SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue14Aquí no podemos hacerlo: Moral sexual y figuración literaria en la narrativa argentina (1960-1976) author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Bookmark


Revista Pilquen

On-line version ISSN 1851-3123

Rev. Pilquen  no.14 Viedma Jan./June 2011

 

RESEÑA

Valle de Frutos, Sonia. Cibercultura y civilización universal. Hacia un nuevo orden cultural. Barcelona: Erasmus Ediciones, 2011: 133 pp. 2ª Edición.

 

Dora A. Bonardo
dorabo@rnonline.com.ar
CURZA - Universidad Nacional del Comahue

Recibido: 19/10/11
Aceptado:
24/10/11

 

El libro que presenta la Dra. Sonia Valle de Frutos, investigadora española, versa sobre uno de los temas que se asoman como más apasionantes y complejos en el mundo de la academia de los primeros años del siglo XXI. La cibercultura es un concepto novedoso en el ámbito de las tradicionales ciencias sociales y de los estudios culturales. Nacido a la luz de la aparición de las tecnologías de la información, varios autores han intentado entender este fenómeno que da cuenta de diversas interpretaciones, no exentas éstas de viejas tradiciones disciplinares. Una de las cuestiones que precisamente la autora plantea es la dificultad que tiene analizar este nuevo fenómeno a partir de marcos teóricos originados en contextos tecnológicos, sociales, políticos y culturales diferentes al actual. Si bien algunas teorías permiten interpretarlo desde disciplinas como la antropología, la sociología y las ciencias comunicacionales todavía resta mucho por explorar respecto a si dichos marcos teóricos son adecuados para comprender cabalmente su significado.

En este sentido, el texto realiza un recorrido por las diferentes perspectivas que estas ciencias o disciplinas hacen respecto de la cibercultura: la antropología de la cibercultura, la cibercultura popular, los "cyberculture Studies", la comunicación social digital entre otras, aportando su crítica mirada.

Dado que la cibercultura se sitúa en un espacio y tiempo determinados, en un momento de civilización del hombre, no pueden leerse los procesos ciberculturales sino en el marco de un nuevo orden cultural civilizatorio. Es así, que se pone en tensión la noción de civilización como proceso arraigado a la historia profunda o a la historia evenemencia (F. Braudel), en donde el ciberespacio tiene el papel principal en la constitución o no de una cibercivilización. A partir de la enumeración de tipos de civilización que teóricos renombrados como A. Toynbee y M. Castells señalan se analiza la dimensión que adquieren los valores como elementos espirituales que sostienen y dan particularidad a una nueva civilización. De esta manera, la autora plantea que las actuales formas culturales, en donde el ciberespacio es el medio por donde circulan, se manifiestan nuevos modos de vida, de comunicación y de sentido, reflejan los valores, el espíritu civilizatorio particular de este siglo.

En los Capítulos III y IV, Valle de Frutos desarrolla diferentes conceptos que llevan a comprender el paso de la transculturación a la cibertransculturación. En un detallado relato conceptual destaca las diferencias entre aculturación, transculturación, multiculturalismo permitiendo discernir sus límites y alcances.

Por otra parte, si bien su análisis se centra también en procesos culturales de países de la Unión Europea y de las políticas que sobre estos tópicos tienen organizaciones internacionales como la UNESCO, su obra permite tomar elementos conceptuales genéricos para indagar otras realidades culturales, y así contrarrestarlas.

Este libro se constituye en una obra moderna que facilita la comprensión de procesos complejos que atraviesan la vida cotidiana de miles y miles de personas, separadas en el espacio pero unidas en el tiempo por un lenguaje común y por un sentido de pertenencia a un mundo virtual pero tan real como la propia existencia. De su lectura se desprende no sólo una fecunda reflexión y creación teórica, necesaria para avanzar en un campo donde la ciencia juega un nuevo y excitante partido sino también que deja la semilla para re pensar el papel de cada individuo, de cada comunidad en nuevos escenarios de intimidad, de familiaridad pero también comunes desde lo político, lo social, lo económico y por supuesto lo cultural.