SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.76 issue3Serie directo al diagnóstico en radiología: Editorial Panamericana author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Bookmark


Revista argentina de radiología

On-line version ISSN 1852-9992

Rev. argent. radiol. vol.76 no.3 Ciudad Autónoma de Buenos Aires Jul./Sept. 2012

 

IMAGINARTE

ImaginARTE

Paciente de sexo femenino que presenta un cólico renal izquierdo. La radiografía directa de abdomen muestra, ocupando la pelvis renal, una imagen densa (litiasis) de aspecto coraliforme en topografía del riñón izquierdo.

Los corales marinos pertenecen al filo de los Cnidarios. También llamados escleractinos, los corales verdaderos (pétreos), como el coral de cuerno de alce -Acropora palmata (Lamarck 1816)-, son colonias ramificadas en forma de arbusto, voluminosas, aplanadas y dispuestas en dirección diagonal u horizontal al tronco donde se originan. En general, pueden medir más de un metro de diámetro y de alto, son de color rojo anaranjado o amarillento y, a veces, tienen bordes blancos. Viven en aguas poco profundas, expuestos al oleaje, formando las crestas coralinas (que pueden alcanzar los 8 ó 9 m). Éstas emergen a la superficie, donde las colonias se agrupan y las ramas se disponen en la misma dirección que las olas. Son vulnerables a la contaminación y al daño mecánico.
Los corales se parecen a la litiasis coraliforme por su forma, pero además su semejanza radica en que los cálculos son voluminosos y forman un molde de la pelvis y cálices renales. Estos son radiopacos en Rx y, generalmente, están compuestos de fosfato, amonio y magnesio (estruvita), producto de la degradación de la urea por parte de bacterias productoras de ureasa (como el Proteus). Se cree que los cálculos están colonizados por gérmenes, tanto en su superficie como en su interior.

Dra. Carolina Paulazo
Servicio de Diagnóstico por Imágenes, Hospital Italiano- Córdoba, Argentina.

Agradecimientos:

al Dr. Ricardo Videla (médico de staff del servicio de Diagnóstico por Imágenes del Hospital Italiano de Córdoba) y a María Fernanda Heinzen (profesora de Biología).