SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 número1Sociabilidad y redes político-intelectuales: Algunos casos entre 1800 y 1852 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Cuadernos del CILHA

versión On-line ISSN 1852-9615

Cuad. CILHA vol.12 no.1 Mendoza ene./jun. 2011

 

Editorial

 

Claudio Maíz
Director de los Cuadernos del CILHA

UNCuyo / CONICET
cmaiz@logos.uncu.edu.ar

Alejandro Paredes
Coordinador del DOSSIER de Redes Intelectuales en América Latina

UNCuyo / CONICET
aparedes@mendoza-conicet.edu.ar

 

"En una red, como las que sostiene las historias de espías, los nudos son interdependientes pero móviles.
A diferencia del paño o de la tela, en ella los vacíos son dominantes. Una red es flexible porque debe adaptarse a formas terceras". Una red es lo opuesto a un bloque.1

 

El dossier sobre redes intelectuales que presentamos intenta cubrir una amplia gama de problemas que exhiben los sistemas de religación entre los intelectuales latinoamericanos. Se abordan aspectos que atañen a una tipología de redes en diferentes periodos históricos. Asimismo se ha buscado incursionar sobre las condiciones materiales que afectan a las redes y a su vez la manera como las redes inciden en el entorno de quienes las componen. Por caso, el recorrido que una idea puede trazar a través de revistas, epistolarios, la obra o el corpus de obras de un autor. Otra arista de indudable valor que se trata consiste en la metodología de análisis de las redes a fin de optimizar la reconstrucción de alguna de ellas, tarea por cierto nada sencilla. Por otro lado, también se llama la atención sobre la paradoja que se ha producido en la actualidad en lo concerniente a la actividad intelectual. En efecto, en medio de un avance tecnológico sin precedentes la intelectualidad latinoamericana no atina a crear los medios reticulares necesarios para una mayor coordinación, cooperación y confluencia de las tareas de investigación, circulación de ideas y personas, intercambio de libros y producción científica. Es la misma paradoja que se detecta en cuanto a la sobreinformación existente, la ecuación pareciera ser: a mayor información menor el reconocimiento de la complejidad de los saberes y la necesidad de pluralizar las miradas disciplinares. El camino diacrónico permite, en tal sentido, desplegar algunos puntos comparativos por medio de un repaso de redes intelectuales precedentes (y altamente productivas). Como una primera síntesis, el nudo conceptual formado por intelectuales, modernidad y revolución tecnológica nos permitiría plantear cambios intensos que se expresan en un pasaje de una religación activa, tal como lo demuestran muchos de los trabajos aquí publicados, a un aislamiento plácido, a pesar de la alteración de las condiciones materiales en el intercambio de bienes simbólicos.

Los trabajos de Eugenia Molina y Adriana Amante analizan formas de sociablidad durante el siglo XIX en Argentina. Molina estudia algunos casos de redes político-intelectuales entre 1800 y 1852 entendiendo que, en el marco del proceso revolucionario rioplatense, estas redes brindaron recursos materiales y simbólicos a sus participantes que les permitieron tener una actuación destacada en el espacio público y político. Amante describe las formas de sociabilidad entre los intelectuales opositores al gobierno de Juan Manuel de Rosas, centrándose en el Salón Literario del 37, la clandestina Asociación de la Joven Argentina y finalmente, el destierro. Paralelamente, la autora realiza un estudio comparativo con lo que ocurría en Brasil en torno al Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro que nacía con un amplio aval de Pedro II. El artículo de Claudio Maíz sirve como bisagra entre los dos siglos al examinar las redes de difusión en el romanticismo y el modernismo hispanoamericano. Maíz estudia las tramas culturales en estos periodos desde tres vértices: lugares (sedes metropolitanas), los medios (revistas, empresas editoriales) y las redes entre intelectuales. El resto de los artículos de este número son estudios de casos de redes o agrupaciones de intelectuales durante el siglo XX. Eduardo Devés Valdés hace un completísimo rastreo de las redes de intelectuales de países periféricos entre las dos guerras mundiales. Como resultado ahonda en las redes más importantes de siete medioambientes intelectuales periféricos: El hispanoamericano, el islámico, el africano subsahariano (y sus afrodescendientes), el del pan-asiático de segunda generación, el nacionalista del Subcontinente Indio, el eslavo-balcánico-euro-asiático, y el espacio indonesio. Beatriz Colombi a propósito de "Notas sobre la inteligencia americana" de Alfonso Reyes realiza un trazado de las redes intelectuales más comprometidos con su contexto social y político frente al avance de las ideologías fascistas, la guerra civil española y el ascenso de los totalitarismos en Europa durante la década del treinta. Fabiana Serviddio indaga en la plástica la cristalización de una red de intelectuales panamericanistas que promovía la Oficina del Coordinador de Asuntos Interamericanos estadounidense como anticuerpo a la influencia del Eje en Latinoamérica en los años previos a la segunda guerra mundial. La autora analiza como cuatro murales del brasileño Cándido Portinari en la Sala Hispánica de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (financiados por la OCIIA), fueron afines a los objetivos de esta red y contribuyeron en la construcción de una identidad panamericana. A propósito de la problemática identitaria en las redes de intelectuales, Ximena Espeche plantea la "cuestión rioplatense" manifiesta en las publicaciones del semanario uruguayo Marcha luego de la caída de la segunda presidencia de J.D. Perón en Argentina. El impacto de los sucesos argentinos en el semanario, lleva a la autora a pensar a Marcha como una reactualización de las redes intelectuales entre uruguayos y argentinos, y también, como a una gran herramienta de la reconfiguración del campo intelectual argentino después de la Revolución Libertadora. Alejandro Paredes reconstruye dos redes político-religiosas latinoamericanas. Para ello, parte de las publicaciones en coautoría de Mauricio López y de Ignacio Ellacuría en la editorial uruguaya Tierra Nueva durante la década de 1970.

Durante la década del setenta del siglo pasado, Miriam Di Gerónimo analiza la creación de redes de intelectuales a partir del conflicto. Por esta razón propone una revisión de las principales polémicas (el rol del intelectual, el indigenismo, la identidad, el compromiso, entre otros) centradas concretamente en Arguedas-Cortázar. En el último artículo, Ramiro Zó piensa a la obra del escritor peruano Alfredo Bryce Echenique en el marco de la red intelectual-literaria de una tríada peruana, completada con los escritores Julio Ramón Ribeyro y Mario Vargas Llosa, que vinculó América Latina con Europa y los Estados Unidos. Para ilustrar la red Zó analiza los mecanismos conectivos y articuladores en los textos de Bryce Echenique. Este número de la revista está acompañado también por reseñas de libros realizadas por Álvaro Fernández Bravo y Laura Catelli. Fernández Bravo analiza la obra en torno a las redes culturales de cuatro autores Agamben (2005); Bourriaud. (2008); Escobar (2008) y García Canclini (2010). Catelli reseña la última obra que el Fondo de Cultura Económica ha publicado en 2010 a Adriana Amante. Ambas contribuciones permiten atisbar el estado de la cuestión sobre las redes culturales en América Latina.

El cuadro siguiente sintetiza la totalidad de los trabajos que integran el presente dossier sobre redes:

Además, dentro de la Sección Documentos se incluye una carta a una amiga argentina de Eduardo Labarca explicando los pormenores de sus "módulos" y un estudio de Eduardo Barraza sobre el mismo autor chileno.

Notas

1 Jorge Francisco Liernur. La red austral. Obras y proyectos de Le Corbusier y sus discípulos en la Argentina 1924-1965). Bernal: Universidad de Quilmes, 2008: 17.         [ Links ]