SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.6 número1Transición nutricional, demográfica y epidemiológica: Determinantes subyacentes de las enfermedades cardiovascularesHipertensión pulmonar en un paciente con hipertiroidismo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Insuficiencia cardíaca

versión On-line ISSN 1852-3862

Insuf. card. vol.6 no.1 Ciudad Autónoma de Buenos Aires mar. 2011

 

HIPERTENSIÓN PULMONAR

Clasificación actual de la hipertensión pulmonar

 

Norma Naval1

1Médico neumonólogo recertificado.
Médico de planta permanente Hospital 'Angel C. Padilla". San Miguel de Tucumán. Tucumán. República Argentina.
Médico neumonólogo del departamento de Hipertensión Pulmonar del Instituto de Cardiología Tucumán. San Miguel de Tucumán. Tucumán. República Argentina.
Ex Docente de la Universidad Nacional de Tucumán. San Miguel de Tucumán. Tucumán. República Argentina.

Correspondencia: Dra. Norma Naval.
Los Ceibos 1136. CP: 4107. Yerba Buena. Tucumán. República Argentina.
Tel.: (0381) 4250194 - (0381) 4637141
E-mail: grellet-naval@arnet.com.ar

Recibido: 08/08/2010
Aceptado: 25/02/2011

 


Resumen

La clasificación de la hipertensión pulmonar (HP) ha pasado por una serie de cambios desde la primera clasificación propuesta en 1973 en la Conferencia Internacional sobre Hipertensión Pulmonar Primaria (HPP) en Ginebra (Suiza), hasta la actualidad. De todos modos, las tendencias de los Simposios fueron siempre crear categorías de HP que compartan similitudes en los mecanismos fisiopatológicos, presentación clínica, y enfoques terapéuticos. Además de facilitar la mejor atención de los pacientes con esta patología, la ventaja de la 'clasificación clínica" es haber permitido la realización de ensayos clínicos en un grupo bien definido de pacientes con una patogénesis subyacente compartida con la aprobación de 8 medicamentos diferentes en todo el mundo para el tratamiento de la hipertensión arterial pulmonar (HAP).
En el 4º Simposio Mundial de 2008 sobre HP celebrado en Dana Point, California (EEUU), se modificaron ligeramente las anteriores clasificaciones para reflejar con precisión la información publicada en los últimos 5 años y para aclarar algunas áreas. Las modificaciones aprobadas en esta reunión, principalmente, conciernen al Grupo 1, la HAP.

Palabras clave: Hipertensión arterial pulmonar; Clasificación; Dana Point 2008

Summary
Current classification of pulmonary hypertension

The classification of pulmonary hypertension (PH) has gone through several changes since the first classification proposed in 1973 at the International Conference on Primary Pulmonary Hypertension (PPH) in Geneva (Switzerland). Anyway, symposia always trended to create categories of PH based on similarities in pathophysiological mechanisms, clinical manifestation and therapeutic approaches. In addition to providing the best care of patients with this condition, the advantage of 'clinical classification" relays on allowing the design of clinical trials in a well-defined group of patients with a shared underlying pathogenesis with the approval of 8 different drugs at all the world for the treatment of pulmonary arterial hypertension (PAH).
Within the 4th World Symposium on PH held in 2008, at Dana Point, California (USA), classifications were slightly modified to reflect accurately the information published in the last 5 years, as well as to clarify some areas. Changes approved at this meeting, mainly concern the Group 1, PAH.

Keywords: Pulmonary hypertension; Classification; Dana Point 2008

Resumo
Classificação atual da hipertensão pulmonar

A classificação da hipertensão pulmonar (HP) passou por diversas alterações desde a classificação proposta pela primeira vez, em 1973, na Conferência Internacional sobre hipertensão pulmonar primária (HPP), em Genebra (Suíça). Enfim, simpósios sempre tenderam a criar categorias de HP com base em similaridades nos mecanismos fisiopatológicos, manifestações clínicas e condutas terapêuticas. Além de proporcionar o melhor atendimento dos pacientes com esta condição, a vantagem de 'classificação clínica", relés que permite o desenho de ensaios clínicos em um grupo bem definido de pacientes com uma patogênese comum subjacente, com a aprovação de oito diferentes drogas em todos os o mundo para o tratamento da hipertensão arterial pulmonar (HAP).
Dentro do quarto Simpósio Mundial de HP, realizada em 2008, em Dana Point, Califórnia (EUA), a classificação foi ligeiramente modificada para refletir com precisão as informações publicadas nos últimos cinco anos e para clarificar algumas áreas. As modificações aprovadas nesta reunião, principalmente preocupação do Grupo 1, a HAP.

Palavras-chave: Hipertensão pulmonar; Classificação; Dana Point 2008


 

Introducción

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) se define como un grupo de enfermedades caracterizadas por el aumento progresivo de la resistencia vascular pulmonar que conduce a la falla del ventrículo derecho y a la muerte prematura1.
El diagnóstico se define hoy día con más claridad, de acuerdo a una nueva clasificación clínica, junto con el consenso alcanzado sobre la aplicación de algoritmos con distintas pruebas diagnósticas y procedimientos que permiten excluir otras etiologías y garantizan un diagnóstico más preciso de la HAP.
Las explicaciones que se exponen a continuación pretenden favorecer la comprensión y la correcta aplicación clínica de la nueva clasificación.
La clasificación inicial de la hipertensión pulmonar (HP) aparece en 1973, en una conferencia internacional sobre hipertensión pulmonar primaria (HPP) celebrada en Ginebra (Suiza) y respaldada por la Organización Mundial de la Salud.
Se designaron sólo 2 categorías: hipertensión pulmonar primaria e hipertensión pulmonar secundaria, dependiendo de la ausencia o presencia de causas identificables o factores de riesgo2,3.
El diagnóstico de HPP era de exclusión tras descartar todas las causas de HP.
A partir de entonces, sufrió una serie de modificaciones. En 1998, veinticinco años más tarde, durante el Segundo Congreso Mundial sobre HP celebrado en Evian (Francia), se propuso una clasificación de la HP basada en datos clínicos4 (Tabla 1).


El propósito de la clasificación de Evian era individualizar diferentes categorías de HP que compartían similitudes en los mecanismos fisiopatológicos, la presentación clínica y las opciones terapéuticas.
Se trataba de una clasificación mucho más amplia, con 5 categorías principales, y el término secundario fue abandonado, ya que se utilizaba para describir una serie muy heterogénea de enfermedades.
Una clasificación de este tipo es fundamental para estandarizar el diagnóstico y el tratamiento, y para desarrollar ensayos clínicos con grupos homogéneos de pacientes que comparten una misma biopatogenia.
La clasificación clínica no excluye otro tipo de clasificaciones, como la patológica basada en hallazgos histológicos o la clasificación funcional basada en la severidad de los síntomas.
En 2003, el Tercer Congreso Mundial sobre HP celebrado en Venecia (Italia) brindó la oportunidad de valorar el impacto y la utilidad de la clasificación de Evian, manteniendo la estructura general y los fundamentos de esta clasificación clínica5 (Tabla 3).

Sin embargo, se propusieron algunos cambios:
- Abandonar el término hipertensión pulmonar primaria y sustituirlo por hipertensión arterial pulmonar idiopática (HAPI), hipertensión arterial pulmonar familiar (HAPF) si hay antecedentes familiares de HAP, o hipertensión arterial pulmonar asociada (HAPA) si están presentes otras causas, como enfermedades del tejido conectivo o virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

- Reclasificar la enfermedad venooclusiva pulmonar (EVOP) y la hemangiomatosis capilar pulmonar (HCP).
- Actualizar los factores de riesgo y enfermedades asociadas con la HAP.
- Proponer algunas pautas para mejorar la clasificación de los cortocircuitos sistémico-pulmonares congénitos.
El objetivo de estas modificaciones fue hacer que la clasificación clínica de Venecia resultara más comprensible y fácil de seguir, y que se utilizara como herramienta habitual de trabajo.
El Segundo y Tercer Simposio Internacional sobre HP, tuvieron gran impacto al:
- Reclasificar la enfermedad en 5 grupos, siendo el grupo 1 el que reúne las HAP (tanto las idiopáticas como las asociadas a diversas causas).
- En el grupo 1, las características clínicas, anátomopatológicas y opciones terapéuticas de las HAP, son semejantes.
- Actualizar los factores de riesgo y enfermedades asociadas con la HAP.
- Permitir realizar ensayos clínicos con la aprobación de 8 nuevas drogas.
El 4° Simposio Mundial celebrado en 2008 en Dana Point, California (EEUU), redefinió la HP, modificó parcialmente la clasificación de Venecia, actualizó algunos factores de riesgo y condiciones asociadas con la HAP, dándoles categoría de 'fuerza de asociación" y dio gradosde recomendación al tratamiento6 (Tabla 2).


Tabla 3. Cuadro comparativo de la clasificación de la hipertensión pulmonar: Venecia 2003 - Dana Point 2008

La reunión de Dana Point modificó ligeramente las anteriores clasificaciones clínicas, con cambios que competen principalmente al grupo 1, la hipertensión arterial pulmonar.
La mayoría de los expertos (63%) consideró que la modificación de la clasificación de Venecia fue necesaria para actualizar la información publicada en los últimos 5 años, y aclarar algunas áreas en duda.
En la Tabla 3 aparece la nueva clasificación.

Las 5 categorías de HP correspondientes a la 'clasificación clínica" comparten características patológicas y biopatogénicas, así como similares opciones terapéuticas (Figura 1).



Figura 1. Hipertensión pulmonar: ¿Dónde está el problema? Grupo 1: existe afectación exclusiva del árbol arterial pulmonar con resistencias arteriales pulmonares elevadas y presiones de llenado del ventrículo izquierdo normales (HAP). Grupo 2: el problema radica en presiones de llenado del ventrículo izquierdo elevadas que generan hipertensión venosa pulmonar, ya sea por disfunción sistólica, diastólica o valvulopatía. Grupo 3: caracterizado por enfermedad pulmonar, el problema clave es un desequilibrio de ventilación/perfusión (V/Q). Grupo 4: corresponde a enfermedad tromboembólica crónica. Grupo 5: agrupa causas misceláneas, en donde el mecanismo puede ser multifactorial, poco claro o no establecido (por lo que no se muestra).
Modificado de Saavedra LE y col. Revisión contemporánea: hipertensión pulmonar. Avances Cardiol 2009;29(2):165-178.

Grupo 1.

Hipertensión arterial pulmonar La hipertensión arterial pulmonar ha sido el punto clave de la clasificación de la HP desde 1973.
En esta puesta al día, el objetivo es revisar el grupo 1.

1.1. HAP idiopática
La HAP idiopática (HAPI) corresponde a la enfermedad esporádica en la que no hay historia familiar de HAP, ni una causa de riesgo identificable.

1.2. HAP hereditaria
Cuando la HAP se produce en un contexto familiar, las mutaciones de línea germinal en el gen que codifica el receptor tipo 2 de la proteína morfogénica del hueso (BMPR2), un miembro de la familia del factor beta transformador del crecimiento (TGF beta), pueden ser detectadas en aproximadamente el 70% de los casos7. La mutación se transmite en forma autosómica dominantecon penetrancia variable.
Más raramente, se han identificado mutaciones en el receptor de activina-kinasa tipo 1, o endoglina (ALK 1), también miembro de la familia del factor de crecimiento transformante beta, en los pacientes con HAP, principalmente en los con telangiectasia hemorrágica hereditaria. Las mutaciones del BMPR2 también se han detectado entre el 11% y el 40% de los casos de HAP, aparentemente idiopática sin historia familiar8.
Por otro lado, en el 30% ó menos de las familias con HAP, no se ha identificado ninguna mutación del BMPR2.
De manera que todos los pacientes con mutaciones en lalínea germinal, como la del BMPR2 tienen una enfermedad hereditaria, tanto si es el primer caso identificado, posiblemente una mutación de novo, o si otros miembros de la familia ya fueron diagnosticados con HAP previamente.
Por estas consideraciones, se decidió abandonar el término 'HAP familiar" en la nueva clasificación y sustituirlo por el término 'HAP hereditarias".
'Las formas hereditarias" de HAP incluyen entonces, la hipertensión arterial pulmonar idiopática, HAPI, con mutaciones en la línea germinal (principalmente BMPR2, pero también del ALK 1 ó endoglina) y los casos familiares, HAPF, con o sin mutaciones identificadas de línea germinal.

1.3. HAP inducida por fármacos y toxinas
Una serie de factores de riesgo identificados para el desarrollo de HAP, incluidos en las clasificaciones de Evian y Venecia5, fueron recategorizados en la reunión de Dana Point6.
Los factores de riesgo para la HAP incluyen 'cualquier factor o condición que se sospecha que predisponen o desempeñan un papel facilitador en el desarrollo de la enfermedad". Pueden incluir medicamentos y productos químicos, enfermedades, o fenotipo (edad, sexo).
En la actual clasificación, los 'factores de riesgo" fueron categorizados de acuerdo a la fuerza de su asociación con HP y su probable papel causal, como: definitivos o establecidos, muy probables, posibles, e improbables. Se presentan en la Tabla 4.


Los términos 'definitivos" o 'establecidos" indican una asociación entre una droga y la HAP, demostrada en grandes estudios epidemiológicos multicéntricos, o durante una epidemia, como ocurrió con los supresores del apetito en los años ‘60.
Una 'muy probable asociación" define estudios de un solo centro, caso-control, o una serie de casos múltiples, que demuestran una asociación entre las causas de riesgo y la HAP.
El término 'posible asociación" define drogas con mecanismos de acción similares a los de las categorías 'definitiva" o 'probable", pero que aún no han sido estudiadas (por ejemplo, los medicamentos utilizados para tratar el trastorno por déficit de atención).
Por último, la 'asociación improbable" se define como aquella en que la droga estudiada en estudios epidemiológicos no ha demostrado asociación con HP.
Aminorex, fenfluramina y sus derivados y el aceite tóxico de colza (aceite vegetal adulterado, España 1981) representan los únicos factores de riesgo para HAP identificados como con asociación 'definitiva"5.
Un reciente estudio europeo retrospectivo de más de 100 casos de HAP asociada con la exposición a la fenfluramina, mostró que la enfermedad comparte las mismas características clínicas, funcionales, hemodinámicas, y hasta genéticas de la HAPI, lo que sugiere que la exposición a la fenfluramina es un disparador potencial de HAP aunque sin influencia en su curso clínico9.
El estudio de vigilancia más reciente de hipertensión pulmonar en los Estados Unidos (Surveillance of Pulmonary Hypertension in America - SOPHIA), que enroló 1335 sujetos, entre los años 1998 y 2001 confirmó también la asociación de la ingesta de fenfluramina y dexfenfluramina con el desarrollo de HAP10.
El estudio SOPHIA examinó también el consumo de algunos inhibidores no selectivos de la recaptación de monoaminas, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, antidepresivos y ansiolíticos, y no encontró mayor riesgo para el desarrollo de HAP10.
Sin embargo, un estudio reciente caso-control del uso de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) en mujeres embarazadas después de 20 semanas de gestación, mostró un mayor riesgo (OR: 6,1) en la descendencia de desarrollo de HP persistente del recién nacido, una forma de HAP11.
Basándose en este estudio, los ISRS pueden desempeñar un papel en el desarrollo de HP, al menos en asociación con el embarazo, siendo reclasificados en la categoría 'posible".
El Hypericum perforatum, también conocido como hipérico o hierba de San Juan (en inglés, St. John's wort) (planta común en los terrenos de baja y media altura. Se encuentra prácticamente en toda Europa, hasta el este de Rusia, y se ha aclimatado en numerosas partes del mundo: China, Australia, Norte de Africa y América), demostró que agentes antiobesidad de venta libre que contienen fenilpropanolamina también aumentan el riesgo de desarrollar HAPI.
El uso de anfetaminas representa un 'muy probable" factor de riesgo para HAP, aunque se utilizan con frecuencia encombinación con la fenfluramina.
Un reciente estudio retrospectivo sugiere una fuerte relación entre el uso de metanfetamina (inhalada, fumada, oral o intravenosa) y la aparición de HAPI12.
Basado principalmente en los resultados de este estudio, el uso de la metanfetamina se considera ahora un factor de riesgo 'muy probable" para el desarrollo de HAP.

1.4. HAP asociada
El término 'asociada" se utiliza cuando hay un aumento estadísticamente significativo en la incidencia de HAP en presencia de una condición predisponente. Debido a que el riesgo absoluto de los 'factores de riesgo" conocidos para la HAP es en general bajo, la susceptibilidad individual o la predisposición genética posiblemente desempeñen un papel importante.

1.4.1. HAP asociada a enfermedades del tejido conectivo
La HAP asociada a enfermedades del tejido conectivo (ETC) representa un subgrupo clínico importante, cuya prevalencia está bien establecida sólo para la esclerosis sistémica (ES). Dos recientes estudios prospectivos, utilizando la ecocardiografía como método de detección y el cateterismo cardíaco derecho para la confirmación, encontraron una prevalencia de HAP asociada a ES de entre el 7% y el 12%, y pronóstico notablemente peor que el de los pacientes con HAPI, a pesar del uso de modernas terapias13,14.
Es importante destacar que la HAP no es la única causa de HP en la esclerosis sistémica. La hipertensión pulmonar por fibrosis pulmonar15 y por disfunción diastólica izquierda no es infrecuente16, como también la afectación cardíaca primaria en el curso de la enfermedad17.
Estas observaciones subrayan la importancia de una evaluación completa cuando la HP aparece en el paciente con esclerodermia y la necesidad de cateterismo cardíaco derecho para confirmar el diagnóstico, clasificar con precisión su etiología y determinar el tratamiento adecuado.

1.4.2. HAP asociada a infección por VIH
La hipertensión arterial pulmonar es una complicación rara, pero bien establecida, de la infección por el VIH18. La prevalencia actual de la HAP asociada a VIH evaluada recientemente es de 1:1200 (0,46%)19 y no difiere de los datos epidemiológicos de la década de 1990, cuando el tratamiento con terapia antirretroviral altamente activa no estaba todavía disponible.
Las características clínicas, hemodinámicas e histológicas de la HAP asociada a VIH son similares a los observadas en HAPI.
El mecanismo para el desarrollo de la HP sigue siendo incierto. Las células endoteliales pulmonares carecen de receptores de membrana para facilitar el ingreso del VIH, por lo que no se encuentran virus o fragmentos de ADN en las biopsias. Se sospecha fuertemente una acción citotóxica indirecta del virus a través de segundos mensajeros, como citoquinas, factores de crecimiento, endotelina, o proteínas virales.
En un número considerable de casos, la normalización de la hemodinamia pulmonar se puede obtener con el tratamiento específico indicado en la HAP, lo que es muy poco frecuente en HAPI20.

1.4.3. HAP asociada a hipertensión portopulmonar
El desarrollo de HAP asociada con presión elevada en la circulación portal se conoce como hipertensión portopulmonar21,22. La hipertensión portal, más que la presencia de la enfermedad hepática subyacente, es el principal factor de riesgo determinante para el desarrollo de hipertensión portopulmonar.
Estudios hemodinámicos prospectivos han demostrado que el 2% al 6% de los pacientes con hipertensión portal tienen HP23. El cateterismo derecho es absolutamente obligatorio para el diagnóstico definitivo de hipertensión portopulmonar. Varios factores pueden aumentar la presión arterial pulmonar (PAP) en el marco de enfermedad hepática avanzada, por ejemplo: el alto flujo asociado con el estado circulatorio hiperdinámico, y el aumento de la presión capilar pulmonar (presión de enclavamiento o wedge) debido a la sobrecarga de líquidos y/o a la disfunción diastólica. La resistencia vascular pulmonar (RVP) suele ser normal en estos casos.
Los cambios patológicos en las arterias pequeñas parecen ser idénticas a las observadas en HAPI.
Un estudio multicéntrico reciente de caso-control identificó 2 factores de riesgo para el desarrollo de hipertensión portopulmonar: sexo femenino y hepatitis autoinmunes, mientras la infección por hepatitis C se asoció con un menor riesgo24.
Un gran estudio de cohorte sobre hipertensión portopulmonar mostró que el pronóstico a largo plazo se relaciona con la presencia y la gravedad de la cirrosis y de la función cardíaca25.

1.4.4. HAP asociada a cardiopatías congénitas
La hipertensión pulmonar es frecuente en los pacientes adultos con cardiopatía congénita (CC), sobre todo aquellos con grandes shunts sistémico-pulmonares, si no se tratan.
Muchos de ellos desarrollan algún grado de HAP incluso después de que el defecto cardíaco haya sido corregido con éxito. En estos casos no queda claro, si las lesiones vasculares pulmonares irreversibles estaban presentes antes de la intervención quirúrgica o si la enfermedad vascular pulmonar progresó a pesar de la corrección del defecto. Normalmente, una corrección temprana previene el desarrollo subsiguiente de la HAP.
La exposición persistente de la vasculatura pulmonar al aumento del flujo sanguíneo, así como al aumento de la presión, puede resultar en arteriopatía pulmonar obstructiva, lo que conduce a aumento de RVP que dará por resultado la inversión del shunt.
El síndrome de Eisenmenger representa la forma más avanzada de HAP asociada con enfermedad cardíacacongénita, con un primer gran cortocircuito sistémicopulmonar que induce enfermedad vascular pulmonar progresiva y la consiguiente HAP, posterior inversión de la dirección de la derivación, hipoxemia y cianosis central. Los cambios histopatológicos y biopatológicos observados en pacientes con HAP asociada a shunts congénitos sistémico-pulmonares, como la disfunción endotelial de las arteriolas pulmonares, son similares a los observados en las formas idiopáticas o asociadas de HAP.
La prevalencia de HAP asociada a shunts congénitos sistémico-pulmonares en Europa y América del Norte ha sido estimada entre 1,6 y 12,5 casos por millón de adultos, con un 25 a 50% de esta población afectada por el síndrome de Eisenmenger26.
En Dana Point, se decidió actualizar la clasificación anatómica y fisiopatológica de la CC con shunts sistémicospulmonares para proporcionar una información más detallada de cada condición, aunque resulta demasiado compleja para la práctica clínica. La clasificación clínica, de fácil manejo, reconoce 4 tipos (Tabla 5).


1.4.5. HAP asociada a esquistosomiasis
Otra modificación importante de la nueva clasificación es la inclusión en el grupo 1 de la HP asociada con la esquistosomiasis.
En la clasificación anterior, esta forma de HP estaba categorizada en el grupo 4, como HP debida a trombosis crónica y/o enfermedad embólica, ya que se pensaba que la obstrucción embólica de las arteriolas pulmonares por los huevos de schistosoma era el principal mecanismo responsable de HP.
Sin embargo, las publicaciones más recientes indican que la HP asociada con esquistosomiasis puede tener una presentación clínica similar a la HAPI27, hasta con desarrollo de lesiones plexiformes en la histología. El mecanismo de HAP en los pacientes con esquistosomiasis probablemente sea multifactorial. Puede incluir HPP, una frecuente complicación de esta enfermedad y la inflamación vascular local con formación de granulomas intra y extravasculares como resultado de la impactación de huevos de schistosoma, mientras que obstrucción mecánica por los huevos parece desempeñar un papel de menor importancia28.
La HAP asociada a la esquistosomiasis es frecuente en los países pobres en los que la infección es endémica, como la región nordeste de Brasil. Se estima que más de 200 millones de personas están infectadas con cualquiera de las 3 especies de schistosoma y que entre el 4% y el 8% de los pacientes desarrollarán enfermedad hepatoesplénica.
La prevalencia de HAP determinada por hemodinamia en pacientes con enfermedad hepatoesplénica fue de 4,6%, y la de hipertensión post-capilar de 3,0%, lo que refuerza la necesidad del estudio hemodinámico para el correcto diagnóstico de HAP en la esquistosomiasis29.

1.4.6. HAP asociada a anemia hemolítica crónica
La anemia hemolítica crónica clasificada en Venecia en el grupo 1 en 'otros", representa actualmente una nueva subcategoría de HAP. Desde entonces hay creciente evidencia de que la HAP es una complicación de las anemias hemolíticas crónicas hereditarias y adquiridas, incluyendo la enfermedad de células falciformes (ECF)30,31, talasemia32, esferocitosis hereditaria33, estomatocitosis34, y anemia hemolítica microangiopática35.
La hipertensión pulmonar se ha descripto con mayor frecuencia en pacientes con ECF con lesiones histológicas semejantes a las encontradas en HAPI, incluso las plexiformes; sin embargo, la prevalencia de HAP no está claramente establecida.
Se detectó HP por ecocardiografía entre el 9% y el 32% de los pacientes con ECF31, muchos de los cuales pueden ser falsos positivos de no confirmarse por cateterismo cardíaco derecho36. Una proporción sustancial de pacientes con ECF tiene hipertensión pulmonar venosa: 46% en un estudio de 26 pacientes con ECF e HP. Otros presentan un estado hiperquinético con elevación moderada de la presión arterial pulmonar media y resistencia vascular pulmonar normal37. Así, la prevalencia de HAP es sin duda mucho menor que el 32%.
Actualmente, se encuentran en curso estudios epidemiológicos de detección mediante ecocardiografía y confirmación hemodinámica directa con cateterismo derecho en todos los pacientes con sospecha de HP, para evaluar la prevalencia exacta de HAP en la ECF.
El mecanismo de HAP en ECF sigue siendo incierto. Una hipótesis probable es que como resultado de la hemólisis crónica se consuman altas tasas de óxido nítrico y se produzca un estado de resistencia a la bioactividad de óxido nítrico. En consecuencia, el GMPc de las células del músculo liso, un potente segundo mediador vasodilatador y antiproliferativo, no se activa.

Grupo 1'. Enfermedad venooclusiva pulmonar y/o hemangiomatosis capilar pulmonar

La enfermedad venooclusiva pulmonar (oclusión extensa y difusa de vénulas y venas pulmonares) y la hemangiomatosis capilar pulmonar (HCP) (proliferación capilar anormal) son dos entidades infrecuentes y difíciles de clasificar, pero reconocidas como causas de HP38.
En la clasificación de Evian, estas 2 entidades fueron puestas en 2 grupos diferentes, distintos de HAP4. Sin embargo, estudios patológicos mostraron que EVOP y HCP comprometen en forma similar el parénquima pulmonar (con hemosiderosis pulmonar, edema intersticial, y dilatación linfática) y las arteriolas pulmonares, con remodelado por fibrosis de la íntima e hipertrofia de la capa media.
Las similitudes en las características patológicas y de presentación clínica sugieren que estos trastornos pueden superponerse. En consecuencia, en la clasificación de Venecia, La EVOP y la HCP fueron colocadas juntas como un subgrupo de las HAP5.
La EVOP y la HCP fueron incluidas en el grupo 1, en primer lugar, porque los cambios histológicos en las pequeñas arterias pulmonares también se encuentran en HAP. En segundo lugar, las presentaciones clínicas de EVOP/HCP y de HAP son a menudo indistinguibles y no reconocidas antes de la muerte1. En tercer lugar, EVOP/HCP comparten con la HAP factores de riesgo similares que incluyen la esclerodermia39, la infección por el VIH40, y el uso de anorexígenos. En cuarto lugar, porque se han descripto casos familiares tanto para EVOP como para HCP38.
Por último, las mutaciones en BMPR2, el gen asociado con HAP familiar y HAPI, han sido documentadas en pacientes con EVOP41.
Dejar EVOP y HCP en conjunto en el mismo subgrupo se apoya también en un reciente estudio clinicopatológico42 de 38 muestras entre autopsias, biopsias quirúrgicas y neumonectomías de 35 pacientes diagnosticados con EVOP (n=30) o HCP (n=5). La HCP se identificó en 24 (73%) pacientes diagnosticados de tener EVOP, ya sea como focos perivenulares o afectación difusa del parénquima pulmonar. En 5 pacientes con diagnóstico de HCP, 4 mostraron los cambios característicos venosos y arteriales de EVOP. Estos hallazgos sugieren que la HCP podría ser un proceso angioproliferativo frecuentemente asociado con EVOP.
Sin embargo, aunque pueden presentarse de manera similar a HAPI, hay una serie de importantes diferencias como los crepitantes y dedos en palo de tambor en el examen, las opacidades en vidrio esmerilado, el engrosamiento septal y adenopatías mediastínicas en la TAC de tórax43,44, macrófagos cargados de hemosiderina en el lavado broncoalveolar45, y una menor capacidad de difusión de monóxido de carbono con marcada hipoxemia en pacientes con EVOP o HCP46. También el manejo clínico, la respuesta al tratamiento y el pronóstico de la EVOP/ HCP son bastante diferentes a la HAP.
Recientemente se compararon 24 pacientes con evidencia histológica de EVOP con o sin HCP y 24 pacientes seleccionados al azar con HAPI, HAP familiar, o asociada a anorexígenos46. Entre los 16 pacientes con HAP por EVOP que recibieron tratamiento específico principalmente con epoprostenol por vía intravenosa continua, o terapias orales con bosentan y bloqueantes de los canales de calcio, 7 (43,8%) desarrollaron edema pulmonar.
Dada la evidencia actual, se decidió que EVOP/HCP debe ser una clara categoría, pero no completamente separados de los HAP.
Por tanto, en la clasificación actual, EVOP/HCP son designadas como 1 prima (1').

Conclusiones

La clasificación actual de Dana Point (2008), sigue siendo una clasificación clínica de HP, y difiere de la clasificación de Venecia (2003) en detalles puntuales.
El propósito desde el Segundo Simposio Mundial de Evian (Francia) 1998, fue siempre agrupar formas de HP con fisiopatología, presentación clínica y tratamiento similar, facilitando este enfoque clínico la mejor atención de la patología.
Puntualmente, en las enfermedades del grupo 1, están presentes cambios patológicos equivalentes que obstruyen la microcirculación pulmonar y sugieren que el espectro de enfermedades asociadas a la HAP comparte procesos biopatiológicos.

Referencias bibliográficas

1. Simonneau G, Galiè N, Rubin L, et al. Clinical classification of pulmonary arterial hypertension. J Am Coll Cardiol 2004;43:S5-12.         [ Links ]

2. Rubin LJ. Primary pulmonary hypertension. N Engl J Med 1997;336:111-117.         [ Links ]

3. Hatano S, Strasser T. World Health Organization 1975 primary pulmonary hypertension. Geneva: WHO; 1975.         [ Links ]

4. Fishman AP. Primary pulmonary arterial hypertension: a look back. J Am Coll Cardiol 2004;43:S2-4.         [ Links ]

5. Bortman G. Presentación clínica y clasificación actual de la hipertensión arterial pulmonary. Insuf Card 2009; 4 (1): 27-32.         [ Links ]

6. Simonneau G, Robbins IM, Beghetti M, Channick RN, Delcroix M, Denton CP, et al. Updated clinical classification of pulmonary hypertension. J Am Coll Cardiol 2009;54;1(Suppl S):S43-54.         [ Links ]

7. Cogan JD, Pauciulo MW, Batchman AP, et al. High frequency of BMPR2 exonic deletions/duplications in familial pulmonary arterial hypertension. Am J Respir Crit Care Med 2006;174:590-598.         [ Links ]

8. Thomson JR, Machado RD, Pauciulo MW, et al. Sporadic primary pulmonary hypertension is associated with germ line mutations of the gene encoding BMPR-II, a receptor member of the TGF beta-family. J Med Genet 2000;37:741-745.         [ Links ]

9. Souza R, Humbert M, Sztrymf B, et al. Pulmonary arterial hypertension associated with fenfluramine exposure: report of 109 cases. Eur Respir J 2008;31:343-348.         [ Links ]

10. Walker AM, Langleben D, Korelitz JJ, et al. Temporal trends and drug exposures in pulmonary hypertension: an American experience. Am Heart J 2006;152:521-526.         [ Links ]

11. Chambers CD, Hernandez-Diaz S, Van Marter LJ, et al. Selective serotonin-reuptake inhibitors and risk of persistent pulmonary hypertension of the newborn. N Engl J Med 2006;354:579-587.         [ Links ]

12. Chin KM, Channick RN, Rubin LJ. Is methamphetamine use associated with idiopathic pulmonary arterial hypertension? Chest 2006;130:1657-1663.         [ Links ]

13. Hachulla E, Gressin V, Guillevin L, et al. Early detection of pulmonary arterial hypertension in systemic sclerosis: a French nationwide prospective multicenter study. Arthritis Rheum 2005;52:3792-3800.         [ Links ]

14. Mukerjee D, St George D, Coleiro B, et al. Prevalence and outcome in systemic sclerosis associated pulmonary arterial hypertension: application of a registry approach. Ann Rheum Dis 2003;62:1088-1093.         [ Links ]

15. Launay D, Mouthon L, Hachulla E, et al. Prevalence and characteristics of moderate to severe pulmonary hypertension in systemic sclerosis with and without interstitial lung disease. J Rheumatol 2007;34:1005-1011.         [ Links ]

16. de Groote P, Gressin V, Hachulla E, et al. Evaluation of cardiac abnormalities by Doppler echocardiography in a large nationwide multicentric cohort of patients with systemic sclerosis. Ann Rheum Dis 2008;67:31-36.         [ Links ]

17. Meune C, Avouac J, Wahbi K, et al. Cardiac involvement in systemic sclerosis assessed by tissue-Doppler echocardiography during routine care: a controlled study of 100 consecutive patients. Arthritis Rheum 2008;58:1803-1809.         [ Links ]

18. Mehta NJ, Khan IA, Mehta RN, Sepkowitz DA. HIV-related pulmonary hypertension: analytic review of 131 cases. Chest 2000;118:1133-1141.         [ Links ]

19. Sitbon O, Lascoux-Combe C, Delfraissy JF, et al. Prevalence of HIV-related pulmonary arterial hypertension in the current antiretroviral therapy era. Am J Respir Crit Care Med 2008;177:108-113.         [ Links ]

20. Degano B, Yaïci A, Le Pavec J, et al. Long-term effects of bosentan in patients with HIV-associated pulmonary arterial hypertension. Eur Respir J 2008;33:92-98.         [ Links ]

21. Hervé P, Lebrec D, Brenot F, et al. Pulmonary vascular disorders in portal hypertension. Eur Respir J 1998;11:1153-1166.         [ Links ]

22. Rodríguez-Roisin R, Krowka MJ, Hervé P, Fallon MB, on behalf of the ERS Task Force Pulmonary-Hepatic Vascular Disorders Scientific Committee. Pulmonary-hepatic vascular disorders. Eur Respir J 2004;24:861-880.         [ Links ]

23. Krowka MJ, Swanson KL, Frantz RP, McGoon MD, Wiesner RH. Portopulmonary hypertension: results from a 10-year screening algorithm. Hepatology 2006;44:1502-1510.         [ Links ]

24. Kawut SM, Krowka MJ, Trotter JF, et al. Clinical risk factors for portopulmonary hypertension. Hepatology 2008;48:196-203.         [ Links ]

25. Le Pavec J, Souza R, Herve P, et al. Portopulmonary hypertension: survival and prognostic factors. Am J Respir Crit Care Med 2008;178:637-643.         [ Links ]

26. Galiè N, Manes A, Palazzini M, et al. Management of pulmonary arterial hypertension associated with congenital systemic to pulmonary shunts and Eisenmenger's syndrome. Drugs 2008;68:1049-1066.         [ Links ]

27. Lapa MS, Ferreira EV, Jardim C, Martins Bdo C, Arakaki JS, Souza R. Clinical characteristics of pulmonary hypertension patients in two reference centers in the city of Sao Paulo. Rev Assoc Med Bras 2006;52:139-143.         [ Links ]

28. de Cleva R, Herman P, Pugliese V, et al. Prevalence of pulmonary hypertension in patients with hepatosplenic Mansoni schistosomiasis. Prospective study. Hepatogastroenterology 2003;50:2028-2030.         [ Links ]

29. Lapa M, Dias B, Jardim C, et al. Cardio-pulmonary manifestations of hepatosplenic schistosomiasis. Circulation 2009;119:1518-1523.         [ Links ]

30. Castro O, Hoque M, Brown BD. Pulmonary hypertension in sickle cell disease: cardiac catheterization results and survival. Blood 2003;101:1257-1261.         [ Links ]

31. Gladwin MT, Sachdev V, Jison ML, et al. Pulmonary hypertension as a risk factor for death in patients with sickle cell disease. N Engl J Med 2004;350:886-895.         [ Links ]

32. Aessopos A, Stamatelos G, Skoumas V, Vassilopoulos G, Mantzourani M, Loukopoulos D. Pulmonary hypertension and right heart failure in patients with beta-thalassemia intermedia. Chest 1995;107:50-53.         [ Links ]

33. Smedema JP, Louw VJ. Pulmonary arterial hypertension after splenectomy for hereditary spherocytosis. Cardiovasc J Afr 2007;18:84-89.         [ Links ]

34. Jaïs X, Till SJ, Cynober T, et al. An extreme consequence of splenectomy in dehydrated hereditary stomatocytosis: gradual thrombo-embolic pulmonary hypertension and lung-heart transplantation. Hemoglobin 2003;27:139-147.         [ Links ]

35. Stuard ID, Heusinkveld RS, Moss AJ. Microangiopathic hemolytic anemia and thrombocytopenia in primary pulmonary hypertension. N Engl J Med 1972;287:869-870.         [ Links ]

36. Parent F, Egels S, Stzrymf B, et al. Haemodynamic characteristics of patients with sickle cell disease and suspected pulmonary hypertension on the basis of a tricuspid regurgitation jet velocity _2.5 m/s on Doppler echocardiography. Eur Respir J 2006;28:544s.         [ Links ]

37. Anthi A, Machado RF, Jison ML, et al. Hemodynamic and functional assessment of patients with sickle cell disease and pulmonary hypertension. Am J Respir Crit Care Med 2007;175:1272-1279.         [ Links ]

38. Montani D, Price LC, Dorfmüller P, et al. Pulmonary venoocclusive disease. Eur Respir J 2009;33:189-200.         [ Links ]

39. Dorfmüller P, Humbert M, Perros F, et al. Fibrous remodeling of the pulmonary venous system in pulmonary arterial hypertension associated with connective tissue diseases. Hum Pathol 2007;38:893-902.         [ Links ]

40. Escamilla R, Hermant C, Berjaud J, Mazerolles C, Daussy X. Pulmonary veno-occlusive disease in a HIV-infected intravenous drug abuser. Eur Respir J 1995;8:1982-1984.         [ Links ]

41. Runo JR, Vnencak-Jones CL, Prince M, et al. Pulmonary venoocclusive disease caused by an inherited mutation in bone morphogenetic protein receptor II. Am J Respir Crit Care Med 2003;167:889-894.         [ Links ]

42. Lantuejoul S, Sheppard MN, Corrin B, Burke MM, Nicholson AG. Pulmonary veno-occlusive disease and pulmonary capillary hemangiomatosis: a clinicopathologic study of 35 cases. Am J Surg Pathol 2006;30:850-857.         [ Links ]

43. Resten A, Maitre S, Humbert M, et al. Pulmonary hypertension: CT of the chest in pulmonary venoocclusive disease. AJR Am J Roentgenol 2004;183:65-70.         [ Links ]

44. Dufour B, Maitre S, Humbert M, Capron F, Simonneau G, Musset D. High-resolution CT of the chest in four patients with pulmonary capillary hemangiomatosis or pulmonary venoocclusive disease. AJR Am J Roentgenol 1998;171:1321-1324.         [ Links ]

45. Rabiller A, Jaïs X, Hamid A, et al. Occult alveolar haemorrhage in pulmonary veno-occlusive disease. Eur Respir J 2006;27:108-113.         [ Links ]

46. Montani D, Achouh L, Dorfmüller P, et al. Pulmonary venoocclusive disease: clinical, functional, radiologic, and hemodynamic characteristics and outcome of 24 cases confirmed by histology. Medicine (Baltimore) 2008;87:220-233.         [ Links ]