Para el autor la interpretación del filósofo va más allá de los lugares comunes, en tanto que la salud del todo depende de la salud de las partes constituyentes. La regulación y el comportamiento de los maridos con sus esposas, de aquéllos para con sus hijos, y el valor del vínculo de amistad (philia) entre los diferentes ciudadanos, que se nos describe como una estructura normativa y política, establecen el buen funcionamiento de la ciudad. En tanto, estas relaciones se fundan en un contexto establecido por relaciones cara-a-cara, dado el tamaño de las diferentes poleis. En este sentido, las buenas relaciones entre los miembros de la familia y sus vecinos, establecidas a partir del hogar, tenían su correlato social en sus funciones como miembros de la comunidad y como ciudadanos.
Por último, en los capítulos 8 y 9 (Plato's paideia - Aristotele's paideia) N. incursiona en el rol educativo que tenía el oîkos, y en particular en el papel de la mujer en él. En relación a la paideia en general, N. discute y compara las propuestas de Platón (en La República y Las Leyes) con las de Aristóteles. Si bien, se argumenta, ambos tenían el mismo objetivo en mente (establecer un criterio de educación uniforme y para todos los ciudadanos) las conclusiones son opuestas. Mientras Platón busca la edificación de un sistema general regimentado por el Estado, Aristóteles reconocerá la importancia del hogar en la educación del ciudadano, que solo ha de reforzarse con otras instituciones.
Por otro lado, N. revalúa la posición de la mujer en el seno de la comunidad, sobre todo a partir de su rol paideutico. Si se reconoce que la religión fue un elemento central del sistema y que la mujer tuvo en ella un papel primordial, no puede sostenerse que la mujer estuvo excluida de la esfera pública quedando sólo confinada a su rol doméstico. N. señala una buena cantidad de ejemplos donde la mujer participa de la vida cívica (si bien no política), sobre todo en festivales y rituales religiosos.
Hasta aquí la descripción de las líneas generales del trabajo. Permítaseme hacer algunos comentarios del mismo. Como señalé al principio, el libro constituye una herramienta valiosa tanto para el especialista como para el historiador en general, pues suministra muchas discusiones y elementos que exceden los propósitos específicos del autor. En este sentido, todo el capítulo 4 es de mucha utilidad y presenta argumentos nuevos para una discusión que sigue siendo trascendente sobre el mundo antiguo: la esclavitud y su lugar en la polis.
Sin embargo quisiera detenerme en dos cuestiones que me parecen que N. no resuelve satisfactoriamente, una más particular y la otra de carácter más general: la esclavitud y la postura de Aristóteles respecto a ella; y la cuestión de género.
En el primer caso, no termina de quedar claro de dónde surge la necesidad de la esclavitud. Si bien puede ser cierto que el oîkos deba ser esclavista para mantener su condición de autarquía, en un contexto de igualdad de la propiedad, de la inexistencia de grandes extensiones, de subempleo permanente por parte de los productores ¿de dónde surge la necesidad de obtención de esclavos?; y ¿por qué es el oîkos completo - es decir esclavista - el ideal aristotélico, cuando el otro puede satisfacer las necesidades cívicas de los ciudadanos? Es claro que el argumento de N. se basa en un presupuesto: la esclavitud ya existe como tal. Esta no surge de la búsqueda de autarquía del oîkos sino que en esta encuentra su justificación. Sobre este punto pareciera que la conclusión a la que llega el autor acerca de por qué para Aristóteles el esclavo es necesario resulta un poco débil. "Aristotle's analysis of slavery is not vitiated by false consciousness. Rather, he reflects accurately the real situation...He is merely, thoughtfully, stating what would have been obvious to the more aware of his contemporary hearers and readers, who were as familiar as he was with the realities of life and labor in the fourth century." (p.117) En ultima instancia se reconoce que la esclavitud era omnipresente para los ciudadanos griegos y que esta institución formaba parte de su normalidad social. Con lo cual, el argumento de que la base esclavista de la sociedad antigua radica en parte en la ideología moderna, no parece sostenerse demasiado.
Por último, en cuanto al tratamiento de género, el modo de abordar la problemática resulta demasiado funcionalista y no profundiza lo suficiente en la cuestión. En su planteo, pareciera que rescatar el rol público de la mujer por sí mismo permitiría elevar su condición por el hecho de abandonar el ostracismo doméstico al cual la historiografía la habría relegado. Incluso en el capítulo 6 al tratar de las reglas del hogar y la relación entre maridos y esposas, señala que la jerarquía doméstica respetaba, si bien la autoridad recaía en el hombre, una división de funciones cuyo desequilibrio hubiera desvirtuado su correcto funcionamiento. Es decir, que la interferencia desmesurada del hombre en las esferas femeninas sería tan contraproducente como lo inverso (pp.166-167). Para justificar esta situación N. cita un pasaje de la Ética a Nicómaco: "Pero si el marido es señor de todas las cosas, su gobierno se convierte en oligarquía, porque actúa contra el mérito... A veces, las mujeres, que son herederas, gobiernan la casa. Pero esta autoridad no esta fundada en la excelencia, sino en la riqueza y el poder, como en las oligarquías." (1160b35-1161a2. cursivas mías). Aquí el punto jerárquico se mantiene, porque no está mal que el hombre domine el oikos, sino que lo domine todo. Por el contrario, si por casualidad la mujer se encontrase al frente de la casa, ya de por sí es reprochable. Con lo cual no son situaciones equivalentes. En consecuencia, la división de funciones tanto como el rol público que las mujeres juegan en los festivales y cultos, más que demostrar una situación de nivelación social, explicitan la esfera y la forma en que el dominio sobre ellas se ejerce. N. pareciera no ver que la cuestión de género no puede reducirse a la función, sino que en la función se reproduce la lógica de subordinación y explotación. Y por mucho que la función se amplíe o se nivele, no por ello la jerarquía se modifica como bien saben las mujeres modernas (y antiguas... "¡Ay, ay! ¡Ojalá me libere con la muerte, abandonando una existencia odiosa!" (Eurípides. Medea. 145)

Notas

1 El término inglés "household" -casa, hogar, familia- tiene la dificultad de no englobar la pluralidad de significaciones que la palabra griega oîkos implica. Lo mismo sucede en español. En tanto que oîkos remite no sólo a la estructura de parentesco que habita en un mismo lugar, sino también a la propiedad, y a las capacidades socio-económicas de esta unidad productiva. El autor da cuenta de esta pluralidad de significados en la p. 16.