SciELO - Scientific Electronic Library Online

SciELO - Scientific Electronic Library Online

Referencias del artículo

GONZALEZ ALEMAN, Marianne. ¿Qué hacer con la calle?: La definición del espacio público porteño y el edicto policial de 1932. Bol. Inst. Hist. Argent. Am. Dr. Emilio Ravignani [online]. 2012, n.34, pp. 107-139. ISSN 0524-9767.

    2 Desde la sociología histórica, autores como Y. Déloye, O. Ihl o M. Offerlé adoptaron esta perspectiva para estudiar la empresa de delimitación del ejercicio legítimo de la actividad representativa en Francia, impulsada por las elites republicanas, a partir de un ideal de "pacificación" del juego político. Esto, supuso un largo proceso de aculturación que por un lado, valoró la contención de la violencia en la competencia política a través del aprendizaje de las "buenas conductas" ciudadanas y del ritual electoral. Esta aculturación fue el resultado de un acuerdo entre los actores políticos que aceptaron alinearse sobre este modelo dominante (no sin previas tensiones, negociaciones, resistencias y progresivas reapropiaciones). Ver Yves Deloye, Sociologie historique du politique, París, La Découverte, 2007. [ Links ]

    4 Tulio Halperín Donghi, La larga agonía de la Argentina peronista, Buenos Aires, Ariel, 1994, p. 11. [ Links ]

    11 Danielle Tartakowsky, "Manifester", en Vincent Duclert et Christophe Prochasson, Dictionnaire critique de la République, Paris, Flammarion, 2002, p. 1066. [ Links ]

    16 En éste sentido, el escenario porteño nos parece funcionar en forma diferente a lo observado por Martín Castro en la provincia de Buenos Aires donde el decreto provincial del 27 de julio de 1913 "colocaba en manos policiales un amplio poder de veto sobre las reuniones públicas", en particular en períodos de campaña. Martín Castro, "Estrategias electorales en tiempos de campaña política. Partidos políticos y opinión pública, Mar del Plata, 1916-1928", en Julio César Melón Pirro y Elisa Pastoriza (ed.), Los caminos de la democracia. Alternativas y prácticas políticas, 1900-1943, Buenos Aires, Biblos, 1996, pp. 215-240. [ Links ]

    23 Véase Hilda Sabato, La política en las calles. Entre el voto y la movilización. Buenos Aires, 1862 1880, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1998 y "El pueblo uno e indivisible. [ Links ]

    Prácticas políticas del liberalismo porteño", in Lilia Ana Bertoni y Luciano de Privitellio, Conflictos en democracia. La vida política argentina entre dos siglos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009, pp. 25-44. [ Links ]

    24 Véase Inés Rojkind, "Orden, participación y conflictos. La política en Buenos Aires a fines del siglo XIX y comienzos del XX. Miradas clásicas y nuevas aproximaciones", in Iberoamericana, Madrid, año IX, núm. 34, junio de 2009, pp. 154-158. [ Links ]

    25 Acorde con el diagnóstico imperante, en una época impregnada de reformismo, sobre la ruptura entre política y sociedad, Pedro M. Ledesma afirmaba en su tesis de doctorado sobre derecho de reunión de 1907: "Nuestros gobiernos, salvo raras excepciones, se han convertido casi siempre en máquinas electorales y han destruido de ese modo toda manifestación de la opinión pública, convirtiendo al sufragio, base cardinal del estado contemporáneo, en una mera promesa". Y, citando el discurso pronunciado en 1863 por Montes de Oca al presentar en la Cámara su proyecto de ley sobre derecho de reunión, el mismo Ledesma agregaba : "La educación política argentina, incipiente como lo es, reclama más imperiosamente, si cabe, las manifestaciones externas de las ideas populares. Para que un partido haga sentir sus aspiraciones en un país donde los comicios distan tanto de la verdad, no le basta expresarlas en las columnas de los diarios ni en las reuniones á puerta cerrada, inertes para dar vida á un propósito; necesita, sin duda, mostrarse en las calles, hacer visible el número de sus adherentes y los vínculos que los liguen, comprobar la efectividad de una alma democrática en el movimiento iniciado". Pedro M. Ledesma, Derecho de reunión, tesis presentada para optar al grado de doctor en jurisprudencia, Buenos Aires, imprenta y casa editora de Coni Hermanos, 1907, p. 35. [ Links ]

    26 El órgano roquista La Tribuna deploraba esta idea instalada entre la oposición según la cual "[...] hay dos clases de autoridad en acción permanente: una que es la delegada, y otra que es el pueblo, armada ésta contra aquélla del formidable derecho de protesta, ejercido en tumultuosas demostraciones públicas.", Tribuna, 19 de octubre de 1903, p. 1, citado en Inés Rojkind, El derecho a protestar. Diarios, movilizaciones y políticas en Buenos Aires del Novecientos, Tesis de Doctorado en Historia, bajo la direction de Clara Lida, Colegio de México, diciembre de 2008, p. 260. [ Links ]

    27 Véase, por ejemplo, María Inés Tato, "La contienda europea en las calles porteñas. Manifestaciones cívicas y pasiones nacionales en torno de la Primera Guerra Mundial", en María Inés Tato y Martín Omar Castro (eds.), Dimensiones de la vida pública en la Argentina, del Centenario al primer peronismo, Buenos Aires, Imago Mundi, 2010, pp. 33-63. [ Links ]

    30 En 1914, La Prensa expresaba claramente esa necesidad, más allá de la ley, de alcanzar el "progreso" a través de un proceso de "civilización" y "pacificación" de las costumbres políticas: "La ley rodea de garantías las urnas para que de ellas surja intergiversable la verdad democrática; pero no puede, ni es de su resorte, morigerar los excesos en que incurre la exaltación partidista cuando la lucha enardece los ánimos y desata las pasiones. Contener esos desbordes haciendo que cada ciudadano tenga el dominio de sí mismo, guarde sus propios respetos y los que debe a los demás, aunque militen en filas adversarias, y no esgrima armas vedadas por el pundonor y la lealtad, es obra de educación cívica más que de legislación o reglamentación electoral. "Actualidad. Exaltación partidista", La Prensa, 11 de febrero de 1914, citado en María José Valdez, "Campañas electorales en la ciudad de Buenos Aires, 1912-1930. Entre prácticas y discursos", ponencia pronunciada en las IV Jornadas de Historia Política, Bahía Blanca, 30 de septiembre y 1-2 de octubre de 2009, disponible en historiapolitica.com, http://historiapolitica.com/ datos/biblioteca/4jornadas/valdez.pdf, [último acceso: 28 de noviembre de 2009]. [ Links ]

    35 Luciano de Privitellio y Ana Virginia Persello, "Las reformas de la Reforma: la cuestión electoral en el congreso (1912-1930)", en Lilia Ana Bertoni y Luciano de Privitellio, Conflictos en democracia, op. cit., pp. 89-121. [ Links ]

    37 Tomamos el concepto de Michel Offerlé que, en su estudio sobre la "coproducción" de la radicalidad a fines del siglo XIX en Francia, se interesó en cómo los ciudadanos recientemente convertidos en votantes pudieron usar las nuevas libertades adquiridas para dotarlas de significados que no habían sido previstos por las elites republicanas. Michel Offerlé, "périmtres du politique et coproduction de la radicalité la fin du XIXe sicle", en Annie Collovald y Brigitte Gaiti, La democratie aux extrmes. Sur la radicalisation politique, París, La Dispute, 2006, pp. 247-268. [ Links ]

    38 Véase Aníbal Viguera, "Participación electoral y prácticas políticas de los sectores populares en Buenos Aires, 1912-1922", en Entrepasados. Revista de Historia, 1, 1, 1991, pp. 5-33, [ Links ]

    Martín Castro, "Partidos políticos, opinión pública y estrategias de comunicación en los periódicos pre-electorales. La provincia de Buenos Aires 1912-1941", en La conformación de las identidades políticas en la Argentina del siglo XX, Córdoba, Editorial Ferreira, 2000, pp. 125-156, [ Links ]

    42 Véase Silvia Saítta, "6 de septiembre de 1930 o el mito de la revolución", en Historiografía y memoria colectiva: tiempos y territorios, Godoy Cristina (comp.), Buenos Aires, Miño y Dávila Ediciones, 2002, pp. 179-198 y Marianne Gonzá [ Links ]

    lez Alemán, "Le 6 septembre 1930 en Argentine: un Coup dEtat investi de révolutions", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Puesto en línea el 18 de mayo de 2007. http://nuevomundo.revues.org/index5385.html. [último acceso: 11 de marzo de 2010]. [ Links ]

    57 Entendemos por orden público, un tipo de comportamiento colectivo en los espacios públicos codificado por leyes y decretos. Este comportamiento corresponde a una norma definida, ante todo, por las máximas de la seguridad (la de los individuos, de la propiedad, de la circulación) y del orden (el del Estado, de su monopolio de la fuerza). Coincidimos con Etienne Picard en considerar que "la naturaleza del orden público hace que su contenido concreto es en función de los valores y circunstancias que prevalecen hic et nunc" (La traducción es nuestra). Etienne Picard, La notion de police administrative, París, LGDJ, 1984, T. 2, p. 533. [ Links ]

    58 Patrice Mann, "Pouvoir politique et maintien de lordre: Portée et limites dun débat", Revue franaise de sociologie, vol. 35, núm. 3, Julio - Septiembre, 1994, p. 9. [ Links ]

    69 Sobre estos temas, véase Daniel Lvovich y Ernesto Bohoslavsky, "Elitismo, violencia y degeneración física en los diagnósticos de las derechas argentina y chilena (1880 1945)", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 2009, disponible en http://nuevomundo. revues.org/index57777.html, [último acceso: 28 de noviembre de 2009]. [ Links ]

    74 Véase, Hernán Camarero, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del trabajo en la Argentina, 1920-1935, Buenos Aires, Siglo XXI, 2007; [ Links ]

    Daniel Lvovich, Nacionalismo y antisemitismo en la Argentina, Buenos Aires, Vergara Editor, 2003; [ Links ]

    Laura Kalmanowiecki, Military Power and Policing in Argentina, 1900-1955, Tesis de doctorado defendida en la Faculty of Political and Social Science of New School for Social Research en Julio de 1995, UMI Microform 9735091, 1997; [ Links ]

    Loris Zanatta, Del estado liberal a la nación católica. Iglesia y Ejército en los orígenes del peronismo, 1930-1943, Buenos Aires, UNQui, 1996. [ Links ]