SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.4 número4Presentación de Olivar III: Olivar y el hispanismo argentinoOfelia Kovacci: In memoriam índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Olivar

versión On-line ISSN 1852-4478

Olivar vol.4 no.4 La Plata jul./dic. 2003

 

Hugo W. Cowes (1915- 2001) In memoriam

 

Raquel Macciuci

Universidad Nacional de La Plata

 

En el mes de agosto del año 2001 la Facultad de Humanidades recibió con sorpresa y pesar la noticia del fallecimiento del Dr. Hugo W. Cowes. Para las numerosas promociones de alumnos que estudiaron en esta Casa desde los tiempos de la normalización de la Universidad, al final de la Dictadura Militar, hasta el presente, la carrera de Letras aparece indisolublemente ligada al nombre de Hugo Cowes, a su talla intelectual, moral y humana. Su sabiduría y su socrática disposición a la enseñanza, unidas a una proverbial cordialidad, lo convirtieron en un solicitado maestro, incansable en su semanales travesías desde Buenos Aires a nuestra ciudad. Sarmientinas travesías, realizadas contra viento y marea a lo largo de los años. Poco lograron los colegas más cercanos que le aconsejaron una tregua cuando disimulaba tenazmente -con británica impasibilidad- el malestar físico que lo empezó a asediar en su último curso académico.

Se había formado en la Universidad de Buenos Aires, en el ámbito riguroso del Instituto de Filología y Literaturas Hispánicas "Amado Alonso". Después de la Noche de los bastones largos se trasladó a los Estados Unidos, invitado por la Universidad de Illinois, donde enseñó durante más de diez años en el Departamento de Literatura Española. A su regreso fue profesor en la Universidad del Comahue, antes de iniciar, en 1986, su etapa en la Universidad Nacional de La Plata.

El nombre de Hugo Cowes constituye la principal articulación entre Olivar y el marco académico e institucional del Centro de Teoría y Crítica Literaria, del que fue anticipado promotor y actor imprescindible desde su fundación en 1993. Como se recordó en el primer número de Olivar, la génesis de esta revista es inseparable del desarrollo del Centro en el cual se inscribe y de la experiencia acumulada por Orbis Tertius, publicación pionera de este centro de investigación, cuyos primeros ocho números estuvieron bajo la dirección del recordado profesor.

Pero existe una razón más señalada aún para darle un lugar en estas páginas: Hugo Cowes fue un gran amante de la literatura española. Entre las muchas sociedades académicas y profesionales de las cuales participó, merece recordarse que integró el grupo fundador de la Asociación Internacional de Hispanistas. Desde su tesis doctoral sobre la obra dramática de Pedro Salinas, numerosos escritores españoles transitaron sus clases, conferencias y trabajos especializados sobre teoría literaria. A partir del desarrollo de una escrupulosa línea de reflexión en torno al problema del referente, revisado a la luz de las nuevas concepciones que el giro epistemológico en el campo de las ciencias sociales impuso en los estudios de la disciplina, sus lecturas devinieron nuevas aproximaciones a los clásicos y contemporáneos. En sus trabajos críticos, el pensamiento de acendradas personalidades del saber teórico -Dilthey, Amado Alonso- unido al de figuras más contemporáneas, como Paul Ricoeur, Hayden White, Jacques Derrida... dan luz a sutiles lecturas de Cervantes, Unamuno, Galdós, San Juan de la Cruz o Jorge Guillén entre otros, en original diálogo con Rubén Darío, Borges, Hölderlin, en un universo ajeno a las fronteras curriculares más institucionalizadas.

Hugo Cowes, profesor universitario. In memoriam ; en la memoria: sazonando fecundas charlas con sus colegas de San Juan de Puerto Rico, Buenos Aires, Salamanca... Dictando clases en improvisadas cafeterías donde sorprendidos parroquianos se suman entusiastas a los incondicionales estudiantes... Buscando por siempre nuevos autores del Quijote.