SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número12Tradición órfica y cristianismo antiguo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Circe de clásicos y modernos

versión On-line ISSN 1851-1724

Circe clás. mod.  n.12 Santa Rosa ene./dic. 2008

 

Obituario a Elena Huber

La recordamos como académica, como fundadora del Instituto de Estudios Clásicos, como integrante de la Facultad de Ciencias Humanas y, en nuestro caso, como alguien que nos prodigó, además, su amistad. Era profesora viajera: llegaba cada lunes, al comienzo con la curiosidad por la provincia; después, con cierta familiaridad que se desplegaba en lugares, lecturas, colegas y alumnos.
Pero no sólo nos enseñaba griego sino el espíritu de esa cultura, algo que se percibía en sus clases, y que no se podría describir sino solo evocar en quienes han compartido la experiencia de escucharla.
La fundación del Instituto fue un gesto casi inmediato a su venida: avizoró la importancia de reunir en un lugar institucional todos los elementos relativos a estas disciplinas, y promover desde allí la difusión del conocimiento, el diálogo entre docentes e investigadores, la generación de nuevos métodos de enseñanza, la búsqueda bibliográfica, las publicaciones. Comenzó trayendo con sus propios libros, y así tuvimos una biblioteca específica y un sitio para las futuras investigaciones que con el tiempo se cristalizaron en la revista Circe.
Después comenzaron sus visitas esporádicas, y los cursos y conferencias que continuaron mostrándonos esa faceta, esa impronta en la transmisión de la cultura clásica que la caracterizó: se instalaba en la cátedra como en un escenario y dramatizaba el conocimiento, las palabras eran tratadas con una entonación y un gesto tan artístico en sí mismo que revelaban su sentido, más allá del uso y de la comunicación. Digamos que con su actitud generaba espacios inaugurales, gestos fundantes en las palabras, y la necesidad de continuar indagando. Porque a esto refería siempre el mensaje de Elena Huber: a los resultados que quedan y son útiles para todos, más allá del lugar que circunscribe las actividades y de los límites y códigos de cada disciplina.
Para la Facultad de Ciencias Humanas fue una presencia importante, para Letras y Estudios Clásicos, alguien a quien no vamos a olvidar.

Dora Battiston

Directora del Instituto de Estudios Clásicos