SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número135Cuantificacion de huevo en fideos secos según metodo electroforético (SDS PAGUE) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Diaeta

versión On-line ISSN 1852-7337

Diaeta vol.29 no.135 Ciudad Autónoma de Buenos Aires abr.jun. 2011

 

RESÚMENES

Resúmenes
Journal of American Dietetic Association (JADA)
Junio 2011

 

Patrón dietario vegetariano como enfoque nutricional para el control de peso: Un Análisis de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 1999-2004

Bonnie Farmer, MS, RD; Brian T Larson., PhD, Víctor L. Fulgoni III, PhD, Alice J. Rainville, PhD, RD, George U. Liepa, PhD

Resumen

Introducción: estudios de base poblacional han demostrado que los vegetarianos tienen un menor índice de masa corporal que los no vegetarianos, lo que sugiere que los planes de dieta vegetariana se pueden utilizar para el control de peso. Sin embargo, existe una percepción de que las dietas vegetarianas son deficientes en ciertos nutrientes. Objetivo: comparar la calidad de la dieta de los vegetarianos, los no vegetarianos y personas que hacen dieta y probar la hipótesis de que una dieta vegetariana no pone en peligro la ingesta de nutrientes cuando se utiliza para controlar el peso corporal. Metodología: se realizó un estudio transversal - Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (1999-2004) - con datos dietéticos y antropométricos. La calidad de la dieta se determinó usando el índice 2005 de Alimentación Saludable del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Participaron adultos a partir de los 19 años, con exclusión de mujeres embarazadas y lactantes (N = 13.292). Las dietas lacto-ovo vegetarianas se representaron por medio de ingestas de participantes que no comieron carne, pollo o pescado en el día de la encuesta (n = 851). Las dietas para bajar de peso se representaron por medio de ingestas de participantes que consumieron 500 kcal menos que sus requerimientos de energía estimada (n = 4.635). El consumo promedio de nutrientes y los índices de masa corporal se ajustaron a la energía, el sexo y origen étnico. Se utilizó un análisis de varianza para comparar a todos los vegetarianos con los no vegetarianos, a los vegetarianos a dieta con los no vegetarianos a dieta, y a los vegetarianos que no estaban a dieta con los no vegetarianos que no estaban a dieta. Resultados: el consumo promedio de fibra, vitaminas A, C y E, tiamina, riboflavina, ácido fólico, calcio, magnesio y hierro fue más alto en los vegetarianos que en los no vegetarianos. A pesar de que la ingesta de vitamina E, vitamina A, y magnesio en los vegetarianos fue superior a la de los no vegetarianos (8,3 ± 0,3 vs 7,0 ± 0,1 mg, 718 ± 28 vs 603 ± 10 mg, 322 ± 5 vs 281 ± 2 mg), ambos grupos tuvieron ingestas inferiores a las deseadas. La puntuación del índice de Alimentación Saludable no difirió en los vegetarianos en comparación con los no vegetarianos (50.5 ± 0.88 vs 50.1 ± 0.33, P = 0,6). Conclusiones: estos hallazgos sugieren que las dietas vegetarianas son densas en nutrientes, congruentes con los lineamientos dietéticos, y se pueden recomendar para el control de peso sin comprometer la calidad de la dieta.

La identificación de proteínas que influyen en la ingesta de energía pueden afectar la pérdida de peso involuntaria en personas de edad avanzada

Catherine M. Wernette, PhD, Douglas B. White, PhD; Claire Zizza A., PhD, RD

Resumen

Pasados los 70 - 75 años de edad, el peso corporal promedio disminuye tanto en personas enfermas como sanas debido a una pérdida de apetito que redunda en una disminución de energía y pérdida de grasa corporal y tejido muscular magro. La llamada anorexia del envejecimiento predispone a las personas mayores a una continua pérdida de peso patológico y a la malnutrición, causas principales de morbilidad y mortalidad. Los profesionales de la salud deben tener en cuenta los múltiples factores involucrados en la anorexia del envejecimiento para ayudar a los adultos mayores a prevenir la pérdida de peso involuntaria. Los factores psicológicos, sociales y culturales son importantes; sin embargo, aquí vamos a poner énfasis en los factores fisiológicos porque no están bien comprendidos y hacen que para la mayoría de las personas sea difícil cambiar su peso corporal. Las monoaminas, las hormonas esteroides (glucocorticoides y mineralocorticoides), los endocanabinoides y las proteínas influyen en el peso corporal. Esta reseña es un análisis de las proteínas del cerebro, el páncreas, el tejido adiposo y el tracto gastrointestinal que se sabe afectan la ingesta de energía y el balance energético, y la intención está puesta en identificar aquellos factores que cambian con la edad. Los artículos incluidos en esta reseña se obtuvieron de una base de datos PubMed y se usaron palabras clave como ratón O rata O humano Y de edad O envejeciendo O más viejo O más anciano Y adulto Y anorexia O "pérdida de peso involuntaria", así como las proteínas individuales mencionadas, como así también las listas de referencias de esos artículos. Los resultados revelan que algunas proteínas pueden ser importantes en el desarrollo de la pérdida de peso involuntaria en personas de edad avanzada, mientras que otras pueden no tener importancia. Sin embargo, muchas de las proteínas que posiblemente puedan influir en la pérdida de peso involuntaria aún no han sido estudiadas teniendo en cuenta el factor mencionado. La prevención de pérdida de peso involuntaria en los adultos mayores es un objetivo importante y es primordial una investigación futura que contemple la función de las proteínas en el mantenimiento del balance energético y el desarrollo de pérdida de peso involuntaria en personas mayores.

Asociación del 13C en la sangre del dedo con la ingesta de bebidas azucaradas y azúcares agregados

Brenda M. Davy, PhD, RD; A. HopeJahren., PhD; Valisa E Hedrick., RD; Dana L. Comber, MS

Resumen

Confiar en las medidas de una ingesta dietaria auto reportada es una limitación común en las investigaciones, de ahí se desprende la necesidad de utilizar biomarcadores dietarios. Una alta ingesta de azúcar tiene una incidencia preponderante en el desarrollo y la progresión de la obesidad y comorbilidades relacionadas; los edulcorantes comunes incluyen maíz y derivados de caña de azúcar. Estas plantas contienen una gran cantidad de 13C, un isótopo estable de carbono de origen natural. El consumo de estos edulcorantes, de los cuales las bebidas azucaradas son la fuente dietética primaria, podría reflejarse en el valor 13C de la sangre. La punción del dedo es un sustrato ideal para la prueba biológica debido a su fácil obtención. El objetivo de esta investigación fue determinar si el valor 13C de la sangre del dedo es un biomarcador potencial de ingesta de bebidas azucaradas y azúcares agregados. Se reclutaron personas mayores de 21 años (n = 60) que hicieron tres visitas a un laboratorio, y las evaluaciones completadas en cada visita dependían de una secuencia asignada al azar (secuencia uno o dos). La visita inicial incluía la evaluación de la altura, el peso y la ingesta alimentaria (secuencia uno: cuestionario de ingesta de bebidas. Secuencia dos: registro de ingesta de alimentos de 4 días). Los participantes de la secuencia 1 completaban un registro de ingesta de alimentos en la visita dos, y las muestras de sangre postprandiales se obtuvieron a través de punciones de rutina en las visitas uno y tres. Los participantes de la secuencia dos completaron un cuestionario de ingesta de bebidas en la visita dos, y proporcionaron muestras de sangre del dedo en las visitas dos y tres. Se analizaron las muestras en función del valor 13C usando abundancia natural de isótopos estables con espectrometría de masas. Se comparó el valor 13C con los resultados dietarios de todos los participantes, así como entre los resultados del tercil más alto y más bajo de consumo de azúcares agregados. El consumo medio de azúcares agregados fue de 66 ± 5 g / día, y el consumo de bebidas azucaradas fue de 330 ± 53 g / día y 134 ± 25 Kcal / día. El valor 13C medio fue de -19,94 ‰ ± 0,10 ‰, que difirió según el estado de índice de masa corporal. El valor 13C se asoció (todos p <0,05) con la ingesta de azúcares agregados totales (g, r = 0,37; kcal, r = 0,37), bebidas sin alcohol (g, r = 0,26; kcal, r = 0,27), y bebidas azucaradas (g, r = 0,28; r kcal = 0,35). El valor 13C en los terciles más altos y más bajos de ingesta de azúcares agregados fue significativamente diferente (diferencia media=- 0,48 ‰, p = 0,028). A pesar de que existen diversas fuentes dietarias potenciales para el carbono en sangre, en base a estos hallazgos, el valor 13C de la sangre del dedo por punción se muestra prometedor como biomarcador no invasivo de ingesta de bebidas azucaradas y azúcares agregados.