SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número10Lectura, ciudadanía y educación: Miradas desde la diferenciaA Rubén Dri: La Universidad es una especie de iglesia índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Revista Pilquen

versión On-line ISSN 1851-3123

Rev. Pilquen  n.10 Viedma ene./dic. 2008

 

RESEÑAS

Osvaldo Alonso et al., Viedma: la construcción de un proyecto colectivo. Actores y desarrollo local, EDUCO. Universidad Nacional del Comahue, Neuquén, 2008. pp. 190.

Mabel Alvarez
Centro Universitario Regional Zona Atlántica - Universidad Nacional del Comahue

Recibido: 01/06/09
Evaluado: 08/06/09

Mucho se ha escrito acerca del concepto de desarrollo, en particular del desarrollo local. Este concepto ha ido evolucionando a medida que se modificaban los adjetivos que lo acompañan. Así se habló de desarrollo como sinónimo de crecimiento económico, más tarde se le incorporan las dimensiones cultural y político-institucional, posteriormente surgen corrientes que intentan humanizar este concepto y se hace referencia al desarrollo en escala humana y más recientemente se lo comienza a relacionar con diferentes tipos de capital: social, cultural, político y económico. Sin dudas, una idea más apropiada para dar cuenta de este concepto es entenderlo como proceso en el que intervienen diversas combinaciones de los distintos tipos de capital. Es precisamente esta línea la que asumen los autores a lo largo de este libro.

Viedma, la construcción de un proyecto colectivo. Actores y desarrollo local tiene su origen en un proyecto de investigación desarrollado en el Centro Regional Zona Atlántica de la Universidad Nacional del Comahue. Sus autores, docentes e investigadores universitarios, abordaron este tema desde distintas perspectivas, íntimamente vinculadas con la formación de cada uno de ellos. Tal como lo explicitan en la Introducción, estiman que "no siempre la sociedad, sus actores y los sistemas que [la]conforman facilitan poner en marcha un proceso de desarrollo [...] el desarrollo local no es una sumatoria de esfuerzos aislados [...] requiere de la movilización de todos aunque sea en pequeñas proporciones" (p. 20) y que es necesario que el sistema de actores promueva la sinergia entre los distintos tipos de capital con el objetivo de ponerlos en valor y al servicio de un proyecto inclusivo de ciudad. El capítulo 1 aborda la revalorización de lo local a partir de considerar el carácter territorial de los procesos sociales y políticos y de reconocer y descubrir en la matriz local las particularidades que lo distingan de otros locales e inclusive de lo global. Consideran imprescindible tener en cuenta el sentido de pertenencia con la comunidad y la construcción de una identidad colectiva para que la conexión entre pasado, presente y futuro, permita pensar -en tanto condición sine qua non- en un proyecto de ciudad en donde se articulen e incluyan todos los actores locales.

La segunda sección se focaliza en las características del contexto y del subsistema de actores locales y sus relaciones. Para desplegar estos temas, se describe la ciudad de Viedma y su área de influencia atendiendo a aspectos tales como los geográficos, políticos y productivos. Con referencia al último se abordan en particular el Programa de Desarrollo del Valle Inferior (Proyecto I.De.V.I.), el Plan Estratégico Viedma y la Agencia de Desarrollo Microrregional Viedma-Patagones. Paradójicamente, el orden se encuentra estrechamente relacionado con la envergadura de los proyectos, con el involucramiento de los actores y con el impacto de los mismos.

Los autores utilizan acertadamente una clasificación del sistema de actores que incluye los subsistemas político-administrativo, al empresarial y al sociocultural. Bajo este esquema se caracterizan a los actores incluidos en cada subsistema y se describen las principales acciones consideradas revelantes en el proceso de construcción de un proyecto colectivo. Así, en el primer subsistema se incluyen actores locales como el municipio de Viedma, diferentes organismos de ciencia y técnica y otros entes mixtos que desarrollan acciones relacionadas con el desarrollo local y regional, los partidos políticos con injerencia en la ciudad. En el subsistema empresarial se describen actores relacionados con el comercio y los servicios, la industria y el sector agropecuario.Este tipo de análisis evidencia un minucioso trabajo de campo, aspecto que constituye un aporte destacado para quienes abordan estas temáticas.

En el tercero de los subsistemas de actores, desarrollado en el capítulo 3 se hace referencia a los sindicatos, a las organizaciones vecinales, a las fundaciones, a las organizaciones religiosas, sociales, culturales y deportivas y a los medios de comunicación.

La sección cierra con las interpretaciones de los distintos actores locales en cuanto al concepto de desarrollo. En primer lugar, se hace hincapié en el crecimiento económico con el empresario privado como principal actor. Asimismo, se reconoce el papel central que debe jugar el Estado como orientador y planificador del desarrollo. Por oposición, se destaca que los actores del subsistema sociocultural enfatizan la noción de desarrollo orientada al acceso de los servicios esenciales y destacan como actor importante al denominado tercer sector. Otro grupo de actores, por su parte, reivindica el papel que juega la administración pública como motor del desarrollo dado la masa de recursos que vuelca a la economía local. En este capítulo, se desarrolla el modo en que los actores entrevistados hacen visibles las relaciones de las que participan los distintos actores locales. Éstas se clasifican en dos tipos: por un lado las que se establecen con el estado provincial relacionadas con la ejecución de la obra pública, la prestación de servicios a la administración pública y el comercio sumado al financiamiento estatal mediante transferencias al sector empresarial y agropecuario. Y por otro, las relaciones del sector empresarial con el mercado local, regional e internacional en menor medida. Finalmente se destaca como un rasgo central para este tema, la falta de protagonismo y compromiso de los actores locales. En este sentido, los autores señalan "si bien se identifican problemas [...] no se avanza en la búsqueda de estrategias que superen la acción que pretende maximizar el interés personal o, en el mejor de los casos, sectorial" (p. 104) lo que podría constituirse en uno de los "factores que explican la ausencia de un proyecto colectivo"(p. 104)

Por último, la tercera sección hace referencia a las características de la sociedad local en un contexto político y económico y las posibilidades para poner en marcha un proceso de desarrollo. Para desarrollar este tema, los autores describen el contexto político nacional, provincial y municipal con los hechos más sobresalientes de los últimos treinta años y las repercusiones que esos acontecimientos tuvieron en la ciudad de Viedma. Con acierto se señala que "los gobiernos locales son, en democracia, los más legitimados para la convocatoria de los diferentes actores territoriales y la búsqueda de espacios de concertación pública-privada para el desarrollo local" (p.123)

En el apartado de las conclusiones, se sintetizan las carencias u obstáculos para el desarrollo de la ciudad. Es precisamente en esta etapa del libro donde sus autores destacan cuáles fueron las razones que los impulsaron a continuar con la investigación que generó la publicación: encontrar, reconocer y re-descubrir las potencialidades del sistema de actores locales para formular y llevar adelante un proyecto de ciudad que se construya colectivamente. Señalan, además, el hecho de que entienden que es precisamente el estado municipal quien tiene la posibilidad de transformarse en el impulso para acciones de consulta, consenso y articulación con los actores involucrados en este proceso. A la vez, resaltan la necesidad de reconstruir el tejido social alrededor de una visión compartida que no puede sino surgir de un proceso "predominantemente político, social y cultural y sólo secundariamente económico."

Es preciso destacar que el libro se constituye en una valiosa contribución para la descripción y caracterización de los actores del desarrollo local y en un aporte para repensar las estrategias a desarrollar en pos de construir un proyecto colectivo de ciudad, tal como lo explicita su título.