SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número6Nueva visión sobre los itinerarios turísticos: Una contribución a partir de la complejidadProceso de formación de una red regional: Región turística de las Agulhas Negras - RJ - Brasil índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Estudios y perspectivas en turismo

versión On-line ISSN 1851-1732

Estud. perspect. tur. vol.20 no.6 Ciudad Autónoma de Buenos Aires dic. 2011

 

DOCUMENTOS DE BASE

Abordaje teórico-conceptual de la hospitalidad y sus contribuciones a la educación superior en turismo

 

Roberta Leme Sogayar* Mirian Rejowski**

Universidad Anhembi Morumbi São Paulo, Brasil

* Graduada en turismo y Máster en Hospitalidad. Se desempeña como profesora e investigadora de la Escuela de Turismo y Hospitalidad, Universidad Anhembi Morumbi, São Paulo, Brasil. E-mail: rosogayar@hotmail.com
** Doctora en Ciencias de la Comunicación y docente en Teoría del Turismo y el Ocio en la Universidad de São Paulo. Se desempeña, además, como profesora e investigadora de la Escuela de Turismo y Hospitalidad, Universidad Anhembi Morumbi, São Paulo, Brasil. E-mail: mirwski@gmail.com

 


Resumen:

Investigación bibliográfica desarrollada para crear el protocolo teórico de análisis del estudio de caso, integrante de la investigación sobre enseñanza superior de turismo, desarrollada en 2009 y 2010 en el programa de maestría. Reúne las referencias de diferentes abordajes teóricos sobre la hospitalidad como relación social en diversos campos de estudio como la filosofía, la antropología y la sociología buscando comprender el pensamiento presente en el siglo XXI. Aborda sus fundamentos en el ámbito de la filosofía para discutir luego sobre dos "escuelas de pensamiento", la francesa y la anglosajona, ambas con reflexiones en estudios desarrollados en Brasil que buscan crear una "escuela brasileña de la hospitalidad". Por un lado, está la hospitalidad posible en el mundo globalizado y, por otro lado, la hospitalidad pura que se ubica en un plano ideal de convivencia pacífica entre las naciones. Los estudios de la escuela francesa caracterizan el proceso social de la hospitalidad, mientras que la anglosajona enfatiza el proceso productivo de la hospitalidad posible, y ambas perspectivas se mezclan en la reciente "escuela brasileña". Se presentan los conceptos de los principales representantes de esas escuelas, introduciendo la repercusión de la "escuela brasileña de la hospitalidad" en la enseñanza superior de turismo. Se entiende que al incorporar el concepto de hospitalidad al turismo se está avanzando hacia nuevos paradigmas de la formación superior en el área por medio de la colaboración a nivel internacional entre profesores e instituciones.

Palabras clave: Turismo; Hospitalidad; Abordajes teóricos; Escuelas de pensamiento; Enseñanza superior.

Abstract:

Theoretic-Conceptual Approach of Hospitality and its Contributions to Tourism Higher Education

Literature research developed for the construction of a theoretical protocol of a study case analysis, part of a research in tourism higher education developed in 2009 and 2010 in a Master's program. It brings together the different theoretical frameworks of Hospitality as a social relationship in various fields of study such as philosophy, anthropology and sociology, aiming to understand primarily the present thinking in the twenty-first century. It discusses the fundaments of hospitality in philosophy and then argues about two different "schools of thought", the French and the Anglo-Saxon, both with reflexes in studies developed in Brazil looking to set up a "Brazilian school" in discussion. The results point out that philosophy, on the one hand is a possible hospitality and in the other it can be seen as pure hospitality. In studies from the French school there is a characterization of the social process of hospitality while the Anglo-Saxon school emphasizes the production process of possible hospitality, conceptions that blend into the incipient "Brazilian school". It presents the protocol combining the conceptions of the main representatives of these schools in their reflections face the XXI century, introducing the resonance of the "Brazilian school" of hospitality in tourism higher education. It is understood that by incorporating the concept of hospitality in tourism there will be a movement into a new paradigms in the area through international collaboration among teachers and institutions.

Key words: Tourism; Hospitality; Theoretical approaches; Schools of thought; Higher education.


 

Introducción

La globalización de la economía permitió el crecimiento de los medios de comunicación, de la tecnología y de las redes sociales genéricas y específicas; y éstas naturalmente fueron incorporadas al campo de la educación. En este escenario, la internacionalización de la enseñanza superior es traducida por las políticas y prácticas utilizadas por las instituciones de enseñanza en sus sistemas académicos. No obstante, ese proceso de interacción en el plano mundial no se da sin resistencia, originándose conflictos de territorialidad y en el modo en que se da el proceso de socialización. Se refleja en las formas y procesos educativos en diferentes contextos culturales marcando diferencias que pueden ocasionar desentendimientos y hostilidades, desencadenando situaciones de conflicto y violencia como las que ocurrieron en la primera década del siglo XXI.
Es incuestionable el reconocimiento del turismo por los gobiernos y otros segmentos de la sociedad contemporánea, principalmente en relación a su importancia para la economía de los países receptores (Cooper, 2007; WTTC, 2010). Debido a que se desarrolla en ambientes sociales, culturales, políticos y económicos en todo el mundo globalizado puede acarrear conflictos que son comunes al proceso de interacción entre instancias nacionales diversas. La probabilidad de que la actividad turística también genere conflictos debe ser considerada y se necesitan acciones que estimulen comportamientos de respeto a las diferencias y de búsqueda de entendimiento, tanto entre los individuos que participan de las actividades turísticas como entre las instancias productivas involucradas, para garantizar su sustentabilidad. La consciencia de estas cuestiones está presente en el pensamiento de la comunidad académica y se refleja en la literatura especializada en turismo, principalmente a partir de la última década del siglo XX. (Swarbrooke & Horner, 2007).
Analizando la formación de profesionales en el sector turístico se observan ajustes en las propuestas curriculares en la primera década del siglo XXI frente a las distintas demandas en la formación de profesionales calificados, o sea, presiones oriundas de la gestión sustentable del ambiente, de la búsqueda de autenticidad, de las fragilidades sociales causadas por la mala distribución del ingreso y de la importancia de la hospitalidad en el fortalecimiento de los vínculos sociales en el desarrollo del turismo. Esa observación permite afirmar que la formación profesional para el sector va hacia la búsqueda de soluciones viables para respaldar el proceso de internacionalización por medio de la colaboración y el entendimiento de los encargados de la formación turística en diferentes países, lo que requiere la compatibilización de los proyectos educativos orientada por un nuevo paradigma educacional que incorpore la hospitalidad.
En ese contexto, este artículo releva referencias bibliográficas sobre la hospitalidad procurando conciliar los principales abordajes teórico-conceptuales en diversas áreas o campos de estudio que se reflejan en el sector del turismo, especialmente en el modo en que se lo trabaja como objeto académico de estudio a partir del año 2000. Con ese objetivo se destacan algunos abordajes sobre la hospitalidad de relevancia para el desarrollo de un estudio de caso específico presentado en la tesis de maestría de Roberta Leme Sogayar (Sogayar, 2010); orientada por Mirian Rejowski en la Maestría en Hospitalidad de la Universidad Anhembi Morumbi (São Paulo, Brasil).
Se tomó el final del siglo XVIII, con la Modernidad  y el pensamiento de Emanuel Kant (1724-1804), destacando la secuencia de filósofos contemporáneos que han reflexionado sobre la hospitalidad en una realidad marcada por conflictos entre las culturas y las naciones, en busca del entendimiento necesario frente a las nuevas condiciones sociales creadas por la globalización de la comunicación y de la economía. Tomando la Filosofía como punto de partida se abordaron corrientes de pensamiento que tratan la hospitalidad y se destacan en el sistema educativo del sector del turismo. Las corrientes consideradas como más significativas para el presente estudio fueron la francesa, la anglosajona y la brasileña cuya síntesis es presentada en un cuadro referencial. Al final se reflexiona sobre las contribuciones de los abordajes teórico-conceptuales de la hospitalidad, considerados en este estudio como "escuelas de pensamiento" en la enseñanza superior del turismo.

La hospitalidad en la filosofía

En este ítem se parte de la visión de la Modernidad sobre la hospitalidad con Emanuel Kant, destacando las ideas de los filósofos contemporáneos Jürgen Habermas, Emmanuel Lévinas y Jacques Derrida. Además de las obras originales de estos estudiosos, se utilizaron textos de autores que debaten e interpretan sus visiones acerca de la hospitalidad, destacándose la obra de Borradori (2004) La filosofía en una época de terror: diálogos con Jürgen Habermas y Jacques Derrida, que presenta entrevistas con Habermas y Derrida realizadas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2002 en Estados Unidos, complementadas por su interpretación de las ideas y los hechos. Algunos fragmentos de esas entrevistas son citados a lo largo del texto como "en Borradori" (porque son textos originales y no "citados por"). Frente a los actos terroristas que se intensificaron a principios del siglo XXI provocando el cierre de las fronteras, actitudes discriminatorias y un clima general de desconfianza entre las diferentes etnias y religiones se cree pertinente reflexionar sobre la hospitalidad en su interrelación con el turismo como hecho social que promueve las visitas y el contacto entre personas diferentes, en espacios variados, durante la vida social.

Perspectiva Kantiana

Emanuel Kant en su obra A Paz Perpétua, de 1795, traducida póstumamente al portugués en 2008, señala la necesidad de recibir al extranjero. Su premisa se basa en el concepto de que todos tienen derecho a la tierra y a vivir en ella pero, sobre todo, aquellos que la reciben tienen la obligación de acoger a los demás. No obstante, ese acogimiento puede ser rechazado si el extranjero representara un peligro para la vida o la seguridad de quien lo recibe, o sea que puede rechazar al extranjero. Pero si el extranjero se comporta amistosamente en su lugar, el otro no debe confrontar con hostilidad (Kant, 2008).
La cuestión de la hostilidad presentada en el rechazo a recibir al otro genera un contrasentido. Para Belfort (2007), a partir del momento en que Kant pone una condición al recibimiento del otro abre una serie de precedentes para el concepto de hospitalidad. Dicho pensamiento también es sostenido por Cixous (2003: s/p), para quien en ese contexto el huésped es sospechoso y no es bienvenido: la palabra latina huésped une el sentido del extranjero como huésped, o sea, el invitado; y el sentido de hostil como el extranjero-enemigo público, enemigo del país.
Esa contradicción, reflejada por Belfort (2007) se fundamenta en la moral de los seres racionales propuesta por Kant, una ley basada en la libertad del individuo donde la voluntad tiene libertad de acción, está de acuerdo con la ley y ocurre de forma voluntaria. Kant (2008) la define como una fuerza de determinación universalmente válida que manda al sujeto libre a obedecer [y] él lo hace por puro sentimiento de respeto a la ley; una ley presente en el interior de la razón del individuo, no orientada por actos o agentes externos o mandatos religiosos (Belfort, 2007: 128). Esa ley, la Ley de la Validez Universal, se basa en el dominio de la libertad del sujeto y no en un objeto. Es el punto de partida para el sujeto de la moralidad, la determinación moral de la voluntad de los seres racionales finitos (Borradori, 2004).
Kant (2008: 20) también considera que en la hospitalidad no existe ningún derecho del huésped sobre el cual se pueda basar esta pretensión (para esto sería preciso un contrato especialmente generoso para hacer de él un huésped por cierto tiempo), pero [sí] un derecho de visita. Ese derecho asiste a todos los hombres y se refiere al derecho de la propiedad común de la superficie de la tierra sobre la cual, como superficie esférica, los hombres deben finalmente soportarse unos a otros pues originariamente nadie tiene más derecho que otro a estar en un determinado lugar de la misma. La convivencia en el espacio delimitado del planeta Tierra también es destacada por Boff (2005: 199), al citar la sacralidad intrínseca de la hospitalidad:
La hospitalidad congracia así lo humano y lo divino, y puede garantizar el fundamento para una convivencia mínimamente fraterna de todos dentro de la misma Casa Común, el planeta Tierra.
En ese sentido, Borradori (2004) interpreta la visión de Kant sobre la hospitalidad como un elemento relacionado con el derecho, pero no con la filantropía. Se funda en el concepto de compartir la superficie terrestre, donde todos son miembros de una comunidad universal y cosmopolita, concebida por el principio de que cualquier acto practicado en la superficie terrestre es sentido por el resto del planeta.
Para ese autor, Kant también señala la necesidad de estar atento al otro, al citar que el iluminismo es la emergencia del hombre en relación a su madurez auto-inducida. La inmadurez es la incapacidad de recurrir a nuestro propio entendimiento sin la guía del otro. O sea que, para que el hombre alcance la madurez es necesario que se relacione con la verdad del otro, lo que lleva a reflexionar sobre la importancia de la comunicación y el entendimiento con el otro (Borradori, 2004: 54).
De acuerdo con Serra (2006), Kant indica que la razón no está hecha para aislarse a sí mismo, sino para estar en comunidad con otros. Así, conduce la comunicación hacia la esencia del pensamiento y le "impone" una singular importancia a la libertad de pensamiento y a la comunicación del mismo. Sus reflexiones, aunque datan del siglo XVIII, aún poseen una fuerte influencia en los roles de la comunicación y la apertura hacia el otro.  

Perspectivas de los filósofos contemporáneos

En relación al papel de la comunicación en el entendimiento con el otro, Jürgen Habermas (filósofo y sociólogo alemán, nacido en 1929 y perteneciente a la segunda generación de la Escuela de Frankfurt), al reflexionar acerca de la acción comunicativa en el ámbito de la hospitalidad, retoma el concepto de razón práctica de Kant comprendiéndola como la razón humana, o sea, ser capaz de pensar y razonar mientras se actúa.
Habermas (1981) indica que el acto de comunicarse es lo que determina la auto-identificación del individuo. Borradori (2004) comenta esta visión y considera que, en el momento en que el individuo se afirma como un agente autónomo de cambio a partir de la relación que establece con el otro a través de la comunicación, desarrolla habilidades de autonomía y participación. Cuanto más se comunica, más participa de la transformación.   
Para Borradori (2004) el argumento de Habermas apunta a que al comunicarse con el otro se trata de dar validez a determinado punto de vista y cuando existe un desacuerdo en la comunicación, o visiones diferenciadas, se busca siempre el consenso. A esto lo denomina proceso de acción comunicativa emancipadora, un proceso de "correcta individuación y de emancipación salvadora" (Habermas en: Borradori, 2004: 72); y a través del mismo se buscan en la razón formas de convivencia solidaria.
Debido a la proporción en que la emancipación es integrada a la práctica comunicativa cotidiana, pierde el carácter de una experiencia extraordinaria: el acontecimiento histórico singular en la imaginación de Kant. Fundamentalmente, Habermas reestructura ese acontecimiento histórico singular como reivindicación de la validez que está vinculada a cada acto del decir de un interlocutor hacia un oyent, en una situación no manipulativa y no mistificadora" (Borradori, 2004: 59).
La idea de Habermas, según Borradori (2004: 73-74), es validar la solidaridad y el vínculo social como una función estructural de la comunicación. En caso de que los individuos tomen consciencia sobre sus afirmaciones sobre el valor de la acción civilizatoria estarán impedidos o compelidos a evitar los procesos de manipulación y distorsión.
El alma de la comunicación para Habermas (2004) reside en el entendimiento mutuo, el cual nunca debe ocurrir en un ambiente libre y desregulado. Para él esta comunicación debe acontecer en un espacio donde la ética verdadera prevalezca y sea libre de la manipulación y de la mentira, caracterizando la comunicación como práctica racional donde ocurre la deliberación de la democracia.
Analizando el pensamiento de Habermas, se considera que al ocurrir una distorsión de la comunicación resultado de malentendidos, incomprensión, falta de sinceridad e impostura los desacuerdos acaban siendo resueltos en consultorios de terapia y tribunales de justicia. Por lo tanto la importancia del desarrollo de una comunicación civilizatoria es fundamental para que no ocurran distorsiones en los procesos que puedan generar actos de violencia.
[...]el 'universalismo' equivale al individualismo igualitario de una moralidad que exige reconocimiento mutuo, en el sentido de respeto igual y consideración recíproca de todos. Ser miembro de esa comunidad moral inclusiva, que está por lo tanto abierta a todos, promete no sólo solidaridad e inclusión sin discriminación, sino también igualdad de derechos para proteger la individualidad y la alteridad de todos." (Borradori, 2004: 54).
En otra perspectiva se sitúa la posición de Emmanuel Lévinas (1906-1995, filósofo de origen judío, nacido en Lituania y naturalizado francés), en cuyos estudios se destaca la preocupación por el otro. Según Haesler (2002), Lévinas afirma que la hospitalidad refleja fuertemente el vínculo social y la existencia del otro bajo la óptica de la dádiva, dividiendo el estado del sujeto en cuatro situaciones.
La primera se refiere a un sujeto libre de cualquier atadura o lazo cultural, económico o político, lo que describe como un estado de insomnio. La segunda se caracteriza por el sujeto de la economía, donde éste se encuentra con el otro a través de una relación económica. La tercera es la crisis del sujeto que no soporta las relaciones desarrolladas en la situación anterior, pues el sujeto sólo es definido en función de sus necesidades económicas. Sugiere que la única salida es el encuentro con el otro, que tiene una función liberadora del yo, indicando la alteridad que lleva al próximo estado del ser que es la realización. En esta última situación el sujeto está completamente abierto al otro, lo tiene en cuenta, se siente responsable por el otro y así se revela la dádiva, conforme la interpretación de Hasler (2002: 149):
En el marco de la ética levinasiana, el no dar es, por lo tanto, estrictamente excluido. [...] ninguna dádiva podría eliminar la deuda; por el contrario, se trata de una deuda insolvente, de una deuda pre-original y, sobre todo, de una deuda para con los otros, que va aumentando a medida que se da. [...] la dádiva nunca es suficiente, [...] nunca impedirá la muerte de los otros, ni la absurda violencia del mundo. No obstante, la vanidad de este recurso no debe interrumpir el esfuerzo para mejorar la vida de los otros."
Para Camargo (2008), las reflexiones de Lévinas influenciaron el pensamiento de Jacques Derrida (1930-2004, pensador francés de origen argelino, creador del método "deconstrucción") en relación a la hospitalidad. Según ese autor, el sujeto otro destacado por Lévinas revela la apertura infinita para con el otro y esa idea puede ser encontrada en la propuesta de la hospitalidad incondicional de Derrida que introduce la dimensión política de la hospitalidad.
Derrida (en: Borradori, 2004) destaca la hospitalidad como lo opuesto a la tolerancia, cuya fundamentación se basa en los conceptos cristianos de la caridad en una línea tenue entre integración y rechazo. Sugiere la hospitalidad como una alternativa a la práctica de la tolerancia, donde la primera es la obligación única que cada uno tiene con el otro. No obstante, hace hincapié en que la hospitalidad pura o incondicional no consiste en esa invitación [...], pero sí está abierta previamente a que alguien que no es esperado ni invitado, tanto un visitante absolutamente extraño, como un recién llegado, no identificado e imprevisto [...] (Derrida en: Borradori, 2004: 138).
Esa perspectiva de Derrida no se restringe sólo a la conducción de la ética de los individuos, sino también a la política de las naciones. Aunque el autor apunta a la imposibilidad de vivenciar la hospitalidad pura e incondicional, porque el estado tiene dificultades para plasmarla en leyes, un aspecto fundamental de su pensamiento es que sin el concepto de hospitalidad no sería posible delimitar las bases de la hospitalidad condicional compuesta por rituales, normas y convenciones nacionales e internacionales.
…sin esa idea de hospitalidad pura [...], ni siquiera tendríamos la idea del otro, la alteridad del otro, o sea, alguien que entra en nuestras vidas sin haber sido invitado (Derrida en: Borradori, 2004: 138).
Derrida también destaca que la tolerancia, como la hospitalidad condicional, guarda y protege su propia soberanía pues cuando se es tolerante con los demás se admite al otro sobre nuestras propias condiciones y sobre la autoridad, ley y soberanía (Derrida en: Borradori 2004). Así, considera que existe el deseo de controlar la acogida, controlar al estado, el lugar, la cultura; y espera un nuevo concepto de hospitalidad, aunque reconoce la utopía de la hospitalidad pura.

Escuelas de pensamiento

Escuela francesa

El estudio de la hospitalidad a partir del siglo XX se desarrolla en Francia en dos grupos o movimientos distintos (Moya, 2008). Los principales representantes del primer grupo son herederos del pensamiento de Derrida y Lévinas, y son Alain Montandon, Anne Gotman e Isabel Baptista. El segundo resulta de la influencia del movimiento M.A.U.S.S. (Mouvement Anti-utilitarist dans lês Sciences Sociales), originalmente iniciado por Marcel Mauss, cuyos principales seguidores son Alain Caillé y Jacques Godbout.
Montandon (2003) reconoce la hospitalidad como una construcción humana de la relación con el otro, defendiendo la idea de que es un modo de encuentro interpersonal marcado por la actitud de acogimiento en relación al otro.
Es una manera de vivir en grupo, regida por reglas, ritos y leyes, concebida no sólo como una forma esencial de la interacción social, sino [...] como una de las formas más esenciales de socialización (Montandon, 2011a: 31 y 32).
El pensamiento de Montandon (2003) resalta la importancia de la ética levinasiana donde el otro debe tener la disponibilidad de consciencia para recibir la realidad externa, no representada por objetos, conocimiento o posesión, sino por el reconocimiento del otro y su acogimiento. Así se revela la hospitalidad. En el ámbito de la hospitalidad comercial, en la cual se inserta el turismo, Montandon (2003: 143) afirma que:
Definir el acogimiento comercial como hospitalidad no es escandaloso si se está de acuerdo con las definiciones. El uso comercial del término indica, en todo caso, cómo la hospitalidad sigue siendo una marca, una perspectiva y un horizonte para lograr una buena interacción entre los hombres, sean clientes, amigos o simples extranjeros con la mano extendida.
Gotman (2004) indica que la hospitalidad es de importancia central en la organización de las ciudades, pudiendo ser considerada como una categoría sociopolítica en la planificación de las mismas. En su definición de hospitalidad enfatiza el recibimiento de individuos en espacios urbanos que requiere el pensamiento y planificación para las múltiples interacciones entre anfitrión y huésped, pero también reúne el pensamiento sobre el desarrollo de las ciudades para el propio individuo, que para la autora puede ser considerado un "extranjero" en su propia ciudad (Gotman, 2001).
La autora considera a la hospitalidad como una relación social que interesa tanto a las organizaciones comerciales como al ordenamiento y funcionamiento de las ciudades, considerando el recibimiento de turistas, extranjeros y pobladores. Así, debe ser entendida, en su sentido más amplio, calificando las relaciones sociales entre una comunidad establecida y los 'extranjeros' (al lugar) que llegaron a visitarla o simplemente a descansar (Gotman, 2008: 115).
Isabel Baptista, investigadora de la Universidad Católica de Porto (Portugal), sigue la escuela francesa y apunta que el otro a quien se refiere es cualquier persona, sea un desconocido, extranjero, visitante, amigo, pariente, etc. Ese otro es aquel que estimula la formación que acredita su identidad (en relación al proceso de reconocimiento de sí y del otro). El individuo existe porque existe su relación con el otro.
El pensamiento central de la autora posiciona a la hospitalidad como la disponibilidad de la consciencia para acoger la realidad externa, partiendo de la subjetividad del ser humano, y el acercamiento es la única forma de diálogo consigo mismo y con el mundo. La hospitalidad permite al individuo romper el ciclo del egoísmo, porque a partir del momento en que los otros ingresan en el ámbito del mismo, el egoísmo sólo es posible como consciencia y elecciones deliberadas, por lo tanto, como un egoísmo no inocente (Baptista, 2002: 160).
La hospitalidad permite celebrar una distancia y, al mismo tiempo, una proximidad, experiencia imprescindible en el proceso de aprendizaje humano. Por lo tanto, es urgente transformar los espacios urbanos en lugares de hospitalidad. No una hospitalidad convencional o artificial, reducida a un ritual de comercio y falsa cortesía, sino una hospitalidad anclada en el amor y en la sensibilidad que sólo pueden ser dados por otra persona (Baptista, 2002: 162).
En la segunda línea de pensamiento, en la perspectiva francesa, aparece el concepto de "don" desarrollado por Marcel Mauss en Essai sur le don (Mauss, 2002), obra publicada inicialmente entre 1923-1925. Ese concepto se basa en la triple obligación de dar, recibir y retribuir (Mauss, 1974)
[...]La perspectiva del "paradigma del don" es que existen reglas propias de la economía, de la política y de lo social, pero la sociedad sólo resulta del modo ambivalente como esas diferentes lógicas, irreductibles entre sí, participan en el montaje del juego social, considerando la dádiva como un sistema primero y anterior a los demás (lo que la convierte en el punto de referencia del 'paradigma de la dádiva') (Martins, 2002: 12).
En ese sentido, Bastos et al. (2010: 2) destacan el pensamiento de Mauss sobre la importancia dada a la circularidad de la dádiva, pues ésta representa el paso inicial de la formación de vínculos sociales y de las alianzas, de ser un ritual de apaciguamiento y una propuesta de paz. Complementando, Caillé & Graeber (2002: 18) afirman que la dádiva es sobre todo, la obligación de provocar a los otros a un desafío de generosidad.
Alain Caillé, en A Antropologia do Dom, analiza la dicotomía de la triple obligación propuesta por Mauss, y evalúa la presencia del don en los intercambios comerciales. La triple obligación continúa actuando enérgicamente en el seno de la sociedad secundaria, y ninguna empresa [...] o emprendimiento científico podría funcionar, si no se movilizaran en beneficio propio las redes primarias cimentadas por la ley del don (Caillé, 2002: 148).
La presencia del don en la actualidad es reivindicada por Godbout (1992: 20) para quien el don es tan moderno y contemporáneo como característico de las sociedades arcaicas. Para ese autor, el don está relacionado con la totalidad de la existencia social y se inicia con el propio sistema de la vida, generado en el seno de una familia legítima o ilegítima.

Escuela anglosajona

La segunda escuela de pensamiento a ser tratada es la anglosajona, dividida en dos grupos o movimientos: la "industria de la hospitalidad" relacionada con el sector de prestación de servicios e intercambios comerciales, y la socio-antropología de la hospitalidad, un intento de apertura al otro, pero incluida para aumentar los intercambios comerciales. Una de las primeras publicaciones en tratar el tema es Hospitalidade: conceitos e aplicações (Chon & Sparrowe, 2003), cuyos autores enfatizan los contratos e intercambios establecidas por los emprendimientos comerciales del sector turístico. Aquí aparece el primer rastro de socio-antropología de la dádiva en la relación entre anfitrión y huésped.
Mientras que la obra más representativa de esta escuela, según Camargo (2008: 36), es la publicación Em Busca da Hospitalidade, organizada por Conrad Hasley y Alison Morrison, que trata de las implicaciones del uso del término hospitalidad como herramienta heurística, capaz de suscitar nuevas perspectivas en el campo del turismo. En el capítulo inicial, Lashley (2004) aborda la hospitalidad para lograr su entendimiento teórico a partir del ámbito social, privado y comercial.
El ámbito social comprende el ambiente donde acontecen las acciones de hospitalidad como una condición importante en el fortalecimiento de las relaciones, y también en el suministro de alimentos y su papel en diferentes escenarios de las civilizaciones. La alimentación es pensada en las categorías de producción, distribución, consumo y sus representaciones, incluyendo el hambre, la identidad de los grupos y las relaciones.
El ámbito privado se enfoca en el espacio doméstico como el propulsor de acciones de hospitalidad tales como reglas, rituales y costumbres que enmarcan las actividades de hospitalidad. Es aquí donde el término hospitabilidad aparece indicando la recepción de individuos externos al núcleo familiar y se identifica la creación de lazos simbólicos y vínculos entre las personas involucradas (Lashley, 2004: 15).
El ámbito comercial es delineado por el intercambio de valores y servicios, aunque el autor apunte a la necesidad de desarrollar la hospitalidad comercial como aquella que es desarrollada en cada individuo. Va más allá del contrato comercial establecido porque renueva el orden del comercio mediante la inserción del concepto de hospitalidad.
En el capítulo sobre la antropología de la hospitalidad, Tom Selwyn identifica que la función de la hospitalidad es crear y consolidar lazos desarrollados sobre estructuras morales conocidas por ambas partes, pero señala que se pueden crear nuevos universos establecidos a partir de la aceptación de la convivencia entre ambas partes. Así, por medio de actos hospitalarios se consolidan estructuras de relaciones, afirmándose de forma simbólica o transformadora (Selwyn, 2004: 26). Para ese autor, la sorpresa inicial de que la hostilidad y la hospitalidad podrían relacionarse tan íntimamente es disminuida por la certeza de que ambas son medios alternativos de expresar la relación con el otro (Selwyn, 2004: 36). Resalta que no ser hospitalario puede significar la inexistencia del otro.
En el capítulo que trata de la filosofía de la calidad de la hospitalidad, Elizabeth Telfer apunta tres razones sobre los motivos que llevan a una persona a ser hospitalaria con el otro. La primera se relaciona con la consideración que se debe tener en relación al otro como motivación para la amistad o el deseo de hacer el bien; la segunda se sitúa en la compasión o preocupación orientadas a la satisfacción de la necesidad del otro; la tercera considera la sensación de obediencia relacionada a los deberes de hospitalidad, de acoger a quienes están en dificultades, en desacuerdo con la cuestión de la cordialidad espontánea, abarcando la verdadera consideración por el otro (Telfer, 2004).
Los demás autores de la publicación Em busca da hospitalidade, de Lashey & Morrison (2004), además de debatir los aspectos históricos y etnográficos de la hospitalidad abordan el concepto comercial y doméstico, buscando definir la "industria de la hospitalidad" y establecer cómo debe ser realizada su gestión. Se refieren exclusivamente a la hospitalidad como un intercambio humano basado en determinados productos y servicios, y destacan la perspectiva del cliente en el proceso de comercialización, resaltando los aspectos de eficiencia y efectividad donde figuran elementos como la creación de valor, la ética, la legislación y los valores sociales.

"Escuela brasileña"

La "escuela brasileña de la hospitalidad", así denominada por Camargo (2004), refleja una línea de pensamiento formada a partir del año 2002 con las investigaciones desarrolladas en la Maestría en Hospitalidad de la Universidad Anhembi Morumbi, cuya producción impulsó otros estudios sobre el tema en Brasil. Ese programa incorpora en su propuesta las perspectivas de las dos escuelas anteriores y busca una identidad propia, al mismo tiempo en que incluye estudios epistemológicos de la hospitalidad y el desarrollo de ésta en el turismo. De esa forma se está produciendo un nuevo cuerpo de reflexiones que redefinen la hospitalidad [...], el discurso maussiano de la dádiva, o el entendimiento de las relaciones entre turismo y hospitalidad en sus dimensiones económicas y sociales" (Moya, 2008: 22).
Luiz Otávio de Lima Camargo, quien introduce en la escuela brasileña tanto la visón francesa como la anglosajona, estableciendo contactos con los autores franceses y traduciendo la obra de Lashey & Morrison (2004) propone dos ejes para delimitar el estudio de la hospitalidad: el eje cultural, pautado en las acciones de la hospitalidad como recibir, hospedar, alimentar y entretener y el eje social, referente a los modelos de interacción social y a los lugares de hospitalidad tales como el doméstico, el público, el comercial y el virtual (Camargo, 2003 y 2004).
La hospitalidad, desde el punto de vista analítico-operacional, puede ser definida como el acto humano, ejercido en un contexto doméstico, público o profesional, de recibir, hospedar, alimentar y entretener a las personas temporariamente desplazadas de su hábitat. La intersección de ambos ejes crea dieciséis campos teóricos para el estudio de la hospitalidad humana (Camargo, 2003: 19).
Se observa así que la hospitalidad se inserta en los más diversos campos de acción del individuo. En la recepción, por ejemplo, se identifica la hospitalidad en los momentos de recepción doméstica, recepción pública, recepción comercial (no sólo en la hotelería, sino en todo el proceso de recibimiento de un individuo en cualquier establecimiento comercial), y hasta la recepción virtual (navegabilidad de una página de Word Wide Web). A pesar de que la obra de Camargo tiene una fuerte influencia del ciclo de la dádiva (triple alianza del dar-recibir-retribuir) establecido por Mauss, incorpora y reconoce que la hospitalidad es formada por las transacciones comerciales.
También fueron influenciadas por Mauss las investigaciones desarrolladas en el ámbito de la socio-antropología de la hospitalidad, que relacionan las cuestiones sociales y culturales; involucrando tanto los ritos y mitos de la hospitalidad como los procesos de inclusión y exclusión de los individuos en una sociedad cada vez más hostil en relación al otro. Las investigadoras más destacadas de este grupo son Maria do Rosário Salles, Maryelis Bueno y Sênia Bastos.
En el estudio sobre la hospitalidad en la Fiesta de los Santos Reis, Bueno (2003) cita que los intentos de definiciones propuestas por diversos autores presentan un punto común que se distancia de la concepción original de la hospitalidad como virtud teológica.
La sociedad se vuelve laica, y la hospitalidad naturalmente no se presenta más como una virtud teológica. El sentido y el valor que pasa a tener piden una reflexión amplia para comprender sus nuevos desafíos y, también, el proceso por medio del cual desemboca en diversas instancias que, por su parte y en consecuencia, son animadas a absorber una nueva ética, una nueva política, recuperando la apelación al  bienestar (Bueno, 2003: 2).
Para Bastos (2003: 73), es por medio del concepto de hospitalidad que es posible investigar la interacción que se establece entre el visitante y la ciudad, o las trayectorias en busca de mejores puestos en el mercado de trabajo, o las posibilidades de alojamiento, alimentación y recreación, entre las iniciativas comerciales y de circulación por diferentes espacios y grupos sociales.
Bajo otra óptica, Lúcio Grinover, arquitecto, sitúa la hospitalidad como la relación entre el habitante de una ciudad y su espacio físico cuyo objetivo final es el bienestar del individuo. En ese sentido, la ciudad puede ser o no hospitalaria a través de dimensiones como la accesibilidad, legibilidad e identidad.
Lo que hace a la ciudad bonita y hospitalaria es su capacidad de expresar un microcosmos social y arquitectónico ordenado, en el cual cada edificio por su dimensión, por su refinamiento y su esplendor muestra no sólo su propia importancia, sino también la importancia de quien lo encomendó, que vive allí. (Grinover, 2006: 29)
En la relación de la hospitalidad con el turismo, se destacan los trabajos de Elizabeth Wada. En uno de ellos presenta la sigla TRENDS (Tradición, Relacionamiento, Expectativas, Necesidades, Deseos y Soluciones) para analizar la interacción entre esos dos campos. En el turismo, la hospitalidad es tratada bajo la óptica del viajero y en la hospitalidad bajo la óptica del anfitrión; y en la intersección de esos dos campos se sitúa la interacción entre el viajero y el anfitrión (Wada, 2003).
También se destacan los estudios de Ada Dencker sobre aspectos epistemológicos y metodológicos de la investigación en hospitalidad. Para esa autora, el acogimiento del otro es esperado para sustentar esos vínculos y es responsable por el establecimiento de redes espontáneas de relaciones entre unos y otros, circulando información, y asegurando la coherencia y la cohesión por medio del desarrollo de la sociabilidad (Dencker, 2007: 12).  Partiendo de la teoría de la acción comunicativa de Habermas, ve a la hospitalidad como base de la sustentación de las organizaciones sociales pues permite la relación entre individuos que se relacionan por el proceso comunicativo.
Finalmente, hay que señalar que la producción científica de la Maestría en Hospitalidad de la Universidad Anhembi Morumbi está siendo objeto de estudios desde la segunda mitad de la década de 2000. Fedrizzi (2008), por ejemplo, identifica las siguientes facetas de la hospitalidad en las disertaciones presentadas en ese ámbito entre 2004 y 2007: Hospitalidad turística, Hospitalidad de comportamiento, Hospitalidad espacial, Hospitalidad y eventos, Hospitalidad y hospedaje, Hospitalidad y educación, Hospitalidad y restauración, Hospitalidad y gestión, Hospitalidad religiosa y Hospitalidad organizacional. Bastos (2008), quien periódicamente mapea y analiza esa producción, destaca una nueva tendencia al final de ese período, la hospitalidad urbana enfocada en los "lugares de hospitalidad" (asociada a la sustentabilidad de los lugares turísticos o no) lo que amplía su comprensión conceptual.

Síntesis de las ideas

La síntesis de las concepciones teóricas de cada una de las "escuelas de pensamiento" es presentada en el Cuadro 1 (que configura el marco teórico utilizado en el estudio de caso) donde se reúnen las concepciones de los autores significativos para la investigación y se discute la contribución de la "escuela brasileña" en el turismo y, más específicamente, en la enseñanza y formación superior de ese área.

Cuadro 1: Síntesis de los abordajes teórico conceptuales de la hospitalidad según estudiosos de referencia

Se comprende que las ideas expresadas por diferentes pensadores oriundos de la filosofía se encaminan, por un lado, hacia la hospitalidad condicional o posible (Kant & Habermas) y, por otro lado, hacia la hospitalidad pura o incondicional (Derrida). Entre ambas se destaca la primera, como la construcción social que permite el libre desplazamiento de individuos, la comunicación pacífica, la apertura al otro y la tolerancia, como formas de convivencia. Partiendo de la idea de que la hospitalidad se pauta en las relaciones sociales se percibe su inserción en el acogimiento del otro, cuyo proceso de ocurrencia involucra una ética de convivencia necesaria para fortalecer los vínculos en la sociedad moderna. Más allá de que inicialmente haya estado muy relacionada con la religiosidad, los cambios ocurridos en la sociedad alteraron su significado.
En relación a la "escuela francesa" se observa una fuerte influencia de los filósofos referenciados y la caracterización del proceso social de la hospitalidad. Es justamente ese proceso que genera y/o envuelve el acogimiento del otro la planificación para el recibimiento del extranjero y las múltiples relaciones establecidas por la triple alianza del "dar-recibir-retribuir" que desde las sociedades arcaicas está presente en la formación de lazos sociales a través de las reglas, ritos y leyes no escritas de la hospitalidad social. Se trata de un abordaje de la hospitalidad genuina que tiene otros seguidores como lo muestra la publicación dirigida por Montandon (2011b), con colaboraciones de 78 autores.
La "escuela anglosajona" presenta en su eje principal la hospitalidad como un vector para un escenario más productivo y contribuye a la reflexión sobre el dar (dádiva) en el contexto de la planificación y organización del turismo. En sus tres dominios presentados (social, privado y comercial), Lashey (2004) sugiere la dimensión de la dádiva propuesta en la escuela francesa, pero de cierta forma encuentra resistencia al hacerlo debido al carácter comercial con que analiza el tema. Para Lashey (2004) la hospitalidad debe ser alcanzada con la intención de generar un diferencial competitivo para las empresas. Al mismo tiempo propone el concepto de reciprocidad en el análisis de la hospitalidad con el objeto de comprender e incluir la comprensión en el mismo.
Se observa que la "escuela brasileña" incorpora y mezcla los legados de las escuelas francesa y americana, ora con énfasis en la primera, ora en la segunda; por lo tanto de diferentes formas.  Revela, por un lado, un fuerte énfasis en la planificación de la hospitalidad tanto para un mejor acogimiento del individuo (habitante, visitante o turista) en la ciudad, como para el desarrollo de lazos sociales más sólidos que permitan construir ámbitos y espacios democratizados y humanos. Por otro lado, inserta la gestión de la hospitalidad comercial en el contexto del desarrollo de procesos, productos y servicios que propicien el bienestar de los stakeholders.

Consideraciones finales

El estudio de la hospitalidad aplicado al turismo puede responder a una serie de inquietudes en relación a la construcción de la identidad de la enseñanza superior en el área, imponiéndose como una "fuerza de cambio" de la mentalidad de los gestores y docentes en busca de nuevas propuestas de formación profesional en ese campo o área. Así, se establece que la hospitalidad no puede ser relegada, sino que debe ser priorizada e integrada en las propuestas de formación superior en busca de una sociedad y de un turismo más humanizado, educativo y responsable para con el otro.
Uno de los hechos más importantes que amplió la mirada de este artículo fue la lectura de la obra A Paz Perpétua, de Emmanuel Kant, a partir de la cual se iniciaron las reflexiones filosóficas de la hospitalidad. Así nació el interés y se amplió hacia la comprensión del rol y de la importancia del rescate y renovación del concepto de Hospitalidad en el mundo actual. Se destaca que el pensamiento de Kant en el siglo XVIII parece haber sido el "lema" que estimuló reflexiones sobre el universalismo, el sentido de responsabilidad y los derechos en relación al otro. Sus seguidores, Habermas y Derrida, además de los estudiosos contemporáneos amplían su visión y sustentan el pensamiento de las actuales escuelas de la hospitalidad.
Hubo que enfrentar un gran desafío, el de seleccionar las ideas más importantes de los estudiosos referenciados de forma de orientar el análisis y el debate de los resultados de la investigación empírica. Esto se logró luego de varios intentos, revisiones y complementaciones para componer un primer esbozo que pueda ser profundizado en futuros estudios. El mismo fue suficiente para sistematizar los principales abordajes teórico-conceptuales de la Hospitalidad desde la perspectiva de los filósofos y representantes de las escuelas de pensamiento.
Al reflexionar sobre las contribuciones de los estudiosos brasileños de la hospitalidad en el turismo se observó que éstas pueden responder a una serie de inquietudes de la comunidad académica en lo que respecta a la "supervivencia" del turismo como campo de estudio e investigación. Y como la "escuela brasileña" sintetiza diversos abordajes teórico-conceptuales de la hospitalidad puede ser tomada, al principio, como fuente referencial para la definición de los contenidos de las materias de los cursos superiores en turismo. Asimismo, se cuestiona la creación de una "escuela brasileña" de la hospitalidad teniendo en cuenta que las ideas sobre una nueva comprensión de su concepto, proceso y aplicaciones están en una etapa inicial que lleva una década de producción científica.
Se considera, por lo tanto, que los aportes teóricos de la hospitalidad aplicados a las investigaciones turísticas permiten ampliar su comprensión socio-antropológica sin descartar su carácter generador de ingresos y crecimiento económico, o sus variados efectos en el medioambiente. Finalmente, se refuerza la necesidad de buscar abordajes del turismo fundamentados en nuevos paradigmas y en escenarios más internacionalizados, sustentables, éticos y principalmente hospitalarios.

Referencias bibliográficas

1. Baptista, I. (2002) "Lugares de hospitalidade". In: Dias, C.M.M. (Org.). Hospitalidade reflexões e perspectivas. Manole, Barueri        [ Links ]

2. Bastos, S. (2008) "A produção científica do Mestrado em Hospitalidade (2002-2008)". Revista Hospitalidade 5(2): 120-132

3. Bastos, S. (2003) "Hospitalidade e história: a cidade de São Paulo em meados do século XIX". In: Dencker, A.F.M.& Bueno, M.S. (Org.). Hospitalidade: cenários e oportunidades. Thomson Learning, São Paulo

4. Bastos, S.; Bueno, M. S. y Salles, M. R. R. (2010) "Desafios da pesquisa em hospitalidade". Revista Hospitalidade 7(1): 3-14

5. Belfort, C. (2007) "Estudo da natureza do homem em Kant a partir do caso do estrangeiro e o conceito da hospitalidade". Kant e-prints 2-2(2): 127-142

6. Boff, L. (2005) "Virtudes para um outro mundo possível, vol I: Hospitalidade: direito e dever de todos". Vozes, Petrópolis

7. Borradori, G. (2004) "Filosofia em tempos de terror: diálogos com Jurgen Habermas e Jacques Derrida". Jorge Zahar, Rio de Janeiro

8. Bueno, M. S. (2003) "Festa dos Santos Reis: uma forma de hospitalidade". In: Dencker, A.F.M.; Bueno, M.S.B. (Org.). Hospitalidade: cenários e oportunidades. Thomson Learning, São Paulo

9. Caillé, A. (2002) "A antropologia do dom: o terceiro paradigma". Vozes, Petrópolis

10. Caillé, A.; Graeber, D. (2002) "Introdução". In: Martins, P.H. (Org.) A dádiva entre os modernos: discussão sobre os fundamentos e as regras do social. Vozes: Petrópolis

11. Camargo, L. O. L. (2008) "A pesquisa em hospitalidade". Revista Hospitalidade 5(2): 23-56

12. Camargo, L. O. L. (2003) "Os domínios da hospitalidade". In: Dencker, A.F.M.; Bueno, M.S.(org.) Hospitalidade: cenários e oportunidades. Thomson Learning, São Paulo

13. Camargo, L. O. L. (2004) "Hospitalidade". Aleph, São Paulo

14. Cixous, H. (2003) "L'hospitalité?" Disponível em: <http://www.theatre-du-soleil.fr/thsol/nos-spectacles-et-nos-films/nos-spectacles/le-dernier-caravanserail-2003/extraits-du-programme/l-hospitalite>. Acesso em 29 abr. 2010

15. Chon, K. S.; Sparrowe, R. T. (2003) "Hospitalidade: conceitos e aplicações". Thompson Learning, São Paulo

16. Cooper, C. (2007) "Turismo: princípios e práticas". Artmed, Porto Alegre

17. Dencker, A. F. M. (2007) "O uso do estudo de caso nas pesquisas de turismo e hospitalidade". Anais do IV Seminário ANPTUR. Aleph, São Paulo

18. Fedrizzi, V. (2008) "O conhecimento gerado no programa de mestrado em hospitalidade na Universidade Anhembi Morumbi". Dissertação de Mestrado, Pós-graduação em Hospitalidade, Universidade Anhembi Morumbi, São Paulo

19. Godbout, J.T. (1992) "O espírito da dádiva". Éditions La Découverte, Paris

20. Gotman, A. (2001) "Le sens de l'hospitalité". Presses Universitaires de France, Paris

21. Gotman, A. (2004) "Villes et hospitalité". Éditions de la maison des sciences de l'homme, Paris

22. Gotman, A. (2008) "O Turismo e a encenação da hospitalidade". In: Bueno, M. L.; Camargo, L. O. (Org).  Cultura e Consumo, estilos de vida na contemporaneidade. SENAC, São Paulo

23. Grinover, L. (2006) "A hospitalidade urbana: acessibilidade, legibilidade e identidade". Revista Hospitalidade 3(2): 29-50

24. Habermas, J. (2004) "O futuro da natureza humana: eugenia liberal?". Martins Fontes, São Paulo

25. Habermas, J. (1981) "The theory of communicative action." Vol. 1, Beacon Press, Boston

26. Haesler, A. (2002) "A demonstração pela dádiva: abordagens filosóficas e sociológicas". In: Martins, P.H. (Org.). A dádiva entre os modernos: discussão e fundamentos e as regras do social. Vozes, Rio de Janeiro

27. Kant, I. (2008) "A paz perpétua- um projeto filosófico". Universidade da Beira Interior, Covilhã

28. Lashley, C. (2004) "Para um entendimento teórico". In: Lashley, C.; Morrisson, A. Em busca da hospitalidade: perspectivas para um mundo globalizado. Manole, Barueri

29. Lashley, C.; Morrisson, A. (2004) "Em busca da hospitalidade: perspectivas para um mundo globalizado". Manole, Barueri

30. Martins, P. H. (Org.) (2002) "A dádiva entre modernos: discussão sobre os fundamentos e as regras do social". (Trad.: Guilherme João F. Teixeira). Vozes, Petrópolis

31. Mauss, M. (1974) "Ensaio sobre a dádiva: forma e razão das trocas nas sociedades arcaicas" In: Mauss, M. Sociologia e antropologia. V. 2. EPU, São Paulo, pp. 37-184

32. Montandon, A. (2003) "Hospitalidade: ontem e hoje". In: Dencker, A. F. M.; Bueno, M. S. (Orgs) Hospitalidade: Cenários e Oportunidades. Pioneira-Thomson, São Paulo

33. Montandon, A. (2011a) "Prefácio. Espelhos da hospitalidade" In: Montandon, A. (Dir.) O livro da hospitalidade: acolhida do estrangeirona história e nas culturas. Senac, São Paulo

34. Montandon, A. (Dir.) (2011b) "O livro da hospitalidade: acolhida do estrangeirona história e nas culturas". Senac, São Paulo

35. Moya, I. (2008) "Imagens da hospitalidade: ideologia e encontro- um olhar sociológico". Dissertação de mestrado, Pós-graduação em Hospitalidade, Universidade Anhembi Morumbi, São Paulo

36. Salles, M. R. R.; Bastos, S.; Bueno, M. S. (2009) "Desafios da pesquisa em hospitalidade". Anais do VI Seminário da ANPTUR. Aleph, São Paulo

37. Serra, P. (2006) "Iluminismo e comunicação: de Locke a Kant". Disponível em: <http://www.bocc.uff.br/pag/serra-paulo-iluminismo-comunicacao-locke-kant.pdf>. Acesso em 25 jul.  2010

38. Selwyn, T. (2004) "Uma antropologia da hospitalidade". In: Lashley, C.; Morrisson, A. Em busca da hospitalidade: perspectivas para um mundo globalizado. Manole, Barueri

39. Sogayar, R. (2010) "Hospitalidade no ensino superior em turismo: estudo de caso do programa Tourism Education Future Iniciative". Dissertação de Mestrado, Pós-graduação em Hospitalidade, Universidade Anhembi Morumbi, São Paulo

40. Swarbrooke, J.; Horner, S. (2007) "Consumer behavior in tourism". Butterworth-Heinneman, Oxford

41. Telfer, E. (2004) "A filosofia da qualidade da hospitalidade". In: Lashley, C.; Morrisson, A. Em busca da hospitalidade: perspectivas para um mundo globalizado. Manole, Barueri

42. Wada, E.K. (2003) "Reflexões de uma aprendiz na hospitalidade". In: Dencker, A.F.M.; Bueno, M.S. (Org.) Hospitalidade: cenários e oportunidades. Thomson Learning,São Paulo

43. WTTC (2010) "Travel and tourism economic impact: executive summary". Disponível em: <http://www.wttc.org/bin/pdf/original_pdf_file/2010_exec_summary_final.pdf>. Acesso em 20 jul. 2010

Recibido el 27 de abril de 2011
Correcciones recibidas el 16 de mayo de 2011
Aceptado el 20 de mayo de 2011
Arbitrado anónimamente
Traducido del portugués