SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número14La lengua gauchesca en sus orígenesPanamericanismo, hispanidad, nacionalismo argentino: dos escenas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Olivar

versión On-line ISSN 1852-4478

Olivar vol.11 no.14 La Plata ene./jun. 2010

 

ARTÍCULOS

Bicentenario, identidad y cambio lingüístico: el sistema verbal de referencia temporal futura en San juan, Argentina, durante el siglo XIX

Silvana Elizabeth Alaníz

Universidad Nacional de San Juan

Resumen
En este trabajo enmarcado en la teoría funcional variacionista que relaciona forma, motivación y cultura, pretendemos mostrar cómo el hablante del siglo XIX en San Juan, Argentina, alterna en sus cartas familiares formas lingüísticas sintéticas y perifrásticas para referenciar el futuro, según sus propósitos comunicativos. El corpus, constituido por cartas escritas entre 1837 y 1889, se inserta en el "siglo de las independencias políticas y las creaciones de los nuevos estados, en que comienza a gestarse la lucha por la identidad en América Latina" (Majfud, 2002). Consideramos que las construcciones alternantes no equivalen entre sí sintáctica, semántica ni pragmáticamente, siendo favorecidas por ciertos parámetros, de los cuales analizamos aquel por el cual creemos entró la innovación de la perífrasis "ir a + infinitivo". Adherimos al hecho de que "las explicaciones funcionales de los cambios lingüísticos no excluyen, sino que implican, las explicaciones culturales" (Coseriu, 1977). Esta aproximación pragmática al uso lingüístico exige un análisis cualitativo y cuantitativo a la vez. "Importará no sólo qué estructuras contiene la lengua, sino también, cuándo se recurre a ellas y, sobre todo, cuánto se recurre cuándo a qué estructura" (García, 1995).

Palabras Clave: Variación; Motivación; Cultura.

Abstract
In this work framed within the functional variacionist theory that relates form, motivation and culture, we want to show how the XIX century native speaker of Spanish in San Juan, Argentina, alternates between synthetic and periphrastic devices to refer to future time according to their communicative purposes. The corpus consists of family letters written between 1837 and 1889, in the 'century of political independencies and the creation of new states, in which the fight for Latin American identity begins' (Majfud, 2002). We consider that these alternate constructions are not equivalent syntactically, semantically nor pragmatically, their use being favoured by certain parameters. Of these parameters, we analyze the one through which, we believe, the periphrastic innovation "ir a + infinitivo" started. We adhere to the fact that 'the functional explanations of linguistic change do not exclude but imply cultural explanations' (Coseriu, 1977). This pragmatic approximation to linguistic use demands at the same time a qualitative and quantitative analysis. It will not only matter what structures language contains, but also when we recur to them, and above all, how much we use when and what structure' (García, 1995).

Keywords: Variation; Motivation; Culture.

1. Introducción

Este trabajo es parte de una investigación mayor y, ante la temática general en que lo enmarcamos, el Hispanismo ante el Bicentenario, decidimos comentar el estudio de la alternancia de la formas respecto del sistema verbal futuro registrado en cartas familiares escritas entre 1857 y 1888, por sanjuaninos de la República Argentina, para mostrar el surgimiento de una nueva forma perifrástica relacionada con una nueva realidad histórica, política y cultural. Los escribientes, en sus cartas privadas, usan tres formas en alternancia: futuro en -ré (viajar-é); futuro haber de + infinitivo (he de viajar), y futuro ir a + infinitivo (voy a viajar), cuando necesitan referirse a un tiempo aún no vivido, el futuro, tiempo que en el contexto del siglo XIX se relaciona con las ansias de Independencia cultural y la constitución de la nación Argentina. Durante el siglo XIX, el siglo de las independencias políticas y las creaciones de los nuevos estados, comienza a gestarse la "lucha por la identidad" en América Latina. Esta fue, en gran medida, una lucha dialéctica (Majfud, 2002) que los historiadores han podido referenciar justamente a través del género epistolar. Mientras los textos de viajes semiotizan el paisaje e interpretan el accidente espacial, el género epistolar, al menos en la situación del exilio, recupera el lugar simbólico de una reunión feliz que el presente niega.
La Etnopragmática es la teoría desde la cual abordamos el corpus y aplicamos la metodología; por tanto consideramos que las tres formas en alternancia no son equivalentes sintáctica, semántica ni pragmáticamente sino que al emerger del discurso -motivadas por las necesidades comunicativas del hablante y desde su propia subjetividad-, constituyen un continuum de posibilidades que consideramos referencialmente equivalentes (Martínez, 2009). No surgen desde la práctica discursiva de manera azarosa sino en función de la búsqueda del éxito comunicativo por parte del emisor y la inferencia del receptor; ya que la teoría desde la cual nos aproximamos al corpora enfatiza el abordaje de la lengua en uso y el esfuerzo de ambos sujetos discursivos en interacción (Huffman, 2001).

2. Desarrollo

Para el estudio nos centramos en la carta privada en tanto género discursivo, lo cual implica interpretarla como práctica discursiva en una relación dialéctica con el contexto histórico y político (Arnoux, 2008). La carta, además, es el único medio de comunicación del siglo XIX, momento histórico en el que la propia fisonomía de la Argentina sitúa a los hablantes en medio de extensas distancias espaciales que propician, a su vez, la percepción de la dimensión temporal de manera más dilatada aún. Por lo tanto, en las formas de futuro legitimadas por el uso, hay un significado y una función específica para cada una de ellas.
Así vemos en los siguientes ejemplos:

"[...] todavía no conozco, este Buenos Aires, pero yo no me intereso en conocerlo todo porque qreo que me boi a qedar por algún tiempo [...] Dispensen el laconismo con que les escribo pero después será un poco mas largo, damele las expreciones a Don Pedro i todos los de casa a Polinise tambien que si puedo le ede escribir mañana aunque qreo difícil. (Pedro Zaballa, 1857).
Te espantaría saber el número de cartas que he escrito, las instrucciones de veinte páginas, las disertaciones de cincuenta sobre las fiestas de San Juan, que me propongo hacer de fomento de la educación, pues no hemos de dejar de ser independientes...
No tendré tiempo de saber si se adoptan del todo o en parte mis indicaciones... En último caso cuchillos de mesa, encabados en cabos de lancitas para ser más expeditiva la cosa. [...] Este año va a ser inmensa la concurrencia. Se construyen tres hoteles en la vía Morras, en lugares deliciosos, privilegiados.
Escríbeme sobre lo que sea la realidad sobre San Juan. Expresiones a casa, tu abuelo. (Sarmiento, junio de 1888)
[...] En la música me va bien me faltan 3 mapas para tocar el Carnaval de Venecia la 1ª piecita del método, me dice la profesora que el método que me mandaste ya lo voi a concluir porque es la 1ª parte, que ya necesitaré la segunda. (Cesárea Garramuño, 1883)

El futuro sintético o morfológico "viajar-é", proviene de la gramaticalización del verbo habeo que progresivamente y a través de sucesivas contracciones fónicas, fue reduciéndose y debilitándose semánticamente hasta configurar el morfema que unido a la raíz del verbo, dio origen al futuro romance. En la época focalizada, este futuro de formación romance ocupa la mayor parte de los contextos lo cual explica la alta frecuencia de uso, tal como podemos ver en la siguiente tabla, donde mostramos la distribución de las formas relevadas en las cartas:

Total de futuros en alternancia 372
Total de futuros sintéticos 270
Total de futuros haber de + infinitivo 44
Total de futuros ir a + infinitivo 58

Como observamos, el mayor número de ocurrencias corresponde al futuro ya descripto; con un número notablemente menor, nos encontramos con las otras dos formas con las que alterna, perifrásticas ambas, es decir, construidas con un verbo auxiliar en presente (haber / ir) en combinación con una preposición (de / a) a lo que se suma el infinitivo del verbo que aporta el significado de la acción; ahora bien, el valor de temporalidad futura surge de toda la perífrasis. Si bien cronológicamente dichas estructuras coexisten porque alternan en la época aludida, no ingresaron en el sistema verbal al mismo tiempo. El futuro haber de + infinitivo reviste la modalidad de obligatoriedad; se desarrolla tempranamente y data de los siglos XV, XVII y XVIII representando en los discursos una relación verticalista de opresor- oprimido; rey- súbditos.
Ahora bien, al comparar las formas entre sí, especialmente las perifrásticas y conociendo que una de ellas es la innovadora, nos preguntamos qué necesidades pragmáticas llevaron al hablante del siglo XIX a rescatar o a actualizar desde la sustancia semántica una tercera forma; evidentemente su realidad histórica -revolución, ruptura con España, ansias de emancipación cultural- y el desafío a futuro que ello le requiere en su circunstancia vital. En dicho contexto era conveniente buscar una forma distinta con la cual el intelectual pudiera involucrarse en los destinos de la nación y hacer del futuro, un presente. La forma considerada innovadora tiene como núcleo un verbo de valor no existencial, sino de valor pleno (ir) que implica un desplazamiento espacial y metafóricamente resuelto por el hablante como un desplazamiento temporal. El matiz que alcanza la perífrasis dista mucho de la obligación y se acerca al compromiso personal, tal como podemos leer en el ejemplo:

[...] Vamos a emprender una nueva cruzada para evitar que la tierra sea con la vida infeliz un sepulcro para el hombre. Trabajaremos por la felicidad común. Aunque ya me queda poco caudal, voy a suscribirme. (Domingo F. Sarmiento, 1887, carta 33)

Tales consideraciones cualitativas no pueden quedar en el mero comentario dentro de la Etnopragmática; la propia teoría aporta una metodología que le permite al investigador trabajar con rigor científico; de allí que a la intuición se sume la estadística, o sea que, a estas afirmaciones hay que demostrarlas cuantitativamente. De todas las variables analizadas, elegimos para este trabajo, aquella por la cual creemos entró la forma innovadora; así pues según nuestros datos la puerta de acceso fue la primera persona gramatical del singular. Vistas las tendencias generales y, especialmente comprobando que el plural no es representativo por los bajos porcentajes que alcanza para las formas en pugna, es decir, las perifrásticas, tal como podemos leer en la tabla 1:

Tabla 1. Distribución y análisis de los datos según las variables singular/ plural aplicadas a la categoría deixis de persona gramatical en el corpus analizado.

O.R.: Fut. inn. / Fut. haber de + inf: (50.13): (8.31) = 2.62
O.R.: Fut. inn/ fut. en ré: (50.54): (8.216) = 1.56
χ2 Fut. inn. / Fut. haber de + inf = 3.89- df. 1, p < 0.05
χ2 Fut. inn/ fut. en ré = 1.31 - df. 1, p < 0.20

La aplicación de fórmulas estadísticas lo demuestra. Además, pensamos que los resultados respecto del plural como variable se deben a que, en realidad, éste no es significativo dentro de la situación de enunciación ya que, tal como afirma Maingueneau (2004), la categoría de plural entendida como suma de unidades discretas no es pertinente pues el nosotros no se entiende como un yo más otros yo y así sucesivamente, sino como un yo más un Uds., como por ejemplo en el caso del nosotros inclusivo. Delimitada pues la categoría a trabajar, y en vías de encontrar los pares mínimos que nos permitan llegar concretamente a visualizar la puerta de acceso de la innovación en cuestión, pensamos que un camino viable es resolver como variables independientes el par persona/no persona y si esto resultara significativo, convendría desplegar para el análisis la variable persona, a través del par mínimo primera persona/segunda persona.
Procedemos entonces, a la interpretación de la tabla 2. Entendiendo por no persona a la tercera persona singular, ya que no es capaz de asumir la responsabilidad de la enunciación, y considerando persona a la primera y segunda, podemos leer que la variable persona favorece el uso del futuro ir a +infinitivo alcanzando una frecuencia del 25%, frente a la no persona con la que sólo arriba a un 8%.

Tabla 2. Distribución y análisis de la variable persona/no persona en las tres formas de futuro en alternancia.

Totales 167 (100%) 130 (100%) 297
O.R.: Fut. inn. / Fut. haber de + inf: (40.25): (10.6) =16,6
O.R.: Fut. inn/ fut. en ré: (40.95): (10.121) = 3,14
χ2: Fut. Inn. /Fut haber de= 30,66, df. 1, p < 0.00001
χ2 Fut. Inn. /Fut en -ré= 9,67, df. 1, p <01

En cuanto al futuro haber de + infinitivo, su uso se correlaciona especialmente con la variable no persona alcanzando una frecuencia del 19% mientras que cuando el hablante lo usa con la otra variable, alcanza resultados exiguos, un 3%. Si comparamos ambas variables dependientes - los dos futuros perifrásticos-, podemos inferir que al correlacionarse con las independientes consideradas, se distribuyen de manera inversamente proporcional entre sí, relación que nos muestra cómo ambas formas se encuentran en una lucha de fuerzas; una por perdurar y no perderse y la otra, por permanecer y extenderse en el uso. Son las necesidades pragmático-semánticas de los hablantes las que definirán, con el correr del tiempo, los destinos de ambas, pero en el siglo que nos compete, se encuentran en la situación descripta.
El futuro sint ético ocupa, como en otros casos, ambos contextos en una distribución regular y proporcional: 72% de frecuencia cuando el hablante lo usa con el contexto persona y 73% con la no persona, datos estadísticos que confirman una vez más, la situación de amplitud contextual y libertad distribucional atribuible al futuro que surgió como innovador en el latín vulgar, frente al amabo del latín clásico y que, en el siglo XIX, abarca todos los contextos lingüísticos. Además, la aplicación de las fórmulas estadísticas confirman la hipótesis.
Como anunciamos anteriormente, y siguiendo un razonamiento l ógico para poder llegar al núcleo de nuestra intuición, que atribuye la innovación a la primera persona gramatical del singular, aplicamos las variables independientes primera persona/segunda persona a la categoría persona arriba resuelta. De lo propuesto, resulta:

Tabla 3. Análisis de las variables independientes 1ª persona /2ª persona

Totales 114 53 167
O.R.: Fut. inn. / Fut. haber de + inf: (33.1): (7.5) = 0.94
O.R.: Fut. inn/ fut. en ré: (33.45:7.76) = 2.79
χ2= 5,23, df. 1, p <02

Al aplicar la metodología estadística con el fin de testear la amplitud de la variable y los resultados correspondientes, obtuvimos resultados negativos en la correlación futuro innovador- futuro "haber de + infinitivo" ya que odds ratio resulta menor que 1 (0,94) por lo que, en relación con el cuadro anterior podemos afirmar que este futuro tan especializado en sus contextos, se agota en la variable no persona, razón por la cual nos remitimos a interpretar la variable 1ª persona/2ª persona en la distribución entre el futuro "ir a + infinitivo" y el futuro sintético que alcanza -de la aplicación de la fórmula- un resultado del 2,79. En cuanto a la posibilidad de que esta variable siga vigente si continuamos midiendo dicha relación con más casos, también resulta positiva.
De la lectura de los datos se hace evidente que continúa siendo la primera persona gramatical el contexto que propicia el uso del futuro ir a + infinitivo, alcanzando en dicho sentido la mayor frecuencia de uso (29%). El otro contexto, segunda persona gramatical, alcanza un valor muy bajo en relación con la innovación (13%); en cuanto al futuro sintético continúa presentando resultados distribuidos equilibradamente entre ambos contextos, a saber: 67% en relación con la 1º persona, y 85% con la segunda.
Verificamos así nuestra prehipótesis y afirmamos que es la primera persona del singular, la que propicia el uso del futuro innovador y sería a través de este parámetro que se habría iniciado el cambio lingüístico en marcha hacia la primera mitad del siglo XIX.

3. Conclusiones

Atendiendo al objetivo inmediato planteado ya en la introducción, demostramos que el sistema lingüístico de temporalidad futura correspondiente al siglo XIX, con el que cuenta el hablante como repertorio de selección, está constituido por tres formas no equivalentes entre sí sintáctica, semántica ni pragmáticamente y se organizan constituyendo un continuum categorial de gradación creciente, según el grado de compromiso asumido por la voz del emisor. En tal sentido, e integrando el foco de la categoría en cuestión -que se caracteriza por una mayor estabilidad histórica- se ubica el futuro sintético, con un grado cero de compromiso; una posición intermedia la ocupa el futuro analítico haber de + infinitivo, relacionado sobre todo con la modalidad de obligación; y en la cúspide de la serie -coincidente con los márgenes de la categoría, zona propicia para la innovación-, alcanzando el máximo grado compromisorio, la forma perifrástica innovadora ir a + infinitivo.1 De tal serie, el hablante selecciona la forma que más conviene a sus propósitos comunicativos y las usa de manera tal que, en las cartas, constituyen verdaderas estrategias de manipulación y persuasión para con el "otro" y el mundo público compartido.
Este uso alternante de las formas, con una innovación en curso de características ya descriptas, se inscribe en el siglo XIX latinoamericano a la luz de sus cambios culturales; es un siglo de grandes búsquedas, ensueños y ambiciones, pero también de manifiestos utópicos abrazados por los intelectuales de aquel momento.2 Dichos hablantes, imbuidos aún de la memoria de la independencia propician desde su "yo", cambiar el mundo y, abandonando viejos modelos hispánicos -de una fuerte relación vertical o dependiente, relacionado más con el "haber de + infinitivo"-, proponen tal como lo hace Sarmiento3 la construcción de un mundo de civilización o progreso, en el que se sienten totalmente involucrados y por lo tanto necesitan traer a su presente aquello que es sólo un proyecto. La búsqueda de la independencia cultural, implicó la búsqueda de un nuevo paradigma en el que se planteaba el problema de la forma en relación con la constitución de las nacionalidades latinoamericanas y cuyas respuestas aparecen determinadas en dos posturas divergentes, la del futuro y la del pasado que se han dado en llamar, el discurso liberal versus el discurso conservador. Creemos que es en el discurso liberal donde se propicia la innovación y el cambio; la necesidad pragmática de intentar regular el progreso-futuro estimula, promueve y posibilita la existencia de tres futuros en un continuum cuya periferia es ocupada por una nueva forma más cercana al presente; el futuro innovador es una posibilidad.

Notas

1 Al respecto Company (2003) comenta que todo proceso diacrónico se constituye en un continuum evolutivo paralelo al continuum categorial sincrónico, por el hecho de que las formas lingüísticas avanzan con el transcurso del tiempo a contextos menos favorables o prototípicos. En nuestro trabajo hemos demostrado que la innovación se da en la periferia, dado que la perífrasis ir a + infinitivo ocupa el lugar más alejado del prototipo en el siglo XIX o futuro en -ré.

2 Ana María Stuven V, citada por Elvira Narvaja de Arnoux (2008: 8), dice: "[...] Todos ellos tenían la relación política y cultural con la Madre Patria como referente necesario, fuera para emularla o rechazarla. La creencia en el progreso como destino moldeaba su pensamiento y su reflexión; el cambio y la transición que conduce a él, era inspiración de todo un debate".

3 Arturo Roig (1981: 234-238), organizando los discursos dentro de la filosofía-política latinoamericana establece dos categorías discursivas, la del pasado y la del futuro y respecto de ésta habla de uno de los modelos encarnado por Sarmiento: "Él, en persona, se consideró como un modelo y su interés en alabar los casos de vidas ejemplares de otros ciudadanos de su tiempo, dentro de un declarado plutarquismo que en su momento denunció Alberdi, era una confirmación de que se entendía como representante acabado de un grupo social americano del cual habría de derivar el progreso y la civilización. Si ese futuro tenía alguna posibilidad, ello se debía a que de alguna manera era ya un presente".

Bibliografía

1. Arnoux, Elvira, 2008. Los discursos sobre la nación y el lenguaje en la formación del Estado (Chile, 1842-1862). Estudio glotopolítico, Buenos Aires: Santiago Arcos editor, 7-197.         [ Links ]

2. Castillo, Darcie Doll, 2002. "La carta privada como práctica discursiva: Algunos rasgos característicos", Revista Signos, 35: 51-52, 33-57. http://www.scielo. cl/scielo. php?script=sci-arttext&pid=S07183420 02005100003&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0718-0934¡         [ Links ]

3. Company, Concepción, 2003. "La gramaticalización en la historia del español", Medievalia, 35: 3-61 (Número monográfico "Gramaticalización y cambio sintáctico en la historia del español"         [ Links ]).

4. Coseriu, Eugenio, 1957/1977. "Sobre el futuro romance", en Revista Brasileira de Filologia, III: 1, 1-18.         [ Links ]

5. García, Erica, 1995. "Frecuencia (relativa) de uso como síntoma de estrategias etnopragmáticas", en Lenguas en contacto en Hispanoamérica. Nuevos enfoques, Klaus Zimmermann (ed.), Madrid: Iberoamericana, 51-72.         [ Links ]

6. Huffman, Allan, 2001. "The linguistics of William Diver and the Columbia school", Word Journal of the International Linguistic Association, 52: 1, 29-68.         [ Links ]

7. Majfud, J., 2005. "Bosquejo de la construcción de América Latina", en Araucaria, Revista Iberoamericana de Filosofía, Política y Humanidades, 13. http://redalyc. uaemec. mx/redaly/pdf/282/28261309.         [ Links ]

8. Mainguenau, Dominique, 2004. Análise de textos de Comunicaçao, São Paulo: Cortez.         [ Links ]

9. Martinez, Angelita, 2009. "Seminario de Tesis. Metodología de la investigación lingüística: el enfoque etnopragmático", en Escritura y producción de conocimiento en las carreras de posgrado, Elvira Arnoux (dir.), Buenos Aires: Santiago Arcos editor, 259-286.         [ Links ]

10. Roig, Arturo, 1981. Teoría y crítica del pensamiento latinoamericano, México: Fondo de Cultura Económica, cap. XIII.         [ Links ]

11. Rolón, A. y Saint-André, E., 2001. "Manipulación en el discurso" en Estrategias de Manipulación y Persuasión, San Juan: effha.         [ Links ]