SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.3 número2Treprostinil en el tratamiento de la hipertensión arterial pulmonarInsuficiencia cardíaca, disfunción renal y anemia: síndrome cardiorrenal índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Insuficiencia cardíaca

versión On-line ISSN 1852-3862

Insuf. card. v.3 n.2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires abr./jun. 2008

 

IN MEMORIAM

A la Dra. Pilar Nieto de Alderete

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

"Arte poética". JORGE LUIS BORGES

El 5 de abril nos ha dejado Pilar, -Pilarita- Nieto de Alderete. Su partida no es esa muerte de cada noche que se llama sueño, aunque así lo quisiéramos. Nos ha dejado con aquella otra que teme nuestra carne y que no es un sueño. Es la triste realidad que emerge una y otra vez, inapelable, cuando percibimos que ya no estará para acompañarnos ni guiarnos.
Pilar Nieto de Alderete es y será sinónimo de Chagas, no sólo en nuestro país, como podrían serlo Salvador Mazza, Miguel Jörg, Juan F. R. Bejarano, Alfredo Rabinovich, Humberto Lugones, -su entrañable amigo y colega en la lucha contra la enfermedad- y tantos otros sino en toda nuestra sufrida América; por ello lloraron junto a nosotros por su desaparición desde Salta, Jujuy, La Rioja, Chaco -su provincia natal-, su amada Santiago del Estero, -la tierra que eligió como propia-, desde Brasil, desde Bolivia.
Nos deja en el recuerdo su imagen de luchadora incansable, de noble mujer, "...escribir acerca de una personalidad tan especial como fue la de ella, que encerraba dentro de sí las virtudes más valiosas de un ser humano, es correr el riesgo de no ser fiel a su persona o no valorar en su justa medida todo lo que a ella se refiere", al decir de su fiel amiga Margarita Guerrieri de Lugones (esposa del Dr. Humberto Lugones).
Recordarla así, no es obstáculo para intentar hilvanar su accionar como guerrera a favor de los más necesitados en su permanente lucha contra el Mal que nos unió en los estrados académicos y en la cotidianeidad de aquella lucha, sabiendo que todo intento pecará sin dudarlo por el olvido de tantas otras actividades: en los inicios de los años '60, secundó a Juan F. R. Bejarano en la Dirección de Enfermedades Transmisibles, en 1960 desde su tarea en el Conicet, encabezó el Primer Programa Nacional de Lucha contra la enfermedad de Chagas, en la década del '70 fue presidenta a nivel nacional desde la Secretaría de Estado de Ciencia y Técnica, del Comité Internacional de Chagas, en 1974 puso en marcha el Programa Nacional de Investigación sobre Enfermedades Endémicas de la SeCyT, en los '80 se desempeñó como directora del Programa de Salud Humana a través del convenio BID - Universidad del Salvador, en 1982 "logró reunir profesionales de Argentina, Brasil, y Uruguay para dar durante años (en distintos lugares de Latinoamérica) cursos de capacitación intensivos de una semana con evaluación final a médicos, pediatras, bioquímicos y técnicos en ECG y provisión a sus hospitales de microscopios de inmunofluorescencia, electrocardiógrafos y los insumos necesarios", uno de ellos, en 1984 en San Salvador de Jujuy, también en 1884 a través del Programa de Salud Humana, compiló la bibliografía argentina sobre Enfermedad de Chagas, en 2003 tuvo a su cargo el postgrado a distancia sobre "Enfermedades Tropicales, Regionales y Emergentes" en la Provincia de Salta, desde 2007 y hasta fines del año pasado estuvo trabajando en Santiago del Estero como asesora del Programa de Chagas y luego como Jefa del Programa de Atención Primaria de la Salud y este mismo año fue Colaboradora en la elaboración de la "Guía básica para el control vectorial 2008" del Programa Federal de Chagas.

Querida Pilar: ¡estarás siempre presente en nuestro corazón!

Dr. Edgardo Schapachnik